Sunteți pe pagina 1din 10

C 172/2

EN
EN

Official Journal of the European Communities

16.6.2001

STATE AID

Invitation to submit comments pursuant to Article 88(2) of the EC Treaty concerning aid C 22/01 (ex N 681/A/2000 and NN 19/2001) measures to support agriculture following the fuel price increase

(2001/C 172/02)

By letter dated 11 April 2001, reproduced in the authentic language on the pages following this summary, the Commission notified Spain of its decision to initiate the procedure laid down in Article 88(2) of the EC Treaty concerning the abovementioned measure.

Interested parties may submit their comments on the aid, in respect of which the Commission is initiating the procedure within one month of the date of publication of this summary and the following letter, to:

European Commission Directorate-General for Agriculture Agricultural Legislation Directorate Rue de la Loi/Wetstraat 200 B-1049 Brussels Fax (32-2) 296 21 51.

These comments will be communicated to Spain. Confidential treatment of the identity of interested parties submitting comments may be requested in writing, stating the reasons for the request.

PROCEDURE

SUMMARY

By letter of 29 September 2000, the Spanish authorities

notified the abovementioned aid measures to the Commission

in accordance with Article 88(3) of the EC Treaty. By fax of 20

November 2000, the Commission asked for further information. That information was supplied by letters of 9 January and 13 March 2001.

Since a large proportion of the measures covered by the notifi- cation have already been adopted, they have been transferred to the register of unnotified aids (aid NN 19/2001). The notified measures which have not been adopted are in the register of notified aid (N 681/A/2000).

DESCRIPTION AND ASSESSMENT OF THE MEASURES

Description and application of Article 87(1) of the EC Treaty

A. Aid NN 18/2001 (measures already adopted)

1. Amendment of Law No 37/1992 on value added tax

This measure (provided for in the Royal Decree Law of 7 October 2000) consists in increasing the percentage of compensation payable to taxable persons covered by the special value added tax (VAT) arrangements for agriculture and fisheries, in order to offset an increase in VAT. The

measure falls under the sixth Council Directive 77/388/EEC on the harmonisation of the laws of the Member States relating to turnover taxes, and in particular Article 25 thereof.

At this stage, the Commission considers that the Spanish auth- orities have not provided the information it needs to check that the amendment to the law on value added tax complies with Article 25 of the sixth Council Directive on the harmonisation of the laws of the Member States relating to turnover taxes. Such an increase could mean that farmers qualifying under the flat-rate scheme would be reimbursed more than the amount of value added tax levied upstream. This taxation measure could entail a selective advantage alleviating the tax normal burden on the beneficiaries’ budgets. A loss of tax revenue is equivalent to consumption of State resources in the form of tax expenditure and could be regarded as State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

2. Measures to support agricultural cooperatives

These measures are provided for in the Royal Decree Law of 7 October 2000, which makes a number of amendments to Law No 27/1999 on cooperatives and to Law No 20/1990 on the tax arrangements applying to cooperatives. The maximum limit of 50 % of turnover on which agricultural cooperatives must pay tax in respect of carrying out transactions with non-member third parties without losing their preferential tax treatment has been removed for deliveries of B diesel oil to non-member third parties. Law No 34/1998 on hydro- carbons has also been amended by waiving the requirement on agricultural cooperatives’ distribution of B diesel oil to non-members to form a legal entity to which the general tax arrangements apply.

16.6.2001

EN
EN

Official Journal of the European Communities

C 172/3

At this stage, the Commission considers that these measures benefit the agricultural cooperatives by reducing the normal burden on their budgets. A loss of tax revenue is equivalent to the consumption of State resources in the form of tax expenditure. This measure is therefore to be regarded as State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

3. Loans to owners of agricultural holdings

These measures are provided for in a Ministry of Agriculture resolution of 15 November 2000 publishing a Council of Ministers agreement of 10 November 2000. The aim is to facilitate loans to owners of agricultural holdings up to a maximum of ESP 35 000 million with an interest rate subsidised by the Ministry of Agriculture, which will also be able to subsidise the guarantees on those loans.

At this stage, the Commission considers that subsidising the interest rate on loans granted by the Ministry of Agriculture and subsidising part of the cost of managing the guarantees constitute State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

4. Measures in respect of natural persons’ income tax and of value added tax

These measures are provided for in a decree of 29 November

2000.

For 2000

Reduction of units’ net yield under the special arrangements for smallholders (system of tax calculated on a flat-rate basis by unit) with regard to tax on natural persons’ income from agriculture: farmers covered by those special arrangements are to receive an 8 % reduction on the unit which fixes their net yield, in order to bring tax into line with actual economic capacity.

At this stage, the Commission considers that the fuel price rise has resulted in exceptional circumstances which have substantially altered conditions and made it necessary to reduce the net-yield index. That adjustment was made in order to bring tax into line with actual economic activity. Had that adjustment not been made, an overpayment of tax would have occurred. These measures do not therefore constitute State aid within the meaning of Article 87 of the EC Treaty.

Organic farming: further 5 % reduction of the unit which fixes the yield for tax on natural persons’ income, owing to the additional costs of organic production.

At this stage, the Commission considers that the reduction is justified owing to the additional costs of organic production and the smaller quantity produced. The reduction is a technical adjustment in line with economic reality and does not constitute State aid within the meaning of Article 87 of the EC Treaty.

Application of a corrective index for feed purchased from third parties to certain rearing activities subject to the flat-rate tax arrangements.

At this stage, the Commission considers that, in the light of the information available, this measure is to be regarded as State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

For 2001

Reduction of net yield under the special arrangements for smallholders of tax on natural persons’ income from agriculture, comprising 35 % of the purchase price for agricultural diesel oil and reduction of the percentage for calculating quarterly VAT payments under the simplified arrangements for certain agricultural activities.

At this stage, the Commission considers that, in the light of the information available, these two measures are to be regarded as State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

5. Extension, for 2000 and 2001, of tax benefits applicable to natural persons’ income on transfer of certain agri- cultural land and holdings

This extension of the tax benefits provided for in the sixth additional provision of Law No 19/1995 on modernising agri- cultural holdings is contained in the seventh additional provision of Law No 14/2000 accompanying the general State budget for 2001.

At this stage, the Commission considers that the extension of tax benefits constitutes State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

6. New

deduction,

in

respect

of

information

and

communication technologies, for businesses in the form of natural persons under the objective estimate arrangements

This measure is provided for in the second additional provision of Law No 14/2000 on measures relating to taxation, adminis- tration and businesses. The measure allows natural persons who pay income tax, engage in economic activity and calculate their net yield under the (flat-rate) objective estimate arrangements to deductions for promoting new information and communication technologies, as provided for in Article 33(a) of Law No 43/1995 regarding tax on companies in the form and within the limits specified in Article 37 of that Law and in Article 56(2) of Law No 40/1998 regarding tax on natural persons’ income.

