Sunteți pe pagina 1din 3

Universidad de Caldas

Teorías y procesos de intervención con grupo

Presentado por: Erika Portilla Presentado a: Juan Pablo Mejía

¿QUÉ ES UN GRUPO?

Los grupos se deben contemplar desde una perspectiva diferente ya que son
importantes para la configuración de la realidad personal y social, crean y definen
el lugar del sujeto en la sociedad, además son parte esencial en la construcción de
las relaciones humanas siendo indispensable en nuestra cotidianidad, “en el
grupo se precisan factores como las interacción, interdependencia e identidad,
también los valores y normas que comparten, además permite el desarrollo de
habilidades, hacen parte de nuestra subjetividad en la cual nos construimos en las
diferencias con los otros” (Portilla, pág.2).

“Se atribuye directamente a los grupos características comportamentales,


asignando estereotipos sobre la base de pertenencia a un grupo” (Portilla, pág.5),
dado que los seres humanos consiguen elevar sus potencialidades mediante su
participación en un grupo. “Existe cierto grado de interdependencia en los
procesos mentales de cada miembro, direccionando acciones a otros y a nosotros
mismos, un grupo ejerce más influencia si es consciente y persiste en sus actos
para que el objetivo sea alcanzado conjuntamente”. (Portilla, pág. 4)

Cabe destacar que “un factor determinante para la conformación de un grupo es la


motivación” (Portilla, pág. 1) al mismo tiempo se hace énfasis en las necesidades
individuales de las personas, por ende se debe implementar una adecuación entre
sus necesidades y su satisfacción, la mayoría son satisfechas de modo directo o
indirecto. En adelante, se hace hincapié en “las actitudes ya que permiten predecir
conductas, los miembros de un grupo adquieren nuevas formas de conducta a
partir del comportamiento de los demás, a través de la observación” (Portilla, pág.
3).
“Los factores determinantes en el grupo son el grado de cohesión, la
estructuración, las metas, la eminencia del grupo al individuo” (Portilla, pág. 4) es
esencial en un grupo a fin de que genera condiciones de autonomía y seguridad
interna, unidad entre las personas y el resultado positivo de la satisfacción mutua
de necesidades.

“El líder en un grupo es sumamente importante ya sea elegido formalmente o a


medida que el grupo interactúa le adjudica el rol esperando a que responda como
se aspira” (Portilla, pág. 4). Así pues, cada miembro del grupo tiene una
representación diferente del otro, además el líder tiene que generar deseo en los
miembros para seguir, debe generar confianza en sí mismo y con los otros para
guiar y movilizar a los demás.

“El conflicto trasciende lo individual y grupal”(Portilla, pág. 5), ya que nuestras


relacione humanas se ven permeadas por éste, afecta al funcionamiento y
estructura del grupo pero, el grupo se convierte en un campo de acción en función
de la capacidad de observar y evaluar, esto demanda de las personas formas
creativas se sobrellevar y resolver los problemas, “se destaca la creatividad e
innovación para dar paso al cambio”(Portilla, Pág. 6) por el contrario, “cuando no
se resuelve un conflicto a tiempo y se crea intereses nuevos los grupos exigen
participar en el poder y status, esto puede generar tensiones, agresiones o
abandono en el grupo” (Portilla, pág. 5).

“Cada grupo define su identidad social, en primer lugar los miembros


comparten el sistema de creencias, valores, normas, tareas en común, es
menester identificar roles y funciones, en segundo lugar basados en la
pertenencia al grupo, es clave la cooperación conjunta para el
cumplimiento de objetivos y en tercer lugar tienden a compararse con otros
grupos creando prejuicios contra éstos para así generar una identidad
social positiva” (Portilla, pág. 7).

Por último, “los grupos son de gran influencia social en el individuo debido a que
desde su nacimiento se ha insertado en un grupo que es la familia y los esquemas
adquiridos en su trayectoria en relación con otros crea la necesidad de pertenecer
a un grupo para satisfacer necesidades biológicas y/o emocionales” (Portilla, pág.
8). Se debe estudiar el contexto en el cual está inmerso el individuo ya que la
autopercepción social tiende a variar dependiendo del grado de aceptación y
satisfacción.