Sunteți pe pagina 1din 58
Metodologías participativas para la recolección de información 0
Metodologías participativas para la recolección de información
Metodologías participativas para la recolección de
información

0

Tabla de contenido Mapa conceptual 1 1. La participación 2 Conceptualización 2 Niveles de

Tabla de contenido

Mapa conceptual

1

1. La participación

2

Conceptualización

2

Niveles de participación

3

Participación y género

4

Participación comunitaria

4

2. Investigación y participación

9

Investigación Acción Participativa (IAP)

9

Diagnóstico Rural Participativo (DRP)

16

La Investigación Participativa (IP)

21

El Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural (DPCR)

24

Innovación Rural Participativa (IRP)

27

3. Contextualización de las metodologías participativas

32

Justificación y antecedentes

32

Aspectos para tener en cuenta

33

Ventajas y desventajas de las metodologías participativas

35

Proceso de metodologías participativas: de la identificación a la ejecución 36

4. Técnicas participativas de obtención de información

37

Las técnicas participativas

38

Los mapas

39

Mapa social

39

DAFO o FODA

40

Matriz DRAFPO

43

DELPHI

43

El flujograma

45

Los diagramas

46

La observación participativa

47

Transecto o corte transversal

47

Las matrices

47

La entrevista

48

Los cuestionarios

49

Árbol de problemas

49

Referencias

51

Las matrices 47 La entrevista 48 Los cuestionarios 49 Árbol de problemas 49 Referencias 51
Mapa conceptual En el mapa conceptual que se comparte a continuación, se evidencia la interrelación

Mapa conceptual

En el mapa conceptual que se comparte a continuación, se evidencia la interrelación temática del contenido que se plantea en este material de formación:

Recolección de la información y la contextualización del asistente técnico Participación comunitaria Necesidades
Recolección de la información y la
contextualización del asistente
técnico
Participación
comunitaria
Necesidades -
Investigación
Participación
problemas
Investigación participativa
Investigación - acción participativa
Diagnóstico rural participativo
Evaluación rural participativa
Metodologías participativas
Técnicas participativas
Caracterización de la población y territorio
diagnósticos - análisis de situaciones
1. La participación Conceptualización Fuente: SENA Sánchez y cols. (1997) expresan que la participación es
1. La participación
1. La participación
1. La participación Conceptualización Fuente: SENA Sánchez y cols. (1997) expresan que la participación es uno

Conceptualización

Fuente: SENA

Sánchez y cols. (1997) expresan que la participación es uno de los tres componentes del desarrollo junto con la capacitación y la organización. Aquello que se denomina participación ha sido históricamente esencial para el desarrollo intelectual, cultural y social del hombre, así como para la evolución de la humanidad. La participación es el acto que transforma al hombre en ciudadano(Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de Antioquia, 1998, p. 11); dándole la posibilidad de ser gestor y fiscalizador de las actividades de su entorno inmediato.

Según Kliksberg (1999) desde la década de los noventa las Naciones Unidas y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han considerado las estrategias participativas como una forma de cooperación necesaria e imprescindible para el desarrollo.

En términos generales, participar es sinónimo de compartir, colaborar, coadyuvar, intervenir, asociarse y tener o tomar parte de algo. Se entiende por participación como: intervención consciente, sincera, activa, creativa y comprometida de los

miembros ” (Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de Antioquia, 1998, p. 9) que pertenecen

miembros(Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de Antioquia, 1998, p. 9) que pertenecen a un grupo, organización, comunidad o sector social organizado y comprometido entre sí, que trabaja en pro de la identificación de necesidades, características, recursos, fortalezas, debilidades y problemas, así como en la puesta en práctica de alternativas para su manejo y solución.

Para que exista participación se requiere que las ideas, conocimientos, saberes, creencias, necesidades, capacidades, habilidades, aptitudes, motivación, interés y experiencia de los sujetos o grupos que constituyen una comunidad, sean el eje central en el análisis, toma de decisiones y construcción de acciones, planes y proyectos que tienen como propósito, mejorar su propio bienestar y el de su entorno económico, social y cultural; esta debe guiarse y condicionarse por las características, dinámicas y particularidades de las comunidades. (Sánchez y cols., 1997)

Para su puesta en práctica es necesario que exista organización, comunicación y trabajo en equipo entre los miembros de una comunidad (Chávez y Daza, 2003); lo anterior es mucho más que la reunión de personas, pues esta facilita y promueve la asimilación de conocimientos, el aprendizaje colectivo, el intercambio de experiencias y la toma de decisiones. (Maya y Ramos, 2005)

En este orden de ideas, cuando se habla de participación, se requiere que los sujetos sean líderes en el desarrollo de su comunidad, teniendo un rol activo en la identificación de necesidades y recursos, en la planificación, al igual que en la ejecución, control y evaluación de las acciones y proyectos de beneficio social. (Chauveau, 1992; Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de Antioquia, 1998)

Niveles de participación

Se han propuesto diferentes niveles de participación en relación con la toma de decisiones, la gestión y la calidad, a continuación se presentan algunas de estas clasificaciones:

Según Heras, de la Riestra y Burin (2010): los tipos de participación en relación con el poder y la toma de decisiones son: manipulativa, pasiva, por consulta, por medios materiales, funcional, interactiva y de autogestión.

Basado en lo que dice Rentería (2011): los tipos de participación en relación a la dependencia gubernamental son: institucionalizada, no institucionalizada, autónoma, clientelística e incluyente o equitativa.

 Rentería (2011): clasifica la participación según aspectos objetivos y subjetivos, entre los que están:

Rentería (2011): clasifica la participación según aspectos objetivos y subjetivos, entre los que están: la espontánea, la reflexiva, la mecánica y la praxis creativa.

Según su calidad, la participación se clasifica en informativa, por consulta, codecisión y cogestión. (Font, Blanco, Gomà y Jarque, 2000)

Participación y género

En relación con el rol de las mujeres y la participación, sólo en los últimos años se ha reconocido, valorado y visibilizado su trabajo. Ahora, si bien es cierto que en la actualidad muchos de los programas y proyectos cuentan con un orientación de género, en relación con los enfoques participativos, las mujeres siguen con una doble carga laboral, ya que el hecho de participar en actividades públicas en pro del desarrollo, no las exime de la carga doméstica que les impone su núcleo familiar y la sociedad en general. (Gil, Izquierdo y Martín, 2008; Sánchez y cols.,

1997)

No sólo los programas de participación deben ser más incluyentes, también lo debe ser la sociedad promoviendo, valorando, reconociendo, apoyando y aprovechando los conocimientos, ideas, habilidades, capacidades y destrezas que poseen todas las mujeres, que son determinantes y fundamentales para el desarrollo de cualquier sociedad. (Sánchez y cols., 1997)

Participación comunitaria

para el desarrollo de cualquier sociedad. (Sánchez y cols., 1997) Participación comunitaria Fuente: SENA 4

Fuente: SENA

Se entiende por participación comunitaria aquella que se desarrolla en un ambiente geográfico delimitado y

Se entiende por participación comunitaria aquella que se desarrolla en un ambiente geográfico delimitado y específico. En esta modalidad, las organizaciones de base comunitaria trabajan en conjunto para solucionar problemas derivados de las necesidades básicas de su contexto. (Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de Antioquia, 1998)

En 1997 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) describió las condiciones previas y los mecanismos compartidos que se tienen en cuenta en los procesos de desarrollo participativo. (Contreras, 2002)

En las gráficas que se presentan a continuación se describen las recomendaciones dadas por este ente económico; en relación con los mecanismos de información y aprendizaje necesarios para la participación, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

Mecanismos conjuntos de evaluación - Monitores y evaluación participativa. - Evaluaciones realizadas por la comunidad.
Mecanismos conjuntos de evaluación
- Monitores y evaluación participativa.
- Evaluaciones realizadas por la comunidad.
Mecanismos de consulta
- Reuniones de consulta.
Mecanismos para compartir información
- Traducción y difusión de materiales.

Fuente: Contreras (2002)

Respecto a los mecanismos compartidos de influencia, decisión y control es necesario identificar: Mecanismos de

Respecto a los mecanismos compartidos de influencia, decisión y control es necesario identificar:

Mecanismos de empoderamiento - Desarrollo de capacidades. - Fortalecimiento del estado financiero y legal. Mecanismos
Mecanismos de empoderamiento
- Desarrollo de capacidades.
- Fortalecimiento del estado financiero y legal.
Mecanismos de colaboración
-
personas interesadas.
Formación
de
comités
con
representación
de
Mecanismos conjuntos de toma de decisiones
- Técnicas de planificación participativa.

Fuente: Contreras (2002)

Useche (2012) desarrolló un proyecto relacionado con la prestación del servicio de agua y el saneamiento de zonas rurales, a partir de la experiencia de este trabajo, la autora recomienda lo siguiente:

El trabajo comunitario requiere una fuerte inversión de tiempo. Se debe poner en práctica estrategias
El trabajo comunitario requiere una fuerte inversión de tiempo. Se debe poner en práctica estrategias
El trabajo comunitario requiere una fuerte inversión de tiempo.
Se debe poner en práctica estrategias sencillas y creativas que
faciliten el acercamiento con los líderes comunitarios.
Ser muy flexibles y contar con alta capacidad de adaptación en
los horarios propuestos por los miembros de las comunidades.
Se debe reconocer las limitaciones de las comunidades, así como
sus características geográficas, económicas, sociales y culturales.

Como valor agregado al ámbito socioeconómico, la participación comunitaria posibilita:

Superar y cambiar el modelo dependiente y paternalista; promoviendo la reflexión, el análisis y la
Superar y cambiar el modelo dependiente y paternalista;
promoviendo la reflexión, el análisis y la interpretación de la
realidad social de cada sujeto al interior de su comunidad.
Desarrollar y potencializar el sentido de pertenencia e
identidad de los diferentes actores al interior de su grupo.
Identificar y facilitar el desarrollo del liderazgo al interior de
una comunidad.
Para esquematizar lo que se ha expuesto hasta el momento, a continuación se muestra una

Para esquematizar lo que se ha expuesto hasta el momento, a continuación se muestra una gráfica extraída del “Manual Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural” de la FAO que representa dos percepciones en relación con un sistema de irrigación para la seguridad alimentaria; este ejemplifica la visión de los investigadores expertos y la de los agricultores, arrojando perspectivas y análisis diferentes. (Anyaegbunam, Mefalopulos y Moetsabi, 2008)

perspectivas y análisis diferentes. (Anyaegbunam, Mefalopulos y Moetsabi, 2008) Fuente: Anyaegbunam y cols. (2008) 8

Fuente: Anyaegbunam y cols. (2008)

Es así, como nace la importancia de trabajar con la población local, teniendo en cuenta

Es así, como nace la importancia de trabajar con la población local, teniendo en cuenta sus conocimientos, experiencias, necesidades, prioridades, expectativas y preocupaciones.

