Sunteți pe pagina 1din 23

CAPÍTULO I

COSTOS HUNDIDOS Y COSTOS INEVITABLES

1.1 Costos hundidos


En Economía y Negocios de toma de decisiones, los costos hundidos son
retrospectivos (pasados) los costos que ya se ha incurrido y no se podrán
recuperar. La mayoría de los gerentes de proyecto se preocupan acerca de los
costos hundidos Solía existir una pregunta en el examen PMP® acerca de este
tema que era más o menos así: Para su proyecto, usted ha contratado a un
profesional independiente para desarrollar un sitio web en .NET. Después de un
mes, se verifica que el profesional independiente no está haciendo un buen
trabajo y se decide contratar a otro profesional. Éste, lo convence de que su
proyecto de sitio web sería mejor basado en la plataforma Java. Los costos
asociados con el desarrollador NET son:

A) Variables
B) Directos
C) Indirectos
D) Hundidos

Por supuesto que la respuesta es la D: son costos hundidos. Sin embargo, la


mente humana trata de justificar que lo que se hizo anteriormente era bueno, y
que se debería tratar de continuar. Por lo tanto, es difícil ignorar el costo hundido,
y se intenta aferrarse al mismo. Esto está mal. Nunca se debería gastar dinero
nuevo en algo que no tiene sentido hoy en día, a pesar de que se haya invertido
mucho en el pasado. La toma de decisiones futuras, no debería nublar su
pensamiento con dichos costos. Ignorar el costo hundido, y tomar la decisión
basada en el mérito del proyecto y sus beneficios en términos corrientes, en su
valor actual. Es natural que se trate de remendar un problema y no tomar una
decisión temprana de abandonarlo, pero siempre debería compararse los costos
de emparchar algo en lugar de reemplazarlo todo, es decir, conducir una análisis
de costo/beneficio en arreglar algo versus comenzar de nuevo. En particular, para
los proyectos que se han estado llevando a cabo desde hace tiempo, sin éxito, es
posible que cortar el cordón y empezar de nuevo sea la forma más rápida y barata
de llegar al resultado deseado.

Siempre existen diversas formas de encarar los proyectos que probablemente


resulten mejores y podrían hacerse más rápidamente.

Los costos hundidos deberían ser ignorados al tomar decisiones para el proyecto.
Cualquier inversión realizada en el pasado se considera un costo hundido si no
tiene opción de uso o de venta. Muchos inversionistas hacen sus evaluaciones
comparando lo gastado con los beneficios esperables. Como el pasado no se
puede modificar, a esta inversión se le considera irrelevante para tomar la
decisión. No se incluye en los flujos porque cualquiera sea la decisión que se tome
habrá que pagarlo igual. Por definición un costo hundido es un costo que ya se
pagó o con respecto al cual ya se ha contraído la responsabilidad de pagar. Dicho
costo no puede cambiar debido a la decisión de aceptar o rechazar un proyecto
hoy. En otras palabras, la empresa tendrá que pagar este costo a como dé lugar.

Para la evaluación de la rentabilidad del proyecto no interesan los costos


históricos, es decir ya incurridos, porque ya no se pueden cambiar, son
inevitables. Estos costos hundidos o sepultados son obligaciones de pago que se
contrajeron en el pasado. Aunque parte de estas obligaciones esté aún pendiente
de pago, no se tiene en cuenta en la evaluación porque con o sin proyecto se
tendrá que pagar, así como en cualquier alternativa de proyecto.

La rentabilidad es independiente de esa decisión pasada. Es también importante


tener presente que los costos hundidos son irrelevantes en la decisión de invertir
en un negocio o proyecto, pues aunque éstos representan un flujo de efectivo,
dicho flujo de efectivo ya ocurrió, es del pasado, y por lo tanto, ya no puede ser
modificado o alterado por la decisión de aceptar o rechazar un negocio o proyecto.
La evaluación de un nuevo negocio o proyecto debe ver hacia adelante, es decir,
proyectar el futuro. Por lo tanto los costos hundidos no pueden ser recuperados
estableciendo que deben ser ignorados en la evaluación de un negocio o proyecto.
Son costos históricos, derivados de decisiones pasadas, cuyos montos ya no
representan beneficios adecuados para operaciones futuras, salvo que se tome
una decisión para repotenciarlos. Una de las características de estos costos, es
que son irrevocables.

