Sunteți pe pagina 1din 2

Aida Martínez. TEMA 2. Distribución, fijación y excreción de los tóxicos.

Universitat de València
Asignatura Toxicología Ambiental y Salud Pública 33096.
https://www.studocu.com/es/document/universitat-de-valencia/toxicologia-ambiental-y-salud-
publica/apuntes/tema-2-distribucion-fijacion-y-excrecion-de-los-toxicos/2427213/view

1. Distribución

La distribución de un tóxico en el organismo se distribuye a través del torrente circulatorio. Un adulto


tiene 6L de sangre, el volumen cardiaco es de 6L/min, por tanto en 1 min la sangre ha recorrido todo el
organismo.

La concentración de un tóxico en el plasma es reflejo de su distribución. En el organismo tenemos entre


39 y 46L.

1.1. Volumen aparente de distribución (VD) Es el volumen de fluido corporal en que se disuelve una
sustancia. La cantidad de agua corporal que sería necesaria para contener el tóxico presente en el
cuerpo si este fuera hidrosoluble y estuviera uniformemente repartido.

VD = Qt/Ct VD=Volumen de distribución

Qt = Cantidad total de un xenobiótico al tiempo t (mg)

Ct = Concentración plasmática al tiempo t (mg/L)

El volumen necesario para la distribución varía según: o Propiedades fisicoquímicas de los tóxicos o
Individuos o Unión a proteínas plasmáticas o Función renal o Metabolismo, etc. Cuando se trata de
tóxicos hidrófilos y moderadamente lipófilos, se necesita un volumen de distribución de entre 200 y
300L. En cambio cuando se trata de tóxicos lipófilos, se necesita un volumen de distribución de 15L.

Francisco Navarro, 08/08/2013. Procesos ADME (II). Distribución, metabolización y eliminación.


https://revistadigital.inesem.es/gestion-integrada/procesos-adme-ii-distribucion-metabolizacion-y-
eliminacion/

– Distribución

Una vez se ha producido la absorción del tóxico, la sangre lo distribuye por el organismo, sobre todo por
aquellos tejidos con un flujo sanguíneo elevado (pulmones, riñones, cerebro, hígado, corazón, etc.).
Además, llega a los tejidos con menor flujo sanguíneo, por ejemplo los músculos. Por último, se produce
su llegada más lentamente pero de forma acumulativa a los huesos y el tejido adiposo.

La acumulación del tóxico hace que este sea capaz de prolongar sus efectos tras cesar la exposición al
mismo, debido a la liberación progresiva del producto acumulado.

El tiempo de permanencia del tóxico en el organismo viene determinado por su vida media, que es el
tiempo necesario para que la concentración del tóxico en el organismo se reduzca a la mitad. Esta
capacidad de acumulación no es ilimitada, por eso otra de las clasificaciones de las sustancias químicas
se realiza en base a esta capacidad, distinguiendo entre:

Acumulativos.

No acumulativos.
Parcialmente acumulativos.