Sunteți pe pagina 1din 5

LAS CLASES SOCIALES - SEGUN LOS FILOSOFOS: BOURDIEU, MARX, WEBER Y LENIN

1. LAS CLASES SOCIALES SEGÚN LOS FILÓSOFOS JOSUÉ ROJAS MATEO BOURDIEU Según Bourdieu
la clase social no es una realidad de la sociedad, sino una categoría de la sociología, la distinción,
donde no solo diferencia burguesía, pequeña burguesía y clase obrera, sino que puede llegar a
encontrar múltiples fracciones de clase, habla de vieja y nueva burguesías, profesores,
intelectuales, artistas ingenieros maduros y jóvenes; todas estas etiquetas son usadas porque
aprecia diferencias pertinentes entre distintos grupos de las clases dominantes según sus estilos
de vida habla de vieja y nueva burguesías, profesores, intelectuales, artistas e ingenieros maduros
y jóvenes; todas estas etiquetas son usadas porque aprecia diferencias pertinentes entre distintos
grupos de las clases dominantes según sus estilos de vida Para Bourdieu, “la clase social es
inseparablemente una clase de individuos biológicos dotados del mismo Hábitus, todos los
miembros de una misma clase tienen mayor número de probabilidades que cualquier miembro de
otra de enfrentarse a situaciones más frecuentes” Bourdieu propone un esquema generador de
clases sociales en vez de una simple estratificación o clasificación de variables, de unos principios
de diferenciación del espacio social, que en las principales sociedades del capitalismo avanzado
son el capital económico y el capital cultural, pero que en otras sociedades estos principios
pueden ser otros, el capital económico puede no ser tan relevante y funcionar mejor el capital
social, en su forma de capital político. También habla sobre la relevancia de que las posibles
diferencias de grupos sociales se deben a la posición en el espacio social, y que el número de
grupos relevantes no se puede definir a priori, sino que varía en cada campo de estudio. La
intención de Bourdieu es que este esquema generador sirva tanto para explicar como para
clasificar, al igual que ocurre en ciencias naturales, donde una buena clasificación no sólo es
explicativa, sino que incluso puede predecir hechos que todavía no se conocen, como por ejemplo
ha ocurrido con la Tabla Periódica de los Elementos.

2. CLASE SOCIAL EN KARL MARX Para Karl Marx las clases sociales pueden entenderse de dos
formas, sea como: 1) grupos de individuos que se definen por una misma categorización de sus
formas de relacionarse con los medios materiales de producción (particularmente la forma de
obtención de sus rentas), o 2) una conciencia de clase entendida como la creencia en una
comunidad de intereses entre un tipo específico de relaciones socioeconómicas. La doctrina
marxista intenta descubrir la objetividad de la existencia de las clases (clasificaciones) socialmente
relevantes a través de la formación de intereses subjetivos yuxtapuestos y en contraposición a
otros grupos de intereses comprendidos en forma similar. Las clases sociales aparecen entonces
como dualidades antagónicas en un contexto histórico de conflicto cuyo eje central es el
materialismo histórico. De ese enfrentamiento mediado por la historia surge la lucha de clases que
es la manifestación misma del conflicto de los intereses económicos de los individuos. Marx
destacó que, a diferencia de todas las anteriores sociedades de la historia de Occidente con
múltiples grupos de clases antagónicas, en la moderna sociedad capitalista la repartición desigual
del capital se simplifica en la formación de dos grandes clases caracterizadas por esta
"distribución": el proletariado y la burguesía. Esta última por su función social originaria dispondría
del capital físicamente, esto es: económicamente, y por ende de los medios de producción. Le
sería propio a esta clase el modo de producción denominado capitalismo y su apoyo teórico, el
liberalismo, comprendido como su epifenómeno ideológico. El marxismo, en tanto teoría y
explicación causal de la realidad, ha llegado a autointerpretarse como la ideología de la clase
proletaria, pero esto llevó a una paradoja de autorreferencia por la cual la misma noción marxiana
de clase y de "ideología de clase" se vuelve la reificación de esta clase particular, noción que es a
su vez parte de la doctrina y cuyo criterio de verificación (el éxito en el proceso histórico) se vuelve
inverificable. Otras corrientes marxistas han entendido su pensamiento sociológico como un
criterio objetivo y universal de análisis de la realidad testeado por su carácter progresista, o bien
en términos políticos como un programa filosófico de acción revolucionaria. JOSUÉ ROJAS MATEO