At this stage, the Commission considers that the measure which permits this category of taxpayers under the special arrangements to deduct in the same way as other taxpayers does not constitute State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

C 172/4

EN
EN

Official Journal of the European Communities

16.6.2001

B. Aid N 681/A/2000 (measures not yet adopted)

1. Suitability of the depreciation system for tax purposes to promote investment which will save fossil fuel

The Spanish authorities are considering whether to update the agriculture sector direct-taxation depreciation tables in the light

of technological innovation over recent years.

At this stage, the Commission considers that this taxation measure is of a purely technical nature and does not therefore constitute State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

2.

Increasing from 5 % to 10 % the percentage of expenditure which is difficult to substantiate in the context of tax on natural persons’ income, for agriculture only and for the 2000 and 2001 financial years only.

At

this stage, the Commission considers that this extension of

tax benefits constitutes State aid within the meaning of Article 87(1) of the EC Treaty.

Application of Article 87(2)(b) of the EC Treaty

At this stage, the Commission considers that the fuel price rise

cannot be regarded as an exceptional occurrence within the

meaning of Article 87(2)(b) of the EC Treaty.

Application of Article 87(3)(c) of the EC Treaty

The measure extending, for 2000 and 2001, tax benefits applicable to natural persons’ income on transfer of certain

agricultural land and holdings constitutes investment aid in the primary production sector. However, no provision has been made for complying with any of the conditions laid down in point 4.1 of the Community guidelines for State aid

in

the agriculture sector ( 1 ).

At

this stage and in the light of the information available, the

measures comprising support for agricultural cooperatives, loans to owners of agricultural holdings, the application (to certain rearing activities subject to the flat-rate tax arrangements) of a corrective index for feed, and an increase in the percentage of expenditure which is difficult to substantiate constitute State aid which is intended to improve producers’ financial position but which does not contribute in any way towards the development of the sector. The aid is therefore to be regarded as operating aid which is not compatible with the common market. Moreover, the aid is likely to interfere with the mechanisms governing the common market organisations and to be in breach of them and hence of the Community rules.

The measures in question do not therefore appear to be eligible for any of the exemptions provided for in Article 87(2) and (3)

( 1 ) OJ C 232, 12.8.2000.

of the EC Treaty. Consequently, the Commission has decided to initiate the procedure provided for in Article 88(2) of the EC Treaty.

In accordance with Article 14 of Council Regulation (EC) No 659/1999, all unlawful aid may be subject to recovery from the beneficiary. Furthermore, expenditure on national measures directly affecting Community measures may not be eligible for charging to the EAGGF budget.

TEXT OF THE LETTER

Por la presente, la Comisi n informa a Espaæa de que, tras examinar la informaci n facilitada por las autoridades espaæo- las sobre la ayuda arriba citada, ha decidido incoar el procedi- miento previsto en el apartado 2 del art culo 88 del Tratado CE.

PROCEDIMIENTO

Mediante carta de 29 de septiembre de 2000, las autoridades espaæolas notificaron a la Comisi n Europea las medidas de ayuda arriba citadas, de conformidad con lo dispuesto en el apartado 3 del art culo 88 del Tratado CE.

Mediante fax de 20 de noviembre de 2000, la Comisi n pidi informaci n complementaria a las autoridades espaæolas. Dicha informaci n le fue enviada en sendas cartas de 9 de enero de 2001 y 13 de marzo de 2001.

Una gran parte de las medidas indicadas en la notificaci n ya han sido adoptadas, por lo que se trasladaron al registro de ayudas no notificadas (ayuda NN 19/2001). Las medidas noti- ficadas que todav a no han sido adoptadas se hallan en el registro de ayudas notificadas (N 681A/2000).

DESCRIPCI N Y VALORACI N DE LAS MEDIDAS

Descripci n y aplicaci n del apartado 1 del art culo 87 del Tratado CE

A. Ayuda NN 19/2001 (medidas ya adoptadas)

1. Modificaci n de la Ley n o 37/1992 del impuesto sobre el valor aæadido

Descripci n:

Esta medida figura en el Real Decreto-ley de 6 de octubre de 2000. Consiste en una elevaci n del porcentaje de compensa-

ci n aplicable a los sujetos pasivos al rØgimen especial de la

agricultura, ganader a y pesca en el impuesto sobre el valor aæadido (IVA), con objeto de neutralizar el incremento en las cuotas soportadas.

Esta medida entra dentro del Æmbito de aplicaci n de la Sexta Directiva del Consejo en materia de armonizaci n de las legis- laciones de los Estados miembros relativas a los impuestos sobre el volumen de negocios ( 2 ) y, particularmente, de su art culo 25.

( 2 ) (77/388/CEE).

16.6.2001

EN
EN

Official Journal of the European Communities

C 172/5

Sobre la base de un anÆlisis de la evoluci n de los datos ma- croecon micos del sector relativos a los titulares de las explo- taciones agr colas sujetos a ese rØgimen en los tres œltimos aæos, se lleg a la conclusi n de que era necesario aumentar la compensaci n en un mÆximo de 2,5 puntos porcentuales sobre el volumen de las operaciones para compensar el incre- mento de la carga fiscal del IVA soportado en la compra de bienes y servicios. De conformidad con lo dispuesto en el apartado 3 del art culo 25 de la citada Directiva, se decidi establecer aumentos diferenciados para el subsector agr cola y para el de la ganader a. En el subsector agr cola el aumento es de 3 puntos, y en el ganadero, de 2 puntos, con lo que el porcentaje pasa a situarse en el 8 % en el primer caso y en el 7 %, en el segundo.

Esta medida se establece para restaurar el necesario equilibrio ente el IVA soportado y el IVA repercutido a los sujetos pasivos

del impuesto en el rØgimen especial de la agricultura, ganader a

y pesca del IVA y, segœn las autoridades espaæolas, no es una ayuda estatal.

En la fase actual, la Comisi n considera lo siguiente:

El art culo 25 de la Sexta Directiva del Consejo en materia de armonizaci n de las legislaciones de los Estados miembros relativas a los impuestos sobre el volumen de negocios dispone que los Estados miembros estÆn facultados para otorgar a los productores agr colas un rØgimen de tanto alzado que tienda a compensar la carga del IVA pagada por las compras de bienes y servicios de los agricultores sometidos al rØgimen de tanto alzado. Los Estados miembros establecen, en tanto sea necesa- rio, porcentajes a tanto alzado de compensaci n y los comu- nican a la Comisi n antes de aplicarlos. Tales porcentajes se determinan sobre la base de los datos macroecon micos rela- tivos exclusivamente a los agricultores sometidos al rØgimen de tanto alzado en los tres œltimos aæos. No pueden tener por efecto que el conjunto de los agricultores sometidos al rØgimen de tanto alzado reciba devoluciones superiores a las cargas fiscales del impuesto sobre el valor aæadido precedente. Los Estados miembros pueden reducir dichos porcentajes hasta el nivel cero y los porcentajes pueden redondearse en medio punto por exceso o por defecto. Los Estados miembros estÆn facultados para establecer porcentajes de compensaci n a tanto alzado diferenciados para las explotaciones forestales y para los distintos subsectores de la agricultura y de la pesca.

