Sunteți pe pagina 1din 8

Ética Profesional

El profesional en su vida diaria no solo confronta problemas con relación a su


trabajo, sino también en su profesión de día a día con las personas que le
rodean, esto hace que muchas veces cometamos errores sin darnos cuenta
que estamos pisando la línea d la moralidad y el diario vivir.

Desde la revolución francesa, donde se proclamó la igualdad de derechos,


existen personas, hombres y mujeres que llevan en su carga la economía ,la
estabilidad de cualquier país. Desde tiempos muy antiguos nos hemos
topado con diferentes profesiones y unto a estas siempre existen reglas que
marcan y rigen el desempeño de dichas profesiones.

Los hombres y mujeres enfrentan problemas que de una manera u otra


podrían poner en tela de juicio su debida conducta, muchas veces ellos
mismos dudando de su propia profesionalidad, pero teniendo siempre en
cuenta que existen desde tiempos remotos deberes y derechos que cada
cual sabe donde clasificarse.

El individuo al tener una presencia o personalidad variable, puede


modificarse, es decir, puede engrandecer su ego, puede tener una sed
inmensa de llegar a la perfección de su profesión, haciéndolo para el un
modelo sin errores e inequívocos.

Vocación

La vocación es un deseo entrañable hacia lo que uno quiere convertirse en


un futuro, a lo que uno quiere hacer por el resto de su vida, es algo que va
enlazado y determinado por tus conocimientos generales. Un profesional que
carezca de vocación, el proceso puede ser más tardío y difícil para poder
desarrollar sus conocimientos, a diferencia de un profesional que sienta una
verdadera vocación.
Un profesional conlleva consigo una serie de hábitos y costumbres que lo ha
adquirido durante toda su vida, no obstante a eso, no todo lo que uno realiza
cotidianamente es correcto ante la sociedad, por lo que un profesional tiene
que tener la capacidad moral ,intelectual para poder diferenciar lo correcto e
incorrecto de su profesión, ya que ejemplos tales como: decir buenos días,
tener una sonrisa en la cara, ser solidario, ser buen compañero, son puntos
que no están especificados en un código y no por eso limitan al profesional a
realizarlo.

La elección de la profesión debe ser completamente libre. La vocación debe


entenderse como la disposición que hace al sujeto especialmente apto para
una determinada actividad profesional. Quien elige de acuerdo a su propia
vocación tiene garantizada ya la mitad de su éxito en su trabajo.

Finalidad de la Profesión

L a ética de una profesión, es el conjunto de normas en términos de los


cuales la definimos como buenas y malas.

La finalidad del trabajo profesional es el bien común. La capacitación que se


requiere para ejercer este trabajo, está siempre orientada a un mejor
rendimiento dentro de las actividades especializadas para el beneficio de la
sociedad. El bien se refiere aquí, a que la profesión constituye una
comunidad dirigida al logro de una cierta finalidad.

Hay tres tipos de condiciones o imperativos éticos profesionales:

• Los que tienen que ver con la competencia profesional. La ética de la


profesión exige que la persona sea competente, es decir, que tenga
los conocimientos destrezas y actitudes para ejecutar adecuadamente
en su área de competencia.
• La ética consiste aquí en reconocer que la actividad profesional solo
es buena en el sentido moral si se pone al servicio del cliente.

• Cuando se es parte de una comunidad, las acciones el prestigio- o


falta del-de uno de los miembros afecta al otro, no se actúa
individualmente sino colectivamente.

Ser ético es reconocerse como miembro de una comunidad dentro de la cual


existen derechos y deberes.

LA FINALIDAD

La finalidad de formación ética profesional debe consistir en desarrollar en el


futuro profesional el conocimiento, la habilidad, la sensibilidad y voluntad
para que cuando actué lo haga a nombre de los intereses de la comunidad.

La formación ética del profesional no aspira a que el estudiante estudie ética


sino a que se haga ético en su profesión.

LAS CONDICIONES DE LA FORMACIÓN ÉTICA

La tarea de fomentar el desarrollo ético del futuro profesional, y que


conozcamos cuales son las condiciones o factores que hacen posible que los
seres humanos se desarrollen éticamente.

CUATROS PRINCIPIOS QUE PARECEN EXPLICAR EL DESARROLLO


ÉTICO

 El desarrollo ético depende de la pertenencia de la persona a una


comunidad con cuyos fines, intereses, valores y normas se identifica.

 La formación ética se desarrolla a trabes de un proceso de practica


(acción-reflexión).
 La formación ética esta grandemente influenciada por otros seres
humanos particulares, los prójimos que son especialmente significativos al
individuo.

 El desarrollo ético es un proceso evolutivo y progresivo de adaptación de


conflicto. Como otro aprendizaje, los valores se desarrollan a partir de las
prácticas sociales en que los seres humanos nos involucramos.

La ética es una constante lucha por evitar que la ética real domine a la ética
ideal, por hacer prevalecer los valores éticos, la competencia profesional, el
servicio y la solidaridad, sobre los valores económicos de la ganancia, el
lucro.

DOS PRINCIPIOS IMPORTANTES

Primero: La educación tiene que ser realista, no puede negar el conflicto


moral; debe asumirlo.

Segundo: La educación ética tiene que aspirar a desarrollar la fortaleza y


autonomía de carácter del profesional.

El Propio Beneficio

Lo ideal es tomar en cuenta el agrado y utilidad de la profesión; y si no se


insiste tanto en este aspecto, es porque todo el mundo se inclina por
naturaleza a la consideración de su provecho personal, gracias a su
profesión. No está de más mencionar el sacrificio que entrañan casi todas las
profesiones: el médico, levantándose a media noche para asistir a un
paciente grave; el ingeniero, con fuertes responsabilidades frente a la obra,
etc.
Capacidad Profesional.

La capacidad intelectual consiste en el conjunto de conocimientos que dentro


de su profesión, lo hacen apto para desarrollar trabajos especializados. Estos
conocimientos se adquieren básicamente durante los estudios universitarios,
pero se deben actualizar mediante las revistas, conferencias y las consultas
a bibliotecas.

La capacidad moral es el valor del profesional como persona, lo cual da una


dignidad, seriedad y nobleza a su trabajo, digna del aprecio de todo el que
encuentra. Abarca no sólo la honestidad en l trato y en los negocios, no sólo
en el sentido de responsabilidad en el cumplimiento de lo pactado, sino
además la capacidad para abarcar y traspasar su propia esfera profesional.

Los Deberes Profesionales

Los Deberes Profesionales. Es bueno considerar ciertos deberes típicos en


todo profesional. El secreto profesional es uno de estos, este le dice al
profesional que no tiene derecho de divulgar información que le fue confiada
para poder llevar a cabo su labor, esto se hace con el fin de no perjudicar al
cliente o para evitar graves daños a terceros. El profesional también debe
propiciar la asociación de los miembros de su especialidad. La solidaridad es
uno de los medios más eficaces para incrementar la calidad del nivel
intelectual y moral de los asociados. En fin al profesional se le exige
especialmente actuar de acuerdo con la moral establecida. Por tanto, debe
evitar defender causas injustas, usar sus conocimientos como instrumento de
crimen y del vicio, producir artículos o dar servicios de mala calidad, hacer
presupuestos para su exclusivo beneficio, proporcionar falso informes, etc.
Cuando un profesional tiene una conducta honesta, dentro y fuera del
ejercicio de su profesión, le atraerá confianza y prestigio, lo cual no deja de
ser un estímulo que lo impulsará con más certeza en el recto ejercicio de su
carrera.

El deber puede catalogarse en el grupo de las obligaciones morales. Estas


son deudas morales de obligado acatamiento por la fuerza de la razón sana
del individuo. El cumplimiento del deber es un rasgo enaltecedor, relevante
de la conducta humana. Por ende cada profesional tiene la indeclinable
obligación de convertirse en medio ejecutor de sus deberes. Para ello le es
ineludible disciplinar sus actuaciones técnicas y científicas, perfeccionar su
carácter y fortalecer su conducta dentro de las normas éticas. Este es el
medio más apropiado para organizar una verdadera actuación profesional.

Entre los principales deberes profesionales podemos mencionar: honradez,


honestidad, estudio, investigación, cortesía, probidad, independencia,
discreción, carácter, distribución del tiempo, equidad en el cobro de
honorarios, prestigiar la profesión, cuidar de su cultura, puntualidad,
solidaridad, etc..

Principios de una Ética Mundial

Nuestro mundo atraviesa una crisis de alcance radical; una crisis de la


economía mundial, de la ecología mundial, de la política mundial. Por doquier
se lamenta la ausencia de una visión global, una alarmante acumulación de
problemas sin resolver, una parálisis política, la mediocridad de los dirigentes
políticos, tan carentes de perspicacia como de visión de futuro y, en general,
faltos de interés por el bien común. Demasiadas respuestas anticuadas para
nuevos retos. Cientos de millones de personas, cada día más, padecen en
nuestro planeta el desempleo, la destrucción de las familias, la pobreza y el
hambre. La esperanza de una paz duradera entre los pueblos se desvanece
progresivamente. Las tensiones entre los sexos y las generaciones han
alcanzado dimensiones inquietantes. Los niños mueren, asesinan y son
asesinados. Cada vez se ven más Estados sacudidos por casos de
corrupción política y económica. La convivencia pacífica en nuestras
ciudades se hace más y más difícil por los conflictos sociales, raciales y
étnicos, por el abuso de la droga, por el crimen organizado, incluso por la
anarquía. Hasta los vecinos viven a menudo angustiados. Nuestro planeta
sigue siendo saqueado sin miramientos. Nos amenaza la quiebra de los
ecosistemas.
Con especial preocupación observamos cómo, en no pocos lugares de este
mundo, dirigentes y seguidores de religiones incitan una y otra vez a la
agresión, al fanatismo, al odio y a la xenofobia, a incluso inspiran y justifican
enfrentamientos violentos y sangrientos. Muchas veces la religión se
convierte abusivamente en puro instrumento para la conquista del poder
político y se utiliza hasta para encender la guerra. Algo que nos llena de una
especial repugnancia. Condenamos todas estas manifestaciones y
proclamamos que esto no puede ser así, que no debe ser así. Y no debe ser
así porque ya existe una ética capaz de afrontar y reconducir tan funestas
manifestaciones globales. Esta ética, ciertamente, no ofrece soluciones
directas a todos los problemas mundiales, tan inmensos, pero sí constituye la
base moral de un mejor orden individual y global; brinda una visión que sea
capaz de recuperar a las mujeres y a los hombres redimiéndolos de la
desesperación y del dominio de la fuerza, y que sea capaz también de liberar
del caos a las sociedades.
Somos hombres y mujeres que profesamos el preceptor y prácticas de las
diversas religiones del mundo.
República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria

Universidad “Rómulo Gallegos”

Área Ciencias de la Educación

Mención Computación

Calabozo, Edo- Guárico

Prof. Bachilleres:

Angélica Pérez Solórzano, Raíza

Solórzano, Rudy

4to. Año de Computación

Sección 06

Noviembre- 2010