Sunteți pe pagina 1din 5

Bosque tropical

Los bosques tropicales son aquellos bosques situados en la zona intertropical y que, consecuentemente,
presentan clima tropical, y cuya vegetación predominante es de hoja ancha. Su temperatura promedio anual
es, por lo general, superior a los 27 °C,1 y su humedad es muy variable. Se dan tres clases diferenciadas
según su pluviosidad: el bosque tropical húmedo o lluvioso, el bosque tropical seco y el monzónico; a los que
habría que añadir los bosques de inundación o humedales y manglares.

Bosque tropical lluvioso o Selva tropical


La selva tropical, ecuatorial o bosque tropical húmedo es la selva o bosque denso de clima tropical que se
caracteriza por unas elevadas precipitaciones (2000 a 5000 mm al año) y una elevada temperatura media.
Son pluvisilvas que se sitúan en las proximidades del ecuador terrestre, en Sudamérica, África, islas del
Sudeste de Asia y Melanesia, alcanzando también el sureste de México, Centroamérica, Madagascar,
Indochina y el noreste de Australia. Representa el verdadero y el más ampliamente conocido concepto de
selva.
De los 3 tipos de bosque tropical, la selva tropical es el ecosistema de mayor extensión e importancia. Su
vegetación está formada por especies de hoja perenne y ancha. Son comunes las especies epifitas. Es un
ecosistema con una gran riqueza y variedad de especies y de gran interés porque su biodiversidad es fuente
de muchos recursos: alimentos, medicinas, sustancias de interés industrial. Aunque ocupan menos del 7 %
de la superficie de las tierras emergidas, contienen más del 50 % (según algunos científicos este porcentaje
se elevaría hasta más del 90 %) de las especies animales y vegetales del mundo. Una hectárea de pluviselva
tropical puede contener más de 600 especies arbóreas.
El suelo de estas selvas es muy pobre en comparación con la riqueza de vida que soporta ya que la mayor
parte de los nutrientes se encuentran en los seres vivos y no en el suelo. Cuando este ecosistema es
destruido, por la tala o el fuego, su recuperación es muy difícil porque el suelo desnudo se hace costroso y
duro sufriendo un proceso de laterización. Los suelos pobres de estas selvas no son aptos para la agricultura,
porque en tres o cuatro cosechas pierden sus nutrientes.

Clima
La selva tropical típica es lluviosa (pluvisilva), presenta clima ecuatorial (tipo Af) o monzónico (Am) y se
caracteriza por el clima cálido durante todo el año ,y con un rango diario de la temperatura mayor que el
rango estacional. Igualmente, las longitudes de los días son esencialmente las mismas durante todo el año.
La precipitación es estacional, pero muy pocas veces llega a ser tan seco que se manifieste como sequía;
puede haber uno o más meses relativamente secos (menos de 1500 mm) en casi todas las partes de esta
zona, y solamente algunas áreas son realmente húmedas durante todo el año. Las estaciones húmedas y
secas están asociadas con el movimiento del "ecuador térmico" alrededor del ecuador geográfico.
Usualmente hay dos estaciones de lluvia por año cerca del ecuador, a medida que el sol pasa sobre cada uno
de los equinoccios, pero solamente una en latitudes alejadas del ecuador. Los vientos fuertes están
asociados con las tormentas y con la estación seca, pero predomina el viento calmo la mayor parte del año.

Las temperaturas no son extremas, el máximo puede ser 35 °C, pero sí son constantes. La temperatura media
anual se sitúa entre 25 y 27 °C. La diferencia entre el mes más frío y el más cálido no llega a los 2 °C. Las
precipitaciones, que son superiores a 1500 mm, se distribuyen regularmente a lo largo de todo el año, por
eso se mantiene una fuerte humedad constante.
El microclima por encima del dosel es sustancialmente diferente al que se encuentra debajo del dosel, lo cual
es significativo para las plantas y los insectos.

