Sunteți pe pagina 1din 16

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA

LIBERTAD
TERCER JUZGADO ESPECIALIZADO EN CIVIL
DE TRUJILLO
DEMANDANTE: SARA LESLIE DE LA CRUZ ROJAS
DEMANDADO : LEONARDO JAVIER CASTILLO JARAMILLO
MATERIA : INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y PERJUICIO DERIVADOS
DE ACCIDENTE DE TRANSITO
JUEZ : KATHERINE KATIUSHKA HUAMAN ARIAS
SECRETARIA : CLAUDIA FERNANDA VASQUEZ VEJARANO

SENTENCIA

RESOLUCION NÚMERO NUEVE. -


Trujillo, siete de junio del año dos mil diecinueve. -

VISTOS.- dado cuenta con el presente Proceso Judicial, sobre Indemnización Por Daños y
Perjuicios, donde SARA LESLIE DE LA CRUZ ROJAS interpone demanda contra LEONARDO
JAVIER CASTILLO JARAMILLO ; y la Juez del Tercer Juzgado Especializado en lo Civil de
Trujillo, emite la siguiente sentencia, en primera instancia. RESULTA DE LO ACTUADO: Que,
mediante escrito postulatorio de folios cuarenta y tres a cincuenta y cuatro, así como
invocando los dispositivos legales en los que ampara su petitorio y con los anexos de folios
uno a cuarenta y dos, de los autos, doña SARA LESLIE DE LA CRUZ ROJAS, debidamente
representada por sus Abogadas ANDREA FABIAN GONZALES Y YANELA OTINIANO
VASQUEZ, acude ante este Juzgado para interponer Demanda de INDEMNIZACIÓN POR
DAÑOS Y PERJUICIOS, DERIVADOS DE ACCIDENTE DE TRANSITO, y la misma que la
dirige contra el señor LEONARDO JAVIER CASTILLO JARAMILLO; a fin de que el
demandado cumpla con pagar la Suma de S/. 883,300.00 (Ochocientos Ochenta y Tres Mil
Trescientos con 00/100 Soles), más Intereses legales, costas y costos por los conceptos de
(daño emergente, lucro cesante, daño moral y daño a la persona) derivados del accidente de
tránsito ocurrido el 14 de setiembre de 2018; y fundamenta su pretensión en los hechos
siguientes:

1
I. PARTE EXPOSITIVA.-

1. ARGUMENTOS DE LA PARTE DEMANDANTE:

1.1.- Con fecha 14 de setiembre de 2018, aproximadamente a las 09:00 horas de la mañana,
el vehículo de Placa de Rodaje No. AD-2506, propiedad de LEONARDO JAVIER CASTILLO
JARAMILLO, a la altura de la Av. Tupac Amaru cuadra N°4, impacto contra la demandante
SARA LESLIE DE LA CRUZ ROJAS, produciendo un terrible accidente de tránsito con
consecuencias graves dejándola en estado de inconsciencia.

1.2.- Producto del terrible accidente de tránsito, producido por el impacto del auto contra la
demandante, le generó como consecuencia del accidente, un politraumatismo severo así
como múltiples escoriaciones epidérmicas en ambas piernas y heridas pulso cortantes
generando un daño irreparable a la columna vertebral provocando inmovilidad total de los
miembros inferiores, conforme se corrobora en el Certificado Médico del Hospital Regional,
que se adjunta.

1.3.- Al respecto, el Informe Técnico Policial N° 154-2018-III MACROREGPOL-LL-


A/DIVPOST-T-CPNP.BS.AS-SIAT, de fecha 14 de Setiembre del 2018, donde se señala que el
factor determinante del accidente fue la actitud negligente e imprudente del conductor
Leonardo Javier Castillo Jaramillo, quien sin valorar el peligro, y al circular a una velocidad no
prudente ni razonable no respeto las señales de tránsito y se pasó el semáforo que estaba en
luz roja.

1.4.- Así mismo, producto del accidente a la demandante se le genero un trauma, ya que no
podía tener una estabilidad emocional, lo cual se determinó mediante un informe psicológico y
psiquiátrico, los cuales están debidamente anexados. Inclusive, en la actualidad la
demandante se encuentra impedida de realizar actividades cotidianas que cualquier ser
humano realiza con libertad y debido a esto perdió el trabajo que le servía de sustento para
ella y su menor hija.

