Sunteți pe pagina 1din 8

La producción de alimentos causa el 60%

de la pérdida de biodiversidad
 El Panel Internacional de Recursos señala que el sistema alimentario actual ha
creado una situación paradójica en la que 800 millones de personas viven por
debajo del umbral de la pobreza y otros 2.000 millones tienen sobrepeso

Producir alimentos causa el 60% de la pérdida de biodiversidad, como la deforestación.


EFE/Indahono
Publicado por: Redacción EFEverde 25 Mayo, 2016 Nairobi (Kenia)
FacebookTwitter
Compartir

Efeverde.- Los sistemas actuales de producción de alimentos son "ineficientes" e


"insostenibles" y son responsables del 60% de la pérdida de biodiversidad a nivel global, y
del 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero, alertó hoy el Panel Internacional
de Recursos (IRP, en sus siglas en inglés).

La deforestación para agricultura, la sobrexplotación de caladeros y la contaminación de


suelos y acuíferos son algunas de las causas directas de la pérdida de biodiversidad, a las
que hay que sumar el impacto del cambio climático producido por el uso de combustibles
fósiles.

En su último informe, presentado en el marco de la Asamblea de Naciones Unidas


para el Medioambiente (UNEA), el panel de expertos apuesta por modificar todos los
eslabones de la cadena de suministro, desde la producción hasta el transporte y la
venta, para reducir la huella ecológica y combatir el hambre.
“La pérdida de biodiversidad, el cambio climático y la degradación del suelo son grandes
problemas que tienen un impacto directo en la seguridad alimentaria”, señaló el
excomisario de la UE y actual copresidente del IRP, Janez Potonick, durante su
intervención en la Asamblea de la ONU para el Medioambiente (UNEA).

Asistentes al plenario de la Asamblea de Naciones Unidas para el Medioambiente (UNEA)


que se celebra en Kenia. EFE/UNEA-2

Daños irreparables de la producción de alimentos


La población mundial se ha multiplicado por cuatro en el último siglo, mientras que el uso
de los recursos naturales es 34 veces mayor, lo que amenaza con provocar daños
irreparables en el medio ambiente.

Esto, unido a la creciente clase media en los países en vías de desarrollo, obligará a los
gobiernos a tomar medidas para cambiar la manera en que se producen los alimentos y, al
mismo tiempo, a modificar los hábitos de consumo -incluido el primer mundo-.

El sistema alimentario actual ha creado una situación paradójica en la que 800 millones de
personas viven por debajo del umbral de la pobreza y otros 2.000 millones tienen
sobrepeso, señalan desde el IRP.

Reducir el consumo de productos que requieren el uso intensivo de recursos -en especial la
carne-, apostar por cadenas de suministro regionales y concienciar al consumidor final
sobre el impacto ambiental de sus decisiones son algunas de las propuestas del informe del
panel. EFEverde
La insostenibilidad del modelo de producción de alimentos @deunvistazo en @efeverde /
Infografía ambiental /La ONU presentó un paquete de doce medidas para acabar con el
hambre en el mundo y reducir el impacto ecológico de la producción de alimentos, un
sistema “insostenible” a medio plazo y actualmente responsable del 60 % de la pérdida
global de biodiversidad. Contiene cifras y datos del informe presentado en la segunda
Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Secciones: Cambio Climático Desarrollo Sostenible


Alguna vez te preguntaste de dónde salen las cosas que usamos y adónde van a parar
después que las echamos a la basura?

Todas las cosas que hay en nuestra vida traen consecuencias sobre las comunidades a lo
largo de todas las etapas que transitan: desde la extracción de recursos para fabricarlas, a su
producción, venta, consumo y disposición. Sin embargo, la mayor parte de esto se oculta.
La historia de las cosas –The Story of Stuff - presenta una mirada dinámica y fundamentada
sobre el lado oculto de nuestros patrones de producción y consumo y hace un llamado a que
nos unamos para crear un mundo más justo y sustentable. Les va a enseñar cosas y puede
cambiar para siempre la forma en que ven las cosas.

Escrita por Annie Leonard y producida por Free Range Studios

ECONOMIA DE LOS MATERIALES


Desde los inicios de la industrialización hasta hace pocos años, las sociedades creían a ciegas en
la doctrina del crecimiento económico exponencial, que se basaba en las posibilidades ilimitadas del
uso de la tierra para sustentar el crecimiento de la economía.
Pero, hoy en día se sabe que el planeta no es capaz de soportar indefinidamente, puesto que, los
recursos naturales no son bienes ilimitados y los residuos sólidos y la contaminación afectan
nuestro sistema de vida y conllevan a un riesgo para la salud del planeta y los seres vivos incluido
también el hombre.

