Sunteți pe pagina 1din 28

Cristóbal de Llerena (1541-1626).

Religioso, catedrático y dramaturgo del que marcó el


nacimiento del teatro en el Nuevo Mundo.

Vida y Obra

De extracción humilde, fue autodidacta. Por sus méritos y esfuerzo personal fue canónigo y
organista de la Catedral Primada de América, además de catedrático de gramática latina en
la Universidad de Gorjón por más de 40 años y Rector del Colegio Seminario.

En 1575 era capellán menor del hospital San Nicolás y al año siguiente se convirtió en
capellán mayor, lo que fue considerado un ascenso vertiginoso en su carrera eclesiástica
dentro de la estructura colonial de La Española.

En varias de las cartas enviadas a Felipe II por el arzobispo fray Andrés de Carbajal aparecen
reiteradas referencias a sus cualidades y conducta como buen latino, músico de tecla y voz,
virtuoso y hombre de bien.

El 23 de junio de 1588 fue la representación de uno de sus entremeses en el atrio de la


Catedral de Santo Domingo durante una celebración de la fiesta del Corpus Christi. La sátira
sobre las instituciones coloniales que el entremés contenía provocó la incomprensión de los
oidores españoles que asistían a la liturgia y 15 días más tarde fue embarcado para Río de la
Hacha, Nueva Granada, actual Colombia.

El 16 de julio el arzobispo López de Ávila escribió una carta a Felipe II en la que adjunta una
copia del entremés como prueba de su inocencia. La queja fue escuchada, regresó al año
siguiente y fue restituido en sus oficios.

Su obra escrita se ha perdido. La carta y el entremés fueron encontrados por el estudioso


mejicano Francisco A. de Icaza en el Archivo de Indias y publicados en 1921 en la Revista
de Filología Española. Según los datos del censo de 1606, poseía un hato de vacas y era
dueño de dos estancias de labranza. La secretaría de Cultura otorga el premio más importante
de teatro que lleva su nombre.
El romanticismo en la literatura dominicana

ROMANTICISMO. Movimiento literario aparecido en Alemania hacia 1795. Se extendió


por toda Europa por alrededor de tres décadas. Su declive comenzó hacia 1830. Más que una
manifestación artística opuesta a las tendencias clásicas prevalecientes en la Europa de
finales del siglo XIX, el romanticismo abogaba por una actitud específica con respecto al
mundo, reforzando los valores que intervienen en el desarrollo del espíritu humano. Sus
principales representantes fueron: en Alemania Schiller y Heine; en Inglaterra Wadsworth,
Walter Scott, Byron y Keats; en Francia Víctor Hugo, Chauteaubriand y Lamartine y en
España El duque de Rivas, Espronceda y Becquer. El romanticismo hispanoamericano abarca
casi todo el siglo XIX y el mismo coincide con el proceso de lucha de independencia de la
mayoría de los países latino-americanos.

Pedro Henríquez Ureña lo ha situado entre 1830 y 1890. Es decir, se inició en América cuan-
do ya estaba en decadencia en Europa. Entre los autores más sobresalientes se destacan
Esteban Echeverría, José Mármol, Jorge Isaacs, Domingo Faustino Sarmiento, Juan
Montalvo). Además del ansia del infinito, la ironía, la nostalgia, la exaltación del yo, la
difusión de lo popu-lar y la vuelta a las creaciones medievales como símbolo de lo legendario,
que son caracterís-ticas comunes de todo el movimiento romántico europeo, los escritores
hispanoamericanos incorporaron al movimiento romántico la fuerza y el esplendor de la
naturaleza, la búsqueda constante de la libertad y la reafirmación de la nacionalidad a través
de la revalorización de la historia.

El romanticismo dominicano está estrechamente ligado al proceso de liberación nacional y


surge, pese a los balbuceos poéticos de los trinitarios Juan Pablo Duarte, Pedro Alejandrino
Pina y Juan Isidro Pérez, después de consumada la independencia política dominicana en
1844. El primer escritor nacional en expresarse en términos románticos fue Javier Angulo
Guridi quien publicó en Cuba, en 1843, el poemario Ensayos poéticos. Su mejor obra
romántica, tanto en la técnica como en la temática, es el drama poético Iguaniona (1881). El
romanticismo de Guridi lo caracteriza su interpretación del paisaje, a su apego a la patria y
el dejo de lejanía que acompaña a muchas de sus composiciones. Algunos estudiosos de la
literatura dominicana, entre ellos Carlos Federico Pérez, atribuyen la primacía del
romanticismo dominicano a Manuel María Valencia, Sin embargo, los textos de corte
romántico de Valencia son posteriores a los de Guridi.

Felix María del Monte es otro integrante importante del primer grupo de románticos domi-
nicanos. Del Monte intervino activamente en las luchas independentistas y en la vida
intelectual de la recién nacida República Dominicana. Eso coadyuvó a fortalecer el carácter
patriótico de sus escritos. De su obra se destaca, además de las letras del primer himno
nacional dominicano (1844), los dramas La vírgenes de Galindo y Duvergé o las víctimas
del 11 de abril, El último abencerraje y El mendigo de la catedral de León. Su nombre
también figura entre los pioneros de la corriente indianista nacional con Ozema o la joven
indiana. La primera estampida romántica dominicana la completan Nicolás Ureña de
Mendoza, iniciador del costumbrismo dominicano y Felix Mota, señalado por Joaquín
Balaguer como “en primer dominicano que intentó aclimatar en la poesía de lengua española
los ritmos de la métrica clásica”.

La anexión a España, consumada por Pedro Santana el 18 de marzo de 1861, fue nefasta para
el destino político y cultural del pueblo dominicano. La acción de Santana frenó tempo-
ralmente el impulso y las motivaciones creadoras de los escritores surgido a raíz de la inde-
pendencia, pero al mismo tiempo generó el repudio de éstos y de numerosos estratos sociales
de la población. Gracias al arrojo de un grupo de patriotas antianexionistas comandados por
Santiago Rodríguez y reforzado en la zona del Cibao por Gregorio Luperón las tropas
españolas fueron expulsadas del país el 11 de julio de 1865, en una gesta conocida en la
historia dominicana con el nombre de Restauración. Ya restablecida la nacionalidad los
escritores de esa época, testigos directos de las luchas emancipadoras, comenzaron a exaltar
la grandeza de la novel nación y a revisar los desaciertos de la colonización. Surge así un
segundo período romántico, cuya existencia se prolonga hasta casi entrado el siglo XX. En
el mismo confluyen poetas, novelistas, cuentistas, dramaturgos y ensayistas. Las dos voces
líricas de mayor brillo de ese período Salomé Ureña de Henríquez y José Joaquín Pérez.

La poesía de Salomé Ureña, influenciada por el neoclasicismo español y por las ideas
positivistas del educador puertorriqueño Eugenio María de Hostos, contiene un
inconfundible tono patriótico, expresado en una profunda fe en el porvenir y en el progreso
de la nación dominicana. Sus poemas "La fe en el porvenir", "mi ofrenda a la patria",
"Ruinas” y "Gloria del progreso" reúnen muchas de las características que definen la escuela
romántica. No menos valiosa es su poesía sentimental, en la que resalta su amor y apego a la
naturaleza y a la familia. José Joaquín Pérez, por su parte, es el máximo representante del
romanticismo poético dominicano.

Es indudable que sus ideas progresistas y su anhelo libertario motivaron su poesía patrióti-
ca. Pero su romanticismo cobró mayor fuerza en los temas indianistas, especialmente en
Fantasías indígenas, obra en la que Pérez basándose en leyendas e informaciones históricas
relacionadas con los primitivos habitantes de La Española, interpreta el destino de la
desdichada raza taína inmediatamente después de la llegada de los colonizadores. Sus coe-
táneos y las generaciones posteriores le han reconocido como "El cantor de la raza indígena".
A Salomé Ureña y José Joaquín Pérez se suman Josefa Antonia Perdomo, quien dio a conocer
la mayor parte de su producción poética en 1885 en un volumen titulado Poesías, Manuel
Rodríguez Objío, cuya muerte a los 33 años de edad malogró el desarrollo de una lírica cuya
proyección anunciaba a una de las voces más enérgicas de la literatura dominicana
decimonónica.

