Sunteți pe pagina 1din 46

MI CARRERA EN AJEDREZ

por
J. R. CAPABLANCA

con una nueva Introducción y Epílogo


de
IRVING CHERNEV

D O V E R P U B L I C A T I O N S, I N C., N E W Y O R K
Título original en inglés:

MY CHESS CAREER

Primera edición en inglés: 1920

Traducción:

CAPABLACK

Diseño de Portada:

JPARRA

Revisión Técnica:

____________

Edición y Diagramas:

_____________

Primera edición en español: Agosto de 2011

Cualquier sugerencia o comentario relacionado con el libro enviar a:

capablackchess@gmail.com

Hecho en Perú
NOTA DEL TRADUCTOR

La aparición de este volumen es uno de los más esperados por los aficionados del
noble juego (como yo), por este motivo me he dado a la labor de traducirlo y lo he
puesto a disposición de todos los ajedrecistas, y también, como homenaje a la
memoria del más grande de los campeones mundiales. Porque, inexplicablemente,
hasta este momento, ―My Chess Career‖ no había sido publicado en idioma
castellano por ninguna de las grandes editoriales.

La presente edición es la fiel traducción de ―My Chess Career‖ basada en la edición


publicada por Dover Publications en 1966.

La espectacular carrera ajedrecística de Capablanca es uno de esos acontecimientos


que desatan los más apasionantes debates o los más arraigados puntos de vista,
basados algunas veces en las leyendas y otras en hechos históricos.

Sigamos el relato contado por el mismo Capablanca y pongámonos en su piel,


mientras transcurría el gran cambio, la evolución del niño prodigio de cuatro años
hasta convertirse en el 3er Campeón Mundial de la historia, pasando por: el coraje
demostrado por el niño durante el match con Corzo para remontar un marcador
adverso, utilizando sus puntos fuertes y aprovechando las evidentes debilidades de
su rival en los finales; la decisión y firmeza mostrados en el match con Marshall su
primer enfrentamiento serio con un maestro que estaba entre los diez mejores del
mundo, sus temores a ser superado al enfrentarse por primera vez a los maestros
europeos en el gran Torneo de San Sebastian 1911 donde ocupa el primer puesto; su
exceso de confianza durante su participación en el Torneo de San Petesburgo 1914
(donde a decir de Alekhine ya jugaba tan bien como Lasker), lo que provoco la
pérdida del primer puesto a manos de este último; los pensamientos que pasaban
por su mente al momento de enfrentar al temible Ataque Marshall en la Ruy Lopez
(aún hoy en día fuertes GM prefieren evitarlo) en manos de su mismo inventor y
uno de los más grandes jugadores de ataque; el orgullo de su aplastante triunfo sin
perder una sola partida sobre el campeón de Serbia Boris Kostic que venía
precedido de una gran reputación antes del Match con Capablanca en la Habana; y
ahora al final solo había un obstáculo entre él y el Campeonato Mundial la negativa
hasta ese momento de Lasker a jugar con él.

Para continuar la historia el mismo Capablanca publicó los comentarios de sus


partidas del Match con Lasker por el Campeonato Mundial de 1921 en el libro ―The
World's Championship Chess Match Played at Havana Between José Raúl
Capablanca and Dr. Emanuel Lasker 1921‖.
Espero disfruten de la lectura tanto como yo y obtengan el máximo provecho de las
partidas y sus comentarios, me despido de ustedes atentamente, tal vez nos
volvamos a encontrar en el futuro y solo me queda decir:

―A ESTUDIAR Y COMPARTIR AJEDREZ‖

CAPABLACK

Lima, Agosto de 2011


Copyright © 1966 by Dover Publications, Inc.

Todos los derechos reservados y amparados en Pan American and International


Copyright Conventions.

Publicado en Canadá por General Publishing Company, Ltd., 30 Lesmill Road, Don
Mills, Toronto, Ontario.

Esta edición de Dover, publicado por primera vez en 1966, es una reedición íntegra
y corregida del trabajo originalmente publicado por The Macmillan Company en
1920.

Esta edición contiene además una nueva Introducción y un Epílogo con


Bibliografía de Irving Chernev.

International Standard Book Number: 0-486-21548-2

Library of Congress Catalog Card Number: 65-25706

Hecho en los Estados Unidos de América

Dover Publications, Inc.

180 Varick Street

New York, N. Y. 10014


V

INTRODUCCIÓN A LA EDICIÓN DE DOVER

Los libros de ajedrez más apasionantes que alguna vez he leído son Los Grandes
Maestros del Tablero de Réti, Mis Mejores Partidas de Ajedrez (1908-1923) de
Alekhine, Mi Sistema de Nimzowitch, Cien Partidas Selectas de Botvinnik, y Mi
Carrera en Ajedrez de Capablanca.

Éstos son libros que prometen ser emocionantes desde la misma primera página.
Al momento que comencé a leer Mi Carrera en Ajedrez estaba fascinado por la
historia de los triunfos de Capablanca y por la manera en la que los consiguió. Aquí
estaba el cuento de un D'Artagnan de la vida real, un héroe joven y apuesto que
dispuso de los adversarios más formidables con consumada gracia y facilidad - un
maestro cuyo estilo parecía lograrlo sin ningún esfuerzo, pero de quién sus jugadas
fueron las más fuertes y precisas jamás vistas en un tablero de ajedrez.

No le privaré del placer de leer por sí mismo las aventuras de Capablanca de su


ascenso de un prodigio del ajedrez de cuatro años de edad hasta llegar a ser el
aspirante número uno al título de "Campeón Mundial". Pero permítame contarle
algo de las magníficas partidas que jugó.

No describiré todas las partidas, excepto para decir que prácticamente cada una de
las que están en el libro son una obra maestra. Las he reproducido docenas de
veces con creciente placer cada vez. Si tuviera que seleccionar "Mis Diez Partidas
Favoritas" sin embargo (toda vez que escoger los diez mejores de cualquier cosa es
un pasatiempo popular), escogería los siguientes.
CAPABLANCA—CORZO

(Partida No. 2, p. 9)

Lo resaltante de este juego es un brillante sacrificio de Dama, algunas centelleantes


combinaciones, y luego un final encantadoramente preciso. Considero que esta es
la mejor partida jamás jugada por un prodigio de ajedrez, y soy cuidadoso de cada
desempeño de Morphy, Reshevsky, Fischer y Petrosian. Jugada cuando Capablanca
tenía sólo doce años de edad, es una mezcla impresionante de estrategia y táctica
que haría honor a cualquier maestro en cualquier edad.

