Sunteți pe pagina 1din 13

UNIVERSIDAD JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE EDUCACIÓN

EDUCACIÓN INICIAL Y ARTE

TEMA:

CURSO:

DOCENTE:

ALUMNA :
Este trabajo lo dedicamos a nuestros padres por
brindarnos su apoyo en el estudio de una carrera
profesional.
ÍNDICE
DEDICATORIA ................................................................................................................................................2
INTRODUCCIÓN .................................................................................................................................. 4
VACUNACIÓN .................................................................................................................................... 5
1. CAPITULO I: la vacuna ................................................................................................................. 5
1.1. Historia .................................................................................................................................5
1.2. Definición .............................................................................................................................6
1.3. Tipos .....................................................................................................................................7
2. CAPITULO II: vacunación en la infancia
2.1. Importancia ..........................................................................................................................8
2.2. Beneficios .......................................................................................................................... 9
2.3. Funcionamiento .................................................................................................................10

3. CAPITULO III: causales de las vacunas ...............................................................................................

3.1 enfermedades infantil………………………………………………………………………………………………………..


3.2.1. clases .............................................................................................................................

4. Calendario de la vacunación .............................................................................................................


VACUNACION EN LA
INFANCIA
 CAPITULO I: HISTORIA

Los datos más antiguos que se conocen sobre la historia de la vacunación datan del siglo VII, cuando
budistas indios ingerían veneno de serpiente con el fin de ser inmune a sus efectos.3 Por otra parte, desde
el siglo x, el pueblo chino practicaba la valorización con el fin de inocular el virus de la viruela de un enfermo
a una persona susceptible, sometiendo, además, las pústulas variolosas y el almizcle, a un proceso de
ahumado con el propósito de disminuir su virulencia de inmunización contra el sarampión;1 pero sin lugar
a dudas, el también inglés Eduardo Jenner, fue quien marcó una nueva etapa en la historia de la
inmunización, conociéndosele mundialmente como el padre de la vacunación.1 En 1768, siendo aún
estudiante de medicina, Jenner oyó que una campesina del condado de Berkeley en Escocia, planteaba
que ella no podía padecer la enfermedad pues ya había sido afectada por la viruela del ganado vacuno.
Después de graduado, dedicó muchos años de investigación al estudio de la vacunación, y el 14 de mayo
de 1796 inoculó al niño James Phipps la linfa de una pústula de viruela obtenida de la ordeñadora Sara
Nelmes que había contraído la enfermedad. Posteriormente para comprobar la eficacia de la vacunación
inoculó al mismo niño con virus de viruela humana y nunca enfermó. Sus resultados los publica en 1798
en Variolae Vaccinae, 2 y en menos de 10 años esta vacunación se había extendido al mundo entero.

Ya a finales del siglo XIX se habían realizado importantes investigaciones en el campo de la microbiología
y la inmunología, y un ejemplo de ello lo constituyen los descubrimientos del químico y biólogo francés
Louis Pasteur, al descubrir en 1885 la vacuna antirrábica humana, siendo el niño Joseph Meister el primer
ser humano protegido contra la rabia.6 En ese mismo año, el bacteriólogo español Jaime Ferrán, descubre
una vacuna anticolérica, que es ensayada en la epidemia de Alicante con resultados satisfactorios En 1887,
Beumer y Peiper comienzan a realizar las primeras pruebas experimentales de una vacuna contra la fiebre
tifoidea, y un año después Chantemasse y Vidal llevan a cabo estudios con igual vacuna, pero con la
diferencia de que estaba compuesta de bacilos muertos y no vivos como la anterior. No es hasta 1896
cuando Fraenkel, Beumer, Peiper y Wright comienzan la primera vacunación antitifoídica con fines
profilácticos.