2. Investigación y participación
2. Investigación y participación
y preocupaciones. 2. Investigación y participación Fuente: SENA Investigación Acción Participativa (IAP) La

Fuente: SENA

Investigación Acción Participativa (IAP)

La Investigación Acción Participativa (IAP) surge de la necesidad de investigar sobre la manera de acercarse adecuadamente al ámbito rural. En sus orígenes, este enfoque participativo orientó su trabajo a temas relacionados con la extensión agrícola y el desarrollo comunitario, posteriormente se trasladó a otros escenarios como: el académico, el educativo, el urbano, el empresarial y el social, entre otros. (Almaguer, 2013; Chávez y Daza, 2003)

Este tipo de enfoque permite investigar a partir del conocimiento popular y promueve la transformación social en las comunidades objeto de estudio. (Onyango y Worthen, 2010)

Dicha metodología tiene sus orígenes en la psicología social con los trabajos desarrollados por Kurt Lewin, quien fue el pionero en postular la relación entre investigación y acción en la resolución de los problemas comunitarios. Lewin

propuso asociar la teoría y la práctica para el análisis de los contextos, la categorización

propuso asociar la teoría y la práctica para el análisis de los contextos, la categorización de prioridades, las necesidades y la evaluación. (Almaguer, 2013; Balcázar, 2003a)

En el año de 1972 en Latinoamérica, Fals Borda, Bonilla y Castillo fueron los creadores de un centro de investigación y acción social, el cual dio origen a lo que hoy se conoce como Investigación Acción Participativa. (Rahman y Fals, 1989; Negrete, 2008)

Acción Participativa. (Rahman y Fals, 1989; Negrete, 2008) Fuente: SENA En este enfoque son los miembros

Fuente: SENA

En este enfoque son los miembros de una comunidad quienes obtienen y analizan los datos y la información relacionada con sus necesidades y prioridades, reflexionan sobre las mismas, plantean soluciones y actúan con el fin de promover transformaciones sociales, económicas y políticas viables. (Balcázar, 2003a)

En las metodologías tradicionales de investigación, los miembros de las comunidades han sido concebidos como sujetos pasivos que reciben información, recomendaciones y recursos, pero no toman un rol activo ni dinámico en el diseño de propuestas para la solución de sus problemáticas. (Chávez y Daza, 2003)

Dentro de este enfoque metodológico, cuando se habla de investigación hace referencia a la producción de conocimiento; la acción corresponde a la transformación de una realidad determinada; y la participativa alude a la existencia de un proceso organizado de miembros de un grupo o comunidad (Chávez y Daza, 2003). Es así como la Investigación Acción Participativa es una

estrategia a propiada “ para crear propuestas acordes al paradigma global y a la particularidad

estrategia apropiada “para crear propuestas acordes al paradigma global y a la particularidad local(Chávez y Daza, 2003, p. 117).

Según Guzmán y cols. (1996) y Guzmán y Alonso (2007) la Investigación Acción Participativa se divide en cuatro fases para su desarrollo:

1. La observación participativa: en esta fase el investigador se integra a los actores sociales y al contexto que desea estudiar; el objetivo principal es detallar la comunidad y darse a conocer por la misma. Esta etapa puede ser de duración variable, ya que si la comunidad tiene identificado de antemano el fenómeno que desea estudiar, su duración puede ser muy corta, pero si el investigador debe promover los procesos de identificación de problemas, este proceso puede tomar un mayor tiempo.

2. La investigación participativa: aquí se ponen en marcha los grupos locales de trabajo con el fin de construir el diseño de la investigación, además se hace selección de los métodos y técnicas que permitirán la recolección de información.

Como resultado de este trabajo colectivo pueden surgir varias propuestas como:

La realización de estudios específicos que permitan obtener información relevante para resolver una situación.

La puesta en marcha de estrategias que posibiliten la creación de grupos que traten aspectos específicos.

En esta etapa se pueden implementar las observaciones de campo, los talleres, las matrices, la investigación en archivos y bibliotecas, los cuestionarios, las entrevistas, entre otros.

3. La acción participativa: en esta fase se ponen en marcha las propuestas e iniciativas generadas por los grupos y redes de trabajo, se optimizan los recursos disponibles y se facilita la socialización e intercambio de información; en términos generales se trata de la puesta en práctica de las acciones que permitan realizar las transformaciones que se requieren para cambiar una situación específica. De igual manera, en esta fase se puede hacer una retroalimentación de la información (comunicación de los resultados de la investigación) a la comunidad.

4. La evaluación: en esta fase se hace una valoración de la efectividad de los

4. La evaluación: en esta fase se hace una valoración de la efectividad de los cambios implementados en la etapa de acción, en la que se cuenta con dos alternativas:

Verificar los resultados mediante medios tradicionales como se hace en las ciencias naturales.

Evaluar la efectividad por medio del análisis y seguimiento de los indicadores construidos con la comunidad.

Según Balcázar (2003a), la Investigación Acción Participativa buscar transformar la sociedad por medio de la solución de los problemas concretos que enfrentan los sujetos de un grupo o población local, ya que éstos se originan en el seno de la misma comunidad, por este motivo las preguntas de investigación y la definición de las necesidades o problemáticas, no son formuladas por agentes o investigadores externos, sino por los sujetos que integran la comunidad.

El proceso que sigue esta metodología, se puede resumir en el esquema metodológico que se presenta a continuación:

Niveles cognoscitivos

Una necesidad o un problema sentido por los integrantes.

Una necesidad o un problema sentido por los integrantes.

Contenido

Construcción. Planificación. Acción transformadora.

Construcción. Planificación. Acción transformadora.

Métodos

Técnicas

participativas.

Fuente: Campos (1990)

Campos (1990) menciona que la Investigación Acción Participativa permite que las personas con experiencias, capacidades y habilidades diferentes produzcan

conocimientos, de igual manera promueve la participación activa de los sujetos en

el proceso de investigación y acción, superando las dificultades de los modelos

clásicos en donde los miembros de las comunidades eran concebidos no como sujetos, sino como objetos de investigación; con esta metodología la investigación

se nutre de los conocimientos de los sujetos y de su experiencia vital.

A partir del trabajo relacionado con la prestación del servicio de agua y el

saneamiento de zonas rurales, Useche (2012) sugiere que no es suficiente con

que las comunidades participen en las fases de diseño y diagnóstico de los proyectos, sino

que las comunidades participen en las fases de diseño y diagnóstico de los proyectos, sino que al contrario, es menester que sean partícipes en las fases de ejecución, seguimiento y evaluación de los mismos.

Balcázar (2003 a; b) muestra un esquema que describe las actividades centrales en relación con la participación de los miembros de la comunidad en el modelo de Investigación Acción Participativa.

Participación en los diferentes niveles en el modelo IAP:

Participación en los diferentes niveles en el modelo IAP: Fuente: Balcázar (2003a; b) Como se aprecia

Fuente: Balcázar (2003a; b)

Como se aprecia en el anterior esquema, en la IAP es muy importante la participación activa de los miembros de un grupo o comunidad en las diferentes fases porque:

Permite que sean los miembros locales quienes con voz propia promuevan el diálogo, el análisis, la reflexión, la toma de decisiones y la postulación de cambios en relación con las necesidades, prioridades y/o problemas de su entorno.

Facilita el desarrollo de un mayor sentido de pertenencia con la comunidad y con los procesos de investigación que afectan su entorno físico y social.

Promueve el desarrollo de liderazgo y la confianza entre los miembros del grupo o comunidad.

 Fomenta el empoderamiento, el entendimiento y la comprensión de la realidad social, generando una

Fomenta el empoderamiento, el entendimiento y la comprensión de la realidad social, generando una mayor conciencia política.

Promueve el trabajo en equipo sin importar el nivel educativo o procedencia de miembros de la comunidad.

Potencializa las fortalezas de los participantes, incrementando sus capacidades y habilidades personales.

Posibilita que los miembros de las comunidades aprendan a hacer investigación. (Balcázar, 2003a)

En la metodología de Investigación Acción Participativa el investigador externo es quien promueve el desarrollo, ayudando al grupo a formar asociaciones y facilitando los procesos de educación, no obstante conforme progresan los proyectos, son los líderes y miembros de la comunidad los que dirigen el proceso de cambio.

Balcázar (2003b) establece una categorización de la Investigación Acción Participativa en relación con el grado de control de los miembros de la comunidad, de la colaboración en la toma de decisiones y del compromiso de los participantes.

Nivel de

Grado de

Grado de

Grado de

 

IAP

control

colaboración

compromiso

 

Sujetos

de

   

No hay

investigación

sin

Mínimo.

Ninguno.

control.

 

Capacidad de dar retroalimentación.

Comité

de

 

Bajo

consejeros.

Mínimo.

 

Responsabilidad por supervisión y asistencia a las reuniones de equipo.

 

Varios

Consejeros,

consultores,

compromisos

y

Medio

sentido

de

veedores

con

 

contrato.

pertenencia

en

el

proceso.

  Socios     Compromiso total igualitarios o Investigadores   líderes con
 

Socios

   

Compromiso

total

igualitarios

o

Investigadores

 

líderes

con

activos

o

y

sentido

de

Alto

   

propiedad

del

capacidad

contratar

a

de

los

líderes

investigación.

de

la

proceso

de

investigadores.

investigación.

Fuente: Balcázar (2003b)

Según Balcázar (2003a), en relación con la anterior clasificación, en la práctica los niveles bajos y los medios son los más comunes, mientras que los niveles altos son los menos frecuentes.

Dificultades para implementar la Investigación Acción Participativa:

Se pueden utilizar métodos, técnicas y herramientas de investigación que no correspondan con la filosofía y metodología de la IAP.

Los miembros de la comunidad y los investigadores pueden carecer de una visión crítica.

Su desarrollo e implementación es altamente sensible a los conflictos internos de un territorio y a los problemas relacionados con el liderazgo: este ha sido un grave problema en Colombia, donde miles de líderes de movimientos sindicales campesinos y obreros han sido asesinados en los últimos 20 años(Balcázar, 2003a, p 431).

Se han desarrollado proyectos y programas de investigación en nombre de la IAP, no obstante sus metodologías no corresponden a la filosofía de este enfoque, aunque sus mecanismos de aplicación se han tomado como pretexto para justificar el gasto de recursos sin cumplir con el objetivo de alcanzar una trasformación social. (Almaguer, 2013)

En síntesis, el enfoque de la Investigación Acción Participativa promueve los procesos de investigación en colectivo donde el rol de la comunidad es fundamental, puesto que son los miembros del grupo quienes definen los procesos de investigación y sus objetivos. De igual manera, esta metodología genera información y conocimiento de una manera colectiva, permitiendo la construcción de procesos que persigan la transformación de la realidad social. (Almaguer, 2013)

Diagnóstico Rural Participativo (DRP) Para su desarrollo el Diagnóstico Rural Participativo recogió elementos

Diagnóstico Rural Participativo (DRP)

Para su desarrollo el Diagnóstico Rural Participativo recogió elementos metodológicos, prácticos y conceptuales de otros enfoques como: Investigación Acción Participativa, el Farming Systems Research o el análisis de sistemas agroecológicos, la antropología social aplicada, la investigación de sistemas agrícolas de campo y el diagnóstico rural rápido. (Zabala, 2005)

Esta metodología surge en la década de los 80 para dar respuesta al manejo vertical y unidireccional que se le estaba dando al modelo de extensión rural y al de transferencia tecnológica. En la actualidad, se concibe como un método que interviene en los distintos niveles de los programas, proyectos y planes, impulsando y fomentando la participación de las poblaciones locales en el diseño y ejecución de los mismos. (Maya y Ramos, 2005)

Según la Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de Antioquia (1998), se habla de diagnóstico participativo cuando las comunidades y sus miembros son actores claves y protagonistas en la identificación y definición de sus propias necesidades y expectativas, en la individualización de los medios y los recursos disponibles y deseables, así como también en la formulación de las demandas de desarrollo y en la identificación de factores que podrían contribuir al mismo(Sánchez y cols., 1997, p. 35).

