Sunteți pe pagina 1din 29

TRAMAS SOCIALES

Directora de colección:
PROGRAMAqlÓN
Lic. Irene Gojman
YEVALUACION DE
(Últimos títulos publicados)
PROYECTOS SOCIALES
25. G. Kessler
Sociología del delito amateur Aportes para la ractonalldad
26. V. Ruiz y la transparencia
Organizaciones comunitarias y gestión asociada
27. M.Mucci
Psicoprofilaxis quirúrgüa
28. T. Puig OLGA NIRENBERG
Se acabó la diversión JOSmE BRAWERMAN
29. F. Elías
La adopción de niños como cuestión social
VIOLETA RUIZ
30. A. Melillo;J~_._S_~-ªI§_1;_Qieda_J!J2~Js.Qdríguez (comps.)
Resiliencia y subjetividad
31. E. Pantelides y E. López (comps.)
Várones latinoamericanos
32. S. De Fiero
Organizaciones de la sociedad civil
33. L. Schvarstein y L. Leopold (comps.)
Trabajo y subjetividad
34. M. Llorens (comp.)

~1~
Niños con experiencia de vida en la calle
35. M. Montero
Hacer para transj-Qrmar
36. A. G. Ferrullo de Parajon
PAIDÓS
Buenos Aires
El triángulo de las tres "P" Barcelona
37. S. Checa (comp.) México
Realidades y coyunturas del aborto
CAPÍTUL02
La lógica de la programación
en la formulación de proyectos

Queda claro, a partir de lo expuesto en el capítulo an-


terior, que para emprender una intervención social de
cualquier índole o magnitud, de modo de producir cam-
bios positivos en situaciones problemáticas, es necesario
transitar un proceso de programación que debe, además,
quedar plasmado en un documento escrito. En este capítu-
lo nos detendremos en el arduo trabajo de formulación de
proyectos. El proceso para arribar a un documento escri-
to, como instrumento comunicativo, tiene que ver con di-
versos fines:

• Brindar un marco compartido para la acción, que unifi-


que lo más posible los criterios y visiones de los diferen-
tes miembros del equipo que llevará a cabo las
actividades previstas, de modo de no dejar librada la ac-
ción a la intención, interpretación o criterio de cada
uno.
• Contribuir a la transparencia suministrando informa-
ción, más allá del propio equipo técnico, a los destina-
tarios y a todos aquellos que puedan interesarse por las
acciones y los resultados del proyecto.
• Facilitar la gestión ante las instancias políticas y/o fi-

49
La lógica de la programación en la formulación de proyectas
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz

nancieras cuyos apoyos condicionarán la concreción del ción nacional o internacional. La adecuación, pertinencia,
proyecto, ya que es muy raro que no se requiera de la solidez y claridad de la formulación influirán en el apoyo
aprobación de una instancia política superior o de la que se obtenga. En este capítulo se brindan algunas orien-
atribución de fondos específicos. taciones para cumplir con tales atributos.
Antes de presentar una propuesta a una instancia deci-
Hemos visto en ocasiones que algunos funcionarios re- soria (política, financiera o técnica), es aconsejable conocer
chazan la idea de programar o, en especial, de presupuestar las líneas que apoya. No es suficiente saber que se preocu-
sus acciones, aduciendo que pertenecen a organizaciones o pa por el tipo de problemas que serán el núcleo de la pre-
áreas dependientes de organismos públicos que cuentan sentación, sino también si las estrategias que promueve
con actividades y presupuestos regulares (que suelen repe- como válidas para enfrentar el problema en cuestión son
tirse año a año, actualizando valores monetarios), como los afines a la modalidad de intervención que se propondrá. Es
establecimientos de salud o las escuelas. Nuestra convic- conveniente tomar en cuenta si esas líneas políticas, desde
ción es que aún en esos casos deben formularse los programas la óptica de quien presenta, son coherentes con la índole
operativos o los proyectos correspondientes, adecuando del problema y los aspectos éticos y/o ideológicos vincula-
sus contenidos a las cambiantes demandas, necesidades y dos con su resolución.
situaciones concretas. Esto adquiere aún más sentido en el A título de ejemplo podemos citar los temas de salud re-
marco de las políticas de ajuste y de las reformas del Es- productiva, que suelen suscitar tantas discusiones vincula-
das con diferentes· concepciones religiosas, éticas y/o
tado.
políticas. En muchos casos, mencionar cuestiones tales co-
mo el aborto y su influencia en las muertes maternas, o bien
En busca de apoyos políticos y/o financieros la inclusión de actividades de información acerca de proce-
dimientos anticonceptivos o entrega de condones en pro-
Para formular un proyecto (si por ello entendemos un gramas de adolescencia o de prevención del sida, provoca el
conjunto de acciones organizadas para la obtención de de- rechazo inmediato de las propuestas programáticas por
terminados resultados en un lugar y tiempo determinados), parte de algunos funcionarios gubernamentales o de agen-
hay que recorrer entonces los pasos de la programación: . cias de cooperación ligadas a sectores muy tradicionales de
prever adónde se quiere llegar, de qué manera, a qué actm:es la Iglesia. Aunque éste es un ejemplo muy extremo (no por
se involucra, de qué recursos se dispone y cuáles se requ1e- . eso poco frecuente), sirve para mostrar que siempre es
re. La programación constituye una herramienta imp?rtan- aconsejable conocer las líneas temáticas y estrategias de re-
te para introducir mayor racionalidad a la gestión social por solución que apoyan nuestros potenciales interlocutores.
cuanto implica fundamentar, orientar y ordenar nuestro Será importante aclarar no sólo la relevancia local del
propio accionar. Pero además, como dijimos, los proyectos problema sino también la que tendrá para la instancia de-
casi siempre requieren, para su implementación, del respal- cisoria y cómo los modos de resolución que se proponen
do y de decisiones acerca de la asignación de recursos por responden a las orientaciones políticas que ésta promueve.
parte de otros niveles de la propia organización y de otras Si fuera el caso, es recomendable explicitar que el modelo
áreas, o bien del apoyo financiero de agencias de coopera- de actuación resulta innovador y con posibilidades de re-

50 51
Oiga Nirenberg, Josette Brawennan y Violeta Ruiz. La lógica de la programación en la formulación de proyectos

plicarse en otros contextos, con los ajustes necesarios, de los problemas que se abordarán, y brindar la fundamenta-
modo de poder transferir los conocimientos que se obten- ción o justificación de las acciones que se propondrán.
gan de la experiencia. . Los problemas sociales se plantean en forma de daños,
Sugerimos también indagar sobre los montos hab1rua- carencias o insuficiencias absolutas o relativas, ya sea por
les que se otorgan para el tipo de proyectos propuesto, pa- comparación con otros segmentos sociales o con paráme-
ra tener una aproximación al techo financiero que incidirá tros deseables. La índole y magnitud de los problemas de-
en los recortes respecto del problema a solucionar. ASimis- penden del contexto (local y global) donde se producen.
mo, hay agencias que estipulan sólo ciertos períodos anua- Por lo tanto, hay que siruar el problema en un espacio geo-
les para la recepción de propuestas; conocerlos permitirá gráfico poblacional local y en un contexto global, así como
acotar el lapso disponible para el proceso de formulación. en un período de tiempo determinado."
Antes de la presentación de un proyecto completamen- No basta con presentar el problema en términos de sus
te formulado es aconsejable comenzar por el envío de una síntomas visibles o consecuencias últimas; hay que expli-
carta de intención o propuesta preliminar, que servirá a la carlo en función de los factores causales y asociados más
vez para averiguar algunas de las cuestiones precedentes e in- importantes, ya que una acción que combata esos factores
dagar acerca del interés por la temática y la viabilidad para será más efectiva que otra que actúe sólo sobre las conse-
continuar con el proceso de formulación. Nos referiremos a cuencias manifiestas. Un enfoque de ese tipo tendrá un ca-
esas presentaciones preliminares al final de este capítulo. rácter anticipatorio y preventivo. Además, la explicación
Es probable que se disponga de un formato preestable- en función de los factores causales y asociados pone de ma-
cido para la presentación de proyectos; en caso contrario, nifiesto la teoría o concepción del cambio que hay por de-
existe una apreciable cantidad de guías que pueden resul- trás o, en otros términos, el marco teórico que se tiene en
tar de utilidad. Todas llevan implícita la lógica de la pro- relación con los fenómenos de la realidad en que se procu-
gramación social, explicada en el capítulo previo. rará intervenir. Por lo tanto, a fin de que las explicaciones
En los puntos que siguen se detallan los contenidos que y variables a considerar resulten lo más acrualizadas y ade-
deberían incluirse y que de una forma u otra suelen estar cuadas que sea posible, es necesario conocer el estado del
presentes en cualquiera de estas guías. 1 conocimiento en el particular campo disciplinario relativo
al problema que se analiza.
Por ejemplo, el problema alta tasa de mortalidad infan-
Fundamentación o justificación de la propuesta, til 2 en un área geográfica y poblacional determinada puede
caracterización y dimensionamiento del problema acotarse diciendo: altas tasas específicas de morbimortali-
dad infantil por diarrea (bajo el supuesto de que las estadís-
Como se anticipó en el capírulo anterior, todo proyec- ticas indican que ésa es la primera causa de muerte infantil
to tiende a resolver algún problema socialmente significa- en el área). Para visualizar la tendencia es conveniente pre-
tivo. Por lo tanto, un primer paso consiste en definir el o
2. La tasa de mortalidad infantil es la cantidad anual de muertes de
l. El lector encontrará al final del capítulo nn esquema que le per- niños/as menores de un año en relación con el total de nacidos vivos du-
mitirá seguir los distintos puntos que se desarrollan aquí. rante el año considerado.

52 53
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz La lógica de la programación en la formulación de proyectos

sentar una serie de datos que muestren la evolución del población y básicamente demostrativos de modos innova-
problema; en el· ejemplo, las tasas de mortalidad infantil y dores de enfrentar problemas, para facilitar transferencias
las específicas por diarrea durante un período de tiempo y replicaciones de esa modalidad, con los ajustes necesa-
definido (5 ó 10 años). rios, en otros contextos. Es importante resaltar que esas
Se puede. especificar aún más el problema a través de sus transferencias suelen ser el interés mayor de las agencias
factores causales y asociados diciendo que, en el área, el 80% de coopemción o financiamiento. Los programas guberna-
de las viviendas carece de agua potable de red, que el 30% mentales buscan coberturas más amplias o totales de las
de las madres es analfabeta, que los centros de salud del pri- poblaciones que padecen determinados daños o están en
mer nivel de atención carecen de recursos humanos capaci- condiciones de riesgo (por ejemplo, los programas nacio-
tados y de equipos o insumos para una atención eficaz y nales o provinciales de complementación alimentaria, de
oportuna y que, según las estimaciones, sólo un 30% de los salud materno-infantil, etcétera), aunque también en los
niños menores de un año está bajo control. Si bien en esta diferentes niveles del Estado existen programas considera-
especificación pueden haberse dejado de lado otros factores dos de carácter experimental o demostrativo.
que tienen que ver con la mortalidad infantil, se está consi- El diagnóstico 3 proveerá los elementos esenciales para
derando la causa más importante de dichas muertes en esa una correcta caracterización y dimensionamiento del
localización: la diarrea. También pueden haberse dejado de problema y lo enmarcará en el contexto donde se locali-
lado otros factores relacionados con la diarrea infantil, pero zará el proyecto, incorporando aspectos como los si-
se consideraron aquellos que, si son adecuadamente resuel- gui entes:
tos, se sabe que pueden producir una disminución impor-
tante y rápida de la incidencia de esa patología (la provisión • La delimitación territorial, ambiental y productiva
de agua potable de red, la educación de las madres, la cali- del área.
dad de los servicios de salud y la cobertura con controles • La población según edades, sexo, situación de em-
adecuados de los niños menores de un año). A partir del pleo, nivel educativo o socioeconómico y algunas
ejemplo, vemos que la explicación del problema mediante otras variables que resulten importantes para el pro-
los factores causales y asociados contribuye a poner en claro yecto.
cuáles son las líneas de acción principales y pertinentes para su · • Las organizaciones y los recursos sociales existentes
resolución. Por otra parte, éstas serán las dimensiones sus- en el área, en especial aquellos vinculados con el
tantivas a evaluar. Para mostrar mejor la gravedad del pro- problema.
blema, o el grado de prioridad que tiene su resolución, es • El contexto político, legal y de la estructura guber-
recomendable comparar la situación del área con la del con- namental (en lo relacionado con la problemática en
texto mayor (municipal, provincial, regional o nacional). cuestión). · ·
Casi nunca un proyécto es capaz de resolver por sí mis-
mo todo un problema, sobre todo los formulados por or- Para no abundar en un cúmulo de información, es
ganizaciones de la sociedad civil; pero debe quedar clara su aconsejable realizar una síntesis del diagnóstico en el do-
contribución a esa resolución. Este tipo de· proyectos ge-
neralmente procura tener efectos en grupos acotados de 3. Véase el capítulo 3.

