Sunteți pe pagina 1din 4

WiFi 7: algunas de sus novedades llegarán primero a WiFi 6

Hace algo más de tres meses, fuimos el primer medio en recoger los primeros e
interesantes detalles de WiFi 7 (802.11be), la conexión Wi-Fi del futuro que nos
permitirá tener velocidades máximas teóricas de 30 Gbps gracias a utilizar la banda de
6 GHz. Ahora, Qualcomm ha desvelado aún más datos de este estándar que muy
probablemente sustituirá al WiFi 6.

El Wifi 7 desvela más detalles


WiFi 6 apenas está llegando a los primeros routers, portátiles y móviles, pero el IEEE
está trabajando para que el WiFi 7 sea una de las actualizaciones más rompedoras.
Además, algunas de las mejoras de este estándar irán llegando poco a poco a WiFi 6,
según ha confirmado Qualcomm. No sólo se aumentará la velocidad hasta puntos
donde será más rápido usar el WiFi que el cable, sino que habrá cobertura en cualquier
punto de casa.

Esta serie de novedades estarán abanderadas bajo el estándar 802.11be, pero la WiFi
Alliance no se atreve a llamarlo todavía WiFi 7, ya que todavía no se ha lanzado ni
siquiera el programa de certificación de productos con WiFi 6 (lo hará a finales de
año). La WiFi Alliance se encarga de certificar los estándares que crea el Instituto de
Ingeniería Eléctrica y Electrónica (IEEE), que es el que está trabajando actualmente en
802.11be, y cuya certificación todavía no ha tenido lugar. Es ese estándar el que nos
permite ver las características futuras del WiFi 7, que irá llegando en tres fases.
Primera fase en 2020: liberación de los 6 GHz que
también podrá usar el WiFi 6
La primera de las fases consistirá en que Estados Unidos y la Unión Europea abrirán
el espectro de los 6 GHz, que su sumará a los 2,4 y a los 5 GHz que utiliza actualmente
el WiFi. En esta banda de frecuencia se conseguirá cuadruplicar la velocidad que se
alcanza actualmente, además de reducir la congestión, ya que la banda de 6 GHz sólo
estará disponible para quienes usen WiFi 6 y WiFi 7.

La UE ha iniciado ya un proceso regulatorio para liberar 500 MHz de la banda de 6 GHz,


la cual podría quedar liberada para finales de 2020, teniendo una respuesta de si se
hará o no para julio de este año. En comparación, la banda de 5 GHz actualmente
permite utilizar 340 MHz, divididos en dos bloques de 140 (5.180 MHz (canal 36) a
5.320 MHz (canal 64) y 200 MHz (5.500 MHz (canal 100) a 5.700 MHz (canal 140).
Gracias a esto, la banda de los 6 GHz estará muy poco saturada en su lanzamiento,
aunque con el tiempo irá acumulando más tráfico y señales.

Segunda fase en 2022: el MU-MIMO llega a la subida


En segundo lugar, de cara a 2022, se introducirá una mejora al MIMO llamada UL MU-
MIMO, o “uplink multiuser multiple-input multiple-output”. Con MU-MIMO, en la
actualidad cada dispositivo puede tener su canal de datos independiente
ininterrumpido con el router, gracias a lo cual se reduce la pérdida de paquetes, se
mejora la latencia, y aumenta la velocidad de transmisión y la calidad de la señal en
general.
Sin embargo, esta mejora sólo afecta actualmente a la bajada, por lo que el MU-MIMO
“real” de ida y vuelta se implementará con UL-MIMO, donde los canales
independientes también serán de subida. Habrá que esperar a 2022 para que los
dispositivos con WiFi 6 puedan disfrutar de esta mejora.

Tercera fase en 2024: 802.11be traería el WiFi en


malla por defecto con hasta 16 antenas
Aunque actualmente está considerado como una simple mejora, 802.11be va camino
de convertirse en WiFi 7, con otra gran mejora al MIMO llamada CMU-MIMO. Esta
mejora todavía está probándose y puede incluso que no llegue a ser introducida por su
gran dificultad técnica. Sin embargo, si finalmente lo consiguen, permitirá aumentar la
velocidad del WiFi, su alcance, y la cantidad de tráfico que puede gestionar una red.

La “C” que se añade a MU-MIMO es de Cooperative. Actualmente un router puede


llegar a tener 8 antenas bajo WiFi 6, pero con 802.11be se pueden llegar a tener 16
antenas. Pero no todas tienen que estar en el propio router, sino que pueden
estar repartidas por toda la casa, donde todos los routers pueden formar su propia red
de WiFi en malla con hasta 16 antenas colocadas en cualquier punto que queramos.
Esta es la respuesta nativa de la industria inalámbrica al WiFi en malla, que en algunas
ocasiones requiere del uso de dispositivos que crean redes independientes y que no
hacen uso del WiFi Inteligente. Las antenas del 802.11be no estarían todas
independientes, sino que se podrían tener diversos puntos de acceso con un número
diferente de ellas. Por ejemplo, el router principal podría tener 8, un repetidor en otra
planta 4, y dos más con 2 antenas.
Junto con todos estos cambios, habrá otra interesante mejora que tendrá este
estándar: la posibilidad de enviar datos utilizando las tres frecuencias en las que
operará: 2,4, 5 y 6 GHz. Los routers y dispositivos actuales sólo pueden usar una banda
de frecuencia a la vez, lo cual desaprovecha mucho ancho de banda.
A su vez, también habrá una mejora en la modulación de amplitud en cuadratura,
conocida como QAM. Si el WiFi 6 es capaz de 1024-QAM, el nuevo estándar llegará
a 4096-QAM, lo cual implica que se podrá incorporar más información en una señal de
radiofrecuencia.
Por tanto, ahora mismo el IEEE está luchando contra las leyes de la física para ver todo
lo que pueden hacer para mejorar las conexiones que tenemos en nuestros hogares.
Eso sí, habrá que esperar hasta 2024.