Sunteți pe pagina 1din 3

EL CEREBRO DE HUGO

El documental de “El cerebro de Hugo’ trata sobre la vida de un niño,


Hugo, diagnosticado con el síndrome de Asperger, también denominado
autismo de alto nivel.
Hugo era un niño que desarrolló su habilidad de lenguaje a una edad muy
avanzada, además le resultaba muy difícil socializarse, incluso con su madre
quien se frustraba mucho ya que no entendía lo que le pasaba a su hijo.
También se explica que cuando Hugo era bebé era como si no viera a
sus padres, podía pasarse horas y horas llorando inconsolablemente.
En relación a ello, una madre explica en el documental que su hija no sabía
caminar, estaba todo el día corriendo y lo único que le interesaba era abrir y
cerrar armarios.
Hugo crece y se convierte en un pianista excepcional a los 22 años por
lo que toca en una audición por primera vez. Durante la audición, Hugo pierde
los estribos lo cual le afectó durante un largo período de su vida hasta incluso
llegar al rechazo de volver a tocar el piano, ya que experimentó ese miedo
atroz al fracaso ante un público. Aquí se plantea una de las características
propias del Asperger donde Najib, otro niño autista explica que ellos lo
magnifican todo y deben controlarlo todo ya que tienen miedo al fracaso,
incluso perder un tren puede frustrarles.
En el documental se explica que hay muchas formas de autismo pero la
tercera parte de ellos sufren un trastorno mental que les incapacita para hablar
el resto de su vida. No es el caso de Hugo. No obstante, podemos observar en
Hugo una característica común entre los Asperger: su inteligencia superior la
cual le lleva a ser un pianista excepcional. En el documental se explica que
tocar un instrumento crea nuevas conexiones neuronales las cuales no son
desarrolladas en los cerebros de los que no tocan. Por ello, se explica que en
el mundo de la música había mucha gente con Asperger. Además se
obsesionan por un campo específico ya que pueden controlarlo, en cambio, el
mundo es un caos para ellos porque cambia constantemente.
Los científicos dicen que el mayor foco de estos comportamientos es la
mal formación genética ocurrida en el embarazo ya que el cerebro está en
contacto con todo tipo de sustancias que circulan por el cuerpo de la madre.
Retomando la historia de Hugo, Tras su fracasada audición, Hugo pierde el
interés de tocar de nuevo el piano, pero, más tarde, recupera su confianza
gracias al apoyo de una amiga que consigue que Hugo toque de nuevo el
piano.

 Asperger y sus características


Al igual que otros perfiles de autismo, el síndrome de Asperger es una
discapacidad de desarrollo cognitivo que afecta a cómo las personas perciben
el mundo e interactúan con los demás. Las personas con síndrome de
Asperger son de inteligencia media o superior a la media.

La mayor característica que presentan los Asperger son las dificultades


persistentes en la comunicación y en la interacción social.
Dentro de la comunicación, los Asperger suelen desarrollar habilidades
del lenguaje pero tienen dificultades para entender tanto el lenguaje verbal
como el no verbal, como las expresiones faciales o los tonos de voz.
Los síntomas que se perciben son, por ejemplo, la ecolalia, es decir, durante
una conversación con terceras personas, suelen repetir lo que la otra persona
acaba de decir. Además, suelen hablar exclusivamente de sus propios
intereses. En el documental observamos como Hugo solo es capaz de
mantener una conversación con la jardinera sobre su afición al piano.

En el campo de la interacción social, les resulta muy difícil formar


relaciones o hacer amistades.
Uno de los síntomas que se aprecia durante su infancia es que prefieren, más
bien, jugar solos que con otros niños.
Además, carecen de contacto visual con otros o interactúan de una manera
inapropiada tal como gritando en clase, interrumpiendo en conversaciones de
adultos o realizando constantemente las mismas preguntas.