Suelo
Los suelos sufren el fenómeno de la ferralitización; es decir, la liberación de óxidos de hierro a partir de la
roca madre
Los suelos de esta región son típicamente húmedos. La intemperización química es pronunciada debido a la
alta pluviometría, por lo cual los perfiles del suelo son profundos y hay poco desarrollo de los horizontes por
debajo de la capa orgánica superficial. La sílice y otros cationes son arrastrados por el lavado, dejando un
suelo ácido con altas proporciones de aluminio y óxidos de hierro; con frecuencia el color del suelo es rojizo
o rojo amarillento. Bajo ciertas condiciones de lluvia, los compuestos de hierro se concentran en un
horizonte en particular ("laterita"), que puede endurecerse y ser impenetrable por las raíces. La
descomposición es muy rápida, concentrándose los materiales orgánicos del suelo justo en la superficie y la
mayoría de los nutrientes son retenidos en la biomasa epígea (por encima del suelo).
Debido a las condiciones climáticas imperantes, la roca que origina el suelo y sobre la que se asienta el
ecosistema experimenta un intenso proceso de disgregación y de alteración química que genera un manto
de roca alterada de gran espesor.

Diversidad
De todos los biomas, este es el que tiene mayor diversidad de plantas. Hay miles de especies de árboles y es
posible encontrar algunos centenares de ellas en superficies relativamente grandes. Las plantas se extienden
hasta el sur de gimnospermas son raras, excepto las Cycadaceae. Las monocotiledóneas y helechos son muy
diversos, muchos de ellos arborescentes. Muchas de las familias de árboles son de familias grandes que se
encuentran principalmente en estos bosques (algunas se encuentran solamente aquí), incluyendo
Piperaceae, Morace, Annonace, Lauracea, Capparidaceae, Leguminosae, Meliaceae, Anacardiaceae,
Sapindaceae, Sterculiaceae, Guttiferae, Myrtaceae, Melastomaceae, Araliaceae, Myrsinaceae, Sapotaceae,
Verbenaceae, Bignoniaceae y Rubiaceae. La mayoría de las familias grandes están distribuidas en todos los
continentes tropicales. La Orchidaceae (orquídeas) es una familia grande y, en este bioma, sus especies son
primariamente epífitas. Las lianas y enredaderas se encuentra principalmente en las familias Vitaceae,
Leguminosae, Passifloraceae, Convolvulaceae y Cucurbitaceae. Las familias Oxalidaceae, Begoniaceae,
Apocynaceae, Asclepiadaceae, Gesneriaceae, y Acanthaceae son importantes familias herbáceas.

También es mayor la diversidad animal en esta zona, con una variedad casi inimaginable de insectos posibles
en unas pocas hectáreas de bosque pluvial. Como en las plantas, muchas especies son escasas (pocas por
área unitaria) y especializadas. No hay mucha diversidad de mamíferos grandes en el bosque primario debido
a que la densa vegetación estorba sus movimientos, pero unos pocos órdenes mayores (Chiroptera,
Primates) se encuentran especialmente bien representados. Otros grupos de mamíferos característicos
incluyen las musarañas arbóreas, ardillas, cobayos, perezosos, pangolines, venados y antílopes de bosque,
civetas y otros gatos.
Las aves alcanzan su mayor diversidad en esta zona, siendo posible observar, en algunas localidades
relativamente pequeñas, hasta más de 500 especies. Entre los grupos característicos se encuentran las
palomas, loros, tucanes, colibríes, cotingas, aves de paraíso, calaos, horneros, pájaros hormigueros, pittas,
charlatanes, tanagras. También los lagartos, serpientes y ranas exhiben su mayor diversidad en el bosque
pluvial, incluyendo muchos grupos restringidos a este bosque. Con tanta agua disponible, hay una tremenda
diversidad de animales acuáticos en la zona, aunque las diferencias con las zonas templadas no son tan
grandes como en el caso de los grupos terrestres.

Flora
El crecimiento de los árboles es exuberante, con árboles emergentes de hasta 60 metros y árboles del dosel
de hasta 30 metros o más. El dosel es continuo excepto sobre los cuerpos de agua. Estos son bosques
complejos con por lo menos cuatro niveles moderadamente bien definidos: dosel superior, dosel inferior,
sotobosque y arbustos/hierbas. Debido al denso dosel de hojas, el crecimiento vegetal se ve suprimido y el
sotobosque es relativamente abierto en el bosque maduro; la densa "selva" del concepto popular está
asociada a las etapas preclimax.