CAPABLANCA—MARSHALL

(Partida No. 8, p. 33)

Este juego es una de las grandes obras maestras en la literatura del ajedrez.
Capablanca en lo mejor de él nos presenta un maravilloso despliegue de estrategia
en el medio juego. Su comentario al concluir su hazaña fue ―Dejando fuera la
apertura sería difícil encontrar dónde podrían mejorar su juego las Blancas; es una
de mis mejores partidas‖, sobre esta declaración, Reuben Fine comento, ―Fue
excesivamente modesto".

MARSHALL—CAPABLANCA

(Partida No. 10, p. 41)

Uno de los ejemplos más instructivos que conozco en el arte de explotar una
mínima ventaja en la posición. Capablanca muestra cómo sacar una victoria de una
ventaja tan pequeña como una mayoría de Peones en el flanco de Dama del tablero.

CAPABLANCA—ALEKHINE

(Partida No. 19, p. 94)

Éste fue el primer encuentro entre dos maestros que estaban destinados a
convertirse en Campeones Mundiales, y naturalmente dio como resultado una
partida bellamente jugada. Capablanca demuestra qué tan fácil es ganar si uno
toma control de las casillas negras y luego coloca una Torre en la séptima fila.
Después que Capablanca hace su jugada 22, el juego de Alekhine simplemente se
cae a pedazos.
BERNSTEIN—CAPABLANCA

(Partida No. 21, p. 101)

Después de una apertura y medio juego engañosamente tranquilos,


repentinamente llega un ofrecimiento de la Dama el cual no puede ser aceptado ni
rechazado. Este sorpresivo movimiento de un millón de dólares debió haber
barrido totalmente al Dr. Bernstein fuera de su asiento.

NIMZOWITCH—CAPABLANCA

(Partida No. 22, p. 105)

El aspecto más notable de este juego es un final de Alfil delicadamente jugado.


Puede ser descrito en una palabra – ¡magnífico!

CAPABLANCA—BERNSTEIN

(Partida No. 24, p. 120)

La combinación hecha en el medio juego es asombrosamente intrincada, pero eso


es lo de menos puesto que la originalidad y la concepción artística de largo alcance
de Capablanca le ganó el Primer Premio a la Brillantez.

CAPABLANCA—MOLINA Y RUIZ

(Partida No. 26, p. 131)

En este juego Capablanca encuentra la manera de amarrar a sus adversarios de pies


y manos, y entonces serenamente pone en marcha un peón (lejos en el otro
extremo del tablero) en su viaje a convertirse en una Dama.
CAPABLANCA—SCHROEDER

(Partida No. 29, p. 149)

Otro ejemplo de la técnica del ju-jitsu en un tablero de ajedrez. Aquí también,


Capablanca exhibe su magia en rendir a un adversario indefenso, y luego mover un
Peón hacia la casilla de coronación del tablero. El final es encantador, pero para
apreciarlo completamente uno debe notar el comentario de Capablanca después del
movimiento 27 de las Negras. La línea que preparó en contra de la mejor jugada de
su adversario, aunque no ocurrió, fue lo suficientemente impresionante para
otorgarle a Capablanca un premio a la brillantez por la partida.

JANOWSKI—CAPABLANCA

(Partida No. 30, p. 153)

Esto es ajedrez a gran escala. La acción abarca el tablero entero - el flanco de Rey,
el flanco de Dama y el centro. Usted quedará tan impresionado (como yo) por la
belleza del movimiento 10 de Capablanca (cuya sutileza causara admiración en
usted), por los ataques repentinamente cambiantes y por la conclusión artística -
un mate con las dos Torres.

No es de extrañarse que el gran Emanuel Lasker una vez dijo, ―He conocido a
muchos jugadores de ajedrez, pero entre ellos sólo un genio, ¡Capablanca!‖

Julio, 1965 IRVING CHERNEV

New York, N. Y.
IX

PRÓLOGO

Si hay algo de mayor interés que los registros de los logros de un hombre que se ha
hecho grande en su particular campo de actividad, es la forma en la cual sus
capacidades se han desarrollado. Dando una compenetración a las diferentes
etapas a través de las cuales su desarrollo mental ha madurado, estaremos mejor
capacitados para juzgar el fundamento y estructura de su grandeza. Para los
grandes maestros de Ajedrez esto se aplica tanto como para cualquier otra
búsqueda, y es extraño que sus carreras hayan sido poco tratadas desde este punto
de vista por escritores del juego. Por regla general se conseguirá poco con registros
de instancias aisladas de sus mejores actuaciones. Los torneos se suceden, los
encuentros toman lugar, y los juegos desempeñados son publicados, estudiados y
analizados, y los maestros son juzgados por sus logros particulares en una ocasión
particular. Así el momento más importante del desarrollo se pierde de vista. Por
cuánto es mucho más importante el desarrollo del genio o talento que el genio o
talento mismo. El talento bien desarrollado produce al maestro; entrénelo mal o
imperfectamente y usted tiene al "amateur". El genio mal entrenado no alcanzará
su máxima capacidad; dele un correcto desarrollo y usted tiene a - Capablanca.

En alguna forma el genio tiene la ventaja sobre el talento, que, a pesar de los
obstáculos, conseguirá triunfar y se impondrá. Hay una única cosa que impedirá su
expansión completa, y esa es la falta de educación en el más amplio sentido de la
cultura. El escritor ha tenido muchas oportunidades de juzgar el alcance de leer a
Capablanca y estudiarlo fuera del dominio del ajedrez, y con seguridad puede
afirmar que esas personas que se imaginan que el ámbito de su mentalidad es
ajedrez, que él piensa ajedrez, sueña ajedrez y vive sólo para el ajedrez, están
completamente equivocados. De hecho, él dedica mucho menos tiempo al ajedrez,
por así decirlo, que muchos entusiastas amateur. Sus intereses son mucho más
amplios y abarcan historia, arte, música, ciencia y deporte, y creo que es esta gran
variedad de pensamiento que nos ha dado en Capablanca algo más que un técnico
del ajedrez.

