Sunteți pe pagina 1din 1

Consagración a María, rescate nuestro.

Que la presencia de Dios nos ilumine y nos llene


y que al consagrarnos a ti,
nuestra vida se abra solo a Dios
Oh, Señora mía, yo te consagro a mis abuelos vivos y difuntos,
y Madre mía, yo te consagro a mis padres, vivos y difuntos,
Madre del Dios verdadero, yo te consagro a mis hermanas
virgen digna de alabanza. yo te consagro mi persona
yo te consagro a mis sobrinos y sobrinas
Oh, María sin pecado concebida yo te consagro a mis familiares cercanos
ruega por nosotros, yo te consagro mi economía
que recurrimos a Ti, yo te consagro mi hogar y mis posesiones.
que necesitamos de tu cobijo,
de ser rescatados del mundo, Lo dispongo todo a ti,
sus seducciones y falsas morales. para gloria y alabanza del Dios
Trino y uno, que Él nos cubra con sus alas
Oh María, mujer fiel a la Palabra de Dios para estar seguros, como lo recuerda el salmo 91
misma que se engendró en Tu seno y resguardados en ti y en Dios, nada tememos
y se hizo carne, pues has creído, porque Él va con nosotros con su vara y su cayado.
Y te gozas en el fruto de Tu vientre.
Envíanos tu bendición o virgen sagrada María
Portadora de buenas noticias ruega por nosotros, santa Madre de Dios
portadora del Dios único, para que seamos dignos de alcanzar
adornada y rebosante, las divinas gracias y promesas,
de los dones de Dios. de nuestro Señor Jesucristo.
Amen. Amen. Amen.
A ti recurrimos Madre
para consagrarnos
para abandonarnos en tus manos
y ser cuidados, protegidos,
custodiados, blindados.

De tanta maldad,
de los demonios que asechan
destruir la felicidad para la cual
Dios nos ha creado.

Para que nos sigas enseñando


a creer en Dios,
en ese Dios que a veces caya
pero nunca está ausente, espera.

Se Tu Señora, nuestra poderosa intercesora


y que junto a tantos santos, que en ti han creído
caminemos el camino del amor
el camino del perdón
el camino de la misericordia
el camino que Tu mejor conoces
hacia Dios, luz que ilumina las tinieblas.