Las autoridades espaæolas no notificaron a la Comisi n el au- mento de los porcentajes globales de compensaci n antes de ponerlos en aplicaci n, incumpliendo as el citado art culo 25. Debido a ello, la Comisi n no pudo examinar el anÆlisis de la evoluci n de los datos macroecon micos del sector relativos a los agricultores sujetos a ese rØgimen en los tres œltimos aæos,

el cual, segœn las autoridades espaæolas, puso de manifiesto la

necesidad de aumentar la compensaci n en un mÆximo de 2,5 puntos porcentuales sobre el volumen de operaciones. La Co- misi n no pudo cerciorarse tampoco de que el aumento no tenga por efecto que el conjunto de los agricultores sometidos

al rØgimen de tanto alzado reciba devoluciones superiores a las

cargas fiscales del impuesto sobre el valor aæadido precedente.

Por consiguiente, segœn la informaci n disponible, la Comisi n no puede dictaminar que la modificaci n introducida en la Ley del impuesto sobre el valor aæadido se ajusta a lo dispuesto en

el art culo 25 de la Sexta Directiva del Consejo en materia de

armonizaci n de las legislaciones de los Estados miembros relativas a los impuestos sobre el volumen de negocios y que

el aumento no tuvo por efecto que el conjunto de los agricul- tores sometidos al rØgimen de tanto alzado recibiera devolucio- nes superiores a las cargas fiscales del impuesto sobre el valor aæadido precedente, en cuyo caso se tratar a de una medida fiscal selectiva que afecta a los recursos del Estado.

2. Medidas de apoyo a las cooperativas agrarias

Descripci n:

Estas medidas figuran en el Real Decreto-ley de 6 de octubre de 2000, que incorpora modificaciones en la Ley n o 27/1999 de las Cooperativas y en la Ley n o 20/1990 sobre rØgimen fiscal de las cooperativas. En las operaciones de suministro de gas - leo B a terceros no socios, se suprime el l mite mÆximo del 50 % del volumen de operaciones realizadas por cooperativas agrarias con terceros no socios sin perder la condici n de cooperativa fiscalmente protegida establecida en la Ley n o 20/1990 sobre rØgimen fiscal de las cooperativas. AdemÆs, se modifica la Ley n o 34/1998 del sector de hidrocarburos supri- miØndose el requisito de tener que constituir una entidad con personalidad jur dica propia a la que sea aplicable el rØgimen fiscal general para la distribuci n de gas leo B a terceros no socios por las cooperativas agrarias.

En la fase actual, la Comisi n considera lo siguiente:

La aprobaci n del Real Decreto-ley de 6 de octubre de 2000 supone la concesi n de ventajas fiscales a las cooperativas agrarias. Dichas ventajas fiscales, de las que no gozaban antes de la aprobaci n del Real Decreto-ley, son las siguientes:

En primer lugar, la supresi n del requisito de tener que constituir una entidad con personalidad jur dica propia a la que sea aplicable el rØgimen fiscal general (es decir, un rØgimen tributario mÆs gravoso) para la distribuci n de gas leo B a terceros no socios, gracias a la cual las coo- perativas pagarÆn menos impuestos que antes por la dis- tribuci n de gas leo a no socios.

Es decir, antes de la modificaci n de la Ley, para poder distribuir gas leo B a no socios, las cooperativas agrarias

deb an constituir un entidad con personalidad jur dica pro- pia. Desde la modificaci n de la Ley, ya no estÆn obligadas

a constituir tal entidad y esas operaciones estÆn sujetas a una tributaci n ventajosa.

En segundo lugar, la supresi n del l mite mÆximo de 50 % actualmente impuesto a las cooperativas agrarias para re- alizar operaciones de suministro de gas leo B a terceros no socios sin perder la condici n de cooperativa fiscalmente protegida.

Es decir, antes de la modificaci n de la Ley, las cooperativas agrarias ten an limitado al 50 % del volumen de negocios las operaciones de suministro a terceros no socios si no quer an perder el privilegio fiscal. Desde de la modificaci n de la Ley, pueden sobrepasar ese l mite sin perder la con- dici n de cooperativa fiscalmente protegida.

Se trata de una medida espec fica que se aplica œnicamente

a las cooperativas agrarias y que conlleva una ventaja fiscal consistente en el pago de un impuesto mÆs reducido que el impuesto normal que pagaban antes de la modificaci n de

la Ley. Este beneficio se concede en el contexto del alza del

precio de los carburantes.

C 172/6

EN
EN

Official Journal of the European Communities

16.6.2001

Estas medidas parecen ofrecer a sus beneficiarios, las coo- perativas agrarias, una ventaja que aligera las cargas que, por regla general, gravan su presupuesto. Una disminuci n de los ingresos fiscales equivale al consumo de fondos es- tatales en forma de gastos fiscales (punto 9 de la Comuni- caci n de la Comisi n relativa a la aplicaci n de las normas sobre ayudas estatales a las medidas relacionadas con la fiscalidad directa de las empresas).

Por lo tanto, segœn los datos disponibles, esta medida debe considerarse una medida fiscal selectiva que afecta a los recursos del Estado.

3. PrØstamos a los titulares de explotaciones agrarias

Descripci n:

Estas medidas figuran en una Resoluci n del Ministerio de Agricultura de 15 de noviembre de 2000 en la que se publica un Acuerdo del Consejo de Ministros de 10 de noviembre de 2000. Con objeto de facilitar prØstamos a los titulares de ex- plotaciones agrarias por un importe mÆximo de 35 000 millo- nes de pesetas espaæolas con un tipo de interØs bonificado por

el Ministerio de Agricultura, se instruye a las secciones de

crØdito de las cooperativas agrarias que suscriban acuerdos con el Ministerio de Agricultura y el Instituto de CrØdito Oficial (ICO), con la intervenci n de los organismos financieros, a que ponga a disposici n de los titulares de explotaciones agrarias una l nea de prØstamos en las siguientes condiciones:

duraci n de 5 aæos con un aæo de franquicia para el reem- bolso del principal,

tipo de interØs: el tipo de cesi n del ICO a los organismos financieros serÆ el tipo de referencia ICO,

el margen de beneficio de los organismos financieros serÆ de un punto porcentual,

la bonificaci n del Ministerio de Agricultura serÆ de tres puntos porcentuales,

el riesgo de estos prØstamos recaerÆ en los organismos financieros,

el importe mÆximo de los prØstamos serÆ de 75 000 pesetas espaæolas por hectÆrea, con un mÆximo por beneficiario de 4,5 millones en el caso de las personas f sicas y de 13,5 millones en el de las agrupaciones,

el Ministerio de Agricultura tambiØn podrÆ bonificar las

garant as que conceda la Sociedad an nima estatal de cau-

ci n agr cola, cuando sean necesarias tales garant as para la

concesi n de prØstamos bonificados. El importe de la sub- venci n de la garant a se destinarÆ a pagar los gastos de gesti n por un importe que no sobrepase el 1 % del saldo vivo del prØstamo garantizado.

