Sunteți pe pagina 1din 10

Interamerican Journal of Psychology

ISSN: 0034-9690
rip@ufrgs.br
Sociedad Interamericana de Psicología
Organismo Internacional

Munné, Frederic
El Retorno de la Complejidad y la Nueva Imagen del Ser Humano: Hacia una Psicología Compleja
Interamerican Journal of Psychology, vol. 38, núm. 1, enero-junio, 2004, pp. 23-31
Sociedad Interamericana de Psicología
Austin, Organismo Internacional

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=28438104

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Revista Interamericana de Psicologia/Interamerican Journal of Psychology - 2004, V

El Retorno de la Complejidad y la Nueva Imagen d


Humano: Hacia una Psicología Com

Frederic M
Universidad de Barcelona

Compendio
Recientes investigaciones muestran propiedades, como el determinismo caótico, la dimensión
borrosidad, de las que se desprende que la realidad es constitutivamente compleja en sus manifestac
físicas como psíquicas y sociales. Esto plantea la posibilidad de una ciencia social y una Psicología
Este trabajo muestra el sentido original histórico de la complejidad, las causas y efectos de su
posterior y de su recuperación actual en una epistemología de la complejidad que aporta una comp
ser humano como un ser paradójico que es, a la vez, ordenado y caótico, regular e irregular, cont
borroso, en su personalidad y su comportamiento.
Palabras clave: Psicología. Complejidad; caos; fractal; lógica borrosa; epistemología; Filosofía.

The Return of Complexity and the New Image of Human Being: Towards a Complex P

Abstract
Recent researches show properties such as chaotic determinism, fractal dimension, or fuzziness,
we can derive that reality, is constituently complex in its psychical and social manifestations. This s
a complex social science and psychology might exist. The present work shows the meaning of th
origin of complexity, the reasons and the effects of its subsequent abandon and its actual recupe
epistemology of the complexity. That contributes to the understanding the human being as a parado
who is the same time, tidy and chaotic, regular and irregular, contradictory and fuzzy in both his pers
behavior.
Keywords: Psychology; complexity; chaos; fractal; fuzzy sets; epistemology; philosophy.

Son relativamente abundantes los trabajos que en la Ciertamente, las propuestas


mayoría de los campos de la ciencia apuntan hacia un emergente son múltiples (ver por ejem
paradigma epistemológico basado en la complejidad como 1994, y en la presente Revista, Linc
alternativa al paradigma dominante que rinde culto a la es pertinente que aclare, en que senti
simplicidad. Ahora bien, en dichos trabajos la complejidad paradigma de la complejidad. Numer
tiene un sentido que tiene poco que ver con el significado con base empírica van descubriendo
que recibe en las corrientes psicológicas más o menos disciplinares fenómenos que muestr
tradicionales, por ejemplo en el psicoanálisis cuando se mucho más compleja de lo que se
refiere al complejo de Edipo, o en el conductismo cuando esos fenómenos, como los sistema
habla de un aprendizaje complejo, e incluso con el y las estructuras fractales pronto fuer
deducible de orientaciones como el interaccionismo sí y considerados desde una óptica
FREDERIC MUNNÉ

24 de propiedades cualitativas que, por lo que hasta hoy sabe- del saber no unívoco o ambiguo, propio
ARTICULOS

mos, son al menos la caoticidad, la fractalidad, el de la sabiduría proporcionada por los m


