Sunteți pe pagina 1din 3

Emilio Durkheim

La solidaridad sociales un concepto moral referido a la capacidad o actitud de


los individuos de una sociedad para ayudarse y apoyarse unos a otros en
aspectos puntuales de la vida cotidiana.
Como tal, la solidaridad social es considerada un deber ciudadano, que nos
compromete y relaciona con los otros, y que, en este sentido, es fundamental para
el desarrollo y el bienestar social de las personas.
La solidaridad social es horizontal, es decir, se ejerce entre iguales, de modo
que implica un espíritu de colaboración desinteresado que dinamiza las relaciones
entre los individuos de una comunidad.
Su motor son los intereses comunes, la pertenencia o la empatía hacia un grupo
determinado, el interés por el bienestar de los otros individuos de la sociedad que
sentimos como nuestros iguales.

Generalmente, la solidaridad surge ante la manifiesta imposibilidad de un individuo


de actuar aisladamente en el plano social o, por el contrario, del interés por
encontrar nuevas formas de colaboración con los otros individuos.

De allí que la solidaridad social sea hija de una visión filantrópica del mundo, en
la cual tiene particular relevancia el sentimiento de compasión y empatía que un
individuo pueda desarrollar ante otro, bien sea por sus necesidades, penurias o
sufrimientos.
Por ello, la solidaridad social tiene, además, una dimensión política, pues esta es
esencial para comprometer a los individuos en la construcción de una sociedad
donde la justicia, la dignidad y la igualdad sean bienes comunes fundamentales.

Qué es Solidaridad social:


La solidaridad sociales un concepto moral referido a la capacidad o actitud de
los individuos de una sociedad para ayudarse y apoyarse unos a otros en
aspectos puntuales de la vida cotidiana.
Como tal, la solidaridad social es considerada un deber ciudadano, que nos
compromete y relaciona con los otros, y que, en este sentido, es fundamental para
el desarrollo y el bienestar social de las personas.
La solidaridad social es horizontal, es decir, se ejerce entre iguales, de modo
que implica un espíritu de colaboración desinteresado que dinamiza las relaciones
entre los individuos de una comunidad.
Su motor son los intereses comunes, la pertenencia o la empatía hacia un grupo
determinado, el interés por el bienestar de los otros individuos de la sociedad que
sentimos como nuestros iguales.

Generalmente, la solidaridad surge ante la manifiesta imposibilidad de un individuo


de actuar aisladamente en el plano social o, por el contrario, del interés por
encontrar nuevas formas de colaboración con los otros individuos.
De allí que la solidaridad social sea hija de una visión filantrópica del mundo, en
la cual tiene particular relevancia el sentimiento de compasión y empatíaque un
individuo pueda desarrollar ante otro, bien sea por sus necesidades, penurias o
sufrimientos.
Por ello, la solidaridad social tiene, además, una dimensión política, pues esta es
esencial para comprometer a los individuos en la construcción de una sociedad
donde la justicia, la dignidad y la igualdad sean bienes comunes fundamentales.
Por otro lado, es importante no confundir solidaridad
con altruismo o generosidad, que son más bienes verticales, y que producen
intercambios entre los que están “arriba”, generosos y magnánimos, y los otros
que están “abajo”, pobres y menesterosos.

Solidaridad social según Durkheim


Según el sociólogo francés Émile Durkheim, la solidaridad social se encuentra en
la conciencia colectiva de las sociedades. Los diferentes grupos sociales que
conforman una comunidad necesitan de la solidaridad para el desarrollo de un
sinnúmero de actividades para las cuales deben colaborar y apoyarse
mutuamente. Durkheim reconoce dos tipos de solidaridad:
 la solidaridad mecánica, que se da en una comunidad y que está basada en
conocimientos tradicionales, y
 la solidaridad orgánica, que se produce por la especialización de los individuos
en diferentes tipos de trabajos y conocimientos, lo cual genera una gran
interdependencia. Como tal, la solidaridad social es fundamental para mantener
unidas a las sociedades.

Qué es Solidaridad mecánica y orgánica:


Solidaridad mecánica y solidaridad orgánica son conceptos relacionados con
la división del trabajo en las sociedades, concebidos por el sociólogo
francés Émile Durkheim.
En este sentido, son teorizaciones sobre la forma en que se establecen sistemas
de colaboración y cooperación entre los individuos en función de las
necesidades y capacidades de cada quien. De allí que a partir de esta teoría se
haya pretendido explicar cómo la división del trabajo es la fuente primordial de la
solidaridad social en las comunidades.
Vea también Solidaridad social.

Solidaridad mecánica
La solidaridad mecánica es aquella que se produce en sociedades con poca o
ninguna división en el trabajo, en las cuales las funciones suelen ser las mismas
para todas las personas, independientemente de su estado o condición social. En
este sentido, los vínculos de cooperación y colaboración se establecen entre los
individuos para la realización de tareas o el cumplimiento de objetivos que no
exigen capacidades especiales. Como tal, es el tipo de solidaridad más primitiva
(contextos rurales y familiares). Se basa en un sentimiento de unión, producto del
sentido de igualdad entre los individuos, y una comunidad de creencias y
sentimientos.

Solidaridad orgánica

La solidaridad orgánica es aquella que se produce en sociedades que


presentan una marcada división del trabajo. Como tal, es característica de las
sociedades modernas capitalistas, donde los individuos se especializan en
distintas tareas y conocimientos, lo cual genera una red de interdependencias
donde todas las personas necesitan de los servicios o conocimientos de las otras.
En este sentido, la solidaridad orgánica establece un sistema de relaciones
funcionales, donde los vínculos de cooperación entre los individuos se producen
con base en los conocimientos y las soluciones que cada cual pueda aportar para
las necesidades del otro.