Las autoridades espaæolas han informado de que la ayuda mÆ- xima que recibirÆ un agricultor de media anual a lo largo de los cinco aæos de duraci n de los prØstamos serÆ de 1 575 pesetas por hectÆrea ( 3 ). El precio medio del gas leo era de 54,4 pese- tas por litro en 1999 y de 79,8 pesetas por litro en 2000. El incremento de 1999 a 2000 fue pues del 47 %.

( 3 ) Bonificaci n

prØstamo:

aæos. Un aæo de franquicia, Importe mÆximo del crØdito

del

tipo de

75 000

interØs: 3 %, duraci n

pesetas

espaæolas.

del

5

por

(1 + 1 + 1/4 + 2/4 + 3/4)1/5 = 1,575 pesetas por hectÆrea.

hectÆrea:

0,03 75 000

Segœn los resultados tØcnicos y econ micos de los aæos 1999 y 2000, los gastos de gas leo (pesetas por hectÆrea) de, por ejemplo, dos cultivos de regad o como la patata y la remolacha fueron los siguientes (sin contabilizar el aumento de otros gastos por el mismo motivo):

 

1999

2000

Diferencia

Patata de regad o

57

960

85

201

27

241

Remolacha de regad o

62

645

92

088

29

443

Segœn las autoridades espaæolas, la comparaci n del aumento

de los gastos con la ayuda media anual en forma de bonifica-

ci n del tipo de interØs (1 575 pesetas espaæolas por hectÆrea

durante cinco aæos) demuestra que el objetivo de la ayuda no es compensar las pØrdidas sufridas por el agricultor sino per- mitirle beneficiar de un prØstamo de los organismos financieros para afrontar la falta de liquidez causada por la subida despro- porcionada del coste del gas leo. Esta subida, que caus alte- raciones del orden pœblico, huelgas, desabastecimiento de pro- ductos energØticos y de alimentos y dificultades de libre trÆnsito de las mercanc as por el territorio de la Uni n Europea, deber a considerarse una circunstancia excepcional en la acepci n de la letra b) del apartado 2 del art culo 87 del Tratado CE.

Las autoridades espaæolas han explicado que el coste de esta medida ser a inferior a la reducci n de impuestos especiales y del IVA aplicada por otros Estados miembros y desaconsejada por la Comisi n. Segœn las autoridades espaæolas, si esta ayuda se considerase incompatible con el mercado comœn, los agri- cultores espaæoles se encontrar an en una situaci n de desven- taja comparativa con los agricultores de otros Estados miem- bros que se hayan beneficiado de reducciones de impuestos.

En la fase actual, la Comisi n considera lo siguiente:

La bonificaci n del tipo de interØs de los prØstamos conlleva una ayuda estatal a los agricultores de un importe medio anual de 1 575 pesetas espaæolas por hectÆrea durante cinco aæos, segœn los cÆlculos efectuados por las autoridades espaæolas. AdemÆs, algunos agricultores recibirÆn una ayuda del Estado en forma de bonificaci n de una parte de los gastos de gesti n de las garant as de esos prØstamos bonificados.

En la actualidad, el valor neto mÆximo de la ayuda en forma de bonificaci n de 3 puntos del tipo de interØs de los prØstamos de una duraci n de 5 aæos con un aæo de franquicia, calculado con el tipo de actualizaci n del 6,33 % ( 4 ), es de 9,07 %.

Por consiguiente, estas medidas deben considerarse ayudas se- lectivas concedidas por el Estado.

4. Medidas fiscales en el impuesto sobre la renta de las personas f sicas y en el impuesto sobre el valor aæadido:

Estas medidas figuran en una Orden de 29 de noviembre de 2000 por la que se desarrollan para el aæo 2001 el rØgimen de estimaci n objetiva del impuesto sobre la renta de las personas f sicas y el rØgimen especial simplificado del im- puesto sobre el valor aæadido.

( 4 ) Tipo de referencia actual de Espaæa, calculado con arreglo a la Comunicaci n de la Comisi n relativa al mØtodo de fijaci n de los tipos de referencia y de actualizaci n (DO C 273 de 9.9.1997).

16.6.2001

EN
EN

Official Journal of the European Communities

C 172/7

4.1. Para el aæo 2000:

4.1.1. Reducci n del rendimiento neto de m dulos en el rØgi- men de estimaci n objetiva del impuesto sobre la renta de las personas f sicas para las actividades agr colas y ganaderas

Descripci n:

Los agricultores sujetos a este rØgimen especial tienen una reducci n del 8 % del rendimiento neto de m dulos. Segœn las autoridades espaæolas, debido al incremento de los precios de los carburantes, se produjeron circunstancias excepcionales que causaron un cambio sustancial de las condiciones que oblig a modificar, reduciØndolo, el ndice del rendimiento neto de la actividad. Este ajuste obedeci a la necesidad de ajustar la fiscalidad a la capacidad econ mica real. Si no se hubiera realizado, habr a habido un exceso de impuesto.

La Comisi n considera lo siguiente:

El punto 27 de la Comunicaci n de la Comisi n relativa a la

aplicaci n de las normas sobre ayudas estatales a las medidas

relacionadas con la fiscalidad directa de las empresas ( 5 ) seæala que «es posible que determinadas disposiciones espec ficas que no consten de elemento discrecional alguno que permita, por ejemplo, fijar el impuesto de forma global (por ejemplo, en los sectores agr cola y pesquero) se justifiquen por la naturaleza y

.). Tales disposiciones no son cons-

titutivas, por tanto, de ayuda estatal».

la econom a del sistema

La normativa espaæola del impuesto sobre la renta de los pro- ductores sujetos al rØgimen de estimaci n objetiva establece un sistema de fiscalidad por m dulos correspondientes a los resul-

tados econ micos de las explotaciones en condiciones norma- les de precios, gastos e ingresos. Dicha normativa prevØ que, en caso de circunstancias excepcionales que alteren la realidad econ mica, los m dulos pueden reajustarse para reequilibrar

la situaci n. Segœn las autoridades espaæolas, debido al incre-

mento de los precios de los carburantes, se produjeron circuns- tancias excepcionales que causaron un cambio sustancial de las condiciones que oblig a modificar, reduciØndolo, el ndice del rendimiento neto de la actividad. El ajuste obedeci a la nece-

sidad de ajustar la fiscalidad a la capacidad econ mica real. Si no se hubiera realizado, habr a habido un exceso de impuesto.