1.5.- Por otro lado, se interpuso una denuncia penal contra Leonardo Javier Castillo Jaramillo
por el accidente de tránsito, la cual dio origen a la Sentencia Penal del Expediente N°0238-

2
2019(adjuntado en el proceso) proceso en el que la demandante no se constituyó como el
actor civil y que a la fecha cuenta con Sentencia Condenatoria.

1.6.- Además, en cuanto a la responsabilidad, refiere que haciendo un análisis integral de los
hechos se conduce que existe responsabilidad objetiva de parte del conductor (Leonardo
Javier Casillo Jaramillo), que al concurrir los elementos de la responsabilidad consistentes en:
A) DAÑO EMERGENTE: indicando que está constituido por gastos efectuados en el Hospital
Regional respecto a exámenes de espinograma, neurológico, radiografía, tomografía axial
computarizada, resonancia magnética y mielograma equivalente a la suma de S/ 19,700.00
(Diecinueve mil setecientos 00/100 soles) y también los gastos realizados en la Clínica
Peruano Americana que consisten en terapias, citas médicas a diferentes especialistas,
medicamentos y análisis equivalente a S/280,000.00 (Doscientos ochenta mil 00/100 soles),
todos costeados por la demandante. Es por ello, que la parte considera que debe ser
resarcida oportunamente por un monto no menor de S/299,700.00 (Doscientos noventa y
nueve mil setecientos 00/100 soles). B) LUCRO CESANTE: donde manifiesta que está
constituido por los ingresos que dejo de percibir en consecuencia del accidente de tránsito
pues la demandante laboraba en la empresa de vigilancia LAGGI SEGURITY con un pago
mensual de S/ 1,200 (Mil doscientos 00/100 soles), exigiendo un reintegro total de S/ 3,600.00
(Tres mil seiscientos 00 /100) por haber dejado de percibir un sueldo laboral por causa del
accidente. C) DAÑO MORAL: con respecto al daño moral alega que le ha causado dolor,
afectación, sufrimiento, al saber que ya no podrá movilizarse como lo hacía anteriormente y
no llevara una vida con normalidad. Así mismo, refiere que no se encuentra estable
emocionalmente y que sus familiares incluyendo su hija se ven perjudicados por su estado
anímico, ya que siempre está de mal humor o llorando por su situación, inclusive precisa que
ha tenido que ir a dos especialistas en Psicología y Psiquiatría con el fin de ayudarse a lidiar
con su condición emocional, lo cual acredita con informe pericial psicológico y psiquiátrico que
ascienden a un monto de S/100,000.00 (Cien mil 00/100 soles) D) DAÑO A LA PERSONA Y
AL PROYECTO DE VIDA: atañe que, el daño a la persona consiste en el estado de invalidez
y en cuanto al proyecto de vida refiere que consiste en la perdida de movilidad del torso
inferior y posibilita realizar actividades diarias; sustentando que la iban a ascender en su
trabajo porque gano un concurso, además que aún le quedaban 20 años más para poder
seguir ejerciendo sus labores en el área de jefatura de seguridad. Por otro lado, manifiesta
que por su situación no le podrá brindar una buena atención a su menor hija ni tampoco un
buen sustento económico y considera que se le ha frustrado una vida llena de oportunidades

3
por eso solicita que se le indemnice por el daño causado por un monto ascendente a S/
480,000.00 (Cuatrocientos ochenta mil 00/100 soles).

