Sunteți pe pagina 1din 1

1. En términos generales, la zona de los dedos se corresponde con la cabeza, y la del talón con los pies.

Por lo tanto podemos visualizar aproximadamente cómo se ubican los órganos mirando la planta de
los pies. Cuando una zona está endurecida significa que hay un órgano que también está endurecido. Estos
endurecimientos también corresponden con rigidez física y mental en la zona refleja.

2. La columna se refleja en todo el perfil de la parte interna de los pies. Por ejemplo, cuando una persona
sufre juanetes, esa zona afectada se correspondería con la zona superior de la espalda, por lo que
probablemente sufrirá algún problema en las cervicales. Desde este punto de vista, nosotros mismos
podemos hacernos un automasaje en las dos líneas internas del pie y esto repercutirá positivamente en la
espalda.

3. El reflejo del intestino está situado en el talón. Las grietas o lo callos en los talones pueden estar
reflejando algún problema intestinal. En este caso podemos masajear los talones o utilizar alguna pelota de
tenis, por ejemplo, para pisarla.

4. Esta área se corresponde con todo el aparato digestivo: hígado, estómago, páncreas y bazo. Cuando
encontramos endurecimiento en esta zona media significa que puede haber algún problema en el hígado y la
vesícula.

5. El color amarillo de los pies hace referencia al hígado o vesícula, y en cambio el color verdoso se
corresponde con el bazo y el sistema linfático. Esta señal es una oportunidad para prevenir. Si no se hacen
caso a estas señales, con el tiempo las toxinas se pueden ir acumulando y formando quistes que a la larga
pueden ser dañinos.

6. Los dedos son reflejo de la cabeza. Los dedos de los pies reflejan principalmente la zona superior del
cuerpo, con alguna excepción. Una dureza en la punta del cuarto dedo del pie o endurecimientos en el área
inferior del cuarto dedo del pie nos está diciendo que la vesícula no está funcionando correctamente.
Cuando ya ha habido cálculos durante tiempo, ese dedo suele estar muy rígido, encorvado y dolorido.

Por otro lado, también suele haber problemas biliares cuando el primer dedo del pie está encorvado hacia el
segundo dedo. En estos casos conviene hacer una buena depuración del organismo, vigilando
mucho la alimentación, ayudando a expulsar toxinas y tomando suplementos naturales.

7. Cuando los pies tienen tendencia a estar fríos (lo cual también sucede a veces en las manos) hay
un desequilibrio térmico en nuestro organismo. Normalmente el sistema digestivo está haciendo un
sobreesfuerzo y hay fiebre intestinal. En este caso, es conveniente mejorar nuestra alimentación y nuestra
función intestinal. Además, podemos hacer baños de pies con agua caliente y masajearlos con aceite de
jengibre para calentarlos.

Un último consejo, sobre todo si eres hombre: cuando la base del dedo gordo y del tobillo están enrojecidas,
hinchadas y con mucho dolor puede tratarse de un ataque de gota, es decir, un exceso de ácido úrico en
el organismo.

Recuerda que para activar nuestro organismo es muy recomendable caminar descalzo por la arena de la
playa, la hierba fresca, o la tierra húmeda. Esta simple acción reequilibra las funciones de los órganos y es
una excelente terapia antiestrés. Tus pies te lo agradecerán.