Este libro trata de la evolución de su arte, si el ajedrez puede ser catalogado así.
Paso a paso seguimos al maestro en su carrera e incidentalmente podemos
vislumbrar al hombre, y considerar que él está ahora en la cima de sus capacidades,
y uno está casi tentado a preguntar cuanto más lejos puede llegar su maestría.

Capablanca ha sido comparado con Morphy, y esa comparación tiene su


justificación cuándo uno considera la similitud en el estilo de su juego y la
inusualmente temprana edad en la cual ambos comenzaron a desarrollarse. A la
edad de trece años encontramos a Morphy ganando partidas a un jugador tan
experimentado como Lowenthal. A los doce Capablanca venció al campeón de Cuba
en un match. A la edad de veinte Morphy venció a Anderssen por 7-2 y 2 tablas. A
la misma edad Capablanca había vencido a Marshall por 8-1 y 14 tablas. A esa
misma edad Morphy triunfó en contra de todos los maestros que le hicieron frente,
mientras Staunton le negó la oportunidad de un match. De la misma manera en
San Sebastian, el torneo más fuerte alguna vez realizado, Capablanca ganó una
victoria bien merecida, y Lasker cuándo fue desafiado en 1911, también evadió
enfrentarlo en un match, aunque había algunas expectativa sobre este encuentro de
Titanes cuando la guerra estalló. Más allá la comparación es casi imposible, y sólo
abriría camino para interminables argumentos. Si la superioridad de Morphy sobre
todos sus contemporáneos se podría decir que ha sido más convincentemente
establecida, su tarea fue indudablemente más fácil, pues en su tiempo hubo muy
pocos maestros qué ahora podríamos estimar de primera categoría. Cierto que
Morphy fue muy famoso por sus "brillanteces," por otra parte se le presentaron
más oportunidades para ellas, porque sus adversarios eran comparativamente más
débiles que los que Capablanca puede encontrar ahora. Aun así, cada vez que
Morphy encontraba a un maestro que poseía algún conocimiento del juego
posicional, ganaba el juego de una manera simple. Como una instancia, necesito
sólo nombrar su match contra Harrwitz; donde hubo apenas una "brillantez" en el
total de aquellas ocho partidas.

La mención aquí del "juego posicional," el cuál debería ser colocado en una clase
diferente al "juego de ataque," sugiero considerarlo un tema de extrema
importancia para los jugadores de ajedrez, y uno sobre el cual se puede aprender
mucho del estudio de las partidas de Capablanca.

Según la creencia popular, el jugador "posicional" está contento de jugar por


pequeñas ventajas tácticas, para ganar a largo plazo por la superioridad numérica;
y el jugador atacante o "imaginativo" menosprecia la posición, pero idea ataques
grandiosos, elegantes y espectaculares para anotarse una temprana victoria.

Capablanca a menudo dijo formar parte de la anterior clase, pero lo encontramos


ganando premios de brillantez en casi cada torneo en el cual participa, y por medio
de combinaciones sumamente magníficas, profundas y de largo alcance. La verdad
es, que un verdadero jugador juega cada posición como corresponde para
asegurarse una ganancia, y sólo luego él idea un ataque que se dirige hacia el
objetivo de la forma más rápida y directa. Si entonces esa es la forma de
comprender una combinación artística y el sacrificio brillante, el "conocedor" se
regocija, porque la brillantez está combinada con la solidez y el resultado es parte
de la belleza. El estudiante se encontrará con que las brillanteces de Morphy casi
invariablemente ocurrieron después de que la superioridad posicional había sido
establecida. Pero intentar un ataque antes de que esa etapa haya sido alcanzada
sostiene la falta de conocimiento elemental, y sólo puede ganar en contra del juego
inferior. Embarcarse en una combinación sin justificación en la posición es
absolutamente doloroso para el verdadero artista en el ajedrez, y aun así que la
aventura tenga éxito. Como dijimos antes, los sacrificios son mayormente una
cuestión de oportunidad. Cuando Capablanca visitó la Argentina, cada partida que
jugó en una larga secuencia de victorias fue ganada con un sacrificio.

No menos interesante es la parte de este libro donde encontrara los comentarios de


las partidas. Tales notas minuciosas, precisas y autoritarias son rara vez
encontradas, y los jugadores de ajedrez estarán deseando más contribuciones para
la literatura del ajedrez de la misma pluma, especialmente por el tratado de ajedrez
de Capablanca, del cual el primer volumen, "Fundamentos del Ajedrez," aparecerá
el próximo año. Sin duda alguna muchos puntos en el juego práctico de
Capablanca, actualmente fuera de la comprensión de un buen número de fuertes
jugadores, se aclararán; mientras aún tarda en aparecer el tercer y último volumen
el acertijo de su fuerza puede ser solucionado por todos.

Con respecto al presente volumen, Capablanca lo ha escrito en un estado emocional


absolutamente objetivo, y ninguno excepto los irreflexivos encontrará en ella una
señal de engreimiento o egocentrismo, los cuáles son enteramente extraños en su
naturaleza. Él habla de sí mismo no como "un maestro," esto es falsa modestia,
pero si como "uno de los más grandes jugadores del mundo," y esto más bien
denota conciencia de sus capacidades y dice apenas lo suficiente.

Además, en el libro no trata de sí mismo, sino del desarrollo de su fuerza de juego.


Como tal alcanza nuevas fronteras, y sin duda, legara una invaluable contribución a
la literatura del ajedrez.

Debajo doy un registro completo de las hazañas de Capablanca en juegos de torneo


y match, y partidas de exhibición pública en contra de maestros solos o en consulta
o de jugadores con indudable fuerza de maestro.
TORNEOS

Fecha. Puesto. Victorias. Empates. Derrotas.

Nueva York 1911 2 8 3 1

San Sebastian * 1911 1 6 7 1

Nueva York 1913 1 10 2 1

Habana 1913 2 8 4 2

Nueva York 1913 1 13 0 0

St. Petersburg * 1914 2 10 6 2

Nueva York 1915 1 12 2 0

Nueva York 1916 1 12 4 1

Nueva York 1918 1 9 3 0

Hastings 1919 1 11 1 0

____ ___ ___ ___ ___

GRAN TOTAL 99 32 8

* Los dos Torneos más fuertes desde Nurnberg, 1896.

