Sunteți pe pagina 1din 3

Términos en un proceso judicial en Colombia

Los términos dentro de un proceso judicial responden de forma directa al desarrollo del principio
de preclusividad de las actuaciones judiciales, según el cual toda actuación a realizarse dentro del
proceso, debe ser efectuada dentro de un tiempo determinado, tras el cual no es posible por regla
general efectuar la misma. Por término se entiende que es el plazo de tiempo que se encuentra
señalado por la ley o por el juez para que se ejecute cierto acto dentro del proceso o para que se
dicte una providencia judicial.

PERENTORIEDAD DE LOS TÉRMINOS Y OPORTUNIDADES PROCESALES ((Perentorio es un adjetivo


que permite nombrar al último plazo que se concede o a la resolución final respecto a un asunto.) :

Los términos son perentorios e improrrogables, salvo disposición en contrario.

El juez cumplirá estrictamente los términos señalados en este código para la realización de sus
actos. La inobservancia de los términos tendrá los efectos previstos en este código, sin perjuicio de
las demás consecuencias a que haya lugar.

A falta de término legal para un acto, el juez señalará el que estime necesario para su realización
de acuerdo con las circunstancias, y podrá prorrogarlo por una sola vez, siempre que considere
justa la causa invocada y la solicitud se formule antes del vencimiento.

CÓMPUTO DE TÉRMINOS: Los términos concedidos en audiencia correrán a partir de su


otorgamiento para quienes estaban obligaos a concurrir en esta, y que los que correspondan a
actuaciones fuera de audiencia correrán a partir del día siguiente a la notificación de la
providencia que concede; esta circunstancia aplica igual en aquellos casos en que el termino dado
en audiencia vincule a una persona que no esté obligada a concurrir en ella.

RENUNCIA DE TÉRMINOS. Los términos son renunciables total o parcialmente por los interesados
en cuyo favor se concedan. La renuncia podrá hacerse verbalmente en audiencia, o por escrito, o
en el acto de la notificación personal de la providencia que lo señale.

TÉRMINOS PARA DICTAR LAS PROVIDENCIAS JUDICIALES POR FUERA DE AUDIENCIA: En las
actuaciones que se surtan por fuera de audiencia los jueces y los magistrados deberán dictar los
autos en el término de diez (10) días y las sentencias en el de cuarenta (40), contados desde que el
expediente pase al despacho para tal fin.

DURACION DEL PROCESO: Al resolver una acción de tutela, la Sala Civil de la Corte Suprema de
Justicia explicó cuál es el entendimiento que se le debe dar al artículo 121 del Código General del
Proceso (CGP), que establece que la duración del proceso en primera instancia no debe superar el
año, y en segunda, los seis meses.

En ese sentido, pese a que la norma dispone que “vencido el respectivo término (…) sin haberse
dictado la providencia correspondiente, el funcionario perderá automáticamente competencia
para conocer del proceso”, la alta corporación sostiene que en tanto no existe norma expresa que
imponga la pérdida de competencia para el segundo funcionario que recibe la actuación en la
respectiva instancia, no opera la nulidad de pleno derecho de la sentencia dictada por fuera de
dicho término en aplicación del principio de supremacía del derecho sustancial sobre el
procedimental.

Adicionalmente, la providencia acoge el argumento de que el artículo 121 del actual. compendio
normativo del CGP contempla la sanción de nulidad únicamente para la actuación del magistrado a
quien le fue asignado en un primer momento el conocimiento del asunto y no para aquél a quien
le fue remitido por pérdida de competencia inicial.

En ese orden, se reitera que el criterio orientador es la eficacia y prevalencia del procedimiento y
la excepción, la posibilidad de su invalidación; por lo que el decreto de nulidades, máxime cuando
se trata del contenido de la sentencia, debe ser en estricto riguroso, pues de lo contrario se
vulneran las garantías fundamentales de acceso a la justicia.

Salvo interrupción o suspensión del proceso por causa legal, no podrá transcurrir un lapso superior
a un (1) año para dictar sentencia de primera o única instancia, contado a partir de la notificación
del auto admisorio de la demanda o mandamiento ejecutivo a la parte demandada o ejecutada.
Del mismo modo, el plazo para resolver la segunda instancia, no podrá ser superior a seis (6)
meses, contados a partir de la recepción del expediente en la secretaría del juzgado o tribunal.

Vencido el respectivo término previsto en el inciso anterior sin haberse dictado la providencia
correspondiente, el funcionario perderá automáticamente competencia para conocer del proceso,
por lo cual, al día siguiente, deberá informarlo a la Sala Administrativa del Consejo Superior de la
Judicatura y remitir el expediente al juez o magistrado que le sigue en turno, quien asumirá
competencia y proferirá la providencia dentro del término máximo de seis (6) meses. La remisión
del expediente se hará directamente, sin necesidad de reparto ni participación de las oficinas de
apoyo judicial. El juez o magistrado que recibe el proceso deberá informar a la Sala Administrativa
del Consejo Superior de la Judicatura sobre la recepción del expediente y la emisión de la
sentencia.

La Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, por razones de congestión, podrá
previamente indicar a los jueces de determinados municipios o circuitos judiciales que la remisión
de expedientes deba efectuarse al propio Consejo Superior de la Judicatura, o a un juez
determinado.
Cuando en el lugar no haya otro juez de la misma categoría y especialidad, el proceso pasará al
juez que designe la sala de gobierno del tribunal superior respectivo.

Excepcionalmente el juez o magistrado podrá prorrogar por una sola vez el término para resolver
la instancia respectiva, hasta por seis (6) meses más, con explicación de la necesidad de hacerlo,
mediante auto que no admite recurso.

Será nula de pleno derecho la actuación posterior que realice el juez que haya perdido
competencia para emitir la respectiva providencia.

Para la observancia de los términos señalados en el presente artículo, el juez o magistrado


ejercerá los poderes de ordenación e instrucción, disciplinarios y correccionales establecidos en la
ley.

El vencimiento de los términos a que se refiere este artículo, deberá ser tenido en cuenta como
criterio obligatorio de calificación de desempeño de los distintos funcionarios judiciales.

Lea más: http://leyes.co/codigo_general_del_proceso/121.htm