Sunteți pe pagina 1din 28

Cuadernos de Administración

ISSN: 0120-3592
revistascientificasjaveriana@gmail.com
Pontificia Universidad Javeriana
Colombia

Pereira Laverde, Fernando


La evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. Hacia una visión sistémica y
humanista
Cuadernos de Administración, vol. 20, núm. 34, julio-diciembre, 2007, pp. 11-37
Pontificia Universidad Javeriana
Bogóta, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=20503402

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
La evolución del espíritu
empresarial como campo del
conocimiento.
Hacia una visión sistémica
y humanista*
Fernando Pereira Laverde**

*
Este es un artículo de revisión conceptual para tesis doctoral y aún está en desarrollo. El artículo se recibió el 30-04-
2007 y se aprobó el 29-11-2007.

**
Candidato a Doctor en Administración, Ecole Des Hautes Etudes Commerciales (HEC), Canadá; Magíster en
Administración, Universidad de los Andes, Colombia, 1989; Ingeniero industrial, Pontificia Universidad Javeriana,
Colombia, 1985. Profesor asociado de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, Pontificia Universidad
Javeriana, Cali, Colombia. Correo electrónico: fpereira@puj.edu.co

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 11


fernando pereira laverde

La evolución del espíritu empresarial como The Evolution of Entrepreneurial Spirit as


campo del conocimiento. Hacia una visión a Field of Knowledge. Towards a Systemic,
sistémica y humanista Humane Vision

Resumen Abstract

Con el objetivo de comprender mejor el For the purpose of better understanding


potencial de desarrollo del campo de co- the development potential that the field of
nocimiento del espíritu emprendedor, en el knowledge entrepreneurial spirit has, this
artículo se examina su estructuración y se article examines how it is structured and
afirma que se requiere superar aproximacio- affirms that it is necessary to go beyond
nes monodisciplinarias que no consideren ni monodisciplinary approaches that do not
el contexto ni la dimensión temporal en su consider context or temporal dimension to
comprensión. Esta discusión general se com- understand it. This general discussion is
plementa con un examen de las limitaciones complemented by an examination of the
de las principales escuelas teóricas del cam- limitations of the main theoretical schools
po, el cual invita a asumir una perspectiva of thought regarding this field, which in-
sistémica que reconozca que cada escuela vites us to assume a systemic perspective
contribuye a la comprensión del fenómeno acknowledging that each school contributes
emprendedor. De este modo, se presentan los to understanding the entrepreneur pheno-
aportes y limitaciones de las escuelas tales menon. In that manner, the authors present
como la económica, la de rasgos de carácter, the contributions and limitations of schools,
la estratégica y la de procesos o dialógica. such as the economic current, the character
Adicionalmente, se identifican los elementos trait current, the strategic current, and the
clave de las oportunidades de investigación process or dialogic current. Furthermore, the
centradas en concepciones sistémicas y hu- key components of research opportunities
manistas, que marcarán el futuro desarrollo aimed at systemic, humane concepts, which
de este campo de conocimiento. will mark the future development of this field
of knowledge, are identified.
Palabras clave: espíritu emprendedor, con-
cepción sistémica, desarrollo del campo de Key words: Entrepreneurial spirit, syste-
conocimiento del espíritu emprendedor. mic concept, development of the field of
knowledge entrepreneurial spirit.

12 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

Introducción toma distancia de la propuesta de Veciana


(2005 y 1996), reconocido investigador
El objetivo de este artículo es presentar europeo, quien afirma:
elementos clave que muestren la tendencia
en la investigación en el campo de la ad- Como persona que desde hace años vengo
ministración y del espíritu emprendedor en dedicándome a la investigación del empre-
el ámbito internacional, que permitan a los sario, la función empresarial y la creación
investigadores interesados tomar posición de empresas, oír hablar de los “emprende-
frente a estas dinámicas conceptuales. Por dores” me resulta extraño, y me pregunto el
ello esta contribución se orienta principal- porqué de este cambio lingüístico. (Veciana,
mente para investigadores dentro de los 2005, p. 34)
campos mencionados.
En español existe el término “empresario”
Con el objetivo de reconocer estas tenden- de uso corriente tanto en el lenguaje co-
cias, inicialmente, se examina la situación tidiano como en el técnico-científico que
actual del campo del espíritu emprendedor, traduce perfectamente al de “entrepreneur”
para identificar los puntos clave actuales francés e inglés, al de “Unternehmer” ale-
de discusión a través del análisis de la pro- mán… (p. 34)
ducción académica. Esta comprensión se
enriquece con la identificación de las contri- Pero quisiera subrayar que no hay que
buciones de las principales escuelas de pen- pensar que la labor de las personas que se
samiento y las restricciones que impusieron deciden a crear una empresa en la actualidad
al campo a través de su desarrollo histórico, y la función socioeconómica que con ello
y se evidencia la concepción sistémica y cumplen en la sociedad creando nuevos
humanista del fenómeno emprendedor en puestos de trabajo, son distintas de las del
la nueva escuela de procesos. empresario en el pasado. (p. 35)

1. Punto de partida teórico del Es claro que esta concepción se basa en


concepto de espíritu emprendedor la “labor” y la creación de nuevos puestos
de trabajo, en otras palabras, la empresa.
La proliferación de términos como empren- Esta base conceptual de partida explica las
dimiento, emprendedurismo, empresarismo, limitaciones que adelante se explicitan y
adicionales al espíritu emprendedor, exige las bondades del concepto de emprendedor.
explicitar qué se entiende por espíritu em- Inicialmente se retoman los aportes literarios
prendedor en este artículo y qué representa y de diccionarios para la comprensión, a fin
la comprensión que el autor ha construido a de hacer luego la discusión desde el campo
partir de una amplia revisión bibliográfica. del conocimiento del entrepreneurship.
Esto es especialmente importante, pues se
El sentido de la expresión espíritu empren-
dedor se toma del término inglés de entre-


Este trabajo es uno de los resultados de una amplia
revisión conceptual para la preparación del marco preneurship, cuyo origen está en el término
teórico de la tesis doctoral del autor. francés entrepreneur. En la búsqueda de los

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 13


fernando pereira laverde

primeros rastros semánticos del concepto alguna operación considerable y ardua”


de emprendedor, es importante retomar el (1791, p. 359).
trabajo presentado por Verin (1982), en su
tesis doctoral en literatura, quien encontró El término entrepreneur apareció por pri-
el origen histórico del término a finales del mera vez en el texto Essai Sur la Nature du
siglo XVII y comienzos del XVIII. Este se Commerce en Général, escrito por Richard
asociaba con dos usos iniciales: Cantillon (1755), reconocido por muchos
historiadores como el primer gran teórico
• La persona que asumía una construcción de la economía. La palabra designaba a una
civil, cuyo diseño es acordado previamen- persona que se caracterizaba por comprar
te lo mismo que el pago. Esta acepción productos a precios conocidos para vender-
resalta la idea de una actividad importante los en el mercado a precios desconocidos.
retribuida económicamente; además hace Esta concepción asoció al término em-
énfasis en el conocimiento y no en el prendedor los elementos conceptuales de
capital para realizar la iniciativa. recursos y riesgo.
• El guerrero que emprende una conquis-
ta, propio del espíritu de las cruzadas de Posteriormente, fue enriqueciéndose con los
la Edad Media. Esta idea resalta la ca- aportes de economistas importantes como
racterística de arrojo, valentía y riesgos Say (1852), Knight (1921), Baumol (1968
que implica la iniciativa. y 1993), Braudel (1985), Casson (1982),
quienes diferenciaron al emprendedor del
En el Diccionario de la Real Academia Es- inversionista, al reconocer la diferencia en
pañola se encuentra una concepción similar el rendimiento que cada uno espera de sus ac-
a la presentada por Verin: ciones. El inversionista espera el rendimiento
sobre el capital, mientras el emprendedor
Emprender: determinarse a tratar de hacer busca el resultado de quitarle a las utilida-
cosa ardua y difícil; como una acción mili- des que su acción emprendedora genera los
tar, una conquista. La raíz desde verbo sale costos incurridos por el uso del capital del
del Latín apprenbendere, porque el que inversionista.
resuelve ejecutar algún negocio y empresa
de consecuencia, antecedentemente la Esta diferencia se acentuó con el valioso
considera y dispone, para lograr su intento. aporte de Schumpeter (1961 y 1965), quien
(1791, p. 359) identificó al emprendedor como el “destruc-
tor creativo”, que rompe los ciclos ajustados
El entrepreneur, concepto que habla de la del mercado –la competencia ha llevado a
persona que se caracteriza por su entre- reducir los precios de los productos hasta el
preneurship, se traduce al castellano como punto de permitir obtener un pequeño margen
emprendedor. Según la Real Academia Espa- suficiente para recuperar los costos y lograr
ñola, el término quiere decir: “Emprendedor: un rendimiento financiero sobre el capital
la persona que emprende y se determina a invertido–, mediante la introducción de una
hacer y ejecutar con resolución y empeño innovación que le brinda una ventana de