MATCHES.

1909:—Capablanca, 8; Marshall, 1. Empates, 14.

1919:—Capablanca, 5; Kostic, 0. Empates, 0.


JUEGOS DE EXHIBICION.

Victorias. Empates. Derrotas.

St. Petersburg 5 0 1

Moscú 2 1 0

Kieff .. 1 0

Riga 1 0 0

Lodz 1 0 0

Berlin 4 0 0

Vienna 4 1 0

Buenos Aires 4 1 0

Nueva York 3 1 0

--- --- ---

GRAN TOTAL 24 5 1

Todas las partidas, excepto aquéllas de Hastings, se jugaron bajo un límite de


tiempo de 15 movimientos por hora, o 30 en las primeras dos horas, y 15
movimientos por hora después.

J. DU MONT.

LONDRES, Diciembre, 1919


XV

NOTA DEL AUTOR

Este libro se propone cumplir con la demanda general de informar los


acontecimientos y las circunstancias que están sucediendo hoy en día en el Mundo
de Ajedrez. Al escribir esto he procurado decir la verdad, acerca de lo que pienso de
ciertas partidas, posiciones y otras cosas, corriendo a veces el riesgo de mostrarme
excesivamente vanidoso ante aquellos que no me conocen bien personalmente.
Entiendo que la vanidad es insensata; pero el silencio de la falsa modestia lo es aún
más, por cuanto trata de ocultar vanamente lo que los hechos tienden a demostrar.

No he dado ninguna de mis partidas terminadas en tablas o perdidas, porque


considero que son inadecuadas para el propósito de este libro. Ha habido
momentos en mi vida en los que estuve muy cerca de pensar que no podía perder ni
una sola partida. Entonces, resultaba vencido, y la derrota me obligaba a descender
a la tierra, desde el mundo de los sueños. Nada es tan saludable como una paliza en
el momento oportuno, y de pocas partidas ganadas he aprendido tanto como de la
mayoría de mis derrotas. Por supuesto que no me gusta ser vencido en momentos
críticos, pero, por otra parte, yo espero que las raras veces que pierda una partida
en el futuro, pueda obtener de ella tanto beneficio como el obtenido de mis derrotas
del pasado.

Los comentarios han sido escritos con gran cuidado, y confió que ningún error será
encontrado, y que servirán para aclarar puntos que hasta ahora pudieran haber
permanecido oscuros. También espero que lo encuentren a la vez instructivo e
interesante y que el libro, como un todo, encontrará la aprobación de la legión de
jugadores de ajedrez de todo el mundo, y en especial de los muchos amigos cuyos
deseos he tratado de cumplir levantando el velo de aquello que nunca debió ser un
misterio: "Mi Carrera en Ajedrez".

J. R. CAPABLANCA.
1

CONTENIDO

PARTE I
CAPITULO

I. INTRODUCCIÓN 3

II. EL MATCH CON J. CORZO 6

III. LOS AÑOS 1906-1908 15

IV. EL MATCH CON MARSHALL 26

V. EL PERÍODO DE EVOLUCIÓN. EL TORNEO DE

SAN SEBASTIAN DE 1911 48

VI. EL PERÍODO DE TRANSICIÓN 65

PARTE II

EL PERÍODO DE PLENO DESARROLLO

VII. MI SEGUNDA VISITA A EUROPA 89

VIII. HACIA LA CIMA E INCLUYE EL TORNEO RICE MEMORIAL 131

IX. HACIA LA CIMA E INCLUYE EL TORNEO DE MAESTROS

DEL MANHATTAN CHESS CLUB 159

X. EL MATCH CON KOSTIC Y EL CONGRESO DE HASTINGS VICTORY 171

CONCLUSIÓN 186

EPÍLOGO Y BIBLIOGRAFÍA 189

INDICE DE PARTIDAS 193


2
3

CAPITULO I

INTRODUCCIÓN

El objetivo de este pequeño libro es dar al lector una cierta idea de las muchas
etapas a través de las cuales he pasado antes de alcanzar mi presente fuerza, y de
mi forma de pensar actualmente cuando enfrento a un digno adversario. Sin duda
debe ser interesante conocer cómo uno de los jugadores más fuertes del mundo ha
obtenido su fuerza, a través de qué procesos ha tenido que pasar, su forma de
pensar cuando aún no había madurado, cómo cambiaron gradualmente sus
pensamientos y sus ideas hasta el presente día, y si estos pensamientos e ideas
todavía serán capaces de desarrollarse o cambiar aún más. Aparte del interés
psicológico, existen muchos temas de valor práctico para aquellos deseosos de
lograr un cierto grado de destreza en el ajedrez.

Conforme voy avanzando la narración de mi carrera en ajedrez, haré escala en


aquellos puntos que considero más importantes, dando ejemplos de mis partidas
con mis propios comentarios escritos durante la época que las partidas fueron
jugadas, o cuando no, expresando las ideas que tuve mientras la partida estaba en
curso. Esto hará del libro diferente de todos los otros, y creo yo más interesante. Al
final, si el espacio lo permite, añadiré algunos consejos que serán de gran utilidad,
principalmente a los principiantes, pero algunos de las cuales también podrían ser
de valor para los jugadores más experimentados.