Caicedo, Valle y Velásquez (2012) define las técnicas que le permiten a una comunidad realizar su propio análisis, diagnóstico y evaluación en relación con temas de uso y manejo de los recursos, análisis funcional de las diferentes formas de producción y situación de los ecosistemas, para que a partir de la información allí obtenida se comience a auto-gestionar su planificación y desarrollo(Expósito, 2003, p. 7).

Es un proceso en donde se investiga y recoge información procedente de fuentes primarias, reduciendo el sesgo que proviene de la manipulación y análisis de los datos; esta encamina y facilita el autoanálisis y la autonomía en los grupos locales; promueve el cambio en los roles sociales ya que con esta metodología los investigadores se vuelven facilitadores en los diferentes procesos y los miembros de la comunidad se convierten en los actores principales, determinado el qué y el cómo, en relación con la obtención de información. (Expósito, 2003)

Fuente: SENA En relación con los tipos de participación que se mencionaron al comienzo de
Fuente: SENA En relación con los tipos de participación que se mencionaron al comienzo de

Fuente: SENA

En relación con los tipos de participación que se mencionaron al comienzo de este documento, el DRP se puede clasificar como interactiva, es decir aquella que incorpora a la comunidad en las diferentes fases de un proyecto: análisis, definición, planificación, ejecución, seguimiento y evaluación.

Dentro de las principales ventajas se encuentran:

Fomenta la socialización de la información entre los diferentes actores:

facilitadores, miembros de la comunidad, instituciones locales, entre otros.

Contribuye al establecimiento y refuerzo de la comunicación, al igual que la unión entre las diferentes redes institucionales: salud, ganadería, agricultura, forestal, educación, entre otras.

Facilita y promueve el diálogo entre los facilitares, los investigadores y los miembros de la comunidad. (Expósito, 2003)

Dentro de las herramientas y técnicas que se pueden implementar para su desarrollo se encuentran: los mapas, los transeptos, los diagramas, las gráficas históricas, las entrevistas semiestructuradas, la observación participante y las matrices de jerarquización, de prioridades, de Vester y DAFO. (Caicedo y cols., 2012; Campos y cols., 2005; Hechavarría, Salas y Roldán, 2008)

Expósito (2003) describe 7 pasos para preparar un Diagnóstico Rural Participativo: 1. Determinar el objetivo

Expósito (2003) describe 7 pasos para preparar un Diagnóstico Rural Participativo:

1. Determinar el objetivo del diagnóstico: desde el comienzo el DRP debe tener una finalidad; puede ser para instaurar un proyecto nuevo o para reforzar uno existente.

2. Seleccionar y capacitar al grupo de facilitadores: es importante que el grupo sea heterogéneo y multidisciplinario, que comprenda la esencia del DRP y que contribuya en el desarrollo de la comunidad, entendiendo que no fueron elegidos para ejercer el rol de investigadores sino el de organizadores y facilitadores.

3. Identificar los participantes potenciales: es ideal que el grupo esté integrado por todos los miembros locales que tienen interés y/o o se ven afectados con el desarrollo del proyecto: hombres, mujeres, niños, niñas, jóvenes, viejos, personas con y sin escolaridad, representantes del gobierno, representantes de ONG.

4. Reconocer las expectativas de los y las participantes del DRP: el desarrollo y puesta en marcha de los proyectos genera en los individuos expectativas e inquietudes, pero son los facilitadores quienes deben atender estos aspectos y analizarlos con la comunidad.

5. Establecer la información que se necesita: este punto se debe discutir entre los miembros de la comunidad y el grupo de facilitadores, teniendo en cuenta diversos factores como: la identificación del contexto rural, la estructura social de la comunidad, el acceso y control a los recursos naturales, entre otros.

6. Elegir las herramientas y/o técnicas de investigación: son los miembros de la comunidad quienes analizan y seleccionan las herramientas de investigación que más se ajustan a su proyecto; en este caso el facilitador aporta información en relación con las técnicas existentes y puede participar; pero no es quien toma las decisiones en relación con esta elección.

7. Diseñar el proceso del diagnóstico: antes de comenzar el DRP se deben tener claras las respuestas a las siguientes inquietudes:

¿Quiénes conforman el equipo?

¿Cuándo inicia y cuánto durará el DRP?

¿En qué lugar se llevará a cabo la investigación?

 ¿Qué investigación? herramientas seleccionaron los participantes para desarrollar la En términos generales el DRP

¿Qué

investigación?

herramientas

seleccionaron

los

participantes

para

desarrollar

la

En términos generales el DRP se divide en dos fases:

En la primera se trabaja sensibilizando a la comunidad, analizando la información

e identificando dificultades y limitaciones; para este primer momento se utilizan diversas herramientas tales como: talleres, entrevistas semiestructuradas, observación participante, mapas de recursos, calendarios, entre otros.

La segunda es la fase de diagnóstico, en donde se hace un análisis de las limitaciones, asimismo se buscan y plantean soluciones; además se utilizan como técnicas de trabajo los árboles de problemas, las matrices, los transeptos, los mapeos, entre otros. (Expósito, 2003; Campos y cols., 2005)

Adicional a las fases que se describieron, es importante tener en cuenta la información relacionada con la diferencia, la complejidad y la diversidad del territorio, grupo y/o población que se está estudiando. (Renault, 2010)

A continuación se hace una breve presentación y descripción de algunos factores

que se deben tener en cuenta en el momento de desarrollar un proceso de diagnóstico participativo, como se ha mencionado, es menester que estos sean

consultados, compartidos y analizados con la comunidad:

Características del territorio

Identificación y reconocimiento de aspectos esenciales relacionados con el territorio (caserío, distrito, comunidad, entre otros); así como los referentes geográficos más importantes (ríos, lagos, cuencas hidrográficas, asentamientos humanos, reservas indígenas, entre otros).

Evolución histórica del territorio y de la población

Reconstrucción histórica de aspectos económicos, sociales, culturales y políticos, esto brinda un marco referente de información que permite identificar y comprender la evolución de las diversas prácticas que existen al interior de la comunidad; por ejemplo, estos ayudarían a entender cómo ha evolucionado a través de las generaciones los regímenes de tenencia, acceso y uso de la tierra.

Características geoambientales Aspectos demográficos Organización social Estructura agraria

Características

geoambientales

Aspectos

demográficos

Organización

social

Estructura

agraria

La población en relación con la actividad económica

Relación de la comunidad con los servicios de apoyo a la producción

Es importante tener en cuenta aspectos relacionados con la posición geográfica del territorio, clima, suelos, fauna y flora existente, recursos hídricos y minerales, así como los pasivos ambientales.

del territorio, clima, suelos, fauna y flora existente, recursos hídricos y minerales, así como los pasivos

Tener información clara en relación con la estructura demográfica de la población (caracterización y distribución) en los últimos años. Se pueden utilizar diversos indicadores demográficos que ayuden a clarificar esta información (índice de envejecimiento, tasa de natalidad y mortalidad, índice de esperanza de vida, entre otros). Igualmente es importante tener en cuenta aspectos relevantes como la identificación de la población económicamente activa (ocupada y desocupada), así como información cualitativa y cuantitativa relacionada con los flujos migratorios.

activa (ocupada y desocupada), así como información cualitativa y cuantitativa relacionada con los flujos migratorios.

Identificación de las diferentes organizaciones públicas, privadas, formales e informales que hacen presencia en la comunidad: concejos, gremios, cooperativas, asociaciones, organizaciones de base comunitaria, comités, formas de organizaciones asociadas a los procesos productivos, entre otros.

organizaciones de base comunitaria, comités, formas de organizaciones asociadas a los procesos productivos, entre otros.

Análisis de los aspectos relacionados con la distribución y uso de la tierra como elemento y recurso productivo.

Análisis de los aspectos relacionados con la distribución y uso de la tierra como elemento y

Factores económicos relacionados con el sector rural tales como: producción agrícola, pecuaria, pesquera, extractivismo, procesamiento de la producción, actividades no agrícolas, comercialización, abastecimiento, sistemas típicos de producción; así como la mano de obra, las relaciones de trabajo, entre muchos otros.

Identificación de los principales servicios de asistencia técnica y extensión con que cuentan los productores; asimismo las oportunidades crediticias ofertadas para el sector.

Servicios sociales al interior de la comunidad Identificación de la calidad y cobertura en la

Servicios sociales al interior de la comunidad

Identificación de la calidad y cobertura en la prestación de los servicios sociales al interior de la comunidad (educación, sistema de salud y saneamiento, actividades recreativas y participativas, entre otras).

Infraestructura social y productiva

Información relacionada con la cuantificación y cualificación de: carreteras, viviendas, escuelas, jardines, colegios, hospitales y centros de salud, espacios culturales y recreativos, agroindustria, mercados de productos, entre muchos otros.

Aspectos

Identificación, reconocimiento y valoración de aspectos culturales ya que éstos constituyen el eje central de la identidad de los pueblos, entre estos se encuentran las creencias, valores, rituales, prácticas, aspectos religiosos, gastronómicos, musicales, entre otros.

culturales

Aspectos

Descripción y análisis de las instituciones que están relacionas con el territorio: organizaciones no gubernamentales, cooperativas, sindicatos, gremios, movimientos políticos, entre otros.

políticos-

institucionales

Fuente: Montañés (2001a) y Renault (2010)

La Investigación Participativa (IP)

La investigación participativa surge como un método alternativo de trabajo que pretende resolver la separación existente entre las necesidades de los agricultores

y las investigaciones desarrolladas en los centros de investigación; con esta

metodología son los miembros locales quienes promueven el desarrollo rural participativo contribuyendo en la construcción de conocimientos y tecnologías participativas que den respuesta a situaciones reales y concretas de su entorno. (Pino y cols., 2005)

Con esta metodología de trabajo se reconoce que los saberes y experiencias de

las comunidades, son importantes y necesarios en la generación de conocimientos

y de alternativas tecnológicas que contribuyan en el desarrollo rural. De esta

manera, se desea superar el enfoque tradicional en donde los investigadores son quienes conducen el trabajo, para pasar a un modelo en el que se labora en conjunto con agricultores e investigadores. (Cárdenas, 2009)

Como se ha descrito en este material de formación, la Investigación Acción Participativa es eficaz

Como se ha descrito en este material de formación, la Investigación Acción Participativa es eficaz para promover transformaciones sociales, incluidas las de sector rural, y toma elementos del Farming Systems Research (FSR), en español, Análisis de Sistemas Agrarios.