catastrofismo y la borrosidad. Son propiedades del Oráculo a través respectivamente d
irreductibles, inherentes pues a la realidad en sus diversas y del culto délfico a Apolo, porque
manifestaciones no sólo físicas sino también psíquicas y pensamiento abstracto, racional y discu
sociales. cuando el impulso cognoscitivo ya no n
Ante esto, uno puede preguntarse por qué, si la del desafío de un dios, y bastó con que un
realidad es compleja, domina hoy un paradigma basado dialécticamente a otro hombre para que
en la simplicidad. Una hipótesis plausible es que se cree como un sabio. Esta desacralizació
que admitir una realidad compleja supone una ambigüedad especifica Colli, llegó con Gorgias y sob
inadmisible para el conocimiento científico establecido. Pero quien ha explicitado el trasfon
Esta posibilidad invita a indagar si hay antecedentes de de la cuestión ha sido Gadamer (1997)
una visión de la realidad en tal sentido. La respuesta puede complejidad empieza a ser abandonad
ser relevante para comprender mejor los dos paradigmas cuando se entroniza la razón co
epistemológicos enfrentados en la concepción del conocimiento y aparecen la filosofía y
mundo y la imagen del ser humano. se origina una fuerte tensión entre mito y
comprender toda la complejidad del len
El Abandono de la Complejidad el concepto.
Si buscamos los orígenes de la visión compleja del En conclusión, al desacreditar la fil
mundo, la Historia nos lleva a la antesala de la cultura griega, por irracional el saber mítico, la ambigü
a la Grecia arcaica, que afrontó la complejidad del mundo como fuente de conocimiento, loo que c
a través de la ambigüedad que percibió del mismo, a la complejidad de la aquélla es un re
ambigüedad que respetó fervorosamente. Es sabido que, de desmitificación e imperio de la r
en aquella etapa prefilosófica dominada por el mito y el simplicidad, como paradigma epis
Oráculo, el conocimiento profundo de la naturaleza lo responde a la necesidad de una mayor i
proporcionaba el saber mítico dotado de ambigüedad y por naturaleza (fisis). Para hacer esto posib
ello capaz de asumir los múltiples aspectos contradictorios ciencia procuran simplificar al máximo
de la realidad. Este saber mítico tenía por lo tanto un vez tratada de un modo más abstracto y
sentido francamente positivo, como fuente inagotable de realidad, en un auténtico proceso de des-
conocimiento. intenta eliminar la ambigüedad de
Pero en la Grecia clásica, el mito es sometido a la razón consiguiente reducción de su compleji
y pasa a ser visto como un pseudosaber, precisamente por El procedimiento al que se recurre
su ambigüedad, la cual se verá como un obstáculo para el desde la perspectiva de la complejidad
conocimiento de la verdad (alétheia). El helenista nar la realidad con unos atributos idea
Detienne (1967/1981) lo explica como sigue: En el como simplificadores de la misma. Los
pensamiento arcaico, la verdad residía en los contrarios dentes y decisivos son el orden, la perfe
como complementarios, y esto conllevaba una ambigüedad Esto significa, expresado de otro modo
EL RETORNO DE LA COMPLEJIDAD Y LA NUEVA IMAGEN DEL SER HUMANO: HACIA UNA PSICO

La razón adquiere un carácter explícitamente ordenador mundo perfecto, fueron considerada