2. ARGUMENTOS DE LA PARTE DEMANDADA:


2.1. Asimismo, el demandante LEONARDO CASTILLO JARAMILLO, debidamente
representada por las abogadas Shirley Tatiana Chavez Zamora y Elisa Maritza
Villanueva Vega, con los anexos de folios ciento seis a ciento sesenta y seis y
mediante escrito de folios ciento sesenta y siente a ciento ochenta y tres de los autos,
CONTESTA el traslado de la demanda de Indemnización por Daños y Perjuicios
derivados de Accidente de Tránsito, negándola y contradiciéndola y solicitando que la
misma sea declarada Infundada y esgrimiendo como argumentos de su defensa los
hechos siguientes:
Fundamentos de la excepción:
2.1.1. El demandante advierte falla exorbitante sobre la pretensión de daños y
perjuicios por concepto de daño moral y otros, ya que existe una acta de conciliación
extrajudicial pactada por las partes procesales con fecha 26 de septiembre del 2018,
acreditada por acta de conciliación Nº 002 – CNZP-2019 y dos boletas de pago al
centro de conciliación Flores Costa.
2.1.2. Así mismo, el demandado menciona que se acordó el resarcimiento por el
concepto de daño emergente por la suma de S/ 299, 000.00 soles, la cual cubriría
gastos médicos generados en la clínica Peruano Americana y Hospital Regional.
2.1.3. Con fecha 27 de septiembre del 2018 el demandado afirma haber cumplido
con la referida acta pagando la totalidad del monto acordado, acreditado con dos
boletas de pago del Hospital Regional y dos de la clínica Peruano Americana .
2.2. Fundamentos de la contestación de demanda:
2.2.1. Respecto al fundamento 2.2 de la demanda, el demandante alega haber
debido al fatídico accidente dejo el lugar de los hechos y se fue a buscar ayuda ya que
no contaba con su teléfono celular.
2.2.2. En relación con el fundamento 2.4 el demandante niega que la demandante
sufra de algún trastorno mental de depresión y se fundamenta según las pericias
realizadas de psiquiatría, concluyen que la demandante sufre de una tristeza natural.

4
2.2.3. Además, en relación con el fundamento 2.5 el demandante asegura que es
falso que no se haya hecho cargo de los gastos médicos correspondientes al daño
emergente ya que se cumplió con el acta de conciliación.
2.2.4. Respecto al fundamento 2.6 el demandado afirma que existe una sentencia
condenatoria en su contra, la misma que por contener errores y vicios ha sido
apelada.
2.2.5. En cuanto al fundamento 2.7 respecto a las cámaras que se encontraban en el
momento del accidente el demandante afirma que no pueden evidenciar de forma
clara e indubitable lo ocurrido, debido a la baja resolución que limitan la visualización
del accidente.
2.2.6. Respecto a los cursos prácticos de arquitectura que la demandante alega en el
fundamento 2.8, no han sido acreditadas.
2.2.7. En relación con el fundamento 3.1 el demandado niega o haber cubierto los
gastos respecto al daño emergente.
2.2.8. Respecto al fundamento 3.3 el demandado niega que la demandante sufra de
algún trastorno mental, acreditándolo con las pericias del especialista en psicología y
psiquiatría.
2.2.9. Por otra parte, respecto al fundamento 3.4 el demandado hace mención a cerca
de la hija de la agraviada afirmando que cumplirá la mayoría de edad dentro de trece
años y que por lo tanto obtendrá capacidad absoluta para para poder ayudar a la
demandante, calculando los trece años queda un monto de S/ 312, 000.00 soles a
pagar por conceptos de daño a la persona y al proyecto de vida.

II. PARTE CONSIDERATIVA:

PRIMERO Sobre los Principios que rigen el Proceso de


Conocimiento.-

Que respecto al Proceso de Conocimiento, es necesario y pertinente


remarcar que al igual que sus congéneres, este tipo se rige bajo los
principios procesales de motivación, congruencia, formalidad y tutela
Jurisdiccional efectiva. Es por ello que este órgano jurisdiccional
emitirá su fallo fundamentándose en los argumentos de hecho y de

5
derecho pertinentes. Asimismo, se pronunciará respetando los límites
del juicio jurisdiccional y se regirá bajo las formalidades establecidas
en el art. 122 del código adjetivo donde se establece el contenido y
suscripción de todas las resoluciones, sancionándose con nulidad
aquellas que incumplen los requisitos formales allí establecidos.

Respecto a la Tutela Jurisdiccional efectiva, en principio y de acuerdo


a lo normado por el artículo I del Título Preliminar del Código Procesal
Civil, toda persona tiene derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, es
uno de los derechos fundamentales y/o constitucionales que tiene
todo sujeto de derecho (persona natural, persona jurídica, concebido,
patrimonio autónomo, entes no personales, etc; pudiendo tener estos
la situación jurídica de demandante o demandado, o tercero
interviniente según el caso), al momento de recurrir al órgano
jurisdiccional (juez en representación del Estado) en fin de que se le
administre justicia, existiendo garantías mínimas para todos los
sujetos de Derecho que hagan uso o requieran de la intervención del
Estado Peruano para la solución de su conflicto de intereses o
incertidumbre jurídica y utilizando para ello el proceso como
instrumento de tutela del derecho sustancial mismo.

