Sunteți pe pagina 1din 2

Tema 6.

EL PUEBLO DE DIOS ES SELLADO


Introducción
Nosotros tenemos un Dios maravilloso, tiene lindos planes para los seres humanos.
A través de los profetas nos ha dado a conocer todo el proceso para redimirnos
- Amós 3:7 “no hará nada el Señor sin que revele sus secretos a sus siervos”
- Rom. 13:11 “Conociendo el tiempo…”
- En el estudio de este trimestre Dios nos muestra el tiempo en la cual estamos viviendo.
- Esta semana se consolidó el rol importante que Dios delegó a la IASD: Anunciar el sellamiento para los que desean ser
salvos, basado en Apoc. 7:1-8

Después de esto: (Después de los 6 sellos antes del 7°)


1°. Vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los
cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el
mar, ni sobre ningún árbol.
2°. Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo;
y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer
daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles,
hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios.
3°. Y oí el número de los sellados:ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las
tribus de los hijos de Israel.
De la tribu de (1) Judá, doce mil sellados.
De la tribu de (2) Rubén, doce mil sellados.
De la tribu de (3) Gad, doce mil sellados.
De la tribu de (4) Aser, doce mil sellados.
De la tribu de (5) Neftalí, doce mil sellados.
De la tribu de (6) Manasés, doce mil sellados.
De la tribu de (7) Simeón, doce mil sellados.
De la tribu de (8) Leví, doce mil sellados.
De la tribu de (9) Isacar, doce mil sellados.
De la tribu de (10) Zabulón, doce mil sellados.
De la tribu de (11) José, doce mil sellados.
De la tribu de (12) Benjamín, doce mil sellados.
Este es uno de los temas que estudiaban los Pioneros de la IASD, tal como se registra en NOTAS BIOGRÁFICAS Pág. 117.
“Antes que empezara la reunión estábamos examinando algunos de los puntos relativos al mensaje del sellamiento existían algunas
diferencias de opinión… Todos sentíamos que deberíamos unirnos para pedir sabiduría de Dios sobre los puntos que se disputaba,
tuvimos una reunión de mucho poder. Elena fue de nuevo arrebatada en visión, ella comenzó a describir la luz sobre el sábado
que era la verdad selladora”

I. 7 de abril 1847 Visión del santuario celestial con la ley de Dios y el cuarto mandamiento con una aureola. NB. Cap. 12

II. 5 enero 1849 Visión del sellamiento PE 66


“Al principiar el santo sábado 5 de enero de 1849, nos dedicamos a la oración con la familia del Hno. Belden en Rocky Hill, Connecticut,
y el Espíritu Santo descendió sobre nosotros. Fui arrebatada en visión al lugar santísimo, donde vi a Jesús intercediendo todavía
por Israel. Entonces vi que Jesús no dejaría el lugar santísimo antes que estuviesen decididos todos los casos, ya para salvación, ya
para destrucción.
Jesús vestía ropas sacerdotales… los misericordiosos ojos de Jesús vieron al pueblo remanente todavía sin sellar y alzando las
manos exclamó con voz de profunda compasión: "¡Mi sangre, Padre, mi sangre". Entonces vi que de Dios, sentado en el gran trono
blanco, salía una luz en extremo refulgente que derramaba sus rayos en derredor de Jesús.
Después vi un ángel comisionado por Jesús para ir rápidamente a los cuatro ángeles que tenían determinada labor que cumplir en la
tierra, y agitando de arriba abajo algo que llevaba en la mano, clamó en alta voz: "¡Retened! ¡Retened! ¡Retened! hasta que los
siervos de Dios estén sellados en la frente."

III. 18 de marzo 1850


Carta al hermano Leonard Hastings cuya esposa acababa de fallecer dejando 6 hijos.
“La noticia de la muerte de su esposa era abrumadora para mi… Dios me dio una visión el pasado sábado de noche…
Vi que ella estaba sellada y que se levantaría a la voz de Dios y estaría de pie sobre la tierra y sería parte de los 144,000” Cartas y
manuscritos 205,206.
IV. Fin del sellamiento PE 305

Vi ángeles que iban y venían de uno a otro lado del cielo. Un ángel con tintero de escribano en la cintura regresó de la tierra y
comunicó a Jesús que había cumplido su encargo, quedando sellados y numerados los santos. Vi entonces que Jesús, quién
había estado oficiando ante el arca de los diez mandamientos, dejó caer el incensario, y alzando las manos exclamó en alta
voz: "Consumado es." Y toda la hueste angélica se quitó sus coronas cuando Jesús hizo esta solemne declaración: "El que es
injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que
es santo, santifíquese todavía."
Todos los casos habían sido fallados para vida o para muerte.
Mientras Jesús oficiaba en el santuario, había proseguido el juicio de los justos muertos y luego el de los justos vivientes.
Cristo, habiendo hecho expiación por su pueblo y habiendo borrado sus pecados, había recibido su reino.
Estaba completo el número de los súbditos del reino, y consumado el matrimonio del Cordero.
Al salir Jesús del lugar santísimo, oí el tintineo de las campanillas de su túnica… Entonces vi que Jesús se despojaba de sus
vestiduras sacerdotales y se revestía de sus más regias galas.

V. Reacción tardía.
Las plagas estaban cayendo sobre los moradores de la tierra. Algunos acusaban a Dios y le maldecían. Otros acudían presurosos al
pueblo de Dios en súplica de que les enseñase cómo escapar a los juicios divinos. Pero los santos no tenían nada para ellos.
Había sido derramada la última lágrima en favor de los pecadores, ofrecida la última angustiosa oración, soportada la última carga
y dado el postrer aviso.
Cuando los santos y el cielo entero se interesaban por la salvación de los pecadores, éstos no habían tenido interés. Se les ofreció
escoger entre la vida y la muerte. Muchos deseaban la vida, pero no se esforzaron por obtenerla. Con terrible claridad oyeron estas
palabras: "¡Demasiado tarde! ¡demasiado tarde!"
Quienes habían menospreciado la Palabra de Dios corrían azorados de un lado a otro, errantes de mar a mar y de norte a oriente en
busca de la Palabra del Señor.
Día tras día descuidaron la salvación, estimando en más las riquezas y placeres de la tierra. Rechazaron a Jesús.
Conclusión
- Cada creyente en Cristo debemos velar por nuestro sellamiento. (Leer el Libro: Cristo en su santuario)
- Dios a delegado el mensaje del SELLAMIENTO a la IASD para predicarlo a todo el mundo en el más breve plazo.

Llamado

Mi hermano y hermana.
A través de Romanos 13:11-14 Dios nos llama a despertarnos del sueño espiritual.

“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación
que cuando creímos. La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las
armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en
contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.

Eventos de los últimos días. 225

“El sello del Dios vivo sólo será colocado sobre los que son semejantes a Jesús en carárter”
“El sello de Dios nunca será puesto sobre la frente de ningún hombre o mujer que sean impuros, ambiciosos y amadores del
mundo”