Yo nací en la Habana, la capital de la Isla de Cuba, el 19 de noviembre de 1888. Yo


todavía no había cumplido los cinco años cuando entré un día en el despacho de mi
padre y le vi jugando con un hombre. Nunca antes había visto una partida de
ajedrez y las piezas llamaron mi atención. Al día siguiente volví a observar jugar a
mi padre. El tercer día, mi padre, que era un principiante en el ajedrez, movió su
caballo de una casilla blanca a otra del mismo color. Su adversario, no mejor
jugador que él, no se dio cuenta de ello. Mi padre ganó la partida y yo le dije que
había engañado a su rival. Por poco me echa de la habitación, pero yo le indiqué
qué era lo que había hecho. Me preguntó qué sabía sobre el ajedrez y le dije que
podía ganarle. Me respondió: 'Eso es imposible porque tú no sabes ni colocar las
piezas'. Jugamos una partida y gané. Ese fue mi comienzo. Algunos días después,
mi padre me llevó al Club de Ajedrez de la Habana, dónde los jugadores más
fuertes encontraron imposible darme la dama de ventaja. Por esa época el maestro
Ruso, Taubenhaus, visitó la Habana, y declaró que podía darme de sobra semejante
ventaja. Más tarde, en París, en 1911, el Sr. Taubenhaus solía decir, "Soy el único
maestro vivo que le ha dado al Sr. Capablanca una Dama de ventaja".
Luego siguieron varios años en los cuales sólo jugaba ocasionalmente en casa. Los
médicos dijeron que me perjudicaría seguir jugando. Cuándo tenía ocho años de
edad frecuentaba el club los domingos, y pronto Don Celso Golmayo, el jugador
más fuerte allí, no podía darme una Torre de ventaja. Después de dos o tres meses
dejé la Habana, y no volví a jugar al ajedrez otra vez hasta mi regreso. Yo tenía
once años de edad en ese entonces, y H. N. Pillsbury recientemente había visitado
el club y había dejado a todas las personas asombradas con su enorme genio y
habilidad. Don Celso Golmayo había muerto, pero aún quedaban Vasquez y J.
Corzo, este último recientemente le había ganado el Campeonato al anterior. En
esa atmósfera, en tres meses avancé hasta la primera categoría. A fin de probar mi
fuerza se organizaron una serie de encuentros, en los cuáles debía jugar dos
partidas contra cada uno de los jugadores de primera clase. Todos los jugadores
más fuertes tomaron parte en el certamen excepto Vasquez, quien recientemente
había fallecido. El resultado demostró que superaba a todos mis rivales, menos al
Campeón J. Corzo, con quién perdí ambas partidas.
6

CAPITULO II.

EL MATCH CON J. CORZO

Algunos de mis admiradores pensaban que tenía buenas posibilidades de vencer a J


Corzo. Atribuyeron mis derrotas al hecho que nunca había visto un libro de ajedrez
y me impulsaron a estudiar. Uno de ellos me dio varios libros, entre los cuales,
había uno sobre finales. Me gustaron los finales y estudié algunos de ellos.
Mientras tanto, se organizó el match con Corzo; el primero en ganar cuatro
partidas - sin contar las tablas - seria declarado el vencedor. Comencé a jugar
convencido de la superioridad de mi rival; él conocía todas las aperturas y yo
ninguna; él sabía de memoria muchas partidas de los grandes maestros, cosas que
yo desconocía totalmente; además, él había jugado muchos matches y tenía la
experiencia y el conocimiento de todos los trucos que resultan de ellos, mientras yo
era un novato. Las dos primeras partidas fueron ganadas por él, pero hubo algo en
la tercera, la cual finalizó en tablas, que me mostro que también tenía sus
debilidades; esto me dio el necesario coraje y confianza. De allí adelante él no ganó
una sola partida, y sólo consiguió cinco empates más antes de que yo ganara las
cuatro requeridas. La victoria me hizo, al menos moralmente, el campeón de Cuba.
Yo tenía entonces doce años de edad. Yo había jugado sin ningún conocimiento de
la teoría de aperturas; el match me dio una mejor idea de ellos. Me volví más
eficiente en el medio juego y definitivamente era más fuerte una vez que las damas
eran cambiadas.

De las partidas del match presento dos. Muestran el espíritu vivaz de aventura y
combinación propia en un jovencito, pero naturalmente carente, de la solidez y
fuerza como de una máquina que caracteriza las partidas de los grandes maestros.
Sin embargo, en una de ellas, no pude haber llevado el ataque, incluso hoy en día,
con mayor fuerza y eficiencia.

Estas son las dos partidas.

PARTIDA No. 1

Apertura Vienesa

Gambito Hampe Allgaier Thorold

Blancas: J. Corzo. Negras: J. R. Capablanca.

1. P4R P4R
2. C3AD C3AD

3. P4A

Corzo sabía que yo desconocía completamente la teoría de aperturas,


consecuentemente con ello trató constantemente de jugar este tipo de gambitos
donde sería difícil para mí encontrar la respuesta correcta.

3. …… PXP

4. C3A P4CR

5. P4TR P5C

6. C5C P3TR

7. C X P RXC

8. P4D P4D

Posteriormente Corzo me dijo que la teoría recomendaba P3D.

9. P X P D2R +

Habíamos jugado esta variante en una partida previa, y Corzo había contestado
A2R a este jaque. La partida termino en tablas, pero yo debería haber ganado.
Corzo analizó la posición y le comento a alguien que debería haber jugado R2A.
Cuando oí esto analicé la situación por mí mismo y decidí jugar otra vez la misma
posición, como pensé el negro gana con la continuación que puse en práctica en
esta partida.

10. R2A P6C +

11. R1C
11. …… CXP

12. D X C D4A

13. C2R D3C

14. D X D PT X D

15. C4D A4AD

16. P3A T5T

17. A2R AXC+

18. P X A T X PD

19. P3C C3A

20. A2C T7D

21. A5T + CXA

22. A X T P6A

23. P x P C5A

24. A5R T7C +

25. R1A T7A+

26. R1R C6D+

Rinden.
PARTIDA No. 2

(LA ULTIMA PARTIDA DEL MATCH)

Apertura Peón Dama

Blancas: J. R. Capablanca. Negras: J. Corzo.

1. P4D P4D

2. C3AR P4AD

3. P3R C3AD

4. P3CD P3R

5. A2C C3A

6. CD2D PXP

7. P X P

Cuando veo esta partida, hoy en día, me siento sorprendido del buen sistema
general de mis movimientos de apertura. Recuerdo que casi siempre jugué P4D
con las blancas. Porque de ese modo el señor Corzo no podía sacar tan enorme
ventaja de mis debilidades en la apertura. En esta partida, hasta aquí jugué muy
bien.

7. …… A3D

8. A3D O-O

9. O-O C4TR

10. P3C P4A

11. C5R C3A

12. P4AR AXC

13. PA X A C5CR

14. D2R D3C

15. C3A A2D

16. P3TD
Para prevenir C5CD, y también para preparar el avance de los peones en el flanco
de dama. Hoy en día yo hubiera seguido idéntico plan.

