Sunteți pe pagina 1din 4

PRESENTACION

Esta obra es el producto de casi toda una vida, vivida desde la


inconsciencia, en su mayor parte, y desde un proceso de concienciación que
empieza hace poco y que hoy continúa en pleno desarrollo.

Es también el producto de lo vivido, entendido y aceptado por su autor,


tanto como individuo y como ente social, privilegiado por discurrir entre dos
culturas en continuo enfrentamiento y encuentro, en un tiempo-espacio muy
particular de la historia de la humanidad; en el tiempo que, como diría el
cantautor cubano Silvio Rodríguez Domínguez, es tiempo de resumir. Y ¿resumir
para qué? Pues, resumir para seguir andando.

Estas dos culturas, la occidental y la andina, iniciaron su enfrentamiento


hace más de 500 años y a lo largo de todo ese tiempo, hasta el momento actual,
el encuentro fue sucediendo de manera progresiva y muchas veces
imperceptible a los ojos del observador sin mirada de profundidad. Este proceso
de enfrentamiento-encuentro, se entiende mejor si observamos a dos ríos que
se encuentran para formar uno nuevo; cuando los afluentes se acercan a su
punto de unión se produce el inicio del enfrentamiento (tupay), el cual alcanza
su máxima intensidad cuando sus aguas se unen, o chocan, lo que se puede
observar como un incremento de la turbulencia de la corriente de agua; pero casi
al instante las aguas de ambos ríos empiezan a fluir juntas armonizándose en
una corriente única, produciéndose, entonces, el encuentro (tinkuy). Este
fenómeno se produce siempre que dos entidades se encuentran, sean estas ríos,
personas o culturas. Y sucedió así y está sucediendo hoy ante nuestras narices,
aunque la mayor parte de nosotros no lo estemos viendo.

Imaginemos que estos dos ríos son la cultura occidental europea y la


cultura andina. Entonces será fácil entender que con ese enfrentamiento-
encuentro, lo que se produjo fue un nuevo río, una nueva cultura, producto del
encuentro de aquellas dos. Imaginemos que las aguas de estos ríos son
personas, seres humanos, entonces será fácil entender la situación que vivimos
quienes habitamos en estas aguas mestizas. Será fácil entender por qué vivimos
entre dos realidades culturales, la occidental y la andina, tratando de construir
una nueva realidad, propia, diferente de las dos formadoras, pero, a su vez,
imposibilitados de liberarnos de aquellas. Habrá quienes en el momento actual
sigan viviendo el enfrentamiento, el tupay, de ambas culturas, con sus
correspondientes violentas turbulencias, con su aparente incongruencia y su
consecuente desconcierto. Habrá quienes, como el que escribe estas líneas,
hayan decidido vivenciar el encuentro, el tinkuy, que no es otra cosa que la
integración de ambas culturas.

Quienes vivimos esta realidad no somos propiamente occidentales ni


andinos. Somos occidentales y andinos. Aunque la mayoría vivimos en el
enfrentamiento, en el choque de las dos culturas, en la turbulencia de sus
discrepancias, algunos vivimos en el encuentro. Encuentro que nos permite
hacer el mayor acto de magia, el de integrar dos cosmovisiones enfrentadas en
apariencia, pero complementarias en realidad.

Este libro invita a sus lectores a hacer un viaje, un viaje que su autor está
haciendo. Viaje que nos permitirá ver la inutilidad del enfrentamiento y,
consecuentemente, la infinita conveniencia de la integración de los
complementarios, para crear una nueva realidad, inscrita en esta nueva era.

Pretende, también, presentar de manera clara y sencilla los aspectos


fundamentales de las cosmovisiones occidental y andina, sus diferencias
esenciales y sus coincidencias, para finalmente proponer una integración de
ambas, buscando la desmitificación del mito o, al menos, el acercamiento del
mito a la comprensión de la mente del hombre del siglo XXI, con el único
propósito de servirle como una guía para mejorar su vida, es decir su camino de
evolución en este tiempo-espacio.
PREFACIO

Cada ser tiene su propia y particular historia. Eso es innegable. Pero es


también cierto que todas esas historias tienen puntos de encuentro,
intersecciones, que nos permiten percibir y, a veces, entender que formamos
parte de un todo, que no es unidad, sino paridad, complementariedad.

Esta es mi historia. No la anécdota de mi historia. Sino el resumen de mi


historia, resumido en un entendimiento de la misma. Y al entender mi historia,
quizás haya encontrado el punto de encuentro con los otros. Quizás lo que me
pasa a mí, sólo me pasa a mí, pero la casualidad que lo determina todo es la
misma para mí y para los otros. Punto de encuentro. Hay un origen común y un
destino también común. Lo particular son los caminos que tomamos entre el
origen y el destino. Mi camino es mi historia.

De mi historia lo que puedo resaltar como permanentemente presente es


el miedo. Siempre viví con el miedo a vivir, miedo a morir, miedo a no ser lo que
otros esperaban de mí, miedo a ser lo que yo soñaba ser, miedo a no encajar,
miedo a encajar, miedo a… prácticamente todo. Y como con el miedo sólo puede
haber dos caminos, o lo devora a uno o uno lo devora a él, decidí devorármelo
yo a él, precisamente por el miedo que tenía de que me anulara, de que me
despareciera. Hice mi maestría en miedo. Y fue esa maestría la que me empujó
a caminar por mi propio Qhapaq Ñan, por mi propio camino de sabiduría, camino
de evolución. Ahora comprendo que el miedo es un regalo del universo, que nos
permite sobrevivir, que nos sirve como un trampolín para ir “hacia arriba”, para
crecer, para evolucionar; claro que, si permitimos que la inercia se haga cargo,
el miedo accionará en sentido contrario, nos detendrá, nos aprisionará, en
definitiva, nos devorará.

No es el propósito de esta obra, relatar los hechos de una vida, sino relatar
de la manera más ordenada posible el aprendizaje de esa misma vida. Por ello
seguiremos una secuencia que sigue una lógica, la lógica de ese aprendizaje,
que va desde el origen y discurre desde allí por ese camino en busca de su
destino.
INTRODUCCION

Han transcurrido alrededor de 200,000 años desde que el hombre hizo su


aparición sobre la tierra. De todo ese tiempo, aproximadamente