As pues, este ajuste estÆ justificado por la naturaleza o la

econom a del sistema fiscal de estimaci n objetiva para ajustar

a los ingresos reales la renta cuantificable a efectos fiscales. AdemÆs, la Comisi n ha seguido este mismo razonamiento en la ayuda NN 58/99.

Por consiguiente, estas medidas son medidas fiscales justificadas por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal.

4.1.2. Aplicaci n a determinadas actividades ganaderas sujetas al rØgimen de estimaci n objetiva de un ndice corrector por piensos adquiridos a terceros

Descripci n:

Reducci n del 5 % del m dulo aplicado para calcular el rendi- miento neto por medio de un aumento del ndice corrector por piensos adquiridos a terceros.

( 5 ) DO C 384 de 10.12.1998, p. 3.

En la fase actual, la Comisi n considera lo siguiente:

Esta modificaci n del ndice corrector parece procurar a sus beneficiarios una ventaja que aligera las cargas que, por regla general, gravan su presupuesto. Una disminuci n de los ingre- sos fiscales equivale al consumo de fondos estatales en forma de gastos fiscales. Las autoridades espaæolas no han justificado esta medida por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal.

Por consiguiente, segœn la informaci n disponible, esta medida fiscal, achacable al Estado, que afecta a los recursos de Øste y constituye una ventaja selectiva, no parece justificada por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal.

4.1.3. Agricultura ecol gica

Descripci n:

Reducci n adicional del 5 % del m dulo que fija el rendimiento para el impuesto sobre la renta de las personas f sicas. Segœn las autoridades espaæolas, esta medida no es un beneficio fiscal sino que estÆ justificada por los sobrecostes de producci n ocasionados por la sustituci n de productos de s ntesis por labores adicionales y productos naturales que conllevan ademÆs una producci n inferior. Esta reducci n no es una ayuda sino un ajuste tØcnico a la realidad econ mica, caracterizada por el hecho de que los costes sean mayores y la producci n, inferior, hecho que no se hab a tenido en cuenta hasta ahora. El rendi- miento de las explotaciones ecol gicas espaæolas es entre un 5 % y un 25 % mÆs bajo que el de las explotaciones conven- cionales, segœn los productos y las zonas. El ndice corrector del 5 % aplicado para obtener el rendimiento neto final s lo compensa parcialmente el desequilibrio medio que se produce en la aplicaci n de ese rØgimen fiscal especial a la agricultura ecol gica.

La Comisi n considera lo siguiente:

Esta reducci n, que se justifica por los sobrecostes de la pro- ducci n y la menor producci n, es un ajuste tØcnico a la realidad econ mica. Si no se hubiese aprobado esta reducci n, los contribuyentes en cuesti n (agricultores ecol gicos) en rØ- gimen de estimaci n objetiva, que producen menos y tienen mÆs gastos, pagar an mÆs que los agricultores no ecol gicos en rØgimen de estimaci n objetiva, que producen mÆs y tienen menos gastos. Se trata de una mera medida de mera tØcnica fiscal justificada por la naturaleza y la econom a del sistema fiscal de estimaci n objetiva para ajustar a los ingresos reales la renta cuantificable a efectos fiscales. Por consiguiente, segœn la informaci n disponible, esta medida es una medida fiscal jus- tificada por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal.

No obstante, para que la Comisi n pueda considerarla as , la medida deberÆ seguir aplicÆndose y no circunscribirse al aæo 2000. Por consiguiente, Espaæa debe comunicar a la Comisi n si esta reducci n va a seguir aplicÆndose o no.

C 172/8

EN
EN

Official Journal of the European Communities

16.6.2001

4.2. Para el aæo 2001:

4.2.1. Reducci n del rendimiento neto en el rØgimen de esti- maci n objetiva del impuesto sobre la renta de las per- sonas f sicas para las actividades agr colas y ganaderas

Descripci n:

Todas las actividades agr colas y ganaderas que determinan su rendimiento por el rØgimen de estimaci n objetiva tienen una reducci n del 35 % del precio de adquisici n del gas leo agr - cola necesario para el desarrollo de sus actividades, debida- mente documentado mediante facturas.

En la fase actual, la Comisi n considera lo siguiente:

Las autoridades espaæolas no han dado explicaciones sobre esta reducci n del rendimiento para justificar su introducci n como forma de ajustar la fiscalidad al desarrollo de la capacidad econ mica real atendiendo a las circunstancias excepcionales derivadas del alza del precio de los carburantes que alteraron la realidad econ mica y obligaron a modificar el m dulo, redu- ciendo el rendimiento neto previo utilizado para calcularlo, para reequilibrar la situaci n. Por consiguiente, esta medida no parece estar justificada por la naturaleza o la econom a del sistema, segœn la informaci n disponible, y debe conside- rarse una ayuda selectiva concedida por el Estado.

4.2.2. Reducci n del porcentaje para determinar la cuotas tri- mestrales en el rØgimen simplificado del IVA de deter- minadas actividades agrarias

Descripci n:

Esas reducciones son las siguientes:

ganader a de explotaci n intensiva de ganado porcino de carne y avicultura de carne: 7 %,

ganader a de explotaci n intensiva de avicultura de huevos y ganado ovino, caprino y bovino de leche: 1 %,

ganader a de explotaci n intensiva de ganado bovino de carne y cunicultura: 14 %,

ganader a de explotaci n intensiva de ganado porcino de cr a, bovino de cr a y otras ganader as intensivas o exten- sivas no comprendidas expresamente en otros apartados:

19 %,

ganader a de explotaci n intensiva de ganado ovino y ca- prino de carne: 24 %,

servicios de cr a, guarda y engorde de aves: 24 %,

otros trabajos y servicios accesorios realizados por agricul- tores o ganaderos: 28 %.

En la fase actual, la Comisi n considera lo siguiente:

Esta reducci n del porcentaje que sirve para determinar las cuotas trimestrales del IVA del rØgimen de estimaci n objetiva disminuye el monto de los pagos y supone para los beneficia- rios una ventaja que aligera las cargas que, por regla general, gravan su presupuesto. Una disminuci n de los ingresos fiscales equivale al consumo de fondos estatales en forma de gastos fiscales. Las autoridades espaæolas no han justificado esta me- dida por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal.

Por consiguiente, segœn la informaci n disponible, esta medida fiscal no parece estar justificada por la naturaleza o la econo- m a del sistema fiscal.

5. Pr rroga a los aæos 2000 y 2001 de los beneficios fis- cales aplicables en el contexto del impuesto sobre la renta de las personas f sicas a la transmisi n de deter- minadas fincas rœsticas y explotaciones agr colas

Descripci n:

Esta pr rroga de los beneficios fiscales para la transmisi n de determinadas fincas rœsticas y explotaciones agr colas, previstos en la disposici n adicional sexta de la Ley n o 19/1995, de modernizaci n de las explotaciones agrarias, figura en la dis- posici n transitoria sØptima de la Ley n o 14/2000 de acom- paæamiento del presupuesto general del Estado para el aæo

2001.