16. …… R1T

17. P3TR C3T

18. D2A C2A

19. R2C P4C

20. P4CR C2R

21. D3R T1CR

22. TD1R C3C

23. P X P C5A +

24. R2T CXA

25. D X C PXP

El juego de posición, preparatorio de un ataque, es una de las tareas más arduas


para la mente de un maestro. Hoy día lo hubiera hecho mejor, sin embargo.
Considerando todas las cosas, lo hice bien, y ahora, en el momento decisivo,
concebí una excelente combinación.

26. P4A D3R

Pensé que el haría esta jugada, aunque 26. … , D3TR le hubiera reportado mejores
posibilidades.

27. P X P DXP

28. P6R A4C

Es evidente que si 28. … , A X P; 29. T X A [ , D X T; 30. P5D + Capablack ]


29. D X A

Hoy en día hubiera jugado, simplemente, D2D, y también ganaba, pero en aquella
ocasión no pude resistir la tentación de sacrificar la dama. De todos modos la
jugada es parte del plan que tenía en mente cuando jugué P6R.

29. …… DXD

30. P5D + T2C

31. P X C P3TR

Mejor hubiera sido 31. … , T1AR; entonces el juego podía haber proseguido así: 32.
C4D, D X PD; 33. T8R, D X PA; 34. T X T +, D X T; 35. C X P. y las blancas debían
ganar.

32. C4D DXT

Lo mejor. Si 32. … , D2D; 33. C X P, D X PA; 34. A X T +, R2T; 35. T7R ganando la
dama, pues las negras no pueden jugar 35. … , D X P; 36. A5R +, R3C; 37. T7C +,
R4T; 38. C3C +, R5T; 39. T4A +, P X T; 40. T4C mate.

33. T X D TXP

34. T X P TXT

35. C X T + R2T

36. C7R T1AR

37. R2C P4TR


38. P6D P5C

39. P X P PXP

40. A5R R3T

41. P7D T1D

42. C8C + TXC

43. A6A R3C

44. P8D =D TXD

45. A X T

El resto es fácil. Debo agregar que considerando mi edad y poca experiencia, esta
partida es notable; inclusive el final fue muy bien jugado por mí.

45. …… P4C

46. R2A R4A

47. R3R R4R

48. R3D R4D

49. R3A P6C

50. A4T P7C

51. A2A P4T

52. P4C R5R

53. A6C R4D

54. R3D R3A

55. A1C R4D

56. A2T R3A

57. R4D P5T

58. R5R R3C

59. R5D R3T


60. R5A Rinden

Si 60. R6A, P8C =D; 61. A X D tablas por ahogado.

Por los siguientes dos años dediqué mi atención a terminar mis estudios de
Bachillerato. En 1904 me enviaron a los Estados Unidos a aprender inglés y
prepararme para ingresar a la Universidad de Columbia. En 1905 hice mi primera
visita al Manhattan Chess Club de Nueva York. Aunque no había jugado por mucho
tiempo gané la primera partida, en buen estilo, contra uno de los muchos jugadores
de primera clase de ese famoso club. Comencé a visitarlo regularmente los
domingos por la tarde, y un año más tarde, en 1906, ya era considerado como uno
de los mejores jugadores de esa institución. En el ajedrez rápido y relámpago era
fácilmente el mejor de todos, y podía competir con los más fuertes del mundo,
como pronto demostré, ganando un denominado Torneo de Partidas Rápidas de un
total de treinta y dos competidores de elite, que incluyó el campeón mundial de
ajedrez, Dr. E. Lasker indudablemente el jugador favorito en esta o cualquier clase
de ajedrez. Ese mismo año ingrese a la Universidad de Columbia para seguir la
carrera de ingeniería química. Al pasar mis exámenes de ingreso obtuve el puntaje
más alto en álgebra con 99 %, utilizando sólo una hora y quince minutos de las tres
horas que nos daban para terminar el examen. También obtuve puntajes altos en
las otras asignaturas científicas. Relato estos hechos para cualquier deducción que
los psicólogos puedan extraer.
15

CAPITULO III.

LOS AÑOS 1906-1908

Después de dos años, en el transcurso de los cuáles realicé gran cantidad de


deporte físico, dejé la Universidad y dedique la mayor parte de mi tiempo al
ajedrez. Durante esos dos años jugué muchas partidas serias, la mayor parte en el
verano, en contra de los jugadores más fuertes del Manhattan Chess Club, y como a
uno por uno los derrotaba sin perder una sola partida mi superioridad se hizo
evidente. De ese período presento las siguientes partidas, con los comentarios que
escribí en ese momento.

PARTIDA No. 3

Gambito de Rey

Blancas: Negras:

Rob. Raubitscheck. J. R. Capablanca.

24 de Septiembre de 1906

1. P4R P4R

2. P4AR PXP

3. C3AR P4CR

4. A4A A2C

5. P4TR P3TR

6. P4D C3AD

7. P3A P3D

8. O-O D2R

9. D3C C1D

10. P X P

De este modo el Blanco gana un Peón, pero permite al Negro lograr un ataque
terrible.
10. …… PXP

11. D5C + A2D

12. D X PCR A3AR

13. D X P C3R

14. A X C AXA

15. P5R PXP

16. C X P

P x P habría sido mejor.

16. …… O-O-O

17. C3T T5T

18. D3C AXC

19. D X A T4D

20. D7C T5C

21. D7T C3A !

22. D8T + T1D !

23. D X C TD1CR !
24. T2A

Si 24. D X D, T X P +; 25. R1T, A4D; y sigue mate en pocas jugadas.

24. …… TXP+

25. R1A A5A +

26. C X A T8C mate


PARTIDA No. 4

Ruy Lopez.

Blancas: Negras:

J. R. Capablanca. Rob. Raubitscheck.

25 de Septiembre de 1906

1. P4R P4R

2. C3AR C3AD

3. A5C C3A

4. O-O CXP

5. P4D P4D

6. C X P A2D

7. C X A DXC

8. C3A P4A

9. C X C PA X C

10. P4AD

Si 10. D5T +, P3C; 11. A x C, P X D; 12. A x D +, R X A; 13. P3AR, A2C; 14. P3A, TD1R;
y el juego está casi igualado. Si 10. A x C, P x A; 11. D5T +, D2A; 12. D X D +, R X D;
13. P3AR, P X P; 14. T X P +, R3R; 15. A5C, P4A; 16. T1R +, R2D; 17. T7A +, R3A; y las
Blancas tienen una ligera ventaja.

