Sunteți pe pagina 1din 4

 

 
 
Jornadas “Enfoque Multidisciplinar 
del Lesionado Medular y/o Gran 
Discapacitado Físico” (xvi Edición) 
 

 
 

Irene María Egea González.


DNI: 24408280 J
Teléfono de contacto: 618882251
E-mail: ​ireneegeagonzalez12@gmail.com
Titulación académica: Grado en Psicología
Resumen de las Jornadas “Enfoque Multidisciplinar del 
Lesionado Medular y/o Gran Discapacitado Físico” 
 

 
Perfil de personas con discapacidad:
- Presentan dificultades en el acceso a la cultura, ocio, relaciones sociales.
- Necesitan ayuda en las actividades básicas de la vida
- Tienen problemas de accesibilidad.
- Presentan mayor vulnerabilidad a enfermedades.
- Tienen costos adicionales de asistencia personales, atención médica o dispositivos
auxiliares.
- Las personas con discapacidad tienen más probabilidad de estar desempleadas.

Los ​tipos de discapacidad que hay son: física, sensorial, intelectual y psíquica (mental). Aunque
en este trabajo me centraré en la discapacidad física, como ya se trato en el curso realizado.

Discapacidad Física
Es una configuración física o psíquica diferente de lo habitual, estando una parte del organismo
afectada o no funcionando en el mismo grado que el que es habitual en el propio individuo o en
relación con el resto.

Discapacidades físicas debidas a una Lesión Medular:

La médula espinal forma parte del Sistema Nervioso Central y constituye la vía principal por la
que el cerebro recibe información del resto del organismo y envía las órdenes que regulan los
movimientos. Es un cordón nervioso que, protegido por la columna vertebral, se extiende
desde la base del cerebro hasta la región lumbar. Los nervios raquídeos aparecen a lo largo de
la columna vertebral y, según la región de la que emergen, se denominan: cervicales, torácicos,
lumbares o sacros.

Cuando se produce una lesión medular esta conexión nerviosa se ve interrumpida o alterada
pudiendo producir parálisis de la movilidad voluntaria y ausencia de toda sensibilidad por
debajo de la zona afectada, falta de control sobre los esfínteres, trastornos en el campo de la
sexualidad y la fertilidad, alteraciones del Sistema Nervioso Vegetativo y riesgo de sufrir otras
complicaciones (úlceras de decúbito, espasticidad, procesos renales…)

La lesión medular puede ser consecuencia de un traumatismo (accidente laboral, deportivo,


fortuito, de tráfico…), una enfermedad (tumoral, infecciosa, vascular…) o de origen congénito
(espina bífida) .

En función del grado de afectación podemos clasificar la lesión medular en completa o parcial, y
en función del nivel en que ésta se produce, las consecuencias de la lesión medular serán más o
menos graves.
Una ​lesión medular a nivel cervical da lugar a una ​TETRAPLEJIA​​, que es la pérdida o
disminución de la sensibilidad y / o movilidad voluntaria de las extremidades superiores e
inferiores y de todo el tronco.
La lesión medular a nivel torácico y lumbar da lugar a una ​PARAPLEJIA​​, que se manifiesta por
una falta de sensibilidad y / o parálisis total o parcial de las extremidades inferiores, y de la
parte del tronco sublesional.
La lesión medular a nivel del cono medular y de la cola de caballo ​produce afectación de la
sensibilidad y reducción de la movilidad voluntaria, pero en la mayoría de los casos se preserva
la capacidad de marcha.

De la lesión medular se derivan también otras consecuencias, que se presentarán en función


del grado y nivel de lesión, tales como:

- Falta de control de esfínteres


- Dolor neuropático
- Espasticidad
- Alteración de la esfera sexual
- Problemas en la piel, como úlceras por presión
- Alteración de la función respiratoria
- Osteoporosis
- Trastornos de la regulación de la temperatura corporal
Inlusión Plena
Incluir a personas con discapacidades en las actividades cotidianas y animarlas a que tengan
roles similares a los de sus compañeros que no tienen una discapacidad es lo que se conoce
como inclusión de personas con discapacidad. Esto implica más que simplemente animar a las
personas; es necesario garantizar que haya políticas y prácticas adecuadas vigentes en una
comunidad u organización.

La inclusión debería llevar a una mayor participación en actividades de la vida como ser
estudiante, trabajador, amigo, miembro de la comunidad, paciente, esposo, pareja o padre. Las
actividades socialmente previstas también pueden incluir participar en actividades sociales,
utilizar recursos públicos como transporte y bibliotecas, desplazarse dentro de comunidades,
recibir atención médica adecuada, relacionarse con otras personas y disfrutar otras actividades
del día a día.

Las personas con discapacidades físicas son ciudadanas plenas de la sociedad, como cualquiera
de nosotros, que se relacionan e interactúan no sólo con su familia, sino también con otras
personas de su entorno más cercano. Afortunadamente, cada vez en mayor medida las
personas con discapacidad física que se están incorporando a todos los ámbitos de la sociedad:
la educación ordinaria, la formación profesional y el empleo, el ocio en entornos comunes, etc.

Conclusión de estas jornadas


La conclusión que he podido extraer de estas jornadas es que las personas con discapacidad
física tienen las mismas necesidades que todos nosotros, que tienen los mismos derechos y
deberes y que todos somos iguales, como bien se dijo en una de las ponencias: “todos somos
uno y juntos formamos un equipo” Y es así porque trabajando todos juntos es como formamos
el mundo en el que vivimos.

Pero aún así, creo que todavía queda mucho trabajo por hacer ya que las personas con
discapacidad física deben ser totalmente independientes, valerse por sí mismas y hoy en día el
medio en el que vivimos no está totalmente adaptado. Además, creo que no se hace una plena
inclusión ya que a la hora de encontrar trabajo van a tener demasiado en cuenta su
discapacidad.