En cualquier sistema económico, las funciones elementales de la producción, distribución y consumo


ocurren dentro de un mundo natural circundante. Una de las funciones que desempaña el entorno
natural es la de proveer materias primas e insumos de energía, sin los cuales seria imposible la
producción y el consumo. En consecuencia, uno de los mayores impactos ambientales que tiene un
sistema económico sobre la naturaleza consiste en explotarla para proveerse de materias primas
para mantener el sistema en funcionamiento.
Por otra parte, los objetos tecnológicos y las cosas que utilizamos diariamente se mueven en un
sistema que va desde la extracción, producción, distribución y consumo, hasta la disposición final.
La extracción implica; agotamiento y pérdida de los recursos naturales y desplazamiento de las
personas del lugar en el que vivían, la producción implica el elaborar productos con materiales
sintéticos tóxicos y desechar al ambiente los residuos generados de dichos procesos; la distribución
implica el vender todos los productos lo más rápido posible, a bajos costos para mantener a las
personas comprando; en el consumo se evidencia que se están diseñando cosas cada vez más
desechables y con menor durabilidad, pero, que con estas se convence más al consumidor de
comprar nuevos productos para satisfacer sus necesidades, finalmente en la disposición final, los
residuos son desechados al basurero en donde gran parte de estos son incinerados ya que la actual
industria no se preocupa por elaborar productos cada vez menos contaminantes, dando lugar a la
generación de grandes cantidades de contaminación al medio ambiente.
Lo anterior evidencia, que el impacto directo de la industria sobre la naturaleza se produce
básicamente por la ocupación del espacio, la utilización de los recursos naturales y la generación de
residuos: desechos y contaminantes.
Las actividades de producción y consumo también generan productos de desecho llamados
residuos, que tarde o temprano encuentra la forma de regresar al entorno natural y de acuerdo a la
forma en como se manipulen estos residuos pueden conducir la contaminación del medio ambiente
o a la degradación del ambiente natural. Es decir las actividades de producción y consumo han
estado desvinculadas del medio ambiente natural.
Dado a que los principales problemas que aquejan el medio ambiente tienen su origen en los
sectores productivos mal planificados y gestionados, es precisamente mediante la transformación
de esto sistemas que se podrían acceder a una mejora integral del medio ambiente.
Para alcanzar el equilibrio deseado entre la actividad económica, el desarrollo de los seres humanos
y la protección del medio ambiente, debe compartirse esa responsabilidad con equidad y de forma
claramente establecida en relación con el consumo de los recursos naturales y el comportamiento
ante el medio ambiente.

Para dar respuesta a este equilibrio las empresas a nivel mundial desarrollaron la propuesta de
implementar sus actividades productivas mediante la producción limpia (PL), es un término
internacional para lograr la reducción de impactos ambientales de procesos, productos y servicios a
través del uso de mejores estrategias, métodos y herramientas de gestión.
En la práctica empresarial, se trata de prevenir la generación de sustancias tóxicas y por tanto evitar
el vertido de los contaminantes al entorno. Propende por el concepto de prevención, en políticas de
residuos parte de la base de que es evitable la generación de residuos, y así ataja de raíz todos los
problemas ocasionados por la contaminación industrial.
Los procesos de Producción Limpia son la puesta en práctica del concepto de prevención y de
desarrollo sostenible y se caracterizan por:

 Utilizan sólo materias renovables y reutilizables.


 Utilizan eficientemente la energía, el agua, el suelo y otras materias primas.
 No usan ni elaboran compuestos químicos, evitando así la generación de residuos peligrosos
al ambiente.
 Utilización racional de los recursos naturales para no comprometer su uso a las futuras
generaciones.generaciones futuras.

Como seres vivos, habitantes del planeta tierra y activos consumidores, es también nuestro deber
contribuir al desarrollo de la producción limpia mediante:
El consumo conscientemente, es preciso cambiar la demanda de bienes de consumo totalmente
innecesarios y que la mayoría de veces constituyen un residuo en si mismos.

 Rechazar los productos de "usar y tirar". Elegir productos duraderos, reutilizables, reparables
con facilidad y hechos de materiales reciclados o reciclables.
 Apoyar la agricultura biológica. Elegir alimentos cultivados sin fertilizantes o abonos
químicos o pesticidas.
 Aportar a la protección y conservación del medio ambiente mediante la aplicación de
prácticas de conservación y ahorro de la energía, el agua y la protección de los recursos
naturales.
 Evitar los productos de PVC y la espuma de poliestireno (corcho blanco). No usar aerosoles
que contengan o gases destructores del ozono.
 Usar detergentes sin fosfatos, evita usar productos de limpieza basados en el cloro, como la
lejía y la mayoría de los limpiahornos y limpiadores de cocina y baño. Muchas veces se
obtienen los mismos resultados usando agua oxigenada, vinagre, limón o bicarbonato sódico
junto con jabón.
 Usar pinturas y barnices al agua, no tóxicos.
 Consumir papel reciclado 100% o papel no reciclado pero blanqueado sin cloro (agua
oxigenada, oxígeno u ozono).