54 55
Oiga Nirenberg, Joset:te Brawerman y Violeta Rttiz La lógica de la programación en la formulación de proyectos

cumento de la propuesta propiamente dicha y anexar la in- Pueden haber existido intentos previos de abordar el
formación restante considerada relevante. problema, que no lo resolvieron o sólo lo resolvieron
Para determinar la magnitud del problema en el área parcialmente, puesto que subsiste. La explicación de es-
geográfica de actuación se debe identificar y cuantificar la tos antecedentes contribuirá también a fundamentar la
población objetivo, o sea, todos los que padecen o están en propuesta. Se aclarará c;ómo será tomada en cuenta esa
riesgo de padecer el problema en el área geográfica consi- historia, ya sea para incorporar nuevos métodos o bien pa-
derada. En caso de usar estimaciones, se explicitarán las ra diferenciarse de los fracasos.
fuentes o los criterios a partir de los cuales se efectuaron. . E~ frecuente q~~ exis~an problemas similares y expe-
Nuevamente, el diagnóstico es la herramienta que pro- nenc1as de superac1on exitosas en otras localizaciones que
veerá la información relacionada con la población objetivo. P?eden ser trasladables, con las correspondientes adecua-
En este ítem se.aclarará qué recorte geógráfico y/o po- c10nes. Estos antecedentes también se explicitarán, seña-
lando su utilidad para la acción que se propone y aclarando
blacional abarcará la propuesta. No necesariamente todos
además qué adecuaciones deberán introducirse en función
los que constituyen la población objetivo serán los benefi- del contexto local.
ciarios4 de un proyecto, sino que pueden ser menos, de
En la propuesta propiamente dicha se realizará una sín-
acuerdo con las posibilidades operativas y los recursos con tesis de todos esos antecedentes, anexando información
que se espera contar. La caracterización de los beneficia- adicional si fuera necesario.
rios y los criterios de inclusión se detallarán más adelante.

Propósito, objetivos y algo sobre las metas


Antecedentes
En materia de programación, existen diversidades ter-
Ningún proyecto parte de cero; siempre existe histo- minológicas para denominar las mismas cosas; así, por
ria al respecto, al menos en la percepción y en la preocu- ejemplo, los términos "propósito", "fin", "finalidad", "ob-
pación de los actores localS!s acerca del problema. En jetivo general" hacen referencia a aquella "situación futura
parte ya nos referimos a esto cuando sugerimos presentar deseable" o ''imagen objetivo" o "imagen horizonte" a la
series estadísticas que evidencien la evolución del proble- que aludíamos en el capítulo anterior.
ma expresado cuantitativamente. Exponer la historia re- Más allá de las diferentes denominaciones, tanto el pro-
fleja también el hecho de que el problema constituye una pósito como los objetivos deben ser formulados con precisión
necesidad sentida o bien una demanda expresada por ac- para que resulte comprensible la parte del problema plan-
tores locales. Un problema se constituye en problema so- teado que se procura resolver. La mayor precisión en su
cial cuando así es percibido por un conjunto significativo definición facilitará el proceso de evaluación del proyecto.
de actores sociales. El propósito de un proyecto hace referencia a la solu-
ción del problema central planteado; en nuestro ejemplo,
reducir la mortalidad infantil mediante la prevención y
4. Aunque hay muchas discusiones acerca del término "beneficia-
rios" para nombrar a los destinatarios/involucrados de las acciones de
atención adecuada de la diarrea en un área geográfica de-
un programa o proyecto, no abundaremos en ellas. terminada.

56 57
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz . La lógica de la programación en la formulación de proyectos

Por su parte, los objetivos se vinculan en forma direc- Los objetivos deberían implicar resultados observables
ta con la explicación presentada en la caracterización del y posibles de evaluar (apreciables o medibles). Por ejem-
problema. Siguiendo con el ejemplo, deberán plantearse plo, viviendas con agua potable de red, madres alfabetiza-
en relación con los factores causales y asociados que se das y/o capacitadas, centros de salud remodelados y
enfatizaron en su explicación y se expresarán como si- equipados, recursos humanos capacitados, niños menores
gue: de un año. bajo control, etcétera. Asimismo, el propósito
más general implica resultados 6 también evaluables: dismi-
• Brindar agua potable por red a las viviendas del área. nución de la tasa de mortalidad infantil y en particular de
• Alfabetizar y capacitar a las madres de niños meno- la morbimortalidad infantil por diarrea.
res de un año. Muchas guías de formulación solicitan cuantificar los
• Adecuar la infraestructura edilicia y dotar de equipos objetivos en función de los tiempos de ejecución, lo que
e insumos apropiados a los centros de salud. define sus metas. 7 Siguiendo con el ejemplo, habrá que es-
• Realizar los controles de salud y brindar atención timar cuántas viviendas serán provistas con agua potable
adecuada a los niños menores de un año de hogares de red, cuántas madres se alfabetizarán y se capacitarán,
con necesidades básicas insatisfechas o por debajo de cuántos centros de salud se remodelarán, se equiparán y se
la línea de pobreza. dotarán con insumos, cuántos recursos humanos se capaci-
e Capacitar los recursos humanos de los centros de sa- tarán, cuántos niños menores de un año lograrán cubrirse
lud del primer nivel de atención. con controles de salud, en cada período de tiempo y en el
• Sensibilizar a la población, a los recursos humanos
sectoriales y a otros actores significativos acerca de
la temática. tos, tal como el Marco Lógico. Véase "Curso sobre Marco Lógico",
BID, -www.iadb.org, 2002.
6. Los resultados relacionados con los propósitos u objetivos gene-
Conviene explicitar, aunque surge claramente de esos rales, suelen denominarse impactos; véase el capítulo 7.
objetivos, que el proyecto se orienta a la prevención, ac- 7. Nos resulta curioso que el modelo de programación del Marco
tuando sobre los riesgos (factores causales, asociados o Lógico, con el que frecuentemente contrastamos nuestras ideas, plantea
condicionantes), aunque también a la atención de los da- las metas como indicadores; a nuestro entender esa forma de denominar-
ños (adecuando la oferta de servicios y realizando contro- las introduce una confusión metodológica entre la lógica de la progra-
mación y la de la evaluación, que si bien están tan imbricadas en la
les y atención de niños y niñas). Muchas guías llaman a esa práctica, conviene separar desde el punto de vista conceptual. Hemos
explicitación de la forma de actuación la estrategia del pro- definido los indicadores (Nirenberg, Brawerman y Ruiz, 2000) como
yecto o el tipo de abordaje. variables, y como tales "vacíos", no cuantificados o cualificados como
Nosotras recomendamos que los objetivos comiencen metas, sino medibles o apreciables, mediante sus correspondientes cate-
con un verbo, para denotar así el conjunto de acciones que gorías numéricas o cualitativas, cada vez que se evalúan las situaciones
concretas de los proyectos, para así compararlos con las metas propues-
deberán llevarse a cabo. 5 tas para los diversos momentos y poder concluir acerca de las diferen-
cias o coincidencias encontradas entre las valoraciones de los
5. Sin embargo, debemos advertir que algunas guías de progra- indicadores y las metas previstas, Recordemos que también podemos
mación expresan los objetivos en términos de resultados, o produc- compararlos con la situación inicial.

58 59
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz La lógica de la programación en la formulación de proyectos

período total de la ejecución del proyecto. Volveremos a las • Comunicación social para sensibilización de los dife-
metas, sobre todo a las de los beneficiarios, después de refe- rentes actores.
rirnos a las actividades, pues deben precisarse en función de
éstas, para poder calcular coberturas y costos por actividad. En general, los componentes se determinan y diferen-
cian en función de los objetivos, de las acciones que inclu-
yen ~ de los requeri~ientos de capacidades o insumos que
Componentes implican, de los umversos a los que se orientan, o de los
ámbitos decisionales a los que responden. Por ejemplo, re-
Una vez que se tienen claros los objetivos, las metas y la sultará poco operativo colocar en un mismo componente
cobertura esperada, pueden detallarse las actividades que las construcciones de locales y la capacitación; aunque és-
se llevarán a cabo para alcanzar esos logros. ta requiera contar con espacios apropiados para su concre-
En proyectos complejos, que requieren de diversos ti- ción, ambos tipos de acciones necesitan personal con
pos de acciones simultáneas, pueden diferenciarse compo- capacidades diferentes y se realizan en tiempos diversos y
nentes o grandes líneas de acción; en el ejemplo de la con recursos distintos.
mortalidad infantil por diarrea, pueden distinguirse al me- Cada componente puede verse como un paquete de ac-
nos los siguientes componentes: tividades o subproyecto en sí mismo, pero debe quedar cla-
ra la intervinculación o sinergia existente entre ellos, pues
• Infraestructura, construcciones y equipamientos. 8 se orientan en forma mediata y articulada a un mismo pro-
• Alfabetización y capacitación de las madres de niños me- pósito.
nores de un año y que viven en hogares con necesi- En proyectos de cierta complejidad, la determinación
dades básicas insatisfechas (o por debajo de la línea de los componentes condicionará la división del· trabajo y
de pobreza). la modalidad organizativa que se adopte para la implemen-
• Control del crecimiento y desarrollo y atención de salud de tación.
los niños menores de un año que viven en hogares con
necesidades básicas insatisfechas (o por debajo de la
línea de pobreza). Las actividades
• Capacitación de los recursos humanos de los centros
de salud, de agentes comunitarios y promotores, de Una vez planteados los componentes habrá que detallar
los miembros del propio equipo del proyecto. 9 las actividades correspondientes a cada uno. Utilizando el
mismo ejemplo, para el objetivo/componente alfabetizar y
8. Este componente incluye la instalación de la red de agua potable capacitar a las madres, las actividades pueden ser: detectar y
para las viviendas y las construcciones y el equipamiento de los centros
de salud. Podrían existir algunas dudas sobre si este componente debie-
ra desdoblarse en dos, ya que la red domiciliaria de agua y las obras en
los centros responden a diferentes esferas de decisión gubernamental. dió en dos debido a que para alfabetizar y capacitar madres se requieren
9. También existirían dudas acerca de considerar la capacitación (de diferentes perfiles de capacitadores y materiales didácticos que para ca-
todo tipo de actores) como un sólo componente; en el texto se la divi- pacitar recursos humanos del sistema de salud.

