Sunteți pe pagina 1din 10

EJERCICIO COMO TERAPIA A ENFERMEDADES CRÓNICAS

Por:

BRAYAN GARCÍA JARAMILLO

CRISTIAN CAMILO ALVAREZ


GRUPO-01

INFORME

Para:

ANDRES MAURICIO DE LA OSSA


DOCENTE

POLITÉCNICO COLOMBIANO JAIME ISAZA CADAVID

FACULTAD DE EDUCACIÓN FÍSICA, RECREACIÓN Y DEPORTES

PROFESIONAL EN DEPORTES

BIOLOGÍA CELULAR

MEDELLÍN

2019

1
TABLA DE CONTENIDO

PÁG.

1. INTRODUCCIÓN. 3
2. OBJETIVOS. 4
I. OBJETIVO GENERAL.
II. OBJETIVO ESPECÍFICOS.
3. CONTENIDO. 5
4. CONCLUSIONES. 8
5. DISCUCIONES. 9
6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS. 10

2
INTRODUCCIÓN

Las miokinas son consideradas actualmente como un elemento


fundamental que media en las acciones del ejercicio sobre la salud, sin
embargo, el termino miokina hace referencia a una proteína sintetizada y
secretada por una célula muscular esquelética.

En este trabajo hablaremos de esa proteína que se encuentra en el


músculo esquelético llamada miokinas, de cómo estas ayudan a prevenir el
cáncer y sirven como defensa en muchas enfermedades crónicas. Veremos
también como las miokinas que actúan en el músculo esquelético están
relacionadas a la práctica de ejercicio físico y ayudan de forma muy drástica en
la prevención de diabetes tipo II y otras enfermedades crónicas.

Más adelante hablaremos de la cachexia que es un síndrome que se


manifiesta por la anorexia, el 80% de las personas con cáncer desarrollan
cachexia. Los aportes del deporte en el tratamiento de esta y el papel
fundamental de las miokinas segregadas gracias al ejercicio inducido como
tratamiento a la cachexia.

3
OBJETIVOS

OBJETIVO GENRAL

 Comprender la importancia que tienen las miokinas para el tratamiento


del cáncer, enfermedades crónicas y su incidencia en la actividad física.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Identificar los diferentes tipos de miokinas presentes en la fibra


muscular.

 Comprender la relación que tienen las miokinas con las


enfermedades crónicas.

 Conocer el papel de algunas miokinas y su acción en el


organismo.

4
CONTENIDO

En los últimos años, numerosos estudios respaldan que la realización de


ejercicio de manera regular ofrece protección frente a enfermedades crónicas
como la demencia, la diabetes tipo II, las enfermedades cardiovasculares y en
algunos tipos de cáncer.

Dado que las miokinas están dentro del músculo esquelético estas
también tienen un papel muy importante en la prevención de enfermedades ya
que no solo hay un tipo de ellas, sino que hay diferentes tipos de miokinas en
donde cada una tiene una función principal. Un ejemplo claro de esto es la
interleukina-6 (IL-6), esta es una proteína la cual consta de 212 aminoácidos y
es producida por diferentes tejidos, destacando el tejido adiposo y el tejido del
músculo esquelético los más importantes.

Estos factores secretados por el músculo ejercen funciones biológicas


en el músculo mismo (efecto autocrino) o en órganos cortos o distantes
(efectos paracrinos / endocrinos) y procesos de control como el metabolismo, la
angiogénesis o la inflamación.

Existe evidencia de que la grasa visceral constituye una fuente


importante de inflamación sistémica, mas que la subcutánea. En este caso, la
inactividad física juega un rol esencial como factor de riesgo para la
acumulación de grasa visceral, activando una red de vías inflamatorias, que
promueve el desarrollo de estados neurodegenerativos, resistencia a la
insulina, aterosclerosis y crecimiento tumoral (Pedersen et al., 2007, pág.
1094).