El romanticismo poético dominicano trascendió al siglo XX con representantes de valía como


Arturo Pellerano Castro (Byron) y Fabio Fiallo. Con Pellerano Castro, el criollismo nacional
adquiere nuevos bríos. La aparición de su poemario Criollas en 1907 agrega a nuestra lírica
una frescura poco común en los románticos locales. El caso de Fabio Fiallo es curioso, pues
mientras los escritores nacionales de principios del siglo XX se acogían airosamente al
discurso de las vanguardias (vedrinismo, postumismo, etc), Fabio Fiallo mantenía su
fidelidad a la escuela romántica, muy a pesar de la ranciedad de ésta. Su logro consistió en
haber elegido el amor y, en particular, a la mujer como motivo romántico en una sociedad en
la que lo político, lo histórico y lo patriótico había predominado en el ambiente literario por
más de medio siglo.

Su evasión de la realidad social imperante en los años que le tocó vivir, la compensó con una
producción poética rica en matices amorosos. O como observa José Enrique García en el
prólogo a Canción de una vida, obra completa de Fiallo, “El amor en todos los tonos: puro,
imaginado, carnal, engañado, pérfido, pero sobre todo, el amor imposible, el amor idealizado
en grado extremo (14). Por su fina sensibilidad para interpretar los sentimientos del alma y
por el tono becqueriano de su poesía, cargado de ritmo, armonía y sencillez, fue considerado
por sus coetáneos el poeta del amor. Sus poemas "For ever", "¡Quién fuera tu espejo!",
"Penilunio" y Gólgota rosa, sirvieron a muchos dominicanos de la primera mitad del siglo
XX para sensibilizar el corazón de la mujer anhelada.

La poesía de Fiallo gozó de gran popularidad entre sus coetáneos, pues desde Primavera
sentimental (1902) hasta Poema de la niña que está en el cielo. (1935), pasando, incluso, por
sus libros Cuentos frágiles (1908) y La manzana de Mefisto (1934), hizo de la mujer no un
instrumento de la carne, sino un don del espiritu.

La novela dominicana nace también bajo el signo romántico y en ella predominan tres
vertientes en el siglo XIX: la costumbrista, la histórica y la indianista, representadas por
cuatro obras fundamentales. La primer novela dominicana en orden cronológico es Los
amores de los indios, de Alejandro Angulo Guridi publicada en Cuba 1843. Novela indianista
relegada al olvido por los estudiosos de la novelística dominicana, posiblemente porque los
indígenas de Guridi son cubanos, no dominicanos. A Los amores de los indios le sucede El
montero (1948), de Francisco Bonó, obra de tema costumbrista que resalta el valor y las
peripecias de los empleados de haciendas llamados Monteros, cuya labor consistía en cazar
y recuperar el ganado que se escapaba a los montes. Luego, en 1882 Manuel de Jesús Galván
da a la publicidad la versión completa de Enriquillo, novela esencial del indianismo histórico
romántico hispanoamericano. El ciclo novelístico decimonónico dominicano lo cierra
Francisco Gregorio Billini con Baní o Engracia y Antoñita (1892), obra exponente del
ambiente, las tradicones y las costumbres banilejas de entonces.

Con la finalidad de exaltar los valores patrios y poner en perspectiva los acontecimientos
historicos más importantes de la sociedad dominicana de la segunda mitad del siglo XIX,
Federico García Godoy publicó la trilogía Rufinito, Alma dominicana y Guanuma (1908) y
Tulio Manuel Cestero Ciudad romántica (1911) y La Sangre (1913). Estas novelas, aunque
cronológi-camente son de las primeras décadas del siglo XX, contribuyeron al afianzamiento
del romanticismo dominicano.

El romanticismo en la República Dominicana no tuvo la misma incidencia en cuento que en


la poesía y la novela, debido a que el surgimiento formal del cuento en el país es posterior al
de ambos géneros. Los cuentistas nacionales de esa época se expresaron a través del
costumbrismo, fuente en la que se alimentaron de tradiciones La campaña del Higo (1866),
de Javier Angulo Guridi y Cosas añejas (1891) y de Cesar Nicolás Penson. Posteriormente,
en 1901, Virginia Elena Ortea publicó Risas y lágrimas (1901), un interesante conjunto de
tradiciones, fantasías y cuadros de costumbres de corte romántico mediante los cuales captó
hábilmente la sensibilidad de sus coetáneos. De 1908 son los Cuentos frágiles de Fabio Fiallo.

10 CARACTERÍSTICAS DEL
ROMANTICISMO

Te explicamos qué fue el romanticismo, los principales intereses de este movimiento cultural y cuáles son sus
características generales.

¿Qué es el Romanticismo?

El Romanticismo deviene del movimiento romántico tradicionalista surgido en


Europa hacia finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX. Como movimiento
cultural se opuso a los principios sostenidos por la Ilustración y el Neoclasicismo, que le
dio el máximo peso a la razón.
Implicó un giro de 180 grados con respecto a los valores proclamados durante el siglo
precedente: entendiendo que la razón no era suficiente para explicar la dureza de la
realidad, los románticos se refugiaron en los ideales y se centraron en los sentimientos
del ser humano.

Se exaltó el yo individual y la búsqueda de la libertad. Se considera que esto fue el


resultado de la profunda crisis social e ideológica que atravesó Europa durante las
primeras décadas del siglo XIX.

Si bien abarcó todos los campos culturales, es en la pintura y la literatura donde mejor
se perciben los elementos estéticos que caracterizan al Romanticismo: escenarios
naturales y nocturnos, historias situadas en la Edad media, en el Lejano Oriente; siempre
la naturaleza se presenta con toda su fuerza y todo su dinamismo.

Dentro de los autores del romanticismo encontramos a Alejandro Dumas, Víctor Hugo,
Mariano José de Larra, Esteban Echeverría y José Mármol. También a pintores como
Goya, Delacroix, Géricault o Friedrich.

Ver además: Arte en el Romanticismo.

Características del Romanticismo:

1. Exaltación del yo individual

El Romanticismo desterró al despotismo ilustrado del siglo XVIII.

Los ejes de la Revolución francesa (libertad, igualdad, fraternidad) fueron las ideas
inspiradoras del Romanticismo, que abogó por la revalorización de la personalidad
individual y desterró el despotismo ilustrado del siglo XVIII.

2. Sentimiento de soledad
El ser romántico se refugia en sí mismo, lo que deviene en aislamiento y soledad. Siente
que la realidad no satisface sus anhelos e ideales, lo que lo lleva a esa sensación de
hondo desengaño y a la necesidad de rebelarse contra lo establecido.

3. Exaltación de la imaginación y del sentimiento

El romántico exalta lo ideal y lo bello, poniéndole alas a los sentimientos individuales.

4. Identificación con la naturaleza

En el Romanticismo la naturaleza adquiere un rol destacado.

En el Romanticismo, la naturaleza adquiere un rol destacado, en tanto fuerza vital por


encima de los designios humanos.

5. Ansia de libertad

En tanto reacción en contra el Neoclasicismo, el Romanticismo rescata la libertad


creadora y desplaza del centro de la escena a la razón ordenadora.

6. Espíritu de rebeldía

Las ansias de libertad se materializan en personajes rebeldes y aventureros, que no


aceptan los dogmas establecidos.

7. Idealismo

El autor romántico exalta lo ideal y lo bello.


8. Papel de la intuición, imaginación e instinto

La intuición, la imaginación y el instinto pasan a tener un papel preponderante.

En el Romanticismo, la intuición, la imaginación y el instinto pasan a tener un papel


preponderante, dados los evidentes límites de la razón.

9. La Razón no es suficiente

El Romanticismo declara que la razón no puede explicar por completo la realidad,


por eso recurre a otros valores humanos.

10. Evasión

Los relatos del romanticismo transcurren en épocas pasadas y lugares lejanos.

Es típico del autor romántico escapar de la realidad inmediata, que lo abruma y lo


angustia, por eso sus relatos a menudo transcurren en épocas pasadas y lugares lejanos.