En los años sesenta nace el Farming Systems Research como una estrategia alternativa para superar las barreras impuestas por los modelos verticales y unidireccionales de transferencia tecnológica, su trabajo se focalizó en las fincas, tratando de resolver las limitaciones técnicas que allí se presentaban. (Guzmán y Alonso, 2007)

Además, integró de manera progresiva tres elementos para corregir las falencias del anterior modelo y que fueron fundamentales en la comprensión y desarrollo de los futuros métodos de intervención y trabajo dentro del sector agrícola: el holismo, la sustentabilidad y el desarrollo rural. (Guzmán y cols., 1996; Guzmán y Alonso,

2007)

el holismo, la sustentabilidad y el desarrollo rural. (Guzmán y cols., 1996; Guzmán y Alonso, 2007)

Fuente: SENA

Dentro del Farming Systems Research existen dos corrientes: upstream y downstream ; la primera busca

Dentro del Farming Systems Research existen dos corrientes: upstream y downstream; la primera busca desarrollar alternativas que mejoren la competitividad y la productividad de los agricultores, sin embargo, la participación por parte de estos últimos es muy baja o inexistente; mientras que la segunda se enfoca a la solución de problemas de manera rápida, eficiente y económica, para lo cual invita a los agricultores a participar en los procesos de investigación. (Guzmán y Alonso, 2007)

La incorporación y participación de los actores locales en la investigación ha mostrado su utilidad en diversas experiencias, como es el caso del fitomejoramiento y en la identificación de problemas que dificultan el desarrollo organizacional comunitario que afecta el sector agrícola. (Pino y cols., 2005; González, Peña, Rincón, Bustillo y Urdaneta, 2004)

Dentro de los instrumentos y herramientas de trabajo que se utilizan para desarrollar la investigación participativa se encuentran: las entrevistas, las encuestas, los talleres participativos, el diagnóstico visual rápido, el DAFO, así como la recopilación de información estadística y conceptual, entre otros. (Pino y cols., 2005; González y cols., 2004)

Dificultades

Una diferencia importante entre la Investigación Participativa y la Investigación Acción Participativa, radica en el hecho de que en la primera, la comunidad participa parcialmente, los participantes locales pueden recolectar información y sugerir estrategias a seguir en el diseño, construcción de objetivos y selección de herramientas de trabajo en la investigación, no obstante, los resultados son analizados, organizados e interpretados por el equipo de investigación. Por el contrario, en la segunda los miembros de la comunidad están presentes en todas las fases de un proyecto, fomentando la organización social, el compromiso y la capacidad en toma de decisiones, ya que su filosofía de trabajo busca, promueve e incentiva la transformación social.

En síntesis, la esencia de la investigación no implica resolver las necesidades y los problemas de los agricultores, este es el punto de partida que debe ser complementado y articulado con el trabajo en pro del empoderamiento de los campesinos, su organización comunitaria y el entrenamiento en la toma de decisiones para que de esta manera, se contribuya en la construcción de sujetos políticos y sociales que promuevan el desarrollo rural. (Cárdenas, 2009)

El Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural (DPCR) Fuente: SENA Basado Participativo de Comunicación Rural

El Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural (DPCR)

El Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural (DPCR) Fuente: SENA Basado Participativo de Comunicación Rural

Fuente: SENA

Basado

Participativo de Comunicación Rural (DPCR) se define como un método participativo de investigación que se construye con base en la definición de la comunicación; con el fin de obtener de la población local información que se requiera para la elaboración de programas y proyectos que son relevantes para la misma y que contribuyen con su desarrollo económico y social.

Diagnóstico

en

lo

expuesto

por

Anyaegbunam

y

cols.

(2008);

el
el

En sus orígenes tomó los principios técnicos y conceptuales del Diagnóstico Rural Participativo, de la Investigación Acción Participativa, de los métodos cualitativos y cuantitativos en investigación, la etnografía, el marco lógico de la planificación por objetivos y la investigación para la publicidad y el mercadeo.

Esta metodología de trabajo es más efectiva si se emplea desde el inicio de un plan o programa, no obstante puede implementarse en cualquier ciclo de un proyecto:

Si se utiliza al inicio de un programa o proyecto recibe el nombre de Diagnóstico
Si se utiliza al inicio de un programa o proyecto recibe el nombre de Diagnóstico
Si se utiliza al inicio de un programa o proyecto recibe el nombre de
Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural exploratorio, este método
se utiliza para fomentar la participación de las personas de la comunidad en
la identificación, análisis y posible solución de sus problemas y
necesidades; igualmente contribuye al fortalecimiento de las líneas de
comunicación entre los diferentes actores.
Cuando un proyecto o programa ya ha iniciado recibe el nombre de
Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural Temático, usualmente se
utiliza para profundizar en temas específicos y problemas, preguntas o
inquietudes que surgen durante la ejecución de un programa; con base en
la información allí recolectada se pueden construir programas de
comunicación que ayuden a resolver problemas o mejorar el diálogo entre
los diferentes actores, con el fin de facilitar la ejecución, continuidad y
desarrollo de los proyectos y sus objetivos. (Anyaegbunam y cols., 2008)

El siguiente esquema muestra la relación entre el Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural y las diferentes etapas de un proyecto:

Participativo de Comunicación Rural y las diferentes etapas de un proyecto: Fuente: Anyaegbunam y cols. (2008)

Fuente: Anyaegbunam y cols. (2008)

El Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural busca obtener información, con el fin de diseñar una

El Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural busca obtener información, con el fin de diseñar una estrategia de comunicación que contribuya con el desarrollo de los proyectos locales, para esto debe tener en cuenta los aspectos que se presentan en el siguiente esquema:

esto debe tener en cuenta los aspectos que se presentan en el siguiente esquema: Fuente: Anyaegbunam

Fuente: Anyaegbunam y cols. (2008)

En relación con el perfil de la comunidad , se debe contextualizar lo más completo

En relación con el perfil de la comunidad, se debe contextualizar lo más completo posible la manera como la comunidad se autopercibe, así como los aspectos relacionados con los factores físicos, sociales, económicos y culturales. Teniendo en cuenta elementos geográficos, históricos, estacionales, modelos de relación entre actores, acceso y control a los recursos, la experiencia de la comunidad con otros proyectos o programas de desarrollo, entre otros aspectos.

Respecto a las fuentes y redes de información, es de utilidad identificarlas con

el fin determinar los modelos y canales de comunicación e información que se

manejan al interior de la comunidad. Al respecto debe analizar factores tales como: los niveles educativos en la comunidad, la distribución, la disponibilidad y el acceso a los medios y recursos de comunicación, entre otros.

Asimismo, es importante identificar y considerar la percepción que la comunidad tiene en relación con sus NOPS (necesidades, oportunidades, problemas y posibles soluciones).

Además se requiere conocer los grupos interactivos de la comunidad, ya que estos son fuentes de información, iniciadores de acciones y de transformaciones pertenecen a este grupo los individuos, las asociaciones, las agencias, las instituciones y las cooperativas, entre otros. (Anyaegbunam y cols., 2008)

En síntesis, el Diagnóstico Participativo de Comunicación Rural participativo; trabaja en pro del empoderamiento y fortalecimiento de las capacidades y habilidades comunicacionales de las personas y comunidades; promueve el trabajo en equipo, la comprensión entre los diferentes actores para hacer más efectiva la comprensión, análisis y solución de los problemas locales. (Anyaegbunam y cols., 2008)

Innovación Rural Participativa (IRP)

La metodología de Innovación Rural Participativa busca potencializar el desarrollo, aptitudes, competencias, talentos, habilidades y destrezas de los agricultores y campesinos; consiste en el seguimiento de varias estrategias secuenciales que buscan efectuar cambios sociales basados en la participación y el desarrollo sostenible.

Con esta metodología, se busca promover la asociación entre los miembros locales, la interacción y la complementariedad de nuevas tecnologías, el desarrollo

social, personal y empresarial, con el fin de buscar y plantear soluciones colectivas

a problemáticas concretas que se presentan al interior de los grupos rurales. (Gutiérrez, 2010)

Esta estrategia incentiva el trabajo articulado entre agricultores y facilitadores, siendo la comunidad quien prioriza

Esta estrategia incentiva el trabajo articulado entre agricultores y facilitadores, siendo la comunidad quien prioriza los temas objeto de interés, analiza y evalúa las estrategias, y promueve las transformaciones y cambios para lograr los objetivos que se plantearon al inicio de los proyectos o iniciativas. (Gutiérrez,

2010)

Al momento de implementar esta metodología, tenga en cuenta las siguientes fases:

1. Definición del lugar en donde se desarrollará el trabajo. 2. Identificación de los participantes
1. Definición del
lugar en donde se
desarrollará el
trabajo.
2. Identificación de
los participantes
locales.
3. Sensibilización y
comunicación a la
comunidad.
6. Investigación
agrícola participativa,
4. Conformación de
enfocada al
grupos participativos
locales.
5. Formulación de
proyectos con la
comunidad.
mejoramiento
tecnológico
participativo.
9. Ampliación a
8. Desarrollo
7. Empoderamiento.
nuevas
empresarial.
comunidades.

Fuente: Gutiérrez (2010)

Además de las fases que se acaban de describir, para su implementación, también es importante trabajar los siguientes componentes:

Mejoramiento Tecnológico Participativo (MTP)

Con este método de trabajo se busca la generación de cambios a partir de las investigaciones que se desarrollan en el medio rural.

Pérez y Clavijo (2012) definen que las fases para su desarrollo son las siguientes: 1.

Pérez y Clavijo (2012) definen que las fases para su desarrollo son las siguientes:

1. Realización de un diagnóstico participativo en relación con el tema que se quiere cambiar o mejorar.

2. Creación participativa de las posibles alternativas de solución.

3. Montaje.

4. Puesta en marcha de Núcleos de Investigación Participativa (NIP), estos evalúan las nuevas tecnologías y prácticas, con el fin de que los resultados obtenidos en un sitio determinado, por ejemplo una parcela, puedan ser replicados en diferentes espacios.

5. Culmina con la etapa de seguimiento, evaluación y sistematización del proceso.

de seguimiento, evaluación y sistematización del proceso. Fuente: SENA Desarrollo Organizativo para la Participación

Fuente: SENA

Desarrollo Organizativo para la Participación (DIO)

Este busca mejorar e incentivar las habilidades, destrezas y capacidades de la población en relación con el manejo de recursos, gestión, supervisión y planificación de los proyectos.

Para su implementación Pérez y Clavijo (2012), establecen las siguientes fases:

1. Identificación y conformación de grupos de participación local.

2. Formulación del proyecto y desarrollo del diagnóstico organizacional.

3. Elaboración de los planes de económicas sostenibles. negocio e identificación de alternativas 4. Creación

3. Elaboración

de

los

planes

de

económicas sostenibles.

negocio

e

identificación

de

alternativas

4. Creación de la gerencia social y promoción de proyectos que promuevan el cambio organizacional.

Desarrollo Empresarial Participativo (DEP)

Con esta estrategia se busca capacitar a la comunidad en temas relacionados con la dirección, organización y gestión, para poner en marcha las ideas y planes de negocio adaptados a sus propias características y condiciones.

