Sunteți pe pagina 1din 2

Nicolas Cristancho Riaño

20191260042

PEDAGOGÍA Y MÚSICA: SOBRE LA EXPERIENCIA EN LA ENSEÑANZA MUSICAL

La búsqueda de una metodología adecuada en la enseñanza de la música


supone una problemática para la pedagogía, tal y como sucede con todas las disciplinas
artísticas, es necesario tener en cuenta sus dimensiones lúdicas, creativas y la relación
del niño con estas. Es por lo anterior, que el enfoque de este ensayo se centra en
reconsiderar la enseñanza musical en sus primeras etapas, su tesis consiste en apoyar
el desarrollo musical en edades tempranas a partir de la experiencia relegando los
aspectos teóricos a etapas más avanzadas.
Para empezar, se dará inicio al ensayo hablando brevemente de las
características idóneas para el maestro o pedagogo en música, después, se propondrá
un tratamiento diferente sobre los conceptos teóricos o académicos en la enseñanza
musical y, para terminar, se cerrará el escrito con una breve conclusión sobre lo tratado.
Para llevar a cabo lo anterior, este ensayo usa como base los capítulos La actual reflexión
pedagógica y Música y pedagogía del libro Epistemología y pedagogía, escrito por el
experto en el campo Iván Bedoya Madrid (1980).

El rol del docente


Esta demás aclarar que, así como sucede en otras disciplinas, no cualquier
musico esta capacitado para enseñar música, El educador no se debe limitar a la mera
conceptualización en sus educandos. Tal y como lo menciona Bedoya:
[…] El pedagogo idóneo podría diseñar otras posibles actividades
orientadas a desarrollar y a completar los logros obtenidos o que considere que
hay que reforzar según la meta inicialmente trazada, de obtener un mayor disfrute
y por tanto conocimiento de la música. (1980, p. 162).
Lo anterior quiere decir que, lejos de restringir la enseñanza a la buena interpretación de
las obras y los conceptos, el pedagogo debe reconocer la relación del estudiante con su
disciplina, pues en el arte, el disfrute de estas encamina al conocimiento.
El disfrute: fundamental en la metodología
Ahora, entendiendo que la relación del estudiante con la música llega a ser una
de liberación de los aspectos creativos del mismo, puede llegar a ser contraproducente
exigirle el conocimiento técnico explicito y especifico en las primeras etapas, pues, como
lo menciona Bedoya “esta academización ha alejado tanto a educadores como
educandos del goce espontaneo y natural de la música” (1980, p. 160). Lo anterior no
quiere decir que se deba prescindir por completo de la formación teórica en la enseñanza
musical, lo que se busca realmente es que la formación de los músicos en edades
tempranas tenga como objetivo el de buscar la sensibilidad con la naturaleza de los
sonidos, que estos sean capaces tanto de oír como de reconocer y disfrutar la esencia
sonora. Entonces, a partir de esta relación con él sonido, introducir sin agobiar al
educando, los conceptos teóricos que son imprescindibles para el estudio de la música.

Conclusión:
Como se ha expuesto a lo largo del escrito, la enseñanza musical supone, como
en cualquier disciplina, proveer a los educandos la capacidad de apropiarse de su
formación musical, permitir que estos vivencien la música de una forma agradable que
quieran continuar a lo largo de su vida, sin convertirla en una disciplina tediosa. Con todo
lo anterior, podemos afirmar que el ensayo ha cumplido con su objetivo, pues ha
expuesto lo fundamental que es la experiencia personal en el desarrollo de la música a
edades tempranas. El reto del pedagogo en música ahora es el de despertar las actitudes
musicales iniciales que propicien el entendimiento de los aspectos teóricos
fundamentales en la formación de los músicos futuros.

Bibliografía
Bedoya, J, I. (1980). Música y pedagogía. En Epistemología y pedagogía (pp.159-163).
Lugar: Ecoe Ediciones.