El derecho a la Tutela Jurisdiccional efectiva, no comprende


necesariamente obtener una decisión acorde a las pretensiones
formuladas por el sujeto de Derecho que solicita o peticiona sino más
bien la atribución que tiene el juez a dictar una resolución conforme a
Derecho siempre que se cumpla con los requisitos mínimos para ello.

Vale decir, que este derecho supone obtener una decisión judicial
sobre las pretensiones deducidas por el actor ante el órgano
jurisdiccional respectivo, siempre que se utilicen las vías
necesariamente adecuadas, pero no necesariamente tal decisión es
solicitada por el actor y toda vez que la misma puede ser favorable o
desfavorable a las pretensiones formuladas.

SEGUNDO; La finalidad del Proceso, la carga de la prueba y su


valoración

II.1. En relación a los puntos controvertidos, es menester


puntualizar en principio y tal como prescribe el artículo III del
Título Preliminar del Código Procesal Civil, su finalidad
concreta del proceso es resolver el conflicto de intereses o
eliminar una incertidumbre, ambas con relevancia jurídica y

6
haciendo efectivos los derechos sustanciales, y su finalidad
abstracta es lograr la paz social en justicia.

II.2. Que por otra parte y por disposición expresa el art. 188 del
mismo código acotado, los medios probatorios tienen por
finalidad acreditar los hechos expuestos por las partes y crear
certeza en el juez respecto a los puntos controvertidos y
fundamentar sus decisiones; correspondiendo probar a quien
afirma los hechos que configuran su pretensión, así como a
quien los contradice, alegando nuevos hechos y salvo
disposición legal diferente; y por lo mismo, dichos medios
probatorios deben ser valorados en forma conjunta y
razonada y tal como establecen los artículos 196 y 197 del
mismo cuerpo de leyes antes invocado.

TERCERO; La materia controvertida

Que en el caso concreto que nos ocupa y tal como se advierte del
contenido de la resolución número cuatro de fecha veintisiete de
febrero del año dos mil diecinueve y corriente de folios ciento
veintidós a ciento veintitrés, se han fijado como puntos
controvertidos y objeto de la presente litis a resolverse los
siguientes:

3.1. Determinar, si la señora Sara Leslie de La Cruz Rojas fue


realmente abandonada de forma irresponsable por el
demandado, el señor Leonardo Javier Castillo Jaramillo.

3.2. Determinar, si la señora por el daño moral producto del


accidente padece el trastorno mental de depresión y si
como consecuencia de lo anterior, el demandado está
obligado a indemnizar a la demandante con la suma de S/.
100.000.00 (CIEN MIL NUEVOS SOLES CON 00/100).

3.3. Determinar, si las cámaras de seguridad ubicadas en la


Av. Tupác Amaru Nª4 son o no un medio de prueba útil
para probar lo expuesto en el punto controvertido número
uno, anteriormente mencionado.

7
3.4. Determinar, si la demandante se capacitaba en cursos
prácticos de arquitectura y si como consecuencia del
accidente se frustro ello, causándole de esta manera daño
a su persona y proyecto de vida.

3.5. Determinar, si es idóneo el monto por concepto de daño a


la persona y el proyecto de vida que propone la parte
demandante el cual asciende a la suma de S/. 480,000.00
(CUATROSCIENTOS OCHENTA MIL CON 00/100).

4. CUARTO; Análisis de la materia controvertida

4.1. Configuración y elementos de la Responsabilidad


civil

Que, en principio y en relación a los citados puntos


controvertidos fijados en este proceso, es necesario puntualizar
en primer término que no debe perderse de vista que la
Responsabilidad Civil, está referida al aspecto fundamental de
indemnizar los daños ocasionados en la vida de relación a los
particulares, bien se trate de daños producidos como
consecuencia del incumplimiento de una obligación voluntaria,
principalmente contractual, o bien se trate de daños que sean
resultado de una conducta, sin que exista entre los sujetos
ningún vínculo de orden obligacional, lo que en resumen
actualmente la doctrina considera a la responsabilidad civil
como un sistema unitario; y existiendo dos aspectos distintos de
dicha responsabilidad: La responsabilidad civil contractual y la
extracontractual, teniendo ambas como común denominador, la
noción de antijuridicidad y el imperativo legal de indemnizar los
daños causados.