Un costo hundido es aquel en el que ya se ha incurrido independientemente de si


se realiza o no el proyecto, por lo que no es relevante para la toma de decisiones,
por lo que se deben suprimir en el análisis y la valuación de un proyecto. Esta
definición es aparentemente demasiado obvia y sencilla de comprender y aplicar
al momento de evaluar un proyecto, pero antes de hacer sus conclusiones
considere los siguientes ejemplos. Suponga que Computadoras GL contrata a una
agencia de mercadotecnia para realizar un estudio de mercado con el propósito de
establecer la aceptación de un nuevo modelo de computadora portátil.

Los analistas financieros de la empresa insisten en que se debe incluir el costo del
estudio como parte de la inversión inicial para llevar a cabo el proyecto. ¿Están en
lo correcto? La respuesta es “no”. Independientemente que arroje el estudio de
mercado y de si se realiza o no el proyecto de fabricación de la nueva
computadora, la agencia que realizó el estudio cobra un honorario por su trabajo;
este honorario es un costo hundido. Más aún, imagine que hace varios meses una
empresa fabricante de muebles contrató a una compañía especialista para darle
mantenimiento a un terreno propiedad de la empresa. En este momento se está
considerando usar ese terreno para construir un nuevo almacén. Una vez más, el
dinero que se empleó para arreglar el terreno es un costo hundido porque, sin
importar si se construye o no el almacén, esos recursos ya se desembolsaron

Si por un momento quisiéramos clasificar la contabilidad desde una perspectiva de


la línea de tiempo encontraríamos tres clases:
1. Contabilidad Histórica: Es aquella que utiliza el modelo de costo histórico, el
registro de transacciones siempre se referirá a una situación pasada.

2. Contabilidad en Tiempo Real: En este tipo de contabilidad seria perfecta,


implicaría que el registro de una transacción genera automáticamente
información financiera. Situación que se daría por el uso de determinados
software que no siempre serán contables.

3. Contabilidad Prospectiva: La información que obtenemos siempre será


proyectada, por lo tanto no tendrá una base en transacciones y documentos.
Aquí encontramos a los presupuestos, por citar un ejemplo.

¿Cuál es la relación de estos tipos de contabilidad con el concepto de costo


hundido?

El concepto de costo hundido necesariamente lo encontraremos en el ámbito de la


contabilidad histórica. Debido a que su registro debe de haberse producido para
ser considerado como tal.

Los costos hundidos son irrelevantes en la decisión de invertir en un negocio o


proyecto, pues aunque éstos representen un flujo de efectivo, dicho flujo de
efectivo ya ocurrió, es del pasado, y por lo tanto, ya no puede ser modificado o
alterado por la decisión de aceptar o rechazar un negocio o proyecto. Esto se
puede apreciar en la siguiente tabla:

Cuadro No. 1. Costos hundidos y la decisión de invertir en un proyecto


ACEPTAR RECHAZAR SIN COSTO
HUNDIDO
Beneficios 1.050 1.050
Costos -1.000 -1.000
Costo estudio -150 -150
VAN -100 -150 50
Fuente: www.fce.unl.edu.ar/catedras/backend/materiales/319.ppt

1.2 Definiciones
Los costos hundidos son gastos contraídos por un negocio que no pueden ser
recuperados en ninguna manera, bajo ninguna circunstancia. Un costo hundido es
algo que no puede ser revendido, y por lo tanto una vez que se gasta, se perdió.
Un ejemplo de un costo hundido son los gastos de Marketing, anuncios de la
televisión, etc., donde una compañía gasta el dinero y no lo puede recuperar,
contraste esto con la propiedad, la planta o el equipo, que siempre pueden ser
revendidos.

Los costos hundidos son aquellos costos, bien de acceso al hidrocarburo como
licencias y bonos de entrada, o los costos de facilidades de producción muy
específicas al campo, no reutilizables en otra explotación. La razón nuevamente,
es que dichas inversiones no tienen costo de oportunidad o alternativa de
reinversión.

Los costos hundidos son los que el productor no puede recuperar alquilando o
vendiendo la fuente productiva. Están relacionados a equipos (o algún trabajo) que
ya están situados en algún lugar y no tienen uso alternativo.

