Sunteți pe pagina 1din 11

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA


CIENCIA Y TECNOLOGÍA
UNIVERSIDAD POLITECNICA TERRITORIAL DEL NORTE DE MONAGAS
LUDOVICO SILVA
PNF. TERAPIA OCUPACIONAL
TRAYECTO I
TRAMO II
SECCIÓN 01
TRABAJO GRUPAL
CARIPITO – MONAGAS

ORGANIZACIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO:


“SNC, SNP”

FACILITADOR: REALIZADO POR:


DR. ROMULO CABELLO D’ABREU, AILHING.
BERICOTE, MARIA
FLORES, ASTRID
MARTÍNEZ, JORGE
MARTÍNEZ, VANESSA
PALACIO, AMARILIS

CARIPITO, NOVIEMBRE 2018


INTRODUCCIÓN

El sistema nervioso es el más complejo y sofisticado del cuerpo, su función es de


regular y coordinar las funciones y actividades del cuerpo y este se divide en un sistema
nervioso central que es integrado por el encéfalo y la médula espinal al igual que un
sistema nervioso periférico que solo está formado por nervios. El sistema nervioso
periférico está formado por ganglios o grupos de somas neuronales y por nervios, ubicados
fuera del sistema nervioso central pero se conecta a este. El sistema nervioso periférico se
divide en un sistema nervioso somático y un sistema nervioso autónomo.
ORGANIZACIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO
El Sistema Nervioso Central
Está formado por el encéfalo (cerebro, cerebelo y bulbo raquídeo) y la médula espinal.
EL CEREBRO: Es la parte más voluminosa (unos 1.500 cc). Recibe los estímulos de los
órganos sensoriales, los interpreta y elabora respuestas adecuadas. Además, es el
responsable de la consciencia, la capacidad de reconocerse a uno mismo y a sus actos, y de
los actos voluntarios.
También en el cerebro radican funciones como el lenguaje, la memoria, la creatividad, el
pensamiento, el aprendizaje…
El cerebro se compone de dos hemisferios cerebrales (derecho e izquierdo), unidos por
muchas conexiones. En su superficie presenta pliegues llamados circunvoluciones y surcos,
que aumentan su superficie y lo dividen en lóbulos.
Bajo los hemisferios cerebrales hay numerosas estructuras: tálamo, hipotálamo, sistema
límbico, hipófisis...
La parte externa del cerebro es la corteza cerebral, de unos 2 mm de espesor y formada
por cuerpos celulares (sustancia gris). Bajo ella hay numerosos axones mielinizados
(sustancia blanca).
Los pliegues de la corteza cerebral están relacionados con la inteligencia de nuestra
especie. Cada región de la corteza se especializa en una función determinada (vista, olfato,
oído,...). Además, cuenta con áreas de asociación que integran los diferentes estímulos.
EL CEREBELO: Se halla bajo el cerebro, parcialmente oculto. Tiene color gris pues su
estructura es similar a la del cerebro. Se encarga básicamente de movimientos automáticos:
postura y equilibrio, caminar, conducir, montar en bicicleta,...
BULBO RAQUÍDEO: Se encuentra en la base del cerebro y se continúa con la médula
espinal. Es de color blanco, pues la sustancia gris está en el interior y la blanca en el
exterior, al contrario que en el cerebro.
En su parte inferior muchas de las fibras nerviosas del lado izquierdo se cruzan al
derecho y viceversa. Por ello, cada hemisferio cerebral controla básicamente el lado
contrario del cuerpo.
El bulbo controla funciones vitales como la respiración, el ritmo cardíaco o la digestión.
LA MÉDULA ESPINAL: Es un órgano en forma de cordón, de unos 45 cm de longitud,
alojada dentro de la columna vertebral.
Su estructura es como la del bulbo raquídeo, con la sustancia gris en el interior. Esta
sustancia tiene forma de ‘H’.
La médula espinal: Transmite información: desde todo el cuerpo hasta el encéfalo y
viceversa.
Es responsable de los actos reflejos: respuestas rápidas a estímulos sin que intervenga el
cerebro.
Sistema Nervioso Periférico (SNP)
El sistema nervioso periférico (SNP) es la parte del sistema nervioso formado por todos
los nervios que se encuentran fuera del sistema nervioso central (SNC). Los nervios son
haces de fibras neuronales (axones) que se agrupan para transportar información desde y
hacia el SNC.
El sistema nervioso periférico comprende todos los nervios que se ramifican desde el
cerebro y la médula espinal hacia otras partes del cuerpo. Incluye los nervios craneales, los