con Anaxágoras, para quien los elementos germinales de irrelevantes.
la realidad física son ordenados por una fuerza cósmica Una realidad armoniosa: La te
de carácter abstracto (nous), especie de inteligencia o fundamental, que contribuyó al recha
mente pura. Y a partir del milesio Tales, o sea durante el fue la creencia racional de que un m
renacimiento jónico, ya puede hablarse de un saber teórico. no puede ser perfecto, lo cual exclu
Los conocimientos matemáticos, de carácter empírico, se contradicción, por incompatible, de
desarrollan hacia la abstracción (Farringtonon, 1986); la Un primer paso en tal sentido se d
medicina, originalmente también un saber mágico, de la opinión (doxa) y desplazar la a
contribuye a la racionalidad ordenando sus conocimientos última. Cuando, con las ciudades-es
(Corpus hippocraticum: ss. V y VI a C.); y la astronomía los sofistas, estos reducen lo ambiguo
adopta la observación sistemática, esto es ordenada. Todo en el plano racional con fines de un
ello abre un proceso simplificador de la realidad mediante ello, la contradicción pasa a tener una
el procedimiento epistemológico de ordenar el en la exclusión de una proposición cu
conocimiento de la misma. Pero con la grave consecuencia con otra. Lo ambiguo, y esto me pa
de que todo lo que no aparezca como tal será visto como ya no resulta de unos contrarios que s
un desorden, que habrá que arreglar o más radicalmente de unos contrarios que son antagónic
eliminar. religioso-filosóficas, con su concep
Una realidad perfecta: Otra vertiente de la razón mundo contribuyeron también a que l
simplificadora provino de Pitágoras, que elevó el orden a su lugar a la contradicción.
la armonía exacta del número, y de la secta religioso Pero no es hasta Aristóteles que
filosófica que él fundó, la cual rendía culto a los números es elevada a la categoría máxima de
por ver en ellos, más que unos entes abstractos, el mismo que ordena y encorseta el razonamien
arkhé y un reflejo de la armonía del cosmos manifestada ca formal, formal porque hace abstra
en fenómenos como la virtud, la amistad y la música. El no verdad del contenido de las pre
paso decisivo del orden a la perfección lo dio Platón. Al institucionaliza la razón al introduc
no encontrar ésta en la naturaleza sino en las inamovibles razonar. En congruencia con esto
y eternas leyes matemáticas, no sólo trasladó la realidad a conocimiento cierto y confiable pas
estas sino que la extendió a los conceptos universales cas (O’Connor, 1964).
socráticos. Lo bueno o lo bello, al igual que lo justo o lo Esta tercera gran simplificación,
verdadero y que el círculo, el triángulo o lo blanco, pasan a verdad lo contradictorio, tuvo consec
ser los objetos reales de conocimiento. Al apartarse así de El mundo abandonaba la naturaleza
la fisis, el idealismo platónico puso nada menos que el ésta al concepto abstracto de realidad
fundamento epistemológico necesario para el desarrollo vés de las tres categorías absolutas
de una ciencia formal. Por esto, construir las formas perfección y la no contradicción. E
platónicas como cuerpos regulares de figuración pura fue había conseguido, al fin, el milagr
el objetivo de Euclídes. En gran medida, la matemática someter la naturaleza al imperio de l
FREDERIC MUNNÉ

26 sosteniendo un modelo de conocimiento inspirado en la La no linealidad es propia de los


ARTICULOS

ciencia física. El único sentido de cualquier saber que cuya dinámica responde a una pe
pretendiera ser calificado de científico era descubrir leyes, representada por lo que se llama un
descubrirlas para poder predecir y prever. extraño porque a pesar de que la acció
Pero el proceso descrito encuentra constantes no siendo en consecuencia predecible,
problemas, porque la razón no puede dar cuenta cabal de por el mismo atractor. Además, estos sis
una realidad a la que previamente se ha desnudado de su de generar orden mediante un proceso
complejidad. Dos ejemplos representativos: Newton, que muy estudiado con diversos nombre
no pudo prever fenómenos como la entropía o el roce, estructuras disipativas (Prigogine &
creyó que cuando las leyes físicas fallaban era por la autopoiesis (Maturana & Varela, 19
intervención de Dios, que iba reajustando el orden (Morin, 1977-2001), etc. Esto da a ent
matemático del universo (Optica, 1704). El segundo no debe ser confundido con el desorde
ejemplo es el famoso problema de los tres cuerpos, relativo Es más, en cierto modo y considerad
a la imposibilidad de predecir correctamente con las leyes puede decirse que el caos es un orden
newtonianas el movimiento entre tres o más cuerpos (como primer aspecto de la complejidad de la r
la Tierra, el sol y la luna). No fue hasta fines del XIX, que por la paradoja de que ésta es ordenada
2) La realidad es irregular y a la vez r
el gran matemático francés Poincaré vio, con ecuaciones
orden y caos, en los objetos y procesos
no lineales, que este problema no tenía solución desde los
dan regularidades e irregularidades. Fren
supuestos de Newton.
simple proporcionado por una geom
¿Cómo afectó el proceso simplificador más allá de las
simplificadora, la geometría fractal (M
ciencias de la naturaleza? En mi opinión, la división
describe lo irregular en lo regular de
decimonónica en dos mundos, el de la naturaleza y el del
descripción tiene su base en sendos pro
espíritu (Dilthey) o de la cultura (Rickert), por no
y de ramificación, generados resp
retroceder hasta la dicotomía cartesiana entre el cuerpo
repetición de una “regla iniciadora
(res extensa) y la mente (res cogitans), actuó de blindaje
resultados iguales sea cual sea la esc
para las ciencias humanas. Porque quedaron relativamente
consideren, pero paradójicamente cada
al margen de los problemas epistemológicos de la ciencia.
distinto.
Esta situación terminaría con el advenimiento del Aplicado esto a la realidad natural si
paradigma de la complejidad. formas perfectamente regulares. Es fam
Mandelbrot (1983) de que las nubes n
El Retorno a la Complejidad las montañas cónicas, ni las costas circ
Problemas como los descritos, provocados al el rayo es rectilíneo. Ya no val
simplificar la realidad, contenían la semilla para dar otro platónicamente al mundo natural fo
enfoque al conocimiento científico. Esto sobreviene tampoco se le pueden aplicar forma
cuando se obtienen datos empíricos, inicialmente sobre irregulares”. Esto es, en la realidad lo r
fenómenos físicos, cuya conceptualización y teorización y viceversa. Sólo un pensamiento
van configurando una nueva imagen de la realidad que
EL RETORNO DE LA COMPLEJIDAD Y LA NUEVA IMAGEN DEL SER HUMANO: HACIA UNA PSICO