3. En el marxismo, el proletariado, como clase oprimida capaz de superar a la burguesía, debía de


unirse contra ésta para romper con su explotación. Siendo su negación dialéctica y sin haber
generado dentro de sí nuevas clases opresoras u oprimidas, se volvería el instrumento de la
negación de la sociedad con clases. La condición de su transformación en clase política era la
superación de sus diferencias geográficas y culturales ("Proletarios de todos los países, uníos"
había sentenciado en la última página del Manifiesto Comunista) y el descubrimiento de su
conciencia de clase para así superar la alienación. Lograr superar su condición como grupo
explotado llevaría a dos etapas finales en la evolución histórica de las formas de producción
occidentales (a diferencia del históricamente invariado modo de producción asiático). Las etapas
primera y final del comunismo como modo de producción son diferenciadas por el marxismo
doctrinario, de manera similar a la categorización de Durkheim, como dos organizaciones sociales
diferentes más que como una transición permanente: Socialismo: Persistencia de las clases
sociales no poseedoras y representación política de su consciencia mediante un partido político.
Propiedad pública de la producción provisionalmente traspasada al Estado. Distribución por
función. Comunismo: Abolición de la división del trabajo y el dinero. Colectivización total de la
sociedad civil. Disolución de cualquier forma de clase y absorción de las funciones colectivas del
Estado. Distribución por necesidad. A pesar de la importancia del concepto de clase para el
movimiento político marxista, muchos autores destacan como sorprendente que el propio Marx
nunca diera una definición precisa de clase en ninguno de sus escritos, a pesar de describir muchas
de sus características. Éstos, a partir de ciertas menciones en parágrafos clave creen posible
deducir, en forma alternativa al marxismo clásico, la noción que el autor habría tenido en mente:
entre otras, que la posición social de un individuo no estaría simplemente determinada por el tipo
de fuente de ingreso y por tanto las clases sociales serían más bien entidades de tipo social y no
meramente económicas. Se recalca también el hecho de que éste haya distinguido claramente, a
la manera hegeliana, entre clase social objetiva (clase en sí) y clase social subjetiva (clase para sí), y
que, aunque su JOSUÉ ROJAS MATEO

4. análisis primigenio era dicotómico, sus escritos posteriores consideran el desarrollo de estratos
intermedios no explicables dentro de una relación binaria opresor-oprimido. Citan la abrupta
interrupción del manuscrito del tercer volumen de El Capital, en el momento en que está
respondiendo a la pregunta ontológica ¿qué constituye una clase?; en el mismo la clase no
aparece como rígidamente ligada al origen del ingreso o la posición en la división del trabajo: La
próxima pregunta a responder es ésta: ¿qué forma una clase?, y por ciento que esto se desprende
de suyo de la respuesta a la otra pregunta: ¿qué hace que trabajadores asalariados, capitalistas y
terratenientes formen las tres grandes clases sociales? A primera vista, la identidad de los réditos
y de las fuentes de rédito. Son tres grandes grupos sociales, cuyos componentes, los individuos
que las forman, viven respectivamente de salario, ganancia y renta de la tierra, de la valorización
de su fuerza de trabajo, su capital y su propiedad de la tierra. Pero desde este punto de vista
médicos y funcionarios, por ejemplo, también formarían dos clases, pues pertenecen a dos grupos
sociales diferentes, en los cuales los réditos de los miembros de cada uno de ambos fluyen de la
misma fuente. Lo mismo valdría para la infinita fragmentación de los intereses y posiciones en que
la división del trabajo social desdobla a los obreros como a los capitalistas y terratenientes; a los
últimos, por ejemplo, en viticultores, agricultores, dueños de bosques, poseedores de minas y
poseedores de pesquerías. CLASE SOCIAL EN MAX WEBER Max Weber contribuyó a atender la
complejizarían social de occidente en el siglo XX (aparición de capas medias, burocracia, etc) y
comprender desde una lógica de la acción social y la racionalidad. Es un error ver a Weber como el
verdugo de Marx (como la sociología funcionalista lo hizo creer desde Talcott Parsons) aun siendo
éste liberal y cercano al mundo religioso. La distancia puesta por éste se desarrolló como
respuesta al enfoque más reduccionista del marco metodológico hegeliano de Marx (primacía del
factor material económico-tecnológico para explicar el capitalismo y otras formas
socioeconómicas como necesidades históricas evolutivas) algo que Weber JOSUÉ ROJAS MATEO

