Sunteți pe pagina 1din 12

Foto: luz Montero

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México

PrinciPales resultados de lA encuestA nAcionAl de JornAleros AgrícolAs 2009

 

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México

  Presentación
 

Presentación

L a población jornalera agrícola se encuentra entre los sectores con mayores niveles de pobreza y vulnerabilidad del país. Los jornaleros agrícolas son actores centrales de la producción de

alimentos para el mercado nacional y para su exportación a otros paí- ses, pero los beneficios que obtienen de su participación en esa diná- mica productiva son marginales. Aún más, las condiciones de trabajo de los jornaleros agrícolas afectan su bienestar y vulneran sus posibi- lidades de desarrollo.

contenido

> ¿Quiénes son los jornaleros agrícolas?

En 2009, la Secretaría de Desarrollo Social, por conducto de la Di- rección General para la Atención de Grupos Prioritarios, encargó a la

> Trabajadores itinerantes:

Universidad Autónoma de Chapingo la realización de una encuesta

 

los jornaleros agrícolas

para profundizar en el conocimiento sobre el número, características

y

sus rasgos migratorios

> Riesgos y vulnerabilidad de los jornaleros agrícolas migrantes

y acceso a bienes y servicios de la población jornalera agrícola, y para ampliar la información sobre sus capacidades, patrones migratorios y condiciones de trabajo. La Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas

> ¿Dónde trabajan

(ENJO) 2009 es un esfuerzo por construir un diagnóstico comparti- do que ayude a la coordinación de las diferentes instituciones de go-

 

y

qué hacen los

jornaleros agrícolas?

> ¿Quienes contratan

bierno que atienden a la población jornalera agrícola, que fortalezca

 

a

los jornaleros

instrumentos de política actuales, como el padrón de jornaleros, y que

> Ingresos bajos y condiciones laborales

ayude al diseño de nuevas herramientas para mejorar la atención a

 

precarias

esta población, facilitando el ejercicio de sus derechos.

> Acceso a servicios básicos: salud, educación y vivienda

En este documento, la Fundación Este País presenta una síntesis de algunos de los resultados más destacados de la Encuesta Nacio- nal de Jornaleros Agrícolas 2009. Se trata de un perfil mínimo de

> Los apoyos

los jornaleros agrícolas, construido con base en los resultados de la

 

gubernamentales

y

el reto de la cobertura

ENJO 2009, que tiene como propósito informar el debate sobre las condiciones de vida en las que se encuentran millones de personas en

Comentan la Encuesta:

• Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan

• Victoria Cruz

el campo mexicano y la discusión sobre las acciones públicas que se

pueden emprender para mejorar su desarrollo y bienestar.

• Sara María Lara Flores

Para fomentar la discusión informada de la Encuesta, se presenta ade-

• Enrique Serrano Carreto

más el análisis del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachi- nollan; Victoria Cruz; Sara María Lara Flores y Enrique Serrano Carreto.

resultados de la encuesta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009 ¿Quiénes son los jornaleros agrícolas? D

resultados de la encuesta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009

¿Quiénes son los jornaleros agrícolas?

D e acuerdo con la Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas (ENJO) 2009, en México existen 2,040,414 personas que,

de manera temporal o permanente, realizan ac- tividades relacionadas con la agricultura y por

realizan ac- tividades relacionadas con la agricultura y por Jornaleros agrícolas que hablan alguna lengua indígena
realizan ac- tividades relacionadas con la agricultura y por Jornaleros agrícolas que hablan alguna lengua indígena

Jornaleros agrícolas que hablan alguna lengua indígena y principales lenguas que hablan, 2009 (%)

25.8 náhuatl  10  7.8 Mixteco 18.1  7 Maya zapoteco 49.4 otras lenguas
25.8
náhuatl
 10
 7.8
Mixteco
18.1
7
Maya
zapoteco
49.4
otras lenguas
No habla lengua indígena
Habla lengua indígena

nota: Otras lenguas incluye: amuzgo, chatino, chinanteco, chocho, chol, chuc, cora, cuicateco, huasteco, huichol, kanjobal, mame, mayo, mazahua, mazateco, mixe, otomí, pame, popoluca, purépecha, quechí, tarahumara, tarasco, tepehuano, tlapaneco, tojolobal, totonaco, triqui, tzeltal, tzotzil, zoque. Fuente: Sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 2010.

localidad donde está su lugar de residencia habi- tual y duerme en la localidad donde trabaja al me- nos una noche durante el tiempo que labora ahí. En segundo lugar, dos de cada cinco personas (18.1%) hablan alguna lengua indígena, predomi- nantemente el náhuatl (25.8%), el mixteco (10%), el maya (7.8%) y el zapoteco (7%). El 50.6% de los jornaleros agrícolas que hablante de lengua indí- gena, habla alguna de estas cuatro lenguas.

las cuales reciben una remuneración en efectivo. Estos son los jornaleros agrí- colas, quienes integran, junto con los miembros de sus hogares, una po- blación jornalera total de 9,206,429 personas. Considerando al total de la pobla- ción jornalera agrícola, la edad pro- medio es de 36 años, y entre los 18 y 45 años de edad se concentra 43.6% de esta población. Los hogares jornaleros tiene, en

