Sunteți pe pagina 1din 11

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA


“ANTONIO JOSÉ DE SUCRE”
AMPLIACIÓN ANACO

DISEÑO DE ELEMENTOS SOMETIDOS


A CARGAS ESTATICAS

Alumno: Brian Michel José Cardona Cermeño


Prof.: Elis Artiga
INTRODUCCIÓN

La falla es la pérdida de función de un elemento tanto por deformación (fluencia) como


por separación de sus partes (fractura). Los mecanismos de falla dependen de la estructura
microscópica del material y de la forma de sus enlaces atómicos. Para predecir la falla de
materiales bajo cargas estáticas (se considera carga estática a aquella que no varía su
magnitud ni dirección en el tiempo) y poder hacer diseños de elementos de máquinas
confiables se han desarrollado varias teorías para grupos de materiales, basándose en
observaciones experimentales.

Los esfuerzos variables en un elemento tienden a producir grietas que crecen a medida
que éstos se repiten, hasta que se produce la falla total; este fenómeno se denomina fatiga.
Por lo tanto, el diseño de elementos sometidos a cargas variables debe hacerse mediante una
teoría que tenga en cuenta los factores que influyen en la aparición y desarrollo de las grietas,
las cuales pueden producir la falla después de cierto número de repeticiones (ciclos) de
esfuerzo.
La teoría que estudia el comportamiento de los materiales sometidos a cargas variables
se conoce como teoría de fatiga.
DISEÑO DE ELEMENTOS SOMETIDOS A CARGAS ESTATICAS.

En el diseño de cualquier elemento de máquina es necesario conocer las diferentes


propiedades de los materiales, con el fin de hacer una adecuada selección de éstos. Algunas
de las propiedades más importantes son las resistencias a la tracción, a la compresión y a la
torsión, dureza, resistencias de fluencia, tenacidad, ductilidad y fragilidad.
Una pieza de una máquina pude fallar por diferentes causas:
Excesiva deformación elástica.
Excesiva deformación plástica.
Rotura bajo carga estática.
Rotura bajo cargas de impacto.
Rotura bajo cargas cíclicas.
Desgaste.
Cabe destacar, que una carga estática es una acción estacionaria de una fuerza o un
momento que actúan sobre cierto objeto. Para que una fuerza o momento sean estacionarios
o estáticos deben poseer magnitud, dirección y punto (o puntos) de aplicación que no varíen
con el tiempo. El objetivo de las teorías de fallo estático es relacionar el fallo en un estado
unidireccional (ensayo de tracción) con el fallo bajo cualquier estado de tensiones.
Ductilidad: Un material es dúctil cuando tiende a deformarse ‘significativamente’
antes de la fractura. Una forma de medir la ductilidad se conoce como ‘alargamiento’ o
‘elongación’, que es la deformación unitaria (de ingeniería) de la probeta sometida a tracción,
en el momento de la fractura. Un material se considera dúctil si su elongación es mayor que
5%
Fragilidad: es lo opuesto de ductilidad. Un material es frágil si tiende a fracturarse sin
deformación significativa. Entonces, la deformación total de un material frágil al fracturarse
en tracción es pequeña comparada con aquella de un dúctil. Un material se considera frágil
si su elongación es menor que 5%. Algunos materiales frágiles son el hierro fundido gris, el
vidrio, el concreto y la madera. En general, los materiales fundidos tienden a ser frágiles,
aunque existen fundiciones especiales que son relativamente dúctiles.
TEORIA DE FALLA PARA MATERIALES.

Una teoría de fallas es un modelo Físico-matemático mediante el cual se busca explicar


y predecir el comportamiento de los materiales sometidos a diferentes tipos de carga,
mediante estos modelos se puede estimar si un material alcanzará una condición en la que se
considera fallará de acuerdo al criterio seleccionado.
La falla es la pérdida de función de un elemento tanto por deformación (fluencia) como
por separación de sus partes (fractura).
Los mecanismos de falla dependen de la estructura microscópica del material y de la
forma de sus enlaces atómicos. Para predecir la falla de materiales bajo cargas estáticas y
poder hacer diseños de elementos de máquinas confiables se han desarrollado varias teorías
para grupos de materiales, basándose en observaciones experimentales.
Las teorías de falla se dividen en dos grupos:
Materiales dúctiles: aquellos que pueden deformarse considerablemente antes de
llegar a rotura.
 Teoría de esfuerzo normal máximo.
 Teoría de esfuerzo cortante máximo.
 Teoría de la energía de distorsion.
Materiales frágiles: cuando es muy poca la deformación que presentan antes de
romperse.
 Teoría de Coulomb- Mohr.
 Teoría de Mohr modificada.