10. …… O-O-O

11. A5C A2R

12. A X A

Si 12. P X P, A x A; 13. P X C, D x PD; y el juego esta igualado.

12. …… DxA

13. A X C PXA

14. P5A D3A


15. D4T R1C

16. TD1A R1T

17. P4CD T1CD

18. P3TD TR1R

19. D6T T3R

20. P4TD

El Blanco sacrifica un Peón para iniciar un ataque.

20. …… DXP

Si 20. T X P, T1C gana.

21. P5C D3A

22. T2A PXP

23. P6A P5C

24. T5A D5D

25. T5C T3R1R

26. T7C D4A

27. P3T P5D

28. R2T P6D


29. T1AD D X PAD

La única oportunidad de las negras era jugar: 29. … , D5D; 30. T4A, D3C; 31. T X D,
T X T; 32. T x PR (lo mejor), T X T; 33. D8A +, T1C; 34. D X P y sería una partida con
juego complicado.

30. T1AD D5D

31. T5A P6R

Mate en tres. [ 31. … , P6R; 32. T X P +, D x T; 33. T5T, D X D; 34. T X D mate.


Capablack ]
PARTIDA No. 5

Ruy Lopez.

Blancas: A. W. Fox. Negras: J. R. Capablanca.

10 de Noviembre de 1906

1. P4R P4R

2. C3AR C3AD

3. A5C C3A

4. O-O A2R

5. T1R P3D

6. P4D PXP

7. C X P A2D

8. C3AD O-O

9. C4D2R T1R

10. C3C C4R

11. A X A DXA

12. P4A C3C

13. C5A A1A

14. D3D TD1D

Si 14. … , C X PR; 15. T X C, D X C; 16. T x T, D x D; 17. T X A +, seguido de P X C, y las


Blancas están con una pieza demás.

15. A2D P4D

El principio de una buena combinación. Si 16. P X P, T x T +; 17. T X T, C X P; Y


vemos como que el Blanco podría perder un Peón.

16. P5R A4A +

17. R1T C5C

18. C1D P3AR !


El movimiento culminante en la combinación. Si 19. P X P, C X P5A gana, a causa
de 20. C7R +, T X C; 21. P X T, C X D; 22. P X T =D, D X D; 23. P X C, D5T; 24. P3TR,
D6C; y mate en algunas jugadas más. Y si, en lugar de 20. C7R + : 20. T X T +, T X T;
21. D3AD, D X C; 22. D X A, C7R gana.

19. P3TR C7A +

20. C X C AXC

21. T2R PXP

22. T X A P5R

23. C6T + PXC

24. D4D D2C

25. D X PT

Un movimiento malo, 25. A3A habría dado al Blanco una oportunidad de luchar.

25. …… DXP

26. T1R P5D

27. P5A P6R

28. T2A2R C5A

29. A 1A D3C

30. D4T CXT


31. D4A + R1T

32. T X C D3T

33. D3D DXD

34. P X D P4A

35. P4C P5A

Rinden.
PARTIDA No. 6

Ruy Lopez.

Blancas: Negras : Messrs.

J. R. Capablanca. Davidson y Ferguson.

1. P4R P4R

2. C3AR C3AD

3. A5C C3A

4. O-O A2R

5. T1R P3D

6. P3A O-O

7. P3D P3TD

8. A4R P4CD

9. A2A C1R

10. CD2D P4A

Este movimiento no es tan bueno como se ve, como pronto se hará evidente.

11. A3C + R1T

12. A5D A2D

13. P X P TXP
14. P4D

Este movimiento es la clave de la situación. Si ahora: 14. … , P X P; 15. A X C, A X A;


16. C X P, T4AD; 17. C6R, ganando con el cambio. Si 14. … , A3A; 15. A4R, T5A (Si
15. … , T4T; 16.C X P); 16. C1A, T5C; 17. P3TR. La respuesta del negro, por
consiguiente, parece mejor.

14. …… C3A

15. A X C AXA

16. P X P AXC

17. C X A PXP

18. D2A P5R

19. C5C D1R

19. D4D parece mejor. Luego habría seguido: 20. C X PR, T4R; 21. P3A, C X C; 22. P
X C, A4A +; 23. R1T, TD1R; 24. A4A, T X P; 25. T X T, D X T; 26. D X D, T X D; 27. A X
P, T7R; 28. P4CD, A2R; 29. A3C.

20. C X PR A4A

21. A4A!

La jugada ganadora, y la única manera de mantener la ventaja.

21. …… CXC
22. T X C D2A

23. A3R A3D

24. P4TD T4T

25. P3CR D3C

26. P X P T X PC

27. TD4T P3TR

28. D1A R2T

29. T4T P4TR

30. D1D R1C

31. P4AD T4AR

32. D3D

Amenaza P5A

32. …… P4A

33. T5T D3A

34. P4CD D1A

35. P X P A2R

Si 35. … , A X P; 36. T4A, T X T; 37. A X A, D1R; 38. P X T, D8R +; 39. R2C, D X T; 40.
D5D +, R2T; 41. D X P +, R1C; 42. D5D +, R2T; 43. D4R +, R3T (si 43. … , P3C; 44.
D7C +, R3T; 45. D X T, D X A; 46. D8T mate); 44. P5A, D1D; 45. A7R ganando.

36. T4A TXT

37. A X T T1D

38. A6D AXA

39. D5D + D2A

40. P X A Rinden.
Al cerrar este período y mirar atrás mi estilo de juego, veo una gran mejora en
todos los aspectos. Las aperturas empezaban a parecerse más a las de un maestro,
aunque en general eran mucho más flojas de lo que deberían ser, ya que el juego es
demasiado lento, los planes elaborados no pueden ser ejecutados contra fuertes
oponentes, en lugar de las sencillas, directas, fuertes jugadas de ataque que
deberían caracterizar el desarrollo de las Blancas.