60 61
Olga Nirenberg, Josette Brawennan y Violeta Ruiz_ La lógica de la programación en la formitlación de proyectos

convocar a las madres analfabetas en el área, establecer que d~ran más ~e dos años se deja para las programaciones
acuerdos con el centro de alfabetización municipal para operativas posteriores la especificación más precisa de las
que las alfabetice y realizar cursos de capacitación en pre- tareas a realizar.
vención, control y atención de la diarrea infantil para todas Las propuestas que se presentan a las instancias deciso-
las madres de niños menores de un año de hogares pobres. rias tiener:, ~ustamente l~ finalidad de interesar y lograr su
Desagregar las actividades para cada uno de los compo- apoyo Pº~?co o financiero, de modo que para una mejor
nentes planteados es un proceso de mucha meticulosidad. ~o~prens1on debe procurarse claridad pero no total exhaus-
Pero en la medida en que se detallen adecuadamente, será tlVJdad.
más sencillo identificar los recursos e insumos necesarios
para llevarlas a cabo.
Un objetivo suele requerir una batería de actividades y Algo más sobre las metas, los beneficiarios
es frecuente que una actividad sinra para el cumplimiento y las coberturas
de varios objetivos. Al e.kplicitar para cada actividad a qué
objetivo/s se orienta constataremos que algunas son más . ,. Es r~co~~ndable ac~arar para cada actividad la propor-
sinérgicas que otras. c1on de md1v1duos o umdades que se incluirán respecto del
Como los objetivos, las actividades se pueden formular universo, por qué se los incorpora y por qué se dejan otros
con un verbo inicial, denotando acción; en realidad tam- afuera.
bién son objetivos, pero de menor nivel de abstracción o Ello permitirá establecer las metas de cobertura propues-
generalidad. , tas para el proyecto en relación con las diferentes unidades
¿Hasta dónde se deben detallar o desagregar las activi- sobre las que actuará, es decir, el cociente entre las unida-
dades? Ésa es una pregunta complicada de responder y des consideradas para las actividades del proyecto y los uni-
puede ser una tarea casi infinita si se pretende exhaustivi- versos correspondientes. En el ejemplo de la mortalidad
dad. Hay que recurrir aquí a la experiencia y al sentido co- infantil: los niños menores de un año que serán controlados
mún: su desagregación debe ser suficiente para entender sobre el total de niños menores de un año de hogares con
cómo se piensa desarrollar la acción en pro de los objeti- necesidades básicas insatisfechas o por debajo de la línea de
vos. En tal sentido, es conveniente precisar los "contenidos pobreza en el área; las madres a alfabetizar y capacitar so-
mínimos" de las actividades. En algunos casos pueden es- bre el total de madres con niños menores de un año de esos
tar normatizados, como en el sector salud, los controles del hogares; los centros que serán remodelados y equipados so-
niño sano o de la embarazada. Además, la desagregación bre el total de centros del área; los recursos humanos a ca-
debe permitir la identificación y cuantificación de los re- pacitar sobre el total de los planteles, etcétera.
cursos necesarios para la adjudicación de los costos por ac- Cabe señalar que el proceso de cuantificación es más
tividad. Nunca debe ser una lista tan extensa que dificulte exhaustivo de lo que hasta aquí planteamos, ya que para
la lectura y la comprensión del lector. calcular los costos y para el seguimiento posterior de la
Las incertidumbres, mrbulencias y variabilidad de los ejecución no sólo hay que precisar las metas de cobertura,
contextos hacen desaconsejable una programación suma- sino que también deben cuantificarse los productos inter-
mente detallada desde la formulación inicial. En proyectos medios que se esperan obtener para las diferentes activida-

62 63
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz La lógica de la programación en la formulación de proyectos

des: por ejemplo, en la capacitación, cuántos cursos o talle- niños en riesgo de padecer diarrea y/o de las madres alfa-
res (de cuantas horas de duración) se realizarán, cuántos betizadas, así como los demás usuarios de los centros de sa-
materiales didácticos se diseñarán y editarán, etcétera. lud (los mayores de un año), ya que como resultado del
Nos detendremos especialmente en las metas de benefi- proyecto se prevé que contarán con sus plantas físicas y sus
ciarios cuestión que a simple vista parece sencilla, pero que equipamientos mejorados, y dispondrán de personal más
a medida que procuramos mayores precisiones se vuelve capacitadQ. Es conveniente presentar cuantificaciones o esti-
más compleja. Recordemos que son escasos los proyec~?s maciones lo más ajustadas posible en el caso de los bene-
que pueden alcanzar con sus acciones a toda la. poblac~~n ficiarios directos, y tal vez menos exigentes en el de los
objetivo, por lo que deben realizarse rec.or~es en func1on beneficiarios indirectos. 12
de los recursos disponibles y establecer pnondades con ba- Como se aclaró antes, el cociente entre los beneficiarios
se en criterios de daños, riesgos o grados de vulnerabilidad directos y la población objetivo arroja las metas de cobertu-
de la población escogida (el grupo donde la prevalencia del ra poblacionat que se propone alcanzar el proyecto con sus
problema es mayor). 10 • • •
acciones.
La determinación de metas de beneficiarios se ve difi- Por otra parte, hay actividades con destinatarios inter-
cultada muchas veces por 1a poca claridad de las pautas es- medios o instrumentales (por ejemplo, en proyectos
tablecidas en este punto por la mayoría de las guías para la destinados a niños y adolescentes suele incluirse la sensi-
presentación de proyectos. bilización y capacitación de miembros de las familias y de
Algunas hacen escasas distinciones mientras que otras otros adultos pertenecientes a organizaciones sectoriales
distinguen a los beneficiarios .directos de los ~~d~r:ctos. o de la comunidad), otras actividades tienen destinatarios
Los primeros son aquellos hacia los cuales se dmgir~n .las difusos o no del todo individualizables (en particular las
acciones programadas, y los indirectos son los que, s1 bien de índole comunicacional) y también pueden existir su-
no reciben ningún tipo de prestación 11 por parte del pro- perposiciones parciales o totales de los beneficiarios en
yecto, no obstante se beneficiarán porque reper~tirá en diversas actividades dentro de un mismo proyecto, por lo
ellos la mejoría de los beneficiarios directos; por e1emplo, cual deberán efectuarse depuraciones de las eventuales
el resto de los integrantes de los grupos familiares de los superposiciones entre las diferentes actividades para
arribar a la cantidad neta de beneficiarios cubiertos por
el proyecto como un todo. También es necesario prever
1O. La idea de establecer prioridades según riesgos se relaciona con el la cantidad de beneficiarios que se espera cubrir con ca-
concepto de focalización de los proyectos o programas sociales que ªctt.:ª1.-
mente está siendo muy cuestionado, por lo que ahora se habla de selectrm-
da una de las acciones, para dimensionar los distintos re-
dad positiva, término vinculado a los previos de vulnerabilidad o riesgo :ocia/. cursos sobre bases más ciertas y para el cálculo de sus
11. El término prestaciones se usa hoy día en los proyectos sociales, costos.
pero proviene del campo sanit~rio, dond~ los estableci~entos bri~dan
prestaciones de salud como urudades registrables Y. med1bles, 5ue per-
miten cálculos de productividad (consultas, tratanuentos, etcetera); en 12. La cuantificación y caracterización de los beneficiarios indirec-
el campo social en general se denominan prestaciones los bien~s .º ser- tos permite agregar precisiones al dimensionamiento de los efectos que
vicios que se brindan a la población como producto~ de las acttvidades producirá el proyecto. Siempre deben explicitarse los criterios que se
de los proyectos (también llamadas metas físicas). utilizan para ese cálculo.

64 65
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz La lógica de la programación en la formulación de proyectos

Luego de las explicaciones detalladas, es aconsejable ~ásica.s,insari:fe~has, ~or debajo de la línea de pobreza 0 en
incluir un cuadro resumen de los beneficiarios directos s1rua~1on de md1genc1a) dentro del área geográfica prede-
que se espera cubrir y de los indirectos por cada activi- termmada que hayan quedado fuera del sistema educativo
dad o componente, agregando en lo posible una colum- duran t e e1u'ltlmo
. ano,- 14 para procurar su reinserción. Tam-
na con las metas de cobertura. Se deberá estimar además, bi,én se incl.uirán. aquellos con rendimiento escolar bajo (se-
en forma depurada, los totales (beneficiarios directos, gun sus cahfjcac1ones y/o la opinión de sus docentes) y que
indirectos y cobertura) para el proyecto considerado glo- P.~r lo tanto se encuentran en riesgo de repitencia y/o deser-
balmente.13 c1on, para procurar su retención en el sistema educativo. is
Por las mismas razones, es necesario en muchos casos
reali~ar. acciones de sensibilización y captación de los be-
Criterios para la selección de beneficiarios neficianos.
y previsiones para su captación Hicimos referencia antes a la inclusión de estimaciones
de!ª cantidad de beneficiarios por cada actividad; resul-
En las guías de formulación suele solicitarse la explici- tara esclarecedor prever también actividades específicas
tación de los criterios para la selección de los beneficiarios, que para su convocatoria o para asegurar su accesibilidad. En
se vincula con la cuestión de la accesibilidad, en particular l~s ~royectos que se orientan a adolescentes son impres-
la de aquellos que más necesidad tienen de los bienes o ser- cmd1bles, puesto que el acceso raramente se produce en
vicios que el proyecto ofrece. forma :spontánea sino que por lo general es inducido.
La fijación de criterios de selección se fundamenta en el <?tro e1emplo de que las poblaciones destinatarias no
hecho de que la oferta de cada proyecto no es infinita ni s1e~pre son fáciles de captar para las actividades 0 pres-
elástica sino, por el contrario, limitada. Si el acceso se de- taciones programadas (sobre todo cuando éstas se defi-
jara librado a la demanda espontánea, posiblemente se esta- nen en forma teórica, desde una lógica técnica, y no son
rían profundizando inequidades, pues es frecuente que los contrastadas ~?n las necesidades sentidas o expresadas
más necesitados cuenten con menos recursos de informa- por Ja poblac10n) es la oferta de servicios de cuidado in-
ción y escasas posibilidades de moyjlización autónoma pa- fantil. Pese a los diagnósticos, elaborados por los técni-
ra acceder a ciertos bienes y· servicios. En tal sentido, es cos, que pueden implicar la existencia de demanda
conveniente poner en claro el peifil de los beneficiarios espe- potencial iz:satisfecha, con frecuencia no se logra luego la
rados, construido sobre la base de los criterios de selec- concurrencia esperada. Ello se explicaría por la diferente
ción. Para tomar un ejemplo distinto del de la mortalidad percepción de las necesidades desde la perspectiva de los
por diarrea, si se trata de un componente de complemen-
tación escolar, se podrán definir como beneficiarios a los
niños en edad escolar de hogares pobres (con necesidades 14. Se acota a un año, debido a que numerosas experiencias mues-
tran que la reinserción al sistema educativo se dificulta cuando el tiem-
po de permanenciá fuera de la escuela supera ese lapso.
13. Vale reiterar que en ese cuadro los totales de beneficiarios direc- 15. Aun así, _la demanda puede superar a la oferta del proyecto, por
tos e indirectos del proyecto global no serán sumas algebraicas de los de lo cual hemos Visto que además de aplicar criterios de selección se ela-
las actividades, pues debieron hacerse depuraciones. boran listas de espera, al estilo de las que existen en los servicios de salud.