81.9
81.9
de esta población. Los hogares jornaleros tiene, en 81.9 promedio, 4.5 miembros. Los jornaleros agríco- las,

promedio, 4.5 miembros. Los jornaleros agríco- las, quienes trabajan directamente en el campo, son predominantemente hombres, 81%, frente a 19% de mujeres. Del total de la población jornalera agrícola, poco más de 3.5 millones son niños menores de 18 años (38.9% del total). De este sector de po- blación infantil, 727,527 niños trabajan, es decir, uno de cada cinco (20.4%), pero no todos en ac- tividades agrícolas. Los que trabajan como jor- naleros representan 59.2% del total de los niños que trabajan. Dos elementos adicionales ofrecen un perfil básico de los jornaleros agrícolas. En primer lugar, 21.3% de ellos son migrantes, es decir, se traslada a un sitio de trabajo ubicado fuera del municipio o

traslada a un sitio de trabajo ubicado fuera del municipio o 60 40 20 0 Población

60

40

20

0

Población jornalera agrícola por rangos de edad, 2009 (%)

25.3 17.3 18.3 10.9 10.5 10.6 3.4 2.1
25.3
17.3 18.3
10.9
10.5
10.6
3.4
2.1

0 a 5 años

6 a 13 años

14 a 17 años

18 a 25 años

26 a 45 años

46 a 59 años

60 a 69 años

70 años

y más

nota: La población considerada en esta gráfica incluye a los jornaleros agrícolas, que son aquellos individuos que de manera temporal o permanente se emplean realizando actividades relacionadas con la agricultura y por las cuales reciben un salario, y también incluye a los miembros de los hogares de los jornaleros. No se incluye a la población que no respondió (1.4% de la población mayor a 18 años y 0.2% de la población menor a 18 años). Fuente: Sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 2010.

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México L os resultados de la ENJO

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México L os resultados de la ENJO 2009
Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México L os resultados de la ENJO 2009

L os resultados de la ENJO 2009 indican que

uno de cada cinco (21.3%) jornaleros agríco-

las son migrantes internos en México, es de-

cir, se trasladan a un lugar de trabajo ubicado fuera del municipio o localidad donde está su lugar de re- sidencia habitual y duermen en la localidad donde trabajan al menos una noche durante el tiempo que laboran en esa localidad. En promedio, los jorna- leros agrícolas encuestados han migrado durante 8.7 años. La migración es particularmente intensa entre los jornaleros agrícolas indígenas: 46.3% de ellos son migrantes, entre los cuales predominan los Nahuas (34.6%); Mixtecos (14.8%); Tarahumaras (8.4%); Zapotecos (7.2%) y Tzeltales (5.5%). En con- traste, sólo 15.8% de los no indígenas son migrantes. Con la única excepción del Distrito Federal, en el resto de las entidades federativas del país exis- ten localidades de donde han salido jornaleros para trasladarse a otras entidades del país para encon- trar empleo en el campo y un ingreso. Como sucede en fenómenos migratorios de otros universos po-

riesgos y vulnerabilidad de los jornaleros agrícolas migrantes

l os jornaleros agrícolas mi- grantes están expuestos a problemas y riesgos que acre-

cientan sus condiciones de vulne- rabilidad. dos de los principales riesgos identificados por la encues- ta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009 son el abuso y maltrato físico o psicológico, y el consumo de sus- tancias adictivas. el 6.5% de los jornaleros agrí- colas declara haber sufrido algún tipo de maltrato, pero entre los mi- grantes, 11% lo ha experimentado. en contraste, entre los jornaleros agrícolas no migrantes, sólo 5.3% reporta haber padecido maltrato. sean migrantes o no, las mujeres sufren del maltrato (9.5%) en mayor proporción que los hombres (5.8%). el sitio donde los jornaleros agrícolas padecen más de maltrato

es el lugar donde trabajan (40.2%),

situación que destaca entre los mi- grantes (56.1%). Por el contrario, las mujeres lo padecen más en el hogar (60.8.%) que en su lugar de trabajo (19.6%). en cuanto al consumo de sus- tancias adictivas, como el tabaco,

el alcohol y la mariguana, su pre-

valencia entre la población mi- grante es superior a la de cualquier

otro segmento de los jornaleros

agrícolas: al preguntarles si nece- sitan consumir alguna sustancia

a causa de su trabajo, 13.6% dice

que consume tabaco, 19.1% alco- hol y 3.5% mariguana. los niveles de consumo de esas sustancias para los jornaleros agrícolas en su conjunto son menores: 10.2% con- sume tabaco, 13.2% alcohol y 1.3% mariguana.

Fuente: sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 2010.

Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009 , 2010. blacionales, existe una relación estrecha entre las

blacionales, existe una relación estrecha entre las condiciones de vida de los jornaleros agrícolas mi- grantes en sus localidades de origen y su necesidad de migrar para buscar oportunidades de ingreso en otras lugares. Tres de cada cinco (58.5%) jornaleros agrícolas que migran provienen de municipios de muy alta y alta marginación, situación que se in- tensifica entre la población indígena migrante, en la que 84.4% proviene de ese tipo de municipios. Al indagar en los motivos por los que migran los jor- naleros agrícolas, 48.8% afirma que migra “por la paga” que obtiene en el lugar al que llega. Destaca que 40.2% de los jornaleros migrantes dice ahorra una parte de su ingreso, quizá con el fin de enfren- tar gastos o falta de empleo en el futuro. Los municipios de muy alta y alta marginación de donde parten la mayoría de los jornaleros agrí- colas migrantes, se concentran principalmente en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz. Una menor proporción de estos municipios se ubica en Chihu- ahua, Durango, Puebla, San Luis Potosí y Nayarit. Del 18.6% de jornaleros agrícolas que han mi- grado temporalmente a otros países para trabajar, 96.6% lo ha hecho a los Estados Unidos. Los prin- cipales trabajos que realizan en los países a los que migran de forma temporal son: jornalero (45%), al- bañil (18.5%) y obrero (15.6%).