La diferencia esencial entre los distintos aspectos de la


responsabilidad civil contractual y extracontractual o aquiliana
radica en el primer caso, que el daño es consecuencia del
incumplimiento de una obligación previamente pactada, y por lo
que, la responsabilidad civil contractual presupone el
incumplimiento de una obligación nacida del contrato.

4.2. La Responsabilidad Civil Extracontractual

Según el código civil Artículo 1969º.- Aquel que por dolo o culpa
causa un daño a otro está obligado a indemnizarlo. El descargo
por falta de dolo o culpa corresponde a su autor, así mismo
8
señala Palacios Rosa: “es responsabilidad extracontractual ya
que el daño se produce sin que exista contrato o relación
jurídica entre las partes”.

Que, asimismo, es menester señalar que, tal como lo tiene


establecido la doctrina y la jurisprudencia civil informantes, en el
ámbito de la responsabilidad civil extracontractual, nuestro
ordenamiento civil sustantivo se proyecta bajo los criterios de
información siguientes: a) la responsabilidad subjetiva; b) la
responsabilidad por el empleo de las cosas riesgosas o
actividades peligrosas; y c) la responsabilidad objetiva; la ley se
orienta por el canal objetivo de la responsabilidad, sin
abandonar la idea tradicional de la culpa en que se apoya el
aspecto subjetivo de la misma; así la normatividad sustantiva
vigente, coordina en prudentes proporciones los elementos
objetivo y subjetivo de la responsabilidad; y entonces, para que
proceda la demanda de indemnización por responsabilidad
extracontractual, se requiere la concurrencia copulativa de los
requisitos siguientes como son: i) el daño causado, ii) el dolo o la
culpa (salvo los casos de responsabilidad objetiva); y iii) la
relación de causalidad adecuada entre el hecho y daño causado,
requisitos implícitos en lo normado por los Artículos 1969º y
1985º del Código Civil; es decir, es necesario probar, tanto la
existencia de los daños y perjuicios alegados, como la relación
de causalidad entre el acto del demandado y el resultado
dañoso producido.

En el caso en proceso se sabe que el conflicto surge de un


accidente de tránsito, donde el sujeto activo ya esta pagando
una pena privativa de libertad, es decir la acción que causo la
responsabilidad civil extracontractual es un delito.
La primera sala penal en el Expediente 18707-2011, de fecha 21
de setiembre de 2012. En una parte de la sentencia se dice:
La reparación civil surge como resultado de la comisión de un
delito y el fundamento que origina la obligación de reparar, es la
existencia del daño civil causado por este ilícito penal, por lo
que esta debe fijarse en un monto suficiente, para el
cumplimiento de sus propios fines.
Por lo tanto, le corresponde al señor Leonardo Javier Castillo
Jaramillo asumir la responsabilidad civil extracontractual.

4.3. La Responsabilidad Civil de Riesgo

9
Según Uribe Saul: “La responsabilidad por riesgo no es más que
la aplicación de la teoría del riesgo a la responsabilidad civil
extracontractual. Fue el primer criterio objetivo de imputación y
sin duda alguna el centro de los más polémicos debates entre
los partidarios de la culpa y los partidarios de la responsabilidad
civil ausente de toda idea de culpa”.
Que, por otro lado, y de acuerdo a lo normado por el Artículo
1970º del mismo Código acotado, “Aquel que mediante un bien
riesgoso o peligroso, o por el ejercicio de una actividad riesgosa
o peligrosa, causa un daño, está obligado a repararlo”; es decir,
que este Artículo aplica el factor atribución objetiva de la
responsabilidad, esto es, que se basa en el riesgo creado ya sea
por la actividad a realizar o los bienes a utilizar, siendo que estos
tienen una naturaleza peligrosa o riesgosa y por ello se les
atribuye la responsabilidad a sus propietarios, usuarios y/o
responsables de su desenvolvimiento a priori, sin necesidad de
determinar la culpa. En otras palabras, para que haya
responsabilidad basta con acreditar el daño causado, la relación
de causalidad y el factor de atribución en el sentido que deba
tratarse de un bien o de una actividad riesgosa o peligrosa.

