Sunteți pe pagina 1din 4

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN

FACULTAD DE ENFERMERÍA

Unidad de aprendizaje: Vigilancia Epidemiológica

Noticia 3: Las discapacidades y la salud.


Tema: Salud.
Etapa I.- Introducción Normativa sobre Vigilancia Epidemiológica

Profesor:

Dr. Lucio Rodriguez Aguilar


Por

Alumno: E.E Robín Alexis Garza Alvarado


Matricula: 1818106
Grupo: 02
Semestre: 04

Abril, 2019

Monterrey, Nuevo León


Las discapacidades y la salud.

Las personas con discapacidades necesitan atención médica y acceso a programas

de salud por las mismas razones que las demás personas: para mantener su bienestar, estar

activas y participar en la comunidad. Tener una discapacidad no significa que la persona no

esté sana o no pueda estarlo. Estar sano representa lo mismo para todas las personas, es

decir, estar y mantenerse bien para llevar una vida plena y activa. Esto significa tener las

herramientas y la información para elegir opciones saludables y saber cómo prevenir las

enfermedades. Para las personas con discapacidades, esto significa también saber que los

problemas de salud relacionados con la discapacidad pueden ser tratados. Estos problemas
(también llamados enfermedades o trastornos secundarios) pueden consistir en dolor,
depresión y un riesgo más alto de contraer ciertas enfermedades (CCPE, 2017).

Para estar sanas, las personas con discapacidades requieren de una atención médica que

satisfaga sus necesidades de manera integral, no solo con relación a su discapacidad. La

mayoría de las personas con o sin discapacidades puede mantenerse sanas si aprende sobre

los estilos de vida saludables y adopta uno. Por ejemplo, sabemos que el ámbito de la salud

resulta esencial para cualquier persona y para cualquier sociedad. No obstante, en relación

con las personas con discapacidad los servicios de salud poseen una importancia

excepcional, pues no solo son parte del medio social en que la persona se desenvuelve, sino

que, en muchos casos, tienen verdadera incidencia sobre las condiciones personales que

determinan la evolución de la discapacidad (Schilling, 2018).

En muchas ocasiones, estas condiciones pueden ser mitigadas o superadas mediante la

prestación oportuna, pertinente y eficaz de servicios de salud, tales como los de

rehabilitación. Independientemente de lo anterior, todas las personas con discapacidad

tienen las mismas necesidades de atención médica general. Requieren acceder a educación

en salud y a atención médica adecuada en condiciones sostenibles de calidad y equidad


(Pérez, 2018).
El estatus de la discapacidad en las Américas

Se estima que la población con discapacidad suma alrededor de mil millones de

personas en el mundo y 140 millones en la región de América Latina y el Caribe. Esto es,

cerca del 15% del total. Estas cantidades han ido en aumento, debido al envejecimiento de

la población, a la mayor prevalencia de enfermedades crónicas, entre otros factores. Sin

embargo, resulta altamente sugestivo que menos de la mitad de las oficinas nacionales

de estadística en los países de la región, indagan por el acceso de las personas con

discapacidad a la protección o seguridad social. Y cuando se indaga, no siempre se utiliza


la conceptualización adecuada de discapacidad. Así, el reto más inmediato parece radicar

en la falta de conocimiento de esta realidad, su precisa dimensión y características por parte

de los gobiernos de las Américas y la consecuente imposibilidad de tomar acciones


concretas adecuadas y efectivas para transformarla (Ortega, 2017).

La Organización Panamericana de la Salud ha señalado que menos del 3% de las

personas con discapacidad en la región, acceden a servicios de rehabilitación y ha advertido

la necesidad de que los ministros de salud de las Américas den prioridad a la discapacidad

dentro de sus políticas como parte de un Plan de Acción Regional sobre Discapacidades y

Rehabilitación, establecido en consonancia con el Plan de Acción de las Discapacidades de


la Organización Mundial de la Salud (Pérez, 2018).

LEGISLACIÓN NACIONAL

Ley 24.901. Sistema de prestaciones básicas en habilitación y rehabilitación integral

a favor de las personas con discapacidad. Incluye acciones de prevención, asistencia,

promoción y protección, destinadas a este colectivo. El sistema de las obras sociales queda

comprometido a la cobertura de las prestaciones que luego se describen y el Estado deberá

brindarlas en el caso que los beneficiarios o las personas de quienes dependan no puedan
afrontarlas (Schilling, 2018).
Referencias
SCHILLING, S. (noviembre 2018). Los Derechos de las Personas con Discapacidad.
Capítulo Salud. CABA Obtenido de:
http://www.salud.gob.ar/dels/entradas/personas-con-discapacidad-y-acceso-la-
atencion-la-salud

ORTEGA, J. (2017), Servicios de salud para personas con discapacidad, Banco


Interamericano de Desarrollo., Obtenido de:
https://blogs.iadb.org/salud/es/servicios-de-salud-para-personas-con-
discapacidad/

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, (2017), Las Discapacidades


y la salud, Obtenido de:
https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/disabilityandhealth/healthyliving.html

PEREZ, D. (2018), Atención en casos de discapacidad intelectual o del


desarrollo, American Academy of Family Physicians, El Personal Editorial
Obtenido de: https://es.familydoctor.org/atencion-en-casos-de-discapacidad-
intelectual-o-del-desarrollo/