Jornaleros agrícolas migrantes, por segmento de población, 2009 (%) Total 21.3 Hombres 21.7 Mujeres 19.6
Jornaleros agrícolas migrantes,
por segmento de población, 2009 (%)
Total
21.3
Hombres
21.7
Mujeres
19.6
Indígenas
46.3
No
15.8
indígenas
0
20
40
60
80
100
Fuente: Sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 2010.

trabajadores itinerantes: los jornaleros agrícolas y sus rasgos migratorios

 

resultados de la encuesta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009

 
 

después de la estadística, ¿hacia dónde?

 

Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan

E l jornalero y sus familias se

ubican en el extremo de la ex-

clusión social. Esto responde

 

drón de jornaleros agrícolas a nivel nacional. Pero hay que destacar que con estos datos se pueden apreciar

 

Un elemento insoslayable es el alto componente indígena entre los jornaleros agrícolas. De forma creciente, el capital incursiona en comunidades campesinas donde la pobreza y marginación obligan a sus pobladores a aceptar pésimas con- diciones de vida y trabajo. Las co- munidades indígenas se han venido convirtiendo en nichos que proveen esta mano de obra. Otro elemento importante es el de los efectos sociales y culturales de la migración: gente de diversas cos- tumbres, tradiciones y espacios geo- gráficos se articulan por la fuerza del mercado laboral, generando modifi- caciones sociales y culturales, tanto en las comunidades de origen como en los lugares de arribo. Así, la pobla- ción jornalera se vuelve un portador activo de las características pluricul- turales que distinguen al país. En el mediano y largo plazos, esta información debe ser el motor arti- culador de estrategias de acción que modifiquen a fondo las condiciones de vida y trabajo de la población jornalera de nuestro país. Informa- ción que debe ser considerada en el diseño de políticas dirigidas a esta población, considerando lugares de origen y atracción. La ENJO 2009 muestra clara- mente lo que ya se sabe sobre las características y condiciones de de- sarrollo y vulnerabilidad en las que vive y labora la población jornalera agrícola, y que el gobierno federal, así como los estatales y municipa- les, y todos los actores insertos en esta problemática, deben considerar como eje prioritario. En materia de derechos humanos y laborales, es necesario que, de forma urgente, la estadística se vuelva tangible y ayude a construir un futuro diferente para los jornaleros agrícolas.

a

factores económicos, la extrema

aspectos básicos de la situación de vulnerabilidad que viven los jorna- leros, aunque no es una radiografía real del problema. Por ejemplo, queda claro que el jornalero es el más desfavorecido, ya que el aumento de su actividad laboral no ha redundado en mejores ingresos ni en condiciones favora-

pobreza y la marginación, que in-

fluyen en la decisión de migrar. Pa- ralelamente, existen nichos rurales en los que se ofrecen servicios y se realizan actividades agrícolas para familias jornaleras a cambio de un salario que permita cubrir sus ne- cesidades más básicas.

 

A

lo largo de varias décadas,

bles de vida y trabajo. Las activi- dades agrícolas que desempeñan tienen una duración de 6 a 8 meses

de 3 a 4 meses al año, o incluso

o

este ha sido el escenario de la ex- trema vulnerabilidad en la que viven y laboran miles de familias jornaleras en nuestro país. Se carece de los instrumentos para garantizar la protección de esta población, sin dejar de lado su identidad y particularidades de género, gerenciales, étnicas y reli- giosas, entre otras. Este panorama encuentra sus- tento en los datos de la Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas

Es necesario que la estadística se vuelva tangible y ayude a construir un futuro diferente para los jornaleros agrícolas.

(ENJO) 2009, que ofrece informa- ción de los lugares de atracción, a donde se dirige la población jorna-

semanas, lo que provoca que el jor- nalero reinicie su excursión en bus- ca de nuevos empleos. El cimiento económico de la relación asimétrica entre productores y trabajadores se sustenta en la necesidad de mano de obra barata de los empresarios

lera agrícola para desempañar ac- tividades agrícolas, así como de los sitios de expulsión. Los resultados de la Encuesta pueden analizarse desde dos di- mensiones: la primera, se refiere

a

las condiciones de marginación,

agrícolas, para incursionar en mer- cados de altos ingresos nacionales

pobreza y exclusión que padecen en

e

internacionales, definidos por la

sus lugares de origen; la segunda, considera sus carencias materiales,

de infraestructura y servicios, las cuales, en muchos casos, empeoran durante su estancia en las zonas agrícolas donde laboran.

lógica de ventajas comparativas y competitivas en los que el jornalero es el más afectado. El trabajo asalariado se ha conver- tido en la principal fuente de ingresos

 
 

A

pesar de que la ENJO 2009

de la población jornalera, al tiempo que las temporadas agrícolas han va- riado por la introducción de nuevas tecnologías, procesos productivos o la diversificación de cultivos.