4.4. Sobre accidentes de tránsito

El Código de Tránsito y Seguridad Vial nos menciona en su Artículo 164º la siguiente


definición: “Se considera accidente de tránsito a todo hecho que produzca daños en
personas o cosas como consecuencia de la circulación”. Por su parte, el Texto Único
Ordenado del Reglamento Nacional de Responsabilidad Civil y Seguros Obligatorios
por Accidentes de Tránsito, aprobado por el Decreto Supremo No. 024-2002-MTC,
modificado por el Artículo 1º del Decreto Supremo No. 015-2013-MTC, publicado el
15-11-2013, en su Artículo 5º, lo define al accidente de tránsito como el: “evento súbito,
imprevisto y violento (incluyendo incendio y acto terrorista) en el que participa un
vehículo automotor en marcha o en reposo (detenido o estacionado) en la vía de uso
público, causando daño a las personas, sean ocupantes o terceros no ocupantes del
vehículo automotor, que pueda ser determinado de manera cierta”. Por último, tenemos
al Reglamento Nacional de Tránsito, que establece en su Artículo 2º como accidente de
tránsito al: “evento que cause daño a personas o cosas, que se produce como
consecuencia directa de la circulación de vehículos”.

4.5. Sobre la indemnización por Daños y Perjuicios por


Responsabilidad Civil Extracontractual:
Responsabilidad Objetiva
5.
Que, de conformidad con el Artículo 1970º del Código Civil, la
responsabilidad civil es la situación en la que alguien señalado

10
por la ley, y ante la verificación de un presupuesto normativo,
tiene que responder, sin más, frente al damnificado; en otras
palabras, basta que el hecho riesgoso se haya producido y que
haya causado un daño, sin importar si existió dolo o culpa en su
realización, lo único que es indispensable probar es tanto la
existencia de daños como la relación de causalidad entre el acto
demandado y el resultado dañoso producido.
Así las cosas, el imputado únicamente puede librarse con la
demostración que los daños han sido provocados por un factor
causal autónomo, por una circunstancia inevitable o irresistible,
el caso fortuito o fuerza mayor, por el hecho determinante de un
tercero, o por el hecho de la propia víctima. Es decir, la
responsabilidad objetiva, se sustenta en el principio que: Aquel
que ejercita actividades peligrosas debe responder por todos los
daños que tal actividad cauce a terceros, ya que es razonable
pensar que el que desarrolla a actividad genera el peligro es
quien puede dominar o evitar los peligros creados adoptándolas
medidas de prevención necesarias. Por ejemplo, el conductor de
un vehículo requiere en todo momento, por parte de quien lo
realiza, un especial cuidado y máxima atención, a fin de ser
dueño absoluto de los movimientos del vehículo y poder adoptar
inmediatamente las medidas adecuadas que requiera cada
obstáculo que surja o incidencia que se presente; de ahí que
conforme lo establece el Artículo 29º de la Ley No. 27181, Ley
General de Transporte y Tránsito Terrestre, la responsabilidad
derivada de los accidentes de tránsito causados por vehículos
automotores es objetiva, no siendo necesario demostrar si el
agente actuó con dolo o culpa, simplemente probar la realidad
del daño y la relación de causalidad para que éste sea
indemnizable por el chofer o el propietario del vehículo.

4.6. Daño al proyecto de vida


Según Fernández Carlos: “El proyecto de vida es posible sólo en
tanto el ser humano es libre y temporal. Y es que el proyecto
surge necesariamente de una decisión libre tendente a
realizarse en el futuro, mediato e inmediato, con los demás
seres humanos en sociedad. Por ello, sólo el ser humano es
capaz de formular proyectos. Es más, no podría existir sin elegir
ser lo que decide ser, es decir, sin proyectar. Libertad,
coexistencia y tiempo son, por consiguiente, los supuestos
existenciales del “proyecto de vida”.
El proyecto de vida son las metas que las personas humanas se
proponen en realizar en un futuro.

11
Por lo tanto, el daño al proyecto de vida es una acción donde
impide físicamente a la persona humana el desarrollo de sus
metas.

4.7. Daño Emergente


Campos Héctor señalo que el daño emergente son las pérdidas
económicas patrimoniales que una persona ha sufrido. Si una
persona tenía en su casa electrodomésticos que son destruidos
por un aniego, tal cual y como sucedió en San Juan de
Lurigancho. El valor de estos constituye un daño emergente
porque son bienes de mi patrimonio que se han perdido.