Las fases para su desarrollo según Pérez y Clavijo (2012) son las siguientes:

1. Promoción

y

fortalecimiento

de

las

capacidades

administrativas

y

organizacionales de los pequeños productores.

2. Identificación de las cadenas productivas que posibiliten la puesta en marcha de proyectos colectivos.

3. Formulación y consolidación de los diferentes planes de negocio.

Evaluación Rural Participativa (ERP)

Esta metodología de trabajo se originó en los años ochenta y se ha implementado principalmente en África y Asia, por lo que es menos conocida en América Latina. (Lagunas, Beltrán, Urciaga y Ortega, 2008)

y Asia, por lo que es menos conocida en América Latina. (Lagunas, Beltrán, Urciaga y Ortega,

Fuente: SENA

Este enfoque puede recolectar, analizar y evaluar información relacionada con las realidades urbanas y rurales

Este enfoque puede recolectar, analizar y evaluar información relacionada con las realidades urbanas y rurales en un tiempo muy corto, por lo anterior, ha sido considerada como una metodología derivada del diagnóstico rural rápido.

Gallego (1999) propuso un modelo de monitoreo y evaluación participativo, en donde plantea cuatro elementos fundamentales para el desarrollo del mismo: la participación, el aprendizaje, la negociación y la flexibilidad.

Esta metodología de trabajo parte del principio de que las alternativas de solución de los problemas se encuentran al interior de la comunidad y sus objetivos principales son:

Identificar las necesidades prioritarias y esenciales al interior de la comunidad.

Planear y construir acciones específicas relacionadas con los temas de interés.

Estimular las poblaciones locales en relación con el empoderamiento, el aprendizaje, el análisis y la discusión de sus propios problemas y necesidades. (Lagunas y cols., 2008)

Para su desarrollo se utilizan diversas herramientas y técnicas que también son utilizadas en otras metodologías, algunas de estas son: los análisis cartográficos, las charlas informales, las entrevistas, los mapas participativos, los diagramas de Venn, de flujo, de redes y de sistemas, la construcción de calendarios por estación, las matrices de prioridades, entre otros. (Gallego, 1999; Lagunas y cols.,

2008)

Un ejemplo de la puesta en práctica de este enfoque para América Latina se desarrolló en México, allí se llevó a cabo la implementación de una evaluación rural participativa cuyo propósito fue analizar el uso de los recursos en la reserva de biósfera El Vizcaíno; los resultados de este trabajo mostraron que con esta metodología se obtiene información relacionada con el uso de los recursos naturales, y a su vez, este insumo permitió la construcción de un plan comunitario para el manejo de los mismos.

Dicho proyecto se desarrolló en tres fases: una primera de inducción y sensibilización a la comunidad en relación con el enfoque de evaluación rural participativa, esta etapa tuvo una duración de tres meses. En la segunda fase se hizo trabajo de capacitación al grupo de facilitadores en relación con técnicas y herramientas que se iban a utilizar, esta actividad tuvo una duración de un mes. Finalmente, se desarrollaron los talleres en la comunidad, estos tuvieron una duración de dos semanas. (Lagunas y cols., 2008)

3. Contextualización de las metodologías participativas Justificación y antecedentes En la década del 70, el
3. Contextualización de las metodologías participativas
3. Contextualización de las metodologías participativas

Justificación y antecedentes

En la década del 70, el sector agrícola comenzó a sentir y manifestar inconformismo y desencanto en relación con la cadena investigación y extensión, debido a la verticalidad y unidireccionalidad de los modelos tradicionales de transferencia de tecnología, principalmente en lo que respecta a la capacitación y comunicación de la información que se dirigía hacia los pequeños agricultores y a aquellos de escasos recursos. (Guzmán, Alonso, Pouliquen y Sevilla, 1996)

Según lo citado por Guzmán y cols. (1996), estos problemas se ocasionaban principalmente porque:

Para esta época se evidenció que la mayoría de los agricultores de bajos recursos no conocían ni practicaban las tecnologías desarrolladas en los centros de investigación.

Para entonces se puso de manifiesto la carencia o deficiencia en los canales de comunicación entre los investigadores y los agricultores; los primeros presentaban dificultades para conocer y comprender los verdaderos problemas

a los que se enfrentaban en la cotidianidad los agricultores, así como el

contexto en donde éstos se producían. De esta manera, no era posible aplicar

ni adaptar las tecnologías desarrolladas en los centros de investigación en las

fincas agrícolas de los agricultores de bajos recursos económicos. (Scoones y

Cousins, 1989)

No era suficiente mejorar los niveles de comunicación entre los actores implicados en este proceso, ya que al interior de la cadena investigador- extensión-agricultor ha existido prejuicios e intereses en la información transmitida en ambos sentidos.

El modelo tradicional de transferencia de tecnología para la investigación agrícola presentaba sesgos que favorecían principalmente a los agricultores de altos recursos económicos, ya que las investigaciones desarrolladas en estos centros se asemejaban a las condiciones de sus fincas y no a las de los agricultores pobres. (Guzmán y cols., 1996)

En respuesta a estas dificultades comenzaron a surgir nuevas propuestas metodológicas que permitieran el desarrollo

En respuesta a estas dificultades comenzaron a surgir nuevas propuestas metodológicas que permitieran el desarrollo del sector rural y de manera paralela, posibilitaban la superación de las falencias presentadas con los enfoques verticales de transferencia de tecnología.

Así, se pasó de la existencia de un modelo clásico y tradicionalista que pensaba que los agricultores son los que tienen dificultades para aprender y asimilar la información que era proporcionada por los investigadores, a ser concebida como la incapacidad de estos últimos para reconocer, comprender y aprender a partir de la experiencia de los agricultores. En este orden de ideas, las diferentes estrategias metodológicas aplicadas al sector agrícola tiene en común la reivindicación de la participación de los agricultores y campesinos como actores necesarios para la comprensión, manejo y desarrollo del sector rural. (Guzmán y cols., 1996)

A partir de las representaciones y esquemas se hacen de la cotidianidad y su entorno, se crean "códigos" con relación a su posición en el mundo; así las metodologías participativas a través de sus estrategias y técnicas recuperan la memoria, el conocimiento popular, los saberes colectivos y las experiencias locales de los individuos, los grupos y las comunidades. (Campos, 1990)

En los últimos años los enfoques y técnicas participativas han sido la estrategia más utilizada en el estudio, la construcción y el desarrollo de diferentes planes y programas de interés socioeconómico, entre los que se encuentran: el sector de la salud, el contexto educativo, la atención a poblaciones víctimas del conflicto armado, el trabajo comunitario con jóvenes en contextos de conflicto y la inclusión de las TIC en la gestión empresarial de sectores productivos no formales, entre muchos otros. (Castro y cols., 2007; Fonseca, 2011; Kemmis, 1992; Onyango y Worthen, 2010; Sandi y Brenes, 2013)

Aspectos para tener en cuenta

Antes de revisar los diferentes métodos, técnicas y didácticas participativas, es importante tener en cuenta que los proyectos, programas y planes locales de desarrollo, son únicos en relación con sus particularidades, demandas y objetivos, por este motivo no generan los mismos grados de participación.

Al respecto la metodología que se construya y su puesta en marcha, se elabora con base en sus efectos, así como en las particularidades de las comunidades objeto de interés.

Teniendo en cuenta lo anterior, Sánchez y cols. (1997) propone los siguientes niveles al momento

Teniendo en cuenta lo anterior, Sánchez y cols. (1997) propone los siguientes niveles al momento de elaborar, construir y seleccionar los diferentes métodos, técnicas y didácticas de participación:

Efecto arranque: existen programas o planes de desarrollo que son necesarios para la puesta en
Efecto arranque: existen programas o planes de desarrollo que son
necesarios para la puesta en marcha de otros programas; por ejemplo, en el
sector agrícola un proyecto puede dirigirse a modificar las prácticas de riego
de una comunidad, aún cuando el riego no exista todavía en esta zona.
Efecto terminal: en esta modalidad los programas o proyectos pueden culminar, complementar o prolongar un
Efecto terminal: en esta modalidad los programas o proyectos pueden
culminar, complementar o prolongar un programa o proceso iniciado.
Al interior: cuando los planes, programas y proyectos sólo son eficaces al interior de un
Al interior: cuando los planes, programas y proyectos sólo son eficaces al
interior de un proceso existe; entonces se concibe como un apoyo o un
trabajo articulado con los proyectos que están avanzando. Por ejemplo,
cuando se facilitan créditos en contextos en donde existe una previa y
creciente articulación entre el mercado y el sector tecnológico.
Articulados: en el momento en que los proyectos están enlazados a otros planes o programas
Articulados: en el momento en que los proyectos están enlazados a otros
planes o programas de desarrollo; por ejemplo, un programa de forestación,
puede potencializar la participación cuando está relacionado con la
protección de las parcelas, la mejora de los suelos y de los canales de riego;
tomando otro ejemplo para la implementación de un programa de desarrollo
rural sustentable mediante el manejo integral de microcuencas, la
comunidad del estado de Jalisco en México, creó un Plan Rector de
Producción y Conservación (PRPC) en el que se articularon varios proyectos
institucionales: “el de reforestación y mantenimiento, el de conservación de
suelos y el de sanidad de árboles enfermos” (Martínez y Arellano, 2007, p.
57).
Ventajas y desventajas de las metodologías participativas Ventajas: Fuente: SENA  Promueven la participación y

Ventajas y desventajas de las metodologías participativas

Ventajas y desventajas de las metodologías participativas Ventajas: Fuente: SENA  Promueven la participación y el

Ventajas:

Fuente: SENA

Promueven la participación y el aprendizaje rápido y activo de los diferentes actores: campesinos, productores agrícolas, funcionarios públicos, representantes de Organizaciones No Gubernamentales (ONG), entre otras.

Las técnicas y didácticas participativas son de fácil aplicación, comprensión y apropiación.

Facilitan el intercambio y aprendizaje con y de la población.

Permiten cambiar las perspectivas de roles, facilitando la concertación entre los diferentes actores.

Facilitan la generación de control local y transparencia, posibilitando un ambiente de confianza entre los actores, particularmente en los contextos de conflicto armado, como es el caso colombiano.

 Los grupos, situaciones y/o sectores objeto de interés no son teóricamente predeterminados por agentes

Los grupos, situaciones y/o sectores objeto de interés no son teóricamente predeterminados por agentes externos.

Permiten la obtención de información de fuentes primarias disminuyendo la inconsistencia de aquella que proviene de fuentes secundarias.

Promueven la comprensión de las dinámicas locales de desarrollo, articuladas a planes regionales y nacionales.

Generan sentimientos de compromiso y pertenencia por parte de los actores que allí participan. (Maya, Pérez y Farah, 2001)

Desventajas:

De difícil implementación y desarrollo en zonas de conflicto.

En contextos en donde las poblaciones están dispersas, se hace ardua la labor de convocatoria y asistencia a las actividades programadas.