nervios espinales, los nervios periféricos y las uniones neuromusculares.
El cerebro es el órgano que codifica las señales externas y decide cómo responder ante
lo que sucede a nuestro alrededor. El sistema nervioso periférico es quien le envía la
información y, tras evaluarla, el cerebro manda las respuestas apropiadas a las partes del
cuerpo necesarias, como pueden ser los músculos o los órganos.
Así pues, la función principal del SNP es conectar el SNC con los órganos, las
extremidades y la piel. Sus nervios se extienden desde el sistema nervioso central hasta las
áreas más externas del cuerpo. El sistema periférico permite que el cerebro y la médula
espinal puedan enviar y recibir información a otras áreas del cuerpo, lo que nos permite
reaccionar a los estímulos en nuestro entorno.
Según su origen se distinguen dos tipos de nervios:
Nervios craneales: parten del encéfalo. Son 12 pares, relacionados con la vista, el oído,
el olfato, el gusto, la masticación, el habla y otras funciones.
Nervios raquídeos: parten de la médula espinal. Son 31 pares y controlan muchos
movimientos del cuerpo y el funcionamiento de los órganos internos: corazón, pulmones,
estómago, hígado, intestinos, riñones, etc.
Por su función, los nervios se clasifican en:
Sensitivos: reciben y conducen los impulsos nerviosos desde los receptores hasta el
SNC.
Motores: transmiten impulsos desde el SNC a los efectores (músculos y glándulas).
Mixtos: contienen fibras sensitivas y motoras.
El sistema nervioso periférico está formado por todos los nervios periféricos que
recorren el cuerpo, y se divide en:
Sistema Nervioso Somático (SNS)
El sistema somático es la parte del sistema nervioso periférico responsable de llevar la
información sensorial y motora hacia y desde el sistema nervioso central. Es el responsable
de transmitir tanto la información sensorial, como el movimiento voluntario que se deriva
de esta información tras ser evaluada por el cerebro. El sistema está formado por los
nervios de los receptores sensoriales del cuerpo, con unas ramas de nervios aferentes que
llevan información de los receptores somáticos al SNC y unas fibras eferentes que llevan
los impulsos nerviosos del SNC al resto del cuerpo.
Los dos tipos principales de neuronas que encontramos en el SNS se llaman:
Neuronas sensoriales (o neuronas aferentes): llevan información de los nervios al
sistema nervioso central. Son estas neuronas sensoriales las que nos permiten recoger la
información sensorial y enviarla al cerebro y a la médula espinal.
Neuronas motoras (o neuronas eferentes): que transportan información del cerebro y la
médula espinal a las fibras musculares de todo el cuerpo. Estas neuronas motoras nos
permiten tomar medidas físicas en respuesta a estímulos en el medio ambiente.
Sistema Nervioso Autónomo (SNA)
El sistema nervioso autónomo (SNA) o vegetativo es la parte del sistema nervioso
central y periférico que se encarga de la regulación de las funciones involuntarias del
organismo, del mantenimiento de la homeostasis interna y de las respuestas de adaptación
ante las variaciones del medio externo e interno. Así pues, ayuda a controlar, entre otras
funciones, la presión arterial, la motilidad y secreciones digestivas, la emisión urinaria, la
sudoración y la temperatura corporal. Algunas de estas funciones están controladas
totalmente por el sistema nervioso autónomo, mientras que otras lo están parcialmente.
Es un sistema tónicamente activo que mantiene a los tejidos y órganos efectores en un
estado de función intermedia. Una de sus principales características es la rapidez y la
intensidad con la que puede cambiar las funciones viscerales.
Este sistema se divide en dos ramas:
Sistema Nervioso Simpático (SNSP)
El sistema simpático es el encargado de regular las respuestas de lucha o huida. Moviliza
al cuerpo para responder en una situación de peligro y prepara al cuerpo para gastar energía
y hacer frente a posibles amenazas en el medio ambiente. Cuando se necesita entrar en
acción, el sistema simpático desencadena una respuesta aumentando la frecuencia cardíaca
y respiratoria, incrementando el flujo sanguíneo de los músculos, activando la secreción de