Otra característica del Asperger es su dificultad en la imaginación ya que


se observa un pensamiento rígido e inflexible, por ello, se obsesionan en
establecer rutinas y en jugar con actividades repetitivas como dar vueltas,
balanceos, hacer ruidos.
Suelen obsesionarse por un área concreta como los dinosaurios, trenes,
ordenadores, etc.
Además, tienen dificultades con los cambios rutinarios y juegan con los
juguetes de una manera inusual ya que carecen de juego simbólico.

Otro aspecto que es afectado en este trastorno es en la integración


sensorial ya que tienen dificultades a la hora de procesar el mundo que les
rodea, es decir, son hipersensibles a los ruidos, olores, tactos, luces, texturas,
etc.

 Habilidades necesarias del maestro con alumnos con


Asperger
Las habilidades que necesita un docente ante un niño con síndrome de
Asperger son ser proactivo, comunicativo, reactivo, paciente y positivo.

Por un lado, debe ser comunicativo y saber utilizar la “total


comunicación”, es decir, crear una comunicación efectiva utilizando todos los
medios de comunicación que estén a su alcance para entenderlos y ser
entendidos, tales como, hablar con un lenguaje simple y concreto reforzado
con un alto nivel de apoyo visual como el lenguaje corporal, objetos, gestos,
horarios, símbolos, fotografías o las llamadas historias sociales.

Además, el docente debe ser proactivo cuando trabaja con ellos, es


decir, debe dirigir las necesidades del alumno antes de que su problema aflore.
Uno de los métodos es realizar horarios individuales con rutinas predecibles, o
alertarlos de antemano sobre grandes eventos o cambios de rutina para que se
vayan familiarizando y así evitar desencadenar su ansiedad ante lo que no
pueden controlar.
Otra intervención de un buen docente sería utilizar técnicas para reforzar
su comportamiento positivo a través de la empatía, la amabilidad, la paciencia,
la confianza y el reconocimiento social cuando hacen algo bien ya que de esta
forma liberan ‘oxitocina’ y hacen que se sientan en calma. En este caso, con
empatía, paciencia y confianza Hugo logró superar su miedo a tocar en público.

Por otra parte, un docente debe ser muy paciente ante un niño con Asperger y
no sentirse frustrado cuando el alumno no consigue llevar a cabo alguna
actividad. Debe ayudarle a reforzar sus habilidades pero sin obsesionarse, ya
que tal obsesión puede desembocar ansiedad en el niño.
El docente debe ser conscientes de que el niño necesita su tiempo y espacio
para procesar.

 Conclusión crit́ ica


En mi opinión, la mayor estrategia efectiva para dirigir estos trastornos
dentro de un aula es ser un docente proactivo, es decir, establecer un horario
de rutinas predecibles, advertir al alumno sobre tareas y eventos importantes
que puedan ocurrir en el futuro, para evitar, así, que su frustración aflore ante
el hecho de no controlar la situación que se le presenta.

Además, debemos utilizar un lenguaje claro y conciso, utilizar la ‘total


comunicación’ ya mencionada, así como el ingrediente del sentido del humor,
desarrollando y transmitiendo paciencia , confianza y una positiva perspectiva
hacia el niño para que se sienta realizado, feliz y seguro de sí mismo.

No olvidemos de reforzar y trabajar sus puntos fuertes así como de


minimizar los débiles.

Para concluir, me gustaría terminar con una cita de Maya Angelov: ‘las
personas olvidarán lo qué dijiste, olvidarán lo qué hiciste, pero nunca olvidarán
cómo le hiciste sentir’.

 Referencias bibliográficas
 Attwood, T. (2002). El Síndrome de Asperger: Una guía para la
familia. Barcelona: Editorial Paidós.
 Sauma, R. (2006). El síndrome de autismo. Aspectos importantes
para la formación del educador. Antología del curso: Estrategias de
atención al estudiante con síndrome de autismo, impartido por
Ovares, Yanúa.

Estefanía Carbonell Ferrer