Puede existir poco tiempo para que la población trabaje en la formulación y desarrollo de un proyecto. (Maya y cols., 2001)

Proceso de metodologías participativas: de la identificación a la ejecución

Las metodologías participativas se caracterizan por presentar una secuencia común: una fase de análisis y diagnóstico de problemas; una segunda etapa de planificación y finalmente, un periodo conocido como ejecución y seguimiento. (Arnanz 2011; Guzmán y cols., 1996)

Diagnóstico y análisis Planificación
Diagnóstico y análisis
Planificación
Ejecución y seguimiento
Ejecución y seguimiento
Diagnóstico y análisis: en esta fase se hace principalmente una recolección y análisis de información

Diagnóstico y análisis: en esta fase se hace principalmente una recolección y análisis de información de manera participativa, teniendo en cuenta que los saberes locales son esenciales para la compresión de un fenómeno, la toma de decisiones y la solución de problemas. Es menester conocer y respetar la diversidad de la comunidad, de igual manera para la obtención de información se deben aplicar las técnicas participativas que mejor se ajusten a su realidad local. (Arnanz, 2011)

Planeación: en esta fase se construye un plan de acción e intervención que determine las acciones que se deben llevar a cabo con el fin de cumplir con los objetivos propuestos. Es importante tener en claro dos aspectos:

Comprobar sí existen los recursos (económicos, sociales, materiales, de capital humano, entre otros) que posibiliten la ejecución del programa o proyecto.

Identificar sí existen alianzas que faciliten el trabajo de los actores locales, para esta fase se utilizan diversos instrumentos de recolección de información como el árbol de objetivos, las matrices y las técnicas de priorización, entre otros. (Arnanz, 2011)

Ejecución y seguimiento: en esta fase el proyecto ya se encuentra en marcha y debe contar con una buena organización y gestión participativa. De igual manera, es importante llevar a cabo una evaluación y seguimiento continuo de las acciones que se están ejecutando y si es necesario se debe ir realizando los ajustes o correcciones cuando sea pertinente. En esta fase se utilizan diversos instrumentos para la recolección de información, tales como: las matrices, los núcleos de intervención participativa y los formularios de monitoreo participativos, entre otros. (Arnanz, 2011)

4. Técnicas participativas de obtención de información
4. Técnicas participativas de obtención de información

Los métodos, técnicas y dinámicas seleccionadas en las metodologías participativas son diferentes en función de los proyectos o programas, teniendo en cuenta las particularidades de cada comunidad y comprendiendo que los objetivos son únicos y diferentes, ya que son propuestos, analizados y definidos por las poblaciones locales. (Chávez y Daza, 2003)

En relación con las técnicas de recolección de información utilizadas en los enfoques participativos, éstas

En relación con las técnicas de recolección de información utilizadas en los enfoques participativos, éstas se clasifican en: cuantitativas, cualitativas y participativas. (Arnanz, 2011)

cuantitativas, cualitativas y participativas. (Arnanz, 2011) Fuente: SENA Las primeras brindan información de tipo

Fuente: SENA

Las primeras brindan información de tipo estadístico en relación con las opiniones, actitudes y acciones de las personas; dentro de las técnicas cuantitativas se encuentran la encuesta y los sondeos o las consultas públicas.

Con las técnicas cualitativas se obtiene información relacionada con las opiniones, motivaciones y/o reflexiones de los representantes de las localidades; a este grupo pertenecen las entrevistas, la historia de vida y los grupos de discusión, entre otros.

Las técnicas participativas

Con las técnicas participativas se busca obtener información de un grupo, su contexto y su realidad social por medio de la reflexión colectiva. Una de las ventajas de estas técnicas es que sus resultados se conocen en tiempo real, por lo que no se necesita de la mediación de agentes externos para la retroalimentación de la información allí obtenida. (Arnanz, 2011)

Geilfus (2008) propone una clasificación de herramientas participativas que se utiliza en relación con los aspectos que se desean evaluar, tales como: técnicas para el diagnóstico participativo de los aspectos generales y sociales de la comunidad, el manejo de recursos naturales, los sistemas de producción y la

producción animal; los aspectos de género y los factores relacionados con la comunicación y la

producción animal; los aspectos de género y los factores relacionados con la comunicación y la extensión; de igual manera sugiere técnicas para implementar en las fases de planeación, seguimiento y evaluación. A continuación se describen de manera detallada algunas de estas técnicas:

se describen de manera detallada algunas de estas técnicas: Fuente: Alberich (2008) y Arnanz (2001) Los

Fuente: Alberich (2008) y Arnanz (2001)

Los mapas

Son representaciones gráficas que permiten observar, analizar, planificar y tomar decisiones a partir de la información que allí se condensa. Dentro de las técnicas participativas se encuentran diversas clases, en función de la información que se desea recolectar se encuentran los mapas sociales o sociogramas, los económicos, los políticos, de los recursos naturales, los de flujos económicos, los históricos, entre otros. (Expósito, 2003; Maya y Ramos, 2005)

Mapa social

El sociograma, mapa social o de relaciones es un instrumento de recolección de información que le permite identificar de manera visual los diferentes grupos y actores que constituyen un grupo o comunidad, así como las conexiones que existen entre ellos. Facilita la identificación y visualización de aspectos tales como las alianzas, los aislamientos, las relaciones fuertes, débiles y las generadoras de

conflicto. (Alberich y cols., 2009; Martín, 1999; 2001; Gallego, 1999; Alberich y cols., 2009) Permiten

conflicto. (Alberich y cols., 2009; Martín, 1999; 2001; Gallego, 1999; Alberich y cols., 2009)

Permiten y posibilitan la participación de toda la comunidad, son utilizados con mayor frecuencia en la fase inicial de un proyecto para recolectar información que contribuya con la formulación de soluciones y la toma de decisiones.

con la formulación de soluciones y la toma de decisiones. Fuente: Gutiérrez (2001) En el esquema

Fuente: Gutiérrez (2001)

En el esquema anterior, se observa un mapa social en donde se representa el diagnóstico asociativo de una comunidad, identificando los diferentes actores e instituciones, su distribución y las relaciones existentes entre estos.

DAFO o FODA

Es una herramienta de trabajo desarrollada en los ochenta en el marco del análisis interno de las organizaciones. Se trata de una matriz de recolección de información que define y contextualiza una situación en particular a partir de la construcción de un cuadro de análisis; la información que de allí se obtiene contribuye en la toma de decisiones. (Alberich y cols., 2009)

Se trata de un ejercicio cualitativo que permite la confrontación de las características internas y

Se trata de un ejercicio cualitativo que permite la confrontación de las características internas y externas de una problemática o situación determinada. Usualmente se construye una matriz de 2x2 en donde en el eje vertical se ubican las circunstancias internas y externas, y en el eje horizontal los factores de riesgo y de éxito.

En relación con las circunstancias internas son todas aquellas sobre las que se pueden influenciar y actuar para alcanzar transformaciones. Estas hacen referencia al autodiagnóstico de la situación de un grupo o a un diagnóstico de situaciones o problemáticas que lo afectan. (Gil, 2001)

Estas a su vez se subdividen entre factores de éxito y de riesgo:

Los factores de éxito hacen alusión a los aspectos internos que brindan fortalezas o que permiten hacer frente a los riesgos, este trata de responder a la pregunta, ¿cuáles son las ventajas que presenta la alternativa de solución que se está planteando?

Los factores de riesgo representan todo aquello que le impide enfrentar las dificultades, se trata de las debilidades presentes y que dificultan el cambio, este trata de responder a la pregunta, ¿cuáles son las desventajas que presenta la alternativa de solución que se propone?

En relación con las circunstancias externas son los factores sobre los que difícilmente se tiene control o manejo, pero que se deben tener en cuenta al momento de hacer un diagnóstico; hace referencia a los juicios de valor sobre las situaciones que afectan o pueden afectar al grupo objeto de interés. (Gil, 2001)

Estos se subdividen en amenazas y oportunidades:

Las amenazas: son aquellos factores del ambiente que afectan el problema, la organización o la comunidad, y que tienen incidencia en la situación que se está analizando. Este pretende responder a la pregunta, ¿cuáles son los factores externos que podrían influir de manera negativa en el éxito de la alternativa de solución que se plantea?

Las oportunidades: informan sobre los factores externos del ambiente de los cuales se puede sacar provecho. Este trata de responder a la pregunta, ¿cuáles son los factores externos que podrían influir de manera positiva en el éxito de la alternativa de solución que se plantea? (Geilfus, 2008)

A continuación, se presenta de manera esquemática la matriz DAFO y sus componentes:   Circunstancias

A continuación, se presenta de manera esquemática la matriz DAFO y sus componentes:

 

Circunstancias negativas (Factores de riesgo)

Circunstancias positivas (Factores de éxito)

Circunstancias internas (lo que depende más de nuestras posibilidades)

DEBILIDADES

FORTALEZAS

Circunstancias externas (lo que depende de otros factores que no controlamos)

AMENAZAS

OPORTUNIDADES

Fuente: Alberich y cols. (2009)

Dentro de las técnicas que se utilizan para obtener y cualificar información en el DAFO se encuentran: la lluvia de ideas, la encuesta participativa, el diagrama de Ishikawa, el impacto del futuro, entre otros. (Gil, 2001)

Una variante del DAFO es la matriz DRAFPO que permite hacer un análisis de debilidades, resistencias, amenazas, fortalezas, potencialidades y oportunidades. En comparación con el DAFO esta herramienta además de permitir la visualización de los aspectos positivos y negativos, posibilita la construcción de planteamientos, formulaciones o acciones que se pueden llevar a cabo para

manejar las debilidades, resistencias y amenazas o para reforzar y aprovechar las fortalezas, potencialidades y

manejar las debilidades, resistencias y amenazas o para reforzar y aprovechar las fortalezas, potencialidades y oportunidades. (Alberich y cols., 2009)

Matriz DRAFPO

Más

Elementos

Acciones

Elementos

Acciones

En

internas

presencia

Bajo

Debilidades

Cómo

corregirlas /

Fortalezas

Cómo

mantenerlas

Reflexión

nuestro

compensarlas

control

         
compensarlas control             Resistencia Cómo Potencialidades Cómo
 

Resistencia

Cómo

Potencialidades

Cómo

Negociación

Alianza

revertirlas

desarrollarlas

         

para

         

influir

Fuera

Fuera

Amenazas

Cómo

Oportunidades

Cómo

Juegos de

afrontarlas

aprovecharlas

estrategia

         

de

control

Más

         

externas

En potencia

Fuente: Alberich y cols. (2009)

DELPHI

Se trata de una herramienta de consulta participativa, esta consiste en aplicar sucesivamente un conjunto de cuestionarios a un grupo de expertos, con el fin de llegar a un consenso frente a una situación en particular. (Martínez, 2003)

Como lo muestra la siguiente gráfica lo primero que se debe realizar es la definición e identificación de un problema y de un grupo de expertos. Posteriormente, se hace la aplicación progresiva de los cuestionarios construidos

a partir de la información recolectada; y finalmente la aplicación de éstos culmina, cuando se

a partir de la información recolectada; y finalmente la aplicación de éstos culmina, cuando se logra un consenso entre el grupo de expertos, en relación con el tema que se está tratando. (Varela, Díaz y García, 2012)

tema que se está tratando. (Varela, Díaz y García, 2012) Fuente: Varela y cols., (2003) En

Fuente: Varela y cols., (2003)

En la etapa 1 se presenta una pregunta abierta y concreta al grupo de expertos; en las fases 2, 3 y 4 se construyen los cuestionarios a partir de la información

recogida con antelación para este fin, para hacerlo se emplean diferentes tipos de pregunta: jerarquizaciones,

recogida con antelación para este fin, para hacerlo se emplean diferentes tipos de pregunta: jerarquizaciones, valoraciones, comparaciones, elecciones, entre otras.

