Sunteți pe pagina 1din 4

Cuidando la Bendición. Deuteronomio 7.

Cuidando la Bendición. Deuteronomio 7. A nosotros los seres humanos por lo general conseguir las cosas

A nosotros los seres humanos por lo general conseguir las

cosas nos cuesta mucho. Pero las perdemos con mucha facilidad. Una de las cosas más importantes en nuestra vida para perder lo que tenemos es que nos dejamos influenciar con mucha facilidad por las personas que conforman nuestro grupo de amistades. A Jehová le preocupaba que por culpa de las malas amistades su pueblo pudiera perder

la bendición. Deut. 7 V 1-4 “Cuando Jehová tu Dios te haya

introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla, y

haya echado de delante de ti a muchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, siete naciones mayores y más poderosas que tú,La mejor manera de seleccionar nuestras amistades es cuando aprendemos a valorarnos. Cuando entendemos que para Dios y para nosotros mismos somos especiales y apartados para cosas maravillosas. V 6 “Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra.”

1

Dios ciertamente les dio a los Israelitas la tierra prometida, pero ellos a través de las oraciones y de las batallas, tuvieron esa tierra prometida. Así mismo Dios metió a Adán en el huerto y le dijo que trabaje y lo cuide. Del mismo Dios nos demanda a nosotros, que nos esforcemos en su gracia para ser bendecidos. Pero como se menciona, existe el riesgo que una vez se la reciba, se pierda.

Como

tenemos.

motivarnos

o

estimularnos

a

cuidar

lo

que

1. Siendo agradecidos con lo que ahora tenemos o somos. Deut. 7. V 7 “No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos”. 2. Valorando el amor que los demás nos tienen. V 8 “sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.” Si tenemos lo que tenemos no es por nuestros méritos, es porque a Dios le a placido darnos aunque no lo merecíamos. Es por su infinito amor.

¿Qué tenemos que cuidar?

1. Mi relación con Dios. La única forma de mantenernos alejados de las tentaciones y estar más cerca de Jesucristo es a través de la oración.

2. La Familia. El amor es como una planta podemos disfrutar de su presencia y de su aroma mientras la cuidemos de lo contrario se marchita. Una buena actitud

2

para con nuestros seres queridos puede ser un buen nutriente para mantener el amor vivo.

Juan 15 4-5

5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

3. El Dinero. No gastes más de lo que te ganas. Se previsivo. Mantén la cultura del ahorro así sean mil o dos mil pesos diarios pueden ser suficientes para tener algo para más adelante. Acostúmbrate a planificar tus gastos proponte hacer un presupuesto.

Génesis 47:25 Y ellos respondieron: La vida nos has dado; hallemos gracia en ojos de nuestro señor, y

seamos siervos

47:26 Entonces José lo puso por ley hasta hoy sobre la tierra de Egipto, señalando para Faraón el quinto, excepto sólo la tierra de los sacerdotes, que no fue de Faraón. 47:27 Así habitó Israel en la tierra de Egipto, en la tierra de Gosén; y tomaron posesión de ella, y se aumentaron, y se multiplicaron en gran manera.

de

Faraón.

El Cuidar lo que tenemos hace que:

1. Los demás nos amen. Deut. 7 V13 “Y te amará, te bendecirá y te multiplicará, y bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano, tu mosto, tu aceite, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría.”

3

2. Tengamos una Vida de Excelencia. 14 “Bendito serás más que todos los pueblos; no habrá en ti varón ni hembra estéril, ni en tus ganados.”

La paciencia es algo que nos puede servir mucho para cuidar lo que tenemos. V 22 “Y Jehová tu Dios echará a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas en seguida, para que las fieras del campo no se aumenten contra ti.

No importa las circunstancias que tengamos que vivir nunca contaminemos nuestra casa o nuestra iglesia con cosas del mundo. 26 “y no traerás cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema.

Todo lo que Dios te ha dado es maravilloso no lo descuides. No te arriesgues a perder lo que Dios te ha dado no siempre hay una segunda oportunidad.

Puedo añadir algo más.

Si Dios te guía a comprarte una casa, un carro, un hacienda, o un negocio. Es necesario cada día orar por ellos; reprendiendo todo demonio, que se levante. Pues así como debemos orar día a día por nuestras vidas, parejas e hijos; así debemos encomendar a Dios las posesiones que EL nos da.

4