por su síntesis a través de un salto cualitativo. Esto Las investigaciones y los estud
implicaba una realidad discontinua, sin embargo también aportan datos empíricos y elabora
aquí la complejidad hizo aunque tímidamente acto de confirman y explican la presencia en
presencia ya que ,según se mire, la misma síntesis era aspectos ya descritos de la complej
una manifestación de la continuidad, del mismo modo la Psicología y la Psicología social,
que en el gris están y no están el blanco y el negro. los años noventa se suceden lo
Pero son las teorías de la complejidad las que ponen encontrando dichos aspectos en un
en entredicho la concepción griega de la contradicción. comportamiento. Así, en 1994, Valla
Algunas indirectamente, como la teoría de la ruta hacia un libro sobre los sistemas dinámico
el caos (Feigenbaum, 1978; May, 1976), que muestra a la Psicología social en general o a c
que éste sobreviene después de una duplicación de como los juicios sociales y las dife
periodos o cascada de múltiples procesos de bifurcación, En el año siguiente un conjunto de est
o como la teoría de las catástrofes (Thom, 1972; Zeeman, del caos a la comunicación grupal c
1977), que describe sendas inestabilidades dentro de la a los procesos de conciencia, a la psi
estabilidad de las estructuras. Y directamente, la teoría cuestiones psicológicas (Abraham y
de los conjuntos borrosos (Kosko, 1993; Zadeh, 1965), conjunto a los procesos cognitivo
interesada por las zonas intermedias de cualquier transculturalidad y la cuestión meto
fenómeno polarizado. Paradójicamente, la borrosidad y Combs, 1995). El año 1997
significa que un fenómeno tiene sus límites difuminados, Chamberlain y McCown presentan u
pero no que carezca de focos (nitidez) ni aún de límites. la terapia familiar desde la perspectiv
La contradicción borrosa hace más compleja la realidad. el caos; Douglas Kiel y Elliott agrup
perspectiva referida a temas metodol
Hacia una Psicología Compleja al comportamiento político, económ
Como se ha podido ver, la imagen que el paradigma en la recopilación de Grebogi y York
de la complejidad va configurando de la realidad es muy tratada desde la ciencia física has
diferente y en cierto modo opuesta a la de la realidad finalmente, el libro de Masterpasqua
simplificada. ¿Cómo afecta este cambio al conocimiento del caos en los procesos de desarro
de la realidad humana? problemas psicopatológicos
Antes de responder, conviene advertir que entre la psicoterapéutico, fue publicado
imagen de la realidad y nuestro conocimiento de ella hay Psychological Association lo
una realimentación constante. Esto es especialmente reconocimiento “oficial” de la aten
sensible cuando se refiere a la realidad humana, dando lugar otorgadas a la problemática de la
al problema del pluralismo teórico del que me he ocupado ciencias psicológicas. Después d
en relación con las imágenes subyacentes a los principales literatura científica sobre el
marcos teóricos de la Psicología social (Munné, 1997, desarrollándose (Byrne, 1998; Sta
en prensa). Por ejemplo, el interaccionismo simbólico trata 2000), sobre todo con artículos en re
la persona como un homo symbolicus, el conductismo las cuales lentamente empiezan a a
FREDERIC MUNNÉ

