Sunteți pe pagina 1din 13

REJILLAS EN EL TRATAMIENTO PRIMARIO DE AGUAS RESIDUALES

Proporcionar la cantidad máxima de área abierta sin sacrificar la resistencia


necesaria.

La distribución de las ranuras debe ser uniforme de manera que el flujo del agua
sea fácil y no ortuoso, y permita que el desarrollo logre sus fines.

La rejilla debe estar construida de un solo metal, el cual debe ser resistente a la
corrosión y a los ácidos utilizados para desincrustar.

Debe ser resistente al paso del agua y no provocar incrustaciones, debe ser
fuertemente resistente al colapso y a la compresión, sirven para que los desechos
no dañen las maquinas. Se construyen con barras de 6 mm de grosor y son
acomodadas aproximadamente a 100 mm de distancia.

Rejillas en el tratamiento primario de aguas residuales

Las aguas residuales llegarán por gravedad, conducidas por el emisor, hasta el
lugar donde será construida la planta de tratamiento de aguas residuales. Los
materiales sólidos y bastos, tales como cáscaras de fruta, harapos, palos, trozos
de papel y madera que frecuente e inexplicablemente encuentran su destino en el
sistema de alcantarillado, se separan pasando las aguas a través de rejillas,
hechas con varillas de hierro paralelas.

El propósito fundamental de los

dispositivos de cribado es proteger a las bombas y otros equipos electromecánicos


y prevenir el atascamiento de válvulas.

Por este motivo la primera operación que se lleva a cabo en el influente de agua
residual es el cribado

Tipos de cribados
Según la inclinación de la rejilla:

Horizontales

Verticales

Inclinadas

Según la separación

Libre entre barras:

Finas (< 1,5 cm)

Medias (1,5 - 5,0 cm)

Gruesas (> 5,0 cm)

Según la limpieza de las rejillas

Limpieza manual

Limpieza mecánica

Sencillez de manejo

Automatismo del sistema limpiador según el caudal de entrada y los sólidos


retenidos

Ahorro de energía

Mayor cantidad de materia retenida

Menor desgaste de maquinaria

Rejillas en el tratamiento primario de aguas residuales


Las cribas pueden ser de cualquier material agujerado ordenadamente, por
ejemplo de una plancha o lámina metálica, de madera o de concreto. Usualmente
estas se fabrican con acero, creándose un emparrillado de barras o varillas.

De acuerdo al método de limpieza las cribas o rejillas pueden ser de limpieza


manual o mecánica. Según el tamaño de las aberturas se clasifican como rejillas
gruesas o finas. Las gruesas son aquellas con aberturas iguales o mayores de
0.64cm (1/4”), mientras que las finas tienen aberturas menores de 0.64cm (1/4”).

Rejillas de limpieza Manual

La longitud de las rejillas de limpieza manual no debe exceder de la que permita


su limpieza conveniente por el operador. En la parte superior de la rejilla debe
proveerse una placa de drenaje o placa perforada, con el objetivo de permitir el
drenaje temporal del material removido.

El canal de acceso a la rejilla debe diseñarse para prevenir la acumulación de


arena u otro material pesado, antes y después de la rejilla.

Rejillas de limpieza manual

Se dimensionan con el criterio de la velocidad adecuada en las rejas. Con los


caudales máximo horario.

Las rejas de limpieza mecánica se han venido empleando en las plantas de


tratamiento de aguas residuales desde hace mas de 50 años. Las rejas de
limpieza mecánica se dividen en cuatro tipologías principales: las rejas de
funcionamiento mediante cadenas, rejas de movimiento oscilatorio, catenarias y
rejas accionadas mediante cables.

En general, las rejas de limpieza mecánica que emplean cadenas se suelen


emplear en redes de alcantarillado de tipo separativo ya que son mas modernas y
eficientes en la retención de sólidos.
DESARENADORES

Los Desarenadores son unidades destinadas a retener sólidos inorgánicos como


arena, cenizas y grava, a los que se denomina generalmente como arenas o
partículas discretas, que por lo general contienen las aguas residuales

Desarenador de flujo horizontal

Es el Desarenador más antiguo empleado en el tratamiento de las aguas


residuales con control de velocidad. El agua circula a través del elemento en
dirección horizontal y la velocidad de circulación se controla por la propia
geometría de la unidad, con compuertas de distribución especiales, y mediante la
adopción de vertederos de secciones especiales a la salida del canal.

Consiste en un tanque de aireación de flujo helicoidal en el que se induce una


velocidad en espiral que se controla por la propia geometria del tanque y por la
cantidad de aire suministrada a la unidad.

Desarenador aireado

Desarenador de vórtice

Consiste en un tanque cilíndrico en el que el agua entra siguiendo una dirección


de flujo tangencial creando un flujo en vórtice: las fuerzas centrifugas y
gravitatorias son las responsables de la separación de las arenas.
MÉTODOS PARA LA MEDICIÓN DE CAUDALES EN EL TRATAMIENTO
PRIMARIO DEL AGUA RESIDUAL.

Para la determinación del caudal de las descargas deben efectuarse por lo menos 3
jornadas de medición horaria durante las 24 horas del día y en cada uno de los
emisarios que se consideren representativos. Con estos datos deben determinarse los
caudales medio y máximo horario representativos de cada descarga y el factor de
mayoración correspondiente. Los caudales deben relacionarse con la población de
aporte de cada descarga para determinar los correspondientes aportes de agua
residual per cápita. En caso de existir descargas industriales dentro del sistema de
alcantarillado, deben calcularse por separado los caudales domésticos e industriales.
Los aportes antes mencionados deben estimarse siguiendo lo establecido. Deben
efectuarse mediciones para determinar la cantidad de agua de infiltración y otros
caudales afluentes asociados a conexiones erradas al sistema de alcantarillado.
Deben encontrarse factores para caudales de infiltración (en términos de área o de
longitud de la red L/s/ha ó L/s/km) de modo que se pueda proyectar el caudal
esperado. Así mismo deben tenerse en cuenta los periodos de sequía y de lluvia.

Interese conexe