Puede interesarte: Romanticismo literario.

11. Genio creador

El romanticismo considera que la condición de artista es una cualidad innata, no


adquirida.

12. Nueva sensibilidad

Surgen como valores la introspección, la nostalgia y la melancolía.


La primera republica

La Primera República Española fue el régimen político vigente en España desde su


proclamación por las Cortes, el 11 de febrero de 1873, hasta el 29 de diciembre de 1874,
cuando el pronunciamiento del general Martínez Campos dio comienzo a la restauración de
la monarquía borbónica.
El primer intento republicano en la historia de España fue una experiencia corta,
caracterizada por la inestabilidad política. En sus primeros once meses se sucedieron cuatro
presidentes del Poder Ejecutivo, todos ellos del Partido Republicano Federal, hasta que
el golpe de Estado del general Pavía del 3 de enero de 1874 puso fin a la
república federal proclamada en junio de 1873 y dio paso a la instauración de una
república unitaria bajo la dictadura del general Serrano, líder del conservador Partido
Constitucional. El período estuvo marcado por tres conflictos armados simultáneos: la tercera
guerra carlista, la sublevación cantonal y la Guerra de los Diez Años cubana. La Primera
República se enmarca dentro del Sexenio Democrático, que comienza con la Revolución de
1868 que dio paso al reinado de Amadeo I de Saboya, al que siguió la república, y termina
con el pronunciamiento de Martínez Campos en Sagunto.

Poesía romántica
La poesía romántica formó parte del movimiento romántico dentro de la literatura europea
durante los siglos XVIII y XIX. Algunos han atribuido la época romántica de la poesía a una
reacción contra la Ilustración. y la Revolución industrial. La poesía romántica aboga por un
regreso del hombre a la naturaleza, lo que se ve, en particular, en las obras de Wordsworth.
Cansados de la lucha por la razón y la búsqueda de la verdad, los románticos decidieron
desechar la razón y abrazar la belleza.
El uso del término poesía romántica puede variar, pero la definición más común es un
movimiento dentro de la poesía que busca una libertad formal,
efecto emocional incrementado y uso de fuentes antiguas y folclóricas para la poesía.

Características
Los temas frecuentes de la poesía romántica es el amor apasionado, amor imposible pero sin
barreras e imposible que siempre conduce a un trágico destino. La muerte, única forma de
escapar a la dura realidad y el rechazo. Es la muerte para la poesía romántica, la liberación
del alma. La sociedad y la vida política también es uno de los temas usados en esta poesía, a
través de la literatura expresan la intención de librarse de las normas sociales impuestas.
En cuanto al estilo, a nivel léxico, el vocabulario pertenece a los mismos campos semánticos
del tipo de decepción, insatisfacción, desilusión, amor, muerte, además, también de
ambientes como la noche, ruinas, naturaleza desbordante, ambientes misteriosos, exóticos.
En cuanto a la métrica, se usa versos y estrofas como la octavilla aguda, combinación de
versos cortos y largos. También se usan estrofas tradicionales como el romance (octosílabos,
rimas en pares y sueltos los impares con rima asonante).
En general, el estilo de la poesía romántica es exaltado, pasional y desbordado y emplean
muchas exclamaciones e interrogaciones retóricas..

Principales poetas del periodo "Romanticismo"

 Alemania: Novalis, E. T. A. Hoffmann


 Escocia: Robert Burns
 Estados Unidos: Walt Whitman, Edgar Allan Poe, Henry Wadsworth Longfellow, Ralph
Waldo Emerson, Andrew Witbeck
 Francia: Alphonse de Lamartine, Victor Hugo, Alfred de Musset
 Inglaterra (los «Seis grandes de la literatura romántica»): William Blake, Lord
Byron, Samuel Taylor Coleridge, Percy Bysshe Shelley, William Wordsworth, John
Keats
 Italia: Giacomo Leopardi, Alessandro Manzoni
 Brasil: Álvares de Azevedo, Castro Alves
 Polonia: Adam Mickiewicz, Juliusz Słowacki, Zygmunt Krasiński
 Rumanía: Mihai Eminescu
 Rusia (la «Edad de Oro de la poesía rusa»): Aleksandr Pushkin, Mikhail
Lermontov, Fiódor Tiútchev, Evgeny Baratynsky
 España: Gustavo Adolfo Bécquer, José de Espronceda, Rosalía de Castro
 Suecia (los «Cuatro Grandes de la poesía romántica sueca»): Esaias Tegnér, Erik Johan
Stagnelius, Erik Gustaf Geijer, Per Daniel Amadeus Atterbom
 Venezuela: Juan Antonio Pérez Bonalde
 Colombia: Jorge Isaacs, Rafael Pombo

Poetas románticos menores

 Alemania: Clemens Brentano, Joseph von Eichendorff, Achim von Arnim.


 Argentina: Esteban Echeverría, Hilario Ascasubi, Estanislao del Campo, Walter
Faila, José Hernández.
 Dinamarca: Adam Oehlenschläger, Jakob Orbesen.
 España: Ros de Olano y Carolina Coronado.
 Escocia: James Macpherson, Walter Scott.
 Eslovenia: France Prešeren.
 Finlandia: Johan Ludvig Runeberg, Zacharius Topelius.
 Francia: Alfred de Vigny, Gérard de Nerval, Leconte de Lisle.
 Hungría: Sándor Petőfi.
 Inglaterra: Robert Southey, Thomas Moore, James Henry Leigh Hunt, Thomas
Chatterton, John Clare, Anna Laetitia Barbauld, Lady Anne Lindsay.
 Portugal: Almeida Garrett.
 República Checa: Karel Hynek Mácha.
 Rusia: Vasili Zhukovski, Konstantín Batiushkov.
 Rumanía: Veronica Micle
 Sudán: Rashad Hashim.
 Suecia: Viktor Rydberg.
 Ucrania: Taras Shevchenko.
 Chile: Luis Cordova.

USCAR

poesía patriótica
HỒ CHÍ MINH, el que ilumina.
Publicado el 3 septiembre, 2019
La historia recogió, el 2 de septiembre de 1945, la declaración de la independencia
de Vietnam y en la misma fecha, pero de 1969, el fallecimiento de su libertador: HỒ CHÍ
MINH.
CONTINÚA LEYENDOHỒ CHÍ MINH, EL QUE ILUMINA.
Anuncios
REPORT THIS AD
REPORT THIS AD
Publicado en poema, poesía de resistencia, poesía patriótica, poesia épica, Siglo
XX, VietnamDeja un comentario

“MENSAJE LÍRICO CIVIL”, de Rubén Martínez Villena.


Publicado el 16 enero, 2018
(A José Torres Vidaurre, poeta peruano. En Madrid).

José Torres Vidaurre: ¡Salud! Salud y gloria,


hermano apolonida: Salud para la escoria
CONTINÚA LEYENDO“MENSAJE LÍRICO CIVIL”, DE RUBÉN
MARTÍNEZ VILLENA.
Publicado en cuba, poema, poesía patriótica, poesia, poesia épica, Siglo XX, Sin
categoría, VillenaEtiquetado cuba, enciclopedia, literatura, poema, poesia1 Comentario

“MARCHA TRIUNFAL DEL EJÉRCITO REBELDE”, de Jesús Orta Ruiz, “El


Indio Naborí”.
Publicado el 8 enero, 2018

¡Primero de Enero!
Luminosamente surge la mañana.
¡Las sombras se han ido! Fulgura el lucero
de la redimida bandera cubana. CONTINÚA LEYENDO“MARCHA TRIUNFAL DEL
EJÉRCITO REBELDE”, DE JESÚS ORTA RUIZ, “EL INDIO NABORÍ”.
Publicado en cuba, poema, poesía patriótica, poesia, poesia del caribe, poesia
latinoamericana, Siglo
XX, socialEtiquetado arte, cuba, enciclopedia, literatura, poema, poesiaDeja un comentario

“A CONRADO BENÍTEZ”, de Angel Valiente.


