Sunteți pe pagina 1din 2

ALIMENTOS TRANSGENICOS

Los alimentos transgénicos son aquellos que han sido producidos a partir de un organismo
modificado mediante ingeniería genética y al que se le han incorporado genes de otro
organismo para producir las características deseadas.
El debate sobre si sus efectos sobre el medio ambiente y la salud son dañinos o no, es
incesante desde que se empezó a experimentar en los laboratorios. La polémica persigue a
los transgénicos y hay detractores y defensores a ultranza de su uso y consumo. En el mundo
de la ciencia y la nutrición conviven ambas opiniones a favor y en contra.
Alterar la genéticamente un alimento puede suponer la aparición de agentes nuevos
que generen intolerancia o alguna clase de alergia alimentaria.

Algunos organismos se preocupan por analizar esta clase de


alimentos. Greenpeace, ONG dedicada al cuidado del medio ambiente, se
preocupa, no sólo por preservar la naturaleza, sino por la salud y advierte de los
problemas que pueden surgir si se usan transgénicos.

No obstante, están demostrados los beneficios que aportan al ser productos mucho más
resistentes a las plagas que afectan a las cosechas, a los herbicidas y a las inclemencias
climáticas. Además, con los transgénicos se facilitan las labores de cultivo y recolección. En
cuanto a sus características, con la manipulación se les pueden incorporar nuevos nutrientes
o cambios en su morfología –sabor, color, olor…- que los hacen más atractivos
nutricionalmente.
CÓMO RECONOCERLOS

Los fabricantes de la industria alimentaria están obligados, hoy en día, a informar a


los consumidores sobre la procedencia de los alimentos, su composición y si son o
no transgénicos. Las etiquetas deben especificar si tienen la condición de
transgénico, así como si proceden de otro alimento que haya sufrido una mutación
genética. En Europa no todos los transgénicos están autorizados y sólo algunos se
pueden cultivar para luego comercializarse.

Para muchos los alimentos transgénicos son un gran descubrimiento lleno de


ventajas. Para otros no sólo no deberían de comercializarse, sino deberían
desparecer.

Para el doctor Sacha Barrio, naturista, especialista en medicina china, la agricultura


orgánica no es compatible con la transgénica:

“Uno de los argumentos a favor del ingreso de los OVM es que podemos tener
alimento transgénico, agricultura convencional y orgánico, todo junto. Y que nuestra
agricultura en el Perú podría seguir desarrollándose. Eso no es verdad porque hasta
hace unos 10 años la Comunidad Europea permitía un 1% de contaminación
genética para darte un certificado de orgánico para tu producto. Pero hoy la
tolerancia es menor. Tienes que tener 0% de contaminación de germoplasma
transgénico, pero resulta que por viento y por aire todo se poliniza y se transmiten
estos genes, que contaminan tus cultivos y te impiden esa certificación, un distintivo
que te da un valor agregado de 20 a 30% por encima del precio del mercado
internacional. Entonces no es compatible, uno no puede estar al lado del otro. Por
eso debemos sentirnos orgullosos de que el Perú haya establecido una moratoria
por 10 años (2011- 2021) para el ingreso de transgénicos u organismos
genéticamente modificados. Somos cuna de agricultura de historia, y el legado de
los incas era la semilla. Esa era su obsesión. Si los mayas andaban soñando con
los planetas, las estrellas, los calendarios, los incas tenían esa obsesión: la
pachamama, la tierra, las semillas para producir esas 3 mil variedades de papa, de
quinua ….

El Perú ha dado un ejemplo que ha impresionado al mundo con esa moratoria y


tiene 10 años para demostrarle al mundo que su biodiversidad le basta para
responder con calidad a nuestras necesidades alimentarias y las de muchos otros
países del mundo.”