Sunteți pe pagina 1din 6

ENFOQUE SISTÉMICO

Schafer (2000) menciona que este enfoque abarca diferentes modelos y técnicas

terapéuticos, los cuales son:

1. Terapia de juego familiar

Es una combinación entre la terapia de juego y los sistemas familiares, en

el cual involucra a los padres, el terapeuta y los hijos. Sin embargo, en cuanto a

estos últimos, su participación será decisión por parte del terapeuta ya que la edad

“aceptable” para que los niños formen parte de la terapia es a partir de las 9 años,

aunque depende de la capacidad de comprensión por los asuntos o problemáticas

familiares, y también dependerá, en caso se trate de incluir a niños más pequeños,

de la experiencia y competencia de los terapeutas.

En esta terapia, el terapeuta emplea técnicas o métodos que se ajustan a los

problemas familiares y utiliza la combinación de teorías, la evidencia y modelos

específicos de intervención para abordar las preocupaciones de la familia. Por otro

lado, el terapeuta que utilice esta terapia debe contar con conocimientos básicos

del desarrollo infantil y de los problemas del desarrollo en el ciclo de vida, además

deberá participar, cuestionar, ayudar de manera concreta y demostrar cómo se

pueden hacer las cosas; asimismo, está deseoso por escuchar, ampliar, entrar y

causar la reflexión a través de las metáforas de la familia, y reconoce que su

propósito es exteriorizar los problemas utilizando el juego como tratamiento. En

cuanto a los padres, estos deben confiar en el terapeuta, contar con curiosidad en

comprender cosas y participar en las actividades o conversaciones, según Serrano

(2006).
2. Terapia de juego grupal

Es una combinación entre las modalidades terapéuticas como la terapia de

juego y los procesos grupales. Además, esta terapia establece una relación

interpersonal dinámica entre dos o más niños junto con un terapeuta capacitado

tanto en la terapia de juego como en los procedimientos de grupo, a su vez el

terapeuta brinda materiales de juego y facilita en los niños el desarrollo de una

relación segura para expresarse y explorarse de manera plena a través del juego.

Asimismo, permite en los niños el desarrollo de un sentido de pertenencia, el

descubrimiento de problemas en otros niños facilitando el apoyo y a que

compartan el dolor y la felicidad.

Por ende, esta terapia brinda beneficios como formar la espontaneidad,

explorar y expresar aspectos intrapsíquicos, el aprendizaje vicario y la catarsis, el

crecimiento y exploración personal y la comprensión de la realidad. Cabe

mencionar, que como toda terapia cumplen metas, tales como facilitar la relación

terapéutica, el desarrollo del insight, aprender habilidades sociales más eficaces,

el desarrollar interés y comprensión por los otros y la aceptación y respeto por

otros.

La autora menciona que tanto el terapeuta como los padres tienen ciertos

roles, por un lado el terapeuta debe facilitar el proceso, inspirar confianza,

fomentar el altruismo, desarrollar habilidades sociales, la catarsis y la imitación;

y por el otro, los padres deben tener disponibilidad en la realización de

actividades, comprender, adaptar y mantener las actividades nuevas o lo

aprendido en la sesión.
3. Terapia de juego ecosistémica

Esta terapia sigue el modelo ecológico de Brofenbrenner. La meta general

de esta terapia es maximizar el disfrute de la vida, así como el desarrollo y

funcionamiento de los niños en el presente y en el futuro. Asimismo, se basa en

la fenomenología; es decir, no hay respuestas absolutas, correctas o incorrectas,

todo conocimiento y su valor son relativas; además, todo conocimiento se basa en

la forma en que uno percibe los hechos. Por otro lado, el terapeuta debe cumplir

ciertos roles como ayudar al niño a liberarse donde esto le permitirá involucrarse

en un nuevo comportamiento a través de procesos cognitivos, emocionales,

interpersonales e intrapersonales. Los padres también deben cumplir roles, dentro

de estas se encuentran la participación activa en la planeación y ejecución, no

sentirse culpable por los problemas del niño.

MODELOS EMERGENTES

1. Terajuego: Terapia de juego de apego y mejoramiento

Esta terapia se caracteriza por ser una forma estructurada de terapia de

juego, en el cual se pretende mejorar el apego entre padres e hijos, la autoestima

y la confianza. Los resultados positivos de dan en tiempos breves. Asimismo, esta

terapia se basa en la teoría del apego de Bowlby, las relaciones objetales

(Winnicott) y la psicología del Self.

Principales dimensiones y técnicas según Jenberg (citado por Figueroa,

2013) para fortalecer el vínculo de apego:


- Estructura: se trata cuando el terapeuta o el padre dirigen las actividades según las

necesidades del niño. Estas favorecen a que el niño tenga una visión del mundo

como seguro y confiable.

- Desafío: ayudan al niño a asumir riesgos correspondientes a su edad y a dominar

nuevas habilidades. Además pone a prueba sus fortalezas y debilidades.

- Contacto físico: Ayuda a que el niño se sienta valorado o importante

- Participación: Ayuda a desarrollar la intimidad, conexión y la empatía con otros.

El terapeuta cumple el rol de fortalecer la relación de los padres con sus hijos y enseña

a los padres a ayudar al hijo. Por otro lado, los padres tienen el rol de manifestar un

compromiso y asistencia a la terapia, aplicarlo y replicarlo en casa.

2. Terapia de juego enfocada en la solución: Ayudar a los niños y a las familias a

encontrar soluciones

Está fundamentada en los principios de solución del pensamiento y la

solución del habla en el cual ayuda a los niños en expresar sus metas. Asimismo,

es un proceso de comunicación mediante el juego para poder expresar con claridad

cómo se verían esas metas y qué estaría haciendo el niño cuando alcance dicha

meta. De tal modo, esta terapia usa técnicas como el arte, el dibujo, la caja de

arena y los títeres, y usa el reforzamiento positivo.

3. Terapia de juego narrativa

Esta terapia usa el potencial del desarrollo tanto del juego como de la

narrativa para apoyar la comprensión del niño sobre sucesos que han ocurrido en

su vida y cómo le han impactado. Generalmente es dirigida por el niño, él elige

los juguetes y materiales.


Los niños plantean los puntos de partida para las narrativas construidas en

conjunto, para su juego y para las historias que crean. Y, por otro lado, el terapeuta

facilita el intercambio de idea y reflexiones sobre la historia.

4. Terapia de juego integrativa

Es un método reciente que involucra tanto a niños como adolescentes. A

su vez integra teorías y técnicas de manera flexible. Presenta poderes terapéuticos

como la catarsis, el rapport, el ensayo conductual y el sentido de sí mismo.

Además, permite superar los problemas psicosociales, conductuales y emocional

de los niños.

5. Terapia de juego normativa

Los terapeutas se basan en varios enfoques para tener gran cantidad de

agentes de cambio. También, adaptan sus intervenciones a las necesidades del

cliente utilizando cuatro fuentes de información: causas subyacentes del problema

presentado, evidencia empírica, experiencia y pericia clínica, y las preferencias y

el contexto del cliente.


REFERENCIAS

Figueroa, ME. (2013). Terapia de juego desde el modelo integrativo aplicada a

escolares que presentan conductas agresivas (tesis de maestría).

Universidad de Azuay, Ecuador.

Schaefer, C. (2000). Manual de terapia de juego. México: Manual Moderno.

Serrano, I. (2006). Agresividad infantil. Madrid: Pirámide.