5. trata de refutar a través de su tesis sobre la ética protestante y la cuestión de un marco cultural
imposible de explicar superestructuralmente, y principalmente mediante su idea de la
comprensión (verstehen) de la acción social. Su marco conceptual debe rastrearse en las
cosmovisiones nietzscheana y freudiana, desde donde Weber concilia el individualismo
metodológico no atomista con el estudio holista de las estructuras sociales y culturales: El
campesinado tradicional, organizado en aldeas independientes o manoriales, adoptó
regionalmente diversas formas económicas y sería la base mayoritaria del pueblo hasta mediados
del siglo XX; se fue individualizando en un diverso empresariado agrario de pequeñas granjas
familiares, o bien dividido en estancieros y arrendatarios privados La clase social burguesa como
capa superior del pueblo o "tercer estado" urbano, empresarial, comercial y profesional, integrado
también por los gremios de artesanos; signó los comienzos de la era moderna extendiendo un
nuevo tipo de propiedad mercantilizable a toda la sociedad El proletariado incipiente o "cuarto
estado" como futura mayoría de trabajadores manuales sin propias herramientas de producción;
comenzó a ver su fuerza de trabajo cada vez más demandada con el surgimiento de la revolución
industrial La sociología interpretativa o comprensiva considera al individuo y su acción como su
unidad básica. Como su átomo, si puedo permitirme emplear excepcionalmente esta discutible
comparación (...) en consecuencia la teoría de la sociología consiste en reducir estos conceptos a
«acciones comprensibles», es decir, sin excepción, aplicables a las acciones de hombres
individuales participantes. Con su obra La ética protestante y el espíritu del capitalismo
presentaría la tesis pluricausal según la cual si bien puede existir una evolución propia para la
sociedad (Comte), el pensamiento (Hegel) y la tecnología (Marx), ninguna es infraestructura
determinante para la otra, así como también cada una de estas puede describir en el camino de su
desarrollo trayectos diferentes tanto por sí misma como por influencia de las otras. Weber
descubrió cómo la actitud de JOSUÉ ROJAS MATEO

6. austeridad y negación del ocio (negocio) en función del lucro del capital que sistematizara
Benjamín Franklin se generalizó sólo como derivado del ascetismo intramundano propio de las
principales variantes de la ética calvinista, y cómo ésta fue condición necesaria (aunque no
suficiente) de existencia de la modernidad burguesa en Occidente: El hecho que exige explicación
histórica es este: en el centro más altamente capitalista de su época, la Florencia de los siglos XIV y
XV, mercado de dinero y capital de todos los grandes poderes políticos, esta actitud era
considerada éticamente injustificable o, cuanto más, tolerable; mientras que en el siglo XVIII, en
las lejanas poblaciones pequeñoburguesas de Pensilvania, donde los negocios amenazaban
reducirse al trueque por mera falta de dinero, donde apenas había signos de una gran empresa,
donde solo se esbozaban los comienzos de un régimen bancario, se veía en ella la esencia de la
conducta moral, impuesta incluso en nombre del deber. Hablar aquí de un reflejo de las
condiciones materiales en la superestructura ideal sería flagrante tontería. ¿Qué constelación de
ideas explicaría el tipo de actividad dirigida en apariencia hacia el puro lucro, como una vocación
por la cual el individuo se sintiera éticamente obligado? Pues ésta fue la idea que dio justificación y
fundamento ético a la modalidad del nuevo empresario. Respecto a la teoría de la acción social, el
individualismo metodológico weberiano contrasta con el colectivismo metodológico de la visión
marxista de la sociedad, que parte de suma dialéctica de "relaciones" socioeconómicas similares
que conforman dualidades de clases contrapuestas y que luego conforman la vida individual
donde se expresan realmente, así como se opone al colectivismo metodológico y a la vez
ontológico durkheimiano, en el cual la sociedad en cuanto organización tiene existencia autónoma
como una totalidad orgánica social-moral en proceso interno de transformación, o bien sus partes
(clases u otras) pueden conocer en bloque y actuar conscientemente según un interés colectivo
y/o social sin la participación comunitaria en dicho interés de sus miembros individuales: Por lo
tanto, toda clase puede ser la protagonista de cualquier posible "acción de clase" en innumerables
formas, pero no de modo necesario, ni tampoco constituye ninguna comunidad, y se da lugar a
graves equívocos cuando, desde el punto de vista conceptual, es equiparada a las comunidades. Y
la JOSUÉ ROJAS MATEO

