Sunteți pe pagina 1din 3

Anatomía de la columna vertebral

La columna vertebral es la estructura que da forma a nuestro cuello y espalda. Para


entender todo lo que contamos en esta web hay que empezar por conocer cómo está
formada. La columna está formada principalmente por una serie de huesos que
llamamos vértebras. Se montan unas encima de otras como una torre de cubos
formando la columna vertebral. Entre cada dos vértebras hay una “almohadilla” que es
el disco intervertebral. Es este disco el que cuando se daña causa las tan temidas
hernias discales. La columna vertebral se continúa por arriba con los huesos del
cráneo y por abajo termina con el sacro que forma parte de la pelvis.
Las vértebras tienen todas una
cosa en común y es que dejan un agujero grande en el centro que va a ser donde
queda alojada la médula espinal. Lo podemos ver si nos fijamos en la vértebra que
aparece en el margen inferior derecho de la foto. Es una visión desde arriba que
permite ver el agujero vertebral. Si nos fijamos en la zona de la izquierda de la foto, en
amarillo sale representada la médula espinal. Esta recorre el canal que forman
conjuntamente el centro de las vértebras. En esta imagen estamos viendo una sección
lateral del canal vertebral. En la misma postura está la vértebra de arriba a la derecha.
La parte de la izquierda de la vértebra tiene una forma cuadrada y es el “cuerpo
vertebral”. La parte que sobresale al otro lado es la espina vertebral. Estas “espinas”
nos las podemos tocar si estamos delgados y nos acariciamos la parte media de la
espalda. La médula espinal es la continuación del cerebro y es la autopista por la que
recorren todos los nervios que envían y recogen las señales de todo el cuerpo. Pero no
todas las vértebras son iguales, van cambiando de forma para realizar diferentes tipos
de movimientos. En la columna diferenciamos tres zonas:

– La columna cervical (en verde): Son las primeras 7


vértebras y nos permiten mover la cabeza en las diferentes direcciones.
– La columna dorsal (en azul): Está formada por las siguientes 12 vértebras. Estas
vértebras tienen la particularidad de que se articulan con las costillas. Si nos fijamos en
la imagen, la caja torácica está formada por costillas que nacen de las vértebras de la
columna dorsal.

– La columna lumbar (en rosa): A continuación de la zona dorsal están las cinco
vértebras lumbares que forman la parte baja de la espalda.

– La parte final de la columna forma parte de la pelvis y es el sacro. Está formada por
una serie de vértebras que están fusionadas entre sí y no se articulan como todas las
anteriores.

Los médicos numeramos las vértebras para saber a cual nos estamos refiriendo
cuando hablamos. De esta forma numeramos las vértebras cervicales de la C1 a la C7
de arriba a abajo. En la zona dorsal sería la D1 la vértebra de más arriba y D12 la de
más abajo. Por último tenemos las últimas cinco que serían de L1 a L5. De esta forma
podemos entender que cuando nuestro médico nos dice que tenemos una hernia L4-
L5 se refiere al disco que se encuentra entre estas dos vértebras.

La columna, cuando la vemos de perfil, forma una serie de curvas como podemos ver
en la foto inicial del post:

– La zona de la nuca es la concavidad formada por la columna cervical (es lo que los
médicos llamamos lordosis cervical).

– La zona dorsal es la parte media de la espalda y es cóncava hacia atrás. Es la


llamada “cifosis dorsal”. Cuando esta curva es muy pronunciada nos sale “chepa”. A
esto lo llamamos los médicos “hipercifosis”.

Cada zona de la espalda se mueve de forma diferente debido a la forma que tienen las
vértebras de cada región. De esta forma el cuello es el que tiene la mayor movilidad
permitiéndonos dirigir la cabeza hacia donde queramos. La zona dorsal es más rígida
porque sostiene a las costillas pero al estar formada por muchas vértebras permiten
cierta movilidad de flexión y extensión y está especializada sobre todo en la rotación.
La zona lumbar nos permite flexionar el tronco hacia adelante, atrás y hacia los lados.

Espero que con esto se entienda de forma básica la estructura de la columna.


Lógicamente todo está sujeto por numerosos ligamentos que completan la arquitectura
de la columna y los músculos que dan el equilibrio funcional y la movilidad a toda la
espalda.