66 67
Olga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta R~iz La lógica de la programación en la formulación de proyectos
técnicos y la de la población: mientras los técnicos prio- que un n:ismo recurso sirve a varias actividades y que algu-
rizan el adecuado desarrollo infantil como principal fun- nas reqmeren una batería de recursos.
ción de los centros de cuidado, las familias de sectores Se propon~rá 1~ . .combinatoria de recursos más apropia-
populares, en particular las mamás, enfatizan el hecho de da para la reahzac1on de las actividades según criterios de
poder dejar a sus hijos pequeños al cuidado de personal calidad aceptados, dado el grado de conocimiento alcanza-
capacitado y confiable cuando deben salir a trabajar; pe- do en la J:?lateria. De esas definiciones dependerá fuerte-
ro según diversas experiencias en las que hemos partici- mente la eficiencia que se logre.
pado, son pocas las que perciben esa necesidad en Los recursos se valorizarán según sus costos, en mone-
función de criterios relacionados con -un mejor desarrollo da loca.1 o de la forma en que lo solicite la agencia financia-
infantil; por lo tanto, si no tienen trabajo, difícilmente dora, s1 fuera externa. Si es el caso, se deberá aclarar la tasa
lleven a sus hijos a esos centros. Por ende, en casos como de cambio bajo la cual se presupuestó.
esos habrá que aclarar qué actividades de sensibilización ~s conv~ni.e~te agrupar los recursos por tipo; cada cate-
se realizarán para promover un uso más extendido de la go~a const:l tmra un rub-:o, ~arrida o subpartida presupues-
oferta de servicios propuesta en el proyecto. taria. Para ello, las agencias nenen sus propias clasificaciones
Un mecanismo muy importante para facilitar la accesi- Yfrecuentemente las incluyen en la guía de formulación· en
bilidad es la consideración de los horarios en que se desarro- caso contrario, habrá que pedirlas. '
llarán las actividades, y es aconsejable fijarlos en función de . El cuadro presupuestario puede brindar el flujo finan-
ciero anual, lo cual facilita la comprensión de los desem-
las posibilidades reales de la población. Otras cuestiones a
bolsos requeridos, ya que en general éstos se realizan
tener en cuenta son el costo de pasajes y las horas de trabajo anualmente; también pueden ser semestrales o trimestra-
o salarios caídos, es decir, lo que pierden quienes tienen tra- les, en cuyo caso se deberá hacer el cuadro presupuestario
bajo remunerado por asistir a las actividades previstas. 16 por semestres o trimestres, con subtotales anuales.
Hay casos en que es conveniente explicitar cómo se afron- Para dotar de transparencia a la formulación deben
tarán, para asegurar que aquellos que se espera cubrir sean consignarse las bases de cálculo de los totales y subtotales co-
los que realmente accedan a la oferta del proyecto. rrespondientes a cada rubro presupuestario. Dicha base
consiste en una serie de notas aclaratorias que indiquen,
para cada rubro; qué unidades se consideraron, su costo
Recursos, insumos, costos. Presupuesto. unitario (o mensual), la cantidad requerida (o el total de
meses) y así llegar al correspondiente monto total. Es
U na vez definida la lista de actividades a desarrollar, co- aconsejable colocar esas notas al pie del cuadro presupues-
rresponde hacer la lista de recursos humanos y materiales ta~fo para no perturbar la sencillez que debe tener. Pueden
necesarios para concretarlas. Al confeccionarla, se notará existir formatos especiales para tales cuestiones.
No sólo se deben prever los fondos a solicitar a la instan-
cia financiadora, sino también otros de distintas fuentes, en
16. Hemos visto en algunos proyectos que estas pérdidas se cubren especial los denominados aportes locales o de contraparte. Estos
con fondos para becas para que los beneficiarios puedan acudir a las ac-
tividades previstas; si bien es loable la intención, ése nos parece un eu-
pueden ser en efectivo o bien en especies, y deberán valori-
femismo que desvirtúa el sentido de las becas. zarse según criterios explícitos.

68 69
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz
La lógica de la programación en la fornzulación de proyectos

Ejemplos de aportes locales no monetarios valorizar los aportes locales tanto en la formulación como
en las ulteriores rendiciones presupuestarias. La razón
• Recursos humanos que aportan trabajo voluntario, profesio- aducida es que ese requerimiento sería una imposición o
nal o no. forma inadecuada de intromisión de las agencias financia-
• Insumos (libros, semillas, medicamentos, ladrillos, etcétera)
doras en cuestiones propias de las organizaciones. Por el
aportados por los gobiernos locales o por donaciones de em-
presas o de particulares. · contrario, consideramos que detallarlos contribuye a la
• Prestación de servicios de otras instituciones locales (por transparencia y favorece la autoestima organizacional, ya
ejemplo, los controles u otras acciones de s~lu~ brindad~s a que permite mostrar a los financiadores, a los destinatarios
beneficiarios del proyecto por los establec1m1entos samta- y al resto de la sociedad la importancia de los esfuerzos lo-
rios provinciales o municipales).
cales en relación con las donaciones o subsidios, que pier-
• Uso de equipamientos ya existentes o que se esperan como
donaciones del gobierno local, de instituciones, de empresas den así su carácter exclusivo. Otra razón importante que
o de particulares. justifica el detalle de esos otros fondos, en efectivo y valo-
• Uso de espacios y locales propios, alquilados o cedidos en rizados, es que permiten calcular con más exactitud los
comodato o préstamo para utilizar en actividades del pro- costos reales de las actividades.
yecto.
Previendo la cuestión de la susten tabilidad, sobre todo
en su sentido económico, es deseable que el presupuesto
muestre una curva decreciente de los aportes solicitados a
Los criterios para las valorizaciones de los aportes no la instancia financiadora y creciente de los otros aportes a
monetarios pueden ser, por ejemplo, el valor del alquiler lo largo del período completo de ejecución. Hay guías de
de un espacio similar en la zona según inmobiliarias loca- formulación que así lo estipulan; por ejemplo, para un pro-
les, el salario por hora de una ocupación similar a la que yecto previsto por un período de tres años, en el primero
realizan los recursos humanos voluntarios, el valor de mer- los aportes de la donación (o préstamo) pueden ser del
cado de los medicamentos donados, etcétera; esos criterios 90% y 10% los de contraparte local; en el segundo, 70% y
se explicitarán en la mencionada base de cálculo. En cuanto 30%, y en el último año, 50% y 50%.
a los otros aportes locales monetarios, a veces denomina- Una vez aprobado el proyecto, para la ejecución presu-
dos recursos genuinos, pueden provenir de cuotas de asocia- puestaria habrá que guiarse por el programa operativo de
dos donaciones de dinero por parte de empresas o
' .. cada período y el consecuente cronograma de ejecución
particulares, ingresos por venta de biem~s o serv1~1os aran- detallada, de modo de calcular el flujo financiero en forma
celados por el propio proyecto, por ferias o fesnvales, et- mensual y poder contar con disponibilidad de dinero que
cétera. permita ir afrontando los gastos en forma oportuna, evi-
Cuando los proyectos son financiados por varias agen- tando riesgos de obstaculizar la ejecución por demoras ad-
cias que solicitan reportes financieros por separado, el pre- ministrativas o financieras.
supuesto y los ulteriores informes de su ejecución deben
permitir diferenciar ésas distintas fuentes.
Hemos encontrado resistencias, sobre todo por parte
de algunas organizaciones de la sociedad civil, a detallar y

70 71
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz La lógica de la programación en la formula.cÜn de proyectos
Cronograma de ejecución c~ones en la temática a abordar servirá para poner de ma-
mfiesto su grado de idoneidad.
Se deberá establecer la duración de cada actividad; el
Se anexarán carpetas o folletos institucionales y losan-
conjunto de esas estimaciones temporales puede mostrar- tecedentes resumidos de las personas más significativas.
se gráficamente, por mes y por año, para brindar claridad
Un as~e~to i::uy importante de la modalidad de gestión
acerca de los momentos de inicio y terminación de cada es la parac1pac10n que tendrán los diferentes actores en
actividad, así como para entender su encadenamiento (se- especial la población destinataria (o sus familiares, en ei ca-
cuencias y simultaneidades). Verlo así graficado muchas
s? ~e pobla':i~n infantil) y la comunidad respectiva, en las
veces permite corregir su duración y agregar actividades
~istmtas ac~:ridades y momentos del proceso. Tales preci-
que no habían sido previstas. s10nes pe~arán aclarar el carácter participativo del proyec-
El cronograma que se presentará en el documento de la
~º· ~am.b1én se señalarán los otros actores -organizaciones,
propuesta constituye un esquema de ejecución ideal, que mst:J.tuc10nes sectoriales, grupos, otros programas o pro-
deberá ir ajustándose en las sucesivas programaciones ope- yectos- con los que se llevarán a cabo coordinaciones o ar-
rativas; aún con tal flexibilidad, sirve de inestimable guía ticulaciones. Ello permitirá visualizar el carácter asociativo
para la acción. Por otra parte, para elaborar el flujo finan- de la propuesta y la disposición para desarrollar un trabajo
ciero es necesario tener cierta claridad acerca del crono- en red.
grama.

Evaluación
Modalidad organizativa y de gestión del proyecto
Se expondrá sin téti camen te la forma en que se espera
Se explicará el modo previsto de gerenciamiento y se evaluar el proyecto, tanto a lo largo de la gestión como una
presentará un esquema de las responsabilidades, roles y vez finalizado. Se presentarán las dimensiones a conside-
funciones de las personas incluidas en el equipo técnico de rar, las variables e indicadores, las metodologías y técnicas
conducción y administración. La estructura de gestión del a utilizar, los momentos de aplicadón y los responsables de
proyecto debería ser coherente con sus componentes yac- llevarla a cabo. Se aclarará si se opta por autoevaluación,
tividades. evaluación interna o externa o una combinatoria de esas
Se caracterizará brevemente la institución responsable modalidades.
y se sintetizarán las profesiones y experiencias de los prin- Todas las agencias de cooperación o financiamiento so-
cipales integrantes del equipo técnico. Si se prevé que la licitan incluir formas de evaluar las gestiones y los resultados
institución a cargo de ~a gestión financiera será diferente de. los proyectos que apoyan. Por otra parte, reiteramos
de la que va a asumir los aspectos técnicos, se mencionarán que la evaluación permite la reflexión' sobre la propia prác-
todas las organizaciones involucradas, aclarando sus res- tica y, por ende, hace posible corregir la dirección de la ac-
pectivos roles. ción en forma oportuna.
La inclusión de los antecedentes y la experiencia de la La evaluación debería programarse como una actividad
institución y de las personas que llevarán adelante las ac- continua del proyecto, de modo de poder atribuirle los

72 73
Olga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta 'J?..uiz La lógica de la progrmnación en la fornzulaci6n de proyectos

tiempos y los recursos (humanos, ~a~eriales y financier.~s) Es importante identificar los riesgos posibles y la mane-
requeridos para llevarla a cabo. Insistimos .en esta cuestion ra en que se espera sortearlos. Los riesgos son aquellas
pues es muy común qu~ ~os proyectos social~.s. no prevean cuestiones que pueden influir en los procesos del proyecto
la evaluación como acttv1dad en la formulac1on y luego se y obstaculizar el logro de sus fines, pero cuyo control está
encuentran sin los recursos necesarios para realizarla. por fuera del dominio de sus ejecutores. Aun así es posible
plantear algunas estrategias que, aunque no permitan evi-
tarlos del todo, procuren morigerados. Para citar un ejemplo,
Diseminación y difusión es frecuente que las autoridades políticas que respaldan o
adhier~n a una propuesta finalicen su gestión durante el
Las agencias gubernamentales y las de cooperación sue- período previsto para la ejecución; en esos casos se debe
len estar interesadas tanto en el éxito local de los proyectos explicitar la manera en que se procurará la sensibilización,
como en la transferencia y replicación de las experiencias en la adhesión y el compromiso de las autoridades que even-
otros contextos. Por lo tanto, la propuesta deberá explicitar tualmente sucedan a las iniciales, 17 de modo que no se per-
las acciones de conceptualización y sistematización, así co- judique la continuidad de las acciones del proyecto. En
mo las de difusión y diseminación que se llevarán a cabo algunas localizaciones donde el problema de la violencia o
acerca de la experiencia desarrollada. . . . la delincuencia es grave, es conveniente aclarar los meca-
Por otra parte, las actividades comumcac1onales ~de di- nismos por los que se intentarán proteger los bienes o
fusión se vinculan con la transparencia de las gestiones Y equipos a incorporar, probablemente mediante acuerdos
con la posibilidad de concitar adhesion~~ por, parte de los establecidos con las fuerzas de seguridad locales.
diferentes actores, es decir, con la cuestion mas ~eneral de Algunas agencias de cooperación solicitan adjuntar ava-
la construcción de viabilidad. Por ello es aconsejable acla- les o cartas de adhesión a las propuestas por parte de actores
rar .cómo la comunicación y la difusión contribuirán a la significativos y autoridades gubernamentales o institucio-
sustentabilidad de los procesos incorporados por el pro- nales locales, para corroborar así su viabilidad política.
yecto cuando el período subsidiado finalice. Se explicitará, además, la estrategia general o los meca-
nismos para asegurar la sustentabilidad o institucionaliza-
ción de las acciones una vez que finalice el período de
Viabilidad y riesgos del proyecto vigencia del subsidio o donación.

