Sunteți pe pagina 1din 2

Nuevo Régimen de Promoción de la Economía del

Conocimiento
*Por Mg. Lucía Rosario Malbernat, Profesor investigador UNMDP y Director de Carreras de Sistemas UCAECE

Fue sancionado el Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, que


establece reducciones e incentivos fiscales para empresas de software y de otras ramas,
tales como electrónica, producción audiovisual, industria satelital, biotecnológica,
nanotecnológica, etc.
La economía del conocimiento está conformada por actividades que se caracterizan por la
innovación y el uso intensivo de tecnologías, cuyo factor central de producción es el
conocimiento y las ideas de las personas, por lo que este régimen, vigente desde el 1 de
enero de 2020 hasta fin de 2029, es superador y más abarcativo que su antecesora, la Ley
25.922 de Promoción de la Industria del Software, vigente hasta fin de año.
Esta norma pretende apoyar la creación de nuevas empresas, generar gran cantidad de
puestos de trabajo de calidad e incrementar la generación de dólares de exportaciones.
Representa un fuerte apoyo a las actividades productivas caracterizadas por el uso
intensivo de tecnología y que requieren capital humano altamente calificado, definiendo
para ello cuál será el tratamiento fiscal para sus beneficiarios, régimen de control, sanciones
y autoridades de aplicación.
Busca promover, entre otros, los siguientes rubros: Software, servicios informáticos y
digitales, producción y postproducción audiovisual, biotecnología, bioeconomía,
bioquímica, microbiología, bioinformática, biología molecular, neurotecnología, ingeniería
genética, geoingeniería, servicios geológicos, de prospección y relacionados con la
electrónica y las comunicaciones, nanotecnología y nanociencia, industria aeroespacial y
satelital, tecnologías espaciales, así como soluciones de automatización en la producción
basadas en el uso de tecnologías de la industria 4.0, tales como inteligencia artificial,
robótica, internet industrial, internet de las cosas, sensores, realidad aumentada y virtual,
etc., es decir, las que incluyen transformación digital, intercambio autónomo de información
y equipos inteligentes.
En el rubro software y servicios informáticos y digitales hace mención expresa al desarrollo
de productos y servicios de software (Saas) aplicados a e-learning, marketing interactivo,
e-commerce, entre otros, así como al desarrollo de videojuegos y servicios de cómputo en
la nube.
Alcanza también a los servicios orientados a mejorar la seguridad de equipos y redes, la
confiabilidad, la calidad de sistemas y datos, la administración de la información y el
conocimiento de las organizaciones, al desarrollo de productos de software originales y
registrables como obra inédita o editada, de software a medida que permita distinguir la
creación de valor agregado o que se elabore para ser incorporado en procesadores como
software embebido o insertado. Hace referencia especial a productos destino a mercados
externos.
Comprende, además, actividades de ingeniería, ciencias exactas y naturales, ciencias
agropecuarias y ciencias médicas vinculadas a tareas de investigación y desarrollo
experimental y el Poder Ejecutivo nacional podría ampliar los rubros o actividades en virtud
de las tecnologías emergentes.
Crea, por otra parte, el "Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de
la Economía del Conocimiento". Quienes se inscriban gozarán de estabilidad fiscal ya que
no se les aumentará su carga tributaria en el período 2020-2029, a la vez que tendrán una
baja en el impuesto a las ganancias, disminución de costos laborales y eliminación de
retenciones.
Están alcanzadas por este régimen empresas constituidas o habilitadas para actuar dentro
de la República Argentina cuya actividad principal corresponda a los rubros de interés, que
cumplan con ciertos requisitos vinculados con la acreditación de mejoras continuas en la
calidad de sus servicios, productos o procesos, que realicen investigación y desarrollo,
capaciten a sus empleados o realicen exportaciones de bienes o servicios, siempre en
relación a temáticas propias de la Economía del Conocimiento. En el caso de las Micro
Empresas con menos de 3 años de antigüedad, esos requisitos están flexibilizados.
Cabe destacar que este Régimen, aprobado por voto unánime en el Senado, cuenta con
un fuerte apoyo del sector, representado por la Cámara de Empresas de Software y
Servicios informáticos (CESSI), de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE),
el Polo de Tecnología Informática de Buenos Aires (Polo IT), la Asociación de Desarrollo
de Videojuegos de Argentina (Argencon), la Cámara Argentina de Biotecnología, la Cámara
Argentina de Cinematografía, la Red de Universidades con Carreras de Informática,
RedUNCI, y gran cantidad de empresas tecnológicas, entre otros.