consideró algunas zonas de ex- pulsión de jornaleros agrícolas, la

información obtenida aún es limi- tada debido a que no existe un pa-

 
Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México ¿dónde trabajan y qué hacen los
Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México
¿dónde trabajan y qué hacen
los jornaleros agrícolas?
L a presencia de jornaleros agrícolas en los dife-
rentes tipos de cultivos que existen en el país
está relacionada, entre otros factores, con las
características propias de dichos cultivos, como la
intensidad en el uso de mano de obra, las necesida-
¿Quiénes contratan
a los jornaleros?
des climáticas y de suelo para la producción. ¿Cuáles
son los cultivos con mayor presencia de jornaleros
agrícolas? La ENJO 2009 muestra que son el chile
l os jornaleros agrícolas trabajan en unida-
des empleadoras que contratan y pagan a
los jornaleros, las cuales se clasifican en:
y
el tomate rojo: en estos cultivos se emplea 27.6%
productores individuales; empresas agrícolas
privadas; organizaciones de productores; en-
y
25.4% de los jornaleros agrícolas, respectivamen-
ganchadores comisionados; grupos de cosecha
te. Asimismo, aproximadamente uno de cada ocho
jornaleros labora en cultivos de calabacita (12.7%),
tomate verde (11.9%) y melón (11.9%). Cultivos como
el café, la caña de azúcar, la uva, el mango y la na-
ranja, demandan, cada uno, entre 10.4% y 8.3% de
los jornaleros agrícolas del país.
En todas las entidades federativas del país exis-
ten lugares donde se contratan a jornaleros agríco-
las, llamadas comúnmente unidades empleadoras,
cuya ubicación y concentración en las entidades va-
ría según el tipo de unidad empleadora.
Respecto del tipo de actividades que realizan los
jornaleros agrícolas, 88.8% se dedica a la pizca, co-
secha o corte; 38.1% es fumigador y 25.6% es carga-
dor. Otras actividades incluyen empacador (16.7%),
capataz o jefe de cuadrilla (16.7%), cuidador (8.2%),
chofer de camión (7.2%) y cocinero (1.6%). Las cifras
indican que los jornaleros realizan más de una de
estas actividades.
cuadrillas; comercializadoras o empacadoras.
cada productor individual contrata, en pro-
medio, 21 jornaleros, mientras que las empresas
productoras contratan cerca de 300 jornaleros
cada una, en promedio. los grupos de cosecha
o
o
cuadrillas, generalmente asociadas al corte de
caña de azúcar y a la naranja, están integrados
por 39 jornaleros temporales, en promedio.
el 60% de las unidades empleadoras son pro-
ductores individuales, quienes contratan a 17%
de la mano de obra jornalera agrícola del país.
en contraste, las empresas agrícolas privadas
representan 16% de todas las unidades emplea-
doras pero contratan a 63% de la mano de obra.
la mayor parte de las empresas agrícolas
se concentran en la región noroeste (nayarit,
sinaloa, sonora, Baja california y Baja califor-
nia sur) y casi la mitad exporta una parte de su
producción.
Fuente: Sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas
2009, 2010.
Cultivos con mayor concentración de jornaleros
agrícolas, 2009 (%)
30
27.6
25.4
25
20
15
12.7
11.9
11.9
10.4
10.3
9.9
9.7
10
8.3
5
Nota: Cifras
correspondientes
a los cultivos en
que los jornaleros
declararon trabajar.
La respuesta es
múltiple por lo
que la suma de
los porcentajes
no es igual a 100.
Otros cultivos, con
menores porcentajes
de concentración de
jornaleros agrícolas,
incluyen, entre
otros: manzana,
durazno, tabaco y
plátano.
0
Chile
Tomate
Calabacita
Tomate
Melón
Café
Caña de
Uva
Mango
Naranja
rojo
verde
azúcar
Fuente: Sedesol,
Encuesta Nacional de
Jornaleros Agrícolas
2009, 2010.
 

resultados de la encuesta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009

información, estrategias y políticas para enfrentar el trabajo infantil

 

Victoria Cruz*

E l trabajo infantil es una de las

peores manifestaciones de la

exclusión y la inequidad so-

 

El desafío de prevenir y eliminar el trabajo infantil peligroso en la agricul- tura hace de la estrategia de recolec- ción de información de la Secretaría de Desarrollo Social, una de las más pertinentes para planear estrategias

ejecutar políticas. La información

y

 

(b) permitir el acceso, uso y disemina- ción de información sobre la infancia

trabajadora, lo que facilita la toma de decisiones y apoya la transparencia;

cial. Así se entiende a partir de los

Convenios 138 sobre Edad mínima de admisión al empleo y 182 sobre las Peores formas de trabajo in-

y

(c) contribuir a la generación de co-

nocimiento para desarrollar, revisar y actualizar las acciones encaminadas

fantil, de la Organización Interna- cional del Trabajo, y la Convención sobre los Derechos del Niño. La debilidad y, en algunos casos,

sobre las actividades de la infancia es imprescindible para avanzar en el co- nocimiento sobre su situación, identifi- car prioridades, e informar las políticas

a combatir los problemas que afectan

a esta población y potenciar aquellas

acciones que facilitan el ejercicio de sus derechos. Los datos proporcionados por la ENJO 2009 deberían permitir a las secretarías de Estado e instancias públicas involucradas, impulsar ac- ciones, reflejadas en presupuestos y reglas de operación, que cierren las brechas en el disfrute de los derechos de los 727,527 niños, niñas y adoles- centes que trabajan, de acuerdo con la Encuesta. Los datos también deben ser ana-

lizados con los sectores productivos

la

falta de políticas para que todos

y programas de protección de la niñez y erradicación del trabajo infantil.

los niños, niñas y adolescentes ten-

gan una educación de calidad, los li- mitados mecanismos de protección social para las familias más pobres

 
 

En el mundo, 60% de

 

y

la escasez de oportunidades de

las niñas y los niños de entre 5 y 14 años de edad que trabajan lo hacen en el sector agrícola.