28 funcionamiento normal de la inteligencia, en el a sí mismo pero distinto por ser fracta


ARTICULOS

aprendizaje educacional mediante programas de ilimitado, nítido por ser difuso.


refuerzo, en los procesos de resolución de problemas, Quizás la consecuencia más grave d
en los conflictos cognitivos, o en fenómenos tan dispa- sea que los aspectos contrapuestos al ord
res como la espiritualidad y el comportamiento del con- y a la armonía quedan estigmatizados
sumidor. alterados. Por ejemplo, el físico o el g
Las diferentes teorías particulares sobre el caos están por caso, debido a su mente griega, tien
ayudando a entender manifestaciones cada vez más ampli- lineal del mundo como un resultado del
as de nuestro comportamiento, por ejemplo la teoría de debe ser neutralizado el máximo posible
los atractores extraños se ha aplicado a las pautas de sociólogo o el psicólogo social tienden
interacción familiar y a las actitudes y la teoría de las un desorden que hay que controlar,
estructuras disipativas (Prigogine & Stengers, 1983) a los irregular como algo que ha de ser regul
procesos de cambio por autoorganización en grupos en último caso eliminar o ignorar
pequeños así como al liderazgo en las organizaciones. Por contradictorias o vagas. En cambio, en l
su parte, la teoría fractal permite comprender el significa- de la persona, la ausencia de orden, de
do de propiedades hasta hoy desconocidas, en procesos precisión no tienen en principio un ca
extraño, sino que se refieren a la co
tales como la integración sensorial, la formación de
normalidad. El orden, la regularidad y
necesidades o el comportamiento del individuo en los de-
mundo suelen ser un producto de la m
sastres colectivos. Con la teoría de las catástrofes se
control ajenos o propios.
entienden mejor comportamientos tan diferentes como
Por ser inherentes al ser humano, las
la conducta agresiva y la conducta amorosa. En fin, los
complejidad son clave para dar una ex
análisis en términos de borrosidad muestran la relevancia
comportamientos cotidianos. Es difíc
de ésta en el aprendizaje de los olores, en el aprendizaje
modo lineal el humor y la creatividad, p
del lenguaje, en el comportamiento en situaciones de gru-
definitorias la impredictibilidad y la
po, etc.
mismo puede decirse de la incoherencia
No parece excesivo afirmar que el ser humano,
de lo imposible, con respecto a la risa y
ininteligible en muchos aspectos desde la simplicidad,
discontinuidad con respecto a la intuic
puede ser entendido en profundidad cuando se le trata como de la borrosidad en el caso de la dud
un ser complejo. Ciertamente, esto va contra la creencia conocimiento (piénsese en el papel po
extendida de que a mayor complejidad hay más dificultad generadora de la reflexión cartesian
para entender, pero tal creencia confunde lo complicado argumento del cogito ergo sum); y de
con lo complejo y explica que se intente evitar la relación que supone cualquier interacci
complejidad y en último término tratarla el yo y el otro se ponen y se contrapone
cuantitativamente. Porque la complicación depende de la paradójica relación del sujeto human
cantidad de elementos constituyentes o intervinientes, (self) de la que dimana la identidad.
mientras que la complejidad es cualitativa y reside en las Si de las propiedades específicas
interdependencias. No hay que deducir de esto que la
EL RETORNO DE LA COMPLEJIDAD Y LA NUEVA IMAGEN DEL SER HUMANO: HACIA UNA PSICO