Los árboles son esbeltos y alcanzan unos 50 m. El tronco rectilíneo suele estar provisto de contrafuertes para
sujetarlo, pues el enraizamiento siempre es muy superficial. Existe una dispersión extrema de los árboles, sin
que predomine ninguno de ellos. La mayor parte de las lianas son leñosas y pueden alcanzar hasta los 200 m
enrollándose alrededor de los árboles. También proliferan las epífitas, como las orquídeas y las tillandsias.
Existe otra formación vegetal muy curiosa, que se encuentra en los limos litorales salados de la zona
intertropical, llamada manglar. Los manglares están provistos de raíces-zancos que se entremezclan en una
densa espesura y de otros arbustos, que presentan neumatóforos (órganos respiratorios que emergen del
agua). El manglar forma una banda de varios kilómetros a lo largo de las costas y desempeña un importante
papel en la edificación del bosque, consolidando los limos blandos.
Las margaritas también abundan, al igual que los tulipanes, las orquídeas y los ojos de león, unas flores
recientemente descubiertas.

Aprovechamiento humano
Habitación
Históricamente, la mayor parte de las selvas umbrófilas no han albergado poblaciones humanas densas. Los
recursos alimenticios en la selva están muy dispersos debido a la elevada biodiversidad; abundan sobre todo
en el dosel, donde su obtención requiere un considerable gasto de energía. Los suelos son pobres, y la lluvia
erosiona rápidamente los claros abiertos para el cultivo.
A pesar de todo, los humanos han explotado y continúan explotando la selva en varias partes del mundo.
Muchos agricultores, principalmente en la Amazonia y Papúa Nueva Guinea, obtienen los alimentos de
granjas abiertas en la selva, caza y recolección. Otros pueblos, cazadores-recolectores, subsisten gracias al
trueque de valiosos productos de la selva, como plumas, pieles y miel, con pueblos agrícolas. Otros grupos de
cazadores-recolectores explotan la selva estacionalmente, pero habitan en sabanas o bosques abiertos
adyacentes, donde la comida es mucho más abundante.2

Cultivos
El bosque lluvioso tropical presenta la más alta variedad de frutos más que en ningún otro bioma en el
mundo, proporcionando doscientas cincuenta variedades, mientras que los bosques templados sólo
producen veinte. Sólo en las selvas de Nueva Guinea hay doscientas cincuenta y una especies de árboles con
frutos comestibles, de los que sólo se cultivaban cuarenta y tres en 1985.3 Dichos frutos por su clima y
región de cultivo las frutas que crecen en esta región se les denomina tropicales.
El café, el cacao, la vainilla, los cocos, las guayabas, las piñas, los bananos, los mangos, las papayas, los
aguacates y la caña de azúcar son considerados de los frutos más consumidos y aclamados en la gastronomía
a nivel mundial, siendo originarios exclusivamente de las selvas umbrófilas, se cultivan, principalmente en
plantaciones en regiones que fueron selvas.
La cuarta parte de los medicamentos que se utilizan hoy en día proceden de las selvas umbrófilas. Por
ejemplo, "los ingredientes básicos de las hormonas anticonceptivas, la cocaína, estimulantes y
tranquilizantes" (Banks 36), el curare y la quinina.

Bosque tropical seco o Bosque seco


El bosque seco, xerófilo, deciduo, también llamado selva seca, tropófila, caducifolia o también hiemisilva, es
el ecosistema de semidensa o densa vegetación arbolada, que alterna climas estacionales lluviosos breves
con climas secos más prolongados. Es uno de los catorce biomas con los que el WWF clasifica las
ecorregiones terrestres dándole la denominación de Bosque seco tropical y subtropical de hoja ancha. Se
encuentra en latitudes tropicales y subtropicales, y ocupa una extensión total de 11,5 millones de km2.
Situación geográfica
Los bosques secos suelen situarse entre selvas lluviosas y ecosistemas áridos como desiertos subtropicales y
sabanas, en ambos hemisferios, entre 10° y 20° de latitud. El Gran Chaco y el Bosque Chiquitano oChiquitania
de Bolivia y la famosa Selva Lacandona del sur de México son los más biodiversos. En la costa del Pacífico de
Ecuador y Perú está el Bosque seco ecuatorial,1 que debido a su aislamiento alberga gran cantidad de
endemismos, al igual que las de África sudoriental, bosque seco de Madagascar y de Nueva Caledonia. Las de
India e Indochina destacan por su gran diversidad de grandes vertebrados e invertebrados.