7. circunstancia de que los hombres pertenecientes a la misma clase reaccionen habitualmente


frente a situaciones tan evidentes como son las económicas mediante una acción de masas según
los intereses más adecuados a su término medio –un hecho tan importante como elemental para
la comprensión de los fenómenos históricos–, es algo que no justifica en modo alguno el empleo
seudocientífico de los conceptos de "clase" y de "interés de clase" tan usual en nuestros días y que
ha encontrado su expresión clásica en la siguiente afirmación de un talentoso escritor: el individuo
puede equivocarse en lo que respecta a sus intereses, pero la "clase" es "infalible" en lo que toca a
los suyos. Weber distingue entre clases sociales, grupos de estatus y partidos políticos, estratos
distintos que corresponden respectivamente a los órdenes económico, social y político. LAS
CLASES SOCIALES SEGUN LENIN “Las clases son grandes grupos de hombres que se diferencian
entre sí por el lugar que ocupan en un sistema de producción social históricamente determinado,
por las relaciones en que se encuentran con respecto a los medios de producción (relaciones que
las leyes refrendan y formulan en gran parte), por el papel que desempeñan en la organización
social del trabajo, y, consiguientemente, por el modo y la proporción en que perciben la parte de
la riqueza social de que disponen. Las clases son grupos humanos, uno de los cuales puede
apropiarse el trabajo de otro por ocupar puestos diferentes en un régimen determinado de
economía social” Examinemos por partes esta definición: Tenemos, en primer lugar, que “las
clases son grandes grupos de hombres que se Diferencian entre sí por el lugar que ocupan en un
sistema de producción social históricamente determinado”. Esto quiere decir que forman una
misma clase social personas que tienen un papel semejante en la producción, y que este papel
cambia en las distintas épocas históricas: no siempre en la Historia han existido capitalistas y
obreros; en épocas anteriores existieron amos y esclavos, señores y siervos. JOSUÉ ROJAS MATEO
8. En segundo lugar, Lenin dice: “Por las relaciones en que se encuentran con respecto a los
medios de producción (relaciones que las leyes refrendan y formulan en gran parte).” Esto
significa que el papel que desempeñan los individuos en la producción depende de la relación que
ellas tienen con los medios de producción. Estas relaciones que se dan en la práctica económica
tienden a ser confirmadas a través del sistema jurídico de la sociedad, lo que contribuye a
asegurar su continua reproducción. Los que tienen la propiedad sobre los medios de producción
explotan a los trabajadores que no son propietarios de ellos. En tercer lugar, Lenin dice: “Por el
papel que desempeñan en la organización social del trabajo.” Es decir, estos grupos se definen
como tales no solo por la propiedad o no propiedad que ellos tienen respecto de los medios de
producción, sino que además es necesario tener en cuenta las formas de control que estos grupos
tienen sobre el proceso de producción. Por ejemplo: los capitalistas no sólo son propietarios de los
medios de producción, o sea, de las fábricas, sino que además dirigen y administran estas fábricas;
en cambio, los obreros no tienen ningún control sobre la marcha de ellas: realizan un trabajo
parcial bajo las órdenes de un supervisor o administrador En Cuarto Lugar, Lenin dice: “Y,
consiguientemente, por el modo y la proporción en que perciben la parte de la riqueza social de
que disponen.” Esto significa que el nivel de ingresos es una de las formas en que se diferencia un
grupo de otro, pero que este nivel depende del lugar que ocupan los individuos en la producción.
Por eso la conclusión a que llega Lenin en su definición sintetiza bien lo que llamaremos clases
sociales: Las CLASES SOCIALES son grupos humanos, uno de los cuales puede apropiarse el trabajo
de otro por ocupar puestos diferentes en un régimen determinado de economía social. Está
definición nos lleva a caracterizar las clases como grupos de la sociedad que tienen
contradicciones entre sí, ya que las relaciones que se establecen entre ellos son relaciones de
explotador a explotado (uno se apropia el trabajo de otro). JOSUÉ ROJAS MATEO

9. Ahora bien, está definición que está basada en las relaciones que los individuos tienen con los
medios de producción fundamentales, es muy distinta de la definición de clases sociales que hace
la burguesía. Según esta última, existen tres clases sociales: la clase alta; la clase media y la clase
baja Es decir, que define las clases en función de los bienes materiales con que cuenta cada uno de
estos grupos, lo que depende en gran medida de sus ingresos. Esta es una definición descriptiva
que se limita a señalar que existe individuos más ricos que otros y que mete en un mismo saco a
personas que tienen funciones e intereses muy diferentes dentro de la sociedad: dentro de la
clase media cabría desde el obrero que recibe salarios altos hasta el industrial pequeño que a
veces gana menos que un obrero calificado, aunque se apropie del trabajo de otros obreros. Aquí
también se incluiría a un sector de las fuerzas armadas, a los profesores, a los profesionales, sea
que ejerzan libremente o como empleados, etc. JOSUÉ ROJAS MATEO