Sunteți pe pagina 1din 5

20 Razones 20

para desarrollar la energía nuclear.


(Nov.2002)
Estas razones muestran las ventajas comparativas de la energía nuclear frente a alternativas reales de
generación de energía.

1. Mucho menor riesgo por combustible


Tanto en la minería como en el transporte, el uranio presenta menor riesgo que el carbón,
debido a que se deben mover al menos 20.000 veces menos material para la misma energía
producida. Existe un verdadero récord de seguridad de los transportes nucleares civiles en todo
el mundo, que no han producido (bajo el OIEA) ningún muerto en la población ni
contaminación del medio ambiente. Ningún otro combustible tiene este récord de seguridad.
2. Posee el mínimo riesgo operacional para la población
Respecto de las otras alternativas de producción de energía, los estudios técnicos comparativos
de riesgo indican que la energía nuclear, la eólica y el gas poseen el mínimo riesgo a largo
plazo. Los riesgos debidos a la actividad nuclear son de 0.1 por Gw-año, comparables (por
unidad de energía producida) a los de la energía eólica, son menores a los de la energía solar
(1.4 muertes por Gw-año), y muchísimo menores que las centrales a carbón o petróleo (6
muertes por Gw-año).
3. Posee un bajo riesgo de accidente
No se ha producido ningún accidente con consecuencias radiológicas para la población en
ninguna de las centrales que están bajo el control del Organismo Internacional de Energía
Atómica (OIEA) y bajo las reglamentaciones internacionales. Este récord de seguridad no lo
tiene ninguna de las fuentes de energía que compiten con la nuclear. El único accidente grave
(el máximo posible) ocurrió en una central rusa, Chernobyl, que no cumplía las normas
internacionales. Aún así, la cantidad de muertes producidas en estos diez años transcurridos
(en total unas 50 por año) es ínfimo frente a las 50.000 muertes anuales producidas en todo el
mundo por la quema de carbón, a las debidas a la quema de petróleo, o al debido a accidentes
producidos en otras fuentes de energía (roturas de represas hidroeléctricas, etc.).
4. Permite evitar el riesgo de uso militar
La forma más segura de eliminar el material nuclear del armamento que se está
desmantelando, luego del fin de la “guerra fría” y el colapso de la Unión Soviética, es la
eliminación de ese material usándolo como combustibles en reactores nucleares de producción
de electricidad. Ya se están procesando miles de toneladas de uranio y plutonio militar ruso
con este fin.
5. Evita el efecto invernadero.
Las 440 centrales nucleares evitan 2000 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono
y otros gases de efecto invernadero. Emite 10 veces menos gases de efecto invernadero por
unidad de energía que la energía solar. El efecto invernadero puede producir enormes
catástrofes naturales, entre ellas derretimiento de los casquetes polares, desertificación de
algunas zonas, grandes inundaciones de zonas habitadas, desaparición de numerosas especies
vegetales y animales, alteraciones de fenómenos naturales conectados con el clima (la rotura
del glaciar Perito Moreno, por ej.), etc.
6. Evita la contaminación del aire
La energía nuclear evita la emisión de óxidos de azufre y nitrógeno que provocan problemas
de salud y la lluvia ácida, producidos por la quema de combustibles fósiles (carbón y
petróleo). Las 440 centrales nucleoeléctricas en operación en todo el mundo evitan 30
millones de toneladas anuales de estos contaminantes. Dice el Club de Roma: “Viendo el
serio riesgo de un cambio mayor del clima del planeta que produciría el incremento del uso de
combustibles fósiles, debemos crear las condiciones de seguridad, tecnológicas y económicas
para una vuelta mayor a la energía nuclear en el mundo. En el corto plazo, mientras se
desarrollan las energías renovables, la energía nuclear es la única solución que permite el
desarrollo sustentable”.
7. Es una energía democrática
La gran presencia que tiene en los medios todo lo referente al tema nuclear, hace que sea
imposible colocar instalaciones nucleares sin aprobación de la gente. Esto no ocurre con otras
fuentes de energía como el petróleo, que posee un bajo perfil, y sólo aparece en los medios
cuando los problemas de contaminación alcanzan niveles muy graves (como recientemente en
el caso de Rincón de los Sauces y la cuenca neuquina-rionegrina). Por el contrario, la
problemática nuclear ha merecido gran espacio en los medios de la zona de Bariloche, a pesar
de no haber generado absolutamente ninguna contaminación ni riesgo para la población en 50
años. En EE.UU., a pesar de esto y de las consultas populares, funcionan 109 centrales
nucleares, y la energía nucleoeléctrica creció un 145% desde 1978 hasta 1996. En Suecia
(1980) y Suiza (1990) las iniciativas antinucleares fueron rechazadas en sendos referendum, si
bien se votó también la inversión en desarrollo de fuentes alternativas. En Austria e Italia se
votaron propuestas demagógicas de no usar energía nuclear, las que son imposibles de
cumplir (esos países consumen la energía nuclear de países vecinos, provenientes de centrales
puestas junto a la frontera).