Los costos hundidos son los desembolsos de efectivo que se realizaron


anteriormente y que por lo tanto no tienen efecto en los flujos de efectivo
relevantes para una decisión actual.

Una de las formas más fáciles de comprender el costo hundido es considerar la


compra de entradas para un evento deportivo. Cada boleto tiene un precio
específico que debe pagarse para asistir al evento. El posible comprador
considera el costo posible en el formulario del precio de los billetes y, a
continuación, toma la decisión de hacer la compra o no. Si él o ella proceden con
la compra, la cantidad de dinero pagado por los boletos representa un costo
hundido.

Deben surgir circunstancias donde el comprador billete no ha podido asistir al


evento, no es posible revertir la compra de los boletos el costo hundido no es un
hecho histórico y no se puede cambiar. Si bien es posible vender los boletos para
algún tipo de tasa de descuento, más probable es que no será posible recuperar el
precio de la compra original. En cualquier caso, la reventa de los boletos es vista
como una transacción que es distinta de los costos irrecuperables, pues esa
compra no fue cancelada o anulada.

El mismo enfoque general se aplica a la compra de un coche nuevo. Cualquier


cantidad pagada para asegurar la propiedad del vehículo representa el costo
hundido de la transacción. Aunque posteriormente el propietario vende el vehículo
utilizado ahora por un monto menor y parcialmente recupere el importe de la
compra inicial, que no cambie la transacción, reemplazar o revertir esa compra
original.

En términos de presupuestación y economía general, el costo hundido no


realmente representa un factor que los compradores consideran. Mientras que una
transacción es objeto de examen, el costo de la compra se identifica como un
costo posible. Ese costo posible sólo se convierte en un costo hundido o pocos
recursos una vez se han completado la compra y cualquier oportunidad para
revertir la compra ha pasado. Por esta razón, planificadores financieros tienden a
hacer más hincapié en los posibles gastos cuando se trata de decisiones que
implican la administración de dinero, y vista varado costo simplemente como un
posible resultado de la decisión de decisiones.

1.3 Características
 Son obligaciones de pago que se contrajeron en el pasado
 No son incrementales de manera que no se incluyen en el análisis de
inversión.
 Costo hundido está más preocupado con lo que se pagó por un activo y no
con las pérdidas que el resultado de la diferencia entre el original compra
precio y el precio el activo se vende en una fecha posterior.
 Costo hundido no existe técnicamente hasta que se haga una compra, lo
importante para evaluar el potencial de la compra para proporcionar la
satisfacción buscada por el consumidor.
 No puede cambiar debido a la decisión de aceptar o rechazar un proyecto
hoy.
 Deben ser contraídos aun cuando no se produzcan.
 costos ya hechos, costos irrecuperables, costos históricos. Por ejemplo, al
revivir un proyecto suspendido hace un tiempo, todo lo gastado hasta ahora
son costos hundidos. Los costos hundidos deberían ser ignorados al tomar
decisiones para el proyecto.

1.4 Tipos de costos hundidos


Existen dos tipos de costos hundidos

 Costos hundidos exógenos: Son los costos en los que la firma debe incurrir
para estar en el negocio. Ejemplo: Planta, equipamiento; el nivel está dado y
las firmas tienen que pagarlo para operar.

 Costos hundidos endógenos: Son los costos hundidos en los que las firmas
escogen el nivel de los mismos. Ejemplo: Publicidad, las firmas escogen
cuánto gastar en publicidad.

1.5 Causas por las cuales se crean costos hundidos


Una de las principales causas por las cuales se crean los costos hundidos es que
las inversiones no tienen costo de oportunidad o alternativa de reinversión.
Tales costos no pueden ser reutilizados posteriormente puesto que sólo se
incurren antes de la inversión y su naturaleza no permite reutilizarlos.

Muchos modelos derivados de la teoría de juegos sobre el proceso de entrada


destacan la importancia del compromiso que la empresa adquiere con un mercado
concreto. Si la naturaleza de la producción exige que la empresa realice
inversiones de capital para operar en un mercado y si estas inversiones no se
pueden desplazar fácilmente a otros usos, la empresa que haga una inversión así
estará obligada a ser participante de ese mercado. Los gastos de estas
inversiones se suelen denominar costos hundidos (o costos irrecuperables), es
decir, inversiones que permiten que la empresa produzca en el mercado, pero no
tienen valor residual alguno si la empresa sale de él.