TEORIA DE FALLA PARA MATERIALES DUCTILES.

Entre los materiales dúctiles se encuentran la mayoría de los metales y plásticos


poliméricos. Se debe tener presente que, en términos generales, los materiales dúctiles tienen
la misma resistencia a la tracción y a la compresión y no son tan susceptibles a las zonas de
concentración de tensiones en términos comparativos con los materiales frágiles. Se
considera dúctil a un material que en el ensayo de tensión haya tenido más del 5% de
deformación antes de la fractura. En los materiales dúctiles se considera que la falla se
presenta cuando el material empieza a fluir (falla por deformación).

Teoría del esfuerzo cortante máximo: También conocida como Teoría de Tresca.
Establece que la fluencia del material se produce por el esfuerzo cortante, surgió de la
observación de la estricción que se produce en una probeta cuando es sometida a un ensayo
de tensión. La teoría dice:
“La falla se producirá cuando el esfuerzo cortante máximo absoluto en la pieza sea
igual o mayor al esfuerzo cortante máximo absoluto de una probeta sometida a un ensayo de
tensión en el momento que se produce la fluencia”
Para un elemento bajo la acción de esfuerzos tenemos el círculo de Mohr:

Circulo de Mohr para un elemento


El esfuerzo cortante máximo absoluto es entonces:

El círculo de Mohr para el ensayo de tensión en el momento de la fluencia es:

Circulo de Mohr para el ensayo de tensión en el momento de la fluencia


Ejemplo:

Un suelo falla cuando pierde permanentemente su capacidad para soportar esfuerzos


debidos a una carga externa (el peso de una edificación, el empuje lateral de una estructura,
etc.)

Si el suelo se deforma notoriamente antes de fallar, es un suelo que presentará una falla
dúctil; es decir, fallará después de deformarse en una buena medida

TEORÍA DE LA TENSIÓN NORMAL MÁXIMA.

También denominada teoría de Rankine, esta hipótesis establece que la falla ocurre
cuando una de las tres tensiones principales alcanza o supera la tensión de resistencia (rotura).
Así pues, esto se puede escribir matemáticamente como:

Donde, Sut y Suc son las resistencias a fractura de tracción y compresión


respectivamente mientras que ns es el coeficiente de seguridad.

Teoría del esfuerzo normal máximo en tres dimensiones. El primer rectángulo recto
contiene todos los valores seguros de cualquier combinación de componentes de esfuerzo.
La resistencia de compresión Sc puede ser distinta de la de tracción St. Para esta teoría, éstas
pueden ser resistencia de fluencia o de rotura.

TEORÍA DEL ESFUERZO CORTANTE MÁXIMO.

La teoría del esfuerzo cortante máximo establece que se produce la fluencia cuando la
tensión cortante alcanza el valor del esfuerzo cortante máximo. El esfuerzo cortante máximo
se define como el correspondiente a la fluencia del material en el ensayo de tracción, esto es
Sy/2.

La fluencia comienza cuando el esfuerzo cortante máximo en un elemento de esfuerzo


iguala al esfuerzo cortante máximo en una pieza de ensayo a tensión del mismo material,
cuando esa pieza comienza a ceder.

Para una pieza de ensayo de tensión, el esfuerzo cortante máximo es σ1/2


En el punto máximo de fluencia, cuando σ1=Sy el esfuerzo cortante máximo es Sy/2.

TEORÍA DE LA ENERGÍA DE DISTORSIÓN.