14 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

tiempo monopolística que le permite fijar un Si la esencia del objeto que lo caracteriza
precio muy superior al costo de los recursos (la empresa) desaparece, no tendría sentido
utilizados para la producción. La diferencia seguir llamándolo empresario. Caso distinto
entre estos dos valores es el rendimiento del para el concepto de emprendedor, porque lo
emprendedor, que con el tiempo se reduce que le da sentido a su nombre es el continuo
cuando es copiado por sus competidores. proceso innovador.
Esto lleva los precios a niveles bajos, ajus-
tados en el mercado. De este modo se rees- El punto más importante en esta discusión es
tablece el ciclo que el emprendedor volverá responder a la posición de algunos expertos
a romper con otra innovación. que cuestionan la validez del concepto de
emprendedor, al reconocer que el término
Por lo tanto, lo que realmente diferencia al empresario es adecuado y suficiente; argu-
emprendedor es un proceso de desarrollo mentan que el primer término es obsoleto.
caracterizado por la innovación constante. Sin embargo, la bondad de la palabra em-
En otras palabras, para diferenciar el con- prendedor surge al constatar la limitación
cepto de emprendedor de otros, es necesario del concepto de empresario en lo referente
centrarse en el proceso de desarrollo y no en a la variable innovación. Si bien es posible
los resultados de la acción. Lo que permite que el empresario sea innovador al momento
caracterizarlo como tal no es el resultado de
de iniciar su empresa, no es requisito sine
la acción del emprendedor, concretada en
qua non que lo siga siendo para asegurar la
la creación de una empresa o en una gran
existencia de la empresa.
acumulación de capital. El real aspecto dife-
renciador del emprendedor es la innovación
Es posible que el empresario asuma la po-
constante.
sición de un inversionista preocupado por
maximizar el retorno sobre la inversión inicial
Por otra parte, el concepto de empresario se
define en el Diccionario de la Real Academia hecha en la empresa. En ese momento, el
Española como: “Empresario, ria: El que empresario pierde la característica de em-
toma a su cargo alguna empresa o nego- prendedor y hace necesario revisar la validez
ciación en que intervienen otras personas, del término emprendedor. Por lo tanto, un
poniendo los fondos necesarios para ella, y empresario puede ser emprendedor en algún
recayendo en él las pérdidas ó las ganancias momento de su vida, pero que sea empresario
que resulten” (1837, p. 790) no es garantía que siempre sea innovador.

Es claro que el concepto de empresario hace Esto se ajusta al reclamo que hizo McCle-
énfasis en la empresa que este toma a su car- lland (1976a) en el prefacio del libro The
go y más específicamente en el resultado de Achieving Society, quien aclaró que el rol
sus acciones. Es interesante pensar si sería de emprendedor lo puede asumir cualquier
válido seguir llamando empresario o em- persona durante un período y luego dejarlo
presaria a la persona en cuestión, en el caso de lado. Por ello es necesario valorar el
en que la empresa desapareciera, sea por concepto de emprendedor, que se refiere a la
quiebra o porque otra empresa la absorbiera. persona que vive un proceso de innovaciones

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 15


fernando pereira laverde

continuas. En el momento en que deja de lidación como disciplina de conocimiento


realizarlas, deja de ser emprendedor. (Romano y Ratnatunga, 1996; Busenitz et
al., 2003). Esta situación puede observarse
En resumen, es posible afirmar que los como una dificultad o como una oportunidad
conceptos de emprendedor y empresario para contribuir a su desarrollo.
no son equivalentes, dadas las diferencias
discutidas. Por ello es equivocado utilizar Para que el campo de conocimiento del es-
indistintamente las expresiones espíritu píritu emprendedor sea legitimado en medio
emprendedor y espíritu empresarial. Este de otros campos existentes, se requiere que
último se entiende a partir de la existencia posea una base ontológica y epistemológi-
de una empresa y cuyo fomento ha sido ca propia, diferenciada y reconocida. Para
entendido como el fomento de modelos de ello tuvo que partir de discusiones teóricas
formación empresarial, tal como lo afirman basadas en modelos conceptuales prestados
Rusque, Ramírez, Guzmán, Gatica y Torres de otras disciplinas (Bygrave, 1989a) y en
(1998). El desarrollo del espíritu empren- estudios empíricos que prueban y validan los
dedor está centrado en el individuo y en nuevos modelos teóricos explicativos.
estudiar sus dimensiones psicológicas, cul-
turales y económicas, desde una perspectiva Este proceso debe lograr una nueva teoría
sistémica y evidentemente humanista. articulada, que integre todos los elementos
propios del fenómeno emprendedor y sea
2. Adolescencia del campo reconocida por colegas de otros campos de
de conocimiento del espíritu investigación. Un indicador del logro de
emprendedor esta identidad es el contar con preguntas,
conceptos y relaciones propuestas, diferen-
Es necesario iniciar esta reflexión ubicando tes a las planteadas por otros campos del
como punto de partida la comprensión amplia conocimiento y que se haga explícito que
del campo de conocimiento del espíritu em- el problema propio del campo no puede
prendedor. Para ello se construye una imagen entenderse completamente con las “lentes”
a partir de los análisis de publicaciones sobre conceptuales de otros campos. En ese mo-
el tema, bajo el supuesto de que estos espacios mento se podrá reconocer la existencia de
de socialización del conocimiento son un un nuevo campo de conocimiento, el del
claro indicador del desarrollo de este campo espíritu emprendedor.
de conocimiento. Una apreciación general en
que concuerdan todos los autores es el estado 2.1 Posibilidades de desarrollo del
preteórico (Dery y Toulouse, 1994), su etapa campo del espíritu emprendedor con
de adolescencia (Gregoire, Déry y Béchard,
el estudio de las interrelaciones
2001), su limitado progreso hacia su conso-
La contribución de Busenitz et al. (2003)


Se entiende por dimensión (Diccionario Virtual de la permite identificar los espacios vacíos en
Real academia Española, disponible en http://www.
rae.es) cada una de las magnitudes de un conjunto que
la producción científica del campo, que
sirven para definir un fenómeno. abre las puertas a nuevas contribuciones.

16 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

Dado que el campo de conocimiento del Venturing, que es el quinto journal del total
espíritu emprendedor se inscribe dentro de de revistas académicas citadas. Esto es un
la disciplina administrativa, se entiende que indicador de la consolidación de uno de sus
para el análisis de los artículos publicados espacios de construcción social de conoci-
se deben tomar las revistas especializadas mientos. Existen otros espacios centrales,
más importantes de la administración. Así como las conferencias de Frontiers of En-
es como los autores escogieron los artículos trepreneurship Research, que más adelante
sobre espíritu emprendedor publicados en se discuten.
las siete revistas especializadas más reco-
nocidas de administración –Academy of Los autores constataron, igualmente, una
Management Journal (AMJ), Academy alta permeabilidad del campo del entrepre-
of Management Review (AMR), Strategic neurship a investigadores de otros campos
Management Journal (SMJ), Journal of Mana- de conocimiento. Esta situación, diciente
gement (JOM), Organization Science (OS), del desarrollo alcanzado, abre la puerta a la
Management Science (MS) y Administrative “fragmentación acumulada” de conocimien-
Science Quarterly (ASQ)– en el período tos (Harrison y Leitch, 1996), al posibilitar
1985-1999. la aplicación de modelos y conceptos uni-
disciplinares a problemas emprendedores.
Se identificó que la proporción de artículos Estas aproximaciones monodisciplinarias
sobre el tema de espíritu emprendedor (97) del problema, que son las semillas sobre
es muy baja frente al total de artículos publi- las que se construye un nuevo campo de
cados (1,8%). Esta proporción es creciente conocimiento (Bygrave, 1989a), requieren
a través del tiempo (el promedio anual de ar- ser elaboradas y transformadas en aproxima-
tículos publicados creció de 4,9 entre 1985- ciones multidisciplinarias y en concepciones
1991 a 7,9 entre 1992-1999) y los artículos más amplias del problema de estudio.
se caracterizan por ser primordialmente de
tipo empírico. El objeto de estudio debe ampliarse de la di-
mensión propia de la disciplina (por ejemplo,
Se ha identificado una paulatina consolida- el problema de los recursos en el caso de la
ción del campo del espíritu emprendedor, economía) hacia una concepción más amplia
reflejada en un creciente “edificio” teórico. del problema, que recoja las relaciones entre
Los investigadores lograron identificar en los elementos “monodisciplinarios” del ob-
los artículos sobre el tema una proporción jeto de estudio. Esto es, superar la limitación
gradual de citaciones de revistas especializa- planteada por la parábola de Kipling, de los
das en entrepreneurship y una disminución hombres ciegos que analizaban a un elefante,
en citas de fuentes distintas de revistas es- quienes con tocar sólo una pata o la cola no
pecializadas en el espíritu emprendedor. La podían construir una concepción sintética
revista especializada sobre espíritu empren- del problema.
dedor más citada es el Journal of Business
Para identificar los elementos centrales al


Para conocer una clasificación de estas revistas se fenómeno emprendedor, Shane y Venkata-
puede consultar Tahai y Meyer (1999). raman (2000) afirman que las oportunidades

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 17


fernando pereira laverde

existen independientes de las personas elementos centrales. El estudio unidimen-


o emprendedores. Esta idea deja ver una sional de sólo uno de ellos únicamente dará
concepción estructuralista de fondo. Más, resultados informativos pero no contribuirá a
Busenitz et al. (2003) afirman que esta la comprensión del fenómeno emprendedor.
oportunidad no dará frutos sin la percepción, Aceptar esta afirmación implica reconocer la
las perspectivas y las interpretaciones de los naturaleza compleja del problema.
emprendedores y sin la capacidad de orga-
nizar e implementar una organización para Al partir de los elementos propuestos del
explotar esta oportunidad. fenómeno emprendedor, Busenitz et al.
(2003) clasificaron los artículos sobre espí-
Esta concepción sugiere que el espíritu em- ritu emprendedor para entender el avance
en la consolidación del campo. El primer
prendedor no puede entenderse sólo desde el
resultado es la clara concentración de artí-
concepto de la oportunidad; tampoco desde
culos que trabajan los elementos individual-
las características del individuo emprende-
mente. Así mismo, es sorprendente el ínfimo
dor, y tampoco a partir de sus capacidades de número de artículos que tratan el tema de la
organizar efectivamente. El espíritu empren- oportunidad; pero lo más importante para la
dedor se entiende en la intersección de estos consolidación del campo es la muy limitada
elementos planteados. Esta comprensión del producción científica, medida en términos
entrepreneurship abre la puerta a la identifi- de artículos, que estudie las interrelaciones
cación de un nuevo campo de conocimiento entre los elementos centrales del fenómeno
que estudia las relaciones entre estos tres emprendedor (Gráfico 1).