más valiosos que los no ambiguos para la investigación y que, dirigida por la simplicidad, con
la construcción de teorías. Algunos sociólogos (Levine, que no parece ser la propia de un
1985; Maines, 1989) consideran inevitable y necesario el reflexionar sobre sí mismo se siente
conocimiento ambiguo para la ciencia social. (Más pirará una Psicología filosófica, conv
ejemplos pueden seguirse en Rapoport & Kantor, 1969.) ocasión en una especie de análisis P
Hay que reconocer que se trata de antecedentes aislados y por reacción provoca la Psicología
que responden a posiciones marginales en las ciencias que la afectividad resulta sumamente
humanas, por lo que pasan inadvertidos o no son tomados recordar que el conductismo
seriamente en consideración por otras corrientes teóricas explícitamente, que el cognitiv
y metodológicas. reiteradamente evitarla o hacérsela
¿Por qué, en el contexto de la simplicidad, lo ambiguo sui generis de cognición, y que el ps
viene siendo valorado negativamente y cuáles son las na con una realidad inconsciente pa
nuevas formas de la ambigüedad? Lo ambiguo es una de las críticas usuales a Freu
simplificado al reducirlo a dicotomías, esto es a pares racionalidad de lo no racional.
conceptuales tales como presencia versus ausencia, Por añadidura, la metodología po
recuerdo vs olvido, yo vs otro, éxito vs fracaso, certeza eliminación del sujeto. A partir de la
vs incerteza, compromiso vs indiferencia, armonía vs observados como objetos, o s
conflicto, verdad vs falsedad, etc., etc., en los que la independiente del observador, se ha ll
oposición excluye al contrario. Sin embargo esta estrategia “objetos” capaces de razonar más que
dicotomizante no neutraliza la complejidad, porque pocas ser entendidos sin juicios de valor.
veces la exclusión es absoluta. La realidad participa de
tos con emociones, sentimientos y p
ambos polos, puesto que ninguno de estos conceptos tiene
tanto que desprovistas de complejid
sentido sin su correspondiente opuesto polar.
“sed” de afectividad que se nota en c
Por ser múltiple y plural la realidad, y no única o dual,
ficos y no científicos, De ahí, el é
es posible la interpretación y necesaria la hermenéutica y
libro de Goleman (1995) sobre la i
tienen sentido la explicación y la teorización. Las nuevas
nal, que ha dado lugar a una inmediata
formas de la ambigüedad (la indeterminación, la
ra de diversa calidad. Y muy signific
incertidumbre, la duda, la posibilidad entendidas en el
mática me parecen las investigacio
contexto del paradigma emergente) devuelven a la
mental, de Gilbert (Wilson & G
contradicción su raison d’être. Con el conocimiento
Loewenstein (Loewenstein, Weber, H
ambiguo, lo opuesto deja de ser nítido, lo exacto pasa a
sobre la felicidad y la predicción af
ser vago, y se deshacen dicotomías como lo ordenado o
lo caótico, lo regular o lo irregular, lo preciso o lo encuentran es ... la impredecibilidad
impreciso. Además de la afectividad, otro pr
He apuntado antes que la simplicidad, en vez de resol- simplicidad es el de la simplificació
ver problemas, los crea. Las dificultades seculares para Grecia clásica, pensar, el pensar del
aprehender la afectividad son un buen ejemplo. En Grecia, fico, era pensar sin complejidad, o
pensar bien era saber pensar del mod
FREDERIC MUNNÉ