En el capítulo anterior se dier?n precisf~nes ace~ca del


concepto de viabilidad en sus aristas políticas, sociales Y
técnicas, así como de los diferentes momentos de la ge~­
tión de un proyecto en que debe ser considerada. ~e ~~ph­ 17. Por ejemplo, en el caso de proyectos locales, en el marco de mu-
carán las estrategias previstas para dotar de viabilidad rúcipios o provincias (estados) pueden llevarse a cabo reuniones con los
inicial a la propuesta, para su implantación, para su co~se­ candidatos de los principales partidos políticos para su información y
cución de acuerdo con lo programado y para su finaliza- sensibilización acerca de las características del proyecto, en procura de
ción en términos sustentables. · sus adhesiones.

74 7S
Olga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruíz La lógica de la programaáón en la formulación de proyectos

La propuesta preliminar o carta de intención ción Ycompromisos de otros actores sin la correspondien-
te documentación o evidencia que los respalde.
Como hemos podido constatar a lo largo de este capí- Por lo. ~anta, ~1 ~ontenido y la secuencia lógica de una
tulo, la formulación de una propuesta implica un esfuerzo presentac10n prelimmar es prácticamente la misma que la de
considerable y una importante movilización de actores. una formulación definitiva del proyecto, pero es notable-
Por ello, antes de afrontar ese proceso, es recomendable mente menor el ~:do de det~Ile en cada uno de los puntos.
preparar un anteproyecto o carta de intención que permi- . Una p~ese;:i~ac1on de esa mdole no debería superar las
ta sondear la posibilidad de conseguir apoyos para el pro- eme?, o seis pagmas; por ello, deberá equilibrarse bien la ex-
yecto deseado. tens1on que se dará a cada uno de los ítems sugeridos. El for-
En esta etapa preliminar las presentaciones suelen estar mato será el de una ca~~a_; en estilo coloquial, dirigida a quien
escasamente pautadas, 18 si bien incluyen requerimientos re- tenga el poder de dec1s1on para determinar la posibilidad de
lativos a la idea principal (la esencia del proyecto y sus funda- una propuesta ulterjor más detallada. Se deberá anexar la do-
mentos), ·algunas precisiones acerca de la localización, cumentación institucional y curricular pertinente.
estimaciones acerca de la magninrd y las características ge-
nerales de la población destinataria, los problemas que se pre-
tenden resolver, una descripción sintética y general de la Algo más sobre la formulación del proyecto
estrategia o modalidades de intervención que se adoptarán, la en un documento
conformación general del equipo técnico que llevaría adelante
la ejecución, la duración total del proyecto, una estimación A lo largo de este capímlo se hicieron muchas referen-
de los fondos totales requeridos para su concreción, las adhesio- cias a la necesidad de plasmar el proyecto deseado en un
nes o respaldos con que cuentan y los antecedentes que avalan documento escrito, según pautas establecidas, sobre todo
a la institución y las personas que presentan la propuesta. para ser presentado ante instancias decisorias, que even-
Estas presentaciones preHminares no serán muy deta- . tualmente podrán brindar apoyos -políticos, técnicos y/o
lladas; por ejemplo, se incluye la duración total requerida financieros- para su realización, pues ésta es la situación
(a lo sumo por etapas o fases) y no el cronograma; se pre- más frecuente. Pero aun en el hipotétjco caso de que no se
senta el monto total solicitado y no el presupuesto abierto requiera buscar apoyos, recordemos que el documento es-
por rubros; se brinda una caracterización y estimación glo- crito tiene múltiples utilidades. Entre ellas sobresalen la de
bal de los beneficiarios sin mayores precisiones sobre la objetivar la racionalidad de la propuesta, otorgar previ~ión
cantidad por tipos o actividades; se mencionan la participa- a la acción, nivelar su significado para sus protagonistas,
conservar la memoria de lo propuesto y brindar transpa-
rencia a la gestión.
18. Sin embargo, debemos mencionar que esta etapa de formulación La formulación escrita de un proyecto no significa que
preliminar está siendo últimamente adoptada, con carácter formal, por permanezca inmutable a la largo del proceso de ejecución;
varias instancias gubernamentales o agencias de cooperación, a modo de
"filtro" para la selección de propuestas. Por ende, ya existen algunos
por el contrario, el documento será flexible y modificable
ejemplos de guías para presentaciones preliminares. En el capítulo 4 ha- en sucesivas versiones acumulables, para que la memoria
cemos algunas referencias a esta etapa. no sólo pueda conservarse sino realimentarse.

76 77
La lógica de la programación en la fonnulación de proyectos
Josette Brawerrnan, Oiga Nirenberg y Violeta Ruiz
ill. LOS CONI'ENIDOS DE lA FORMUIACIÓN DE UN PROYECTO
l. ¿POR QUÉ PI.ANIFICARIPROGRA.MAR?
Problema/s que procura resolver= para qué se reali-
zará el proyecto.

Identificación de factores relacionados con e1 pro-


SITUACIÓN INICIAL QUE RESULTA blema =explicación.
1NSATISFACTORIA
M~giútud y relevancia del problema: quiénes y
cuantos se ven afectados, directa e indirectamente, por
Fundamentación,
justificación, e~: pro~le~a = des..tinatarios potenciales (o pobla-
c10!1 ~b1envo). ~ual es la evolución (series) y qué pa-

t
diagnóstico
sana s1 no se actua sobre el problema (proyecciones).

~~cali~c~ón .= dónde se llevará a cabo /contexto (po-


hoco, mmmc1onal, económico, demográfico, social y
cultural).
SITUACIÓN DESEABLE/FUTURA
Mapeo de actores (que pueden contribuir u oponerse)
IMAGEN OBJETIVO - ADÓNDE SE DESEA ARRIBAR y recursos disponibles.

Vinculación del problema y el modo propuesto para su


resolución, con las líneas políticas de la instancia a la
Pertinencia que se solicita apoyo.
II. ¿QUÉ ES PLANIFICAR/PROGRAMAR? y antecedentes
Historia del problema en el propio contexto o en
Pensar en un fururo deseable, en una situación que se aspira alcanzar otros. Formas previas de abordarlo.

• Prever una serie de acciones y organizar los pasos para alcanzar un fin

Identificar los recursos necesarios para realiz:ir las acciones Objetivos Qué se propone cumplir en térmii;.os cualitativos y
y metas cuantitativos y en función de los tiempos previstos.
Prever cómo evaluar procesos y resultados
Cantidad y perfil = a cuántos y a quiénes incluye, sobre
Beneficiarios
la base de qué criterios.
ES UN PROCESO CONTINUO QUE SE REALIZA ANTES
Y DURANTE LA EJECUCIÓN DE ACTIVIDADES
Componentes = líneas de acción.
Modalidad
de intervención Atributos de la gestión: integralidad, participación,
gestión asociativa, trabajo en red.

79
78
Josette Brawerman, Oiga Nirenberg y Violeta Ruiz
La lógica de la programacüfn en la formulación de proyectos
'
Descripción de actividades
Iv. SUGERENCIA DE RUBROS PRESUPUESTARIOS
Plan de trabajo
Detalle de recursos para cada actividad: ~umanos,
materiales, de equipamiento y construcciones.
• Personal: salarios del personal del equipo para la conducción y admi-
nistración del proyecto y del personal fijo durante el período (capaci-
i tadores, supervisores, etcétera).
Cronograma Tiempos estimados según actividades (gráfico).
• Consultores: honorarios por asesorías o consultorías temporales.
. dos agrupados segun' rubros (cuadro).
Costos estima
Presupuesto • Actividades educacionales: gastos por realización de talleres, semi-
Bases de cálculo.
narios, cursos de duración acotada en el marco temporal del proyecto
(puede incluir honorarios docentes, viáticos, pasajes, alquiler de equi-
pos y locales, etcétera).
Flujo financiero Oportunidad del gasto = plan de desembolsos.
1

- • Materiales educacionales: gastos por elaboración y edición de carti-


llas, videos u otros materiales educativos.
Perfiles y términos de ref~rencia Pª:ª.
los mi:i~~~~
del equipo técnico = orgarugrama, mlSlones y
Modalidad • Materiales para la difusión: gastos por la elaboración de videos, fo-
nes.
organizativa lletos, documentación, intercambios en red, etcétera.
y actores
Características de la/s institución/es ,·espr:nsa~les y de las
responsables • Otros insumos: gastos en alimentos, vacunas, medicamentos, semi-
personas relevantes= idoneidad de orgaruzac10nes y per- llas, etcétera.
sonas que llevarán adelante la propuesta.
-
• Construcciones: gastos por construcciones nuevas, refacciones, re-
modelacíones o ampliaciones.
Propuesta de modelo evaluativo, modalid~des y c:o-
Sistematización nograma para la evaluación. Sistema de registros. Tec- • Equipamiento: gastos por equipos de computación, de video, mue-
y evaluación nicas e instrumentos. bles, aparatos, etcétera.

Formas de sistematización, diseminación y difusión. • Pasajes, transporte y viáticos: gastos por pasajes aéreos·, por tierra o
~-
agua, por combustible o uso de vehículo, para traslado hasta la sede del
proyecto o por actividades, y gastos por estadías y comidas.
Estrategias para la sust:entabilidad social y económica.
Sustentabilidad Gestión de recursos (fund raising).
e • Administración y uso de oficina: gastos de teléfono, luz, gas, segu-
institucionali- 11 ad po lítica - influencia
Estrategias para la sustenta bTd . , . ros, fax, papelería, materiales de librería, programas de computación,
zación en las agendas públicas y en las estructuras y dmam1- etc., requeridos para la sede y la administración del proyecto.
cas de las organizaciones.
• Evaluación: gastos por evaluación externa, por producción de mate-
riales evaluativos (cuestionarios, cartillas, etcétera).
--------,-------:.-:-:-.d'd' ·- ·-- l consttUcción de la via-
Estrategias y act1vi a es par~.ª .,
Viabilidad
bilidad social, técnica y polmca, y para la superac1on
y riesgos
de los riesgos previsibles.

80 81
CAfÍFUL03
.. '

El diágrtóstico:
"'- ?Cl,O ·~.(l(d-JV)~·G ~.V\J 'I ' . algo más que una herramienta
~.~ l.,-1.f~ 0LV\J .~ \Y:::..
-· ··---· -----·--·--- -- __ _._..____ ,, ___
\)~cr¡ ~ vr-0~.
----·-----------
para la progi;amación y la evaluación

s ~ v\. A-~ s· . Ar OJUrCz:.,s f ~


~ ~ Gló~·ílA-9 'i \..;Js
\rtfoN S p~l.C- N. G\~."'

