Sunteți pe pagina 1din 1

JACQUES-ALAIN MILLER LOS SERES SEXUADOS

Evidentemente, hay que ir paso a paso porque se llega a un punto en

e! ~
Sexo que por supuesto esto se deshace, o se invierte, o se mezcla.
Avanzo pues paso a paso, para que nos orientemos, para que lo-
gremos ubicar las consideraciones que hacemos unos y otros, llegado
Tener + - el caso, ya sea en los cursos o en la vida privada.

Estructura completo incompleto


no-todo Amor loco

Medida equilibrio exceso Partí del tener y traté de ver cómo esta estructura repercutía a nivel
del ser; se percibe menos que ella también repercute a nivel del objeto.
Ser unidad otro Es decir, repercute en la forma que cada uno de los seres sexuados
identidad diferencia impone a su partenaire. Aquí considero que podemos ordenar en este
uniformidad sin identidad cuadro lo que Lacan señala precisamente con respecto al objeto de
cada uno de los seres sexuados. A saber, que del lado hombre, el obje-
to toma la forma del fetiche, o sea, de un elemento que tiene carácter
Encontramos finalmente lo que no es más que una alusión a algo de unidad, de permanencia, incluso de uniformidad. Es decir que en
que forma parte de la sabiduría de las naciones, inconsistente, pero cuanto objeto, se lo puede buscar en diferentes soportes que se presen-
que atribuye especialmente al lado mujer la variabilidad, "como la
mujer varía, loco está el que se fía". El proverbio, el refrán, se inscribe
en este lugar, en esta lógica, e incluso se perfila en el horizonte aquello
que Lacan, atribuyéndolo a la histérica, llama el rasgo de "sin fe" . Este
"loco está el que se fía" está ya aquí presente. Por lo tanto, encontra-
Sexo
e! ~
mos de un lado el uno, y del otro, el Otro, la alteridad como tal, que -
Tener +
por otra parte Lacan, en sus "Ideas directivas para un congreso sobre
la sexualidad femenina", atribuye a la mujer en cuanto tal, la alteridad incompleto
Estructura completo
de ser otra, incluso para ella misma. no-todo
En la misma línea, siguiendo esta lógica, se supone que el ser feme-
nino encarna la diferencia en tanto tal, incluso la diferencia consigo
Medida equilibrio exceso
mismo, lo que deja de manera subyacente una vacuidad esencial, y
Lacan hasta le atribuye tal disponibilidad con respecto al fantasma del otro
Ser unidad
hombre, que solo recibe su identidad a partir del hombre. diferencia
identidad
Si continuamos con este pequeño reparto -digámoslo: este reparto sin identidad
uniformidad
sexual es un reparto de tonterías- en el cual tratamos simplemente de
situar en su lugar -en el lugar que es de alguna manera deducible-
objeto fetiche erotomanía
aquello que Lacan llamaba por ejemplo los dichos del amor, nos encon-
a Jh.
tramos con los grandes lugares comunes de la relación entre los sexos.

286 287