Durante los primeros años de la preparación y uso de las vacunas, su elaboración y control fue un proceso
totalmente artesanal. No existían métodos estandarizados para comprobar la pureza de las semillas
bacterianas utilizadas, por ello, no siempre se hacían pruebas estrictas de esterilidad y con menos
frecuencia se realizaban pruebas de potencia en animales. Esta falta de precaución causó accidentes, así
por ejemplo en 1902 una de las vacunas contra la peste bubónica, preparada por el también ruso
Waldemar Mondecar Wolff, se contaminó con Clostridium tetani provocando la muerte por tétanos a 19
personas en la población de Mulkwai en la India.
DEFINICION:

Las vacunas son sustancias que "engañan" al sistema inmunológico de nuestro organismo por
hacerle creer que existe una infección y provocar con ello toda una respuesta inmunitaria de
rechazo al germen concreto. Dicha respuesta se mantiene en el tiempo, de manera que cuando
más tarde se produzca una transmisión del microbio éste no consiga penetrar excesivamente
en el organismo gracias a que nuestro sistema inmunológico aprendió muy bien a deshacerse
de él cuando fue estimulado por la vacuna .

Las vacunas salvan millones de vidas en todo el mundo y son una manera eficaz, segura y
económica de prevenir un gran número de enfermedades, algunas de ellas mortales. Las
vacunas son especialmente necesarias en las zonas del mundo en donde se produce una gran
incidencia de enfermedades infecciosas transmisibles y en donde no hay medios adecuados de
atender debidamente a toda la población, como ocurre en los países del tercer mundo.

Tipos:
EN ESTA OCASIÓN TENEMOS LO SIGUIENTE:

(1) Vacuna anti hepatitis B (HB). - 3 dosis según 3 pautas equivalentes: 0, 1, 6 meses o 0, 2, 6 meses o
2, 4, 6 meses, todas adecuadas para hijos de madres seronegativas (HBsAg neg.), siendo las 2
primeras pautas también adecuadas para hijos de madres portadoras del virus de la hepatitis B
(HBsAg +). Estos últimos recién nacidos (madres HBsAg +) recibirán en las primeras 12 horas de
vida la 1.ª dosis de vacuna y 0,5 ml de inmunoglobulina antihepatitis B, la 2.ª dosis de vacuna a la
edad de 1 o 2 meses y la 3.ª dosis a los 6 meses de vida. Si la serología materna fuera desconocida
deberá administrarse la 1.ª dosis de vacuna en las primeras 12 horas de vida e investigar la
serología inmediatamente y, si resultara positiva, administrar 0,5 ml de inmunoglobulina
antihepatitis B en la 1.ª semana de vida (preferentemente en las primeras 72 horas de vida). La
administración de 4 dosis de vacuna HB es aceptable en niños vacunados de la 1.a dosis mono
componente al nacer, seguida de 3 dosis de vacuna hexavalente a los 2, 4 y 6 meses de edad. Los
niños y adolescentes no vacunados recibirán a cualquier edad 3 dosis según la pauta 0, 1, 6 meses.
(2) Vacuna frente a la difteria, el tétanos y la tosferina a celular (DTPa/Tdpa). - 6 dosis: primo
vacunación con 3 dosis de vacuna DTPa; refuerzo a los 15-18 meses (4.ª dosis) con DTPa; a los 4-6
años (5.ª dosis) con DTPa o con el preparado de baja carga antigénica de difteria y tosferina (Tdpa)
y a los 11-12 años (6.ª dosis) con Tdpa.
(3) Vacuna conjugada frente al Haemophilus influenza tipo b (Hib). - 4 dosis: primo vacunación a los
2, 4, 6 meses y refuerzo a los 15-18 meses (4.ª dosis).
(4) Vacuna anti poliomielítica inactivada (VPI). - 4 dosis: primo vacunación con 3 dosis y refuerzo a
los 15-18 meses (4.ª dosis).
(5) Vacuna conjugada frente al meningococo C (MenC).- 3 o 4 dosis de vacuna conjugada
monovalente (esquema 1 o 2 + 1 + 1), con la siguiente pauta: 1 o 2 dosis entre los 2 y 11 meses de
edad, otra dosis a los 12 meses de edad y otra dosis final a los 12 años. La pauta para los lactantes
de 2 a 4 meses de edad, con 1 o 2 dosis, dependerá del preparado vacunal que se utilice.
(6) Vacuna conjugada frente al neumococo (VNC). - 4 dosis: las 3 primeras a los 2, 4, 6 meses con un
refuerzo entre los 12 y 15 meses de edad (4.ª dosis).
(7) Vacuna frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis (SRP). - 2 dosis de vacuna sarampión-
rubeola-parotiditis (triple vírica). La 1.ª a los 12 meses, y la 2.ª a los 2-3 años de edad,
preferentemente a los 2 años.
(8) Vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH). - Sólo para niñas. 2 o 3 dosis entre los 11 y los
12 años. Pauta de vacunación según el preparado vacunal. La tetravalente con pauta 0, 2, 6 meses
y la bivalente con pauta de 2 dosis (0 y 6 meses) para niñas entre 9 y 14 años, y pauta de 3 dosis
(0, 1, 6 meses) si 15 años o más.
(9) Vacuna frente al rotavirus (RV). - 3 dosis de vacuna frente al rotavirus: a los 2, 4, 6 meses o a los
2, 3, 4 meses. La pauta ha de iniciarse entre las 6 y las 12 semanas de vida y debe completarse
antes de las 32 semanas de edad.
(10) Vacuna frente a la varicela (Var). - 2 dosis: la 1.ª a los 12 meses (es aceptable a los 12-15
meses) y la 2.ª a los 2-3 años de edad, preferentemente a los 2 años. En pacientes susceptibles
fuera de las edades anteriores, vacunación con 2 dosis con un intervalo de, al menos, 1 mes.
(11) Vacuna antigripal (Gripe). - Vacunación anual de pacientes con factores de riesgo y sus
convivientes (mayores de 6 meses). 1 dosis en mayores de 9 años; entre 6 meses y 9 años se
administrarán 2 dosis la 1.ª vez, con un intervalo de 1 mes y en los años siguientes, si persiste el
factor de riesgo, vacunación anual con 1 dosis.
(12) Vacuna antihepatitis A (HA).- 2 dosis, con un intervalo de 6-12 meses, a partir de los 12
meses de edad. Vacunación de pacientes con indicación por viajes internacionales a países con
endemicidad intermedia o alta, o por pertenecer a grupos de riesgo.

