Sunteți pe pagina 1din 7

Foucault

1) ¿A qué dos problemas o elementos generales apunta la noción de


gubernamentalidad?
La noción de gubernamentalidad se estudia según Foucault para abordar el
problema del Estado y la población.
Por otro lado plantea que se creé saber cuáles son las nociones de estado y
población. Argumenta que tienen su definición e historia y el dominio al que
se refieren es mas o menos conocido en términos generales, aunque tenga
una parte oscura, y otra visible.
Entonces, se trata de estudiar ese dominio a lo sumo semi oscuro de Estado y
población.

2) ¿Qué triple desplazamiento implica para Foucault el análisis de la


disciplina? Incluya en su respuestas referencias al “Orden psiquiátrico”
y a la prisión para ejemplificar este desplazamiento explicando que
significa “pasar el exterior del Estado”

Para el análisis de la disciplina Foucault habla que hacer mención a las


disciplinas, con referencia al ejército, los hospitales, las escuelas, las
prisiones, obedece a la intención de llevar a cabo un triple desplazamiento.
En primer lugar, pasar al exterior de la institución, descentrarse con respecto
a la problemática del “institucionalocentrismo”
Toma como ejemplo el hospital psiquiátrico y plantea que se partir de lo que
es como carácter dado, de su estructura, de su densidad institucional y
procurar encontrar sus estructuras internas. Pero también se puede proceder
desde el exterior, es decir, mostrar que el hospital, solo puede comprenderse
a partir de algo exterior y general que es el orden psiquiátrico, en la medida
en que se articula con un proyecto más global que apunta a la sociedad en su
conjunto y se puede llamar, higiene pública.
La institución psiquiátrica concreta, densifica un orden psiquiátrico cuyas
raíces están esencialmente en la definición de un régimen no contractual
para los individuos minorizados, que coordina por sí solo todo un conjunto de
técnicas diversas que conciernen tanto a la educación de nulos como a la
asistencia a los pobres y la institución del patronato obrero.
Se trata de buscar en la institución no sólo detrás de ella, sino en términos
más globales, lo que podemos denominar una tecnología de poder. Sustituye
a la análisis genético de filiación por un análisis genealógico.
En segundo lugar, toma como ejemplo el caso de la prisión, Al estudiar la
prisión por intermedio de las disciplinas, la cuestión pasaba por pasar al
exterior con respecto a este punto de vista funcional y resituar a la prisión en
una economía general de poder. La historia de la prisión entonces se inscribe,
en estrategias y tácticas que se apoyan incluso en sus propios déficits
funcionales.
Por último, lo que se da respecto del objeto. Tomar el punto de vista de las
disciplinas significaba negarse a aceptar un objeto prefabricado, es negarse a
medir las instituciones, las prácticas y los saberes con la vara y la norma de
de ese objeto dado de antemano. La tarea consistía, por el contrario, en
captar el movimiento por el cual se constituía, a través de esas tecnologías
móviles, un campo de verdad con objetos de saber. En suma, se trata de
hacer lo inverso de lo que la fenomenología ha enseñado decir y pensar. En
líneas generales dice lo siguiente, la locura existe, lo cual no quiere decir que
sea algo.
En síntesis se trata de extraer las relaciones de poder de la institución para
analizarlas desde la perspectiva de las tecnologías, extraerlas también de la
función para retomarlas en un análisis estratégico y liberarlas del privilegio
del objeto para intentar resituarlas desde el punto de vista de la constitución
de los campos, dominios y objetos de saber.

3) ¿El término “gobernar” siempre tuvo el sentido político que


conocemos hoy en día? Fundamente su respuesta aludiendo a las
significaciones de orden material y moral del término gobierno.
Indique cuál es el objeto del gobierno según Foucault a partir del siglo
XVI.