“trabajo decente”, 1 ha colocado al mundo ante el abrumador panora- ma de 215 millones de niños, niñas y adolescentes que trabajan. De ellos, 115 millones lo hacen en las deno- minadas “peores formas de trabajo

infantil”. 2 A pesar de que el trabajo agrícola

 

del país. En el largo plazo, el traba- jo infantil dificulta el desarrollo de mano de obra adulta calificada y pro- ductiva, y en el corto plazo incide en la productividad, en tanto que niños, niñas y adolescentes tienen menos competencias para desarrollar las ac- tividades laborales encomendadas de manera eficiente y efectiva. La recopilación y el análisis de la información de la ENJO 2009 per- miten conocer mejor las condiciones de la población jornalera agrícola en México, para fortalecer y continuar con esfuerzos articulados que ayuden

uno de los sectores más peligrosos

para cualquier edad, 60% de las ni- ñas y los niños de entre 5 y 14 años de edad que trabajan en el mundo lo hacen en dicho sector. Los peligros a los que están expuestos pueden ser más graves para ellos que los que en- frentan los adultos, con consecuen- cias más devastadoras, como disca- pacidades permanentes o la muerte. Lo anterior, independientemente de

es

 

La información de la Encuesta Na- cional de Jornaleros Agrícolas (ENJO) 2009 abre un nuevo y amplio abanico de posibilidades de acción que debe ser analizado por todos los sectores responsables e interesados en la pro-

blemática. En lo que atañe al trabajo infantil, este instrumento comple- menta los datos del Módulo de Tra- bajo Infantil de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo de 2009. La información de ambas encuestas tiene

 

que trabajen en las tierras de sus pa- dres, contratados o trabajando “de hecho” en plantaciones de terceros

el

potencial de: (a) facilitar el segui-

miento y monitoreo de las acciones de

 

a

transformar las realidades que aún

o

acompañando a sus padres como

prevención y eliminación del trabajo infantil entre los jornaleros agrícolas;

afectan a esta población, incluida la erradicación del trabajo infantil.

trabajadores agrícolas migrantes.

* Asesora Técnica Principal, Proyecto "Alto al trabajo infantil en agricultura", Programa IPEC-OIT, Oficina Subregional para México y Cuba.

El “trabajo decente” es aquel que genera ingresos suficientes para satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores y sus familias, con protección social y en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana. El trabajo infantil es lo opuesto al trabajo decente.

1

2

Organización Internacional del Trabajo, Intensificar la lucha contra el trabajo infantil, Informe global, Ginebra, 2010.

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México ingresos bajos y condiciones laborales precarias

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México ingresos bajos y condiciones laborales precarias L

ingresos bajos y condiciones laborales precarias

L os ingresos de los trabajadores del campo, particularmente los campesinos, se ubican entre los más bajos en México. El caso de

los jornaleros agrícolas confirma esta situación. La mitad de los jornaleros agrícolas del país (48.3%) debe sobrevivir cotidianamente con un ingreso diario que oscila entre 115 y 171 pesos. El 14.1% recibe un ingreso diario superior a los 171 pesos y poco más de 35% percibe ingresos inferio- res a los 115 pesos al día. Los jornaleros agrícolas difícilmente logran sa- tisfacer sus necesidades básicas de alimentación con el ingreso que reciben: 65.6% tiene un ingreso mensual menor a 3,180.11 pesos, que corresponde a la línea de pobreza alimentaria rural estimada para esta población, considerando hogares de 4.5 miem- bros en promedio y tomando en cuenta los cálculos de líneas de pobreza del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social para 2008. Este ingreso no incluye apoyos instituciona- les, remesas o ingresos de actividades secundarias.

les, remesas o ingresos de actividades secundarias. Distribución de jornaleros agrícolas por rangos de ingreso

Distribución de jornaleros agrícolas por rangos de ingreso diario, 2009 (%)

100

80

60

40

20

0

48.3 34.8 10 2.8 3.1 1.1
48.3
34.8
10
2.8
3.1
1.1

Hasta

De 58

De 115

De 172

De 229

De 286

57

a 114

a 171

a 228

a 285

a 342

pesos

pesos

pesos

pesos

pesos

pesos

Nota: La suma de los parciales puede no sumar 100 debido al redondeo. Fuente: Sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 2010.

La naturaleza de la relación empleador- jornalero y sus condiciones laborales muestran signos de precariedad y vulnerabilidad. Los jor- naleros realizan su trabajo sin contrato formal:

90.9% carece de él, aunque entre los migrantes esta situación se encuentra menos extendida (78.4%). Predomina el pago por jornal o día de

extendida (78.4%). Predomina el pago por jornal o día de Exposición de los jornaleros agrícolas a

Exposición de los jornaleros agrícolas a diferentes condiciones laborales de riesgo, 2009 (%)

Mucho calor, frío

o

lluvia

Mucho tiempo

agachado o

 

parado

Cargar cosas

pesadas

Exposición a

agroquímicos

Mucho ruido

o

polvo

Subir a alturas de más de 2 metros

83 81.8 68.1 54.8 42.8 31.9
83
81.8
68.1
54.8
42.8
31.9

0

20

40

60

80

100

Fuente: Sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 2010.

trabajo (72.3%) y a destajo (23.8%), que se entre- ga con una frecuencia mayoritariamente sema- nal (76.5%) o diaria (18.4%). La mayoría de los jornaleros agrícolas (60.9%) trabaja seis días a la semana y uno de cada siete (13.9%) lo hace todos los días, particularmente los migrantes (22.6% de ellos trabaja toda la semana), lo que supone pocos días para descansar de las ac- tividades agrícolas, que se realizan en condiciones de desgaste físico y exposición a riesgos. Precisamente, en cuanto a la exposición a ries- gos, cuatro de cada cinco jornaleros agrícolas está expuesto a condiciones extremas de calor, frío o lluvia (83%) o debe permanecer mucho tiempo agachado o parado (81.8%). Destaca que la mitad de los jornaleros (54.8%) está expuesto a agroquí- micos. Estas condiciones laborales son en buena medida las que ocasionan que 47.4% de los jorna- leros afirman haber presentado, en el mes previo a la aplicación de la ENJO 2009, padecimientos tales como problemas respiratorios, picaduras de animales, intoxicación, insolación, alergias, infec- ciones en la piel, quemaduras o fatiga.