\\)~~ ~ólCo~ El principal objetivo de un diagnóstico es brindar un


mejor conocimiento acer~ de los problemas que. se pre-
Q,Q.A\!J~ 'J b~..,,.,-~
-.
tenden so¡ucionar o áliviar con la ejecución de los progra-
'
mas o proyectos sociales, dando información confiable
R.\h q_, V\ cJVz_,113 sobre su magnitud y características, así como sobre los fac.:.
tores que influyen en tales problemas en los contextos con-

~. P~i')o~
cretos. Su ·utilidad principal, por ende, es justificar y
fundamentar las acciones programadas, así como también
focalizarlas y .dimensionarlas mejor.
Antes de encarar un proyecto, tanto los técnicos y pro-
fesionales del campo social como los propios pobladores
que padecen los problemas, tienen hipótesis acerca de có-
mo funciona una determinada realidad, en particular en
relación con el tema de preocupación dominante; no im-
porta cuál sea éste;· tienen una idea aproximada acerca de
cuáles son los déficit y requerimientos y cuáles son las for-
talezas u oportunidades .. Ese conocimiento puede provenir
de diferentes fuentes: por vivir· en el lugar, por conocer la
historia o formar parte de la situación"a diagnosticar, por
. estar familiarizado con información relacionada, por expe-
riencias y aprendizajes de otros proyectos similares realiza-
dos, entre otras. El diagnóstico servirá para corregir,

83
Oiga Nirenberg, Josette BrtrWerman y Vtoieta Ruiz El diagnóstico: algo m4s que una herramienta

precisar mejor y fundamentar ese conocimiento previo, contará con ese parámetro comparativo que posibilitaría
esas hipótesis de trabajo y las acciones que se propongan afirmar, al cabo de un tiempo~ qué cambió, de qué manera
consecuentemente. y en qué medida.
Suele decirse -que todo diagnóstico debe tener un com- Así visto, puede decirse que el diagnóstico es el primer
ponente descriptivo (cómo son y/o suceden las cosas en una momento ·del proceso de planificación/programación.
-determinada·situación)-y·un-compO'llente ·explicativo· (cuáles·- ---El diagnóstico constituye un particular recorte de la rea-
son las causas o factores condicionantes para que en esa si- lidad, pues enfoca la mirada hacia determinado tipo de pro-
tuación las cosas sean y/o sucedan de esa forma). A eso nos blemas y/o segmentos poblacionales más que hacia otros.
referimos cuando decimos que los diagnósticos permiten Selecciona o enfatiza los aspectos relacionados con el tema
fundamentar las hipótesis de trabajo, puesto que para for- en cuestión, dejando otros relativamente de lado. Por ejem-
mular dichas hipótesis debe tenerse una explicación acerca plo: si se trata" de un programa de formación laboral para
de cómo suceden las cosas o cuáles son los problemas que adolescentes, el diagnóstico desarrollará con mayor detalle
deben resolverse para que sucedan de otro modo. los ·aspectos relacionados con la educación/formación y el
No siempre se diagnostica en forma explicita o precisa· mercado laboral, haciendo referencias más someras a otros
hemos .visto muchos proyectos s!n diagnóstico apropiado ; aspectos tales como salud, recreación o hábitat.
eso no impide desarrollar actividades que pueden benefi- La información recogida para ese diagnóstico inicial se-
ciar a las comunidades respectivas. Sin embargo, será difí- .-rá también de suma importancia para los diferentes mo-
cil saber en forma ·certera si esas actividades fueron mentos de la evaluación. Por empezar, será un aporte
1
correctamente formuladas o dimensionadas, si cubrieron a invalorable para la construcción de la línea de base del
quie~es debían alcanzar, si se aprovecharon correctamente programa o proyecto, contribuyendo así a brindar el pa:á-
los recursos existentes, si el proyecto fue eficaz o no y, en metro comparativo con el que se contrastarán luego las in-
suma, en qué medida mejoró la situación de la población formaciones que se obtengan en los diferentes momentos
afectada. A,
evaluativos, y particularmente para el de la evaluación ~­
Muchos de los proyectos o programas que conocemos nal. La evalnación ex ante permitirá apreciar la pertinencia
parten de las convicciones de los .actores involucrados1 de las actividades planteadas y el dimensionamiento de ellas,
. • • • •
qmenes ms1sten ·en que no necesitan más que su conoci- así como la adecuación de las estrategias y modalidades de
miento de las propi~ realidades por vivir inmersos en ellas intervención en función de las características y la magni-
y padecer cotidianamente los problemas. Es absolutamen- tud del problema y de su _contexto. En la evaluación de
te cierto que ese conocimiento es muy esclarecedor, útil y pr-0cesos durante la ejecución servirá para ver en qué y
necesario, sin embargo resulta insuficiente. La carencia de
un diagnóstico confiable puede provocar que los proble-
l. Veremos más adelante que rara vez un diagnóstico incluye toda
mas se definan mal, que en consecuencia las soluciones
la información necesaria, con eJ grado de detalle requerido, para ser-
propuestas no sean· las apropiadas y que, por ende, se~ di- vir al mismo tiempo como linea de base, por lo que para realizar eva-
ficul~~so arribar a la situación deseable. Por otro lado, la luaciones que permitan comparaciones contra sí 111isino en el tiempo
falta de un buen diagnóstico de la situación inicial incidirá (antes-después) es aconsejable diseñar y construir lineas de base (vea-
en dificultades posteriores para la evaluación, ya que no se se el capítulo 7).

84 85
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Vialeta Ruiz El diagnóstico: algo más que una herramienta .

en cuánto se ha modificado la situación inicial; lo que alcanzado a una proporción significativa de la, población·
permitirá ca~biar rumbos de acción o bien ratificarlos. afectada.2 "·

En la evaluación final servirá para contrastar la situación En el caso de· programas complejos, que contienen pro-
de llegada con la del punto de partid;i, para poder sacar y~ctos, e~ diversas localizaciones, es conveniente pautar el
conciusiones acerca de· la eficacia del pr9yecto y de fa diagnostico para todos por .igual para poder establecer
metodología de trabafo :adoptada con el fin de aliviar o compa;cici?~es también entre proyectos; por otra parte, la ·
solucionar el problema al que se orientaron las acci.ones. consolidacron de todos esos diagnósticos contribuirá a la
Sintetizando, así como antes afirmamos que es el pri- construcción de la línea de base del programa respectivo.J
mer paso del proceso de planificacióh/programación, aho- . C~mo vere1~1os a continuación, cuando se realiza parti.-
ra podemos agregar que el diagnóstico es también el c1pativamente, mcluyendo los saberes y puntos de vista de
primer paso del proceso de evaluación continua; tanto es actores diferentes, y en especial de la propia población afee:.
así que muchos lo denominan evaluadón diag;nóstica, lo que tada, el diagnóstico trasciende los objetivos de fundamentar
no está lejos de ser una denominación correcta, ya que im- las acciones de un programa y de brindar elementos básicos
plica recoger información según un esquema pautado, pa- para diferentes pasos evaluativos. Además permite iniciar la
ra analizarla y compararla con estándares deseables y construcción de un .escenario donde -interactúan distintos
factibles y así valorar la realidad a la cual se refiere en actores sociales, un espacio de intercambio de información
términos de su adecuación o no a dichos parámetros; y fi- d~ a:ticul~clón y de negociación, un ámbito para el apren~
nalmente, aporta a la toma de decisiones acerca de .las ac- dizaJe socral de todos los participantes y un espacio de
ciones programáticas r~queridas para revertir a_quellos oportunidad para el protagonismo de los actores sociales
aspectos con los que hay disconformidad. Si se compara que luego serán involucrados en los proyectos. Es· en sf rnis-
este proceso con nuestra definición de evaluación, conclui- ~~ ~a p~áctica democ;áti.ca de relación social que perrni-
remos que es correcto decir que el diagnóstico es también tt;ª nnbwr de ~e caracter al· ulterior proyecto. Hemos
una actividad evaluativa. visto, en proyectos locales para adolescentes, 4 que la reali-
Volvemos a comprobar así las .múltiples intersecciones
entre la planificación y la evaluación; sin duda el diagnós- 2. Una discusión aparte merecería el .tema de las metas de cobertura
tico constituye uno de esos momentos de intersección, da- que se proponen los programas/proyectos, pocas veces bien formuladas y
da su doble utilidad para fundamentar las hipótesis y las menos aún logradas; como ya se afumó en el capítulo 2, son pocos los
acciones propuestas y por su contribución al parámetro proyectos que se proponen cubrir al 100% de la población afectada por
un problema; por el contrario, la mayoría se plantean como demostrativos
comparativo requerido para el proceso evaluativo. con escasas ambiciones de cobertura aunque altas expectativas de replica~
En particular, para evaluar la cobertura o el alcance de . bilidad posterior¡ salvo, claro está, los programas masivos, de reparto de
un proyecto o programa' es importante con~r con infor- ' alimentos, o de bonos o subsidios, que procuran altas coberturas.
mación, lo más precisa posible, sobre la población que en- 3. Véase el capítulo 7. .
frenta el problema en el territorio considerado (la 4. Hacemos referencia al proyecto de Salud Integral de los Jóvenes
de San Pedro, donde las tres autoras trabajaron, realizado entre 1992 y
población objetivo o los beneficiarios potenciales); eso per- 1995 en la ciudad de San Pedro, provincia de Buenos Aires, llevado a
mitirá tener denominadores ajustados, básicos, para poder cabo por el Centro de Apoyo al Desarrollo Local con la ayuda financie-
medir y apreciar si las acciones del programa/proyecto han ra de la Fundación W. K. Kellogg.

86 87
Oiga Nirenberg, Josette Brawernum y 'Violeta Rttiz El diagnóstico: algq m4s que una herramienta

zación del diagnóstico, del que fueron protagonistas los sajes' y gacetillas a los procedimientos por los cuales se llevó
propios jóvenes -primero mediante un taller de planifica- a cabo, con énfasis en el protagonismo juvenil. De hecho, el
ción participativa de tres
jornadas de intenso trabajo y lue- equipo técnico acudió· a las notas periodísticas junto con un
go con la realización ,de una encuesta a la poblaéión-s grupo de adolescentes que participó de la actividad diagnós-
sirvió, ~ara brind_ar mayor conocimiento acerca de las pro- tica y con algunos de los profesionales que se involucraron
blemattc~s y los mtere~es ~e los beneficiarios potenciales y · e, incluso, hubo notas realizadas con elpropio intendente;
de las actitudes y concepctones de la población adulta. Fue no cabe duda de que, en este caso, el diagnóstico local se uti-
además una estrategia de convocatoria para que los adoles- lizó como herramienta política.
centes, sus familias, los docentes y profesionales de lasa- Antes de pasar al punto siguiente vale la pena hacer dos
~ud, así como _otros adultos, se acercaran al proyecto, se aclaraciones: la primera es que aun teniendo en cuenta ias
mteres~an e mv?~ucraran en las actividades previstas y mú1'.tiples utilidades del.diagnóstico, la de mayor relevancia
propusieran tamb1en ~tras acordes con sus respectivos in- es sin duda que permite :fundamentar y diseñar mejor las
tereses. ; actiVidades y plantear más correctamente los recursos ne-
En ese sentido, el diagnóstico resulta también útil para cesariqs¡7 la segunda es que bajo ningún concepto la elabo-
la construcción de viabilidad de los proyectos. ración del diagnóstico debe demorar la acción, máxime
P?r último, si aún p.o dimos argumentos suficientes y cuando los problemas que afectan a las poblaciones más
convmcentes acerca de sus múltiples utilidades, diremos vulnerables son de tal urgencia qµe bien pueden afrontar-
· que un diagnóstico que caracterice y cuantifique un pro- se con deficiencias o carencias en los diagnósticos, para ir
blema y brinde la fundamentación de acciones a realizar es construyéndolos en forma paulatina en paralelo a las acti-
también estratégico para conseguir adhesiones y apoyos vidades l.niciales.
por parte de funcionarios y de otros actores que tienen po-
der sobre recursos ne~esarios; de modo que sirve también
para construir, desde el mismo inicio de las acciones su El proceso de realización de un dia~óstico
sustentabilidad futura. i · ' participativo
Por todo ello, un diagnóstico tiene. que ser comunicable
para que pueda convertirse en una herrantjenta de abogacía.' Aunque muchas cuestiones de la lógica del proceso de
En el ejemplo ya cita~o' del proyecto.de Salud Integral de los eláboración del diagnóstico coinciden con el modo tradi-
Jóvenes de San Pedro, los resultados del diagnóstico fueron cional de hacerlo,8 se hará referencia aquí al diagnóstico
difundidos por-los medios masivos locales (emisoras de ra-
dio y TV y prensa escrita), haciendo referencia en los men- 7. Tal vez esa cuestión de énfasis en. su finalidad es lo que permite
distinguir al diagnóstico de la línea de.):iase, ya que esta última tiene co-
mo principal propósito (aunque no único, como veremos) ser el pará-
5. El cuestion~o fue dÍseñado con participación de los adolescen- metro comparativo de la evaluación con foco en resultados.
tes y fueron ellos los encuestadores. 8. Nos referimos al que es eláborado por un. técnico o un equipo, la
6. E~,términ<> abogacía traduce la palabra inglesa ·advocacy, que alude mayoría de las veces de carácter externo al contexro del-problema, sin la
a las acciones que se desarrollan en favor de una causa para colocarla en intervención protagónica de los actores locales ni de los destinatarios, y en
·forma rel~nte en la agenda pública y en las políticas gubernamentales. la mayoría de los casos mediante la utilización ~e información secundaria.