Gráfico 1
Dominio conceptual del espíritu emprendedor
como campo de conocimiento

Fuente: Busenitz et al. (2003).


18 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

En resumen, la oportunidad está en estudiar mológica es contraria a las epistemologías


las interrelaciones y no los elementos, lo cual emergentes en este siglo, las cuales, aunque
plantea un mayor reto, pues no es posible basadas en la investigación empírica, tienen
asumir una posición monodisciplinar. Esta una actitud descriptiva y comprehensiva
condición orienta el trabajo de investiga- antes que normativa y apoyadas en estudios
ción a asumir una perspectiva sistémica del sociológicos e históricos que contextualizan
problema. la problemática.

2.2 Enriquecimiento del campo En el caso del campo del emprendimiento,


del espíritu emprendedor: esta dimensión sociológica e histórica no se
contextualización y dimensión ha trabajado, y se ha dejado así con una ca-
racterística de ser un campo de investigación
temporal asocial y atemporal. Esta debilidad grave debe
ser corregida para futuras iniciativas investiga-
Dada la importancia del Journal of Business
tivas en el área. La variedad de conocimientos
Venturing, vale la pena retomar el estudio de
que caracteriza este campo, que incrementa su
estructuración social del campo de conoci-
complejidad, está basada en cuatro caracterís-
miento del espíritu emprendedor realizado
ticas (Déry y Toulouse, 1994):
por Déry y Toulouse (1994) a partir de los
artículos publicados en este journal. Con un
estudio empírico de los artículos publicados • La variedad de campos de apoyo que
por la revista, desde su fundación en 1986 sirve a los investigadores contribuye a
hasta 1993, con una metodología de análisis diversificar las problemáticas admitidas
de red, los autores identificaron tres caracte- en el espíritu emprendedor, que hacen
rísticas del campo: difícil un control sobre su desarrollo.
El estudio de las referencias de los
artículos analizados indica que utilizan
• La existencia de una fragmentación
34 disciplinas de apoyo diferentes,
social.
aunque se concentran en unas pocas
• La existencia de un juego colectivo principalmente. Ante esta situación se
de luchas y alianzas estratégicas en el entiende la inquietud de Sexton (1988),
campo. al preguntarse si el campo del espíritu
• Un repliegue disciplinario, aun cuando emprendedor está avanzando o si sólo
posee una imagen de ser multidiscipli- se está expandiendo en tamaño.
nario. • Los investigadores dirigen sus trabajos
a un auditorio sumamente diversificado,
Desde el punto de vista epistemológico, el a partir del cual obtienen la credibilidad
campo del emprendimiento se caracteriza de su trabajo con diferentes grados de
por mantener unas reflexiones epistemo- valoración y exigencia. Por lo tanto,
lógicas normativas y de inspiración formal no es estrictamente necesario para un
y filosófica, como nos lo dicen Déry y investigador obtener el reconocimiento
Toulouse (1994). Esta dirección episte- de la comunidad científica para ser acep-

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 19


fernando pereira laverde

tados como miembros del campo, pues Por último, el repliegue disciplinario se
son varias las instancias que brindan ese identificó al analizar las referencias de los
reconocimiento. artículos. De ellas se identificaron prove-
• Los miembros del campo tienen acceso nientes de 34 disciplinas, pero una elevada
a una gran variedad de medios de di- concentración de referencias (78%) en el
fusión de sus trabajos que les brindan campo del espíritu emprendedor y en cien-
validez. cias de la gestión, especialmente gestión
general. Sólo el 13% de los artículos se basó
• El campo de investigación está im- en otras disciplinas, lo cual indica que el
pulsado por dos líneas distintas: el campo del espíritu emprendedor está cerra-
desarrollo del conocimiento científico do, y no busca avanzar por medio de otros
y la contribución a la práctica de los apoyos. Esta situación se hace crítica cuando
empresarios. se asocia con el hecho de que el campo de
conocimientos está en una etapa de preteoría,
La fragmentación social encontrada se como lo dice Bygrave (1989a), situación que
refleja en la escasa acumulación de conoci- lo obligaría a tomar metodologías y teorías
mientos a partir de los artículos publicados y de otras disciplinas para su desarrollo.
en el aislamiento existente entre los autores,
quienes no se relacionan entre sí citándose De igual manera, Déry y Toulouse (1994)
para lograr la construcción social del cono- identifican una falta de madurez científica
cimiento. Del gran número de referencias en el campo del espíritu emprendedor, por
encontradas en los artículos analizados, el la variedad de definiciones, la multiplicidad
76% de ellas sólo apareció una vez en el total de instrumentos de medición, la profusión de
de artículos analizados, y menos del 12% conceptos y variables y las pocas uniones
fueron utilizados más de dos veces. Es decir, entre las diferentes investigaciones, que
cada artículo se constituye en una isla que muestran la falta de consenso en este campo
no se utiliza para avanzar en la construcción de investigación.
social del conocimiento en el campo.
Conocidas las características del campo
Este hecho es consistente con el juego de investigación, es necesario conocer las
colectivo de luchas y alianzas estratégicas, principales preguntas y temas sobre los que
evidenciado al analizar el comportamiento los investigadores trabajan. Dery y Toulouse
social de los investigadores en su dimensión (1994) identificaron tres redes de referencias
de publicación conjunta. Los autores crean clave, agrupadas alrededor de las caracte-
redes de alianzas y apoyo para hacer valer rísticas del emprendedor, de los proyectos
y reconocer sus perspectivas de investi- emprendedores y de la estrategia. Estos tres
gación. Esta falta de integración entre los elementos coinciden con los planteados por
investigadores de los campos administrativo Busenitz et al. (2003). Las redes de referen-
y de espíritu emprendedor se refleja en la cias identificadas a partir del análisis de las
siguiente característica llamada repliegue referencias utilizadas en los 237 artículos
disciplinario. son:

20 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

• La red de las características del em- cas del emprendedor, es evidente que se
prendedor, que incluía el interés por repiten las dos corrientes que actualizan
el emprendedor y sus motivaciones el conflicto clásico: la perspectiva macro
(McClelland, 1976a), la dimensión frente a la micro, el proceso emprendedor
psicológica (Brockhaus, 1982), la frente a las características del emprendedor,
dimensión social (Shapero y Sokol, el determinismo frente al voluntarismo.
citados por Déry y Toulouse, 1994), Para que avance este campo es necesario
las habilidades de los administradores que estas dos dimensiones se integren, tal
(Sexton y Browman, 1986, citados por como lo afirman Déry y Toulouse (1994);
Déry y Toulouse, 1994), las diferen- por ello proponen acudir a la teoría de la
cias con los propietarios de pequeñas estructuración de Giddens (1984 y 1990,
empresas (Carland et al., citados por citado por Dery y Toulouse, 1994), a la
Déry y Toulouse, 1994), el tema de teoría de la enactación (Weick, 1979;
inserción en redes sociales (Aldrich y Maturana y Varela, 1980) o a la teoría de
Zimmer, citados por Déry y Toulouse, la autoorganización (Dupuis y Dumouchel,
1994) y el estudio del rol económi- 1983, y Dupuy, 1992, citados por Déry y
co del emprendedor (Schumpeter, Toulouse, 1994).
1965).
• La red centrada en los proyectos empren- En resumen, la fragmentación social, la
dedores, que consideraba los criterios dinámica de juego colectivo de luchas y
para evaluar los proyectos (MacMillan et alianzas estratégicas y el repliegue disci-
al., citados por Déry y Toulouse, 1994) plinario permiten afirmar que el campo de
y su desempeño financiero (Tyebjee y investigación del espíritu emprendedor se
Bruno y Cooper y Bruno, citados por encuentra en una etapa de falta de madurez
Déry y Toulouse, 1994). científica. Es más importante reconocer,
• La red centrada en la reflexión estratégi- sin embargo, que es clave para su futuro
ca, que incluía los temas de lanzamiento incluir la dimensión temporal y social
de nuevas empresas (Hobson y Morri- en sus estudios, que permita ampliar la
son y MacMillan y Day, citados por comprensión del problema. Es equivocado
Déry y Toulouse, 1994), su crecimiento asumir que el entorno no incide en el desa-
(Roberts, citados por Déry y Toulouse, rrollo del emprendedor. Su reconocimiento
1994), su diversificacion (Biggadike, social en una cultura (Braudel, 1985), su
citados por Déry y Toulouse, 1994) y discriminación social (Hagen, 1962) y la
sus procesos de innovación (Kanter, transmisión de valores y de necesidad de
Peters y Waterman, citados por Déry y logro a través de las historias infantiles
Toulouse, 1994). (McClelland, 1976) son ejemplos de
impulsores que explican el desarrollo em-
Al agrupar las redes de proyectos em- prendedor, que recuerdan que no es posible
prendedores y de estrategias de las firmas desconocer la dimensión del contexto del
y contrastarlas con la red de característi- problema emprendedor.