Esta herramienta se puede seleccionar cuando se integran propuestas provenientes de diversos grupos. Su forma de aplicación favorece el anonimato y disminuye la confrontación, puede ser útil en contextos donde hay incertidumbre o carencia de evidencia empírica.

Una de las principales desventajas es el tiempo de aplicación, este puede llegar a durar 45 días; igualmente en contextos rurales en donde hay un bajo nivel de escolarización, puede ser no muy apropiado, teniendo en cuenta que los campesinos pueden ser expertos en su campo, pero poseen pocas habilidades de lectoescritura.

El flujograma

Se trata de una técnica que permite, a partir de la elaboración colectiva y participativa, encontrar e identificar visualmente asociaciones causa-efecto en relación con el problema o la situación que se está estudiando. (Alberich y cols.,

2009)

Según Socas, Saavedra y Hernández (2003) para su puesta en práctica, se describen los siguientes pasos:

1. A cada participante se le entrega una o varias frases preestablecidas y se solicita una reflexión individual en relación con estas.

2. Cada participante debe ubicar las frases / elementos en una matriz, esta consta de dos ejes: en el horizontal se establecen los temas sobre los que se estructura el proceso, estos varían en función del problema que se está estudiando, mientras que en el eje vertical se fijan los niveles de capacidad de abordaje.

3. Luego de haber ubicado los elementos en la matriz, se continúa con el proceso de identificación de causa-efecto, colocando flechas que unan estos elementos entre sí; estas pueden ser unidireccionales o bidireccionales.

4. El paso anterior permite que los temas estén categorizados y relacionados.

5. Algunos elementos pueden tener varias flechas de entrada y salida, estos serán considerados como nudos críticosque son abordados y analizados para su manejo y resolución.

Este es un ejemplo para elaborar un flujograma: Variables Temas sobre los que se estructura

Este es un ejemplo para elaborar un flujograma:

Variables

Temas sobre los que se estructura el proceso

Leyes / normas

Costumbre

Coyuntura

Se puede controlar

Se puede influir

Fuera de control

Fuente: Alberich y cols. (2009) y Socas y cols. (2003)

Los diagramas

Cuando se habla de diagramas, se hace referencia a una representación gráfica que esquematiza, identifica y visualiza de manera accesible los diferentes aspectos de una situación determinada o de un grupo local (Expósito, 2003; Gallego, 1999)

En relación con las metodologías participativas, se encuentran diferentes tipos de diagramas que responden a las necesidades, relacionadas con el objeto de análisis o de investigación:

El diagrama de Venn: es una herramienta participativa que, a partir de la representación gráfica, identifica de manera visual las instituciones que se encuentran en una comunidad, las relaciones que éstas tienen entre sí y la percepción que la comunidad tiene de ellas.

El diagrama de flujo: con esta técnica se pueden esquematizar las relaciones existentes en una situación o problemática determinada; la información que de allí se extrae, puede identificar y priorizar los problemas con el fin de aportar posibles soluciones.

El diagrama de redes: establecer el grado de contacto que tienen los individuos y/o grupos de otras localidades, por medio de sus redes sociales. Una diferencia entre éste y el diagrama de Venn, es que en el esquema de

redes le presta mayor importancia a la calidad de las relaciones entre los grupos. 

redes le presta mayor importancia a la calidad de las relaciones entre los grupos.

El diagrama de sistemas: con esta herramienta se realiza un análisis de los flujos de entrada y de salida de la unidad que constituye un sistema (finca), así como de las asociaciones que existen entre esos flujos. (Gallego, 1999)

La observación participativa

Con este método de recolección de información se identifican las percepciones y las realidades de los sujetos que integran una comunidad. El objetivo de esta técnica, es comprender las lógicas de una comunidad por medio de la observación e interacción con los actores locales. Con esta herramienta se busca detallar la comunidad y darse a conocer por la misma, principalmente en la fase inicial de un proyecto. (Expósito, 2003)

Transecto o corte transversal

Se trata de un método de recolección de información que se utiliza principalmente en las fases iniciales del Diagnóstico Rural Participativo; se basa en la realización de una caminata, visita o recorrido estructurado por un lugar predeterminado, con el fin de obtener información relacionada con los aspectos físicos (recursos naturales, viviendas, suelos, entre otros) que están asociados con la situación objeto de interés; en esta se identifica en el terreno diversas características, cambios y causas de los mismos. (Expósito, 2003; Gallego, 1999)

Como ayuda complementaria se emplea una herramienta que facilite la recolección y síntesis de la información que de allí se puede extraer, puede ser una matriz o un diagrama. (Expósito, 2003)

Las matrices

La matriz es un instrumento de recolección de información que parte de la organización de un conjunto de elementos en un plano, en forma de filas y columnas; esta estructura de organización y manejo de la información, facilita la visualización, la síntesis, el análisis, la comparación y la toma de decisiones.

En relación con las fases de un plan o proyecto, éstas pueden ser diversas en función de los objetivos que se persiguen en cada una. (Expósito, 2003; Gallego, 1999; Maya y Ramos, 2005)

En el siguiente esquema se presentan algunas de las más utilizadas: La entrevista La entrevista

En el siguiente esquema se presentan algunas de las más utilizadas:

esquema se presentan algunas de las más utilizadas: La entrevista La entrevista es uno de los

La entrevista

La entrevista es uno de los instrumentos de recolección de información más utilizados, teniendo en cuenta que el reporte dado por los sujetos es una fuente primaria de información; que a partir de la presentación de unas preguntas que son construidas con antelación, permite que las personas expresen de manera libre su opinión en relación con un tema o una situación determinada, sin tener las limitaciones que genera un cuestionario. (Expósito, 2003)

En función del tipo de pregunta, se clasifican en estructuradas, semiestructuradas y abiertas; con respecto a la toma de información asociada al sector rural, la más utilizada es la semiestructurada.

A continuación se presentan algunos aspectos que se deben tener en cuenta al momento de construirlas y aplicarlas:

Las preguntas no deben ser ambiguas ni de difícil comprensión para el entrevistado y el entrevistador.

Su escenario de aplicación deber estar libre de distractores o ruidos que perturben su aplicación.

Debe existir un clima de respeto entre los actores involucrados.

 Se le debe mencionar al participante los objetivos que se persiguen con la aplicación

Se le debe mencionar al participante los objetivos que se persiguen con la aplicación del instrumento.

Los participantes debe estar allí por voluntad propia y se pueden retirar en el momento en que lo desean, aún si no se ha terminado la entrevista.

Los cuestionarios

La encuesta o cuestionario es una herramienta que permite recolectar información objetiva y subjetiva de los individuos. Puede estar conformada por preguntas de hechos y de hechos subjetivos.

Las preguntas de hechos hacen referencia a aquellas que tienen como propósito principal la obtención de información objetiva relacionada con los sujetos (edad, nivel de estudios, ocupación, entre otros). En relación con los hechos subjetivos, las preguntas se enfocan en la obtención de información relacionada con opiniones, actitudes, valores, sentimientos, motivaciones, etc. (Montañés, 2001b)

Algunos aspectos claves a tener en cuenta en el momento de su aplicación son los siguientes:

Las preguntas deben ser claras y manejar un lenguaje coherente y adaptado a la población a quien va dirigida.

Los ítems no deber ser ambiguos ni confusos.

Las preguntas no deben inducir la respuesta ni las tendencias u opiniones de las personas que construyeron el instrumento, esto controla el sesgo y el error permitiendo que la información que de allí se deriva sea más válida y confiable.

Árbol de problemas

Es un instrumento de obtención de información que le permite esquematizar y analizar de manera simple una situación problemática; puede emplearse con personas del sector rural y de la comunidad en general. (Alberich, 2009; Anyaegbunam y cols., 2008)

El objetivo de esta herramienta es permitir la reflexión en torno a las causas y el origen de un problema.

Para su implementación se prosiguen los siguientes pasos:

1. Se enuncia el problema central y se localiza en el tronco del árbol. 2.

1. Se enuncia el problema central y se localiza en el tronco del árbol.

2. Se determinan las causas principales y secundarias relacionadas con este problema, dicha información se localiza en las raíces.

3. Se identifican las consecuencias y sus efectos secundarios, estos se ubican en las ramas y ramificaciones respectivamente.

Una vez identificadas las causas y las consecuencias, se analiza el conjunto de la información con el fin de plantear soluciones al problema; es así como en un segundo momento, se construye otro esquema llamado árbol de objetivos, este cuenta con las siguientes características:

1. El problema que identificó y ubicó en el tronco, es sustituido por un objetivo.

2. Las causas que se situaron en las raíces, son reemplazadas por las actividades que se deben poner en marcha para cumplir el objetivo.

3. Las consecuencias que se fijaron en las ramas, son cambiadas por los resultados esperados.

El árbol de problemas y el de objetivos, son instrumentos utilizados con el propósito recoger información en proyectos que se van a desarrollar y para formular acciones en aquellos que ya están en curso. (Anyaegbunam y cols.,

2008)

aquellos que ya están en curso. (Anyaegbunam y cols., 2008) Fuente: Departamento Nacional de Planeación y

Fuente: Departamento Nacional de Planeación y Universidad Nacional de Colombia (2013)

Referencias  Alberich, T. (2008). IAP, Mapas y redes sociales: desde la investigación a la

Referencias

Alberich, T. (2008). IAP, Mapas y redes sociales: desde la investigación a la intervención social. Portularia, VIII(1), 131-151.

Alberich, T., Arnanz, L., Basagoiti, M., Belmonte, R., Bru, P., Espinar, C., García, N., Habegger, S., Heras, P., Hernández, D., Lorenzana, C., Martín, P., Montañés, M., Villasante, T. y Tenze, A. (2009). Metodologías partici pativas Manual. Madrid, España: CIMAS.

Almaguer, P. (2013). Cibercultur@ e investigación - acción participativa:

intersecciones metodológicas para el desarrollo de comunidades emergentes de conocimiento local. Estudios sobre las culturas contemporáneas, 19(37),

129-164.

Anyaegbunam, C., Mefalopulos, P. y Moetsabi, T. (2008). Manual D iagnóstico Participativo de Comunicación Rural. Roma, Italia: FAO.

Arnanz, L. (2011). “Metodología participativa y cooperación para el desarrollo”. Consultado el 10 de agosto de 2015, en http://www.cesaveslp.org.mx

Balcázar, F. (2003a). Investigación Acción Participativa (IAP): aspectos conceptuales y dificultades de implementación. Fundamentos en Humanidades, IV(7-8), 59-77.

Balcá zar, F. (2003b). La Investigación Acción Participativa en psicología comunitaria. Principios y retos. Apuntes de Psicología, 21(3), 419-435.