Las miokinas son unas citoquinas liberadas por el musculo esquelético


durante la contracción muscular otorgándole a éste capacidad endocrina. A su
vez, esto le confiere al musculo un papel clave en la orquestación del
metabolismo de otros órganos.

Por tanto, en respuesta a la contracción del musculo durante el ejercicio,


las fibras musculares liberan miokinas como las interleukinas (IL) -6,-8,-15, el
factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), el factor inhibidor de la
leucemia (LIF), la visfatina o el factor de crecimiento de fibroblastos 21
(FGF21).

La inflamación crónica promueve el desarrollo de la resistencia a la


insulina, aterosclerosis, neurodegeneración, crecimiento tumoral y, por tanto, el
desarrollo de enfermedades crónicas.

En el caso de la IL-6, se ha sugerido que podría mediar estos efectos


antinflamatorios, aumentando sus niveles circulantes de manera exponencial

5
(hasta 100 veces) en respuesta al ejercicio y disminuyendo una vez finalizado
éste.

Sin embargo, en los casos que la inactividad física es severa, y que los
pacientes reflejan altos índices de crecimiento tumoral, sea maligno o benigno
y por ende se vea reflejado algún tipo de cáncer el papel de la actividad física
jugara un rol fundamental en la lucha contra el síndrome de la cachexia;
reflejado en las instancias terminales de la enfermedad.

La cachexia del cáncer es un síndrome multifactorial caracterizado por


una perdida progresiva de masa muscular esquelética, con o sin una perdida
de masa de grasa, que provoca deficiencia funcional progresiva. Ocurre más
en los pacientes con cáncer terminal y responsable de la muerte de
aproximadamente el 22% de los pacientes. Se caracteriza por la inflamación
sistémica, un balance negativo de las proteínas y la perdida involuntaria de
masa corporal.

Este síndrome tiene un impacto dramático en la calidad de vida de los


pacientes, también, se asocia con una respuesta a la quimioterapia y conduce
a una disminución de la supervivencia como tal. Un enfoque multidisciplinario
para el tratamiento de la cachexia seria necesario nuevos agentes
farmacológicos combinados, modificación de la dieta y el ejercicio.

La estrategia actual se centra en el tratamiento del cáncer, con la


esperanza de que revertirá completamente el síndrome de cachexia. Pero esto
no es válido en los cánceres avanzados. Otra opción es aumentar la ingesta
nutricional, pero la anorexia de los pacientes caquécticos es solo parte del
problema, la nutrición como terapia unimodal no produce los resultados
esperados. Además, la radioquímica puede exacerbar la progresión de la
caquexia en varios pacientes.

Es ahí donde entra el rol del ejercicio; el ejercicio físico puede atenuar
los efectos de la cachexia mediante varios mecanismos que incluyen la
modulación del metabolismo muscular, la sensibilización de la insulina y los
niveles de inflamación. El ejercicio físico es una de las formas en que los
músculos pueden protegerse contra el desgaste muscular inducido por la
enfermedad.

Por las razones anteriores, las miokinas son objetivos terapéuticos


esenciales en la caquexia y la modulación de su expresión podría mejorar el
mantenimiento de los músculos esqueléticos en parámetros tan cercanos como
normales en pacientes con cáncer.

Algunas de las miokinas mas relevantes para contrarrestar este


síndrome se estudian desde su acción directa en el tejido muscular esquelético.

6
Entre ellas están: la miostatina, la irisina, la mionectina (CTRP15), la decorina,
el factor de crecimiento de fibroblastos 21 (FGF21), la IL -6,-8,-15.

La miostatina, factor 8 de crecimiento y diferenciación (GDF-8) en un


nivel bajo después del ejercicio, detiene la proliferación de mioblastos, induce a
la atrofia muscular y suprime la activación del satélite celular.

La irisina (FNDC5) a diferencia de la miostatina se encuentra en niveles


más altos después del ejercicio. Su acción es activar los genes relacionados
con el metabolismo oxidativo, inducir a la hipertrofia muscular, mejorar la fuerza
muscular y reducir la necrosis.

