Sunteți pe pagina 1din 2

Dos maneras de conocer el proposito para nuestras vidas

La vida en Dios es la aventura más asombrosa que podamos tener, ¡siempre y cuando estemos viviéndola de la manera
correcta! Muchas personas la viven de la manera incorrecta porque no tienen en cuenta un aspecto u otro de la vida en
Dios. En particular, tenemos que ser personas de la Palabra, pero también debemos ser personas del Espíritu.

Dos fuentes de error:


Una vez le hicieron a Jesús una pregunta teológica relacionada con la resurrección de los muertos. Aunque no vamos a
tratar este tema, o Su respuesta, Él dijo algo muy importante antes de responder a esta pregunta. Él dijo: “Pero Jesús
respondió y les dijo: Estáis equivocados por no comprender las Escrituras ni el poder de Dios” (Mateo 22:29 LBLA) Esta
es una respuesta que nos da mucho para pensar. Hay dos posibles fuentes de error en nuestra vida espiritual. Una es no
conocer las Escrituras, y la otra es no conocer el poder de Dios.

No conocer la Escritura:
En general, las iglesias y las escuelas Bíblicas han hecho un trabajo relativamente bueno en la enseñanza de las Escrituras.
Ellos enseñan desde un punto de vista histórico, y su aplicación para hoy. Cuando conocemos la doctrina que se
encuentra en la Escritura, podemos evitar el caer en cierto tipo de errores. El Apóstol Pablo le dijo a Timoteo: “Ten
cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.” (1
Tim 4:16) Esto significa que por no conocer la doctrina correcta, usted puede ser engañado y perderse. Es más, ¡la
doctrina incorrecta puede hacer que usted desvíe a otros de Dios en vez de guiarlos hacia Dios y causar que no se salven!
En los días en que vivimos, la edad de la información, hay muchas opiniones disponibles en línea, pero no todas ellas
apuntan a la salvación. Hay ciertas doctrinas específicamente, las cuales la Biblia llama “doctrinas de demonios” (1 Tim
4:1) que van a desviar a las personas por el camino equivocado. Vivimos tiempos en que todos quieren decirle a las
personas lo que ellas quieren escuchar. Esto es muy peligroso. Más bien, deberíamos querer escuchar la verdad. La
verdad concerniente a los asuntos espirituales se encuentra únicamente en la Biblia

No conocer el poder de Dios:

Aunque las iglesias y las Escuelas Bíblicas en su mayoría han podido enseñar las Escrituras, muchas, peligrosamente,
carecen del poder de Dios. De acuerdo a Jesús, cualquier creyente, sin importar qué tanto hayan estudiado la Escritura,
que no conoce el poder de Dios, corre el riesgo de caer en error. Esto lo vemos en su mayoría en personas que creen que
Dios puede sanar a las personas o hacer milagros (en teoría) pero nunca han visto (y mucho menos han sido usados para
hacer) un milagro. El propósito de Dios nunca fue que el evangelio fuera predicado únicamente con palabras. El apóstol
Pablo dijo de su viaje a Corinto: “Y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría,
sino con demostración del Espíritu y de poder…” (1 Cor 2:4) Cuando una persona cree solo por la Escritura pero no tiene
una experiencia con el poder de Dios, alguien más puede hacerlos caer en error y que se vuelvan escépticos. Por esta
razón Jesús envió su Espíritu en Hechos 2, para que todos los creyentes demostraran el poder de Dios.

¿Está siendo entrenado correctamente?


A Jesús no lo encontramos solamente como una figura histórica en las páginas de la Escritura.

Él está listo para manifestarse aquí y ahora con milagros, señales y maravillas. Pero para eso, usted tiene que conocer y
moverse en el poder de Dios. Este poder está disponible a todos los creyentes. ¿Ha sido usted testigo de algún milagro?
¿Ha sido usted usado para obrar algún milagro? Esta es la vida abundante que Jesús les prometió. Este es el poder de la
era venidera que está disponible para nosotros hoy. Oro que usted pueda crecer en el conocimiento de la palabra de Dios
y experimentar el poder del Espíritu Santo.

Conociendo a Jesus :la palabra , conoceremos quienes somos nosotros Mateo 16:13

Quien soy yo pregunta Jesus y al recibir revelacion de quien es El, viene la identidad de Simón: Tu eres Pedro.
: Si usted quiere ser entrenado en las Escrituras Y el poder de Dios, ¿por qué no se hace estudiant

PREV PO ST