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 21


fernando pereira laverde

3. Limitaciones conceptuales 1991), que permite obtener un panorama


aportadas por las principales general del campo del conocimiento.
escuelas en el campo del espíritu
Bridge et al. (1998) proponen una distribu-
emprendedor
ción en seis escuelas: teorías de la perso-
nalidad, teorías comportamentales, escuela
Antes de entrar en la presentación de las es-
económica, perspectiva sociológica, otras
cuelas, es importante proponer al lector una
perspectivas y perspectivas integradas. La
perspectiva sistémica, donde se reconozca
escuela de teorías comportamentales incluye
que cada escuela aporta a la comprensión del
modelos referentes a competencias de los
fenómeno emprendedor. Esto implica que
emprendedores, por lo que no hace referen-
no es posible considerar que una escuela es
cia al concepto psicológico.
mejor y excluye a las otras. Este acercamien-
to recomendado es el propuesto por Kilby
Hernández (1999) identifica tres etapas en el
(1971), quien afirma que antes de considerar
desarrollo del campo emprendedor, tal como
como fuente de confusión la diversidad de
en el desarrollo de las ciencias de la gestión.
escuelas del pensamiento emprendedor, es La primera, llamada fundamentalista, busca
necesario reconocer que cada una participa identificar un perfil del emprendedor dife-
de una comprensión adicional al fenómeno renciándolo de los no emprendedores y las
emprendedor, al explicarlo a partir de las características diferenciadoras del empren-
premisas de su propia disciplina. dedor exitoso frente al no exitoso. Incluye
las escuelas de los rasgos del emprendedor,
Así es como la escuela económica se con- el modelo de Shapero (1975, citado por
centra en estudiar el resultado de la acción Hernández, 1999) y el modelo de Belley
del emprendedor y sus relaciones con su (1990), que resulta de agregar el proceso
entorno económico, mientras la escuela de del reconocimiento de la oportunidad al
los rasgos psicológicos del emprendedor se modelo anterior.
interesa por responder cómo las caracterís-
ticas psicológicas del individuo permiten La segunda etapa, llamada de contingencia,
explicar el hecho de ser emprendedor. La trata de mostrar la extremada variedad de si-
escuela de procesos resalta la relación y la tuaciones de creación y de entidades creadas.
interacción, al valorarla más que los ele- Se parte del supuesto de que no existe una
mentos considerados independientemente solución universal apropiada para todas las
y atemporalmente. situaciones. La tercera etapa, la procesual,
rescata la nueva orientación en el campo
La clasificación de las diferentes escuelas es del espíritu emprendedor. Esta perspectiva
diferente entre los autores que han intentado valora más la interacción y la relación, que
realizar una compilación de ellas. Por ello se el estudio de los elementos aislados bajo una
parte de cuatro propuestas de clasificación de óptica reduccionista y atemporal.
importantes investigadores actuales (Bridge,
O’Neil y Cromie, 1998; Hernández, 1999; Filion (1997) propone cuatro grandes gru-
Filion, 1997; Cunningham y Lischeron, pos: comienza por la escuela de los econo-

22 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

mistas. Posteriormente, identifica la escuela Frontiers of Entrepreneurship Research. Se


comportamental. Luego reseña la explosión presenta, así mismo, el trabajo de Gregoire et
del campo hacia diversas disciplinas de las al. (2001), que permite una clara comprensión
ciencias humanas y administrativas. En esta de su desarrollo. Finalmente, se seleccionó la
situación, el autor valoriza la escuela de la escuela procesual, propuesta por Hernández,
tipología de emprendedores, por aportar a la pues marca la nueva dirección de desarrollo
comprensión de la lógica de los emprende- del campo del espíritu emprendedor.
dores utilizando una clasificación.
3.1 Concepción estructuralista de la
Cunningham y Lischeron (1991) presentan escuela económica
una clasificación con seis numerales del
campo del espíritu emprendedor, luego de Históricamente, el concepto de emprendedor
una amplia revisión bibliografía. La Escuela se comenzó a discutir en lo que más tarde se
de la Gran Persona, basada en las biografías constituyó en la ciencia económica, lo cual in-
de reconocidos emprendedores exitosos; la fluyó en su desarrollo. Esta escuela se caracte-
escuela de las características psicológicas, riza por estudiar al emprendedor a través de sus
que estudia el comportamiento de los em- acciones (von Mises, 1949). Von Mises es claro
prendedores, de acuerdo con sus valores al afirmar que la economía, la praxeología y el
como una búsqueda por satisfacer sus necesi- racionalismo no tratan el profundo resorte de la
dades; la escuela clásica, que comprende las
acción, es decir, las fuerzas innatas profundas
propuestas desde la economía; la escuela de
de los impulsos e instintos que mueven a la
la administración; la escuela del liderazgo,
acción, sino que estudia los medios aplicados
y la escuela del intrapreneurship.
para obtener el fin buscado.
Al revisar las diferentes clasificaciones, se
La acción del hombre es entendida como la
identifican algunos puntos en común como
manifestación de su deseo por sustituir la
las escuelas económicas y la de los rasgos
situación actual por otra más satisfactoria.
personales, que se discuten en este documen-
to. La escuela económica es importante por La incomodidad actual, la imagen del estado
haber sido la primera escuela en interesarse más satisfactorio y la expectativa de poder
por el problema emprendedor y por influir remover o aliviar la inconformidad con su
en su desarrollo. La escuela de los rasgos comportamiento son las tres condiciones
personales recoge al individuo dentro del para actuar. Su comportamiento se caracteri-
proceso emprendedor valorando su contri- za por impulsos racionalizados, a diferencia
bución, sin el cual no podría entenderse la de los animales, que le permite organizar sus
acción emprendedora. deseos en una escala y escoger cuál atender
con la valoración de los recursos necesarios
Dada la cercanía de la escuela económica y los resultados obtenidos.
a una de las nuevas direcciones de desarro-
llo del campo emprendedor, se presenta la Los medios que el hombre escoge para sa-
escuela estratégica basada en los recursos, tisfacer sus profundidades son determinados
impulsada por las conferencias de Babson, por una consideración racional de gastos

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 23


fernando pereira laverde

y éxitos. Esta delimitación del objeto de los seguidores lo copian. Esta es la función
estudio de la economía muestra claramente destructiva creativa que se constituye en el
dos problemas: primero, la fragmentación dínamo del sistema económico.
del hombre aportada por el reduccionismo
racionalista, que separa su mundo interior Con esta mirada crítica es posible afirmar que
del mundo de la acción, desconociendo el esta escuela se centra en los conceptos de crea-
primero, y, segundo, asumir el supuesto ción y desarrollo de la empresa, el manejo de
cuestionable de que el hombre sólo puede los recursos y de sus relaciones con el entorno
tener un tipo de comportamiento, el racional económico. El emprendedor es identificado
económico propio del Homo economicus. A como un buscador de oportunidades y como
continuación se presenta una rápida revisión un coordinador innovador de recursos en bus-
de los principales autores de esta escuela: ca de una utilidad (Bridge et al., 1998). Esta
concepción coloca en el centro de su modelo
Cantillon (1931) y Say (1852) fueron los pri- los recursos económicos, que llevan a una
meros en tratar de identificar al emprendedor. perspectiva estructuralista. La función de la
Su concepción lo veía como un tomador de persona, centrada en identificar los espacios
riesgos que invertía su dinero comprando a libres que la estructura del mercado ofrece, es
un precio definido para vender a un precio sólo reactiva a las condiciones del mercado.
incierto. Knight (1921) retoma igualmente
esta dimensión de riesgo para comprenderlo. 3.2 La diversidad y la complejidad
Say avanzó en diferenciarlo del capitalista, atentan contra la escuela de rasgos
al señalar la rentabilidad que ambos reciben: de carácter
mientras el segundo obtiene un rendimiento
sobre su capital, el emprendedor logra su Previo al desarrollo de esta escuela de los ras-
recompensa al explotar una oportunidad, por gos de carácter, tenía predominancia la escue-
lo cual lo asocia a la innovación. la comportamentalista, entre los años sesenta
y setenta, liderada por McClelland (1976a),
Hayek (1945) mostró el rol del emprendedor Brockhaus (1982), Timmons (1973, citado
como un informante de las novedades en el por Filion, 2001), entre otros. A comienzos de
mercado, con lo cual ayudaba a la confor- los años ochenta se comenzó la búsqueda
mación de nuevos precios. Casson (1982c) de las características del emprendedor. En el
presenta al emprendedor como un coordi- Cuadro 1 se presentan las más corrientes.
nador de recursos y tomador de decisiones;
no obstante, Schumpeter (1961 y 1965) Los resultados de los trabajos inscritos en esta
impulsa el concepto de emprendedor dentro escuela no fueron los esperados, en parte por
de la teoría económica, al diferenciarlo por la amplia diversidad de casos de emprende-
su dimensión innovadora. Con su innova- dores y de contextos donde se desarrollaron.
ción, el emprendedor es el responsable de Por otro lado, la falta de un concepto de
la destrucción del ciclo estable del mercado emprendedor aceptado ampliamente por los
y de la creación de una discontinuidad en el investigadores hace que se busquen elemen-
mercado, que le brinda una venta de tiempo tos en caminos distantes unos de otros. Tal
con rentabilidad monopolística hasta cuando como afirma Filion:

24 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

Cuadro 1
Características más frecuentemente atribuidas al emprendedor por especialistas
comportamentales
Innovador Necesidad de logro
Líder Dimensión personal interior
Tomador de riesgo moderado Confianza en sí mismo
Independiente Horizonte de largo plazo
Creador Tolerancia a la ambigüedad y la incertidumbre
Enérgico Iniciativa
Perseverante Aprendizaje
Original Utilización de recursos
Optimista Sensibilidad hacia los otros
Orientado a resultados Agresividad
Flexible Tendencia a confiar
Desenvuelto Dinero como medida del desempeño
Fuente: Filion (2001).