30 central y periférico, significante e insignificante. Sin un Por otra parte, desde la complejidad
ARTICULOS

pensar complejo, concluye taxativamente Morin, exclusiva del ámbito humano sino prop
disolvemos o trascendentalizamos el sujeto, sin llegar a tema complejo de acción. Pero a difere
comprenderlo jamás. física donde se da como mera autoorga
Con un pensamiento así, orientado hacia y por la humano cuya complejidad es máxima
complejidad, resultados de investigaciones y afirmaciones manejar la situación, eso sí borrosam
teóricas carentes de sentido para una lógica simple, determinarse como para liberarse.
adquieren un sentido pleno. Sólo entonces se comprende exógena y el azar son otra cosa y no ent
que tenemos una identidad porque nunca somos los mismos ¿Por qué borrosamente? Porque al no te
y viceversa, o que estamos determinados porque somos soluto ni la determinación ni la liberta
libres y viceversa. Como ya he tratado de la identidad en pueden ser delimitantes. Más clarament
otro lugar (Munné, 2000, donde presento una aproximación entre la libertad y la determinación abso
a la persona no desde la estabilidad sino desde la ambas dejan de oponerse y se posibilita
inestabilidad del self, mostrando que la falta de coherencia Así, los fenómenos complejos, como
y de consistencia le son constitutivas en tanto que autoorganización o la iteración fractal mue
generadoras de la identidad, ver también Codina, 2002), nada es sin determinación (auto y hetero
me referiré brevemente a la cuestión de si el ser humano al igual que la determinación nada es sin l
es libre o está determinado. heterógena). En síntesis, el ser humano es
Esta vieja cuestión, con una fuerte carga ideológica, la libertad y es libre al determinarse.
subyacente en debates como el de la naturaleza y la cultura Una reflexión final, desde la perspe
o el de la herencia y el ambiente, cuando se refiere a la bre la psicología en relación con la filo
realidad física queda simplificada en la alternativa entre la Por una parte, es una obviedad que
necesidad o el azar (cfr. Monod, 1984), considerando que constituyen un inestimable patrimonio
si la naturaleza está determinada lo está necesariamente y griegos que (junto con la religión y la
si no lo está queda en manos del azar, que no de la libertad. no griegos de los que habré de ocuparm
Y referida al ser humano, la cuestión simplificada es si las han hecho posible la portentosa cultura o
personas estamos determinadas o somos libres. Pero parte, el modo de conocer y de razonar
desde el paradigma de la simplicidad esta última alternativa sigue condicionando no sólo nuestra visi
es inverificable e infalsable. Porque el determinismo, no do sino también el modo asimismo sim
abstracto sino concretado, se refiere siempre a hechos dividual y socialmente, a nosotros
consumados, que por ocurridos son irrepetibles dada la pensarse, pues, que el paradigma de la co
irreversibilidad del tiempo y la no linealidad fundamental tra la filosofía y la ciencia. Pero contra
de la realidad. Y porque la libertad, fácticamente un modo de ser entendidas, porqu
considerada, se refiere a algo a priori. El dilema del simplificación de la realidad que las hiz
determinismo o la libertad escinde el ser humano altísimo precio de arrancar de cuajo l
polarizándolo entre su pasado y su futuro. mundo.
Desde el paradigma de la complejidad, el planteamiento Por lo expuesto, en mi opinión
es muy distinto, porque no es dicotómico. Los conceptos desmitificación que afortunadamente l
EL RETORNO DE LA COMPLEJIDAD Y LA NUEVA IMAGEN DEL SER HUMANO: HACIA UNA PSICO

comportamiento individual y social, como es el caso de la Lincoln, Y. S. (1994) Emergent paradigms an