1.6 Consecuencias de los costos hundidos


Las inversiones con costos hundidos podrían incluir egresos para adquirir tipos de
maquinaria únicos (por ejemplo, las rotativas de un periódico) o la capacitación de
los trabajadores específicamente para una tarea (desarrollar las habilidades
necesarias para operar la rotativa del periódico).

Cuando la empresa hace este tipo de inversión, se obliga a limitarse al mercado y


este compromiso puede tener importantes consecuencias para su comportamiento
estratégico.

La recuperación de los costos hundidos como consecuencia de la competencia es


la equidad: los cambios regulatorios y estructurales de la industria no eran
previsibles cuando se realizaron las inversiones y éstas fueron hechas para
cumplir con su obligación de suministro.

1.8 Los costos futuros comprometidos también son hundidos


Es más claro asociar los costos hundidos a costos pasados irrecuperables. Sin
embargo, aquellos costos que aún no han sido realizados pero que ya están
comprometidos de manera considerarse irrevocable, también deben considerarse
como costos hundidos; y por ende no deberían ser tenidos en cuenta para la toma
de decisiones.

Un alquiler a pagar cuyo contrato no cuente con cláusula de recisión, o el costo de


mano de obra, si la empresa no tiene en mente reducir el personal, también son
claramente costos hundidos y no deben ser considerados al momento de decidir.
En este último caso, la caracterización de la mano de obra como costo variable
podría llevarnos a confusiones, pero esta caracterización nada tiene que ver con la
toma de decisiones. El costo hundido se define entonces como un costo
irrecuperable que no varía entre las alternativas de una decisión, ya sea este costo
incurrido o irrevocablemente comprometido.

Los malos resultados de nuestras decisiones pasadas no deberían perjudicar a


nuestras decisiones futuras. Si invertimos el tiempo o el dinero de una manera que
no resultó como esperábamos, no por ello castiguemos nuestra próxima decisión.
El buen decisor deberá reconocer las pérdidas de decisiones pasadas lo antes
posible e intentar liberar su mente de la carga que podrían ocasionarle.

Lamentarse a tiempo de una mala decisión, reconocer una pérdida, o declarar una
obsolescencia lo antes posible, son prácticas saludables para un decisor que
intenta evitar caer en un costo hundido.

1.9 Aspectos Financieros


Hasta cierto punto, todas las empresas incurren en gastos en distintos momentos.
Al tomar una decisión, es útil para comparar los beneficios que se derivarán de
cada elección a los costes adicionales asociados a cada uno. Los economistas se
refieren a este enfoque como "actuar en los márgenes" porque usted está
centrado en los méritos relativos de las acciones futuras. Este tipo de pensamiento
debe conducir a la elección que ofrece los mayores beneficios netos adicionales,
independientemente de lo que ha sucedido en el pasado. Dado que los costos
hundidos no cambiarán como resultado de cualquier elección que usted podría
hacer, deben ser irrelevantes para su próxima decisión.

En un sentido financiero, una línea puede ser trazada entre los costos hundidos y
otros costos en los que se incurra, los cuales no tienen ningún beneficio inmediato.
Un ejemplo sería las primas de seguros que se pueden pagar por años y años sin
tener que hacer una reclamación. Si bien esas primas podrían considerarse costo
hundido en un sentido personal, no lo son, pues te proveen un beneficio continuo
porque te protegen de las posibles pérdidas. El hecho de que tuvieran la suerte de
no necesitar el seguro no significa que el dinero se desperdicia.

1.10 Costos Hundidos en la toma de decisiones de un proyecto


Los costos hundidos son el tiempo, el dinero, y otros recursos que ya has gastado
en un proyecto o en una inversión o algún otro esfuerzo. Se han hundido en el
esfuerzo y lo más probable es que no se puedan recuperar.

Lo importante de los costos hundidos es cuando llega el momento de tomar una


decisión sobre el proyecto o inversión, no debes tener en cuenta los costos
hundidos en esa decisión. Debemos tratar esos costos como que realmente ya se
fueron y tomar la decisión sobre la base de lo que está delante en términos de
costos y oportunidades.

