Sunteți pe pagina 1din 4

EL HÍGADO

Se divide morfológicamente en dos lóbulos (derecho e izquierdo) por el ligamento


falciforme. En su cara inferior derecha se encuentra la vesícula biliar, destinada a recibir
y almacenar la bilis producida por el hígado para ayudar en la digestión.

El hígado contiene aproximadamente una pinta (13%) de la sangre total del cuerpo en
todo momento. Consta de dos lóbulos principales. Estos están formados cada uno por
ocho segmentos que contienen 1,000 lóbulos (lobulillos). Estos se conectan con pequeños
conductos (tubos) que, a su vez, se conectan con conductos más grandes que forman el
conducto hepático común. El conducto hepático común transporta la bilis producida por
las células hepáticas hacia la vesícula biliar y el duodeno (la primera parte del intestino
delgado), a través del conducto biliar común.

Histológicamente, el hígado está constituido por dos unidades celulares como son
el hepatocito y las células de Kupffer, las cuales se disponen de una forma particular
junto con el sistema arterial y venoso constituyendo el “acino hepático”, que representa
la unidad estructural y funcional de la fisiología hepática.

Las tareas básicas del hígado son:


 Almacenar vitaminas, minerales, hierro y azúcares que nuestro organismo
necesita para funcionar correctamente.
 Procesar los alimentos y convertirlos en sustancias y energía que son esenciales
para nuestra correcta nutrición y para realizar nuestras actividades diarias.
 Descomponer sustancias químicas que entran o se producen en nuestro organismo
y son perjudiciales.
 Producir proteínas esenciales que nos ayudan a combatir infecciones y a coagular
la sangre. Controlar los niveles de hormonas y sustancias químicas que circulan
en nuestro torrente sanguíneo.
 Limpia el cuerpo de toxinas (como el alcohol) y de bacterias.

Funciones del hígado


El hígado regula la mayoría de los niveles de sustancias químicas de la sangre y secreta
una sustancia denominada bilis, que ayuda a transportar los desechos desde el hígado.
Toda la sangre que sale del estómago y los intestinos pasa por el hígado. El hígado procesa
esta sangre y separa sus componentes, los equilibra y crea los nutrientes. También
descompone los fármacos para que sean más fáciles de utilizar por el resto del cuerpo. Se
han identificado más de 500 funciones vitales del hígado. Algunas de las funciones más
conocidas incluyen las siguientes:

 producción de bilis, que ayuda a transportar los desechos y a descomponer las grasas en
el intestino delgado durante la digestión;

 producción de ciertas proteínas para el plasma sanguíneo;

 producción de colesterol y proteínas especiales para ayudar a transportar las grasas por
todo el cuerpo;

 conversión del exceso de glucosa en glucógeno de almacenamiento (este glucógeno más


tarde se puede convertir nuevamente en glucosa para la obtención de energía);

 equilibrio y producción de glucosa según fuera necesario;

 regulación de los niveles de aminoácidos en sangre, que son las unidades formadoras de
proteínas;

 procesamiento de la hemoglobina para la distribución de su contenido de hierro (el hígado


almacena hierro);

 conversión del amoníaco tóxico en urea (la urea es uno de los productos finales del
metabolismo de las proteínas y se excreta en la orina);

 depuración de fármacos y otras sustancias tóxicas de la sangre;

 regulación de la coagulación sanguínea;

 resistencia a las infecciones mediante la producción de factores de inmunidad y


eliminación de ciertas bacterias del torrente sanguíneo;

 depuración de bilirrubina. Una acumulación de bilirrubina haría que la piel y los ojos se
tornasen amarillentos.
EL PÁNCREAS

El páncreas es una glándula compuesta que pertenece a los sistemas digestivo y


endocrino, mide alrededor de 12,5 cms de largo, está situado detrás del estómago entre la
porción superior del intestino y el bazo.

En relación a su anatomía, el páncreas está compuesto por tres regiones principales:


cabeza que es la parte que se encaja en el duodeno, el cuerpo y la cola, que es la parte
final.

El páncreas tiene dos funciones principales, la función exocrina y la función endocrina.

 Las células exocrinas del páncreas

Producen enzimas que ayudan a la digestión. Cuando los alimentos ingresan al estómago,
las glándulas exocrinas liberan enzimas dentro de un sistema de conductos que llegan al
conducto pancreático principal. El conducto pancreático libera las enzimas en la primera
parte del intestino delgado (duodeno), donde las enzimas ayudan en la digestión de las
grasas, los carbohidratos y las proteínas de los alimentos.

 Las células endocrinas

Es la que envuelve la producción de hormonas o sustancias que se producen en una parte


del organismo y que circulan en el torrente sanguíneo para influir en otra parte distinta
del organismo. Las dos hormonas pancreáticas principales son la insulina y el glucagón.
Las células del islote de Langerhans dentro del páncreas producen y secretan insulina y
glucagón al torrente sanguíneo.

La insulina sirve para bajar el nivel de glucosa en la sangre (glucemia) mientras que el
glucagón lo aumenta. Juntas, estas dos hormonas principales trabajan para mantener el
nivel adecuado de glucosa en la sangre.

El páncreas secreta enzimas (las más conocidas la amilasa y lipasa) cuya función consiste
en descomponer químicamente las grasas y proteínas ingeridas en pequeñas porciones
que pueden ser absorbidas por el intestino.

Por lo tanto, una de las primeras consecuencias de procesos que afectan la correcta
excreción de estos enzimas, como determinados tumores pancreáticos o la pancreatitis
crónica, es una rápida pérdida de peso y tendencia a la diarrea por falta de absorción de
grasas y proteínas y presencia de grasas en las heces, respectivamente. La función
exocrina se encuentra presente en todo el páncreas, aunque con un claro predominio en
la cabeza pancreática.
Por tener funciones diferentes, el páncreas exocrino y endocrino son formados por células
diferentes, por ejemplo, el páncreas endocrino está formado por conglomerados de células
llamadas acinos que irán a producir el jugo pancreático. Mezclados con los acinos, se
encuentran los islotes de Langerhans, que son grupos aislados de células que producen
las hormonas que controlan los niveles de azúcar en la sangre.