También la decorina y la mionectina, ayudan a la absorción de los


nutrientes y su almacenamiento en el tejido adiposo. Sin embargo, la decorina
actúa de forma antagónica a la miostatina participando en la reconstrucción
muscular.

Por su parte el FGF21, ayuda a captar la glucosa, estimula y aumenta la


actividad mitocondrial y esta implicado en la homeostasis lipídica, el
metabolismo energético y la sensibilización a la insulina.

Y por último están las IL -6,-8,-15 que presentan alta concentración en el


musculo, pero sin presencia en el plasma para la IL-8. La IL-6 ayuda a la
oxidación de los ácidos grasos y al aumento en la toma de glucosa, en la
secreción de insulina y aliviando y evitando el progreso de la cachexia. La IL-8,
induce a la angiogénesis y a los valores elevados de la cachexia especialmente
como citoquina. Y no menos importante, la IL-15 que tiene efectos anabólicos
disminuyendo la degradación de las proteínas musculares, reduciendo la grasa
magra, a la vez que aumenta la actividad mitocondrial y la hipertrofia muscular.

El tratamiento de la cachexia puede ser un desafío porque es necesario


abordar múltiples y complejas causas determinantes. Requiere una
combinación terapéutica basada en una investigación sostenida en los campos
de farmacología, estimulación de la ingesta nutricional, reducción de la
inflamación, etc. Seria muy importante llamar la atención sobre la posibilidad de
considerar las miokinas como posibles dianas terapéuticas.

7
CONCLUSIONES

Se debe considerar la posibilidad de prevenir el cáncer de caquexia,


para que los pacientes puedan responder mejor al tratamiento antitumoral.
Como hemos visto, el ejercicio puede ser una herramienta poderosa para
prevenir y tratar la caquexia muscular, junto con otras terapias. Por supuesto, el
ejercicio debe ser moderado, no agudo, para no interferir con cambios
metabólicos no deseados tanto en el músculo esquelético como en otros
órganos como el hígado, el tejido adiposo y el páncreas.

No hay muchos estudios sobre este fenómeno en la cachexia muscular,


y se necesita investigación en esta dirección para saber cuánto ejercicio
necesita un paciente caquéctico para obtener efectos beneficiosos en la
recuperación muscular o incluso para prevenir la caquexia por cáncer.

Este es un tema amplio que necesita ser abordado desde su principal


actor, el ejercicio. Es por eso que a través de este trabajo se busca dar a
conocer un poco sobre un síndrome quizá no conocido y que a día de hoy gana
mucho protagonismo por el hecho de tratar sus implicaciones en la salud de los
pacientes y el rol de profesionales que ayudaran a tratar desde el ámbito
deportivo una posible terapia para la cachexia del cáncer.

8
DISCUSIONES

Se debe considerar relevante toda esta información, no por el hecho de


ser académico, sino por el hecho de que genera interés social. El interés de
conocer sobre péptidos y proteínas segregadas por el musculo que tienen
numerosos beneficios para la salud y su papel tan importante en el
metabolismo.

Es muy importante considerar el hecho de que a través del deporte se


pueden prevenir muchas de las enfermedades que se agudizan cada día más
en la población. El papel que juegan las proteínas cinasas y la miokinas en
contraparte a las posibles terapias contra este tipo de enfermedades
progresivas como lo son el cáncer, enfermedades crónicas.

9
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Pedersen, B. k. (2011). Exercise-inducided myokines and their role in


chronic diseases. Brain, behavior, and immunity, 25(5), 811-816.

Piccirillo, R. (2019). Exercise-induced myokines with therapeutic potential for


muscle wasting. Frontiers in Physiology, 10(MAR).
https://doi.org/10.3389/fphys.2019.00287
Manole, E., Ceafalan, L. C., Popescu, B. O., Dumitru, C., & Bastian, A.
E. (2018). Myokines as possible therapeutic targets in cancer cachexia. Journal
of Immunology Research, 2018. https://doi.org/10.1155/2018/8260742

10