8. Es imposible reemplazarla por fuentes de energía no contaminantes
Las única fuente de energía en condiciones de reemplazarla es la quema de combustibles
fósiles, rechazada por ecologistas y ecólogos por sus formidables problemas ambientales. En
Suecia, en 1980, los ambientalistas antinucleares prometieron que en 10 años iban a poder
reemplazar la energía nuclear por fuentes alternativas. Luego de 17 años de subsidios y cientos
de millones de dólares en desarrollo, las fuentes alternativas no han reemplazado un solo
punto porcentual de energía nuclear. En Austria e Italia se importa energía de centrales
nucleares extranjeras, puestas junto a sus fronteras.
9. Problema de residuos solucionable
Por no tirarse a la atmósfera, el problema de los residuos nucleares es solucionable, ventaja
muy importante respecto del gas, carbón y petróleo (en estos casos ya no tienen solución). La
energía nuclear, por retener sus residuos en total aislamiento del medio ambiente, posee
distintas soluciones disponibles para el problema, entre ellas destruir los residuos de alta
actividad, o bien aislarlos completamente del medio ambiente mientras son peligrosos. En esto
es similar a la energía solar, si bien produce 10 veces menos residuos, y además los metales
contaminantes que forman las celdas solares no desaparecen como la radioactividad, sino que
contaminan para siempre.
10. Mayores reservas
Las reservas de uranio (con reprocesamiento, son de 1000 años en este momento) son mayores
con respecto de los combustibles fósiles (100 años), evitando la dilapidación de estos recursos
naturales acumulados por la naturaleza durante millones de años.
11. Permite disminuir la contaminación al aumentar la participación de la
electricidad
La satisfacción de necesidades básicas de la población es posible gracias al incremento en el
consumo de energía eléctrica. Es así que entre 1950 y 1990 el consumo eléctrico mundial
creció ocho veces.
La generación eléctrica, a igualdad de combustible, es más limpia que otras formas de energía.
Por motivos ecológicos, es necesario instalar mayor capacidad eléctrica para reemplazar a otras
fuentes (por ejemplo, para desarrollar el auto eléctrico y reemplazar al de combustión interna).
Esta necesidad ecológica, sumada a las necesidades de la población ya mencionadas, debe llevar
a un gran aumento eléctrico que será imposible sin recurrir a la energía nuclear y que sólo será
parcialmente compensado por el ahorro energético. Así ha ocurrido en los países desarrollados,
en los que el aumento de la eficiencia energética ha sido enorme en los últimos 20 años y, sin
embargo, han aumentado considerablemente su consumo energético.
12. Los costos de la energía nuclear son competitivos
Los costos de la energía nuclear son competitivos mundialmente respecto del carbón (la fuente
más usada mundialmente) y el petróleo, y es mucho más barata que la eólica y la solar. (Durante
mucho tiempo Atucha I, con un costo total de 2 centavos de dólar por kw-h, suministró la
electricidad más barata de todo el país). Esto baja los costos domiciliarios y alienta a la industria,
ayudando a bajar el desempleo. Un reactor CAREM, por ejemplo, costará unos 100 millones de
dólares, y durante su vida útil producirá electricidad por valor de unos 300 millones de dólares.
El costo total del kw-h en Francia es de 42 milésimos de dólar (incluyendo investigación y
desarrollo, manejo de residuos y desmantelamiento de las centrales), frente a 54 milésimos
u$s/kw-h de costo del carbón, y 55 milésimos u$s/kw-h del gas.
13. Presenta la posibilidad de ingresos y puestos de trabajo
Genera ingresos y puestos de trabajo, en particular para la provincia de Río Negro y el país,
por permitir la exportación de productos de gran valor agregado como son los reactores
nucleares. Es el caso de INVAP que, con sus actividades tecnológicas, es actualmente el
primer contribuyente de la provincia. Las actividades tecnológicas de Bariloche proveen más
del 20% del PBI de la ciudad, en forma continua y estable, sin la estacionalidad que tiene el
turismo. INVAP, sin gastar un solo peso de los contribuyentes (no posee presupuesto, sino que
vive de sus ventas), significa el ingreso de decenas de millones de dólares anuales a toda la
región.
14. Permite el desarrollo sustentable y tecnológico del país
El desarrollo de la tecnología nuclear produce un efecto multiplicador, provocando el
desarrollo paralelo de gran cantidad de tecnologías y suministros industriales relacionados, así
como de la ciencia básica y
aplicada. La Comisión
Nacional de Energía
Atómica ha sido
históricamente la principal
aportante y sostenedora de la
investigación en física y en
muchas áreas tecnológicas.
Dice Carlos Suárez, de la
Fundación Bariloche: “La
razón principal de su
existencia [del Programa
Nuclear] y su justificación
tuvo que ver con el
desarrollo científico-
tecnológico del país. Si no se
es capaz de renovar este
empuje por desarrollar el
país sobre la base de un uso
intensivo de los recursos Consola de control del Reactor MPR exportado por INVAP a
humanos, si se pretende Egipto, de inminente inauguración
hacerlo sólo de la manera
