Sunteți pe pagina 1din 3

TRATAMIENTO SENTIMIENTO DE CULPABILIDAD: CÓMO DEJAR DE SENTIRSE CULPABLE

QUÉ ES EL PROBLEMA DE LA CULPA ELEVADA

La culpa es un sentimiento que tenemos tendencia a rechazar porque nos hace sentir mal, puede
ser muy popular dependiendo de la cultura. Puede convertirse en algo destructivo y paralizante
para la persona que lo padece.

Cuando el sentimiento de culpa es muy fuerte y/o muy constante, la persona puede permanecer
estancada en pensamientos, recuerdos de actos que han sido perjudiciales para los demás, cosas
que no pudo hacer y alguien se vio damnificado, etc. Este sentimiento te convierte en víctima y
verdugo a la vez de ti mismo.

El sentimiento de culpa nos ayuda a aprender de nosotros mismos, de actos o situaciones que
hayan resultado perjudiciales y que no queremos repetir. El problema ocurre cuando ese
sentimiento de culpa es muy frecuente y desproporcionado a nuestros actos, es entonces cuando
se puede quedar enquistado y resultar muy perjudicial en todos los niveles de acción de la
persona.

Causas de los problemas del sentimiento de culpa


Los problemas del elevado sentimiento de culpa patológico, pueden ser:

 Estilo de crianza: Todos los seres humanos necesitamos ser queridos y buscamos la
aprobación de nuestro círculo más cercano desde la infancia. Cuando somos niños nos
enseñan a distinguir entre “lo bueno” y “lo malo”, adaptándonos a las normas sociales o si
vamos más allá, a la de cada familia. En esta toma de conciencia de la repercusión de
nuestros actos, los mensajes que recibe el niño con relación a sus actos son muy
importantes, ya que se puede contribuir a que el niño desarrolle un sentimiento de culpa
desproporcionado inculcándole comparaciones con los demás, reprochándole sus actos,
sobredimensionando las consecuencias de lo que ha ocurrido, etc.

 Religión: Existen religiones en las que el sentimiento de culpabilidad es muy importante y


en torno a él, giran muchas de las acciones que sus fieles pueden o no llevar a cabo.
Pertenecer a ciertas religiones puede ocasionar que la persona desarrolle en exceso el
sentimiento de culpa, sin la parte adaptativa del mismo y sin el matiz de la
intencionalidad. Una persona puede dañar a otra sin intencionalidad.

 Colegio: El colegio es el segundo ambiente de socialización y donde transcurre la mayor


parte del día de un niño. Es fundamental tener sumo cuidado con los mensajes que se
envían al niño sobre su comportamiento. Aprender normas de convivencia, de conducta
hacia los compañeros que se tienen que realizar teniendo en cuenta que son niños que
están aprendiendo y modelándose a través de los mensajes y conductas que ven en los
demás. Casi todos los niños son reprendidos en la escuela y castigados, es en estos
momentos donde la culpa debe ser adaptada (por supuesto teniendo en cuenta sus actos),
para que pueda seguir expresándose y actuando con libertad, cuidando a los demás y a sí
mismo.

Síntomas de sufrir el sentimiento de culpa

 Inestabilidad emocional: Las personas con un sentimiento de culpa excesivo tenderán a


moverse en los extremos de sus emociones. La culpa les generará mucha inseguridad,
serán muy receptivos a reaccionar ante cualquier valoración externa y a auto sabotearse
sin ser conscientes de ello. Sus emociones serán muy intensas la mayor parte del día,
pudiendo en los casos más graves estar asociadas a trastornos del estado de ánimo.

 Falta de iniciativa: Estas personas pueden ser muy brillantes, pero no serán proactivas por
miedo a cometer errores. Permanecerán en su zona de confort paralizados.

 Dificultad para decir que no: Son personas con una gran necesidad de agradar y poco
asertivos cuando tienen que negarse a hacer algo porque se sentirán culpables si no lo
hacen. Son personas, que necesitan disculparse muchas veces y que la otra persona
reafirme su perdón, cuando no pueden hacer algo, porque si es posible, lo harán.
(necesidad de disculparse)

 Miedo al rechazo: Este sentimiento suele minar la autoestima de las personas, no


sintiéndose dignos de ser queridos en muchas ocasiones.

Consecuencias de padecer el problema del sentimiento de culpa

 Somatización: El sentimiento de culpa se puede manifestar físicamente haciéndose visible,


mediante cefaleas, dolores estomacales, vómitos, tensión muscular, etc. En los casos más
graves la apatía se hará manifiesta en la persona.

 Autocrítica: Los reproches por las comparaciones que hace de si mismo con los otros
serán constantes, revisarán mentalmente una y otra vez lo que ha dicho desde un punto
de vista muy crítico, siendo muy exigentes, pudiendo llegar a rechazarse.

 Baja autoestima: Muy relacionado con la autocrítica, encontramos el malestar que la


persona padecerá consigo mismo. La incapacidad para poder valorarse tal cual es, no solo
desde la culpa ni desde los otros, irá generando sentimientos negativos hacia sí mismo
relaciones con cómo se siente consigo mismo y con su valía.

 Aislamiento: El constante juicio negativo sobre sí mismo y sobre la repercusión que tiene
en los demás y en su entorno, generan en la persona elevados niveles de estrés, que
ayudarán a que poco a poco vaya reduciendo sus opiniones, sus actividades y alejándose
tanto laboral como personalmente de los demás.

 Rumiaciones: Los pensamientos obsesivos estarán presentes dañando a la persona,


mientras repasa mentalmente lo que tendría que haber dicho u hecho, regañándose por
haberse expresado mal, por haber fallado en algo, etc. Se enviará mensajes negativos que
se volverán recurrentes en su actividad mental y son muy perjudiciales en el desarrollo de
sus actividades cotidianas.

Tratamiento para superar el problema del sentimiento de culpa

 Gestión y educación emocional: Poder conocer sus emociones, la intensidad, la función


de cada una de ellas ayudarán en parte a una correcta regulación emocional.

 Mejorar autoestima y auto concepto: Es fundamental que la persona tenga una buena
percepción de sí misma y se sienta bien hacia ella, que recupere sus valores y la confianza
en sí misma.

 Erradicar las creencias irracionales: Adaptar las creencias asociadas al sentimiento de


culpa a su realidad, eliminando pensamientos intrusivos y rumiativos que únicamente
favorecen el mantenimiento del sufrimiento de la persona.

 Mejora de las relaciones sociales: La culpa puede ser muy paralizante, como
comentábamos al principio, por eso, como parte del tratamiento habrá que indagar y
ayudar en lo que haya perjudicado este sentimiento tanto a nivel social, como laboral.