Estas investigaciones, realizadas con imposibilita definir un perfil ideal de este;


metodologías probadas, dieron resultados pero se reconoce como necesario rescatar
muy variados y a menudo contradictorios. la dimensión humanista del problema, para
Al día de hoy no es aún posible establecer profundizar su comprensión, como se ve
un perfil psicológico científico absoluto del más adelante.
emprendedor.
3.3 La escuela estratégica: Frontiers
No hemos llegado al punto en que podamos
of Entrepreneurship Research
evaluar una persona y establecer con certi-
tud que será exitosa como emprendedora.
Uno de los espacios de socialización de co-
Sí es posible identificar si esta persona tiene
nocimiento más importante del campo del
características y aptitudes que se encuentran
espíritu emprendedor es la conferencia anual
frecuentemente en los emprendedores.
del Centro para el Espíritu Emprendedor de
(Filion, 2001, p. 80. Traducción libre del
Babson College, Estados Unidos. La ventaja
autor)
de trabajar con los materiales presentados en
esta conferencia anual frente a los de una re-
Una tendencia actual es tratar de identificar vista especializada es que los artículos pueden
las competencias requeridas para desem- ser más diversos y dar una visión más completa
peñarse como emprendedor, que incluyen de este campo de conocimiento. No obstante,
elementos como modos de aprendizaje
personal y organizacional, para ajustarse a
la dinámica emprendedora. En esta revisión 
Para mayor información puede consultar la página
es claro que la complejidad de la dimensión web: http://www2.babson.edu/babson/Babsoneshipp.
personal en el fenómeno emprendedor nsf/Public/FrontiersofEntrepreneurshipResearchWel-
come

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 25


fernando pereira laverde

para este autor es claro que este espacio no competitivas requeridas por las empresas
logra cubrir la producción científica del campo para poder competir en un mercado en una
del espíritu emprendedor, pues no recoge, por perspectiva de largo plazo no son resultado de
ejemplo, las nuevas propuestas de la escuela de variables externas a la empresa o de recursos
procesos, que más adelante se discute. que pueden adquirirse (Barney, 1991 y 1995;
Barnett y Burgelman, 1996; Wernerfelt,
Gregoire, Déry y Béchard (2001) estudiaron 1984). Estas ventajas sostenibles a largo pla-
las conversaciones convergentes que con- zo, que deben ser inimitables, insustituibles
forman el campo del espíritu emprendedor y, por lo tanto, de origen interno a la empresa,
a través del análisis de 13.593 citaciones de son el resultado de la construcción que esta ha
los 752 artículos publicados en las memorias hecho de los recursos y capacidades a través
del Frontiers of Entrepreneurship Research, del tiempo en su toma de decisiones.
entre 1981 y 1999. En este último caso, los
autores afirman que la investigación en el Esta concepción se distancia del modelo
ecológico organizacional (Hannah y Fired-
campo ha sido convergente, centrada alre-
man, 1977), que afirma que el dirigente no
dedor de cinco ejes:
podrá influenciar o marcar una diferencia en
la conformación de las ventajas competitivas
• Factores que afectan la decisión de una durables. Al contrario, él comprende e iden-
persona de iniciar una nueva empresa. tifica el potencial de desarrollo económico
• Variables que afectan el desempeño de de los recursos, que le permitirá construir las
una nueva empresa. ventajas (Barney, 1991).
• Prácticas de los inversionistas y sus
Por ejemplo, el desarrollarse en un entorno
impactos.
altamente competitivo marcará las caracte-
• Influencia de las redes sociales. rísticas del emprendedor o la ventaja com-
• Perspectiva estratégica basada en re- petitiva entre dos empresas que compran
cursos. una misma máquina con última tecnología.
La ventaja la tendrá la que haya construido
unas capacidades propias para controlar la
La importancia de los ejes ha cambiado con
nueva tecnología, fruto de sus aprendizajes
el tiempo. Se inició con el eje de las caracte-
previos. En otras palabras, la ventaja no está
rísticas personales del emprendedor (período
en comprar una empresa “llave en mano” con
1981-1985), luego hubo un tiempo de con- una máquina de última tecnología.
versaciones paralelas con poca convergencia
(período 1985-1990), pasó después a una Es claro el énfasis puesto en la disposición de
estructuración del campo alrededor de la estra- los recursos y el consecuente aprendizaje de
tegia (período 1991-1995), para seguir hacia la su manejo, que lleva a considerar el entorno
dimensión estratégica basada en recursos, en como elemento central en la comprensión del
los últimos cinco años (período 1995-1999). problema, propio de la concepción estructu-
ralista del campo de la estrategia, heredado
La perspectiva basada en recursos (resource de la economía clásica y neoclásica. Aunque
based perspective) propone que las ventajas la participación del individuo es más amplia

26 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

en esta escuela que en la propuesta por Por- supera las limitaciones de perspectivas eco-
ter, limitada a seleccionar el mercado donde nomicistas. Sus propuestas ponen al indivi-
entrar a competir, el centro del problema duo en el centro del problema, como actor
siguen siendo los recursos y las condiciones proactivo y no reactivo a las condiciones
que el mercado impone. impuestas por el mercado.

Adicionalmente a los ejes dominantes en 4.1 Modelo dialógico de Bruyat y


cada momento del tiempo, se identifican Julien
conversaciones paralelas que no se logran
consolidar en una integración dominante El modelo desarrollado por Bruyat y Julien
del campo. Esta dinámica la caracterizan los (1999) propone una definición de espíritu
autores como sucesivas pockets of conver-
emprendedor como un campo de investiga-
gence (Grégoire et al., 2001) o momentos
ción desde la perspectiva constructivista, que
de convergencia, que se distancian de un
supera la vieja discusión sobre la definición
paradigma dominante continuo del campo
del emprendedor a partir de sus característi-
de estudio. Esta fragmentación es entendida
cas y funciones. El emprendedor es respon-
por los autores a partir de la alta proporción
sable por el proceso de crear un nuevo valor,
de discusiones sobre el fenómeno empren-
dedor desde perspectivas monodisciplinares, sea una innovación en una empresa existente
tal como es el caso de la reciente corriente o una nueva organización, creación que for-
estratégica, antes que sobre discusiones ma parte del proceso emprendedor.
acerca del espíritu emprendedor en sí mis-
mo. Es necesario recordar en este momento El emprendimiento se interesa por dos di-
la pregunta que se hacía Sexton (1988) en mensiones centrales del modelo: la creación
lo relativo a si el campo está avanzando o si de nuevo valor y el cambio y desarrollo del
sólo está expandiendo su tamaño. individuo. El futuro emprendedor creará
un nuevo valor, el cual le impondrá ciertas
En resumen, es posible afirmar que siendo restricciones a las que él debe ajustarse. Esta
este uno de los principales espacios de cons- relación dialógica (Morin, 1989), de doble
trucción de conocimiento en el campo, su vía, es el centro del sistema emprendedor,
marcada orientación hacia una perspectiva que es dinámico. Este sistema, que es capaz
estratégica lo inscribe dentro de un punto de de aprender, crear y de tener la intención de
vista económico que comparte las mismas crí- actuar, está abierto a interactuar con el entor-
ticas presentadas al discutir la escuela econó- no. Y se puede inscribir dentro del concepto
mica. La persona desarrolla un papel reducido de proceso emprendedor, que tiene la dimen-
dentro de la comprensión del modelo. sión tiempo incluida en el modelo.