Vemos que durante los siglos XIII, XIV y XV la palabra “gobernar” abarca
una considerable masa considerable de significaciones diversas. En primer
lugar encontramos el sentido puramente material.
“Gobernar” es seguir o hacer seguir una ruta. La palabra también tiene
sentido material, pero mucho más amplio, de alimentar proporcionando
vituallas. Por lo tanto gobernar en el sentido de sustentar, alimentar.
“Gobernar” tiene también el sentido vecino, pero un poco diferente, de
subsistir con algo.
Hasta aquí el conjunto de señalamientos o, en todo caso, algunas
referencias propiamente materiales de la palabra “gobernar”.
Foucault también señala la dimensión de significaciones de orden moral
de la palabra. “Gobernar” puede significar “conducir a alguien”, sea en el
sentido propiamente espiritual del gobierno de las almas, se de una
manera levemente desviada con respecto a la primera, cuando quiere
decir, “imponer un régimen”, imponer un régimen a un enfermo.
“Gobernar” o “gobierno” pueden referirse entonces a la conducta en el
sentido propiamente moral del término. También puede aludir, además, a
una relación entre individuos capaz de adoptar varias formas, entre ellas
la de mando y dominio. O bien tener una relación con alguien, una
relación verbal o referirse al comercio sexual.
De todos modos, a través de estos sentidos hay algo que se deja ver con
claridad. Nunca se gobierna a un Estado, o un territorio, o una estructura
política. Se quienes se gobierna son los hombres.

4) Antes del siglo XVI, ¿Era la ciudad o el estado lo que constituía el


objeto de la acción de “gobernar”? Desarrolle.
Vemos que durante los siglos XIII, XIV y XV la palabra “gobernar” abarca una
considerable masa considerable de significaciones diversas. En primer lugar
encontramos el sentido puramente material.
“Gobernar” es seguir o hacer seguir una ruta. La palabra también tiene
sentido material, pero mucho más amplio, de alimentar proporcionando
vituallas. Por lo tanto gobernar en el sentido de sustentar, alimentar.
“Gobernar” tiene también el sentido vecino, pero un poco diferente, de
subsistir con algo.
Hasta aquí el conjunto de señalamientos o, en todo caso, algunas referencias
propiamente materiales de la palabra “gobernar”.
Foucault también señala la dimensión de significaciones de orden moral de la
palabra. “Gobernar” puede significar “conducir a alguien”, sea en el sentido
propiamente espiritual del gobierno de las almas, se de una manera
levemente desviada con respecto a la primera, cuando quiere decir,
“imponer un régimen”, imponer un régimen a un enfermo.
“Gobernar” o “gobierno” pueden referirse entonces a la conducta en el
sentido propiamente moral del término. También puede aludir, además, a
una relación entre individuos capaz de adoptar varias formas, entre ellas la
de mando y dominio. O bien tener una relación con alguien, una relación
verbal o referirse al comercio sexual.
De todos modos, a través de estos sentidos hay algo que se deja ver con
claridad. Nunca se gobierna a un Estado, o un territorio, o una estructura
política. Se quienes se gobierna son los hombres.
En la literatura griega se encuentra con bastante regularidad la metáfora que
quien gobierna es la cabeza de la ciudad. Así que se podría decir que el
objeto era la Ciudad.
5) ¿A qué época debemos la idea de que pueda hacer un gobierno que
recaiga sobre los hombres? ¿Por qué Foucault postula el origen de esta
noción de gobierno en el poder pastoral? Explique esta noción.
Foucault dice que la idea de que puede haber un gobierno de los hombres y
que éstos son gobernables sea una idea griega no es probable. Postula mas
bien, que debe buscarse en Oriente y luego en un Oriente Cristiano.
En primer lugar, que el Dios o el jefe sea un pastor con respecto a los
hombres, vistos como un rebaño.
Se designa efectivamente al rey, de una manera ritual, como el pastor de los
hombres. En el momento de su coronación, en la el Faraón recibe las
insignias del pastor y se lo declara pastor de los hombres. Es un término que
designa la relación de los dioses o el dios con los hombres. El dios es el Pastor
de los hombres. Esto permite designar cierto tipo de relación entre los
hombres y el rey también lo es, éste último es de alguna manera el pastor
subalterno a quien aquél ha confiado su reino, devolver a Dios el rebaño que
se le ha entregado. El pastorado es un tipo de relación entre Dios y los
hombres, y el rey participa en cierto modo de esa estructura pastoral de la
relación.
6) ¿Qué tipo de relaciones establece Dios con los hombres en el poder
pastoral?

