Sunteți pe pagina 1din 1

RECAMBIO DE AGUA EN EL CULTIVO DE CAMARÓN

El recambio de agua es el principal método de dilución de los compuestos potencialmente tóxicos en el agua
del estanque y permite la dilución de la floración de plancton. Aunque en algunos sistemas se emplean tasas
de recambio bajas o cero recambio.
El estado de la floración es indicado por el pH, por lo tanto la floración puede ser monitoreada
efectivamente midiendo el pH y la transparencia. Aunándose al estado de la floración, también debería
considerarse una serie de factores cuando se vislumbra la necesidad de recambio de agua, ya que el agua
puede ser perjudicial al camarón incluso si es que la transparencia y el pH están dentro de los límites
aceptables. Estas observaciones adicionales deberían incluir: a) el color del agua; b) la presencia de
burbujas en la superficie; c) oxígeno disuelto; d) los sólidos suspendidos en el agua; e) amonio o sulfuro de
hidrógeno.
No solamente es importante el promedio diario del pH, sino también la fluctuación diaria. Por esta
razón, el pH debería ser medido temprano por la mañana (6:00 a 7:00 am) y otra vez al finalizar la tarde
(15:00 a 16:00 pm).
CUANDO SE REQUIEREN LOS RECAMBIOS
El recambio de agua es requerido si: a) el pH del agua varía mas de 0.5 en un día o si está fuera
del rango de 7.5 a 8.5; b) el agua se hace mas transparente (> 80 cm) o mas turbio (< 30 cm); c) el color se
hace notoriamente mas oscuro; d) la cantidad de sólidos suspendidos se incrementa (por observación); e)
aparece espuma estable sobre la superficie del estanque.
También antes del recambio de agua se debería evaluar las condiciones en que ingresa el agua
midiendo el pH, salinidad y turbidez. El agua debería ser de salinidad similar y el pH debería estar entre 7.5
y 8.5 y de preferencia entre 7.8 y 8.2. El pH alto podría indicar que existe contaminación procedente de otros
estanques o de la misma fuente. El pH puede sugerir que el agua fue drenada de suelos procedentes con
pH bajo o que el agua que ingresa tiene un alto contenido de agua procedente de lluvia. El color debería ser
preferentemente de un verde claro y se debe evitar agua de colores inusuales. El agua no debería contener
grandes cantidades de sólidos en suspensión. Sólo podría ser posible obtenerse agua de la calidad deseada
después de haber tenido un pre-tratamiento en un reservorio. Los riesgos asociados con el recambio de
agua pueden ser reducidos manteniendo el agua en el reservorio por al menos 12 horas. En áreas
susceptibles a la contaminación podría ser útil mantener algunos camarones en el reservorio para
monitorear las condiciones del agua ingresante. Se requerirán una pequeña cantidad de camarones
(aproximadamente 10). Ellos deben ser mantenidos en una caja de aclimatación y deben ser reemplazados
antes de cada rellenado del reservorio para asegurarse de que los camarones de prueba no se lleguen a
aclimatar al agua contaminada. Incluso teniendo agua de ingreso de buena calidad no debe ser cambiada
mas del 30%. Puede ser cambiada hasta el 10% drenando la cantidad apropiada del estanque y luego
rellenándolo. Si hay necesidad de recambiar más del 10%, el recambio adicional debería ser conducido
sobre una base de flujo continuo. Esto ayuda a reducir el estrés extendiendo el periodo de recambio por un
largo periodo y evitando las fluctuaciones excesivas en calidad.

Edición Tumpis

Editores: Víctor Talavera vtalavera@alicorp.com.pe Luis Miguel Zapata lzapatav@alicopr.com.pe


Dagoberto Sánchez dsanchez@alicorp com pe

Volumen 2 – Edición 02 – Mayo 1997 1