Publicado el 5 enero, 2018
En la escuela “Pitajones”
estás Conrado Benítez,
en los libros te repites
CONTINÚA LEYENDO“A CONRADO BENÍTEZ”, DE ANGEL VALIENTE.
Publicado en cuba, poema, poesía patriótica, poesia del caribe, poesia
latinoamericana, socialEtiquetado arte, cuba, literatura, patriotismo, poesia, revolucionDeja
un comentario

“CIELITO DE LA INDEPENDENCIA”, de Bartolomé Hidalgo.


Publicado el 29 noviembre, 2017
Si de todo lo criado
es el cielo lo mejor,
el “cielo” ha de ser el baile
CONTINÚA LEYENDO“CIELITO DE LA INDEPENDENCIA”, DE
BARTOLOMÉ HIDALGO.
Publicado en cuba, poema, poesía patriótica, poesia
latinoamericana, socialEtiquetado arte, cuba, literatura, uruguayDeja un comentario

“LOS HÉROES” de Vicente Feliú.


Publicado el 8 mayo, 2017
(Un homenaje a Antonio Guiteras Holmes, a 82 años de su caída en combate.)
Los héroes salen al camino un día
del fondo de un árbol,
CONTINÚA LEYENDO“LOS HÉROES” DE VICENTE FELIÚ.
Publicado en cuba, poesía patriótica, poesia del caribe, poesia
latinoamericana, socialEtiquetado arte, cuba, enciclopedia, héroes, literatura, poesiaDeja un
comentario

Homenaje.
Publicado el 6 mayo, 2017
“MI BANDERA” de Bonifacio Byrne , publicado un día como hoy, 6 de mayo, en 1899.

Al volver de distante ribera,


con el alma enlutada y sombría,
afanoso busqué mi bandera
¡y otra he visto además de la mía!
CONTINÚA LEYENDOHOMENAJE.
Publicado en cuba, poesía patriótica, poesia del caribe, poesia
latinoamericana, socialEtiquetado amor, arte, cuba, enciclopedia, literatura, poesiaDeja un
comentario

La poesía política
En muchas ocasiones se utiliza la poesía para expresar posiciones políticas. A veces algo
camufladas, a veces más directamente.

En El País han entrevistado al poeta palestino Mahmud Darwish y la conversación ha girado


sobre este tema, haciéndola una nota digna de leer.
Mahmud Darwish, de 65 años de edad, es una persona más que calificada para opinar del
tema con autoridad. Ha sufrido el exilio, ha sido perseguido por estar en contra de la
ocupación de Israel y manifestarlo a través de la palabra y fue miembro activo de la OLP. Es
considerado uno de los más grandes exponentes de la poesía árabe actual.

La entrevista se realizó gracias a que Darwish se encuentra en Córdoba, España, con motivo
de Cosmopoética 2006
Los fragmentos más destacables de la nota han sido cuando el poeta dijo:

“Curiosamente, me acusan de dos cosas: unos, de no ser lo suficientemente nacionalista, y


otros, de ser demasiado político y nacionalista”

“Cuando recito en Palestina siento que lo que quiere la gente es que les lea poesía de amor.
Los palestinos están vivos y quieren lo que el resto de la humanidad: amor.”

“Es importante comprender que todas las religiones se han ido sucediendo unas a otras no
para suplantarse sino para complementar un mensaje. Esto es algo que deben aprender los
fundamentalistas de todas estas religiones.”

“Yo no soy un poeta a la manera clásica que defienda los versos y los pies métricos
tradicionales, pero considero que el ritmo poético es un elemento indispensable.[…]Lo que
hago es buscar en los metros tradicionales pero creando nuevas musicalidades. Escribir
poesía sin conocer el ritmo es igual que escribir música sin saber solfeo.”

Poesía romántica
La poesía romántica formó parte del movimiento romántico dentro de la literatura europea
durante los siglos XVIII y XIX. Algunos han atribuido la época romántica de la poesía a una
reacción contra la Ilustración. y la Revolución industrial. La poesía romántica aboga por un
regreso del hombre a la naturaleza, lo que se ve, en particular, en las obras de Wordsworth.
Cansados de la lucha por la razón y la búsqueda de la verdad, los románticos decidieron
desechar la razón y abrazar la belleza.
El uso del término poesía romántica puede variar, pero la definición más común es un
movimiento dentro de la poesía que busca una libertad formal,
efecto emocional incrementado y uso de fuentes antiguas y folclóricas para la poesía.

Poesía amorosa
Hace un tiempo, en Poemas del Alma comentamos la organización de un concurso para
elegir la palabra más bella de la lengua castellana. Más de 41.000 personas quisieron dar
su opinión y eligieron los términos que consideraron apropiados para semejante distinción.
Finalmente resultó elegida la palabra «amor», con 3.364 votos. «Amor» incluso duplicó a
su perseguidora inmediata, «libertad» (1.551 votos). ¿Por qué creemos que no es casualidad
una elección de este tipo? Porque la poesía amorosa es probablemente la preferida por
millones de lectores en todo el mundo.
Pocos pueden evitar la tentación de recurrir a la poesía cuando se acerca el 14 de febrero,
jornada en la que se celebra el Día de los Enamorados o de San Valentín. Un buen poema
romántico permite transmitir sentimientos que, a veces, nos cuestan expresar.
Tampoco hay que pensar que la poesía amorosa solo puede acompañarnos un día al año. Ni
siquiera hacen falta las fechas especiales, como un aniversario o un cumpleaños. El amor
es una realidad cotidiana para los afortunados. Siempre es bueno compartir un poema con
tintes amorosos o, al menos, leerlo y tomarlo como inspiración.
Para finalizar, una cuestión importante: aunque al escuchar la palabra «amor» la
relacionamos con el amor romántico en forma casi inmediata, su significado es mucho más
amplio. Las relaciones familiares, por ejemplo, se construyen en base al amor. El amor de
un padre o de una madre hacia un hijo es, seguramente, una sensación inigualable.
Incluso las amistades se basan en el amor y en otros sentimientos relacionados, como el
respeto. Todas las cosas agradables de la vida implican al amor, como el amor a una
actividad («amo tocar la guitarra»), a un equipo de fútbol o a un artista. El amor, en todas
sus variantes y magnitudes, siempre dice presente.

Poesía criollista

El criollismo (llamado también 'criollismo literario' o 'literatura criollista') es un movimiento


fuertemente influido por la relativamente reciente independencia de las naciones
de América bajo el dominio español. Se caracterizó, como consecuencia, por obras épicas y
fundacionales, de lucha contra los embates de la naturaleza o contra algún sistema jerárquico.
Trataba de plasmar la realidad y establecer tesis sobre la sociedad. En Chile, el criollismo se
vio enfrentado al imaginismo, que surgió a principios del siglo XX. El criollismo, que tuvo
su esplendor entre 1920 y 1970, se destacó por el amor a la problemática vital de los
habitantes de las localidades rurales o indígenas. Sus temas más importantes fueron el
cuestionamiento a la forma de gobierno, el retorno a la provincia, la preocupación psicológica
y social, las urgencias de los más necesitados y las consecuencias transformadoras de la
sociedad en los países latinoamericanos. Algunos de sus representantes destacados
fueron Gabriela Mistral y Rosario Castellanos, poetas.