Por ejemplo, digamos que se ha estado financiando un esfuerzo para un nuevo


producto en la empresa. Hasta la fecha se ha gastado en seis meses de trabajo,
los costos de tres desarrolladores de software de tiempo completo, un gerente de
producto y mucho tiempo del equipo.

Estos costos son irrecuperables, están hundidos, se han gastado y no hay manera
de conseguir que ese dinero en efectivo vuelva.
Ahora digamos que este producto está en problemas. No estás satisfecho con el
producto en su imagen actual. No crees que vaya a funcionar como actualmente
está construido y como está actualmente en la visión del equipo.

Cree que puede arreglarlo pero eso tomara otros seis meses con el mismo equipo
y con el mismo esfuerzo. Al tomar la decisión de seguir adelante o de matar este
producto no debemos considerar el dinero que ya se ha hundido en el proyecto;
solo debe considerar la nueva suma que se está considerando gastar a futuro. La
razón es que el primer gasto se ha pagado, matemos o no el proyecto. Es
indiferente a la decisión de seguir adelante con el proyecto. Esto es difícil hacer
porque está en la naturaleza humana querer recuperar los costos hundidos.

Nos enfrentamos a estas situaciones todo el tiempo en un negocio, cuando hemos


invertido millones en un emprendimiento, es muy fácil entrar en la mentalidad de
que tenemos que seguir con la inversión para que podamos recuperar nuestro
dinero. Si dejamos de financiar, entonces amortizamos la inversión, todo el tiempo.
Si seguimos poniendo dinero, existe la posibilidad de que la inversión va a
funcionar y vamos a recuperar nuestro dinero, tal vez un retorno de la inversión.

A pesar de que el concepto básico de los costos hundidos es bastante sencillo y


directo, muchos han tenido que aprender esta lección de la manera más difícil, en
la vida real. La mayor parte del tiempo que se hace una inversión complementaria,
a la defensiva, para proteger el capital que ya se ha invertido, esa inversión es
marginal o francamente mala. Se ha visto una y otra vez. Y se trata mucho de ver
en cada inversión, en función de la rentabilidad del nuevo dinero y no incluimos el
capital que ya se ha invertido en la decisión.

Cuando llegue el momento de comprometer capital adicional a un proyecto en


curso, es necesario aislar la inversión incremental y evaluar el rendimiento de esa
inversión de capital. No se debe incluir los costos que ya se han hundido en el
proyecto en estos cálculos matemáticos para tomar malas decisiones de inversión.
1.11 Costos hundidos y costo de oportunidad
Los costos hundidos están relacionados con el coste de oportunidad, porque los
costes hundidos son los costes que hemos asumido al escoger una alternativa. Si
todavía estamos a tiempo de escoger la otra alternativa no importa los costes
(hundidos) en los que hayamos incurrido cuando escogimos la primera, porque ya
están gastados y conviene mirar hacia adelante y aprovechar el tiempo. Por
ejemplo, supongamos que entre dos alternativas, ir al cine o ir al parque a disfrutar
un día soleado, escogemos ir al cine pero pasada media hora la película no nos
gusta nada. Los costes hundidos son el coste de la entrada al cine. Si queremos
volver a plantearnos si salir del cine e ir al parque, no debemos tener en cuenta el
coste de la entrada al cine, porque ya lo hemos pagado y no lo vamos a recuperar

1.12 ¿Cómo reconocer los costos hundidos?


Los negocios con los más altos costos hundidos suelen ser los que tienen las
mayores barreras a la entrada y mayores costos de inicio. Estos incluyen las
industrias de capital intensivo que requieren grandes edificios, utillaje caro y una
alta relación de fijo a los costos variables. De hecho, el nivel de costo hundido es
una barrera de entrada para muchos de estos negocios.

El concepto es simple y directo, pero el costo hundido juega un papel importante


en muchas de las decisiones personales y de negocios. Es importante contar con
una estrategia de toma de decisiones cuando se enfrentan a la necesidad de
gastar más dinero cuando la recuperación del costo hundido puede estar en
peligro.
CAPÍTULO II
COSTOS INEVITABLES
2.1 Definiciones
Son aquellos costos que no se suprimen, aunque el departamento o producto sea
eliminado de la empresa; es decir, si se elimina el departamento de ensamble, el
sueldo del director de producción no se modificará.