4. La escuela de procesos: opciones Los dos conceptos clave de la relación dia-


sistémicas y humanistas lógica son individuo y valor. Los autores
identifican al individuo como el cuerpo vivo
Esta nueva escuela recoge una concepción organizado, con existencia propia que no
sistémica y humanista del problema, que puede dividirse sin destruirse, concepto pro-

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 27


fernando pereira laverde

piamente sistémico. El concepto de valor lo Connaître l’entrepreneur, Comprendre ses


toman de la teoría económica neoliberal, que actes (1999) se centra en el estudio de la or-
afirma que un objeto tiene valor sólo a partir ganización impulsada por un emprendedor,
de su valor de intercambio, no a partir de un quien por su persistencia emprendedora con-
valor intrínseco. Por lo tanto, el fenómeno creta su visión en una organización creada
emprendedor se debe considerar dentro del que le brinda la autonomía para insertarse
sector del mercado comercial (no obstante, en el tejido social generando nuevo valor
podrán incluirse organismos sin ánimo de lu- económico.
cro, cooperativas o parte pequeña del Estado
que hagan transacciones en el mercado). El modelo propuesto por Verstraete (1999)
recoge la propuesta de Bruyat (1993) y
El modelo propone una clasificación de las Bruyat y Julien (1999), basado en la relación
iniciativas emprendedoras basada en dos dialógica entre el individuo y la creación de
variables: los cambios de la persona y la crea- valor nuevo, y le integra un modelo de las
ción de nuevo valor. Si los cambios en el indi- dimensiones de la organización emprende-
viduo son pocos y la creación de nuevo valor dora. Este último incluye las dimensiones
también, tenemos una reproducción empren- cognitiva, estructural y praxeológica o de
dedora al frente. En cambio, si la creación de la acción. En el primer modelo la dialéctica
valor es alta, la situación se caracteriza como se da entre el emprendedor y la creación de
de valorización empresarial. Por otro lado, valor nuevo, mientras que en el segundo,
si los cambios en el individuo son grandes y entre el emprendedor y la organización.
pequeña la creación de valor, estamos ante un
caso de imitación emprendedora. Por último, Para completar este modelo dialógico de
si los cambios en el individuo son grandes, Bruyat, Verstraete agrega las tres dimensiones
lo mismo que grande es la creación de valor, de la organización emprendedora. De manera
hablamos de un negocio emprendedor. resumida, el creador comienza con su idea de
organización (dimensión cognitiva), la cual
Este modelo incorpora las dimensiones se concreta con la ayuda de esquemas que
sistémicas y humanistas al centrarse en el facilitan la elaboración de planes de acción
desarrollo de la persona. Mas es necesario (dimensión praxeológica). Esto para cons-
reconocer una de sus limitaciones, pues hace truir la estructura de la empresa que se desea
falta profundizar en el modelo la dimensión instaurar en el ámbito social que lo rodea (di-
social y temporal que permitirá conocer su mensión estructural). La dimensión cognitiva
contexto sociológico e histórico, tal como lo está compuesta por tres componentes:
proponía Déry y Toulouse (1994).
• La visión o el pensamiento estratégico
4.2 Verstraete y la organización centrado en la organización, basado en
emprendedora Filion (1990).
• El aprendizaje, basado en la selección
El estudio del espíritu emprendedor propues- y retención de conocimientos, pasiones,
to por Verstraete en su libro Entrepreneuriat: emociones y predisposiciones, resultado

28 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

de experiencias pasadas. Concepto ba- Bruyat y Julien. Esta concepción de organi-


sado en Weick (1979). zación recoge elementos como la enactación
• El componente reflexivo, que implica (Weick) y la reflexividad (Giddens), que
comprender lo que se hace mientras se complementan la visión estratégica para
hace. Concepto basado en Giddens (1984 lograr una comprensión más sistémica.
y 1990, citado por Verstraete, 1999).
Conclusiones
La dimensión praxeológica, que constituye la
concreción del fenómeno en la realidad tan- El campo de conocimiento del espíritu
gible, tiene dos subdimensiones: la primera, emprendedor es identificado en una etapa
el posicionamiento del creador en espacios preteórica, dada la falta de un modelo teórico
sociales donde interactúa –por ejemplo, su central aceptado que logre ofrecer una com-
posicionamiento en la red social que puede prensión del fenómeno y que retome tanto
brindarle acceso a recursos de los otros a sus elementos centrales como las relaciones
cambio de dar lo que los otros necesitan; así entre estos. La comprensión ofrecida por un
se crea la interestructuración–. La segunda, modelo integrador de este tipo será superior
la puesta en marcha de una organización o a la que brindan los modelos monodiscipli-
configuración de los recursos necesarios para nares externos, que centran su explicación
concebir los servicios o productos con los a partir de un solo elemento central. Es
que se hará el intercambio para insertarse necesario integrar las dimensiones sociales
en el espacio social deseado. y de contextualización en el tiempo para
enriquecer el poder explicativo de los nuevos
La tercera y última dimensión del modelo de modelos del espíritu emprendedor.
la organización emprendedora es la dimen-
sión estructural, compuesta por las variables Este énfasis en las relaciones y los procesos
materiales e inmateriales aplicables a la permite validar la comprensión del concepto
estructura de la organización. La concepción emprendedor, en contraposición con el de
sistémica propuesta por Verstraete muestra al empresario. Si bien aún existen discusio-
emprendedor como quien percibe una oportu- nes entre investigadores hispanoparlantes
nidad en un desorden dentro de la estructura. sobre la validez del primero, es evidente el
Para ello él tratará de dar orden, tal como lo beneficio de reconocer en el concepto de
visualiza, de manera que le sea rentable cons- emprendedor el relieve puesto en el proceso
truyendo una organización para explotarlo. de desarrollo de la persona, no incluido en
El establecimiento de esta estructura dentro la concepción de empresario.
de la estructura social existente se desarrolla
como una interestructuración basada en el Este último sólo se entiende en términos de
intercambio, dado que la nueva organización los resultados de su acción, la creación de
es considerada un sistema abierto. una empresa o de nuevos puestos de trabajo
(Veciana, 2005). El hacer hincapié en el
Este modelo integra la dimensión de la proceso de desarrollo del individuo brinda
organización, que no tomaron en cuenta amplios frentes de investigación para el

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 29


fernando pereira laverde

crecimiento de este campo de conocimiento, resultados a veces contradictorios, al tratar


que le permitan superar el estado actual ca- de generalizar sus conclusiones. Hoy no
racterizado como preteórico (Dery y Toulo- es posible identificar el perfil psicológico
use, 1994) o por su etapa de adolescencia del emprendedor (Filion, 2001), de manera
(Gregoire et al. 2001). Los aportes que cada que sea reproducible. Lo que permitieron
escuela reconocida a lo largo del avance identificar estas investigaciones son ciertas
cronológico, desde varias perspectivas mo- características personales, no exclusivas del
nodisciplinarias, evidencian la necesidad de emprendedor, pero sí presentes, como la
nuevos rumbos. necesidad de logro, la disposición a asumir
riesgos, entre otros.
La escuela económica, primera en abordar
este objeto de estudio, ofrece una compren- Actualmente se han identificado dos nuevas
sión del fenómeno sólo desde las acciones escuelas dominantes, la escuela estratégica
del individuo (von Mises, 1949) y asume basada en recursos y la escuela de procesos,
que el motor hacia la acción del Homo eco- que abren nuevos horizontes a la investi-
nomicus es únicamente la maximización de gación. La primera está inscrita dentro de
la utilidad y, por ende, su bienestar. Esto la lógica económica, propia del origen del
permitiría esperar que todos los individuos campo de la estrategia, que se evidencia en
que compartan la misma racionalidad sean las discusiones del espacio de divulgación
emprendedores, lo cual no es cierto y con- académica dominante en Estados Unidos,
lleva trasladar el ámbito de la pregunta de la como el Frontiers of Entrepreneurship Re-
racionalidad a la propiedad de los recursos. search (Grégoire et al., 2001).

Es común escuchar que no se es empren- La perspectiva basada en recursos plantea


dedor, pues no se cuenta con los recursos que las ventajas competitivas de largo plazo
necesarios; pero múltiples casos de empren- no son resultado de variables externas a la
dedores exitosos que comenzaron sus inicia- empresa o de recursos que pueden adquirirse
tivas sin contar con los recursos necesarios (Barney, 1991 y 1994; Barnett y Burgelman,
muestran que el problema no puede centrarse 1996; Wernerfelt, 1984). Estas ventajas
en los recursos y su propiedad. Por lo tanto, sostenibles a largo plazo, que deben ser
se requiere agregar las explicaciones de otro inimitables, insustituibles y, por lo tanto, de
campo del conocimiento para comprender origen interno a la empresa, son el resultado
mejor el fenómeno emprendedor. de la construcción que la empresa ha hecho
de los recursos y capacidades a través del
Posteriormente, la escuela de rasgos per- tiempo en su toma de decisiones. Por ello
sonales intentó recuperar la influencia de la posición que asume la persona dentro
la persona dentro del modelo de compren- del modelo la limita a ser la depositaria de
sión del emprendedor, sin mucho éxito. Su un conocimiento, pero que marcado por su
objetivo de identificar el perfil psicológico concepción estratégica es principalmente
que diferencia al emprendedor de éxito del reactivo frente a las condiciones que el mer-
resto de la población no reconoció la com- cado establece. Esta concepción del actuar
plejidad del problema, por lo que obtuvo de la acción del emprendedor ciertamente

30 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

no permite comprender toda la complejidad Barney J. B. (1995). Looking inside for competitive
del fenómeno estudiado. advantage. Academy of Management Executive,
9 (4), 49-65.
La segunda escuela se inscribe en una
concepción que valora los procesos, pues Barth, F. (1967). On the study of social change.
coloca al individuo en el centro del modelo, American Antropolo­gist, 69 (6), 661-668.
en una relación dialógica entre su desarrollo
personal y la creación de valor económico. Baumol, W. J. (1968). Entrepreneurship in economic
Esta concepción proactiva del emprende- theory. American Econo­mic Review, 58, 64-71.
dor entiende el desarrollo del emprendedor
como un proceso dinámico y, sobre todo, — (1993a). The entrepreneur in economic theory. En
no terminado. Entrepreneurship management and the structure
of pay-offs (pp. 1-24). Cambridge: MIT Press.
El estudio de este proceso emprendedor
planteado por esta nueva orientación cen- — (1993b). Entrepreneurship: productive, unproduc-
trada en las relaciones, propia de una pers- tive and destructive. Entrepreneurship manage-
pectiva sistémica, y por el desarrollo de la ment and the structure of pay-offs (pp. 25-47).
persona, característica de una concepción Cambridge: MIT Press.
humanista, marca esperanzadores caminos
al campo de conocimiento del espíritu — (1993c). Toward improved allocation of entre-
emprendedor. preneurship. En Entrepreneurship management
and the structure of pay-offs (pp. 239-258).
Lista de referencias Cambridge: MIT Press.