sudor y dilatando las pupilas. Esto permite que el cuerpo responda rápidamente en
situaciones que requieren una acción inmediata. En algunos casos, podemos quedarnos y
luchar contra la amenaza, mientras que en otros casos podemos huir del peligro.
Sistema Nervioso Parasimpático (SNPS)
El sistema parasimpático ayuda a mantener las funciones normales del cuerpo y a
conservar los recursos físicos y la energía. Controla las operaciones normales del cuerpo
como la digestión, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. También nos a volver a la
actividad normal después de una emergencia.
Tras una amenaza o situación de peligro, este sistema reducirá la frecuencia cardíaca y
respiratoria, reducirá el flujo sanguíneo, relajará los músculos. Esto nos permite devolver
nuestro cuerpo a un estado de reposo normal.
Nervios del SNP
Un nervio es conjunto de fibras de un tipo en particular que conduce impulsos entre el
sistema nervioso central y distintas partes del cuerpo. Este grupo tiene la forma de un
cordón blanquecino y la capacidad de transmitir ondas eléctricas (los impulsos nerviosos o
potenciales de acción) a gran velocidad. Por lo general, el impulso nervioso nace en el
cuerpo celular de una neurona y pasa del axón hacia el extremo; por medio de la sinapsis,
logra transmitirse a otra neurona.
 Nervios Craneales: Los nervios craneales o pares craneales son los doce
pares de nervios que parten de la base del cerebro o a nivel del tronco del encéfalo y
emergen por los agujeros de la base del cráneo, distribuyéndose por la cabeza, el
cuello, el tórax y el abdomen. Los pares craneales tienen un origen aparente que es el
lugar donde el mismo sale o entra en el encéfalo. El origen real es distinto de
acuerdo a la función que cumplan.
Las fibras de los pares craneales con función motora (eferente) se originan de
grupos celulares que se encuentran en la profundidad del tallo encefálico (núcleos
motores) y son homólogas de las células del asta anterior de la médula espinal.
Las fibras de los pares craneales con función sensitiva o sensorial (aferente) tienen
sus células de origen (núcleos de primer orden) fuera del tallo encefálico, por lo
general en ganglios que son homólogos de los de la raíz dorsal de los nervios
raquídeos. Los núcleos sensitivos de segundo orden se encuentran en el tallo
encefálico.
 Nervios Espinales: Los nervios espinales son las vías de comunicación entre la
médula espinal y las distintas regiones del organismo. Dichos nervios nacen de la unión de
fibras tanto de la raíz posterior (sensitiva o aferente), como de la raíz anterior (motora o
eferente) por lo cual se los denomina mixtos. Los nervios raquídeos se designan según los
segmentos en los que se originan, siendo:
• 8 pares cervicales (C1- C8)
• 12 pares torácicos (T1-12)
• 5 pares lumbares (L1-L5)
• 5 pares sacros (S1-S5)
• 1 par coxígeo (Cx1)
Ganglios del SNP
Son pequeños nódulos que contienen cuerpos celulares de neuronas y se encuentran en
el trayecto de los nervios
Los ganglios nerviosos son aquellas agrupaciones de los cuerpos de las neuronas
localizadas fuera del sistema nervioso central (SNC) y en el trayecto de los nervios del
sistema nervioso periférico (SNP), pertenecientes a este último. Los ganglios son puntos de
relevo o de conexiones intermedias entre diferentes estructuras neurológicas del cuerpo,
tales como el SNC y el SNP. Están rodeadas por una cápsula de tejido conectivo y los
axones (o prolongaciones neuronales) que parten de los ganglios forman parte de los
nervios.
Se distinguen 2 tipos generales de ganglios, los ganglios espinales o sensitivos, también
llamados ganglios de la raíces dorsales, con función aferente, donde se aprecia la presencia
de abundantes conexiones neuronales distintivas y los ganglios vegetativos, que son
pequeños grupos de células nerviosas multipolares situadas a mayor o menor distancia de
las vísceras o parte de la pared de las vísceras según sea su carácter funcional.
Tipos de ganglio nervioso
Los ganglios nerviosos se encuentran ubicados fuera del sistema nervioso central, es
decir, en el sistema nervioso autónomo. Según la parte específica del sistema nervioso