En la fase actual, la Comisi n considera lo siguiente:

Esta medida procura a sus beneficiarios una ventaja que aligera las cargas que, por regla general, gravan su presupuesto. Una disminuci n de los ingresos fiscales equivale al consumo de fondos estatales en forma de gastos fiscales. Por consiguiente, esta pr rroga de los beneficios fiscales es una ayuda selectiva concedida por el Estado.

Esta toma de posici n corresponde exclusivamente al per odo de 2000 y 2001 y no prejuzga de la posici n de la Comisi n sobre la compatibilidad o incompatibilidad de la ayuda conce- dida antes de ese per odo.

6. Aplicaci n de una nueva deducci n por tecnolog as de la informaci n y de la comunicaci n a empresarios personas f sicas en rØgimen de estimaci n objetiva

Descripci n:

Esta medida figura en la disposici n adicional segunda de la Ley n o 14/2000 de medidas fiscales, administrativas y de orden social. Segœn ella, los contribuyentes sujetos al impuesto sobre la renta de las personas f sicas que ejerzan actividades econ - micas y determinen su rendimiento neto en rØgimen de esti- maci n objetiva podrÆn aplicar las deducciones para el fomento de las tecnolog as de la informaci n y la comunicaci n previs- tas en el art culo 33 bis de la Ley n o 43/1995, de 27 de diciembre, del impuesto sobre sociedades, en la forma y con los l mites establecidos en el art culo 37 de la citada Ley y en el art culo 56.2 de la Ley n o 40/1998, de 9 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas F sicas.

La Comisi n considera lo siguiente:

De conformidad con el punto 13 de la Comunicaci n de la Comisi n relativa a la aplicaci n de las normas sobre ayudas estatales a las medidas relacionadas con la fiscalidad directa de las empresas, las medidas destinadas a lograr un objetivo de pol tica econ mica general mediante la reducci n de la carga fiscal vinculada a determinados costes de producci n (por ejemplo, investigaci n y desarrollo, medio ambiente, formaci n y empleo) no constituyen ayudas estatales siempre y cuando se apliquen de la misma manera a todas las empresas y a todas las producciones.

16.6.2001

EN
EN

Official Journal of the European Communities

C 172/9

Esta medida prevØ que los contribuyentes sujetos al impuesto sobre la renta de las personas f sicas que ejerzan actividades econ micas y determinen su rendimiento neto en rØgimen especial (estimaci n objetiva) tambiØn podrÆn aplicar las deduc- ciones que se aplican al resto de los contribuyentes por fo- mento de las nuevas tecnolog as de la informaci n y de la comunicaci n previstas en el art culo 33 bis de la Ley n o 43/1995, de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades, en la forma y con los l mites establecidos en el art culo 37 de la citada Ley y en el art culo 56.2 de la Ley n o 40/1998, de 9 de diciembre, del impuesto sobre las renta de las personas f sicas.

Por consiguiente, esta medida fiscal se aplica a todos los sec- tores de la econom a y no parece selectiva.

B. Ayuda N 681A/2000 (medidas aœn no aprobadas)

1. Adecuaci n del sistema de amortizaciones con fines fiscales para fomentar inversiones que conllevan un ahorro de energ a f sil

Descripci n:

Las autoridades espaæolas estÆn estudiando la modificaci n de los cuadros de amortizaciones aplicados al sector agrario es- paæol para la imposici n directa debido a que, en los œltimos aæos, las innovaciones tecnol gicas han hecho que los cuadros de amortizaciones vigentes ya no estØn al d a. EstÆn compro- bando si el nivel de desglose de los elementos amortizables en los cuadros es el que mÆs se ajusta a la realidad econ mica del sector. Al mismo tiempo, es preciso comprobar peri dicamente si los plazos mÆximo y m nimo de amortizaci n previstos en los cuadros para cada elemento o grupo de elementos amorti- zables corresponden a la depreciaci n efectiva media de los diferentes bienes que constituyen el activo inmovilizado de los empresarios del sector agrario y ganadero.

La Comisi n considera lo siguiente:

De conformidad con el punto 13 de la Comunicaci n de la Comisi n relativa a la aplicaci n de las normas sobre ayudas estatales a las medidas relacionadas con la fiscalidad directa de las empresas, las medidas de pura tØcnica fiscal como las nor- mas de depreciaci n y amortizaci n no constituyen ayudas estatales siempre y cuando se apliquen de la misma manera a todas las empresas y a todas las producciones.

Debido a las innovaciones tecnol gicas de los œltimos aæos, los cuadros de amortizaciones aplicados al sector agrario espaæol para la imposici n directa ya no estÆn al d a y se modificarÆn para ajustarlos a la realidad econ mica del sector. Esta medida de pura tØcnica fiscal estÆ justificada por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal.

2. Incremento del porcentaje de gastos de dif cil justifica- ci n en el impuesto sobre la renta de las personas f si- cas

Descripci n:

Incremento de 5 a 10 del porcentaje de gastos de dif cil justi- ficaci n exclusivamente para el sector agrario y s lo para los ejercicios 2000 y 2001.

En la fase actual, la Comisi n considera lo siguiente:

Las autoridades espaæolas no han dado datos sobre este incre- mento del porcentaje de gastos de dif cil justificaci n del que se beneficiarÆn los agricultores en rØgimen de estimaci n objetiva que tiendan a justificarlo por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal y demuestren que se ha introducido para ajustar la fiscalidad al desarrollo de la capacidad econ mica real, de- bido a las circunstancias excepcionales provocadas por el alza de los precios del carburante.

Por consiguiente, segœn la informaci n disponible, esta medida fiscal no parece justificada por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal y parece procurar a sus beneficiarios una ventaja que aligera las cargas que, por regla general, gravan su presu- puesto. Una disminuci n de los ingresos fiscales equivale al consumo de fondos estatales en forma de gastos fiscales.

3. Elaboraci n por el Ministerio de Agricultura de una lista de las mÆquinas que pueden utilizar gas leo boni- ficado: No analizada en este expediente.

Conclusi n:

1. Las medidas contempladas en los puntos A.4.1.1 (reducci n del rendimiento neto de m dulos en el rØgimen de estima-

ci n objetiva del impuesto sobre la renta de las personas

f sicas para las actividades agr colas y ganaderas), A.4.1.3

(agricultura ecol gica), A.6 (aplicaci n de una nueva deduc-

ci

n por tecnolog as de la informaci n y de la comunica-

ci

n a empresarios personas f sicas en rØgimen de estima-

ci

n objetiva) y B.1 (adecuaci n del sistema de amortizacio-

nes con fines fiscales) han de considerarse medidas fiscales justificadas por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal y, por consiguiente, no cumplen los criterios para entrar dentro del Æmbito de aplicaci n del apartado 1 del art culo 87 del Tratado CE.