Poesía costumbritsta

"Las instancias de los montañeses me hicieron permanecer con ellos hasta las cuatro de
la tarde, hora en que, después de larguísmas despedidas, me puse en camino con
Braulio, que se empeñó en acompañarme". (María, Cap. 22)
Costumbrismo:
Tendencia o género literario que se caracteriza por el retrato e interpretación de las
costumbres y tipos del País. La descripción que resulta es conocida como "cuadro de
costumbres" si retrata una escena típica, o "artículo de costumbres" si describe con tono
humorístico y satírico algún aspecto de la vida.
(Raquel Chang-Rodríguez and Malva E. Filer, Voces de Hispanoamérica 535)
Los cuadros de costumbre: concepto:
Los cuadros de costumbres, llamados también artículos de costumbres son bocetos cortos en
los que se pintan costumbres, usos, hábitos, tipos característicos o representativos de
la sociedad, paisaje, diversiones y hasta animales, unas veces con el ánimo de divertir
(cuadros amenos) y otras con marcada intención de crítica social y de indicar reformas con
dimensión moralizadora.
El artículo de costumbre es uno de los géneros más ampliamente leídos en el Mundo
Hispánico, al parecer porque interpretan raíces hondas de la raza y corresponden al gusto por
estos estudios de la realidad circundante. Son características de los cuadros de costumbres:
acendrado localismo en sus tipos y lengua; color local, énfasis en el enfoque de los pintoresco
y representativo; popularismo; sátira y crítica social, con intención de reforma; infiltración
del tema político-social; reproducción casi fotográfica de la realidad con escenas a veces muy
crudas y vocabulario rudo y hasta grosero; colorido, plasticidad. Constituye el costumbrismo
el punto de partida para el realismo y el naturalismo que vendrían después. El cuadro
costumbrista nació indisolublemente ligado al periodismo, quizás por su carácter popular y
su anhelo de resaltar costumbres contemporáneas.
(Orlando Gómez Gil, Historia crítica de la literatura hispanoamericana 344)

La Novela Costumbrista:

". . . la novela costumbrista tuvo numerosos cultores. En parte, la novela costumbrista debe
considerarse como la hermana mayor del cuadro de costumbres, que tanta difusión alcanza
en la época. Aunque en realidad lo que hacía por lo común la novela costumbrista era
disponer como fondo una sucesiín de escenas populares, de acentuado color local, a las cuales
estaba íntimamente ligada la trama de la obra.
A su vez, conviene declarar que ciertos contactos entre la novela social y la novela
costumbrista se rompen al considerar que la segunda acentúa en particular lo local, lo
pintoresco que trata de justificarse precisamente por eso, en su carácter propio, distintivo,
fuera de alegatos o choques de capas sociales.
La novela costumbrista tuvo especial resonancia en algunos países. Así, en México,
en Colombia, donde el costumbrismo penetra también en el campo de otras novelas, no
específicamente costumbristas. Por ejemplo, es notorio el peso que elementos de
esta naturaleza tienen en una novela sentimental como María, de Jorge Isaacs. Es evidente
que el costumbrismo no se superpone aquí al eje fundamental de relato, pero es indudable
también que --aun sin fusionarse-- lo sentimos (y evocamos) como un elemento
imprescindible del relato: fondo vivo y --¿y por qué no?-- tema secundario que sirve a
menudo de necesaria, aquietadora alternancia a la historia sentimental. También, punto de
referencia, ámbito de hombre y circunstancia en que la novela nace.
En general, el costumbrismo suele hallarse como ingrediente en gran parte de las novelas
hispanoamericanas de todo tipo, de la misma manera que suele hallarse el paisaje americano.
Así como a veces recurrían a épocas y tierras lejanas, en ansías de evasión, otras veces
gustaban de lo cercano y cotidiano, que --entonces, sobre todo-- despuntaba primicias
inéditas. Era esta también una manera de ganar lectores y aun de dar "sello" americano a las
novelas. Por una parte, realidad conocida (para el lector de estas tierras), y, por otra,
diferenciación frente a obras más famosas que venían del otro lado del Atlántico.
Naturalmente, resultaba común que la obra costumbrista americana, en su afán de reflejar de
la manera más fiel posible una realidad, abundara en localismos. De ahí también las notas y
explicaciones en textos que aspiran a ganar lectores lejanos.
(Emilio Carilla, El romanticismo en la América hispánica 323-25)
MODERNISMO
En el último tercio del siglo XIX ocurre un movimiento literario nacido en América
destinado a revolucionar la literatura en lengua española en general y en particular la poesía.
Esta es la primera contribución original de Hispanoamérica a la literatura universal. Se sitúa
su inicio con la aparición del libroAzul, de Ruben Darío, en 1888. El nombre de Modernismo,
aunque impropio pretende advertir su intención renovadora . Acepta lo mismo elementos
antiguos que modernos y se alimenta de todas las tendencias literarias que predominaron
en Francia en el siglo XIX. Al principio fue una reacción contra los excesos del
romanticismo, pero su actitud no sólo fue negativa, sino ecléctica, de modo que en el
modernismo se conjugan parnasianismo, simbolismo, realismo,
naturalismo, impresionismo romanticismo, con una base considerable de clasicismo español.
Estos caracteres tan peculiares y esa libertad cuyo único límite es la vulgaridad de la
expresión o las formas caducas y retóricas, lo alejan del concepto rígido de escuela y resulta
más lógico considerar al modernismo como corriente o movimiento literario. Ya que el
modernista aspira a la renovación de la literatura y particularmente de la poesía, su
característica principal es el refinamiento verbal, como reacción contra el descuido de los
románticos por la forma. El modernista lucha contra las imágenes gastadas, el
sentimentalismo exagerado, la vulgaridad. Busca originalidad en imágenes, metáforas y uso
del adjetivo. Inventa nuevas armonías variando los acentos de los versos; prefiere las rimas
no usuales que su poesía sea prolongación de la música. El deseo de perfección formal, que
proviene en buena parte del parnasianismo francés, se advierte tanto en el cuidado por pulir
un verso que tenga validez por su limpidez y pureza de línea, como por los temas de
inspiración plástica y aprovechamiento de los recursos del arte pictórico y de las artes
plásticas. El modernismo interpreta el mundo a través de sensaciones y descubre, en
consecuencia, las correspondencias sensoriales que enriquecen la expresión; la sinestesia fue,
por tanto, recurso favorito de los modernistas.
Cualidad esencial del modernismo es el cosmopolitismo, ya sea que se acerquen directamente
a otros países o que el intercambio de ideales e inquietudes se haga a través de publicaciones.
Lo oriental tuvo entusiastas propagandistas, tanto en Francia como en América; lo mismo
ocurre con los motivos nórdicos o grecolatinos. El exotismo, en general, tanto en el espacio
como en el tiempo, tuvo entre los modernistas muchos partidarios.
La inquietud por la urgencia de una renovación es simultánea en diversos puntos de América.
Así lo demuestran publicaciones con ideales comunes como La Nación y la Revista de
América, en Buenos Aires; la Revista Azul y la Revista Moderna, en México. El movimiento
modernista, exótico, individualista, refinado y cosmopolita, se inicia en el último tercio del
siglo XIX y termina alrededor del año de 1914. Tiene una etapa de iniciación, otra de
realización y una tercera de difusión. Si en un principio buscó ávidamente la originalidad y
la perfección formal, después intenta llegar a una expresión artística profundamente
americana.
El modernismo, movimiento continental, tiene como precursores e iniciadores a Agustín F.
Cuenca, Justo Sierra, Manuel Gutiérrez Nájera, Salvador Díaz Mirón, Julián del Casal, José
Asunción Silva y José Martí. Su realizador genial fue el nicaragüense Rubén Dario y los
continuadores de esta corriente Leopoldo Lugones, Julio Herrera y Reissig, Ricardo Jaimes
Freyre, José Santos Chocano, Amado Nervo y otros.
Se acusa al modernismo de exótico, artificial y afrancesado. Sin embargo, el exotismo
proviene del romanticismo y permite a la poesía una amplia renovación de temas. En cuanto
a la imitación de escritores franceses, lo que hace es apropiarse de sus innovaciones para
crear una poesía nueva. No se detiene en Francia, sino vuelve los ojos a otras literaturas
extranjeras: a la norteamericana (Whitman, Poe), a la italiana (D'’nnunzio), a la española
(poetas de la Edad Media y del Siglo de Oro), a la latina (Virgilio), etc. Aunque al final cayó
en lo artificioso y superficial, con Darío y los grandes poetas modernistas la lengua española
se renueva y vivifica al mismo tiempo que expresa la originalidad artística y los ideales del
pueblo americano.
En efecto, los últimos románticos son los primeros modernistas. En México Agustín F.
Cuenca (1850-1884), compañero de los poetas románticos más exaltados como Acuña y
Flores, representa la transición entre el romanticismo y el modernismo. Autor de la obra
dramática La cadena de hierro, celebrada en su tiempo, poeta lírico "gongorista" y
"torrentoso" en su libro póstumo Poemas selectos en que pone el tono elegíaco, ensaya
nuevos ritmos y efectos musicales, emplea con acierto el elemento idea, el ritmo y la música.