Se originó de la observación que los materiales dúctiles sometidos a esfuerzos


hidrostáticos (tractivo o compresivo), presentan resistencias a la fluencia que exceden en gran
medida los valores que resultan del ensayo de tracción simple. Se postuló que la fluencia no
es un fenómeno de tracción o compresión simples, sino que está relacionada con la energía
proveniente de la distorsión o deformación angular del elemento de esfuerzo.

UT – Um = Ud
Dónde:
Ud: Energía de distorsión.
UT: Energía der deformación total.
Um: Energía de aumento de volumen.
La fluencia comienza cuando la energía de distorsión por unidad de volumen iguala la
energía de distorsión por unidad de volumen correspondiente a la resistencia a la fluencia en
tensión o en compresión del mismo material.

TEORÍA DE FALLA PARA MATERIALES FRÁGILES.

Los materiales frágiles a diferencia de los materiales dúctiles, se fracturan


prácticamente sin presentar fluencia. Una consideración importante y necesaria de involucrar
en un criterio de falla para estos materiales, es la evidencia de que muchos poseen una
resistencia a la compresión mayor que su contraparte a la tracción.

TEORÍA DE COULOMB - MOHR

Ésta teoría tiene en cuenta que la resistencia a la tensión (Syt) es diferente a la


resistencia a la compresión (Syc), donde generalmente Syc > Syt. Se basa en los ensayos de
tensión y compresión, y establece que en el plano σ-t la línea tangente a los círculos de Mohr
de los ensayos de tensión y compresión al momento de la fluencia es la locación de la falla
para un estado de esfuerzos en un elemento.
La ecuación de la línea de falla está dada por:

De las cuales surgen otros dos casos:

APLICACIÓN DE LAS TEORÍAS DE FALLA AL DISEÑO DE ELEMENTOS.

Este tema ha sido expuesto considerando que sobre el elemento sometido a un estado
de tensiones combinado (circunstancia que genera dudas respecto a su condición de
resistencia), actúan tensiones principales. Mediante distintas hipótesis comparamos dicho
estado de tensiones combinado, con la capacidad del mismo material en un ensayo de tracción
simple al momento de la falla, tomando como dato la tensión si fuera dúctil o la rotura si
fuera frágil.

Desde el punto de vista del dimensionamiento o de la verificación, normalmente lo que


pretendemos es que con sus dimensiones el elemento en estudio sea capaz de resistir los
esfuerzos a los que va a ser sometido, con un cierto grado de seguridad.

Para ello lo que se hace es tomar como referencia un valor admisible como valor
máximo para las tensiones (en lugar del valor de falla); es decir, tomar como tensión de
comparación. En determinadas circunstancias, pude resultar conveniente disponer de
ecuaciones donde el estado de tensiones combinados.
CONCLUSIÓN

Cuando se somete un elemento a una carga de tracción simple, cualquier punto de éste
queda sometido a un estado de esfuerzo uniaxial, el máximo esfuerzo normal actúa en la
dirección de la fuerza y el máximo esfuerzo cortante en planos inclinados 45° con esta
dirección.
Si se somete un material a una carga de tracción, el material falla debido a la acción de
los esfuerzos cortantes, ya que en la rotura se tiende a formar un cono cuya generatriz forma
aproximadamente 45° con la dirección axial, entonces serían los esfuerzos cortantes los
‘culpables’ de los desplazamientos de los cristales cuando se alcanza el límite de fluencia;
los cristales siguen deslizándose sobre la red hasta la rotura.
Cuando son estimadas las cargas que actúan sobre la estructura, es necesario establecer
cómo colabora cada elemento estructural a la resistencia global, es decir, qué cargas soporta,
cómo se deforma bajo su acción y cómo se interrelaciona con el resto de la estructura, qué
cargas transmite a su vez a los demás. Una vez establecido ese comportamiento, se procederá
a sustituir la estructura real o un elemento, o un conjunto de elementos de la misma, por un
sistema más sencillo que se comporte como la estructura real y al que se aplicarán las teorías
de la Resistencia de Materiales. La magnitud de las cargas que actúan sobre ese modelo se
suele elegir como la combinación más desfavorable de las cargas que pueden actuar en la
realidad sobre la estructura.