El medio juego ha avanzado enormemente, las combinaciones son seguras y más


profundas, y comienza a perfilarse el juego de posición. Los finales ya los jugaba
muy bien y si no me equivoco, ya había alcanzado el alto nivel con que en el futuro
se me reconocería.

En el invierno de 1908-1909 decidí hacer una gira por los Estados Unidos. Duró
aproximadamente ocho semanas. En esa ocasión rompí todos los records en
exhibiciones de simultáneas. Después de salir Nueva York, en diez sesiones
consecutivas, hice una puntuación perfecta, ganando 168 partidas antes de perder
una fuera de las veintidós en Minneapolis. Sin embargo, tuve la satisfacción en esa
ocasión de vencer a los jugadores más fuertes del Estado de Minnesota, incluyendo
al Sr. E. F. Elliott, el luego campeón de la Western Chess Association. Acerca de la
rapidez de juego, en una instancia, en Hoboken, jugué veintiocho partidas en una
hora y cuarenta minutos, perdiendo sólo uno después de haber rehusado un
empate.

En mi regreso a Nueva York en marzo, 1909, mi gran fuerza era evidente, y ya se


habían hecho arreglos para lo que sería la máxima hazaña de mi carrera.
26

CAPITULO IV.

EL MATCH CON MARSHALL

Pronto...
OBRAS COMPLETAS DE CAPABLANCA

Esta traducción forma parte del proyecto ―Obras Completas de Capablanca‖ que
tiene como objetivo recopilar en español todos los trabajos realizados por el genial
maestro cubano los cuales comprenden sus obras, conferencias, entrevistas,
artículos y demás a manera de homenaje al único Campeón Hispano de Ajedrez
que ha tenido el Mundo y uno de los mejores jugadores de todos los tiempos José
Raúl Capablanca y Graupera.

Y vayan a saber que la idea no es nueva como lo demuestra este prólogo del
biógrafo cubano Jorge Daubar:

―La abundante labor docente de Capablanca no quedó restringida a las novedades


que pueden ser halladas en la interpretación de sus partidas. También, su
magisterio se extendió hasta los libros, en los cuales dejó el aliento vital de sus
análisis. ―Fundamentos del Ajedrez‖, ―My Chess Career‖, este ―A Primer of Chess‖ y
una Joya casi desconocida que es ―Cartilla de Ajedrez‖, constituida por la
recopilación de sus artículos publicados en el periódico ―La Discusión‖, de La
Habana, durante los años 1912 y 1913. Es claro que volvemos a mencionar,
obligadamente, el volumen titulado ―Últimas Lecciones‖, por ser la reunión
inteligente de las conferencias que Capablanca venía dictando, a través de las
emisiones en español de la National Broadoasting Company, desde Nueva York y
para todo el continente americano, en los días que antecedieron a su muerte. Obra
incompleta por su abrupta interrupción, pero sabia como todas las suyas, puede
considerarse como el epílogo grandioso de su vida ajedrecística.

Andan por ahí, también sacrílegamente dispersas, sus conferencias y entrevistas,


así como una sarta de artículos suyos aparecidos en el periódico La Nación, de
Buenos Aires, al calor del match que celebraba allá contra Alekhine, Todo esto,
aguardando por un afán de rescate que nos entregue a Capablanca entero. Esta
labor de búsqueda, investigación y discernimiento, que reclama el siglo casi de su
nacimiento que habrá de celebrarse el próximo 1938, tiene que concitar, por fuerza,
el ánimo favorable del ajedrez nacional. Y como un prólogo puede ser, también,
proposición de camino, vayamos pensando ya en las "Obras Completas de
Capablanca" en este quinquenio que es antesala de sus cien años.

Cuando falta algo por hacer nada se ha hecho, dijo alguien, y por eso no podemos
menos que celebrar, con trompetazos de euforia, que ya se barajen planes serios
para hacer de acceso general todas las obras de Capablanca. Gracias a quienes
corresponda‖.
A continuación doy la lista completa de las obras que conozco y solo están
enumerados los trabajos originales (en inglés o español) con datos de la editorial y
su primera fecha de publicación, después de la misma forma su respectiva
traducción al español (si el original este en inglés) en caso exista.

Muchas de estas ya las tenemos y las que no están marcadas con un asterisco.

OBRAS COMPLETAS DE CAPABLANCA

1- Capablanca Magazine, 42 números publicados entre 1912 y 1914*

2- Cartilla de Ajedrez, Imprenta J. A. Casanova, 1913*

3- Torneo Internacional de Ajedrez La Habana 1913, Imprenta Avisador


Comercial, 1913

4- My Chess Career, The Macmillan Company, 1920

Mi Carrera en Ajedrez, Primera Edición en Español, 2011

5- The World's Championship Chess Match Played at Havana Between


José Raúl Capablanca and Dr. Emanuel Lasker 1921

José Raúl Capablanca World's Championship Chess Matches, 1921 and 1927,
Dover Publications, 1977

(En ambos libros solo los comentarios de las partidas del match con Lasker son de
Capablanca)

6- Chess Fundamentals, Harcourt Brace, 1921

Fundamentos del Ajedrez, Editorial Fundamentos/Aguilera, 1972

Fundamentos del Ajedrez, Editorial Sopena, 1954


7- A Primer of Chess, Harcourt Brace, 1935

¿Cómo Jugar Ajedrez?, Editorial Científico-Técnica, 1984

Arte y Secretos del Ajedrez, Editorial Quetzal, 2001*

8- Últimas Lecciones, INDER, 1962*

Lecciones Elementales de Ajedrez, Editorial Fundamentos/Aguilera, 1972

¿Qué es el Ajedrez?, Editorial Orbe, 1974

9- Diversos Artículos, Conferencias, Entrevistas, etc…*

Serie de artículos publicados en la revista Capablanca Magazine de Cuba entre


1912 y 1914*

Serie de artículos publicados en el periódico La Nación de Argentina en 1927*

CAPABLACK

Lima, Abril de 2011

Cualquier libro o material que puedan aportar para completar la lista enviar a:

capablackchess@gmail.com

O publicarlo directamente en:

Foro ―Immortalchess‖: http://immortalchess.net/forum/index.php

Blog ―Ajedrez, Mi Pasión‖: http://matika-chessismylife.blogspot.com/