autónomo al que pertenecen, así como de acuerdo con el camino específico que siguen para
transmitir los impulsos nerviosos, estos ganglios pueden dividirse en sensoriales y
autónomos.
1. Ganglio nervioso sensorial o espinal
El ganglio nervioso sensorial actúa recibiendo señales desde la periferia y enviándolos al
cerebro, es decir, tiene una función aferente. Se conoce también como ganglio somático,
ganglio sensitivo, o ganglio raquídeo, ya que se ubica en la parte posterior de otras
estructuras que se llaman nervios raquídeos. Estos últimos son los nervios que dan forma
las raíces dorsales y ventrales de la médula espinal. Por lo mismo, el ganglio nervioso
sensorial se conoce también como ganglio espinal.
Se prolonga por dichas raíces o ramas atravesando distintas partes del cuerpo, y se
encarga de activar impulsos eléctricos desde la piel y los músculos de la espalda (ramas
dorsales). De hecho, otro nombre que comúnmente reciben estos ganglios es el de
“ganglios de las raíces dorsales”.
2. Ganglio nervioso autónomo o vegetativo
El ganglio nervioso autónomo actúa en el sentido contrario al ganglio nervioso sensorial,
es decir, de manera eferente: reciben señales del sistema nervioso central y las envía hacia
la periferia. Se llama también ganglio vegetativo, y al pertenecer al sistema nervioso
autónomo, lo que hace es regular la actividad motora. Se ubican cerca de las vísceras sobre
las que actúa, aunque guardando distancia con éstas, y se dividen a su vez en dos tipos de
ganglios:
2.1. Ganglios parasimpáticos
Se trata de los ganglios que forman parte del sistema nervioso parasimpático. Están
ubicados en la pared de las vísceras que inervan, es decir, en la zona específica del
organismo en la que actúa el nervio. Por la cercanía que guardan con los órganos sobre los
que actúan, se conocen también como ganglios intramulares (excepto por los que actúan
sobre el cuello y la cabeza). Se componen por tres distintas raíces según el recorrido que
siguen las fibras nerviosas: raíz motora, raíz simpática o raíz sensorial.
A su vez, dichas fibras nerviosas conforman distintos nervios craneales, entre los que se
encuentran el oculomotor, el facial, el glosofaríngeo, el vago y el esplácnico pélvico.
2.2. Ganglios simpáticos
Como su nombre lo indica, forman parte del sistema nervioso simpático. Se encuentran a
ambos lados de la médula espinal, formando largas cadenas nerviosas. Se trata de los
ganglios que se encuentran alrededor del tronco celíaco (tronco arterial que se origina en la
aorta, específicamente en la parte del abdomen de esta arteria). Estos últimos son los
ganglios simpáticos prevertebrales, y pueden inervar los órganos que conforman la región
abdominal y pélvica, o bien.
Por otro lado están los ganglios paravertebrales, que forman la cadena paravertebral y se
dirigen desde el cuello hacia la cavidad torácica, actuando especialmente sobre las vísceras.
Entre sus principales funciones se encuentra la transmisión de información sobre eventos
que pueden resultar riesgosos para el organismo. En este sentido, se relacionan con las
situaciones de estrés y constituyen uno de los elementos responsables de responder ante
estas, ya sea por medio de huida o por medio de la agresión.
CONCLUSIÓN

Con respecto a la siguiente investigación se pudo llegar a las siguientes conclusiones:


 El sistema nervioso tiene 3 funciones básicas que son la sensitiva, la integradora y
la motora.
 El encéfalo consta del cerebro, cerebelo y tallo cerebral
 La función del sistema nervioso periférico es transmitir información sensorial
hacia el sistema nervioso central e información motora desde este hacia los
músculos y glándulas
 El sistema nervioso simpático está relacionado con actividades que requieren
energía
 El sistema nervioso parasimpático está relacionado con acciones que conserva la
energía
 El sistema nervioso autónomo es independiente del control de la corteza cerebral
regulándose a sí mismo.
BIBLIOGRAFIA
Ángel José Chú Lee, Silvana Cuenca Buele, Marcelo López Bravo. Anatomía y Fisiología
del Sistema Nervioso. Universidad Técnica de Machala 2015.

LATARJET / RUIZ LIARD / PRÓ. ANATOMÍA HUMANA. Ed. Médica Panamericana.


Ed. 4°. 2005