 

resultados de la encuesta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009

¿Qué preguntas nos sugiere la enJo 2009?

 

Sara María Lara Flores*

L os resultados que ofrece la Encuesta Nacional de Jor- naleros Agrícolas 2009 pro-

 

genas habladas por jornaleros, y en- tre los migrantes, cuando se trataba de un grupo con escasa participación en los mercados de trabajo agrícolas y en los flujos migratorios. Será intere- sante hacer el cruce por cultivos para saber si han salido de su tradicional inserción en las cosechas de café. La distribución de los municipios de origen de los jornaleros entrevistados confirma la tendencia, ya observada en otros estudios, 3 de una mayor dis- persión de los lugares de origen. Algo novedoso es que los lugares de mayor concentración se ubican en los estados

 

noroeste se vincula fuertemente con los cultivos en donde trabajan por un sueldo, principalmente chile y tomate rojo. No obstante, la caña de azúcar

sigue siendo un cultivo con fuerte de- manda de mano de obra en Veracruz,

vocan una serie de interrogantes que deben conducir a una reflexión mayor, a realizarse en otra ocasión. Por el momento, me limito a seña- lar algunos aspectos, basándome en la información que se refiere a las 2,824 encuestas levantadas. Un primer aspecto que llama la atención es que 81.9 % de la pobla- ción jornalera no es indígena. ¿Po- dría pensarse que los procesos de desagrarización, el declive de cier- tos productos agrícolas que otrora fueran una importante fuente de empleo local (caña de azúcar, cí- tricos, café) en estados como Vera- cruz, Tabasco, Hidalgo o Chiapas, por mencionar algunos, así como de productos tradicionales (maíz, frijol), está incidiendo en que la po- blación mestiza se incorpore de ma- nera más importante al trabajo por jornal que en décadas pasadas? 1 Estudios como el de Carton de Grammont 2 muestran que en locali- dades de menos de 2500 habitantes la producción agropecuaria ha perdido centralidad, mientras se incremen- tan los ingresos no-agropecuarios, de actividades asalariadas, remesas, pluriactividad y subsidios. ¿Acaso estos procesos estarían llevando a po- blaciones mestizas a tener una mayor presencia en el trabajo asalariado? Otro aspecto que resalta es la importancia de indígenas Nahuas y Mixtecos entre la población jorna- lera, que no es nuevo, pero parece interesante encontrar a tzotziles en la quinta posición de lenguas indí-

y

el café lo es en Veracruz y Chiapas,

como se aprecia por la ubicación de las unidades empleadoras. Este resul- tado tendría que analizarse junto con otras variables para confirmar el tipo

de empleador y el perfil de los jornale- ros en cada uno de esos cultivos. Pese a que hay una tendencia general a la desagrarización en las localidades rurales, el análisis de las actividades adicionales que rea- lizan los jornaleros indica que la agricultura sigue siendo una fuente importante de ingresos para ellos. La albañilería también es una ac- tividad complementaria importan- te, así como “otras” labores. Cabría preguntarse si esto tiene que ver con remesas y subsidios. Parece que la participación de los jornaleros en organizaciones sociales es muy poco significativa, aunque se- ría importante analizarlo por región. La participación parece ser más im- portante para las mujeres y para los indígenas. Sorprende que no haya una participación significativa en or- ganizaciones de carácter laboral y, en cambio, las iglesias estén tomando un papel relevante. Cabría preguntarse

Sorprende que no haya una participación significativa en organi- zaciones laborales y, en cambio, las iglesias estén tomando un papel relevante.

del norte. Esto puede reflejar el proce- so de asentamiento de jornaleros en los lugares donde se concentra la demanda intensiva de fuerza de trabajo y que los hijos de estos jornaleros estén naciendo en esos mismos lugares. Sin embargo, eso no hace suponer que exista un des- arraigo total de los lugares de origen, sobre todo en el caso de las poblaciones indígenas, ya que siguen cultivando la tierra (más que los no-indígenas), la cual es propia y para el autoconsumo, aun entre los migrantes. La concentración de la población jornalera en los estados del norte y

 

si

las iglesias y las organizaciones ci-

viles no están sustituyendo al Estado

y

a las empresas para responder a las

necesidades de los jornaleros en ma- teria de condiciones de trabajo, salud

capacitación, entre otras demandas posibles.

y

* Investigadora titular, Instituto de Investigaciones Sociales-UNAM. 1 Comparado con la información obtenida por Grammont, Hubert C. de, y Sara María Lara, Encuesta a hogares de jornaleros migrantes en regiones hortícolas de México: Sinaloa, Baja California Sur y Jalisco, México, IIS-UNAM, 2004. 2 “La desagrarización en el campo mexicano”, Convergencia, Revista de Ciencias Sociales, año 16, núm. 50, mayo-agosto 2009, México, pp. 13-56. 3 Grammont, H. C. de, y S.M.Lara… Op.cit.

