Sunteți pe pagina 1din 4

Reflexión sobre las relaciones interpersonales.

Por JMTH.
El mundo creado desde el Paraíso, se constituyó para que todos los seres
vivos se amaran y fueran amados según la Voluntad del Creador, Dios.

Al principio, los hombres no entendieron y esto y comenzaron disputas entre


los seres vivos, y una de las más notorias, que recogió La Biblia, fue la de Caín
y Abel.

Entonces, Dios dijo, mandaré a mi Hijo Amado, para que les eduque y le
respeten y los hombres, le crucificaron.

En el transcurso de la vida, han existido personas enormemente humildes y


bondadosas y personas extremadamente crueles, pero, cada quien ha
recibido su justo pago, según sus comportamientos.

Benigno Hernández Campos, fue uno de esos hombres, quien con virtudes y
defectos, siempre tuvo amor de Dios en su corazón, incluso, hospedó una vez
en su casa, sin conocerle y pagándole el alimento y la ropa que se ponía, a
una joven, quien después lo timó. Benigno dijo: ¡No importa, Dios sabe que
yo le abrí mi corazón con sinceridad!. Al cabo de los años, Benigno se enteró
por las autoridades locales, que la mujer era prófuga de la justicia y que la
habían recapturado en ciudad Habana, y ese fue el pago que Dios le dio a la
mujer por sus fechorías.

Usted no debe temer a nadie que le brinde con sinceridad su amistad,


porque Dios tiene bajo su control, todo lo que ocurre a uno de sus siervos, y
al que se deja guiar por Dios, en vez de cerrárseles las puertas del bien, se les
abren. ¡No es un slogan, es pura realidad!.

Dice la Palabra de Dios, en el Libro del Deuteronomio: Deuteronomio,

Capítulo 32:
1 Escuchad, cielos, y hablaré;
Y oiga la tierra los dichos de mi boca.
2 Goteará como la lluvia mi enseñanza;
Destilará como el rocío mi razonamiento;
Como la llovizna sobre la grama,
Y como las gotas sobre la hierba.

Y dice la Palabra de Dios, más adelante sobre los altivos, los que se
creen impenetrables y son soberbios:
35 Mía es la venganza y la retribución;
A su tiempo su pie resbalará,
Porque el día de su aflicción está cercano,
Y lo que les está preparado se apresura.
36 Porque Jehová juzgará a su pueblo.
39 Ved ahora que yo, yo soy,
Y no hay dioses conmigo;
Yo hago morir, y yo hago vivir;
Yo hiero, y yo sano;
Y no hay quien pueda librar de mi mano.
40 Porque yo alzaré a los cielos mi mano,
Y diré: Vivo yo para siempre,
41 Si afilare mi reluciente espada,
Y echare mano del juicio,
Yo tomaré venganza de mis enemigos,
Y daré la retribución a los que me aborrecen.
42 Embriagaré de sangre mis saetas,
Y mi espada devorará carne;
Porque él vengará la sangre de sus siervos,
Y tomará venganza de sus enemigos,
Y hará expiación por la tierra de su pueblo.
44 Vino Moisés y recitó todas las palabras de este cántico a oídos del
pueblo, él y Josué hijo de Nun.
45 Y acabó Moisés de recitar todas estas palabras a todo Israel;
46 y les dijo: Aplicad vuestro corazón a todas las palabras que yo os
testifico hoy, para que las mandéis a vuestros hijos, a fin de que cuiden
de cumplir todas las palabras de esta ley.
Dios exige, que los seres humanos cambien sus maneras de vivir y actúen
para bien de todos, porque no existen países buenos ni países malos; malos y
buenos somos los seres humanos que habitamos los países. ¡Entonces!, es
hora ya de cambiar los sentimientos y pensamientos que tengamos en el
corazón y vivamos todos en la armonía y respeto que exige Dios.

El Salmista con todo el amor de su corazón, decía en Los Salmos,

Capítulo 133:

1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es


Habitar los hermanos juntos en armonía!
2 Es como el buen óleo sobre la cabeza.

Y como hermanos, debemos tratarnos, porque somos Hijos del


Creador, y Jesús, el Hijo de Dios, dijo, según: Mateo

Capítulo 15

11 No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de


la boca, esto contamina al hombre.

También Jesús dijo en: Marcos, Capítulo 04:

21 También les dijo: ¿Acaso se trae la luz para ponerla debajo del
almud, o debajo de la cama? ¿No es para ponerla en el candelero?
22 Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; ni
escondido, que no haya de salir a luz.
23 Si alguno tiene oídos para oír, oiga.

Llevar palabras de amor y bondad a las personas, no lacera la


integridad moral de nadie y de ningún hogar, por el contrario, esto
Bendice a los hogares con todas sus familias.

El Amor Cristiano, que le envíes a alguien, sea hombre o mujer, si este


lo rechaza, no se pierde, vuelve al que lo envió con la Bendición para
esa familia, Bendición que se marcha del lugar donde fue rechazada.
El que no acepta la Palabra de Dios que le es enviada, tiene ese derecho
de rechazarla, pero Dios dice en su Palabra, según Juan

Capítulo 12:
44 Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que
me envió;
45 y el que me ve, ve al que me envió.
46 Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí
no permanezca en tinieblas.
47 Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no
he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.
48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la
palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.
49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me
envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de
hablar.
50 Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo,
lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

Yo, Manuel Truttié, soy un siervo de Dios, que llevo sanamente y con
respeto la Voluntad de Dios a todas las personas, el que las acepte y
reciba mi amistad, recibirá el deseo de Dios de ser evangelizado, el que
lo rechace, yo no lo culpo, ni lo detesto, por el contrario, lo amo en el
AMOR DE CRISTO, y le deseo, ¡Que Dios lo Bendiga!, pero, que
respete a Dios.