Bonilla, E., Hurtado, J. y Jaramillo, C. (2009). La investigación - Aproximaciones a la construcción del conocimiento científico. Bogotá, Colombia: Alfaomega.

Caicedo, Q., Valle, E. y Velásquez, R. (2012). Diagnóstico participativo para la producción porcina en el medio periurbano y rural del cantón Pastaza Ecuador. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 13(8), 1-9.

Campos, A. (1990). Investigación participativa: reflexiones acerca de sus fundamentos metodológicos y de sus aportes al desarrollo social. Cuadernos de Agroindustria y Economía Rural, (24), 129-146.

 Campos, M., Machado, H., Matías, Y., González, S., Sánchez, S. y Duquesne, P. (2005).

Campos, M., Machado, H., Matías, Y., González, S., Sánchez, S. y Duquesne, P. (2005). Diagnóstico socioeconómico, ambiental e institucional de una entidad productiva mediante metodologías participativas. Pastos y Forrajes, 28(4), 331-

340.

Cárdenas, G. (2009). Investigación participativa con agricultores: una opción de organización social campesina para la consolidación de procesos agroecológicos. Revista Luna Azul, (29), 95-102.

Castro, P., Alarcón, M., Cavieres, H., Contreras, P., Inzunza, J., Marimbio, J., Palma, E. y Tapia, S. (2007). El diagnóstico participativo como herramienta metodológica en la asesoría educativa. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 5(5e), 163-171.

Chauveau, J. (1992). Le "modèle participatif" de développement rural estil "alternatif" ? Bulletin de l'APAD, (3), 1-12.

Chávez, M. y Daza, J. (2003). Reflexión metodológica sobre la aplicación concreta de la Investigación Acción Participativa (IAP) en contextos rurales del estado de Colima. Estudios sobre las culturas contemporáneas, 9(17), 115-146.

Contreras, R. (2002). La Investigación Acción Participativa (IAP): revisando sus metodologías y potencialidades. En Durston, J. y Miranda, F, Experiencias y metodología de la investigación participativa, (pp. 9-17). Santiago de Chile, Chile: CEPAL.

Departamento Nacional de Planeación y Universidad Nacional de Colombia. (2013). Análisis de objetivos. Consultado el 10 de agosto de 2015, en http://www.bogota.unal.edu.co

Expósito, M. (2003). Diagnóstico rural participativo - Una guía práctica. Santo Domingo, República Dominicana: Centro Cultural Poveda.

Fonseca, A. (2011). Metodologías participativas, subjetividades expandidas y transdisciplinariedad. Tesis psicológica, (6), 52-72.

Font, J., Blanco, I., Gomà, R. y Jarque, M. (2000). Mecanismos de participación ciudadana en la toma de decisiones locales: una visión panorámica. Consultado el 10 de agosto de 2015, en http://unpan1.un.org

 Fotolia. (s.f.). Datenschutz im Netzwerk. Consultado el 01 de agosto de 2014, en https://co.fotolia.com

Fotolia. (s.f.). Datenschutz im Netzwerk. Consultado el 01 de agosto de 2014, en https://co.fotolia.com

Gallego, I. (1999). El enfoque del Monitoreo y la Evaluación Participativa (MEP):

batería de herramientas metodológicas. Revista Española de Desarrollo y Cooperación, (4), 103-136.

Geilfus, F. (2008). 80 herramientas para el desarrollo participativo: diagnóstico planificación monitoreo evaluación. San Salvador, El Salvador: EDICPSA.

Gil, M. (2001). Planificación estratégica: “Método DAFO”. En Villasante, T., Montañés, M. y Martín, P., Prácticas locales de creatividad social, (pp. 123-136). España: Novagráfi.

Gil, M., Izquierdo, A. y Martín, P. (2008). L a participación de las mujeres en el desarrollo rural y el bienestar social. Persona, (11), 129-142.

González, B., Peña, M., Rincón, N., Bustillo, L. y Urdaneta, F. (2004).

Formulación de lineamientos estratégicos para el desarrollo rural, basado en una metodología participativa. Revista de la Facultad de Agronomía, (21), 395-

410.

Gutiérrez, O. (2010). Desarrollo de la metodología Innovación Rural Participativa en la zona andina central de Colombia. Agronomía Colombiana, 28(3), 525-533.

Gutiérrez, P. (2001). Mapas sociales: método y ejemplos prácticos. En Villasante, T., Montañés, M. y Martín, P., Prácticas locales de creatividad social:

construyendo ciudadanía 2, (pp. 65-81). España: Novagráfi.

Guzmán, G. y Alonso, A. (2007). La investigación participativa en agroecología:

una herramienta para el desarrollo sustentable. Ecosistemas, 16(1), 24-36.

Guzmán, G., Alonso, A., Pouliquen, Y. y Sevilla, E. (1996). Las metodologías participativas de investigación: un aporte al desarrollo local endógeno. Consultado el 10 de agosto de 2015, en http://www.invaf.com.mx

Hechavarría, M., Salas, D. y Roldán, A. (2008). Diagnóstico Rural Participativo. Sus potencialidades en condiciones de montaña. Ciencia en su PC, (2), 24-32.

 Heras, A., De la Riestra, M. y Burin, D. (2010). Participación y metodologías: análisis

Heras, A., De la Riestra, M. y Burin, D. (2010). Participación y metodologías:

análisis de dispositivos específicos en el marco de las políticas recientes en argentinas. Psicoperspectivas. Individuo y Sociedad, 9(1), 58-92.

Kemmis, S. (1992). “Mejorando la educación mediante las IAP”. En Lewin, K. y Salazar, M., Investigación Acción Participativa: inicios y desarrollos, (pp.175- 204). España: Editorial Popular.

Kliksberg, B. (1999). Seis tesis no convencionales sobre participación. Revista de Estudios Sociales, (4), 107-124.

Lagunas, M., Beltrán, L., Urciaga, J. y Ortega, A. (2008). Evaluación rural participativa: uso de los recursos naturales en la reserva de la biosfera El Vizcaíno, BCS, México. Economía, Sociedad y Territorio, VIII(26), 451-476.

Martín, P. (1999). El sociograma como instrumento que desvela la complejidad. Revista de Metodología de Ciencias Sociales, (2), 129-151.

Martínez, E. (2003). La técnica Delphi como estrategia de consulta a los implicados en la evaluación de programas. Revista de Investigación Educativa, 21(2), 449-463.

Martínez, J. y Arellano, R. (2007). Participación social y desarrollo rural sustentable en la microcuenca Lagunillas, Jalisco, México. Cuadernos de Desarrollo Rural, (58), 49-64.

Maya, D. y Ramos, P. (2005). Enfoques participativos en el desarrollo rural:

articulación en procesos de investigación. Consultado el 10 de agosto de 2015, en http://conectarural.org

Maya, D., Pérez, E. y Farah, M. (2001). Metodologías en la formulación y planificación de proyectos de desarrollo rural. Cuadernos de Desarrollo Rural, (47), 99-113.

Montañés, M. (2001a). Datos sociodemográficos. En Villasante, T., Montañés, M. y Martín, P., Prácticas locales de creatividad social: construyendo ciudadanía 2, (pp. 105-115). España: Novagráfi.

Montañés, M. (2001b). La encuesta. En Villasante, T., Montañés, M. y Martín, P., Prácticas locales de creatividad social: construyendo ciudadanía 2, (pp. 117- 121). España: Novagráfi.

 Negrete, V. (2008). A la memoria del maestro Orlando Fals Borda: bases y desarrollo

Negrete, V. (2008). A la memoria del maestro Orlando Fals Borda: bases y desarrollo de la Investigación Acción Participativa en Córdoba (Colombia). International Journal of Psychological Research, 1(2), 85-97.

Onyango, G. y Worthen, M. (2010). Manuel sur les méthodes participatives pour les projets communautaires. Consultado el 10 de agosto de 2015, en http://www.uwyo.edu

Pérez,

M.

y

Clavijo,

N.

(2012).

Experiencias

y

enfoques

de

procesos

participativos de innovación en agricultura. Consultado el 10 de agosto de 2015,

Pino, M., Dominí, M., Ramírez, A., Hernández, L., Ponce, M., Cálves, E., Terán,

Z., Yong, A. y Ríos, H. (2005). Aspectos metodológicos a tener en cuenta para

la implementación del fitomejoramiento participativo en agricultura urbana. Cultivos Tropicales, 26(3), 17-21.

Rahman, A. y Fals, O. (1989). La situación actual y las perspectivas de la IAP en el mundo. En Salazar, M. (Eds.), La Investigación-acción participativa: inicios y desarrollos, (pp. 84-103). Madrid, España: Editorial Popular.

Renault, A. (2010). Guía para la formulación y gestión de planes de desarrollo sostenible. Asunción, Paraguay: Imprenta IICA.

Rentería, M. (2011). Tipos y modos de la participación ciudadana en los procesos de ordenación del territorio: dos casos para su ilustración. En Robledo, M., Delgado, E., Vásquez, V. y Reyes, O. (Eds.), Ordenamiento territorial y participación social: problemas y posibilidades, (pp. 450-451). Michoacán, México: Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental.

Sánchez, J., Salas, M., Rengifo, G., Brenes, C., Machaca, M., Tobar, G. y Izko,

J. (1997). Enfoques participativos para el desarrollo rural. Quito, Ecuador:

CAAP.

Sandi, J. y Brenes, C. (2013). Metodología participativa evolutiva para el desarrollo de proyectos de inclusión de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en la gestión empresarial de sectores productivos no formales. Revista de las Sedes Regionales, 14(27), 101-113.

 Scoones, I., y Cousins, B. (1989). A participatory model of agricultural research and extension:

Scoones, I., y Cousins, B. (1989). A participatory model of agricultural research and extension: the case of vleis, trees and grazing schemes in the dry south of Zimbabwe. Zambezia, XVI(1), 45-65.

Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de Antioquia. (1998). Las bases de la participación comunitaria. Medellín, Antioquia: Imprenta Departamental de Antioquia.

Socas, J., Saavedra, L. y Hernández, G. (2003). La técnica del flujograma:

apuntes desde la práctica. Consultado el 10 de agosto de 2015, en http://www.redcimas.org

Useche, C. (2012). Agua y saneamiento rural. Oportunidades para la participación comunitaria en Colombia. Banco Interamericano de Desarrollo. Bogotá, Colombia: BID.

Varela, M., Díaz, L. y García, R. (2012). Descripción y usos del método Delphi en investigaciones del área de la salud. Revista Investigación en Educación Médica, 1(2), 90-95.

Zabala, N. (2005). Diagnóstico Rural Participativo (DRP). Consultado el 10 de agosto de 2015, en http://www.dicc.hegoa.ehu.es

Control del documento

 

Nombre

Cargo

Dependencia

Fecha

Autor

Helber

Experto

Centro Agroindustrial Regional Quindío

Julio de

Yesid Garzón

técnico

2015

 

Paola Andrea

Guionista -

Centro Agroindustrial Regional Quindío

 

Adaptación

Bobadilla

Gutiérrez

Línea de

producción

Agosto

de 2015