Sunteți pe pagina 1din 4

CONCEPCION

MEDICO SOCIAL
DEL PROCESO
SALUD
ENFERMEDAD

DIV
Gemio Cordero Adriana Alexia.

Coria Huayta Joel Armando.

1º “F”
SALUD.
La salud (del latín salus, -utis) es un estado de bienestar o de equilibrio que
puede ser visto a nivel subjetivo (un ser humano asume como aceptable el
estado general en el que se encuentra) o a nivel objetivo (se constata la
ausencia de enfermedades o de factores dañinos en el sujeto en cuestión). El
término salud se contrapone al de enfermedad, y es objeto de especial
atención por parte de la medicina y de las ciencias de la salud.

ENFERMEDAD
El término enfermedad proviene del latín infirmitas, que significa literalmente
«falto de firmeza». La definición de enfermedad según la (OMS), es la de
“Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del
cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y signos
característicos, y cuya evolución es más o menos previsible”.

La salud y la enfermedad son parte integral de la vida, del proceso biológico y


de las interacciones medio ambientales y sociales. Generalmente, se entiende
a la enfermedad como la pérdida de la salud, cuyo efecto negativo es
consecuencia de una alteración estructural o funcional de un órgano a
cualquier nivel.

Un enfermo es un ser humano que padece una enfermedad, sea consciente o


no de su estado. Joan Riehl-Sisca define el rol del enfermo como «la posición
que asume una persona cuando se siente enferma»

La forma en que un individuo percibe la salud y la enfermedad es un fenómeno


complejo y particular de como éste reacciona en conjunto y enfrenta la
situación en diferentes dimensiones de su personalidad (emocional, racional,
físico y espiritual por ejemplo). Así, cada persona vivirá la experiencia de
salud-enfermedad de manera diferente y esto condicionará el significado que
dé a tales experiencias.

«Cuando la persona enferma, lo hace de forma integral, no en parcelas ni a


plazos. Todos los componentes del ser humano quedan alterados y cada uno
de ellos demanda sus propias necesidades. De tal forma que la enfermedad
genera síntomas físicos como el dolor y la disnea; síntomas psicoemocionales
como miedo, ansiedad, ira, depresión; necesidades espirituales como
sentimientos de culpa, de perdón, de paz interior; y demandas sociales como
consideración y no abandono».
MEDICINA MAGICA O TRADICIONAL
La Medicina Tradicional es un tema supremamente diverso dentro del contexto
multicultural del Estado Plurinacional de Bolivia. Debido a que cada Pueblo
Indígena, y no olvidemos que oficialmente son 36 en el país, contiene su
propio concepto de salud y enfermedad, nos vemos ante una amplia gama de
Medicinas Tradicionales.

La Constitución Política del Estado establece que tanto el patrimonio cultural


como el conocimiento de los Pueblos Indígenas deben ser respetados y
protegidos (Artículo 98,99 y 100 de la Sección III de Culturas de la CPE). Esto
implica una
aproximación particular
desde el punto de vista
de la salud. En Bolivia
existen 36 grupos
indígenas oficiales,
cada uno con una
cultura y una
cosmovisión específica
lo cual significa que
también existen 36
conceptos de lo que es
salud y enfermedad. Si
bien el concepto del
Vivir Bien ya nos exige un replanteamiento del concepto occidental de
desarrollo, no está exento de tener que replantearse también el concepto de
medicina. Es por esto que la Medicina Tradicional cobra tan grande importancia
dentro del contexto boliviano del Vivir Bien y de la salud.

Las categorías de enfermedad observadas en las medicinas indígenas


bolivianas se diferencian de las de la biomedicina: la enfermedad es percibida
entre los indígenas como una ruptura en el orden natural o social. Son las
deidades – la Pachamama, Dios de la sociedad o un individuo quienes causan
el mal. Una persona se enferma porque ha transgredido alguna norma
establecida por la sociedad o las deidades de la cosmovisión andina (o los
espíritus del monte en el caso de los guaraníes).
La tarea del “medico tradicional” consiste en restablecer el equilibrio, tanto en
el orden social como en el religioso, y los rituales de curación están
estrechamente ligados al mundo religioso andino o guaraníes, que a menudo
se fusiona con el cristianismo.

Para la medicina andina, la salud y la enfermedad provienen de la tierra, y


toda curación se deriva de las plantas que la tierra misma ofrece al hombre.
Para curar al enfermo el médico tradicional media entre las deidades y la
tierra, entre el mundo de los muertos y el de los vivos. El cuerpo y el espíritu
son parte de un sistema integral y armónico, de manera que una disonancia en
cualquiera de las partes cura la enfermedad. La población indígena diferencia
entre la enfermedad del cuerpo y la enfermedad “espiritual”. Cada uno de
estos tipos de enfermedad se trata de manera distinta; sin embargo, se cree
también que la esfera espiritual puede afectar a la del cuerpo, y viceversa. Por
ejemplo, el hecho de “renegar” o enfadarse puede provocar una enfermedad
“espiritual” o agudizar una dolencia existente, y afecta sobre todo a las madres
que están preocupadas por sus hijos El primer paso para enfrentar una
dolencia es efectuar un diagnostico dentro del núcleo de la familia.