Aitken, H. G. J. (1963). Entrepreneurial research: Belley, A. (1990). Modèle de création d’entreprises.


the history of an intellectual innovation. En The En A. Belley, Les milieux incubateurs de l’en-
future of entrepreneurial research: explorations trepreneurship (pp. 6-8). Paris: Fondation de
in entrepreneurial history (pp. 3-9). Cambridge: l’Entrepreneurs­hip.
Harvard University Press.
Bherrer, H. (1986). Le choix de la méthode en fonc-
Albro, M. (1982). Additional aspects of entrepre- tion de l’objet. En M. Audet et J. L. Malouin, La
neurial history. In C. Kent, D. Sexton, and K. production des connaissances scientifiques de
Vesper, K., Encyclope­dia of entrepreneurship l’adminis­tration (pp. 155-165). PUL.
(pp. 15-19). New York: Prentice Hall.
Birley, S. (1989). The role of networks in the entrepre-
Barnett, W. P. and Burgelman, R. A. (1996). Evo- neurial process. Journal of Business Venturing,
lutionary perspectives on strategy. Strategic 1, 107-117.
Management Journal, 17, 5-19.
— and Westhead, P. (1992). A comparison of new
Barney J. B. (1991). Firm resources and sustained firm in assisted and non assisted areas in great
competitive advantage. Journal of Management, Britain. Entrepreneurship and Regional Devel-
17 (1), 99-120. opment, 4 (4), 238-299.

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 31


fernando pereira laverde

Braudel, F. (1985). Les dynamiques du capitalisme. Bygrave, W. (1989a). The entrepreneurship para-
Paris: Arthaud. digm (I): a philosophical look at its research
methodolo­gies. Entrepreneurship Theory and
Brazeal D. and Herbert T. (1999). The genesis of Practice, 14 (1), 7-26.
entrepreneurship. Entrepreneurship Theory and
Practice, 23 (3), 29-45. — (1989b). The entrepreneurship paradigm (II):
chaos and catastro­phies among quantum jump.
Bridge S., O’Neill, K. and Cromie S. (1998). Un- Entrepreneurship Theory and Practice, 14
derstanding enterprise, entrepreneurship and (2): 23.
small business. London: Macmillan.
— (1993). Theory building in the entrepreneur
Brockhaus, R. (1982). The psychology of the entre- paradigm. Journal of Business Venturing, 8
preneurs. In C. Kent, D. Sexton and K. Vesper, (3), 255-280.
Encyclopedia of entrepre­neurship (pp. 39-56).
Englewood Cliffs: Prentice Hall. Bygrave, W. and Hofer, C. (1991). Theorizing about
entrepreneurship. Entrepre­neurship Theory and
Bruyat, C. (1993). Création d’entreprise: contribu- Practice, 16 (2), 13-22.
tion epistémologique et modélisation. Diserta-
cion para el título doctoral en Administración Cantillon, R. (1931). Première partie. In Essai sur
de Empresas, École Superieure de Affaires, la nature du commerce en général (pp. 2-66).
Université Pierre Mendès France, Grenobles, London: MacMillan.
France.
Casson, M. (1982a). Basic concepts of the theory. In
— and Julien, P.-A. (1999). Defining the field of The entrepreneurs: an economic theory (pp. 22-
research in entrepreneurship. Journal of Busi- 38). New York: Barnes and Noble Books.
ness Venturing, 16, 165-180.
— (1982b). The concept of coordination. In The
Bull, I. and Willard, G. (1993). Towards a theory entrepreneurs: an economic theory (pp. 41-56).
of entrepreneurship. Journal of Business Ven- New York: Barnes and Noble Books.
turing, 8 (3), 183-196.
— (1982c). The entrepreneur as coordinator. The
Burrell, G. and Morgan, G. (1979). In search of entrepreneurs: an economic theory (pp. 57-66).
a framework. In Sociological paradigms and New York: Barnes and Noble Books.
organisational analysis (pp. 1-37). London:
Heinemann. — (1985). Entrepreneurship. In A. Kuper and J.
Kuper, The social science encyclopedia (pp. 256-
Busenitz, L., West III, G., Shepherd, D., Nelson, 257). New York: Routledge and Kegan Paul.
T., Chandler, G., Zacharakis A. (2003). Entre-
preneurship research in emergence: past trends Chandler, A. (1988). The beginnings of big business
and future directions. Journal of Management, in American industry. In The essential alfred
29 (3), 285-308. chandler - essays toward a historical theory of

32 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

big business (pp. 47-73). Boston, Mass.: Harvard Davis, J. and Tagiuri, R. (1994). The advantages
Business School Press. and disavantages of the family busi­ness. In B.
Ibrahim, Family business mana­gement concepts
Checkland, P. (1986). Systems approach and research and practice. Iowa, W. C. Brown.
methodology. In M. Audet and J. L. Malouin, La
production des connaissances scientifiques de Déry, R. and Toulouse, J.-M. (1994). La structuration
l’adminis­tration (pp. 167-179). PUL. sociale du champs de l’entrepreneurship: le cas
du Journal of Business Venturing [Recherche
Churchill, N. C. and Hatten, K. J. (1987). Non- paper 94-06-02]. Montreal: Maclean Hunter
market-based transfers of wealth and power: a Chair of Entrepreneurship, HEC, the University
research framework for family businesses. Ameri- of Montreal Business School.
can Journal of Small Business, 11 (3), 51-64.
Doutriaux, J. (1992). Emerging high-tech firms: how
Cole, A. (1942). Entrepreneurship as an area of re- durable are their comparative advantages. Jour-
search: the task of economic history, supplément. nal of Business Venturing, 7 (4), 303-322.
Journal Economic History, 2, 118-126.
Drucker, P. (1985a). L’esprit d’entreprise comme
— (1965). An approach to the study of entrepreneur- système. En Les entrepre­neurs (pp. 45-55). Paris :
ship : a tribute to Edwin F. Gay. In H. C. Aitken, L’Expan­sion Hachette.
Explorations in enterprise (pp. 30-40). Cam-
bridge, Mass.: Harvard University Press. — (1985b). Les sept sources de l’innovation systéma-
tique. En Les entrepre­neurs (pp. 56-63). Paris :
Cooper, A. and Dunkelberg, W. (1986). Entrepreneur- L’Expan­sion Hachette.
ship and path to business owners­hip. Strategic
Management Journal, 7, 53-68. Filion, L. J. (1990). Visions and relations: elements
for an entrepreneurial metamo­del. In Frontiers
Cossette, P. (1994). Développement d’une méthode of entrepreneurship research (pp. 57-71). Chapel
systématique d’aide à la mise au point de la Hill: Babson College.
visión stratégique chez le propriétaire-dirigeant
de PME: une étude exploratoire. In J. J. Obrecht, — (1997). Le champ de l’entrepreneuriat: historique,
Les P.M.E./P.M.I. et leur contribu­tion au déve- évolution, tendances. Montréal: École des hautes
loppement régional et international (pp. 73-82), études commerciales, Chaire d’entrepreneurship
Actes de la 39e Confé­rence Mondiale de l’ICSB, Maclean Hunter.
Strasbourg.
— (2001). Entrepreneurs et propriétaires-dirigeants
Cromie, S. and Hayes, J. (1988). Toward a typology de PME. En P. A. Julien, PME, bilan et pers-
of female entrepreneurs. Sociologi­cal Review, pectives. Montreal : École des Hautes Études
38 (1), 87-113. Commerciales de Montréal, Chaire D’entrepre-
neurship Maclean Hunter.
Cunningham, J. B. and Lischeron, J. (1991). Defin-
ing entrepreneurship. Journal of Small Business Gartner, W. (1985). A conceptual framework for
Management, 29 (1), 45-61. describing the phenomena of venture creation.