más fácil simplemente disfrutando de los recursos naturales, será muy difícil entrar en el
«primer mundo» de una forma sustentable y permanente”. Recordemos también que la
tecnología nuclear es la única área de alta tecnología en la cual la Argentina “juega en
primera”, de modo que sería un disparate renunciar a ella sin ninguna razón objetiva clara.
15. El aprovechamiento del combustible es máximo
Para producir la misma energía que 25 toneladas de combustible se requieren 3.600.000
toneladas de carbón, o 1.900.000.000 metros cubicos de gas natural, o más de 1600 toneladas
de metales altamente contaminantes de celdas solares fotovoltaicas. Por esto evita en gran
medida todos los costos ambientales y económicos de la minería de combustible, su
procesamiento y transporte, contaminación asociada, etc.
16. Mínima área afectada
El área requerida por una central nuclear es mínima, necesitándose para producir la misma
energía que una central típica de 1.000 Mw, alrededor de: 5.000 hectáreas de generadores
eólicos, 10.000 ha. de una instalación solar fotovoltaica, 100.000 ha. de espejo de agua para
una central hidroeléctrica de embalse o 400.000 ha de biomasa. En estos los casos de las
centrales solar y hidroeléctrica el ecosistema original es destruído o alterado totalmente sobre
enormes extensiones, especialmente en el caso de la energía solar.
17. El terreno es completamente recuperable
Producido el “decomisionado” o desmantelamiento de la central nuclear luego de finalizada su
vida útil, el terreno se recupera totalmente, pudiendo utilizarse para agricultura o cualquier otro
uso público. El costo de esta operación es mínimo (alrededor de una milésima de dólar por kw-
h). Los terrenos afectados por otras energías (hidroeléctrica, solar), por el contrario, pueden
tardar siglos en recuperarse. En la Argentina, según Suárez y colaboradores, las centrales
hidroeléctricas produjeron la inundación de 29.790.000 de hectáreas que obligaron al
desplazamiento y reubicación de 30.000 habitantes.
En el caso de la utilización de combustibles fósiles ha dejado en nuestro país unos 5000 pozos
abandonados, parte de ellos constituyendo aún hoy fuente de contaminación. Las petroleras
argentinas transportan 11 millones de metros cúbicos por año de petróleo, provocando
accidentes de derrames en el litoral marítimo incluyendo el Estrecho de Magallanes y la
Antártida, sin mencionar los graves derrames que se han producido en el resto del mundo.
18. Mínima cantidad de residuos
La cantidad de residuos es mínima respecto de los combustibles fósiles (en especial carbón) y la
solar
fotovoltaica,
que produce
(con las
tecnologías más
comunes) al
menos 10 veces
más metales
contaminantes
(tales como
silicio) por
unidad de
energía
producida que
la energía
nuclear. Esto
hace que los
residuos
nucleares sean fácilmente manejables sin riesgo, mientras que sólo la “limpieza” de los efluentes
del carbón implica volúmenes tan grandes que llevan a problemas ambientales enormes, sin
contar la imposibilidad de retener los gases de efecto invernadero.
19. Posee usos médicos, industriales y ecológicos
La energía nuclear posee varios usos de utilidad general: materiales radiactivos producidos en
reactores se usan en diagnósticos y tratamientos médicos, inspección de soldaduras y otros usos
industriales, estudios de nutrición humana para erradicar el hambre, irradiación segura de
alimentos, etc.
También tiene numerosas aplicaciones ecológicas: se aplica en estudios agrícolas y de
ecosistemas, desinfección de lodos tóxicos, limpieza de efluentes de combustión del carbón con
haces de radiación, estudios de contaminación de cuencas hidrográficas (como la que se está
realizando en el Río de la Plata empleando Plomo 210 ambiental), análisis de las consecuencias
del efecto invernadero (se están realizando en el Amazonas), etc.
20. Se puede aplicar en beneficio de la producción regional
La energía nuclear se puede emplear en diferentes aplicaciones beneficiosas para la producción
regional. Recientemente se ha aplicado a la erradicación de plagas, en el caso de la mosca de la
fruta en el Valle del Río Negro, en una muestra de “tecnología rionegrina en beneficio de la
fruticultura rionegrina”. Se están liberando en el Valle moscas que fueron esterilizadas
empleando un dispositivo construído por INVAP, denominado IMCO-20, que opera en
Mendoza. Esta operación permitirá acceder a nuevos mercados internacionales de exportación,
beneficiando a toda la región. También se estudia la posibilidad de aplicar la irradiación a la
conservación de fruta y eliminación de patógenos en el Valle y nuestra zona, eliminando la
necesidad de conservantes químicos y/o pesticidas, y con las ventajas económicas derivadas de
aumentar la duración del producto.
Carlos Lecot - Jorge Magoia

Preparado en base a material de los ecólogos Michael Allaby (inglés), Ian Hore-Lacy (australiano), Fundación
Bariloche, el Club de Roma, así como material preparado por la Subcomisión de Difusión de la ATB (empleados
de INVAP S.E.).
Cada una de estas “20 razones para desarrollar la energía nuclear” están basadas en material científico y datos
comprobables.