JUSTO SIERRA (1848-1912)


Cronológicamente, a Sierra le corresponde el segundo lugar entre los precursores del
modernismo. Su relevante personalidad ofrece muchos puntos de interés porque en él
convergen actividades literarias, históricas, políticas y docentes. Hijo del novelista y
jurisconsulto yucateco Justo Sierra O’Reilly, se dio a conocer en las letras en 1868. De esta
primera época es su composición Playeras, en la que se ha querido ver un anuncio del
modernismo. Aunque su producción poética es parca y nunca recogida en libro por el autor,
fue la poesía labor constante de toda su vida, al lado de otros géneros que cultivó con mayores
resultados, como el ensayo, el periodismo, el cuento, la novela, discursos, libros de viajes,
crítica literaria, etc. Los ideales liberales y todos los temas del romanticismo mexicano
aparecen en los primeros versos de Sierra. En consonancia con su posición de hombre público
abundan las poesías de circunstancias, que no por serlo carecen de originalidad y elocuencia.
Su evolución hacia mayor pureza lírica la marcan Matinal, Otoñal y los sonetos del Funeral
bucólico, en que se observa su abandono del romanticismo y la aceptación de las formas
parnasianas. Publica en la Revista Azul su traducción de cinco sonetos de Los trofeos de
Heredia, en los que se advierte el aprovechamiento de los recursos plásticos y sonoros. En el
poema Otoñal, Sierra abandona la entonación cívica para expresar sentimientos íntimos. El
beato Calasanz es el poema más ambicioso de Sierra. Aquí hace alarde de su dominio de la
versificación y reúne formas clásicas, románticas y premodernistas, con el sentido ecléctico
propio del modernismo.
POEMA I José Martí
Oigo un suspiro, a través
De las tierras y la mar,
Y no es un suspiro, --es
Que mi hijo va a despertar.
Si dicen que del joyero
Tome la joya mejor
Tomo a un amigo sincero
Y pongo a un lado el amor.
Yo he visto al águila herida
Volar al azul sereno,
Y morir en su guarida
La víbora del veneno.
Yo sé bien que cuando el mundo
Cede, lívido, al descanso,
Sobre el silencio profundo
Murmura el arroyo manso.
Yo he puesto la mano osada
De horror y júbilo yerta,
Sobre la estrella apagada
Que cayó frente a mi puerta.
Oculto en mi pecho bravo
La pena que me lo hiere:
El hijo de un pueblo esclavo
Vive por él, calla, y muere.
Todo es hermoso y constante,
Todo es música y razón,
Y todo, como el diamante,
Antes que luz es carbón.
Yo sé que el necio se entierra
Con gran lujo y con gran llanto,--
Y que no hay fruta en la tierra
Como la del camposanto.
Callo, y entiendo, y me quito
La pompa del rimador:
Cuelgo de un árbol marchito
Mi muceta de doctor.
Tema-. Que no todo lo que vale la pena en la vida es lo que es hermoso, bello o costoso, que
lo que verdaderamente importa son los sentimientos como el amor, el dolor, o la paz.
Melancolía-. De horror y júbilo yerta, Sobre la estrella apagada Que cayó frente a mi puerta.
Metáfora-. Oigo un suspiro, a través De las tierras y la mar, Si dicen que del joyero
Tome la joya mejor Tomo a un amigo sincero
Preciosismo-. Volar al azul sereno, Todo es hermoso y constante,
Todo es música y razón,
Y todo, como el diamante,
Prosopopeya-. Sobre el silencio profundo Murmura el arroyo manso
Frivolidad-. De horror y júbilo yerta, Sobre la estrella apagada
Comparación-. Yo sé que el necio se entierra
Con gran lujo y con gran llanto
Y que no hay fruta en la tierra Como la del camposanto.
Opinión-.Pues creo que el autor es demasiado extremista, presuntuoso y casi siempre quieren
verle lo bueno a la vida aunque no sea cierto.
La duquesa Job Manuel Gutierrez Najera
En dulce charla de sobremesa,
mientras devoro fresa tras fresa
y abajo ronca tu perro Bob,
te haré el retrato de la duquesa
que adora a veces el Duque Job
No es la condesa de Villasana
caricatura, ni la poblana
de enagua roja, que Prieto amó;
no es la criadita de pies nudosos,
ni la que sueña con los gomosos
y con los gallos de Micoló.
Mi duquesita, la que me adora,
no tiene humos de gran señora:
es la griseta de Paul de Kock.
No baila Boston, y desconoce
de las carreras el alto goce,
y los placeres del five o’clock.
Pero ni el sueño de algún poeta,
ni los querubes que vio Jacob,
fueron tan bellos cual la coqueta
de ojitos verdes, rubia griseta
que adora a veces el Duque Job.
Si pisa alfombras, no es en su casa,
si por Plateros alegre pasa
y la saluda Madam Marnat,
no es, sin disputa, porque la vista;
sí porque a casa de otra modista
desde temprano rápida va.
No tiene alhajas mi duquesita,
pero es tan guapa, y es tan bonita,
y tiene un cuerpo tan v’lan, tan pschutt;
de tal manera trasciende a Francia
que no la igualan en elegancia
ni las clientes de Hélène Kossut.
Desde las puertas de la Sorpresa
hasta la esquina del Jockey Club,
no hay española, yanqui o francesa,
ni más bonita, ni más traviesa
que la duquesa del Duque Job.
¡Cómo resuena su taconeo
en las baldosas! ¡Con qué meneo
luce su talle de tentación!
¡Con qué airecito de aristocracia
mira a los hombres, y con qué gracia
frunce los labios- ¡Mimí Pinson!
Si alguien la alcanza, si la requiebra,
ella, ligera como una cebra,
sigue camino del almacén;
pero ¡ay del tuno si alarga el brazo!
¡nadie le salva del sombrillazo
que le descarga sobre la sien!
¡No hay en el mundo mujer más linda!
Pie de andaluza, boca de guinda,
esprit rociado de Veuve Clicquot;
talle de avispa, cutis de ala,
ojos traviesos de colegiala
como los ojos de Louise Théo!
Ágil, nerviosa, blanca, delgada,
media de seda bien restirada,
gola de encaje, corsé de ¡crac!,
nariz pequeña, garbosa, cuca,
y palpitantes sobre la nuca
rizos tan rubios como el coñac.
Sus ojos verdes bailan el tango;
¡nada hay más bello que el arremango
provocativo de su nariz!
Por ser tan joven y tan bonita,
cual mi sedosa, blanca gatita,
diera sus pajes la emperatriz.
¡Ah, tú no has visto cuando se peina,
sobre sus hombros de rosa reina
caer los rizos en profusión!
¡Tú no has oído qué alegre canta,
mientras sus brazos y su garganta
de fresca espuma cubre el jabón!
¡Y los domingos!...¡Con qué alegría
oye en su lecho bullir el día
y hasta las nueve quieta se está!
¡Cuál acurruca la perezosa,
bajo la colcha color de rosa,
mientras a misa la criada va!
La breve cofia de blanco encaje
cubre sus rizos, el limpio traje
aguarda encima del canapé;
altas, lustrosas y pequeñitas,
sus puntas muestran las dos botitas,
abandonadas del catre al pie.
Después, ligera, del lecho brinca.
¡Oh quién la viera cuando se hinca
blanca y esbelta sobre el colchón!
¿Qué valen junto de tanta gracia
las niñas ricas, la aristocracia,
ni mis amigas de cotillón?
Toco; se viste; me abre; almorzamos;
con apetito los dos tomamos
un par de huevos y un buen bistec,
media botella de rico vino,
y en coche juntos, vamos camino
del pintoresco Chapultepec.
¡Desde las puertas de la Sorpresa
hasta la esquina del Jockey Club,
no hay española, yanqui o francesa,
ni más bonita ni más traviesa
que la duquesa del Duque Job!
Tema-. Belleza singular de una joven afrancesada
Metáfora-. ¡No hay en el mundo mujer más linda!
Pie de andaluza, boca de guinda,
esprit rociado de Veuve Clicquot;
talle de avispa, cutis de ala,
Preciosismo-. tiene un cuerpo tan v’lan, tan pschutt;
Jockey Club,
Por ser tan joven y tan bonita,
cual mi sedosa, blanca gatita,
Cromatismo-. , blanca gatita
boca de guinda,
Opinión-. Este poema me gustó mucho porque describe muy bonito todo lo referente a
Francia y a una chica que está afrancesada
Para entonces Manuel Gutierrez Najera
Quiero morir cuando decline el día,
en alta mar y con la cara al cielo;
donde parezca sueño la agonía,
y el alma, un ave que remonta al vuelo.
No escuchar en los últimos instantes,
ya con el cielo y con el mar a solas,
más voces ni plegarias sollozantes
que el majestuoso tumbo de las olas.
Morir cuando la luz, triste, retira
sus áureas redes de la onda verde,
y ser como ese sol que lento expira:
algo muy luminoso que se pierde.
Morir, y joven: antes que destruya
el tiempo aleve la gentil corona;
cuando la vida dice aún: soy tuya,
aunque sepamos bien que nos traiciona.
Tema-. Referente a la muerte
Metáfora-. el alma, un ave que remonta al vuelo; ser como ese sol que lento expira, cuando
la vida dice aún: soy tuya, aunque sepamos bien que nos traiciona
Cromatismo-. sus áureas redes de la onda verde
Opinión-. Este poema creo que sí habla de algo muy real referente a la muerte el cual es un
tema que a la sociedad no le gusta mencionar pero es algo que se vive día con día
POESÍA CONTEMPORÁNEA DEL SIGLO XX