. 88 89
Oiga Nirenberg, Josette Brmomnan y Violeta Ruiz El diagnóstico: algo más que una herramienta ..
participativo, que se realiza.en un ámbito territorial defini- para resolver esas situaciones po:i: parte de instituciones gu- ·
do, barrial, de un conjunto de barrios, municipal o también bemamentales o no gubernamentales, de las oportunidades
provincial. · .. · . Y fortalezas locales en relación con la problemática analiza-
Se requiere transitar un proceso gradual e interactivo, da, .Y de los intereses, preocupaciones y demandas de esa
donde diversos actores sociales (incluidos los beneficiarios población. Se recomienda el uso de otras técnicas ágiles,
potenciales. de las accion:e5) brindan, recoge.n,_r~_c9p~lªº-'-·___ como pequeñas encuestas, entrevistas semiestructuradas
discuten y analizan la información necesaria. cuestionarios autoadministrables, censos barriales etcétera'-- -
Como ya se adelantó, ese proceso tendrá efectos de sig- . b , '
que pemutan. o tener información en poco tiempo y aho-
nificativa importancia, como los signientés: rrar esfuerzo en su recolección...Salvo excepciones, en gene-
ral no se buscará repres.entatividad en· términos estadísticos
• Los actores que intenjenen en su elaboración semos- · ~do se recoja info~ación primaria, sino que se procu-
trarán más interesados y comprometidos en el posterior rara preservar el rigor, por ejemplo, a través de la detección
proceso de e.jecución de las actividades, brindando así de informantes reconocidos y confiables y mediante el con-
viabilid~d al proyecto/programa. tr~te o ~an~ación enn:e diversas fuentes que permitan
• Los programas se enriquec~n por la información, el ambar a smtes1s y conclusiones basadas en evidencias.
conocimiento y la experiencia de un número impor- Se consideran dos momentos básicos en la elaboración de
tante de personas involucradas. Tienen, por1 lo tan- un diagnóstico local participativo:
to, mayor probabilidad de correspondencia con las
necesidades reales de la población. • E~ pri?1ero, de carácter intersectorial y multidisci-
• Cuando se sustituye la pasividad por la participa- P!in~o, es .llevado a 7abo por los profesionales y
ción, se da a los actores intervinientes la oportunidad tecrucos, quienes recopilan y analizan la información
de ampliar sus conocimientos y perfeccionar sus existente y accesible (del propio sector referido a la te-
competencias. En este sentido se afirma que es un mática en cuestión y de otros que se orientan a la
espacio de aprendizaje. misma población objetivo en temáticas afines).
• El segundo, consistente en la búsqueda de informa-
Se espera que el diagnóstico permita establecer los nu- ción primaria y complementaria de la anterior, es de
dos más problemáticos que se presentan en el ámbito local carácter multiactoral, inclusivo de los diferentes
en relación con la situación a que·el proyecto alude. puntos de vista acerca de la temática, especialmente
Si bien se debe reunir y analizar la información estadís- de los pobladores, miembros de organizaciones de
tica y documental existente a nivel local, tam~ién será rele- base y beneficiarios potenciales, con la aplicación de
vante contar con información primaria. Esta se podrá las mencionadas técnicas, tendientes a la identifica-
recoger mediante diversas técnicas, por ejemplo: a través de ción, caracterización y priorización. de problemas,
talleres o grupos focales que se realizarán con .los beneficia- así como al establecimiento de acuerdos prelimina-
rios potenciales, actores significativos e informantes califi- res st>bre las estrategias de solución para la ulterior
cados, que permitan dar cuenta de las condiciones de riesgo elaboración de programas provinciales y/o locales
o daño de la población objetivo, de las respuestas existentes que cuenten con suficiente legitimidad.

90 91
Oiga Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz El diagnéstico: algo 'l!1.tÍs que una herramienta'

El primer mome~to de la elaboración del diagnóstico: que se tiene acerca del tema sobre el que se diagnosticará.
la·multisectorialidad y la multidisciplina La recomendación es que deberían abordarse todos los as-
pectos que se suponen vinculados con la temática de acuer-
Es aconsejable conformar desde el inicio un equipo téc- do con el estado del arte, pero cuidando de no plantear un
nico coordinado por un referente local o provincial en la te- esqµema de tal complejidad que sea poco viable desarrollar-
mática específica que abordará el diagnóstico, con. 3,lllpliQ ___ _ lo en los tiempos apropiados. Muchas de las críticas a los
reconocimiento y legitimidad en: su rol. Si se trata de for- di-agnósticos tradicionales hacen referencia a la cantidad de
mular un programa o proyecto 'que ejecutará un área gu- información recopilada sin escasa utilización posterior y a
bernamental, es preferible que ese referente pertenezca al los tiempos de elaboración que impedían la formulación y
nivel decisional del que se presupone que dependerá el pro- realizaci?n de los proyectos en forma oportuna.
grama, para así otorgarle mayor viabilidad ulterior; en este
caso, los miembros del equipo serán funcionarios técnicos Ejemplo de la información a recoger para la realización
de áreas relacionadas localmente con la temática específica. de diagnósticos participadvos locales sobre la situación
Aunque el proyecto no vaya a depender de alguna área gu- de la población adolescente*
bernamental, es aconsejable, sin embargo, que los miembros
a) Situación de los adolescentes por municipios, zonas, grupos
de los elencos locales de gobierno tengan protagonismo en el etáreos y sexo.
equipo que se integre, ya que desde el inicio debe pensarse •.Distribución de la población adolescente según:
~n la sustentabilidad o institucionalización una vez que el pe- - Municipios.
ríodo de gestión subsidiada finalice. - Urbano-rural.
- Grupos etáreos.
Ese equipo tendrá como responsabilidad cµmplir con lo ·· -Sexo.
señalado para el primer momento del proceso: la elabora- - NBI y/o línea de pobreza.
ción del documento base que sistematice la información • Situación educativa:
- Matrícula. '
secundaria existente. Ese docuri1ento ~erá el que permita, - Deserción.
en el segundo momento, la discusión con los restantes ac- - Desgranamiento.
tores, quienes contarán de ese modo con información ho- - Rendimiento.
mogénea acercy. . de .la .problem:ftica en cuestión. La - Repitencia.
- Extraedad. .
elaboración del documento con5tituye el primer paso para • Situación de $lllud:
la articulación de los diversos profesionales y técnicos vin- - Cobertnra de la seguridad social
culados con la temática, pertenecientes a los diferentes - Principales causas de muerte.
sectores (salud, educación, vivienda, deportes, cultura, et- - Principales causas de egresos hospitalarios (en particular, partos).
- Embarazos y maternidad adolescentes.
cétera). . ' - Discapacidades.
La información que se recoja variará de acuerdo con la -SIDA.
temática y con la disponibilidad existente en cada caso. Es -Adicciones.
impQrtante recordar que los aspectos a incluir en un diag- - Violencia.
- Consumo de alcohol y tabaco.
nóstico (y al mismo tiempo, los aspectos que no se inclu- -DietaS.
yen) ponen de manifiesto la concepción (marco teórico)

92 93
Olg; Nirenberg, Josette Brawerman y Violeta Ri1iz El diagnóstico: algo más que una herramienta .

El segundo momento: construcción de un espacio


• Situación labor¡tl de los mayo~es de 14 aftos. . multiactoral .. · '
• Adolescentes en situación de calle I menores traba1adores.
• Niños y adolescentes fuera de sus familias, ins?tucionaliza~os (con
causas penales o no) o bajo modalidades alternativas de atención (pe- El equipo técnico que redacte el documento base se res-
queños ho.gares, familias sustit;utas, etcétera.) ponsabilizará también por· 1a construcción de un espacio
• Otras situaciones.** ..
---:-Pnnopales valores·y modelos.
multiactoraLp...ar.u..a_par.tidp_á.ci..6n,...do.ndeJo.s_dos_primer_os_
- Opiniones y participación política. pasos son la identificación de los actores relevantes (me-
- Pautas de comportamiento. diante un mapeo preliminar de actores) y su convocatoria
- Uso del tiempo libre. para la realización del diagnóstico.
- Preferencias e intereses.

b) Recursos institucionales y programas orientados a los adoles-


centes y jóvenes por municipios y zonas. . . Ejemplo de-actores a convocar para un diagn6stico sobre adolescencia
• Establecimientos de salud del primer nivel de atención (~ttd~d,
dependencias y 3istribución según municipios u otros cntenos • Recursos humanos estratégicos de los servicios de salud (fundamental-
mente del primer nivel de atención, pero también los que se ubican en
geográficos). .• · servicios diferenciados de hospitales de segundo o tercer nivel).
• Existencia de contenidos específicos para la atencion de ado~escen-
~ Recursos humanos estratégicos de los establecimientos educativos (di-
tes y jóvenes en establecimientos de primer y segundo nivel de rectores, _docentes, preceptores, entrenadores deportivos).
atención, según dependencias y ubicación geográfi:a·. _ • • Directores.o líderes de áieas y programas gubernamentales (provincia-
• Existencia de servicios de adolescencia por estableCIIDlentos, segun les y municipales).
nivel de atención, dependencia y ubicación geográfica. . 0
Miembros del poder judicial•
• Existencia de consejerías para adolescentes. (ubica~as ,c;i los estable- • Representantes de las fuerzas policiales.
cimientos de salud o no), según dependencia yub1caci~n geo~ca. • Docentes o investigadores de la universidad local que trabajen en temá-
• Establecimientos educativos según nivel y dependencia (cantidad Y ticas conexas.
distribución). . <
• Líderes juveniles.
• Existencia de área de Adolescencia/Juventud en el .s:ctor guberna· • Miembros de organizaciones de la sociedad civil y/o comunitarias que
mental de salud. Dependencia. Programa de act1Vldades. Tareas trabajen con población objetivo de adolescentes y/o jóvenes.
ejecutadas. Atribución presupuestaria. - • • Líderes de organizaciones de base (parroquias, juntas vecinales, comi-
o Existencia de otras áreas o programas gubernamentl!les onentados siones de fomento, etcétera) que trabajen con población objetivo de
a los adolescentes y jóvenes según temáticas, ár~ de coben:ura Y adolescentes y/o jóvenes.
dependencia. . • •
• ose con actividades que se orientan a la población ob¡ettvo segun
temáticas de trabajo y áreas de cobertura. <
. Se les entregará el documento base con suficiente ante-
• Se hace refer.encia aquí al instrumento disciiado por. el ),xea d; Salud de lación a la realización del encuentro o taller, para que pue-
los/las Adolescentes del Ministerio de Salud de la Argentina Y desnn~Í° adbs dan leerlo previamente, aunque el cumplimiento de esa
provincias y/o municipios. Acl se consignan sólo los aspettoS cons1 era
mientras que en el instrumento se incluían los· tabulados a ser llenad~~ os
f' consigna será tal vez escaso y de diferente alcance según el
casos de variables cuantitativas y los ítems a cu?rir en el caso.de bs cualitanvas. tipo de actores, por lo cual deberá destinarse un tiempo
•• Es posible que estos ftems existan mediante relcvam.tentoS o encuestas para la lectura compartida y la nivelación de su compren-
específicas que pueden haberse efec!lJ3do localmente. . sión entre los participantes que concurran al encuentro o
taller.