2. Segœn la informaci n disponible, las medidas contempladas en los puntos A.1 (modificaci n de la Ley del impuesto sobre el valor aæadido), A.2 (medidas de apoyo a las coo- perativas agrarias), A.3 (prØstamos a los titulares de explo-

taciones agrarias), A.4.1.2 (aplicaci n a determinadas activi- dades ganaderas sujetas al rØgimen de estimaci n objetiva de un ndice corrector por piensos adquiridos a terceros), A.5 (pr rroga a los aæos 2000 y 2001 de los beneficios fiscales aplicables en el impuesto sobre la renta de las personas

f sicas a la transmisi n de determinadas fincas rœsticas y

explotaciones agr colas) y B.2 (incremento del porcentaje de gastos de dif cil justificaci n) deben considerarse, en la

fase actual:

ya medidas fiscales achacables al Estado que afectan a los recursos del Estado, conllevan una ventaja selectiva y no parecen justificadas por la naturaleza o la econom a del sistema fiscal,

ya ayudas selectivas concedidas por el Estado.

El apartado 1 del art culo 87 del Tratado CE dispone que son incompatibles con el mercado comœn, en la medida en que afecten a los intercambios comerciales entre Estados miembros, las ayudas otorgadas por los Estados o mediante fondos esta- tales, bajo cualquier forma, que falseen o amenacen falsear la competencia, favoreciendo a determinadas empresas o produc- ciones. En este caso:

las citadas medidas procuran a los beneficiarios una ventaja que aligera las cargas que, por regla general, gravan su presupuesto,

C 172/10

EN
EN

Official Journal of the European Communities

16.6.2001

el Estado otorga las ventajas mediante recursos estatales puesto que toda disminuci n de los ingresos fiscales equi- vale al consumo de fondos estatales en forma de gastos fiscales,

las medidas son espec ficas o selectivas ya que favorecen a ciertas empresas o producciones (en este caso, las coopera- tivas agrarias y los titulares de explotaciones agrarias),

para que se les aplique el apartado 1 del art culo 87 del Tratado CE, las medidas deben afectar tambiØn a la compe- tencia y al comercio entre Estados miembros, criterio que implica que el beneficiario de la medida ejerza una activi- dad econ mica; segœn la jurisprudencia reiterada sobre esta disposici n, se considera que los intercambios comerciales se ven afectados cuando la empresa beneficiaria ejerce una actividad econ mica de la que existen intercambios comer- ciales entre los Estados miembros; el mero hecho de que la ayuda refuerce la posici n de la empresa con relaci n a otras empresas de la competencia en el comercio intraco- munitario permite considerar que los intercambios comer- ciales resultan afectados.

En el caso que nos ocupa, los beneficiarios ejercen una activi- dad econ mica de la que existen intercambios comerciales en- tre los Estados miembros, es decir, actividades agrarias de todo tipo. En 1999, Espaæa export productos agr colas a la Uni n Europea por valor de 11 329 millones de euros e import productos de ese tipo por valor de 7 382 millones. En el caso de la medida de apoyo a las cooperativas agrarias, podr a afectar al comercio por la actividad de distribuci n de gas leo.

Aun as , la prohibici n establecida en el apartado 1 del art culo 87 del Tratado CE no es incondicional, sino que los apartados 2 y 3 de ese mismo art culo 87 prevØn excepciones.

Aplicaci n de la letra b) del apartado 2 del art culo 87 del Tratado CE

La letra b) del apartado 2 del art culo 87 del Tratado CE dispone que son compatibles con el mercado comœn las ayudas destinadas a reparar los perjuicios causados por desastres na- turales o por otros acontecimientos de carÆcter excepcional. Las autoridades espaæolas han justificado estas ayudas aduciendo que estaban destinadas a reparar los perjuicios causados por un acontecimiento de carÆcter excepcional.

Segœn las autoridades espaæolas, el alza desproporcionada del coste del gas leo caus alteraciones del orden pœblico, huelgas, desabastecimiento de productos energØticos y de alimentos y

dificultades de libre trÆnsito de las mercanc as por el territorio

de la Uni n Europea, lo que deber a considerarse una circuns-

tancia excepcional en la acepci n de la letra b) del apartado 2 del art culo 87 del Tratado CE.

En lo que ataæe a las excepciones al principio general de in- compatibilidad de las ayudas estatales con el mercado comœn, establecido en el apartado 1 del art culo 87 del Tratado, la Comisi n considera que debe hacerse una interpretaci n es- tricta del concepto de «acontecimiento de carÆcter excepcional» que figura en la letra b) del apartado 2 del art culo 87. Hasta ahora, la Comisi n ha aceptado como acontecimientos de ca- rÆcter excepcional las guerras, los des rdenes interiores o las huelgas y, con reservas y en funci n de su alcance, los acci- dentes nucleares o industriales graves o los incendios que ha- yan originado grandes pØrdidas. Dadas las dificultades que en- traæan las previsiones en la materia, la Comisi n determina si

estas ayudas son compatibles analizÆndolas caso por caso y teniendo presente su prÆctica anterior en el campo considerado [punto 11.2.1 de las Directrices comunitarias sobre ayudas estatales al sector agrario ( 6 )].

En el caso que nos ocupa el motivo de la concesi n de las ayudas es la subida del precio de los carburantes y no las alteraciones del orden pœblico, las huelgas y el desabasteci- miento de productos energØticos y de alimentos. Estas circuns- tancias no fueron la causa de la concesi n de las ayudas sino que se produjeron como consecuencia del incremento del pre- cio de los carburantes, como medidas de presi n para conse- guir ayudas.

Hasta ahora, la informaci n facilitada por las autoridades es- paæolas, segœn la cual entre 1999 y 2000 se produjo una subida del precio de los carburantes del 47 % que provoc alteraciones del orden pœblico, huelgas y desabastecimiento de productos energØticos y de alimentos, no permite considerar que se trate de un acontecimiento de carÆcter excepcional en la acepci n de la letra b) del apartado 2 del art culo 87 del Tratado CE.

Los precios de los carburantes subieron de manera similar en todos los pa ses de la Uni n Europea. El hecho de que los precios de los carburantes en el mercado fluctœen, incluso de

manera importante, no es algo inusual y por lo tanto, en la fase actual, no puede considerarse un acontecimiento de carÆcter excepcional en la acepci n de la letra b) del apartado 2 del

art culo 87 del Tratado CE.

Aplicaci n de la letra c) del apartado 3 del art culo 87 del Tratado CE

La letra c) del apartado 3 del art culo 87 dispone que pueden considerarse compatibles con el mercado comœn las ayudas

destinadas a facilitar el desarrollo de determinadas actividades

o de determinadas regiones econ micas, siempre que no alte-

ren las condiciones de los intercambios en forma contraria al interØs comœn.

