Sunteți pe pagina 1din 4

Instituto Superior Pedro Francisco Bono

Doctrina Social de la Iglesia Prof.: Lázaro Ángel Águila Trabajo realizado por: Elkin Ariel Tejeda Cuesta

Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, capitulo IV, parte I: Los principios de la Doctrina Social de la Iglesia

I. Mapa Conceptual del capitulo

Social de la Iglesia I. Mapa Conceptual del capitulo II. Explique cada uno de los principios

II. Explique cada uno de los principios y valores de la DSI

Principios:

1. Bien común

El principio de Bien común deriva, en primer lugar, de la unidad e igualdad de todas las personas. Entonces, se entiende por bien común el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible que las asociaciones y cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección. El bien común no consiste en la simple suma de los bienes particulares de cada sujeto del cuerpo social. Siendo de todos y de cada uno es y permanece común, porque es indivisible y porque sólo juntos es posible alcanzarlo, acrecentarlo y custodiarlo, también en vistas al futuro. El bien se puede considerar como la dimensión social y comunitaria del bien

moral. Este principio es responsabilidad de todos y el gobierno de cada país tiene el deber especifico de armonizar con justicia los diversos intereses sectoriales.

El destino universal de los bienes de la tierra está en la base del derecho universal al uso de los bienes. Todo hombre debe tener la posibilidad de gozar del bienestar necesario para su desarrollo: es un derecho natural, un derecho originario, inherente a toda persona. Por lo tanto, la DSI dice que la propiedad de los bienes debe ser accesible a todos por igual.

Este principio exige que se vele con por los pobres, por aquellos que se encuentran en situaciones de marginación y, en cualquier caso, por las personas cuyas condiciones de vida les impiden un crecimiento adecuado.

2. El principio de Subsidiaridad

Como la sociedad civil es el conjunto de las relaciones entre individuos y entre sociedades intermedias, existen formas más elevadas de sociabilidad. Por eso existe este principio, lo que busca es que todas las sociedades de orden superior deben ponerse en una actitud de ayuda, de apoyo, promoción y desarrollo respecto a las menores.

El principio de subsidiariedad protege a las personas de los abusos de las instancias sociales superiores e insta a estas últimas a ayudar a los particulares y a los cuerpos intermedios a desarrollar sus tareas. Por tanto, la negación de la subsidiariedad “limita, y a veces también anula, el espíritu de libertad y de iniciativa: al intervenir directamente y quitar responsabilidad a la sociedad.

3. El principio de solidaridad

La solidaridad da a la sociabilidad, característica natural del hombre de la persona, un relieve particular, también a la igualdad de todos en dignidad y derechos. En la actualidad existe una gran conciencia de la interdependencia entre los hombres y entre los pueblos. La solidaridad tiene dos aspectos, según el compendio de la DSI, uno como principio social y otro como virtud moral. Como principio social, las estructuras de pecado que dominan las relaciones entre los hombres y los pueblos, deben ser superadas y transformadas en estructuras de solidaridad. Y es virtud moral, porque tiene una determinación firme de buscar el bien común.

El principio de solidaridad implica que los hombres cultiven aún más la conciencia de la deuda que tienen con la sociedad en la cual están inserto. Semejante deuda se salda con las diversas manifestaciones de la acción social, de manera que el camino de los hombres no se interrumpa, sino que permanezca abierto para las generaciones presentes y futuras, llamadas unas y otras a compartir, en la solidaridad, el mismo don.

Valores:

1.

La verdad

Dice el compendio de la DSI que “vivir en la verdad tiene un importante significado en las relaciones sociales: la convivencia de los seres humanos dentro de una comunidad, en efecto, es ordenada, fecunda y conforme a su dignidad de personas, cuando se funda en la verdad”. La verdad debe ser respetada y atestiguada responsablemente, los hombres tienen la obligación de tender siempre a ella.

2. La libertad

La libertad es una exigencia inseparable de la dignidad de la persona humana. La libertad no se debe reducir a un individualismo y a una práctica arbitraria de la autonomía personal, sino que se ejerce verdaderamente en relación con otros. El valor de la libertad, como expresión de la singularidad de cada persona humana, es respetado cuando a cada miembro de la sociedad le es permitido realizar su propia vocación personal, es decir, expresar sus propias ideas religiosas, culturales y políticas y asumir sus propias iniciativas. La libertad debe ejercerse también como capacidad de rechazar lo que es moralmente negativo, cualquiera sea la forma en que se presente.

3. La Justicia

La justicia consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido. La libertad pasa por la voluntad de reconocer el otro como persona. La DSI pide respeto para las formas clásicas de justicia, la conmutativa, la distributiva y la legal. Pero la justicia social, que tiene que ver con la cuestión social, tiene también una importancia relevante, ya que concierne

a los aspectos sociales, políticos y económicos y a la dimensión estructural de los problemas y las

soluciones correspondientes. Por sí sola, la justicia no basta. Más aún, puede negarse a sí misma,

si no se abre a la fuerza más profunda que es el amor.

4. El Amor

El amor debe ser considerado en su auténtico valor de criterio supremo y universal de toda la ética social. La vía esencial para afrontar las formas nuevas de la cuestión social, es la trazada por el amor. De aquí nacen y se desarrollan los valores de la verdad, de la justicia y de la libertad. La caridad es inspiradora de la acción individual y social, convirtiéndose en “caridad social y política, que nos hace amar el bien común y nos lleva a buscar efectivamente el bien de todas las personas”. Las obras de misericordia, llamados todos a ponerlas en práctica, son ejemplos de actos de amor.

III. Elija dos principios, y busque ejemplos actuales a donde se vea claramente su aplicación

Ejemplos de aplicación de los principios de la Doctrina Social de la iglesia se pueden encontrar en nuestra sociedad. Por ejemplo, el principio del bien común se puede ver en las funciones que realiza el estado. Los presidentes de los países deben abogar por que todos sus ciudadanos tengan una calidad de vida como se merecen, por el solo hecho de ser personas. Igual en nuestros campos dominicanos se ve una clara aplicación del principio de solidaridad, todos son responsables de todos y se preocupan porque nadie sufra por falta de cosas materiales.

La iglesia es un claro ejemplo de la aplicación de todos estos principios. En todas las acciones sociales que se realizan, como las que hace Caritas, se ven reflejados estos principios.