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México E l acceso a la salud,

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México E l acceso a la salud, la
Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México E l acceso a la salud, la

E l acceso a la salud, la educación y una vivien-

da digna son elementos básicos para el bien-

estar de la población y también son conside-

rados derechos fundamentales. ¿Cuál es el acceso que tienen los jornaleros agrícolas a estos bienes y servicios básicos? A continuación, algunos resulta- dos de la ENJO 2009 a este respecto:

salud

La atención a la salud que reciben los jornaleros agrícolas es limitada, sobre todo considerando los riesgos físicos a los que están expuestos por su tra- bajo. Del 47.4% de jornaleros agrícolas que afirma haber tenido, en el mes previo a la aplicación de la ENJO 2009, padecimientos como problemas respi- ratorios, picaduras de animales, intoxicación, inso- lación, alergias, infecciones en la piel, quemaduras o fatiga, 45.9% dijo no haber recibido atención de un médico o enfermera. Destaca que solo 34.7% de los jornaleros agrícolas migrantes tienen acceso a servicios de salud en el lugar donde trabaja.

educación

Las cifras de la ENJO 2009 indican que los niveles de alfabetización y escolaridad entre los jornaleros

los apoyos gubernamentales y el reto de la cobertura

d e acuerdo con la encues- ta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 31.4% de

los jornaleros agrícolas es o ha sido beneficiario de algún progra- ma de gobierno. Hay más mujeres que hombres como beneficiarios de programas gubernamentales:

48.7% y 27.3%, respectivamente. Asimismo, es mayor la pro- porción de jornaleros agrícolas indígenas que reciben apoyos (36.5%) en comparación con los no indígenas (30.2%). Por otro lado, la proporción de beneficiarios de programas de gobierno es menor entre los migrantes (26.4%) que entre los que no migran (32.7%), lo que puede dificultar a los jor-

naleros migrantes enfrentar sus condiciones de mayor riesgo y vulnerabilidad. en cuanto a los programas es- pecíficos de los que reciben apo- yos los jornaleros, oportunidades es el que tiene mayor proporción de beneficiarios (12.1%), seguido de Procampo (5.7%); seguro Popu- lar (5.6%); Piso Firme (3.1%); y el Programa de Atención a Jornale- ros Agrícolas, PAJA (1.5%). con excepción del PAJA, los niveles de cobertura son menores en la población jornalera migran- te: 9% es beneficiario de oportu- nidades; 4.2% de Procampo; 3.8% del seguro Popular; 3% de Piso Firme y 4.5% del PAJA.

Fuente: Sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 2010.

agrícolas son bajos. Uno de cada cinco jornale- ros (18.4%) no sabe leer ni escribir, condición que afecta sobre todo a los indígenas (31.8%) y los mi- grantes (24.6%). El promedio de escolaridad de los jornaleros agrícolas es de 5.2 años; de 4 años en la población jornalera indígena y de 4.5 años entre los jornaleros migrantes. Resalta que solo 33.9% de los jornaleros migrantes tiene acceso a servicios edu- cativos y 30.4% a una guardería.

Vivienda

El 71.3% de los jornaleros agrícolas tiene vivienda propia; el resto cuenta con vivienda prestada (14.2%), rentada (5.9%), compartida (6.9%), o de otro tipo (1.5%). En cuanto a los materiales de construcción de las viviendas, 80.1% de los jornaleros tiene piso de cemento y 18.3% cuenta con piso de tierra. Respecto de los servicios a los que tienen acceso, 93.1% tiene electricidad y 42.3% posee drenaje en su vivienda. Destaca que 28% de los jornaleros sólo usa estufa de leña, proporción que es significativamente mayor entre los indígenas (64.3%) y los migrantes (46.5%).

usa estufa de leña, proporción que es significativamente mayor entre los indígenas (64.3%) y los migrantes

Programas gubernamentales de los que han sido o son beneficiarios los jornaleros agrícolas, 2009 (%)

Oportunidades

Procampo

Seguro Popular

Piso Firme

Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas

12.1 5.7 5.6 3.1 1.5
12.1
5.7
5.6
3.1
1.5

0

5

10

15

Nota: Otros programas, que representan 14.4% del total de los jorna- leros agrícolas, incluyen: Programa de Empleo Temporal; Programa de Atención a Zonas Marginadas; IMSS-Oportunidades; Pensión para Adultos Mayores o Programa 70 y más, y Liconsa. La respuesta es múltiple por lo que la suma de los porcentajes no es igual a 100.

Fuente: Sedesol, Encuesta Nacional de Jornaleros Agrícolas 2009, 2010.

acceso a servicios básicos:

salud, educación y vivienda

 

resultados de la encuesta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009

nueva información sobre realidades añejas

 

Enrique Serrano Carreto*

 

E l Censo de 2000 registró una

población ocupada de 33.7

millones de personas, de las

 

los tipos de productores y consideren la diversidad de condiciones y poten- cialidades del campo mexicano, in- cluyendo la mayor calificación de los campesinos mexicanos, que son sus saberes tradicionales. El breve análisis realizado hasta aquí se sustenta en información de hace 10 años porque no existe otra fuente con la cobertura y confiabilidad que ofrecen los censos de población y vivienda. Incluso, el Censo de 2010 sólo incorporó preguntas sobre la situación en el trabajo en el cuestionario amplia- do y se omitieron las de ingresos.