En lo que respecta a la medida consistente en una pr rroga a los aæos 2000 y 2001 de los beneficios fiscales aplicables en el impuesto sobre la renta de las personas f sicas a la transmisi n de determinadas fincas rœsticas y explotaciones agr colas, esta ayuda podr a considerarse una ayuda a la inversi n en el sector de la producci n primaria habida cuenta de que el beneficio fiscal estÆ ligado a la transmisi n de tierras y explotaciones agr colas. Sin embargo, la Ley n o 14/2000, que es el funda- mento jur dico para la concesi n de esas ayudas, no prevØ la obligaci n de observar ninguna de las condiciones seæaladas en

el punto 4.1 de las Directrices comunitarias sobre ayudas esta-

tales al sector agrario. En concreto:

œnicamente pueden concederse ayudas de inversi n a ex- plotaciones agr colas cuya viabilidad econ mica pueda

demostrarse a travØs de un estudio prospectivo ( 7 ) y siempre que el titular cuente con las competencias y habilidades requeridas; ademÆs, la explotaci n debe cumplir las normas

m nimas comunitarias de medio ambiente, higiene y bie- nestar animal;

( 6 ) DO C 232 de 12.8.2000. ( 7 ) Las explotaciones agr colas con dificultades financieras s lo pueden recibir ayudas que cumplan las condiciones establecidas por las Directrices comunitarias sobre ayudas estatales de salvamento y de reestructuraci n de empresas en crisis (DO C 288 de 9.10.1999, p. 2).

16.6.2001

EN
EN

Official Journal of the European Communities

C 172/11

no se puede conceder ayuda alguna a inversiones cuyo objetivo sea aumentar la producci n para la que no se pueda encontrar salidas normales en el mercado;

el porcentaje mÆximo de ayuda pœblica con relaci n a la inversi n es del 40 % [50 % en las zonas desfavorecidas definidas en el art culo 17 del Reglamento sobre desarrollo rural ( 8 )].

Por consiguiente, con la informaci n disponible, es imposible comprobar si esas ayudas de inversi n cumplen las condiciones previstas en las citadas Directrices.

Las demÆs ayudas previstas, es decir, las medidas de apoyo a las cooperativas agrarias (punto A.2), los prØstamos a los titulares de explotaciones agrarias ( 9 ) (punto A.3), la aplicaci n a deter- minadas actividades ganaderas sujetas al rØgimen de estimaci n objetiva de un ndice corrector por piensos adquiridos a terce- ros (punto A.4.1.2), y el incremento del porcentaje de gastos de dif cil justificaci n (punto B.2), son, segœn la informaci n dis- ponible, ayudas estatales destinadas a mejorar la situaci n fi- nanciera de los productores que no contribuyen en modo al- guno al desarrollo del sector (punto 3.5 de las Directrices comunitarias sobre ayudas estatales al sector agrario). Por con- siguiente, en la fase actual, parece que estas presuntas ayudas deben considerarse ayudas de funcionamiento incompatibles con el mercado comœn. Las ayudas de este tipo no tienen efectos duraderos en el desarrollo del sector ya que sus efectos inmediatos desaparecen al desaparecer la propia medida [vØase la sentencia del Tribunal de Primera Instancia de las Comuni- dades Europeas de 8 de junio de 1999 en el asunto T-459/93:

Siemens SA contra Comisi n ( 10 )]. Estas ayudas tienen como consecuencia directa una mejora de las posibilidades de pro- ducci n y comercializaci n de los productos de los agentes econ micos que las reciben con relaci n a otros agentes eco-

n micos, tanto situados en el territorio nacional como en otros Estados miembros, que no disfrutan de ayudas comparables.

En las ayudas en forma de garant a, ademÆs, no se han previsto las condiciones establecidas en la Comunicaci n de la Comisi n relativa a la aplicaci n de los art culos 87 y 88 del Tratado CE

a las ayudas estatales otorgadas en forma de garant a ( 11 ) para la compatibilidad de las ayudas estatales concedidas en forma de garant a.

AdemÆs, es preciso considerar que esas ayudas a productos agr colas del anexo I del Tratado (salvo las ayudas a las patatas distintas de las patatas de fØcula, a la carne equina, a la miel, al cafØ, al alcohol de origen agr cola, al vinagre derivado de al- cohol y al corcho) corresponden a productos sujetos a una organizaci n comœn de mercado y que los Estados miembros tienen limitados sus poderes para intervenir en el funciona- miento de tales organizaciones, que competen exclusivamente

a la Comunidad. La jurisprudencia reiterada del Tribunal de

Justicia [vØase, entre otras, la sentencia de 26 de junio de

1979 en asunto 177/78: Pigs and Bacon contra Mc Carren ( 12 )] seæala que las organizaciones comunes de mercado deben con- siderarse sistemas completos y exhaustivos en los que no existe

la posibilidad de que los Estados miembros adopten excepcio-

nes o medidas contrarias a ellos. As pues, estas ayudas deben considerarse infracciones de las organizaciones comunes de mercado y, por consiguiente, de la normativa comunitaria.

Atendiendo a ello, no parece que las medidas en cuesti n, en la medida que sean ayudas, puedan acogerse a ninguna de las excepciones previstas en los apartados 2 y 3 del art culo 87 del Tratado CE y, por consiguiente, la Comisi n ha decidido incoar con respecto a ellas el procedimiento establecido en el apartado 2 del art culo 88 del Tratado CE.

Habido cuenta de cuanto antecede, la Comisi n, con arreglo al procedimiento del apartado 2 del art culo 88 del Tratado CE,

insta a Espaæa a que presente sus observaciones y facilite toda

la informaci n necesaria para evaluar las medidas en el plazo

de un mes a partir de la fecha de recepci n de la presente.

La Comisi n recuerda a Espaæa el efecto suspensivo del apar-

tado 3 del art culo 88 del Tratado CE y llama su atenci n sobre

el art culo 14 del Reglamento (CE) n o 659/1999 del Consejo,

segœn el cual toda ayuda concedida ilegalmente podrÆ ser re-

clamada a su beneficiario. AdemÆs, se podrÆ denegar la impu- taci n en el presupuesto del FEOGA del gasto relativo a las medidas nacionales que afecten directamente a medidas comu-

( 8 ) Apartado 2 del art culo 51 del Reglamento de desarrollo rural. ( 9 ) La Comunicaci n de la Comisi n sobre ayudas de Estado en forma de prØstamos a corto plazo con bonificaciones de intereses en el sector agrario (96/C44/04) no se aplica al presente caso dado que la Comunicaci n se refiere a prØstamos de una duraci n mÆxima de un aæo y los prØstamos en cuesti n tienen una duraci n de cinco aæos. ( 10 ) Recopilaci n 1995, p. II-1675.

( 11 ) (2000/C 71/07) ( 12 ) Recopilaci n 1979, p. 2161.