Clima
El bosque seco tropical presenta clima cálido durante todo el año, con temperaturas entre los 25 y los 30 °C,
y con lluvias relativamente abundantes, de 1,000 a 2,000 mm. Este bioma pasa por una larga estación seca,
durante el invierno astronómico, que dura de cuatro a nueve meses.
El bosque seco subtropical tiene menor temperatura y por lo tanto menor evapotranspiración,
sosteniéndose con una precipitación anual entre 500 y 1,000 mm.
Cuando la pluviosidad es intermedia entre el bosque seco y la selva lluviosa, recibe el nombre de bosque o
selva monzónica o también selva estacional o subhúmeda, y se encuentran en zonas climáticas de sabana o
clima monzónico con precipitacianes de unos 2,000 mm anuales.

Flora
En la mayoría de estos bosques predominan los árboles caducifolios, como la teca y la uña de vaca (Bauhinia
variegata), que durante la estación seca pierden las hojas, Como las plantas pierden humedad a través de las
hojas, eso les permite conservar agua durante el período seco. Los árboles desnudos abren el dosel y
permiten que los rayos solares lleguen al suelo, lo que facilita el crecimiento de un denso sotobosque. En las
zonas más húmedas, así como en las menos fértiles, los árboles tienden a ser perennifolios. Forman también
algunos de los ecosistemas maderables más valiosos, ya que, aunque tienen menos especies que en las
verdaderas selvas ecuatoriales, son comercialmente de gran utilidad (caoba, jabillo, samán, etc).

Fauna
Los bosques secos albergan una rica fauna de monos, ciervos, félidos, loros, roedores y aves. Aunque su
biodiversidad es menor que la de las selvas lluviosas, la biomasa de mamíferos suele ser mayor, sobre todo
en los bosques de Asia y África. Muchas especies están extraordinariamente adaptadas al duro clima.

Patrones de biodiversidad y necesidades de conservación


Las especies suelen tener áreas de distribución más extensas que en la selva húmeda; la mayor parte están
restringidas a este bioma, especialmente las plantas; la biodiversidad es alta, pero generalmente menor que
en las selvas ombrófilas adyacentes.
La conservación de estos bosques requiere la protección de áreas extensas y continuas para la supervivencia
de los grandes depredadores y otros vertebrados, y para proteger a las especies de la caza. La preservación
de las selvas ribereñas y de las fuentes de agua son fundamentales para muchas especies. También son
necesarias grandes extensiones para posibilitar la recuperación de las especies después de sucesos
ocasionales, tales como incendios forestales.
Las selvas tropófilas son muy sensibles a los incendios y la deforestación; el pastoreo y las especies exóticas
pueden alterar muy rápidamente las comunidades naturales. Se degradan con facilidad y se convierten en
matorrales espinosos o praderas secas (sabanas).

Bosque monzónico
El bosque monzónico o selva monzónica es un bosque tropical estacional semiperenne de clima monzónico,
con una estación muy lluviosa y una estación seca en la que algunos árboles pierden su follaje dependiendo
de la severidad de la sequía. Con un promedio de 2000 mm de precipitación anual, es un bosque de
transición entre el bosque seco y la selva húmeda.
A esta clase pertenecen bosques de India, Sureste de Asia, Centroamérica, México y Amazonas, se
encuentran en climas tropicales húmedos con una estación seca prolongada (clima Aw), durante la cual
algunos árboles pierden el follaje (según la duración y severidad de la sequía). El factor clave es la notable
pulsación estacional de un volumen anual de lluvias bastante grande. Las temporadas de lluvia y sequía son
aproximadamente iguales.

En un bosque estacional, los elevados árboles emergentes pierden su follaje durante la temporada de
estiaje4 (de donde proviene el nombre de "semiperennes" o subperennifolio), aunque las palmas y otros
árboles del dosel inferior lo conservan y se mantiene siempre verde el bosque debido a la persistencia de los
estratos inferiores, así pues este bosque no llega a presentar el aspecto seco del bosque tropical seco
durante la estación desfavorable. Los bosques tropicales estacionales tienen una riqueza de especies que
solamente es superada por el bosque lluvioso tropical.