95
Oiga Nirenberg, Josette Brawennan y Violeta Ruiz --El diagnóstico: algo.11UÍ$ que una herramienta

La realización de talleres participativos multiactora/es9 ti.e- de acción y con el control que ejercen sobre recursos o in-
ne como objetivo completar el diagnóstico preliminar ela- sumos críticos. También es necesario identificar colectiva-
borado sobre la base de la información existente, con las mente a otros actores ·sociales con intereses en las áreas o
apreciaciones cualitativas y las opinion~ de los actores procesos en que se trabajará y que podrían movilizarse a
convocados, determinar y priorizar los problemas preva- favor o en contra de un programa que intente modificar
~lentes-y--formular-estrategias-de ·solución-consensuadas~ ---- -determinadas-situaciones-problema.-Esto significa que el -
También se deberían incluir apreciaciones sobre los pro- diagnóstico implica también analizar los intereses, posicio-
blemas referidos a la gestión y operación de los progran:i.as nes y actitudes de todos los actores sociales reales respecto
existentes, al marco político institucional de la provincia, al de los problemas.señalados colectivamente, evaluando las
contexto económico-social en el que se presenta la proble- bases y los grados de poder de cada uno y las eventuales
mática respectiva, etcétera. Los problemas identificados y alianzas y conflictos potenciales entre ellos.
priorizados constituyen en su conjunto la problemática de La técnica de taller se adapta. eficazmente a los propó-
gestión que deberá encarar el grupo u organismo responsa- sitos del diagnóstico participativo. Recordemos que un ta-
ble de diseñar e implementar el programa o proyecto. ller es un espacio ñsico y simbólico. para la interacción de
Una vez concluida esta etapa, mediante la confección actores similares o diferentes que a través de reflexión y
de un listado valorativo (ranking) de problemas, deberían debate, facilitado por técnicas de dinámica grupal, arriban
analizarse los procesos y/o problemas· que conducen a ca- a un producto común dónde se pueden marcar diferencias
da uno de los elementos constitutivos de la problemática o consensos. Se distingue de otras modalidades, como las
de gestión, identificando aquellos factores o procesos cau- .. reuniones grupales o el seminario, porque mezcla aspectos
sales sobre los que existe capacidad de intervención por educativos y de interacción social con la obtención de un
parte de los actores sociales concretos responsables de di- producto concreto que puede ser aplicado inmediatamen-
señar un programa o proyecto. Para alcanzar este objetivo te ert la práctica cotidiana de trabajo. Es una herramienta
será necesario reconocer las interrelaciones existentes en- básica de la planificación y evaluación participativa (Niren-
tre los problemas identificados, reconstruyendo colectiva- berg, Brawerman y Ruiz, 2000).
mente un modelo integrado de pr:oblemas que permita ES recomendable tener un instrumento previamente di-
identificar los puntos y procesos críticos sobre los cuales señado que los participantes deberán llenar colectivamen-
hay que actuar (y es viable hacerlo) para desencadenar mo- te a partir de l~ información que cada uno aporte. Los
dificaciones que tiendan _a corregir o resolver los proble- participantes pueden subdividirse en dos o más grupos de
mas que afectan la situación de la población objetivo en la acuerdo con la cantidad de gente convocada (es aconseja-
temática considerada (Robirosa, Cardarelli y Lapalma, ble incluir no menos de tres y no más de ocho por grupo).
1989). En este punto resulta decisivo tener en cuenta a los El instrumento se aplica a cada uno de los grupos, por se-
actores sociales concretos involucrados e involucrables en parado, y el procesamiento, análisis y discusión se hacen en
una propuesta, de acuerdo con sus capacidades específicas conjunto, para poder arribar a un único producto que es-
-· tablezca tanto los- acuerdos como los disensos. Esto permi-
9. La cantidad de talleres será variable, hasta completar los objetivos te la confrontación de los datos que cada uno aporta, una
propuestos.
. dev.olución inmediata a los actores involucrados, y aporta

96 . 97
..
Oiga Nirtmbcrg, Josette Brawerman y Violeta Ruiz El diagnóstico: algo más que una hen-amienta

mayor seguridad y riqueza a la información que se vuelque marca una diferencia con las formas tradicionales de hacer
en el diagn.óstico. ·Para completarlo, se podrán realizar diagnósticos, más nítidamente externas '·y .escasamente
también entrevistas pautadas a informantes clave que no se multidisciplinarias.
hubieran incluido en los talleres. L~ experiencia indica que el proceso puede interrum-
Es conveniente realizar además el mapeo de recursos y ac- pirse al cumplir el primer momento y que el documento
toreS que en forma preliµtlnar se comenzó al momento_de__ ~..,-­ _~~~ s_e_constituya en el diagnóstico definitivo utilizado
realizar la convocatoria. Para ello se aplicarán diversas téc- para la fcirmulacióil-del progrru::Di'o proyecic>F:Elloser:i-,--
nicas, como censos participativos o pequeñas encuestas, mejor que no tener diagnóstico en absoluto o tener uno
que permitan identificar los recursos locales, instituciona- formulado por un técnico en soJedad, con información de
les y humanos que ·puedan ser útiles para el establecimien- escasa diversificación y/o actualización. Por otra parte,
to de coordinaciones o articulaciones durante el desarrollo c:ian~o se ponga en marcha el programa, -siempre se esta-_
de la intervención. Ese mapeo debe referirse con precisión r~ a tiempo de llevar adelante el segundo momento, cons-
al área territorial y poblacional que se pretende cubrir (un tituyéndose ésa en una forma posible de convocatoria a los
barrio o un conjunto de.ellos, un municipio, etcétera), sin actores para que se incorporen a las actividades.
dejar de considerar ]a relevancia de sus problemas en el Por último, debemos relativizar la secuencialidad real
marco de unidades territoriales mayores (municipio o pro- d~ ~os ~os momentos planteados, aunque es importante
vincia, según el caso). _disttnguirlos·por sus características y productos principa-
Una vez cumplidos los pasos anteriores, el equipo'técni- les. Es claro que puede haber variantes, de acuerdo con las
co elaborará un nuevo documento, que luego de redactado posibilidades o conveniencias concretas de cada caso parti-
será sometido a la revisión y ajuste por parte de los actores cular. Por ejemplo, los. integrantes técnicos de un área u
convocados. Recién entonces, ese equipo técnico estará en organizaci6n determinada- pueden elaborar el documento
condiciones de formular un programa provincial y/o local base para que, en un segun9o paso, se desarrolle un versión
que también será puesto a consideración del grupo o comi- definitiva mediante la tarea conjunta de los técnicos de
té multiactoral. otros sectores o disciplinas y de los actores de la sociedad
Cumplidos los objetivos de diagnóstico y formulación civil. También hemos conocido casos en los que se inclu-
del programa, los integrantes de ese espacio pueden cam- yeron en el proceso intercambios de información y consul-
biar sus funciones para convertirse en una instancia de ase- tas por vía electrónica. Aquí mtentamos plasmar las
soramiento, consulta y· seguimiento semiexterno de las lecciones aprendidas a partir de ciertas experiencias reali-
acciones del programa o proyecto. zaoas que podrán servir como matriz generadora de diver-
Sin duda, la principal diferencia entre los diagnósticos - sas formas de encarar los procesos participativos para
participativos y los tradicionales es quién los realiza; el pa- formular diagnósticos confiables.
so participativo propiamente dicho (cuando intervienen
los actores no técnicos, particularmente los pobladores y los
beneficiarios potenciales) es el segundo, pero ya en el pri-
mer momento se establecen los lazos intersectoriales entre
técnicos de diferentes áreas o disciplinas, lo cual también

-99 99
Oiga Nirenberg, Joiette Brawerman y Violeta Ruiz
El diagnóstico: algo m{is que una herramienta

Diagn6stico participativo local sobre salud


..c..
1
'E!
de la poblaci6n adolescente
1
Propósitos:
1
_°. E.5!ablec~r_la si~ación, las necesidades y demandas y los nu-
dos más problemáticos que se presentan en el ámbito local o
provincial en relación con los/las adolescentes y jóvenes.
•. Conocer los recursos locales (reales o potenciales) para dar
respuestas adecuadas a las necesidades y demandas y a los pro-
blemas prevalentes relevados.

. Es llevado a cabo mediante un proceso gradual e interacti-


vo, donde diversos actores sociales (incluidos los adolescentes
destinatarios de las acciones previstas) brindan, recogen, recopi-
lan, discuten y analizan información relacionada (directa o indi-
rectamente) con la salud de la adolescencia.

Principales efectos d~l diagn6stico participativo local

• Los actores que cooperan en su elaboración se mues.tran más


interesados e involucrados en el proceso de ejecuci6n de las
decisiones.

• Los planes y programas se enriquecen por la informaci6n, el


conocimiento y la experiencia de un número importante de
personas involucradas.
• Los planes y programas tienen maJior probabilidad de co-
rrespondencia c~n las necesidades reales de los adolescentes
y jóvenes. ·

• Brinda a los actores interviniente5 la oportunidad de ampliar


y perfeccionar sus conocimientos y competencias (espacio de
aprendizaje colectivo).
1

.. ES EL PRIMER PASO PARA LA PROGRAMAcIÓN LOCAL


Y EL PROCESO DE EVALPAClÓN

100
101
Oiga Nirenberg, Joiette Brawerman y Violeta Ruiz
El diagnóstico: algo m{is que una herramienta

Diagn6stico participativo local sobre salud


..c..
1
'E!
de la poblaci6n adolescente
1
Propósitos:
1
_°. E.5!ablec~r_la si~ación, las necesidades y demandas y los nu-
dos más problemáticos que se presentan en el ámbito local o
provincial en relación con los/las adolescentes y jóvenes.
•. Conocer los recursos locales (reales o potenciales) para dar
respuestas adecuadas a las necesidades y demandas y a los pro-
blemas prevalentes relevados.

. Es llevado a cabo mediante un proceso gradual e interacti-


vo, donde diversos actores sociales (incluidos los adolescentes
destinatarios de las acciones previstas) brindan, recogen, recopi-
lan, discuten y analizan información relacionada (directa o indi-
rectamente) con la salud de la adolescencia.

Principales efectos d~l diagn6stico participativo local

• Los actores que cooperan en su elaboración se mues.tran más


interesados e involucrados en el proceso de ejecuci6n de las
decisiones.

• Los planes y programas se enriquecen por la informaci6n, el


conocimiento y la experiencia de un número importante de
personas involucradas.
• Los planes y programas tienen maJior probabilidad de co-
rrespondencia c~n las necesidades reales de los adolescentes
y jóvenes. ·

• Brinda a los actores interviniente5 la oportunidad de ampliar


y perfeccionar sus conocimientos y competencias (espacio de
aprendizaje colectivo).
1

.. ES EL PRIMER PASO PARA LA PROGRAMAcIÓN LOCAL


Y EL PROCESO DE EVALPAClÓN

100
101