En primer lugar, que el Dios o el jefe sea un pastor con respecto a los
hombres, vistos como un rebaño.
Se designa efectivamente al rey, de una manera ritual, como el pastor de los
hombres. En el momento de su coronación, en la el Faraón recibe las
insignias del pastor y se lo declara pastor de los hombres. Es un término que
designa la relación de los dioses o el dios con los hombres. El dios es el Pastor
de los hombres. Esto permite designar cierto tipo de relación entre los
hombres y el rey también lo es, éste último es de alguna manera el pastor
subalterno a quien aquél ha confiado su reino, devolver a Dios el rebaño que
se le ha entregado. El pastorado es un tipo de relación entre Dios y los
hombres, y el rey participa en cierto modo de esa estructura pastoral de la
relación.
Lo que se define como relaciones de un pastor y su rebaño son las relaciones
de Dios y su pueblo. La designación especial y explícita de pastor se reserva a
Dios. Simplemente, se considera que algunos de los profetas recibieron de
Dios el rebaño de los hombres y deben devolvérselo.
En su forma plena y positiva, por lo tanto, la relación pastoral es en esencia la
relación de Dios con los hombres. Es un poder de tipo religioso que tiene su
principio, su fundamento y su perfección en el poder que Dios ejerce sobre
su pueblo.

7) Señale cuáles son los tres rasgos principales que definen al poder
pastoral según Foucault. Incluya en su respuesta las diferencias que
introduce el autor entre el Dios griego y el Dios hebreo, y desarrolle los
argumentos que le permiten sostener que “el poder pastoral es un
poder benévolo”.

El poder del pastor es un poder que no se ejerce sobre un territorio, se ejerce


sobre su rebaño en desplazamiento.
El Dios griego es un Dios Territorial. La presencia del Dios hebreo, nunc es
más intensa que cuando su pueblo, justamente, se desplaza.
El dios griego se presenta más bien, sobre las murallas para defender su
ciudad. El dios hebreo aparece precisamente cuando se abandona la ciudad.
En segundo lugar el poder pastoral, es en lo fundamental un poder benévolo.
En otras religiones además de la benevolencia, que implica hacer el bien, el
poder se caracteriza por la capacidad de la omnipotencia y riqueza del Dios,
de reducir a sus enemigo y ampliar sus territorios.
El poder pastoral en cambio, implica spolo hacer el bien. El objetivo es en fin,
la salvación del rebaño. Pero la salvación tiene un sentido muy preciso en la
temática del poder pastoral.
El poder pastoral es un poder de cuidados. El poder del pastor, por lo tanto,
es un deber, una misión de sustento, de manera que la forma adoptada por
El no es ante todo la manifiesta inicialmente por su celo, su dedicación, su
aplicación indefinida.
El pastor vela en el sentido claro de la vigilancia, pero sobre todo de la
desventura que puede sobrevenir.
Para terminar, el último rasgo es que el poder pastoral es un poder
individualizador. Es cierto, en efecto que el pastor dirige todo el rebaño, pero
sólo puede hacerlo bien con la condición de que ni una sola de las ovejas se
le escape. El pastor debe tener los ojos puestos sobre todos y sobre cada
uno, que va a ser precisamente el gran problema de las técnicas de poder en
el pastorado y de las técnicas de poder digamos, modernas, tal como se
disponen en las tecnologías de la población. Y por una parte de una manera
más intensa del sacrificio del pastor por su rebaño, sacrificio de sí mismo por
la totalidad de las ovejas.
Estamos aquí en el centro del desafío, de la paradoja y moral religiosa del
pastor, lo que podríamos llamar, en definitiva, la paradoja del pastor.
Sacrificio de uno por el todo, que va a estar de manera insoslayable en el
centro de la problemática cristiana del pastorado.
8) Explique la afirmación de Foucault acerca del poder pastoral como
poder individualizador.
Para terminar, el último rasgo es que el poder pastoral es un poder
individualizador. Es cierto, en efecto que el pastor dirige todo el rebaño, pero
sólo puede hacerlo bien con la condición de que ni una sola de las ovejas se
le escape. El pastor debe tener los ojos puestos sobre todos y sobre cada
uno, que va a ser precisamente el gran problema de las técnicas de poder en
el pastorado y de las técnicas de poder digamos, modernas, tal como se
disponen en las tecnologías de la población. Y por una parte de una manera
más intensa del sacrificio del pastor por su rebaño, sacrificio de sí mismo por
la totalidad de las ovejas.
Estamos aquí en el centro del desafío, de la paradoja y moral religiosa del
pastor, lo que podríamos llamar, en definitiva, la paradoja del pastor.
Sacrificio de uno por el todo, que va a estar de manera insoslayable en el
centro de la problemática cristiana del pastorado.
9) Uno