IMPORTANCIA:

Desde su descubrimiento, las vacunas han sido, junto a la potabilización del agua, la medida de
prevención que más beneficios ha aportado a la humanidad. Enfermedades que antes eran
epidémicas y que originaban una gran mortalidad ahora están erradicadas en todo el mundo
(viruela), casi erradicadas (poliomielitis o sarampión) o controladas (hepatitis B, tétanos,
difteria, meningitis meningocócica o tos ferina).

Sólo esta apreciación da una idea de la importancia real de las vacunas, además de su coste-
efectividad. Ningún otro medicamento ha salvado tantas vidas como las vacunas, por lo que no
vacunarse o negar la vacunación a los hijos no sólo debe considerarse como un acto
irresponsable de cara a su propia salud, sino frente al conjunto de la sociedad, ya que puede
suponer el retorno de enfermedades ya olvidadas en muchos países.
Las vacunas constituyen una de las medidas sanitarias que mayor beneficio ha producido y sigue
produciendo a la humanidad, previenen enfermedades que antes causaban grandes epidemias,
muertes y secuelas.

 Las vacunas benefician tanto a las personas vacunadas como a las
personas no vacunadas y susceptibles que viven en su entorno (inmunidad de grupo

Beneficios:
Son múltiples los beneficios que aportan las vacunas, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e
Igualdad con motivo de la semana europea de la vacunación ha elaborado un decálogo con los
beneficios.

Decálogo de los beneficios de la vacunación:

1. Salva vidas cada año


2. Ayuda a combatir enfermedades, haciendo posible su control, eliminación y hasta incluso su
erradicación
3. Vacunarse es un acto de solidaridad, te protege a ti y nos protege a todos.
4. La vacunación es importante a lo largo de toda la vida, no acaba en la infancia
5. Previene complicaciones de enfermedades infecciosas y algunos tipos de cáncer
6. Proporciona beneficios sociales y económicos
7. Es un derecho básico de los ciudadanos
8. Forma parte de un estilo de vida saludable
9. Las vacunas son seguras
10. Aprovecha cualquier visita al Centro de Salud para comprobar si estás bien vacunado.