Revista Interamericana de Psicología, 2
Psicología. Se trata, pues, de reclamar una Psicología de
Loewenstein, G., Weber, E., Hsee, C. & Welch,
las diferencias mínimas, no por supuesto en el sentido Psychological Bulletin, 127, 267-286.
tradicional de una Psicología diferencial individual o cul- Maines, D. (1989). Further dialectics: Strang
tural, sino en el de una Psicología que asuma la imagen transformations. En J. A. Anderson (Ed.),
12 (pp. 104-116). Newbury Park, USA: S
compleja del ser humano para comprenderlo en profundidad Mandelbrot, B. (1983) The fractal geometry o
y optimizar su potencialidad. Más de uno se dirá: va a ser Freeman
otra mitificación del conocimiento. Seguramente, pero más Masterpasqua, F. & Perna, P. A. (Eds.) (1
meaning of chaos. Washington, USA: A
compleja... Maturana, H. R. & Varela, F. J. (1972). De máqu
Chile: Universitaria.
Referencias May, R. (1976). Simple mathematical mode
dynamics. Nature, 261, 459-467.
Morin, E. (1977, 1980, 1986, 1991, 2001). La mé
Abraham, F. D. & Gilgen, A. R. (Eds.) (1995). Chaos theory in psychology.
France: du Seuil.
London, UK: Praeger. Monod, J. (1984). El azar y la necesidad. Bar
Blumer, H. (1939). An appraisal of Thomas and Znaniecki’s. The polish Morin, E. (1994). Introduction à la pensée com
peasant in Europe and America. New York, USA: Social Science
Munné, F. (1994). Complejidad y caos: Más
Research Council. orden y desorden. En M. Montero (Coord
Bütz, M. R., Chamberlain, L L. & McCown, W. G. (1997). Strange e ideología (pp. 9-18). Caracas, Venezuel
attractors. Chaos, complexity and the art of family therapy. New
Munné, F. (1995). Las teorías de la complejid
York, USA: Wiley. las ciencias del comportamiento. Re
Byrne, D. (1998). Complexity theory and the social sciences. An Psicología, 29, 1-12.
introduction. New York, USA: Routledge.
Munné, F. (1997) Pluralismo teórico y compor
Codina, N. (2002). El ocio en el sistema complejo del ser. En M. J.Caba & Sociedade, 9, 1-2, 31-46.
Mesa (Ed.), Propuestas alternativas de investigación sobre el ocio Munné, F. (2000). El self paradójico: la identid
(pp. 57-72). Bilbao, España: Deusto.
En D. Caballero, M. T. Méndez & J. P
Colli, G. (1996). El nacimiento de la filosofía. Milano, Italia: Adelphi. psicosociológica. Grupos, procesos, len
(Original publicado en 1975) 749). Madrid, España: Biblioteca Nueva.
Detienne, M. (1981). Les maîtres de vérité dans la Grèce archaîche.
Munné, F. (En prensa). Psicología social y
Paris, France: La Découverte. (Original Publicado en 1967)
PsicSoc. Revista Internacional de Psic
Dodds, E. R. (1951). The greeks and the irrational. California, USA: O’Connor, D. J. (1964). A critical history of we
University of California. UK: Free.
Douglas Kiel, L. & Elliott, E. (1997) (Eds.). Chaos theory in the social
Prigogine I. & Stengers, I. (1983). La nouvel
sciences. Foundations and applications. Michigan, USA: The Gallimard.
University of Michigan Press. Rapoport, A. & Kantor R. E. (1969). Compl
Farrington, F. B. (1986). La civilización de Grecia y Roma. Buenos Aires,
diseño del medio ambiente. Convivium, 2
Argentina: Leviatán. Roberston, R. & A. Combs (Eds.) (1995). Ch
Feigenbaum, M. J. (1978) Quantitative universality for a class of nonlinear London, UK: Praeger.
transformations. Journal of Statistical Physics, 19, 25-33.
Stacey, R. D., Griffin, D. & Shaw, P. (2000). Co
Frenkel-Brunswick, E. (1948). A study of prejudice in children. Human Fad or radical challenge to systems
Relations, 1, 295-306. Routledge.
Fried Schnitman, D. (1994) (Ed.) Nuevos paradigmas, Cultura y
Thom, R. (1972) Stabilité structurelle et morp
Subjetividad. Buenos Aires, Argentina: Paidós. USA: Benjamin.
Gadamer, H. G. (1997). Mito y razón. Barcelona, España: Paidós. Vallacher, R. R. & Nowak, A. (Eds.). (1994). D
Gleick, J. (1988). Chaos. Making a new science. New York, USA: Viking.
psychology. San Diego, USA: Academic
(Original publicado en 1987) Wilson, T. D. & Gilbert, D. T. (2003). Affectiv
Goleman, D. (1995) Intelligence emotional. Why it can matter more (Ed.), Advances in Experimental Social