El siglo XX es, en realidad, una evolución de los presupuestos anteriores. La libertad y


originalidad se desbordan hasta lo irracional. Las vanguardias de comienzo de siglo plantean
el dilema entre poesía humanizada -personal, sentimental y de emociones- o poesía pura -del
ingenio, el artificio y el juego-. Sin embargo, el poeta parece transgredir alegremente las
fronteras entre una y otra, y usar de lo que le conviene en cada caso.
La Guerra civil española crea una ruptura que abarca casi la mitad del siglo. A partir de
entonces, la lírica sigue caminos inciertos entre humanización y deshumanización. Aunque
parezca predominar la primera tendencia, ni existe una verdadera oposición entre las dos, ni
puede prescindirse de ninguno de ambos aspectos.
Muy cercana la vida y obra de escritores contemporáneos nuestros, es difícil emitir juicio
sobre sus valores y trascendencia. En la revista que pasaremos a la literatura de nuestro siglo
nos limitaremos a enunciar obras y autores, señalando características de calidad sólo cuando
ellas se encuentran por encima de toda critica; no menospreciaremos por eso la labor de otros
autores pero que , por hallarse su labor sujeta a revisión todavía no ha ido sancionada
públicamente. Esto explicaría también la omisión de algunos nombres,.
Difícil es, además, encasillar en formas rígidas a estos autores especialmente en poesía por
cuanto hombres de nuestro vertiginoso siglo van evolucionando y pasando de una escuela a
otra. La enumeración se hace siguiendo el orden cronológico e nacimiento y la disposición
adoptada se hizo atendiendo lo más relevante del género en que volcaron sus preferencias,
ejemplo de esto son los renombradísimos Jaime Sabines y el galardonado Octavio Paz.
Principales nombres de poetas
1_ Salomé Ureña: Poeta y educadora. Figura central de la lírica dominicana del siglo XIX y
pionera de la educación femenina formal en el país. En su poesía predominan tres temas: el
patriótico, donde aflora su deseo por el bienestar de la sociedad dominicana, el sentimental,
caracterizado por su apego a la naturaleza y a la familia y el indianista, corriente literaria a la
cual recurre al momento de exaltar a la raza indígena quisqueyana exterminada por los
conquistadores españoles. (Detalles)
2_ Manuel del Cabral: Poeta y narrador. Su poesía abarca temas políticos, amorosos, sociales
y metafísicos. Es, junto a Luis Palés Matos, Aimé Cesaire y Nicolás Guillén, una de las voces
más importantes de la poesía negrista latinoamericana. Su poesía política y social,
especialmente su afamado poema Compadre Mon, lo ha situado al lado de los grandes poetas
de América Latina. (Detalles)
3_ Pedro Henríquez Ureña: Poeta, ensayista, filólogo, humanista y educador. Hijo de
Francisco Henríquez y Carvajal y Salomé Ureña, dos figuras ilustres de las letras
dominicanas de quienes heredó el amor a la poesía y el interés por las ciencias y la
investigación. (Detalles)
4_ Juan Bosch Gaviño: Escritor, historiador y político. Hijo del español José Bosch y de la
puertorriqueña Angela Gaviño. Entre sus obras mas afamadas estan: La mañosa, Camino
Real y un sin numero de ensayos. (Detalles)
5_ Pedro Mir: Poeta, ensayista, historiador, abogado y educador. Parte de su producción
poética ha sido incluida de las principales antologías literarias dominicanas y
latinoamericanas. Mir es el poeta político-social más aclamado de la lírica dominicana
contemporánea. Es autor de tres celebrados poemas: Hay un país en el mundo, Contra-canto
a Walt Whitman y Amen de mariposas. (Detalles)
6_ José Joaquín Pérez: Poeta, periodista, abogado y político. Es el máximo representante del
romanticismo poético dominicano y una figura destacada del movimiento indigenista en
América Latina. El rasgo más notorio de la obra poética de José Joaquín Pérez es el
indigenismo, pues basándose en tradiciones, leyendas e informaciones históricas
relacionadas con los primitivos habitantes de La Española, escribió interesantísimas páginas
acerca del desdichado destino de la raza taína luego de la llegada de los colonizadores.
(Detalles)
7_ Manuel Rueda (1921-1999): Breve biografia sobre Manuel Rueda. Pianista, poeta y autor
de obras de teatro. Un escritor de gran capacidad intelectual. (Detalles)
8_ Tulio Manuel Cestero: Escritor, político y diplomático. Fue secretario personal de
Horacio Vázquez y colaborador del presidente Carlos Morales Languasco, patriotas a quienes
acompaño en varias de sus campañas armadas. Escritor de novelas, relatos, ensayos y
poemas. (Detalles)
9_ Aída Cartagena Portalatín: Nació en Santo Domingo el 18 de junio de 1918. Poeta
narradora, historiadora y educadora. Cursó su elemental y secundaria en su pueblo natal.
Luego se trasladó a la capital dominicana e ingresó a la Universidad de Santo Domingo donde
se doctoró en Humanidades. Algunos de sus poemas son: Estación en la tierra, Una mujer
está sola y La casa, los cuales confirman la soledad y la rebeldía que caracteriza la mayor
parte de sus textos. (Detalles)
10_ Miriam Mejía: Miriam Mejía es una escritora dominicana residente en New York.
Estudió Estadísticas y luego Sociología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo en
la República Dominicana. Desde 1990 trabaja en Alianza Dominicana donde por los últimos
cinco años se ha desempeñado como subdirectora. Sus obras: Crisálida en 1997 y De
Fantasmas interiores y otras complejidades en el 2004. Por un mango, un cuento que aparece
en ese su último libro fue traducido al italiano. (Detalles)
11_ Rafael García Romero: Poeta, narrador, ensayista y periodista. Considerado como uno
de los más destacados narradores de la Generación de los 80. En el año 2001 obtuvo el Premio
Nacional de Cuentos. (Detalles)
12_ José Tavárez: Escritor y catedrático universitario de psicología, filosofía, ética, e historia
Dominicana. (Detalles)
13_ Claudio Cordero: Pagina personal del ensayista y poeta dominicano Claudio Cordero.
Biografia, trayectoria, obras literarias y mas. (Detalles)
14_ Julia Alvarez: Poeta, novelista, ensayista y educadora. Desde los diez años reside en los
Estados Unidos. Inició sus estudios universitarios en Connecticut College y los concluyó en
Middlebury College donde se licenció en Artes (1971). Tiene una maestría en Escritura
Creativa de Syracuse University (1975). Ha enseñado inglés y literatura en California State
College (1977)), Phillips Andover Academy (1979-1981), University of Vermont (1981-
1983) y en University of Illinois (1985-1988). Fue escritora residente en la Mary Williams
Elementary School (1978) y en George Washington University (1984-1985). Parte de su
producción poética y narrativa aparece en numerosas revistas de los Estados Unidos,
Latinoamérica, Europa y el Caribe. Sus novelas han sido elogiadas por los más importantes
medios de comunicación de los Estados Unidos y Latinoamérica. (Detalles)
15_ Manuel de Jesús Galván: La labor periodística de Galván estuvo estrechamente ligada a