En el caso del presente proceso ese daño llego en acuerdo por


medio de una conciliación, así como lo señala la parte demanda
en su excepción, es por esta razón que no haremos mas
mención del tema, ya que esta resuelta en una via extrajudicial.

4.8 Lucro Cesante


Según Campos Héctor: “El lucro cesante son todas las ganancias
que una persona ha dejado de percibir en consecuencia del
daño. Eso quiere decir que si la víctima del aniego, continuando
con el ejemplo de San Juan de Lurigancho, no puede ir a trabajar
porque tiene que recibir a los de la aseguradora, porque tiene
que realizar las labores de limpieza, entre otros. Esa pérdida de
ingresos reducida de los costos de los gastos que se incurre, se
calcula una ganancia neta considerada para el lucro cesante”.

4.9 Daño Moral


Es aquí donde existe una controversia. Saber si la señora Leslie
Sara De La Cruz Rojas ha sufrido un daño moral.
El daño moral implica todas las lesiones en todas las
consecuencias emocionales, psicológicas que le ha generado el
daño.

6. QUINTO.- Sobre La Paz social


7.
La Paz Social es el Bienestar de la Sociedad por medio de Estados
organizados, desarrollando avances, objetivos y metas para la
prosperidad de sus Estados. En esta oportunidad el Jurista Hans
Kelsen nos dice que "La Paz es una situación que se caracteriza
por la ausencia de la Fuerza. Dentro de una Sociedad organizada,
sin embargo, la ausencia absoluta de Fuerza la idea del

12
anarquismo no es posible. El empleo de la Fuerza en las relaciones
entre los individuos se evita reservándolo para la Comunidad".
La Sociedad en Paz estimula la confianza y Desarrollo en una
Nación, promoviendo el desarrollo progresivo que persigue todo
pueblo respetando sus deberes y Derechos para llegar hacer un
estado sostenible que se superó sus adversidades por medio de la
Paz y no de la Fuerza.
La Paz Social se sostiene en un Estado de Derecho, que respeta la
Dignidad de la Persona (Art. Nº1 de la constitución Política del
Perú); las formas de Gobierno se caracterizan por sus actos de
acuerdo con la organización de su Gobierno. Es por ello, que
podemos viabilizar La Paz social en esta sentencia al momento de
resolver o dar el fallo equivalente mente y razonablemente con
respecto a los medios probatorios evaluados y a las opiniones de
los testigos como también de los peritos, ya que como estable la
constitución La Paz social en un estado de derecho es respetar la
dignidad de la persona, así como se está respetando la dignidad
de la demandante Sara de la Cruz Rojas.
La paz social es un mecanismo empleado para beneficio de una
nación, y no es excepción que en esta sentencia se incluya, debido
a que la sentencia sale parcialmente a favor de la demandante,
persona la cual se le pagara una suma de dinero que logre resarcir.
La finalidad de la presente sentencia es además de resolver el
conflicto particular entre la demandante, Leslie Sara De La Cruz
Rojas y el demandado Leonardo Javier Castillo Jaramillo también
ayudar a la sociedad y que la justicia llegue para todos, en el Perú
se ven muchos casos iguales y lo que se busca mediante un
proceso judicial en encontrar la Paz Social.
Hablamos así pues del resarcimiento de las victimas de incidente
de transito y de la misma forma la proporcionalidad del pago del
monto de indemnización que rebe realizar el agente o en el
proceso presente proceso civil el demandado.

SEXTO.- Sobre el supuesto abandono irresponsable del


demandado Leonardo Javier Castillo Jaramillo a la demandante
Leslie Sara de la Cruz Rojas después del accidente, es menester
indicar que existe un informe policial (instrumento público) ubicado
en folios treinta y seis al cuarenta y dos, el cual acredita la
ejecución de un comportamiento imprudente por parte del
demandado.

SETIMO.- Respecto a si la señora por el daño moral producto del


accidente padece el trastorno mental de depresión y si como
consecuencia de ello, el demandado debe indemnizarla con la
13
suma de S/. 100.000.00 (CIEN MIL SOLES CON 00/100). Al respecto
se pudo evidenciar en las pericias de oficio psicológica y
psiquiátrica que la demandante no presenta ningún tipo de cuadro
depresivo que altere su sistema cognitivo y desarrollo emocional
sino en cambio conserva una tristeza natural y fuertes
sentimientos de rencor y venganza los cuales deberán ser tratados
en posteriores terapias por la salud emocional de la demandante.