Son costos que representan recursos económicos que han sido comprometidos y
no se pueden recuperar. Como por ejemplo: el dinero gastado en un estudio de
ingeniería, para decidir si seguir efectuando el proyecto o asumir otro. Los costos
inevitables no afectan decisiones financieras futuras.

Los costos que se utilizan en una determinada actividad y que suelen ser
ineludibles, a corto plazo son costos inevitables, aunque se decida no realizar el
proyecto que se está evaluando y no se pueden evitar de ninguna manera;
seguirán aun cuando una empresa descontinúe una operación.

La eliminación total o parcial de los costos inevitables implicaría un proceso de


desinversiones, o de liquidación de la estructura preestablecida.

Los costos inevitables, no pueden evadirse y deben siempre costearse en


determinadas situaciones.

Es importante no cometer el error de incluir costos muertos en el flujo de fondos.


Puesto que estos se detallan como costos ya causados, y resultan ineludibles,
independientemente de la decisión de inversión.

2.2 Características
Representan un costo hundido que no desaparece al eliminar un sector de la
empresa.
Incluyen muchos costos comunes que son aquellos costos de instalaciones y
servicios compartidos por los usuarios.

2.3 Razones técnicas que consideran que los costos inevitables son
irrelevantes
Considerando que los costos inevitables son aquellos que seguirán aun cuando la
empresa interrumpa sus operaciones y los costos irrelevantes son aquellos que
permanecen inmutables sin importar el curso de acción de la empresa. Mediante
esta información se considera irrelevante los costos inevitables en el horizonte
económico de un proyecto de inversión, porque estos no varían en el tiempo.

En otras palabras, se puede decir que estos costos se ejecutan se decida realizar
el proyecto que se está evaluando o no, puesto que antes de iniciar la realización
de un proyecto se hace un estudio financiero para determinar si es rentable, lo
cual incurre en un costo que en este caso es denominado inevitable, ya que si el
estudio da como resultado que el proyecto no es rentable ya no se puede evitar el
costo de este.

Del mismo modo podemos decir que los costos inevitables incluyen muchos
costos comunes, que son los costos de instalación y servicios, como por ejemplo
las depreciaciones y los gastos de administración, ya que son recursos
compartidos en todos los departamentos de la empresa.

Es por ello necesario especificar algunas de las razones por las cuales se
consideran irrelevantes los costos inevitables:

 Son inmutables o fijos.


 No se reflejan en los flujos de inversión.
 Permanecen aun cuando la empresa finalice sus operaciones.
 No afecta la toma de decisiones.
 Son irrecuperables.
 No se pueden evadir en ninguna situación.
 Se pueden considerar como costos hundidos, ya que no desaparecen ante
ningún cambio dentro de la empresa (eliminación de departamento).
 En algunos proyectos pueden ser obligatorios.

De manera general se puede concluir que los costos inevitables como su mismo
nombre lo indica no se pueden evitar, ya que estos ocurren ante cualquier suceso
dentro o fuera de un proyecto de inversión, pues representan una parte inicial de
estos y que se dan se realice o no determinada inversión o cualquier situación que
se esté planteando, como por ejemplo un proyecto que propone aumentar la
productividad de la tierra agrícola, se contrata un equipo de profesionales
multidisciplinarios para diseñar el proyecto. Ellos proponen dos posibles proyectos
y cobran por su asesoría.

Los costos de los proyectos propuestos incluyen mano de obra, adquisición de


equipo, obras civiles y costos de operación. Estos son costos evitables ya que no
se pagan si no se realiza el proyecto. En cambio lo pagado por la asesoría
profesional representan un costo inevitable, o sea, un costo muerto, porque de
ninguna forma se puede cambiar el hecho de que los profesionales cobren por su
trabajo realizado, es decir el costo por la asesoría tiene que ser pagado. Como
consecuencia, no debe ser registrado como costo del proyecto.