Funcionamiento:
En realidad, lo que hacen las vacunas es engañar al organismo y concretamente al sistema
inmunológico, haciéndole pensar que está siendo atacado por un agente infeccioso y
obligándole a defenderse. El microorganismo inoculado con la vacuna está muerto o muy
debilitado (atenuado), por lo que no reviste ningún peligro para el niño; pero es suficiente para
que su sistema inmune reaccione generando anticuerpos contra él y con ellos adquiriendo una
memoria inmunitaria que le permitirá reconocer ese microorganismo concreto y eliminarlo.
En la actualidad existen vacunas combinadas, como la trivalente o la hexavalente, que permiten
inmunizar simultáneamente frente a varias enfermedades importantes. Y todo ello sin riesgos
apreciables, ya que los efectos adversos de las vacunas son muy leves (enrojecimiento leve y
dolor en el lugar de la inyección, fiebre o dolores musculares) y muy raramente graves.

Las vacunas se administran por vía intramuscular y en algunos casos por vía oral. Por lo general
son necesarias varias dosis espaciadas en el tiempo para lograr que la inmunidad se mantenga
con el tiempo. De ahí la importancia de atender a los calendarios vacunales que cada año
revisan la Asociación Española de Pediatría (AEP) y las autoridades sanitarias nacionales y
autonómicas.

Enfermedades de la infancia .
Los niños suelen enfermarse con frecuencia, lo cual se debe, fundamentalmente, a que
su sistema inmunitario está en formación. La exposición a los gérmenes, virus y bacterias
ayudan a desarrollar los anticuerpos, que en un futuro les mantendrán sanos. Pero
mientras crecen, las enfermedades son pan cotidiano, sobre todo las de origen
infeccioso.

Clases:
ENFERMEDADES EXANTEMATICAS MAS COMUNES DE LA INFANCIA:
Se trata de trastornos que, aunque también pueden afectar a los adultos, son más
comunes en los niños. Su nombre se debe a que suelen manifestarse a través de un
exantema, es decir, provocan erupciones en la piel, casi siempre de color rojizo, que
aparecen de forma súbita.

Varicela

Esta enfermedad está causada por el virus Varicela-Zoster, que pertenece a la familia de
los herpes. Se caracteriza por la aparición de vesículas, que en un primer momento están
llenas de un líquido claro, pero después adquiere un color amarillento. Al cabo de unos
días, las vesículas se rompen y se desarrolla una costra. Suelen aparecer en la cabeza y el
tronco, y provocan prurito y en algunos casos fiebre alta.

Eritema infeccioso
Esta patología está provocada por un virus de la familia de los Parvovirus y se contagia
fundamentalmente a través de las secreciones respiratorias. Se manifiesta a través de un
enrojecimiento de la piel, que inicia en la cara, generalmente en ambas mejillas, y
después se extiende a las nalgas. No obstante, no suele aparecer fiebre alta.
Sarampión
Esta enfermedad está causada por un virus de la familia de los Paramixovirus y suele
aparecer en la parte interior de la boca, las mejillas y el paladar. Más tarde, en cuestión
de unos tres días, se extiende a la cara y el cuello. Entonces aparecen las típicas lesiones:
pápulas rojas y levantadas que producen prurito. También puede provocar tos, fiebre y
dolor muscular.
Rubéola
La rubeola está causada por un virus de la familia de los Toga virus y se caracteriza por
lesiones en la piel de color rosado, que suelen aparecer primero en la cara, detrás de las
orejas y el cuello, pero al cabo de pocas horas se extienden al tronco. En este caso, no
hay prurito, pero se pueden notar diferentes ganglios inflamados.
Parotiditis
Esta enfermedad la causa el virus de la parotiditis, que pertenece al grupo de los
Paramyxovirus. Se contagia a través de la tos y los estornudos y se presenta con un
agrandamiento de las glándulas parótidas, que se encuentran debajo de la mandíbula,
aunque en ocasiones puede afectar solo una glándula. Además de la inflamación, puede
dar dolor de cabeza, fiebre y dolor de garganta.

ENFERMEDADES NO EXANTEMATICAS MAS COMUNES EN LA INFANCIA:

Se trata de infecciones que se pueden presentar a cualquier edad, pero que también
son comunes en los niños, en cuyo caso, los síntomas suelen ser ligeramente diferentes
a los de los adultos.
Rinofaringitis
Esta enfermedad más conocida como resfriado común, generalmente tiene una causa
vírica, y es más usual durante los meses de otoño e invierno, así como cuando el niño
comienza la guardería. Suele producir síntomas como: rinorrea, congestión nasal, fiebre
y tos, esta última puede persistir algunos días más, aunque el resto de los síntomas
hayan desaparecido.
Amigdalitis aguda
Suele tener una causa bacteriana y también provoca tos, congestión nasal y rinorrea,
aunque la fiebre suele ser alta y se aprecia un enrojecimiento de la garganta, casi
siempre debido a la presencia de pus en las amígdalas.
Otitis media aguda
Se trata de una infección bastante común en los niños de menos de tres años. En la
mayoría de los casos se debe a una bacteria, pero también puede estar causada por un
virus. Los síntomas más comunes son el dolor en el oído afectado, la fiebre y,
curiosamente, la diarrea, sobre todo en niños pequeños.
Giardiasis
Esta enfermedad es común en los niños de 1 a 5 años. Se suele transmitir a partir del
contacto con otros niños, en las guarderías o en la escuela. Suele provocar unas diarreas
de carácter crónico que se extienden durante varias semanas. Otros síntomas son:
inapetencia, náuseas, gases o distensión abdominal y fiebre baja.
Infección urinaria
Se estima que un 3% de las niñas y un 1% de los niños sufren este problema durante sus
primeros años de vida. E. coli es la principal bacteria que origina la cistitis, pero no la
única. En este caso, los síntomas más típicos son: escozor al orinar o tener ganas
continuas de ir al baño. A veces puede aparecer fiebre e inapetencia.

Calendario de vacunaciones de la AEP razones y bases


recomendaciones 2019.

Este calendario de vacunaciones, diseñado para la infancia y la adolescencia, indica las edades
en las que se han de administrar las vacunas consideradas por el CAV-AEP con perfil de
sistemáticas, es decir, las que todos los niños en España han de recibir de forma universal. Se
incluyen las vacunas sistemáticas financiadas oficiales, que son ofrecidas gratuitamente en cada
una de las comunidades autónomas y las sistemáticas no financiadas, que el CAV-AEP considera
deseable que todos los niños reciban, pero que por el momento no están incluidas en la
financiación pública.

En caso de no llevarse a cabo la vacunación en las edades establecidas, deben aplicarse las
recomendaciones de vacunación con las pautas aceleradas o de rescate (ver abajo).

Se recomienda consultar el calendario de vacunación de la propia comunidad o ciudad