Por todo ello, este juzgado considera que por concepto de daño
moral el demandado debe cumplir con pagar la suma de
S/.3,000.00 (TRES MIL SOLES CON 00/100) debido a las terapias
que tendrá que recibir la demandante por las dificultades
emocionales anteriormente citadas. Ello teniendo en cuenta que
según el INEI el promedio de costo por el mencionado tipo de
terapia es de $150.00 (CIENTO CINCUENTA DOLARÉS CON 00/100),
así mismo también se tuvo en consideración para fijar el monto
resarcitorio, los costos que generará la movilidad de la paciente al
centro donde será tratada psicológicamente.

OCTAVO. - Que las cámaras de seguridad ubicadas en la Av. Tupác


Amaru Nª4 no son un medio de prueba útil para probar el
abandono del demandado Leonardo Javier Castillo Jaramillo a la
demandante Leslie Sara de la Cruz Rojas, ello debido a que no
pueden evidenciar de forma clara e indubitable lo ocurrido en
virtud de que el citado aparato electrónico posee una baja
resolución y los arbustos de su alrededor limitan una adecuada
visualización de lo grabado.

NOVENO. – Respecto a los cursos prácticos de arquitectura que la


demandante alega dejo de recibir producto del fatídico accidente
que la dejo cuadrapléjica y daño su proyecto de vida, estos en
ningún momento fueron acreditados a pesar de que su defensa lo
alego dentro de la audiencia de pruebas. Por ello,

DECIMO. – Respecto a si es idóneo o no, el monto por concepto de


daño a la persona y el proyecto de vida que propone la parte
demandante el cual asciende a la suma de S/. 480,000.00
(CUATROSCIENTOS OCHENTA MIL CON 00/100). Este juzgado a
considerado que sí puesto que la demandante dejaría de percibir la
remuneración de S/.2,000.00 (DOS MIL SOLES CON 00/100) por un
total de 20 años que era el tiempo que le restaba para seguir
laborando activamente en su trabajo que es el área de jefatura de
seguridad y seguir participando en las actividades deportivas de su
centro de trabajo.

14
POR ESTAS CONSIDERACIONES, y efectuando sólo las
valoraciones esenciales, según permite el Artículo 197 del Código
procesal Civil, así como estando a lo previsto por los dispositivos
legales antes citados; y lo dispuesto por artículos 138º y 143º de la
Constitución Política del Perú; Artículos II, III y VI del Título
Preliminar, 1969º, 1970º y 1985º del Código Civil; Artículos 121º,
último párrafo, 188º y 196º del Código Procesal Civil; y Artículos 1º,
2º,12º y 49º del T.U.O. de la Ley Orgánica del Poder Judicial; e
impartiendo justicia en primera instancia y en Nombre de la
Nación;

F A L L O:

Declarando FUNDADA EN PARTE la demanda de folios cuarenta y


tres a cincuenta seis, interpuesta por doña SARA LESLIE DE LA
CRUZ ROJAS contra el demandado don LEONARDO JAVIER CASTILLO
JARAMILLO, el cual debe cumplir con pagar la suma de S/.
486,600.00 (CUATROSCIENTOS OCHENTA Y SEIS SEICIENTOS SOLES
CON 00/100) por concepto de indemnización por daños y perjuicios
derivados del accidente de tránsito que incluyen daño moral, lucro
cesante y daño a la persona y al proyecto de vida; y además de los
intereses legales correspondientes, los mismos que se liquidaran
en ejecución de sentencia y computados a partir de la fecha en que
se produjo el evento dañoso (14-09-2018).

Por los motivos expuestos en la parte considerativa de la presente


Sentencia; y con costas y costos del proceso; y Consentida o
ejecutoriada que sea la presente sentencia y fenecido que sea el
presente proceso, SE DISPONE: SE ARCHÍVEN los de la materia, en
el modo y forma de ley y en donde corresponda: - Tómese Razón y
Hágase Saber a las partes justiciables.

NOTIFIQUESE.-

15
KATHERINE KATIUSHKA HUAMAN ARIAS CLAUDIA VASQUEZ VEJARANO
JUEZ CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA SECRETARIA JUDICIAL
TERCER JUZGADO CIVIL

16