Sin embargo, la clave para tomar la decisión no consiste en una regla dura y
rápida acerca de qué incluir y qué ignorar, sino que es necesario analizar en todos
los costos de ingresos pertinentes para determinar lo que es relevante y lo que no
lo es. También es importante recordar que la información no financiera puede
influir en las decisiones de agregar o eliminar productos o departamentos.
CAPÍTULO III
EFECTOS DE LOS COSTOS HUNDIDOS E INEVITABLES

3.1 Causas por las cuales se originan los costos hundidos y los costos
inevitables
3.1.1 Costos hundidos
Los costos hundidos tienen la predisposición a permanecer en un curso de acción,
en donde con antelación se han realizado inversiones de tiempo, esfuerzo o
dinero. En sí, es un costo en la cual ya se incurrió y no puede ser recuperado;
basándose en este hecho, en la mayoría de proyectos se asume que estás pre
inversiones, acabaran convirtiéndose en una perdida, de no continuar invirtiendo
en dicho proyecto.

El costo hundido es un tipo de costo que puede o no tener trascendencia alguna


en los flujos de efectivo; pero que, no dependen de ellos la decisión de echar a
andar o no el proyecto, debido al momento en el que son efectuados.

La principal causa, del surgimiento del costo hundido, corresponde a que este tipo
de inversión no tiene el beneficia de un costo de oportunidad o alternativa alguna
de reinversión; por lo tanto no pueden ser reutilizables ya que su naturaleza no lo
permite.

3.1.2 Costos Inevitables


De la misma manera, los costos inevitables no podrán ser suprimidos nunca, aun
cuando alguna función o un departamento que estuviere previamente involucrado
en el desarrollo de un proyecto, pero que por una reestructura no lo esté más en el
futuro, no afectara el resultado de la operación. Por ejemplo, si es eliminado el
departamento de ensamble de una empresa, el sueldo del director de producción
no será modificado, por el hecho de haber un departamento menos a su cargo.
Al comprar un automóvil, que puede ser vendido posteriormente; no obstante,
resulta improbable que se pueda revender por el precio original de compra. A esta
diferencia de se le denominaría pérdida económica, ya que el monto pagado de
manera inicial no afectara de ninguna manera las futuras transacciones,
independiente del valor con el cual se revenda: si el dueño puede conseguir un
mayor valor vendiendo el automóvil que no haciéndolo, entonces de considerar
venderlo, sin tomar él cuenta el precio que haya pagado por él.

3.2 Efectos de los costos hundidos e inevitables


El principal efecto que presentan los costos hundidos y los costos inevitables, es el
sobrecosto que se genera en los proyectos, ya que, aun cuando no tengan
relevancia en la toma de decisión, siempre tendrán que realizarse, generando un
incremento en el costo.

Tomando en cuenta que, un costo se considera hundido cuando se realiza un


inversión de capital en el mercado para poder realizar una investigación de
mercado o cuando se adquiere un activo que bien pueda ser utilizado en el
desarrollo de un proyecto (Proyecto A), pero que inicialmente no se adquirió con
esa mentalidad, sino para otro proyecto (Proyecto B), y que no puede ser tomado
en cuenta como un costo relevante del proyecto en el cual fue utilizado también.

Las inversiones con costos hundidos podrían incluir egresos para adquirir tipos de
maquinaria únicos (por ejemplo, las rotativas de un periódico) o la capacitación de
los trabajadores específicamente para una tarea (desarrollar las habilidades
necesarias para operar la rotativa del periódico). La recuperación de los costos
hundidos como consecuencia de la competencia es la equidad: los cambios
regulatorios y estructurales de la industria no eran previsibles cuando se realizaron
las inversiones y éstas fueron hechas para cumplir con su obligación de
suministro.
3.2.1 Impuesto sobre la renta
Resulta importante calcular el egreso que corresponde al impuesto a las utilidades
(ISR); para llevar a cabo el cálculo correcto deben de terne en consideración
algunos gastos contables que no constituyen movimiento en el flujo de efectivo,
pero que de esta manera permiten la reducción del monto de la utilidad que se
encuentra afecta a dicho impuesto. Dichos cálculos se deberán de proyectar el
Estado de Resultados del proyecto, donde se aplicara el porcentaje
correspondiente a las ganancias.
BIBLIOGRAFÍA
APÉNDICES
ANEXOS