autónoma. Las reacciones adversas se deben notificar a las autoridades sanitarias.
1) Vacuna antihepatitis B (HB). - Tres dosis, en forma de vacuna hexavalente, a los 2, 4 y 11 meses
de edad. Los hijos de madres HBsAg positivas recibirán, además, al nacimiento, una dosis de
vacuna HB mono componente, junto con 0,5 ml de inmunoglobulina antihepatitis B (IGHB),
todo dentro de las primeras 12 horas de vida. Los hijos de madres con serología desconocida
deben recibir la dosis neonatal y se determinará inmediatamente la serología materna; si esta
fuera positiva, deberán recibir IGHB cuanto antes, dentro de la primera semana de vida. La
administración de 4 dosis de vacuna HB es aceptable en general y preceptiva en hijos de
madres HBsAg positivas con peso al nacer menor de 2000 g vacunados de recién nacidos, pues
la dosis neonatal en estos casos no se ha de contabilizar. A los niños y adolescentes no
vacunados se les administrarán, a cualquier edad, 3 dosis de vacuna mono componente o c
2) Vacuna frente a la difteria, el tétanos y la tosferina (DTPa/Tdpa). - Cinco dosis: primo vacunación con
2 dosis, a los 2 y 4 meses, de vacuna DTPa (hexavalente); refuerzo a los 11 meses (3.ª dosis) con DTPa
(hexavalente); a los 6 años (4.ª dosis) con el preparado de carga estándar (DTPa-VPI), preferible al de
baja carga antigénica de difteria y tosferina (Tdpa-VPI), y a los 12-14 años (5.ª dosis) con Tdpa.
3) Vacuna anti poliomielítica inactivada (VPI). - Cuatro dosis: primo vacunación con 2 dosis, a los 2 y 4
meses, y refuerzos a los 11 meses y a los 6 años.
4) Vacuna conjugada frente al Haemophilus influenza tipo b (Hib). - Tres dosis: primo vacunación a los 2
y 4 meses y refuerzo a los 11 meses.
5) Vacuna conjugada frente al neumococo (VNC). - Tres dosis: las 2 primeras a los 2 y 4 meses, con un
refuerzo a partir de los 11 meses de edad. La vacuna recomendada en nuestro país por el CAV-AEP
sigue siendo la VNC13.
6) Vacuna conjugada frente al meningococo C (MenC) y vacuna frente a los meningococos ACWY
(MenACWY). - Una dosis de vacuna conjugada monovalente C a los 4 meses de edad. A los 12 meses
y a los 12-14 años se recomienda una dosis de la vacuna MenACWY, aconsejándose un rescate
progresivo hasta los 19 años de edad. También se sigue recomendando especialmente esta vacuna para
niños y adolescentes que vayan a residir en países en los que la vacuna se indique a esa edad, como
EE. UU., Canadá, Reino Unido, Austria, Grecia, Holanda, Italia o Suiza; para mayores de 6 semanas de
vida, en caso de viaje a países con elevada incidencia de EMI por los ser grupos incluidos en la vacuna
o con factores de riesgo de EMI: asplenia anatómica o funcional, déficit de factores del complemento,
tratamiento con eculizumab, episodio previo de EMI por cualquier ser grupo y contactos de un caso índice
de EMI por serogrupo A, W o Y en el contexto de un brote epidémico.
7) Vacuna frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis (SRP). - Dos dosis de vacuna sarampión-
rubeola-parotiditis (triple vírica). La 1.ª a los 12 meses y la 2.ª a los 3-4 años de edad. La 2.ª dosis se
podría aplicar en forma de vacuna tetravírica (SRPV). En pacientes susceptibles fuera de las edades
anteriores, vacunación con 2 dosis de SRP con un intervalo de, al menos, un mes.
8) Vacuna frente a la varicela (Var). - Dos dosis: la 1.ª a los 15 meses (también es aceptable a los 12
meses de edad) y la 2.ª a los 3-4 años de edad. La 2.ª dosis se podría aplicar en forma de vacuna
tetravírica (SRPV). En pacientes susceptibles fuera de las edades anteriores, vacunación con 2 dosis de
vacuna mono componente con un intervalo de, al menos, un mes.
9) Vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH). - Vacunación sistemática universal frente al VPH,
tanto de chicas como de chicos, preferentemente a los 12 años, para prevenir la enfermedad oncológica
relacionada con este virus. Las 3 vacunas están autorizadas en varones, aunque con VPH2 es aún
escasa la experiencia en ellos. Administrar 2 dosis a los 11-12 años. Pautas de vacunación según el
preparado vacunal: para la vacuna tetravalente, pauta de 2 dosis (0 y 6 meses) entre 9 y 13 años, y pauta
de 3 dosis (0, 1 y 6 meses) en ≥14 años; la bivalente y la monovalente con pauta de 2 dosis (0 y 6 meses)
entre 9 y 14 años y pauta de 3 dosis (0, 1-2 y 6 meses) para ≥15 años. Es posible su coadministración
con las vacunas MenC, MenACWY, las de hepatitis A y B, y con Tdpa. No hay datos de coadministración
con la vacuna de la varicela, aunque no debería plantear problemas.
10) Vacuna frente al meningococo B (MenB). - Tres dosis: si se inicia a los 3 meses de edad, 2 dosis
separadas por 2 meses y un refuerzo a partir de los 12 meses y con 6 meses de separación de la última
de primo inmunización. Si se iniciara a los 2 meses serán precisas 4 dosis. Se recomienda una separación
de 15 días con las otras vacunas inactivadas inyectables, hasta los 18 meses, para minimizar su posible
reactogenicidad y evitar la coadministración con MenC conjugada con toxoide tetánico. No es necesaria
la separación de 15 días con las vacunas de la varicela, triple vírica y del rotavirus.
11) Vacuna frente al rotavirus (RV). - Dos o tres dosis de vacuna frente al rotavirus: a los 2 y 3 meses o 2
y 4 meses con la vacuna monovalente o a los 2, 3 y 4 meses o 2, 4 y 5-6 meses con la pentavalente. La
pauta ha de iniciarse entre las 6 y las 12 semanas de vida; es muy importante para minimizar riesgos, y
debe completarse antes de las 24 semanas en la monovalente y de las 32 en la pentavalente. El intervalo
mínimo entre dosis es de 4 semanas. Ambas se pueden coadministrar con cualquier otra vacuna.