Sunteți pe pagina 1din 3

¡Cómo sostener un poema ante este desastre?

Exclama, nos grita el profe, bufando a punto de empañar sus lentes de botella
sostiene, entre sus manos el periódico más reciente
ALARMA

La fila próxima al pizarrón se ve en asedio


frente a los compas
sangre, balas, fuego, droga y un cuerpo desnudo

¡Cómo sostener..?
vuelve, vociferar el botelludo

Yo
alzo la mano,
el índice incluso.

Él calla
sede la palabra
con un gesto de la barbilla
el dios no afirma ni niega, señala

─¿Puedo ir al baño?─
pregunta estúpida, lo sé
el salón explota en risa

El botelludo hace una mueca


resignado
abro la puerta, cuidado de no azotar

El camino se hace largo


cruzar el patio
cruzar el desierto
cruzar el mar
alejarme de todo lo que parece cotidiano
recluido,
busco refugio ante la amenaza constante que ejerce sobre mi la paz uniformada
esa paz que da patadas y se queja desde el suelo
que fuerza
y re-fuerza, que uniforma e informa, que da y da y da
dadada
otra clase matemática que la cabeza no aguanta
la sesera, molino de carnicería, tripas de oveja, cola de mapache, geografía, física y trigonometría
cuadrada del subcuanperfecto ultimátum de la noción legal que tuvo Octavio Paz después de su
quinta paja veraniega

De ello busco refugio y lo encuentro en mi pocilga mental.

Entro a la mazmorra, a la que el colegio llama baño, escupitajos por el suelo,


papel sucio, olor concentrado de orina y mierda, en el búnker que resiste el sol,
del otro lado de los salones de la prepa oficial

Guardo silencio, porque respeto lo santo,


dentro de este lugar nada hay más glorioso que mis explosiones intestinas

Frente a mí el grafo de la Mari,


esa señora que alimenta a media preparatoria con gorditas rebosantes de aceite

Manos grandes, gordas, tortilleras,


figura primigenia, en ella se basaron los abuelos para simular
con piedra a la mujer
tierra, titanide, diosa
tu madre, a la que tanto refrescamos

Manos tan poderosas


que te mueres porque te apriete para que la grasa de tu cuerpo se una al aceite hirviendo en la
caldera, que te exprima hasta que explote el último grano del culo
el último punto negro, los ojos desorbitados, de regreso al aceite hervido
caldo cósmico del que hacen todas las malas historias

Comida grotesca la que ahora atraviesa mi duodeno


aguijón agudo en las vísceras,
la lanza Homérica que entra por la base de la espina dorsal
héroe épico, mi convulsión, hace del dolor una erecta verga

Mancho el graffiti con mi semen, salpico,


salado, sin aroma, pero de cerca se percibe el sabor
María si supieras no soy puro, pero te amo en mi momento más iluminado,
después me limpio el culo

Madre gea, mar egeo


no miro feo, soy el ejemplo más grato que tengo de conocer a una persona, simio encamisado
mano peluda, pelusas en el ombligo, mi mayor tesoro secreto cuasi divino,
así nació el guerrero, de una pelusa, espada de fuego.
Su hermana la luna le temió, la Coyote, y reunió a la noche y a las estrellas.
Su madre, la falda de serpientes, estuvo ahí preñada, esperando.
Nació el sol, colibrí, corazón.
Apareció espada en mano, martillo redentor, hizo justicia, separó a los humanos
prohibió el matrimonio entre hermanos, la unión conyugal con la madre, hizo el tiempo,
el cazador mata al lobo, caperuza llora sobre la piel de su amante, abuelo fuego, abuela cazuela,
ya no es tiempo de héroes, ya no es tiempo de bestias, ya no hay tiempo…

Nos construyeron el palacio de cristal, invernadero humano, BANAMEX con letras rojas
molino gigante, HSBC, enemigo de todo Quijote, pronto veré arder tus puertas,
la puta más puta de todas las putas, la que no ama, ni así misma y por eso su carne es de papel
raposa te maldigo
yo aquí buscando el título, mejor me pongo a rezar

Mar egeo, te regalo mis restos, ahora veo cómo se ahoga en su remolino personal, mi mayor
producción.

Mierda

Me cago en Cristo y en todos los santos del panteón jesuita,


arreglo la corbata, el pelo relamido, el reflejo ─tan chulo─
me guiño el ojo, te prometo que no escribiré mi nombre en la pared
pero mi mirada será poema
poema de culo
poema de mierda
poema iluminado
poema que sostengo
entre toda mi porquería, porque cerdo-hombre-niño-urgido, urgencia, pícaro, vulgar, pecoso,
picoso, moco, puercoescpin, spinner de lujo, espriiite
COCACOLA, escupe
el sonido de tu saliva, mi mejor rola

Y de regreso al desierto, el león coronado,


vuelve a ser hormiga, entiendo del encierro y de las cadenas
pido permiso, doy las gracias

Toco la puerta después del viaje,


vuelvo a mi asiento
a morir dormido frente a un pizarrón