su participación en la vida política nacional. En 1854 fundó el periódico Oasis, órgano de
difusión de la sociedad cultural Amantes de la luz, donde dio a conocer sus primeros escritos
literarios y comenzó a ponerse en contacto con el ambiente político de la época. Sus escritos
de temas políticos, se encuentran dispersos en los periódicos dominicanos La Actualidad,
Eco de la Opinión, El teléfono y el Listín Diario, mientras que sus colaboraciones literarias
fueron publicadas en las revistas Letras y Ciencias, El hogar, Revista Ilustrada, Ciencias,
Artes y Letras y Revista Científica, Literaria y de Conocimientos Utiles. (Detalles)
16_ Fabio Federico Fiallo: Poeta, narrador y periodista. Por su fina sensibilidad para
interpretar los sentimientos del alma y por el tono becqueriano de su poesía, cargado de ritmo,
armonía y sencillez, fue considerado por sus coetáneos el poeta del amor. Poemas suyos For
ever, ¡Quién fuera tu espejo!, Penilunio, sirvieron a muchos dominicanos de la primera mitad
del siglo XX para sensibilizar el corazón de la mujer anhelada. (Detalles)
17_ Virgilio Díaz Grullón: Narrador, educador, poeta y abogado. Es considerado como el
mejor escritor de cuentos sicológicos en la República Dominicana. En 1959, su colección de
cuentos Un día cualquiera obtuvo el Premio Nacional de Literatura. En 1977 obtuvo el
Premio de Novela Manuel de Jesús Galván por la novela Los algarrobos también sueñan.
(Detalles)
18_ Hilma Contreras: Narradora, ensayista y educadora. El inicio de su carrera literaria data
de 1937 cuando Juan Bosch le publicó los cuentos Tarde de cristal y Los buenos se van en el
periódico Listín Diario. Pese a su limitada producción su prosa sencilla, testimonial, y
ocasionalmente poética, la sitúa entre las narradoras dominicanas contemporáneas más
importantes. En el 2002 recibió el Premio Nacional de Literatura, convirtiéndose así en la
primera mujer dominicana reconocida con dicho galardón. (Detalles)
19_ Gastón Fernando Deligne: Poeta y traductor. Su obra está marcada por la preocupación
social y el incuestionable patriotismo que defendió durante medio siglo de vida. Se le conoce
como el introductor de la poesía de tema psicológico en la literatura nacional. Su obra más
importante y la que le confirió, junto con Salomé Ureña de Henríquez y José Joaquín Pérez,
el título de Padre de la Poesía Nacional es Galaripsos, publicada en 1908. (Detalles)
20_ Franklin Mieses Burgos: La poesía de Franklin Mieses Burgos está caracterizada por un
profundo lirismo: a veces existencial, otras veces política y casi siempre surrealista. Su
producción poética podía dividirse en tres categorías: la hermética, donde se manifiesta la
influencia surrealista; la que sigue modelos clásicos (los sonetos); y la de temas populares.
(Detalles)
21_ Apolinar Núñez: Pertenece al grupo poético de postguerra, es decir, al grupo poético que
surgió después de la Guerra de Abril (1965). Su poesía, sin embargo, no tiene comparación
en el ámbito poético Dominicano. Así, su poesía está más cerca del poeta chileno Nicanor
Parra y del poeta salvadoreño Roque Dalton que de cualquier otro poeta dominicano. Como
poeta, publicó Poemas Decididamente Fuñones (1972) y Poemas Sorpresivos (1973).
(Detalles)
22_ Virgilio Lopez Azuan: Este espacio describe las actividades literarias del Escritor
Virgilio Lopez Azuan, Premio Nacional de Literatura en cuento y poesia. (Detalles)
23_ Mateo Morrison: Escritor dominicano quien, dentro de la historia literaria dominicana,
corresponde a la Generación de Postguerra. Es el primer dominicano egresado en
Administración cultural. Estudió en el Centro Latinoamericano y del Caribe para el
Desarrollo Cultural de Venezuela. Es Licenciado en Derecho Magna Cum Laude, con un
Diplomado en Derecho de Autor y Propiedad Intelectual, y otro en Negocios Jurídicos
Internacionales. (Detalles)
24_ José Rafael Lantigua: Poeta, ensayista, crítico literario, comunicador y gestor cultural
Dominicano. Sus trabajos poéticos y ensayísticos figuran en diversas antologías nacionales
y extranjeras y ha recibido numerosos reconocimientos por su labor literaria y cultural.
(Detalles)
25_ Junot Díaz: Junot Díaz, Premio Pulitzer de novela 2008. Nacido en República
Dominicana pero radicado en los Estados Unidos desde muy temprano. Díaz ganó con su
novela The Brief Wondrous Life of Oscar Wao, que había generado una gran expectativa
entre los lectores. La breve y asombrosa vida de Oscar Wao (tal sería su título en español)
debe su origen a una anécdota que me recordó la de quien haba dicho que el impacto del
ataque contra las torres gemelas habia transformado su idea de la literatura. Para Junot Díaz
este evento traumático significó olvidarse de alguna manera del ritmo que llevaba la novela
que estaba escribiendo y que titulaba epesinadamente The Secret Story. Estando en México
disfrutando de una Beca Guggenheim y luego de una rumba empezó a llamar a Oscar Wao.
(Detalles)
26_ Bonaparte Gautreaux Piñeyro: Ha publicado ensayos sobre el origen del merengue y la
narrativa dominicana. Es autor de los libros Cuentos del Abuelo Julio, La ciuda clandestina
y los secretos del General y de una novela, Al final del arco iris (1982). Sus cuentos A partir
de esta noche y Sonámbulo fueron premiados por el Movimiento Cultural Dominicano y
Casa de Teatro, respectivamente. (Detalles)
27_ Jael Uribe: Página web de la escritora dominicana Jael Uribe, fundadora del Movimiento
Mujeres Poetas Internacional MPI y creadora del Festival Internacional de Poesía Grito de
Mujer. (Detalles)
28_ José Acosta: Premio Nacional de Poesía, de Cuento y Novela. Escritor y agrónomo,
reportero del rotativo neoyorquino El Diario/La Prensa. Con su primer libro Territorios
extraños, ganó el Premio Nacional de Poesía en 1993. Con Destrucciones, obtuvo el Premio
Internacional de Poesía Odón Betanzos Palacios. (Detalles)
29_ Pastor De Moya: Escritor y artista multidisciplinario. Sus principales acciones y
escrituras abarcan: la poesía, el relato, la ficción teórica, el cine, el performance, el arte
objeto, la instalación, el teatro callejero, la ventriloquia, el trance dilatado, la horticultura y
el gallerismo. Ha recibido numerosos premios tanto en su país como en el extranjero.
(Detalles)
30_ Alfredo Fernández Simó: Novelista, cuentista, poeta y diplomático. Colaboró con los
periódicos La Información, Listín Diario, El Siglo y con numerosas revistas literarias
venezolanas, peruanas, mexicanas y dominicanas. Muchos de sus poemas y escritos en prosa
reflejan las vivencias de sus viajes y estadías en diferentes países sur y centroamericanos,
especialmente las estampas dedicadas a Costa Rica, Panamá y Perú que retratan su contacto
con la naturaleza y con las costumbres y modo de vida de algunas de las tribus indígenas que
lo albergaron. (Detalles)
*** Agregar Link o Página en Poetas y Escritores ***
Poetas y Escritores Ordenado por: