Sunteți pe pagina 1din 2

BIBLIOGRAFÍA

de la vida frente a la materia" cosas y los hombres, el mundo


(p. 17). será la experiencia fundamen-
No obstante la densidad de la tal de la antoropología. Es con-
obra, se podría señalar la nece- cebido como "la totalidad de
sidad de una mayor extensión nuestro espacio vital y de nues-
de la misma en orden a comple- tro horizonte intelectivo" (p.
tar el desarrollo de algunos as- 88). En él desarrolla cada indi-
pectos interesantes que merece- viduo de una manera personal
rían especial tratamiento, cir- su conducta. De una manera
cunstancia que destaca indirec- general se puede caracterizar
tamente la pulcritud de la labor como capacidad de distancia.
realizada. Pero existe una distancia to-
RAMÓN QUERALTÓ davía más real y que afecta al
individuo como tal. El hombre
se ve remitido a sí mismo cuan-
do se espara de todo lo que es
su yo. Es necesario hacer una
CORETH, Emerich, ¿Qué es el reflexión interior sobre este fe-
hombre? Esquema de una an- nómeno que el autor lleva a
tropología filosófica. Herder, cabo en el capítulo II. Señala
Barcelona, 1976, 268 págs. que "el acontecer y vivencia
general de la conciencia supone
El libro, presentado por Or- como condición de su posibili-
tiz-Osés, consta de una intro- dad un centro operativo que es
ducción y cuatro capítulos. su fundamento originario y vér-
Comienza el autor haciendo tice unificador" (p. 119). Desde
ver la necesidad de preguntar él se autorealiza el hombre en
por la esencia del hombre, ya la vertiente del conocimiento y
que éste se caracteriza por la la voluntad.
conciencia y comprensión de sí En el capítulo III se define al
propio. Ello implica necesaria- hombre desde un punto de vis-
mente un método filosófico que ta dinámico. La reflexión de los
pretende alcanzar la totalidad fenómenos externos e internos
originaria del hombre. Tiene en los que se manifiesta el hom-
dos aspectos: fenomenológico y bre llevan necesariamente a la
trascendental. Pero antes de pregunta de su esencia, que es
ejercerlo echará "una mirada la base posibilitante de los fe-
rápida a la historia del pensa- nómenos analizados. Con ello se
miento filosófico, por cuanto intenta definir al hombre, es
que en ella se realiza una auto- decir, alcanzar su constitución
exposición del hombre" (p. 43). ontológica. Esta cuestión —la
El capítulo I está dedicado a cuestión trascendental o estudio
la relación hombre y mundo. apriorístico de la realización hu-
Supuesto que el hombre no se mana— se centra a través de la
descubre a sí mismo como una historia en la temática de la
autoconciencia inmanente y ce- relación cuerpo-alma. La re-
rrada, más bien en medio de las suelve el autor desde el con-

238
BIBLIOGRAFÍA

cepto de totalidad personal, didos puntos tan decisivos.


cuyo principio metafísico es el Creo que hubiera ganado en
alma que fundamenta la totali- coherencia u n a investigación
dad de la vida corporal y espi- que a todas luces es seria y pro-
ritual. funda. Este es su gran valor.
El capítulo IV está dedicado
al autodesarrollo del hombre. L. ALVAREZ MUNÁRRIZ
La relación personal, el indivi-
duo en la comunidad y en la so-
ciedad, hombre e historia son
los peldaños que jalonan este
ascenso hasta desembocar en lo KATZ, Jerrold J., La realidad
trascendente. El hombre está subyacente del lenguaje y su
siempre y esencialmente refe- valor filosófico, Alianza Uni-
rido a Dios. "Reconocer este versidad, Versión española de
misterio y entregarse a él con- Conxita Lleó, Madrid 1975,
fiados es f e ; una fe que sobre- 173 págs.
puja todo saber filosófico, pero
que es la única q u e llega al Jerrold J. Katz presenta en
fundamento y sentido último de forma programática las ideas
la existencia humana" (p. '259). centrales que habían sido ex-
Se trata de u n a antropología puestas en su "Filosofía del len-
trascendental en perfecta con- guaje" (Traducción castellana
sonancia con las obras ya cono- en Martínez Roca, Barcelona,
cidas de este autor. Se intenta 1971). Los variados ejemplos de
aunar la corriente antropobio- oraciones, las comparaciones
lógica con la neoescolástica crí- con teorías físicas y psicológi-
tica a la que pertenece Coreth. cas y el diálogo frecuente con
El punto clave será el enlace de concepciones del lenguaje que
fenomenología y ontología, que no comparte hacen que resalte
a mi modo de ver no queda su- mejor la interpretación pro-
ficientemente esclarecido en la puesta.
obra. Pienso que este esquema La tesis del libro es tomada
de antropología debería haber de la "Gramática general y ra-
profundizado m á s en estas pre- zonada" de Port-Royal, la cual
guntas: ¿Qué se entiende por mantiene la existencia de un
fenomenología? ¿Es factible el nivel gramatical subyacente,
tránsito de la fenomenología a también denominado estructura
la ontología? ¿Por qué se debe profunda, que consta de dos in-
realizar necesariamente este dicadores sintagmáticos domi-
paso? No se trata únicamente nantes, el nominal y verbal, ca-
de ejercer, sino también de re- da uno de los cuales a su vez
flexionar sobre estos aspectos admite distintas categorías lé-
puesto q u e se trata de una an- xicas y nuevos indicadores sin-
tropología fundamental en el tagmáticos con sucesivas rami-
sentido de principial. Por esta ficaciones. A partir de esta es-
razón no pueden ser sobreenten- tructura se genera la estructura

239