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 33


fernando pereira laverde

Academy of Management Review, 10 (4), 696- Hornaday, J. A. (1982). Research about living en-
706. trepreneurs. In C. Kent, D. Sexton et K. Vesper,
Encyclopedia of entrepreneurship (pp. 20-34).
Gartner, W. (1990). What are we talking about when Englewood Cliffs, N.J.: Prentice Hall.
we talk about entrepreneur-ship? Journal of Busi-
ness Venturing, 5, (1), 15-29. Hugron, P. (1991). L’entreprise familiale: modèle
de réussite du processus successoral. Montreal:
Gregoire D., Déry, R. and Béchard J. P. (2001). Presses HEC.
Evolving conversations: a look at the conver-
gence in entrepreneurship research. In Frontiers Johannisson, B. and Nilsson, A. (1989). Com-
of Entrepreneurship Research. Chaper Hill: munity entrepreneurs: networking for local
Babson College. development. Entrepreneurship and Regional
Development, 1 (1), 3-19.
Hagen, E. (1960). The entrepreneurs as rebel against
traditional society. Human Organization, 19 (4), Johannisson, B. and Landström H. (Eds.), (1999).
185-187. Images of entrepreneurship and small business:
emergent Swedish contributions to academic
— (1962). On the theory of social change. Home- research. Lund, Swedish: Studentliteratur.
wood, IL: Dorsey.
Kets de Vries, M. (1977). The entrepreneurial per-
— (1982). Les entrepreneurs. Économie du dévelop- sonality: a person at the cross­roads. Journal of
pement (pp. 263-283). Paris: Économica. Management Studies, 14 (1), 34-47.

Handler, W. C. (1989). Methodological issues and Kilby, P. (1971). Hunting the heffalump. Entre-
considerations in studying family business. Fam-
preneurship and Economic Develop­ment (pp.
ily Business Review, 2 (5), 257-276.
1-40). New York: Free Press.

Hannan, M. and Freeman, J. (1977). The population


Kirzner, I. (1973a). The entrepreneur. In Competi-
ecology of organizations. American Journal of
tion and entrepreneurship (pp. 30-87). Chicago:
Sociology, 82, 929-964.
University Press of Chicago.

Harrison, R. and Leitch, C. (1996). Discipline


— (1973b). Competition and monopoly. In Com-
emergence in entrepreneurship: accumula-
petition and entrepreneurship (pp. 88-134).
tive fragmentalism or paradigmatic science?
Entrepreneurship, Innovation and Change, 5 Chicago: University Press of Chicago.
(2), 65-83.
— (1973c). Competition, welfare and coordination.
Hayek, F. A. (1945). The use of knowledge in society. In Competition and entrepreneurship (pp. 212-
American Economic Review, 35, 519-530. 242). Chicago: University Press of Chicago.

Hernández, É. M. (1999). Le processus entrepreneu- Knight, F. H. (1921). Enterprise and profit. In Risk,
rial: vers un modèle stratégique d’entrepreneu- uncertainly and profit (pp. 264-290). Chicago:
riat. Montréal: L’Harmattan. University of Chicago.

34 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

Knight, F. H. (1942). Profit and entrepreneurial Morin E. (1989, 9 de marzo). Diriger dans la com-
functions. Journal of Economics, 2, 126-132. plexité. Documento procedente de la Conferen-
cia en Enterprise and Progress, Paris.
Leibenstein, H. (1966). Allocative efficiency vs
X efficiency. American Economic Review, 56, Mulholland, R. (1994, 27-29 octobre). Approaches
392-415. to entrepreneurship research. In J. Morent
(Eds.), Actes du 11e colloque Annuel du
— (1968). Entrepreneurship and development. CCPME : Conseil Canadien de la PME et de
American Economic Review, 58, 72-83. l’entrepreneurship (pp. 122-133), Winnipeg.

Perreault, Y. (1994). Mettre de l’ordre dans l’entre-


Lee-Gosselin, H. and Grisé, J. (1990). Are women
prise familiale: la relation famille et entreprise.
owner-managers challenging our definitions of
Montreal: Fondation de l’entrepreneurship.
entrepreneurship?: an in-depth survey. Journal
of Business Ethics, 9, 423-433.
Real Academia Española (1791). Diccionario de la
Real Academia Española. Madrid: Imprenta de
Livesay, D. (1982). Entrepreneurial history. In C.
la Real Academia Española.
Kent, D. Sexton and K. Vesper, Encyclope­dia of
entrepreneurship (pp. 7-15). Englewood Cliffs:
Prentice Hall. — (1837). Diccionario de la Lengua Castellana de
la Real Academia Española (8a ed.). Madrid:
Imprenta Nacional.
MacMillan, I. (1981). The politics of new ventures.
In Frontiers of Entrepreneurship Research (pp.
Reynold, P. (1991). Sociology and entrepreneurship:
496-503). Chaper Hill: Babson College.
concepts and contribu­tions. Entrepre­neurship
Theory and Practice, 16 (2), 47-70.
— (1986). To really learn about entrepreneurship:
let’s study habitual entrepre­neurs. Journal of
Romano, C. and Ratnatunga, J. (1996). A citation
Business Venturing, 1 (3), 241-243.
analisis of the impact of journals on contempo-
rary small enterprise research. Entrepreneurship
Maturana, H. R. and Varela, F. J. (1980). Autopoi- Theory and Practice, 20 (3), 7-21.
esis and cognition: the realization of the living.
Dordrecht: D. Reidel Pub. Co.
Rosa, P. and Bowes, A. (1990). Entrepreneurship:
some lessons of social anthropology. E.C.S.B.
McClelland, D. (1976a). Preface. In The Achieving 4th Workshop on Research in Entrepreneurship,
Society (pp. vii-xii). Princeton: Van Norstrand. University of Cologne.

— (1976b). Explaining economic growth. In The Rusque, A. M., Ramírez, S. C., Guzmán, S., Gatica,
Achieving Society (pp. 1-35). Princeton: Van C. C. y Torres, G. (1998). Medición de capaci-
Norstrand. dad emprendedora de estudiantes de escuelas
de administración de Europa y América Latina.
— (1976c). Achieving societies in the modern Documento procedente del XII Congreso Lati-
world. In The Achieving Society (pp. 63-106). noamericano sobre Espíritu Empresarial, San
Princeton: Van Norstrand. José de Costa Rica.

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 35


fernando pereira laverde

Say, J.-B. (1852). Première partie. Traité d’écono- Storey, D. (1982b). New firm formation: some
mie politique (pp. 90-124). Paris: Guillaumin non-economic approaches. In Entrepreneur-
et Cie. ship and the new firm (pp. 75-96). New York:
Praeger.
Schumpeter, J. A. (1961). Entrepreneurial profit. In
The theory of economic development (pp. 128- Tahai, A. and Meyer, M. J. (1999). A revealed prefer-
156). Cambridge: Harvard University Press. ence study of management journals. Strategic
Management Journal, 20 (3), 279-296.
— (1965). Economic theory and entrepreneur-
ial history. In H. C. Aitken, Explora­tions in Toulouse, J.-M. (1979). Définition de l’entrepre-
enterprise (pp. 45-64). Cambridge: Harvard neurship. Entrepreneurship au Québec (pp.
University Press. 1-18). Fides.

Shane, S. and Venkatamaran, S. (2000). The promise Van de Ven, A. H. (1992). Longitudinal methods
of entrepreneurship as a field of research. Acad- for studying the process of entrepre­neurship. In
emy of Management Review, 25 (1), 217-226. Sexton, D. L. and Kasarda, J. D., The state of the
art of entrepreneurship (pp. 214-242). Boston:
Shapero, A. and Sokol, L. (1982). The social dimen- PWS-Kent Publishing Company.
sion of entrepreneurship. In C. Kent, D. Sexton
and K. Vesper, Encyclopedia of entrepreneurship Veciana, J. M. (1996). Emprendedor o empresario.
(pp. 72-90). Englewo­od Cliffs: Prentice Hall. En Innovando. Cali: CDEE-ICESI.

Sexton, D. (1988). The field of entrepreneurship: — (2005). La creación de empresas: un enfoque


is it growing or just getting bigger? Journal of gerencial. Barcelona: Caja de Ahorros y Pen-
Small Business Management, 26 (1), 5-8. siones de Barcelona-La Caixa.

— and Bowman, N. (1986, 1-4 April). From Vérin, H. (1982a). Avant-propos. In Entrepreneurs,
entrepreneurial management to professional entreprise, histoire d’une idée (pp. 9-14). Paris:
management: key factors in the transition pro- PUF.
cess. Document presented at the International
Colloquium on Entrepreneurship, École des — (1982b). Pour une première approche. In Entre-
Hautes Études Commerciales, Université de preneurs, entreprise, histoire d’une idée (pp.
Montréal, Canada. 15-35). Paris: PUF.

Stevenson, H. and Gumpert, D. (1985). The heart Verstraete, T. (1999). Entrepreneuriat: connaître
of entrepreneurship. Harvard Business Review, l’entrepreneur, comprendre ses actes. Paris:
mars-avril, 85-94. Éditions L’Harmattan.

Storey, D. (1982a). The new firm: an economic Von Mises, L. (1949). Human action: a treatise
perspective. In Entrepreneurship and the new on economics. New Haven: Yale University
firm (pp. 47-74). New York: Praeger. Press.

36 Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007


la evolución del espíritu empresarial como campo del conocimiento. hacia una visión sistémica y humanista

Weick, K. (1979). The social psychology of organiz- Weber, M. (1999). La ética protestante y el espíritu
ing. Reading, Mass.: Addison-Wesley. del capitalismo. Madrid: Península.

Wortman, M. (1987). Entrepreneurship: an inte- Wernerfelt, B. (1984). A resource-based view of


grated typology and evaluation of empirical the firm. Strategic Management Journal, 5,
research in the field. Journal of Management, 171-180.
13 (2), 259-279.

Weber, M. (1974). Historia económica general


México : Fondo de Cultura Economica,

Cuad. Adm. Bogotá (Colombia), 20 (34): 11-37, julio-diciembre de 2007 37