Sunteți pe pagina 1din 2

El hombre, por tanto, «está llamado a existir “para” los demás, a convertirse en un don»

aunque no se limite a esto; está llamado a existir no sólo “con” los demás o “junto” a los
demás, sino “para” los demás, lo que implica servir, amar. La libertad humana «se
envilece cuando el hombre, cediendo a una vida demasiado fácil, se encierra como en una
dorada soledad»
Sociedad es un concepto polisémico, que designa a un tipo particular de agrupación de
individuos que se produce tanto entre los humanos como entre algunos animales, la
relación que se establece entre los individuos supera la manera de transmisión genética e
implica cierto grado de comunicación y cooperación, que en un nivel superior (cuando se
produce la persistencia y transmisión generacional de conocimientos y comportamientos
por el aprendizaje) puede calificarse como "cultura
La vida biológica está basada en la transmisión de información genética, la cultura es
posible por un conjunto de capacidades que no tienen los demás animales, lo cual hace
que podamos hablar de una cultura, esto es, un conjunto de realidades que hemos
producido como consecuencia de nuestra vida en sociedad útiles para entender el mundo
que nos rodea, orientándonos en él actuando eficazmente para sobrevivir. La cultura es
así, al mismo tiempo que un producto del ser humano social e histórico, el instrumento
por el que la sociedad configura al individuo y lo hace capaz de pertenecer a ella.
Para la persona humana la vida social no es algo accesorio, sino que deriva de la
sociabilidad: la persona crece y realiza su vocación sólo en unión con los demás. Hay
quienes defienden que vivir en sociedad no es una exigencia natural, ya que la sociedad
es básicamente una construcción artificial surgida como mal menor para hacer posible
una convivencia precaria pero inevitable (teorías contractualistas, Hobbes, Rousseau). No
obstante, partiendo de la base de que el ser humano es un animal político, como ya caviló
Aristóteles, necesitamos la sociedad para que nos aporte realización de acuerdo a nuestras
capacidades. De hecho, el ser humano es un ser lleno de carencias y necesidades que solo
pueden ser satisfechas en el marco social; sólo en ella la perfección es alcanzable, así
como la felicidad que nuestra naturaleza nos permite y exige continuamente. Por ello,
vivir en sociedad es una exigencia de la naturaleza humana, siendo la razón aquello que
nos permite conocer el bien y el mal, lo justo y lo injusto, poseyendo una naturaleza moral
que es la base y condición de la sociedad.
Desde el jardín de infancia, hasta la universidad, a la medida que va creciendo, se
encuentra con un mundo, de ofertas, enseñanzas y creencias. Nuestra mente esta
confinada a lo que alguien nos enseñó, pero ¿quién enseño desde el principio? Eso es algo
difícil de contestar, ya que el principio como tal aún no se sabe, pero algo si es seguro;
somos lo que vemos, lo que nos enseñan y lo que vivimos. Esta sociedad que se ha dejado
dominar por la ambición, una sociedad que ya no conoce la lealtad, humanos que no son
capaces de amar, personas que solo buscan su bien común sin importar a quien arrastren
con ellos, a quienes le hacen daño con sus acciones. Padres que creen que sus hijos le
pertenecen y solo los tienen como objetos, mujeres maltratadas y violadas por culpa de
una sociedad machista, gente con tanto dinero que ni en toda su vida alcanzan a gastarse
mientras que el mundo está lleno de personas tan pobres que a duras penas consiguen
alimento.
La situación que vive actualmente, donde se vulneran los derechos de los niños, las niñas
y de la toda la sociedad en general, que viven en medio de la violencia cotidiana, conflicto
armado, desplazamiento, aumento progresivo de pobreza, protagonistas de violencia
familiar y hasta la destrucción de sus núcleos familiares, ha llevado a que la sociedad
actual tenga un impacto negativo. Debido a estas y muchas más situaciones por las cuales
estamos pasando actualmente, necesitamos un ser humano educado con valores, con
oportunidades de educación, salud, protección, alimentación, donde sus derechos sean
respetados y cumplidos, un ser creativo, capaz de resolver sencillos y difíciles problemas
que se representen en su entorno, un ser generador de paz, de armonía, un ser capaz de
sentir y ayudar al otro, capaz de producir, con un desarrollo cognitivo que le permita
desarrollarse en el medio donde vive.
Se quieren humanos que sueñen sin temor, que vivan sin estar muriendo, que gozen su
paso por la tierra de una manera sana y productiva para todos, teniendo en cuenta que
para que esto sea una realidad, se requieren procesos de producción de conocimiento y de
formación de talento humano participativos, necesitamos formar ciudadanos que busquen
su realización, que encuentren el verdadero significado de su vida, que contribuyan a
formar una sociedad justa, que estén dispuestos a trabajar por el bien común, que piensen
que el desarrollo de un país no significa únicamente desarrollo económico de unos pocos
sino desarrollo personal de la mayoría de la gente común.