 

o

rentada (81.9%) o bien a cambio de

un salario, y el principal objetivo de la producción es el autoconsumo (54.4%). Los resultados confirman que los jornaleros mexicanos son uno de los sectores sociales con mayores caren- cias, y ofrecen información confiable

cuales 2.6 millones (8.1%) eran jor-

naleros o peones, es decir, personas

de 12 y más años de edad que trabaja- ron a cambio de un pago monetario, llamado jornal o salario. La mayor parte de esta población se dedica a actividades agrícolas, ganaderas o de la construcción, y son el sector productivo que trabaja en las con- diciones más precarias, ya que en su mayoría carecen de seguridad social, educación y servicios, y rea- lizan actividades que formalmente requieren menos calificación. De los 5.3 millones de personas que traba- jaban en el sector agropecuario en 2000, casi 1.8 millones (33%) labo- raban como jornaleros o peones. Es- tas últimas cifras prácticamente no variaron respecto del Censo de 1990. Dos reflexiones generales se desprenden de estos datos: por un lado, la mínima o nula variación en los volúmenes de trabajadores en el

y

oportuna sobre sus condiciones de

vida, inserción en el mercado laboral y percepción sobre el acceso y la calidad de los servicios públicos y si cuentan con información sobre derechos huma- nos, laborales, agrarios o riesgos en el trabajo. Refleja también la diversidad étnica de los jornaleros, ya que 18% son

 

indígenas. Confirma el rezago en edu- cación formal, con un analfabetismo de 18.4%, resultado, entre otras razo-

 

El reto ahora es construir con estos resultados una cultura de la información que asegure que los jorna- leros agrícolas serán tomados en cuenta.

 

nes, de la dificultad para asistir a la es- cuela ya que desde pequeños se inser- tan en el mercado laboral: casi 10.5% tiene entre 14 y 17 años, y 17.3% entre 6

y

13 años de edad. Llama la atención el

tipo de bienes presentes en la vivienda:

en primer lugar la televisión (82.7%), seguida de la licuadora (71.8%), y el ra- dio o la grabadora (70.7%).

sector agrícola obliga a preguntarse sobre el impacto de las políticas en

 

La Encuesta propone una meto- dología de muestreo interesante que vincula los 15 principales cultivos que requieren mano de obra durante

campo mexicano. Una simple re-

visión comparativa de los ingresos de la población ocupada en la agri- cultura entre 1990 y 2000 refleja su deterioro: en esa década, los campe- sinos que no recibieron ingresos por su trabajo pasaron de 27% a 35%, y quienes tuvieron ingresos por más de dos salarios mínimos pasaron de 11.4% a 10.1%.

el

La segunda reflexión es sobre los jornaleros. Se trata del sector de la población campesina más vulnera- ble, cuyas posibilidades de alcan- zar mejores condiciones de empleo

 

Por estas razones, la Encuesta Na- cional de Jornaleros Agrícolas 2009 es una fuente de información de enorme utilidad para definir una política social que mejore las condiciones de vida de los jornaleros agrícolas y que sea trans- versal. Gracias a este trabajo sabemos que 55.6% de los jornaleros labora en la misma localidad en que nació, que 21.3% migra regularmente para buscar empleo como peón y que 18.6% tiene experiencia como migrante internacio- nal, sobre todo a los Estados Unidos. El 40%, además de ocuparse como jornalero, trabaja la tierra en su lugar

 

la

cosecha, con las unidades emplea-

doras de mano de obra de jornaleros

su distribución a nivel municipal. El reto ahora es construir con es- tos resultados una cultura de la infor- mación que asegure que los jornaleros agrícolas serán tomados en cuenta por las instituciones y funcionarios responsables de diseñar y operar las políticas y programas del campo. Solo con un compromiso verdaderamente transversal, México podrá revalorar y recuperar la riqueza de su biodiversi- dad y sus potenciales productivos en beneficio de los mexicanos.

y

y

vida dependen de políticas que

de origen (60% en el caso de los jorna- leros indígenas), ya sea propia, prestada

impacten positivamente en todos

* Antropólogo físico, experto en temas de antropología y población.

 
Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México Vitrina metodológica de la encuesta nacional
Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México Vitrina metodológica de la encuesta nacional

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México

Hacia un perfil de los Jornaleros Agrícolas en México Vitrina metodológica de la encuesta nacional de

Vitrina metodológica de la encuesta nacional de Jornaleros Agrícolas 2009

Población sujeta a estudio: jornaleros agrícolas, definidos como aquellos individuos que de mane- ra temporal o permanente se emplean realizando actividades relacionadas con la agricultura (cose- cha, empaque, otras labores culturales) y por las cuales percibe una remuneración en efectivo.

tamaño de la muestra: 2,824 jornaleros. también se obtuvo información de 1,768 unidades emplea- doras, que son las empresas, individuos, organi- zaciones o instancias que contratan y pagan a los jornaleros.

diseño: el diseño muestral fue por dominios, basado en la aplicación del muestreo simple de proporciones con varianza máxima, con un 95% de confiabilidad, calculado con la superficie co- sechada de doce principales cultivos que de- mandan mano de obra jornalera en la etapa de

cosecha a nivel nacional. la asignación de las en- cuestas en el país se distribuyó aleatoriamente en los municipios productores de dichos cultivos. las encuestas se aplicaron en 689 municipios en todos los estados del país en donde se encon- traron unidades empleadoras de los cultivos de:

café; calabaza; caña de azúcar; chile; durazno; mango; manzana; melón; naranja; tomate rojo; tomate verde y uva. Adicionalmente, se formó un dominio más en el que se incluyeron los cul- tivos de piña, plátano y tabaco. también se le- vantaron datos de algunos cultivos locales que ocupan mano de obra jornalera en las diferentes regiones del país.

alcance: nacional.

Fecha del levantamiento: abril de 2009 a enero de 2010.

Fecha del levantamiento: abril de 2009 a enero de 2010. Este Programa es público, ajeno a
Fecha del levantamiento: abril de 2009 a enero de 2010. Este Programa es público, ajeno a

Este Programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido el uso para fines distintos al desarrollo social.

www.sedesol.gob.mx

www.gobiernofederal.gob.mx

www.estepais.mx
www.estepais.mx